Soledad – Capitulo 13

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Chen Dong Lan nació en invierno. Sus padres se divorciaron en la primavera del año siguiente.

Siguió a su madre. Cuando acababa de aprender a decir “mamá”, su madre se volvió a casar y tuvo un hijo con su nuevo marido sin detenerse a descansar.

Su madre y su padrastro lo amaban mucho, y cada uno de ellos sabía que había un afecto real detrás de eso. Pero siempre había algunas cosas en el mundo que no se podían cambiar: su madre simplemente amaba un poco más a su hermano menor. Ella lo regañaría porque él siempre la hacía enojar e incluso llorar. Pero hacia Chen Dong Lan, parecía que solo podía hablar sobre el tema de los gastos de manutención.

Si Chen Dong Lan lloraba o no, no le importaba, por lo que no cambiaría nada.

En consecuencia, Chen Dong Lan creció para ser un niño inarticulado.

Usar la palabra inarticulado para describirlo podría considerarse generoso. Chen Dong Lan siempre caminaba con la cabeza inclinada e ignoraba, a cualquiera que hablara con él, durante mucho tiempo. Incluso si no los ignoraba, no charlaba, provocando que la situación se volviera incómoda para sus compañeros masculinos, quienes lo regañaban en sus corazones y luego le daban la espalda.

Además de eso, era muy alto, pero siempre estaba encorvado. Cuando el maestro lo llamaba para responder una pregunta en clase, siempre se encogía. Incluso si fuera una pregunta simple que pudiera responderse fácilmente, tartamudeaba y se sonrojaba, incapaz de responder, como si la joven maestra, que era tan alta como su hombro, lo devorara.

Durante el segundo año de preparatoria, su compañero de clase Yuan Yuan se movió a su lado y se sentó en la misma mesa.

En ese momento, Yuan Yuan era el estudiante masculino más popular de los varones, esto porque a los niños les gustaba hacerse amigos de los alegres y atrevidos y de aquellos que también podían llevarlos en la cancha de baloncesto y en los juegos.

Además, sus notas eran buenas y podían tomar prestadas sus tareas para copiarlas de vez en cuando. También era alto, poderoso, alegre y guapo, por lo que estar con Yuan Yuan significaba poder acercarse a las chicas.

Yuan Yuan no cambió su asiento por Chen Dong Lan. Fue para un buen amigo que estaba sentado al otro lado del pasillo.

Chen Dong Lan guardó silencio, por lo que Yuan Yuan no le prestó atención. Dado que nunca hubo situaciones excepcionales, Yuan Yuan también sintió que Chen Dong Lan era muy poco interesante, y no hizo ningún esfuerzo por comprender sus intereses.

De esta manera, Yuan Yuan y sus buenos amigos hicieron un escándalo junto a Chen Dong Lan durante un semestre.

Después de eso, Chen Dong Lan tuvo que moverse.

—Después de una larga discusión con tu tío, hemos decidido mantener nuestra decisión de enviar a Xiao De a una escuela secundaria privada de idiomas extranjeros. De esta forma, será más fácil enviarlo al extranjero en unos años. Dong Lan, la casa estará más lejos de tu escuela de esta manera, pero tenemos que molestarte por el bien de tu hermano menor. Si deseas alquilar un lugar cerca de la escuela, no es un problema. Contrataré a alguien para que te cuide.

Su madre le dijo esto a Chen Dong Lan.

Ella y el tío ya se habían preocupado por la educación de su hermano menor durante mucho tiempo. Como tenían muchas preocupaciones, Chen Dong Lan no se atrevió a agregar más. Así que se levantó para ir a la escuela dos horas antes. Por la noche, hacía algunos deberes en el metro. Para cuando llegara a casa ya estaría oscuro.

El primer día que tomó el metro, conoció a Yuan Yuan.

La estación donde abordaba Yuan Yuan era una estación pico. La afluencia era alta y todos fueron aplastados como pasteles de carne. Era un poco tarde y Yuan Yuan estaba tan ansioso que estaba sudando. Levantó la cabeza y vio a Chen Dong Lan. Como si estuviera viendo a un salvador, gritó: —¡Oye, dame un tirón!

Chen Dong Lan dudó durante unos segundos, tal vez más. La breve señal sonó y Yuan Yuan se quedó fuera del vagón.

Levantó la cabeza con asombro, mientras Yuan Yuan lo miraba con los ojos muy abiertos. El tren del metro se alejó con un zumbido.

Al final, Yuan Yuan llegó tarde.

—No estaba equivocado. ¡Eres mi compañero de clase! —Después de la primera lección, Yuan Yuan rechazó la invitación para jugar baloncesto y se quedó en su asiento para condenar a Chen Dong Lan. —¿Por qué no me echaste una mano? De hecho, si hubieras dicho antes que no ibas a tirar de mí, habría puesto todo mi esfuerzo. Pero tenía miedo de que me jalaras, así que esperé.

—Lo siento… —Chen Dong Lan no se atrevió a mirar sus grandes y brillantes ojos. —Sentí que había demasiada gente y tenía miedo de que si me acercaba… Empujaría a alguien.

—¿Eh? —Yuan Yuan bajó la cabeza y trató de mirar los ojos de Chen Dong Lan. —Habla más fuerte y levanta un poco la cabeza. No puedo escucharte con claridad.

Chen Dong Lan repitió lo que había dicho.

—Eso no fue considerado de mí… —Yuan Yuan se rascó la cabeza y se rió. —Pero tu tono era tan débil que pensé que estabas llorando. Eso no sería bueno. No he hecho llorar a ninguno de mis compañeros desde que me gradué de la escuela primaria.

Chen Dong Lan enderezó el cuello con rigidez. —La próxima vez, tiraré con fuerza.

Yuan Yuan chasqueó los dedos y su sonrisa se ensanchó. —Entonces, déjame darte las gracias de antemano. —Con eso, salió corriendo a jugar baloncesto. Aunque no quedaba mucho tiempo, probablemente, sintió que era bueno incluso si pudiera tocar la pelota dos veces.

Habiendo prometido darle un tirón, esa noche, Chen Dong Lan practicó el escenario de subirlo al tren. Sin embargo, durante el resto del semestre, Chen Dong Lan nunca volvió a encontrarse con Yuan Yuan en el metro.

Tal vez, abordaron trenes programados adyacentes, o tal vez iban en vagones diferentes, o solo eran unas pocas personas, sin embargo, nunca se vieron.

En su tercer año, Yuan Yuan fue el orador en la ceremonia de apertura del primer encuentro deportivo escolar. Entre los miles de estudiantes en el campo deportivo, Chen Dong Lan fue el más insignificante. Inclinó la cabeza y observó la hierba bajo sus zapatos, contándolas hoja por hoja.

—Hola a todos. Soy Yuan Yuan, un tercer año de la Clase Tres. Es un gran honor, el poder dirigirme a ustedes aquí hoy. —Yuan Yuan estaba de pie, con un micrófono en una mano y un manuscrito en la otra. Había una sonrisa relajada en su rostro, su voz era natural y tranquila.

De un vistazo, Chen Dong Lan había olvidado lo que había contado.

—Esta primavera, cuando el césped está alto y los pájaros están en el aire, iniciamos el encuentro deportivo de la escuela en el campus. En consonancia con el objetivo final de la aptitud física, la escuela…

Yuan Yuan habló muy rápido, pero todo estaba claro y sus pausas eran las correctas, haciendo que un discurso oficial aburrido fuera particularmente agradable.

Esta fue la razón por la que Chen Dong Lan, que estaba fascinado por él, lo encontró rápidamente.

Chen Dong Lan tuvo un evento en el encuentro deportivo, el salto de altura. Si bien su condición física era promedio y sus logros no eran los ideales, las personas con piernas largas no pudieron evitar el ser inscritas para este evento por el comité deportivo.

Los lugares para los eventos de campo y de carrera eran diferentes, pero en ocasiones se llevaban a cabo al mismo tiempo.

Mientras Chen Dong Lan hacía fila, sonó el disparo y comenzó la carrera de cuatrocientos metros.

Yuan Yuan, vestido con ropa deportiva azul oscuro, echó a correr en la posición de líder. Su cabello era muy corto, pero debido a que corría demasiado rápido, parecía que el viento tiraba de él.

Ese día, Yuan Yuan obtuvo el segundo lugar en la carrera preliminar de cuatrocientos metros y rompió el récord de la escuela.

De igual forma, aunque sus resultados fueron pésimos, Chen Dong Lan saltó lo mejor que había hecho en su vida.

Después de su último salto, sabiendo que posiblemente no podría ubicarse en los primeros lugares, Chen Dong Lan se quitó el número para irse, solo para encontrar, que entre la multitud que miraba la competencia, Yuan Yuan lo miraba con una sonrisa.

Sus miradas se encontraron por casualidad, por lo que Yuan Yuan levantó la mano a modo de saludo.

Chen Dong Lan estaba nervioso y no sabía cómo responder. Pasó un rato antes de que asintiera como un robot oxidado. Inmediatamente, pensando en que el buen amigo de Yuan Yuan debió haber participado en la competencia de salto de altura, se volvió para irse en otra dirección, para evitar confusiones.

Sin embargo, sin siquiera caminar dos pasos, Yuan Yuan trotó para acercarse. —¿A dónde vas? Te saludé.

Chen Dong Lan se detuvo y dijo avergonzado: —Yo… pensé que viniste a ver a otro estudiante compitiendo, así que quería irme primero.

Yuan Yuan estaba desconcertado. —¿No puedo verte cuando vengo a observar a otros estudiantes? No, espera… Desde que nos vimos, ¿no podemos mirar juntos?

Chen Dong Lan inclinó la cabeza y pensó que lo que dijo era razonable. Sus oídos se calentaron, sintiéndose avergonzado. —No, tenía miedo de molestarte a ti y a tus amigos.

—¿Qué estás diciendo? Todos somos compañeros de clase.

Como dijo Yuan Yuan en su discurso, fue un buen día, con hierba alta y pájaros en el aire. Yuan Yuan acababa de salir de la pista de atletismo, estaba vestido con una chaqueta delgada y una mano en el bolsillo. Parecía que el poder de su carrera no se había desvanecido.

Ese día, pasaron de ser compañeros desconocidos a ser amigos. Aunque todavía no estaban familiarizados, Chen Dong Lan había recordado esta escena durante mucho tiempo.

En el tercer año, la carga de trabajo escolar se volvió pesada. Chen Dong Lan había sido inarticulado durante mucho tiempo y sabía que no era muy inteligente, por lo que dedicó más tiempo a sus estudios. Incluso estudiaría en el metro antes y después de la escuela.

Como resultado, se quedó dormido descuidadamente mientras estudiaba.

La persona que lo despertó fue Yuan Yuan, quien pensó que nunca tomaría el mismo metro que él.

—Estamos llegando a la estación. —Alguien le dio unas palmaditas en el hombro.

Chen Dong Lan frunció el ceño y abrió los ojos, encontrándose con los ojos centelleantes de Yuan Yuan.

Aunque no era bueno para mirar a la gente a los ojos, no sabía por qué, pero siempre sintió que los ojos de Yuan Yuan eran particularmente brillantes. Apartó la mirada y comprobó la próxima estación. Estaba a dos estaciones de la escuela.

Al observar la línea de visión de Chen Dong Lan, Yuan Yuan se rió. —Tenía miedo de que te sería difícil despertar.

Aunque su rostro no cambió, el corazón de Chen Dong Lan picaba. Nunca fue difícil despertarlo. Desde que comenzó la escuela primaria, se había estado despertando a tiempo todos los días, para no causar ningún problema a su madre y su tío.

—No lo haría… Gracias. —Chen Dong Lan fue a tocar el libro en su rodilla, pero estaba vacío.

—Te ayudé a recogerlo. —Yuan Yuan levantó la mano y le entregó el libro chino. —¿Memorizas poemas tan temprano en la mañana? No es de extrañar que tengas sueño.

—Yo… —Chen Dong Lan no sabía cómo responder. Después de pensarlo un poco, dijo: —El problema no son los poemas. —Aunque en parte se debió a los poemas, la causa fundamental fue que se había levantado demasiado temprano.

—Básicamente, el problema es estudiar. —Al decir eso, Yuan Yuan bostezó.

Chen Dong Lan no supo cómo responder de nuevo.

Afortunadamente, Yuan Yuan era bueno charlando. —¿No es extraño tropezar conmigo? No he tomado esta línea por algún tiempo.

Chen Dong Lan sintió que debería preguntar. —¿Por qué?

Yuan Yuan bostezó de nuevo. —Anteriormente, mis padres se fueron de viaje de negocios, así que tuve que quedarme en la casa de mi tía temporalmente. Dios mío, estaba muy lejos. Todos los días, mi tía quería golpearnos a mí y a mi tío, instándonos a comer, como si estuviera luchando en una guerra, y luego instando a mi tío a que me llevara a la escuela. No había pasado ni un mes, y mi tío estaba tan demacrado que se puso más delgado que mi tía.

Chen Dong Lan quería reír, pero se contuvo.

Yuan Yuan estaba desconcertado. —Entonces, ¿fue gracioso o no?

Chen Dong Lan negó con la cabeza. —Gracioso… no, fue tu descripción la que fue graciosa.

Yuan Yuan dijo impotente: —Si quieres reír, ríete.

Chen Dong Lan vaciló y luego dijo: —Tenía miedo de que pensaras que me estaba burlando de tu familia.

—Pfff… —Yuan Yuan estaba divertido. —¡No seas tan serio! ¿Por qué siempre tienes tanto miedo? No hay nada que temer, Chen Dong Lan.

Chen Dong Lan miró inexpresivamente.

Había dado en el blanco.

En su corazón, la picazón que había existido desde el principio se volvió tan intensa que no pudo evitar apretar los puños y esconderlos detrás de él.

El tercer año pasó muy rápido. Durante este tiempo, Yuan Yuan redujo su frecuencia de jugar baloncesto entre clases, lo que hizo que Chen Dong Lan sintiera que se habían acercado.

Aunque este era solo el sentimiento de un solo lado.

Los dos se reunían regularmente en el metro de camino a la escuela, pero la mayoría de las veces, solo tenían una breve charla. Aunque Chen Dong Lang tenía la intención de hablar con él, cada vez que dudaba, entre pensar en preguntas como “qué debería decir” y “de qué le interesaría hablar”, la oportunidad se perdería.

En cualquier caso, incluso si Chen Dong Lan tuviera el tema perfecto para discutir con él, no se atrevería a preguntar si Yuan Yuan no era el primero en hablar.

Para tales asuntos, si no se atrevía la primera vez, sería cada vez más difícil hacerlo en el futuro.

Cada “buen tema” fue analizado repetidamente en su mente hasta que, finalmente, lo arrojó a un lado como una bola de papel arrugada.

Lógicamente, los dos deberían tomar el mismo tren de metro programado a casa. Pero todas las noches, Yuan Yuan jugaba una hora de baloncesto con sus amigos, incluso más cuando hacía buen tiempo.

En cuanto a Chen Dong Lan, quien llegó a casa dos horas más tarde que su hermano, no quería que su familia lo esperara para cenar, así que comió en el comedor antes de irse a casa. Ya llegaba tarde a casa y no podía demorarse más, en caso de que su madre y su tío se preocuparan.

Se imaginó caminando con Yuan Yuan fuera del aula, fuera de la escuela, hacia la estación de metro y luego despidiéndose en el tren del metro.

Pero siempre había sido solo una imaginación.

Después de graduarse de la secundaria, ingresaron a la misma escuela preparatoria, pero fueron asignados a diferentes clases.

Al presentarse, Chen Dong Lan habló en público por primera vez, pero con la espalda recta y sin sonrojarse, un latido atronador o tartamudeo.

Recordó lo que le dijo Yuan Yuan: —Habla más alto y levanta un poco la cabeza.

Así como…

—No hay nada que temer, Chen Dong Lan.


Ayanami
En verdad que la familia de Chen Don Lang se me hace muy egoísta, aunque también él debería haber dicho o hecho algo, pero bueno, de momento su familia no me agrada en lo más mínimo >o<

| Índice |

2 comentarios en “Soledad – Capitulo 13

  1. PearGreen says:

    Ohoho así que va a cambiar algo en el futuro querida editora *ajusta su monóculo imaginario* interesante. Yo de igual forma tengo una muy mala opinión sobre ellos, me parece desagradable como lo dejaron a un lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.