Soledad – Capitulo 22

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Después de que terminaron, Yuan Yuan y Chen Dong Lan estaban empapados de sudor.

Ayanami
Y ahora con todo desde el principio 😉 así que atentos, está por empezar una escena +18 tome sus precauciones ♥o♥ la escena es corta así que al llegar a la separación ♦♦♦ la escena habrá terminado

Yuan Yuan sacó su miembro blando del agujero de Chen Dong Lan, y éste se estremeció en respuesta. Yuan Yuan le dio un beso reconfortante en la frente. —¿Tomamos una ducha juntos?

—Está bien… —La voz de Chen Dong Lan era pequeña y cada sílaba se extendía, sonando como si estuviera siendo tímido. Pero él mismo no se dio cuenta de esto.

El camino al baño era corto, pero Yuan Yuan llevó a Chen Dong Lan allí como si se aferrara a su muñeca favorita y no pudiera soportar dejarla.

Después de abrir la ducha, Yuan Yuan no pudo evitar presionar a Chen Dong Lan contra la pared y besarlo hasta que se quedó sin aliento.

Chen Dong Lan lo siguió obedientemente. Debido a que era demasiado obediente, volvieron a hacerlo desordenadamente en el baño.

No había bañera, por lo que tuvieron que permanecer de pie para hacerlo. Chen Dong Lan no pudo desplegar ninguna fuerza y ​​solo pudo cubrirse con el cuerpo de Yuan Yuan desde el principio. Pero, al final, no les importó lo que estaban usando como apoyo. Chen Dong Lan perdió la cabeza y se desplomó descuidadamente en el lavabo, derribando su propio cepillo de dientes.

El lavabo estaba hecho de vidrio y a Yuan Yuan le preocupaba que se resfriara. Pero no detuvo sus movimientos, en su lugar consiguió unas cuantas toallas para esparcir en la superficie, y sus movimientos de empuje se intensificaron.

Estuvieron jugando hasta altas horas de la noche, sin ninguna técnica. Como novatos, probablemente habían desperdiciado mucho esfuerzo en áreas innecesarias. Afortunadamente, se sintió bien y lo hicieron al contenido de su corazón.

♦ ♦ ♦

El invierno pasó así.

Se mudaron a su nuevo hogar.

No tuvieron ningún problema sobre cómo asignarían las habitaciones, durmieron juntos en el dormitorio principal, con una sala de estudio cada uno y la habitación restante quedó indecisa para el futuro.

Para Chen Dong Lan, esa vida fue más que bendecida. Sus brazos se llenaron de repente de cosas, algunas de las cuales ni siquiera había soñado.

Había plantas en germinación en el balcón que crecían exuberantemente, pero él estaba algo distraído y siempre se olvidaba de regarlas.

En una noche sofocante, Chen Dong Lan y Yuan Yuan se durmieron juntos como de costumbre.

Tan pacífico como siempre.

Unas horas más tarde, de repente, abrió los ojos. Tenía la frente empapada de sudor y miró al techo presa del pánico.

Agarró el colchón y verificó lentamente, que realmente estaba acostado en la cama en lugar de caer por un agujero sin fondo sin nada a lo que agarrarse.

Giró la cabeza, vio a Yuan Yuan durmiendo pacíficamente y escuchó sus largas respiraciones, pero aún se sentía ansioso. Obligó a sus ojos a cerrarse, pero nuevamente sintió que se estaba cayendo. Temblando, abrió los ojos de nuevo.

¿Esto es real?

¿O es solo un sueño muy largo?

Tal vez, todavía estaba sentado en el escalón de piedra del parque forestal, llorando sin cesar y Yuan Yuan no lo había encontrado. Nadie más lo había encontrado. Sólo estaba teniendo un hermoso sueño, y al girar la cabeza, ni siquiera una sombra estaba dispuesta a acompañarlo.

Quizás, el sueño había comenzado incluso antes.

En el momento en que salió de la casa co-alquilada, murió por dentro. Pero su alma nunca se rindió y soñó descaradamente.

Su imaginación se volvió cada vez más real, reemplazando gradualmente la realidad frente a él.

No emitió ningún sonido, pero sus lágrimas cayeron, empapando la almohada.

Mientras dormía, Yuan Yuan frunció el ceño, inquieto y se despertó.

Palpó a su lado. Sin sentir a Chen Dong Lan, levantó la cabeza para ver y lo encontró acurrucado en la cama.

Desconcertado, Yuan Yuan encendió la lámpara de mesa y vio el rostro de Chen Dong Lan cubierto de lágrimas, sus ojos eran aprensivos.

Yuan Yuan le secó cuidadosamente las lágrimas. —¿Tuviste una pesadilla? No tengas miedo, estoy aquí. ¿Quieres un poco de agua? Te traeré un vaso.

Chen Dong Lan negó con la cabeza. —No es necesario. Estoy bien.

Pero su expresión no mejoró.

Yuan Yuan se sentó y lo tomó en sus brazos. Dejó que Chen Dong Lan se apoyara contra él y le palmeó la espalda repetidamente. —¿Con qué soñaste que te asustó tanto?

Chen Dong Lan le tomó la mano con fuerza, pero no dijo una palabra.

Durante el resto de la noche, los brazos de Yuan Yuan abrazaron la cintura de Chen Dong Lan. Se despertaba al menor movimiento, tocándole el cabello y dándole palmaditas en la espalda.

Aun así, Chen Dong Lan no logró dormir. Con miedo de despertar a Yuan Yuan, no se atrevió a moverse, permitiendo que sus cuatro extremidades se adormecieran.

♦ ♦ ♦

Por la mañana, Chen Dong Lan ya no estaba incómodo. Había vuelto a la normalidad y se fue a la cocina para preparar el desayuno.

Yuan Yuan miró su espalda, comprendiendo vagamente por qué se había despertado sobresaltado en medio de la noche.

No había considerado este asunto.

En el trabajo, tomó la iniciativa de charlar con Yu Lin. Recientemente, él y Yu Lin eran los más felices de la oficina. Nunca se unían a ninguna reunión y se marchaban apresuradamente después del trabajo, como si pudieran encontrar oro en casa si llegaban temprano.

Le preguntó a Yu Lin: —¿Cómo están las cosas contigo y la maestra Zhang recientemente?

Yu Lin estaba incómodo. —Porqué me preguntas esto de repente.

Yuan Yuan frunció el ceño. —¿No puedo preguntar?

—Puedes, claro que puedes —Yu Lin levantó ambas manos en señal de rendición. —Estamos de maravilla, gracias.

—Ejem. —Yuan Yuan fingió toser. —Generalmente, cuando la profesora Zhang se siente insegura, ¿qué haces?

—Guau. —Yu Lin sonrió estúpidamente. —No haga preguntas del tipo “solo para mayores de 18 años”. No puedo hablar con usted en detalle sobre lo que hacemos a puerta cerrada. Mi amada es tímida.

Yuan Yuan lo miró impasible.

Quería terminar esta conversación.

Aunque el método “solo para mayores de 18 años” podría considerarse una forma…

—¿Además de eso? —Yuan Yuan contuvo su deseo de golpear a Yu Lin y continuó con sus preguntas.

Yu Lin, de repente, se inclinó astutamente. —¿Chen Dong Lan se siente inseguro?

Yuan Yuan se volvió para alejarse. —Si no quieres hablar correctamente, iré a preguntarle a alguien más. Recuerdo que Ou Yang también tiene novia.

¿Cómo podía Yu Lin dejar pasar esta oportunidad? Rápidamente corrigió su actitud. —Hablaré correctamente. Esta sensación de seguridad puede no ser la misma para hombres que para las mujeres, pero hasta cierto punto, en realidad, no hay mucha diferencia. Originalmente, mi amada me había estado llamando “Sr. Yu” todo el tiempo. Ella no estaba dispuesta a permitirme que le pusiera un apodo, y solo podía llamarla “Maestra Zhang” hasta el punto en que sentí que estaba involucrado en una relación maestra-alumno. Cuando le pregunté por qué, dijo que se sentía insegura y que no se atrevía a acercarse demasiado a mí.

Yu Lin se rió. —Más tarde, fui a su casa para conocer a sus padres. Menos de dos días después, la llevé a conocer a mis padres. Ambos padres estaban muy satisfechos y, después de eso, ella estaba dispuesta a hacer cualquier cosa.

Yuan Yuan comenzó a pensar.

Pensó detenidamente y tomó una decisión rápidamente.

Cuando regresó a casa esa noche, Chen Dong Lan casi había terminado de preparar la cena. Solo faltaba el arroz en la arrocera, el cual necesitaba unos minutos más.

Chen Dong Lan estaba sentado en el sofá viendo la televisión cuando escuchó el sonido de él entrando, gritó: —Yuan Yuan. —Yuan Yuan no pudo quitarse el abrigo lo suficientemente rápido. Se acercó y se inclinó para darle un beso. —¿Por qué no me esperaste para que pudiésemos preparar la cena juntos?

Chen Dong Lan levantó la cara por el beso. —Terminé el trabajo temprano.

Yuan Yuan lo tomó de la cintura. —Aun así, deberías haberme esperado.

La cintura de Chen Dong Lan hormigueó por su toque. Se hundió en el sofá y dijo: —Está bien. —Anteriormente, siempre había esperado a Yuan Yuan. Pero hoy, había salido del trabajo demasiado temprano, y sin Yuan Yuan en la casa, su corazón se sentía tan vacío que tenía que encontrar algo que hacer.

Yuan Yuan lo vio alejarse y lo agarró con ambas manos. Ambos se revolcaron descuidadamente en el sofá. Solo se separaron cuando sonó un pitido de la arrocera, después de que el arroz se había cocinado. La ropa de Chen Dong Lan estaba arrugada y sus labios hinchados y rojos.

Mientras estaban sentados en la mesa del comedor, no se atrevieron a dejar que sus miradas se encontraran por mucho tiempo. De lo contrario, estarían besándose en lugar de comer.

Con dificultad, terminaron su comida y se sentaron juntos a ver media hora de noticias. Luego, Chen Dong Lan fue a bañarse mientras Yuan Yuan lavaba los platos.

Cuando terminó de lavar los platos, Chen Dong Lan acababa de bañarse y se puso el pijama a juego. Su cuerpo estaba húmedo, y sin acercarse demasiado, Yuan Yuan podía oler el suave aroma del gel de ducha en su cuerpo.

Con una voz tan pequeña como un mosquito, dijo: —Te esperaré en la habitación.

Después de eso, Yuan Yuan pasó cinco minutos apresurando su baño.

Cuando Chen Dong Lan dijo que lo esperaría, realmente se había sentado al lado de la cama a esperar, sin hacer nada más. Se quedó mirando la puerta, y una vez que se encontró con la mirada de Yuan Yuan, sus orejas enrojecieron.

Ayanami
Preparen sus ♥ que aquí vamos de nuevo~ da inicio una escena +18, tome sus precauciones *¬*

Yuan Yuan lo presionó, le subió la parte superior del pijama y le frotó los pezones. —¿Por qué eres tan obediente?

La espalda de Chen Dong Lan se arqueó y dejó escapar un leve ronroneo, incapaz de responder a su pregunta.

Yuan Yuan le quitó los pantalones y, con destreza, recogió el lubricante de la cabecera. Lo vertió en su mano para prepararlo. En comparación con la primera vez, el agujero trasero de Chen Dong Lan se había vuelto más familiar. No tardó en permanecer abierto, empapado y esperando su entrada.

Los dos estaban en su primer año de hacer el amor y eran casi adictos a ello. La primera semana fue la más extrema: lo hicieron todos los días, más de una vez. Era aún más excesivo los fines de semana. Cuando se despertaban, se acercaban el uno al otro, con sus respiraciones entremezcladas, y una vez que se besaron, no dejarían la cama ese día.

Yuan Yuan entró por detrás, todo su cuerpo cubriendo la espalda de Chen Dong Lan. Al principio, colocó una almohada debajo del cuerpo de Chen Dong Lan, pero después de moverse un par de veces, quitó la almohada y usó sus manos para sostenerlo.

Usó sus dedos para frotar la punta del miembro de Chen Dong Lan mientras empujaba profundamente en su agujero. Muy rápidamente, hubo una sensación de humedad en su mano.

Chen Dong Lan tuvo que cubrirse la boca para no gemir dulcemente.

Después de muchas estocadas, Chen Dong Lan comenzó a temblar incontrolablemente y se corrió.

Su situación era diferente a la de Yuan Yuan. Mientras Yuan Yuan se estaba volviendo más experimentado y podía durar más. Al final, pudo manipular a Chen Dong Lan tanto como quisiera y controlar el ritmo.

Pero él no era igual. Se volvía más sensible cada día y se excitaba fácilmente, y debido a que Yuan Yuan aprendía cada vez más sobre sus áreas sensibles, siempre cosechaba un placer insoportable.

—Por hoy, ¿por qué no… salimos a caminar? —Chen Dong Lan suplicó que lo dejara libre después de soportar el placer de su eyaculación.

Yuan Yuan realmente disfrutó de los momentos posteriores a cuando se venía Chen Dong Lan, porque su lugar secreto tenía espasmos y continuaba contrayéndose, succionándolo con fuerza.

—¿A… dónde quieres ir… a caminar?

—Sólo… abajo… —¿Dónde más podrían ir? De todos modos, sólo quería dejar la cama…

Yuan Yuan sabía lo que estaba pensando. —¿Qué tal si damos un paseo por la casa?

Chen Dong Lan tardó en comprender y asintió.

Yuan Yuan se rió y se apartó de él. Como si estuviera volteando un huevo frito, Chen Dong Lan, quien originalmente estaba desplomado hacia adelante en la cama, le dio la vuelta, le separó las piernas y entró por el frente.

Chen Dong Lan lo complació, pero preguntó evasivamente: —¿No vamos… a dar un paseo?

Yuan Yuan lo cargó y sostuvo de su trasero. —Te llevo a dar un paseo… Agarra mi cintura.

Chen Dong Lan entendió lo que quería hacer. Su rostro enrojeció inmediatamente hasta el cuello.

Pero nunca se negaría y le permitió hacer lo que quisiera.

Se aferró a Yuan Yuan con fuerza y ​​esperó a que reafirmara su agarre lentamente, sintiéndose como un accesorio en su cuerpo. El área donde se unían la parte inferior de sus cuerpos se sentía particularmente adolorida e hinchada. No estaba acostumbrado a esta extraña posición y hundió la cara en el cuello de Yuan Yuan, como si no pudiera ver lo que estaban haciendo.

—¿Podemos… empezar a caminar? —Yuan Yuan le besó la oreja y le dijo pacientemente: —¿Puedo empezar a caminar?

Chen Dong Lan dijo muy suavemente: —Sí…

Entonces, Yuan Yuan comenzó a caminar por la casa. Con cada paso, el miembro de Yuan Yuan se movía lentamente dentro de Chen Dong Lan. Esto atormentó tanto a Chen Dong Lan como a él mismo, lo que hizo que se detuviera cada pocos pasos para encontrar una pared para usar como apoyo y empujar con firmeza un par de veces, antes de continuar “caminando”.

Chen Dong Lan nunca había imaginado que caminar por su casa podría tomar tanto tiempo. Pasaron del dormitorio principal a la sala de estar, luego de la sala a la cocina. Cuando Yuan Yuan lo presionó contra la puerta del refrigerador y aumentó su velocidad de empuje, la posición hizo que su miembro rozara la parte inferior del abdomen de Yuan Yuan.

—Ah… —Gimió y se corrió de nuevo.

Temiendo perder su fuerza y ​​deslizarse hacia abajo, Yuan Yuan sostuvo su trasero firmemente. —¿No podrías esperarme?

Chen Dong Lan tardó mucho en deshacerse del placer de su clímax. Se sintió ofendido al escucharlo quejarse. —Entonces, liberálo rápido…

Yuan Yuan sintió un placer incomparable. Cuando Chen Dong Lan estaba siendo cada vez menos tímido, nunca era consciente de ello, y esto sucedía a menudo, lo cual lo emocionaba más.

Besó profundamente a Chen Dong Lan y se vino dentro de él.

Ayanami
Muy bien, volvamos a ser niñ@s buen@s~♥ jajaja

Después de limpiar, Chen Dong Lan encendió la televisión para ver un drama. Yuan Yuan estaba sentado a su lado, pero después de un rato, fue a la habitación y regresó con algo en la mano.

Le entregó dos boletos de avión a Chen Dong Lan.

—Este fin de semana, hagamos un viaje de regreso a la ciudad A.

Los ojos de Chen Dong Lan se agrandaron.

—Les conté a mis padres sobre nosotros y quieren que te lleve a casa para conocerlos de inmediato.

Chen Dong Lan todavía no se atrevía a creer lo que escuchó.

Yuan Yuan se rió y ahuecó su rostro. —Les agradarás. Lo prometo.

| Índice |

2 comentarios en “Soledad – Capitulo 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *