Sirviente a Madre – Capítulo 3: ¿No eres un familiar? (4)

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Al día siguiente, me dispuse celosamente a hacer la mayonesa.

Una yema de huevo, un poco de sal, una cucharada de vinagre y, aproximadamente, una taza de aceite. Primero, agregue sal a la yema de huevo y casi la mitad de una cuchara de vinagre.

—Bueno…esta receta es un poco dudosa…

En cuanto al aceite, se debe agregar una gota a la vez…pero agregar todo a la vez también está bien. Bueno, en realidad no. Es mejor hacerlo con paciencia.

Agitar continuamente es una tarea simple pero laboriosa. Aunque me duelan los brazos y la cadera, si es para que Leonard-sama y Jill digan que está delicioso, esto no es nada. Además, a mí también me gusta la mayonesa.

—…Jou-chan, ¿Qué estás haciendo?

—Oh, Sid-san.

Cuando me di la vuelta, Sid-san estaba parado con una expresión burlona en su rostro, al parecer, estaba interesado en el cuenco que sostenía así que se acercó a verlo.

— ¿Qué es? ¿Es un dulce?

—Es un saborizante, similar a un aderezo.

— ¿Esta cosa rara? ¿Un aderezo?

No me equivoqué con mi explicación, ¿Verdad? Si, lo dije bien.

—Oh, aquí están las cosas que me pediste que comprará.

Sid-san saco una hogaza de pan integral que era mucho más suave que el pan que solemos comer. Este pan integral es blando, por lo que es fácil de comer; sin embargo, no es el adecuado para las sopas o comerlas con algún tipo de cobertura encima, pero, en este mundo, es común comerlas de esa manera. No tenía preferencia en ello, pero si la usaba para preparar sándwiches era lo mejor.

—Mm~ Está casi listo.

Luego de agregar la mitad del aceite y agitarlo, comenzó a ponerse considerablemente blanco. Todo lo que resta es agregar el resto del aceite en la cuchara. Revolver, agregar, revolver, agregar…ahh~ esto es realmente agotador. Pero valió la pena ya que termine de prepararla. Cuando la probé, supo muy bien. Genial, que sabor tan nostálgico.

Sid-san que me vio durante todo el proceso, sonrió.

—Te ves muy feliz.

—Estoy feliz~

Estaba pensando en hacer sándwiches para el almuerzo. Además, hoy es el día libre de Leonard-sama, así que el plan de hoy consiste en hacer un picnic en el jardín, mientras contemplan las flores.

Esta mañana, cuando le dije a Jill que haríamos un picnic, le gustó la idea. Además, si termina sus estudios de hoy, podría pasar el tiempo que quisiera con Leonard-sama.

A fin de cuentas, Jill parece disfrutar de su compañía, ¿Eh? Bueno, no te deja con la mejor primera impresión, pero en realidad es muy amable y de mente abierta. El tipo de persona que a cualquiera le gustaría después de llegar a comprenderlo.

Ahora, unté un poco de mantequilla sobre el pan, le agregué tomates en rodajas finas y redondas con lechuga y pollo en hilachas. Mezclé la mayonesa con un poco de mostaza y luego la puse en el otro pedazo de pan.

Si bien coloque algunos extras, me pregunto qué más debería hacer. Cómo vamos a un picnic, tener algo más en las manos para comer sería lo mejor. Probablemente, valdrá la pena hacer un poco de pollo frito con la carne que tenemos.

Oh, pero comer más pollo…no, lo haré ya que de seguro a Jill le gustará el pollo frito.

Por último, magdalenas, pero ahora que lo pienso, apenas hay verduras. ¿Debo preparar más verduras para la cena?

♥ ♥ ♥

Aunque había recibido su permiso, nunca antes había entrado en los amplios jardines de la mansión.

Actualmente, llevaba la canasta llena con cajas de bento hasta el borde, a mi lado estaba Leonard-sama, que acababa de terminar su trabajo.

— ¿Dónde está Jill y Sid-san?

—Han ido allí, donde están los bombines, está observando las flores.

—Ah, por allá.

Justo antes de que saliéramos, me puse nerviosa ya que Leonard-sama quiso llevar la canasta, pero esta vez pude defenderla hasta el final. Aunque a cada momento le decía que era mi trabajo, parece no entenderlo y, como no quería que el almuerzo se dañará, le pregunté si podía llevarlo está vez y obtuve su consentimiento.

—Oh, han llegado.

— ¡Otou-san, Okaa-san, por aquí~!

Tal como se esperaba de Leonard-sama. Justo como lo dijo, era un lugar perfecto. Podemos ver hermosas flores desde aquí. Además, el suelo está seco y adecuadamente cubierto con una suave hierba creciendo sobre él. Como en cualquier picnic -de mi mundo- extendí una gran tela sobre el suelo. Pero, como en este mundo no existen estas cosas, decidí crearla.

— Nos quitamos los zapatos?

—Sí, estaremos sentados encima de esto.

—Suena como la cultura de un país del este.

Leonard-sama sonrió levemente y, obedientemente, se quitó los zapatos. Me alegro de que se esté divirtiendo.

—Okaa-san, tengo hambre.

La linda súplica de Jill ocurrió al mismo tiempo que los sonidos de su estómago vacío. Cuando lo escuchamos, todos nos reímos.

—Está bien. Vamos a comer.

—Lily, toma.

—Gracias, Leonard-sama.

Apenas subí a la tela, comencé a preparar el almuerzo. En ese momento, Leonard-sama me pasó las tazas de té de sauco. Este es diferente al té negro y té de hierbas. Pero, como está hecho con magia, es algo que no podía hacer sola.

Aunque el té de saúco se prepara usando las mismas hojas de té, parece extraer solo su esencia deliciosa. Sin embargo, su sabor y olor eran completamente diferentes al té que se prepara a mano.

Mientras Leonard-sama preparaba el té fragante, comencé a distribuir la comida a cada uno.

— ¡Esta delicioso!

—Es por el saborizante que hice. Estoy segura de que es la primera vez que pruebas este sabor.

— ¿De verdad? Me gusta~ la comida de Okaa-san siempre es deliciosa.

Al ver a Jill sonriendo con alegría, también sonreí. Mientras la escuche decir eso, haré cualquier cosa para ella.

—Tu comida es ciertamente deliciosa, Jou-chan.

—No tengo ganas de comer si no es tu comida.

—Maestro, aún necesitas comer más. Aunque recientemente has estado comiendo sus comidas…

Fufu, era refrescante ver a Leonard-sama ignorando a Sid-san que estaba sentado a su lado, regañándole. Era la primera vez que veía a Leonard-sama actuando de esa manera hacía un Sid-san preocupado. Están en buenos términos, ¿No?

— ¡Okaa-san, está sabroso~!

—Me alegra que lo digas, come un poco más.

— ¡Ok~!

Parece que a Jill realmente le gusta… bien, lo hice bien.

Así es, las comidas saben mejor cuando hay gente acompañándote.

—Lily.

— ¿Si~?

—Haz más la próxima vez.

Cómo Leonard-sama me lo pidió con una sonrisa, pensé que no actuaba como un maestro y solo lo disfruté.

—Si eso es lo que desea, por supuesto que lo haré.

— ¡Y-Yo también quiero probarlo de nuevo!

Oh, ¿Sid-san también? Estoy muy contenta, pero todo será para Jill~. Es una broma~.

La hora del almuerzo llegó a su fin, cuando la voz de Leonard-sama sonó más fuerte que antes.

—Lily, ella está aquí.

—Entiendo. Jill, ven aquí.

— ¿Otou-san? ¿Okaa-san?

Cuando me aferre a Jill, ella parecía estar muy confundida, ya que me abrazó con mucha fuerza. Le acaricié la cabeza para calmarla. Ver su pequeño cuerpo aferrándose a mi pecho fue completamente adorable. Aunque, este no era el momento para eso.

La verdad, es que la razón por la que tuvimos un picnic en el jardín es porque Leonard-sama lo pidió. Ya que, si por alguna razón Milis-san se comportará imprudentemente, sería más seguro estar fuera del edificio.

Me pregunto cómo será ella. Incluso si es un espíritu de agua, apuesto que debe ser una mujer muy hermosa. ¿Por qué estoy tan ansiosa?

—Maestro, he vuelto.

Ella apareció de la manera más apacible, ciertamente es una mujer hermosa. Aunque, por su apariencia, ella parece ser más joven que yo.

Su misterioso cabello, casi azul claro, brilla como si estuviera cubierto por un ligero polvo de estrellas. Ella tiene unos ojos claros que se parecen a la aguamarina y su vestido es de un blanco azulado pálido y le llega hasta sus rodillas.

No es como la imaginé, pero como era de esperar, es una belleza.

—He completado todas las tareas que me asignaste. Por cierto, maestro…

Sonriendo dulcemente, Milis-san nos señaló a mí y a Jill y, con una voz completamente fría, preguntó:

— ¿Quiénes son esas personas?

Woah~ ver a una chica hermosa enojarse, de seguro tiene un gran impacto. Bueno, Jill ya está muy asustada.

—Mi nombre es Lily. Empecé a trabajar aquí como mucama recientemente.

Cuando me vio sonreír, mientras me presentaba. Me miró con una mirada fulminante…gracias por no ocultar tu hostilidad.

—Estoy firmemente en contra de permitir que una mujer tan sospechosa permanezca al lado del maestro.

—La quiero. Yo se lo pedí.

Leonard-sama se lo aclaró a Milis-san y luego tomó un sorbo del té fragante.

— ¿No es eso suficiente?

[Akatsuki: XD… No le dijo que es la ‘madre’ de Jill.]

Ante las palabras de Leonard-sama, Milis-san se mordió los labios y bajó la cabeza con frustración. Incluso si permanece en silencio, podía sentir todo su odio irradiando de su cuerpo. Me preguntó cuál será la razón para que ella llegara a odiar a las personas del mismo sexo.

—Huele bien.

— ¡Oh, Amdo-san! Es un sándwich de pollo. ¿Quieres un poco?

Amdo-san, quién hizo una aparición repentina en su forma de ave, asintió levemente, luego, se volvió hacia Milis-san y abrió su pico.

—Bienvenida de vuelta.

— ¡T-Te tomó mucho tiempo!

¿Hmm…? ¿Acabo de sentir algo…?

En mi confusión, Amdo-san rápidamente volvió a su forma humana, se sentó sobre la tela y puso sus manos sobre el sándwich que le entregué de la canasta.

—Mmm…sabroso~

“Ella es genial cocinando~”

Amdo-san y Sid-san estaban disfrutando de la comida. Estaba bien para mí, pero ahora Milis-san parecía ser más aterradora.

—Ustedes dos son espíritus, actúen más como se debe. ¿Por qué están comiendo comida humana?

—Pero, las cosas deliciosas son deliciosas.

— ¡Callate, Sid! ¡No quiero ver tu rostro!

Milis-san hizo un hmph y se dio la vuelta, mirando fugazmente a Amdo-san. No parecía que Amdo-san, que estaba comiendo, se diera cuenta, pero… ¿Podría ser eso?

Creo entender por qué Milis-san odia a las mujeres. Hmm, debería preguntarle directamente.

Habiendo tomado esa decisión, me volví hacia Leonard-sama para obtener su permiso primero.

—Leonard-sama, tengo una petición.

— ¿Qué?

— ¿Podría hablar con este espíritu por un momento?

Los ojos de Leonard-sama se ensancharon cuando extendí mi mano para apuntar hacia Milis-san.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.