Sirviente a Madre – Capítulo 3: ¿No eres un familiar? (3)

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Esa misma noche, mientras escribía en mi diario, fui llamada por Leonard-sama. Más precisamente, Leonard-sama llamó a mi puerta.

Yo llevaba puesto sólo un camisón con un chal grande y cálido envuelto alrededor de la cintura. Dude en responder a Leonard-sama vestida así. Pero, sería egoísta de mi parte despertar a Jill para solo cambiarme de ropa. Así que, inevitablemente, respondí sin cambiarme.

El lugar al cual me llevó fue su espacio de trabajo.

—Aquí.

Tan pronto como me senté en el sofá, me entregó varios documentos. Lo primero que me llamó la atención fue el nombre ‘Giselle Croze’.

— ¿Qué es esto?

—Es la historia de Jill.

— ¿El verdadero nombre de Jill es Giselle?

Leonard-sama asintió con la cabeza ante mí pregunta. Así que ‘Jill’ es solo un nombre de mascota, pero ¿Por qué me está mostrando esto ahora? Cuando expresé mi incomodidad, Leonard-sama dijo.

—Pensé que estaría bien si te lo mostraba. Estoy seguro de que una vez que sepas la verdad, seguirás siendo la madre de Jill.

Nacida en el seno de la familia de un vizconde, ella es una noble. Es por eso que domina la etiqueta. Sin embargo, debido a que tuvo un hermano gemelo enfermizo, sus padres nunca le prestaron la atención suficiente desde que nació. Incluso en este mundo, los gemelos son considerados ominosos. Aunque no conozco a muchas personas que piensen de esa manera. Así que, eligieron a su hijo como heredero. Mm… cómo me gustaría abofetearlos.

—Son un fracaso como padres.

— ¿Entonces, estás de acuerdo?

Leonard-sama parecía aliviado cuando me quejé. ¿Eh? ¿No lo consideras inmoral? ¿Por qué debería haber una distinción entre los hijos?

Continúe leyendo y descubrí que Jill comenzó alrededor de los tres años a mostrar signos de poseer una cantidad de maná demasiado fuerte. Por eso, terminó encerrada en el interior de la mansión.

Durante los siguientes tres años, su maná se salía de control muy a menudo, lastimando a las personas que se encontraban a su alrededor, pero, cada vez que sucedía, su padre ocultaba los hechos. Eventualmente, se le hizo imposible mantener los incidentes ocultos, y los magos que se enteraron de la existencia de Jill insistieron en tomarla bajo su custodia. Sin embargo, sus padres continuaron fingiendo ignorancia hasta que, eventualmente, fue demasiado tarde para poder controlar la magia de Jill. Al final, la confiaron al mago más destacado, Leonard-sama.

El resto lo aprendí en el camino. Pues bien, sólo hay una cosa más.

— ¿Ni siquiera fue alimentada adecuadamente por su familia anterior? Ella era demasiada delgada.

Además, parecía estar muy hambrienta. Cuando miré a Leonard-sama, él negó con la cabeza.

—Parece que solo le daban el mínimo. Además de apenas recibir comida, tampoco recibía suficiente luz solar. Esto retrasó su crecimiento.

[Akatsuki: Entonces, Jill debe tener 7 u 8 años.]

Aunque la respuesta de Leonard-sama me molestó aún más, continúe leyendo el resto de los documentos. Cuando terminé, olí un agradable aroma en el aire.

—Té.

—Oh gracias.

Cuando levanté la cabeza, Leonard-sama me entregó una taza humeante de té. ¿Eh? ¡Ah! ¿Leonard-sama lo hizo? ¡Aaargh, se supone que ese es mi trabajo!

Sintiéndome culpable, lo recibí y olí un aroma que era nuevo para mí.

— ¿Qué es?

— ¿No has probado el té de saúco antes?

—No, esta es la primera vez.

Tímidamente, intenté probarlo. No sólo sabía muy bien, sentía una maravillosa acidez en mi boca. Aun así, estaba delicioso. Sentí que toda la rigidez de mi cuerpo desaparecía.

—Esta delicioso.

—Me alegra escucharlo.

Leonard-sama, que estaba sentado en el lado opuesto mientras bebía el mismo té. Sonrió y luego cambió de expresión.

— ¿Qué opinas de Jill?

—La amo.

Cuando respondí de inmediato, Leonard-sama me miró con los ojos muy abiertos.

No entiendo lo que podría haber estado pensando, pero me es imposible odiarla después de leer esto. Me daban ganas de aferrarme a ella y malcriarla más que nada. Mientras sea bueno para ella claro. Pero, ahora solo quería abrazarla y decirle cuánto la amo.

—Eso es un alivio.

— ¿Que te preocupa?

Si eso fue todo lo que se necesitó para ponerme nerviosa, no habría venido aquí en primer lugar. Además, siempre había incidentes causados por el maná.

—Mm. Lo siento. Pero estoy contento.

—Honesta.

Las personas sin maná como yo, a menudo sentían náuseas, dolor de cabeza o colapsan si se encuentran cerca de mucho maná. Anteriormente, cuando trabajaba con algunos magos, ellos regularmente erigían una barrera a mi alrededor para no entrar en contacto con el maná accidentalmente. Pero ahora, estaba siendo protegida por el brazalete que Leonard-sama me obsequio. Mientras lo meditaba, Leonard-sama me habló.

—Mañana me iré.

— ¿De verdad?

Estoy bien con eso, pero ¿Estará bien en el trabajo?

—Hay algunas cosas que necesito hacer y Milis volverá.

—Oh, ya veo. ¿Puedo preguntar quién es Milis-san?

Vagamente, anticipe que también sería un espíritu contratado de Leonard-sama. Pero, a juzgar por el comportamiento anterior de Sid-san y la forma en qué Leonard-sama habla, es muy probable que estuviera en lo correcto.

—Milis es un espíritu de agua. Un espíritu muy decidido y estricto con el mismo género.

— ¿Los espíritus tienen géneros?

—Normalmente, los espíritus nacen en lugares donde se reúne demasiado maná y no tienen género. Sin embargo, si un espíritu se hace demasiado fuerte llega a obtener un género. Si dos espíritus de diferente género se ‘unen’, un espíritu más fuerte nacerá de su unión. Se dice que, cuando aquellos espíritus con género opuesto se ‘unan’ en noche de luna llena y ofrecen una oración, nacerá un nuevo espíritu. Nadie lo ha visto realmente, así que no sabemos si es verdad. Pero Milis nació de esa manera.

—Ya veo.

—Mm. Milis no sólo puede controlar el agua sino también el hielo. Los espíritus que nacen de la naturaleza no pueden hacer eso.

Es realmente complicado. Incluso si los llamamos espíritus, son muy diferentes…

—Entonces, supongo que Milis-san es ella.

— ¿Lo dedujiste?

—No. Es solo que Amdo-san preguntó si Milis-san sabía que nosotras vivíamos aquí. Y si es estricta con el mismo género, entonces solo puedo concluir que es una mujer.

—Podría molestarse contigo o con Jill.

— ¿Eso significa que Milis-san no sabe que vivimos aquí?

—Mm.

Entonces, aún no le ha informado.

Sólo pude dejar escapar un suspiro cuando Leonard-sama asintió. Yo estaré bien, pero me sentiría más tranquila si Leonard-sama estuviera junto a Jill.

Oh, eso me recuerda.

— ¿Hay más espíritus contratados por ti, Leonard-sama?

—No, sólo ellos tres. El espíritu de viento Amdo, el espíritu de agua Milis y el espíritu oscuro Sid.

Creo que acabo de escuchar algo que no debería…

—Sid es… ¿Un espíritu oscuro?

—Mm. ¿No te lo dijo?

—Sid-san, realmente no quería hablar de eso…

—Hmm…

Entre los muchos atributos que tienen los espíritus, sólo seis eran los más conocidos por su poder: fuego, agua, viento, tierra, luz y oscuridad. Las dos últimas, luz y oscuridad, son atributos que muy raramente aparecen. Los magos solo pueden usar uno de los seis elementos o una de sus variantes como el hielo, nieve, rayo, etc. Sin embargo, rara vez, algunos poseen espíritus con atributos de luz u oscuridad. En este mundo hay muchas historias donde el atributo oscuro es asociado al villano, por lo que la gente no tiene una buena impresión de ellos. Me pregunto si Sid-san pensaba que, si me decía que era un espíritu oscuro, le tendría miedo.

Oh, en cuanto a por qué sé sobre esto, leí varios libros sobre espíritus cuando me enviaron a trabajar en una mansión anteriormente.

—Cómo es del atributo oscuro, ¿Significa que Sid-san es el más fuerte y altamente clasificado de entre los espíritus?

—Mm.

—Entonces, sólo puedo reconocer a Sid-san como nada más que un espíritu impresionante. Sin oscuridad, nunca podríamos dormir tranquilos por la noche. Así es como es.

De verdad, Sid-san. No era necesario que estuvieras tan preocupado por eso.

—Oh, pero, por favor, mantén el hecho de que aprendí esto en secreto.

—Mm.

Leonard-sama asintió con la cabeza en señal de aprobación.

Voy a fingir que no sé nada hasta el momento en que Sid-san decida contármelo él mismo.


[Akatsuki: Me imagino a Sid caminando por allí y de mera casualidad ve a Lily saliendo de la habitación de Leonard-sama vestida así. Mmm…]

| Índice |

Un comentario en “Sirviente a Madre – Capítulo 3: ¿No eres un familiar? (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.