Soledad – Capitulo 23

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


La madre Yuan llevó muchas bolsas a casa, tantas que casi no se podía ver el piso, y tropezó con el zapatero.

El padre Yuan rápidamente la levantó y le quitó las cosas de las manos, preguntándole con sospecha: —¿Por qué compraste tantas cosas? Todas estas cosas… ¿galletas? Bebidas que normalmente no comprarías…

La madre Yuan se enderezó y pareció nerviosa. —Le pregunté a mi colega qué preparativos se necesitan para recibir a una nuera. Pero sentí que la situación de nuestra familia era especial y ninguna de las sugerencias fue lo suficientemente completa. Al final, los tomé todos.

Padre Yuan: —…

Todavía recordaba el momento en que Yuan Yuan llamó y explicó la situación. La expresión del rostro de la madre Yuan era tan oscura que daba miedo. Agarró su teléfono con fuerza y ​​su brazo estaba tenso, como si estuviera a punto de lanzar su teléfono al momento siguiente. En el otro extremo, Yuan Yuan dijo algo y ella se relajó lentamente. Pero su tono seguía siendo duro, y en un tono aparentemente de reprimenda, había expresado algo como “será mejor que traigas rápidamente a tu pequeño novio a casa”.

Pero ahora, parecía que quería trasladar todo el supermercado a su casa.

—¿Por qué todavía no están aquí? —Madre Yuan miró hacia su reloj y frunció el ceño.

El padre Yuan miró la hora. —Deberían estar por llegar. El vuelo se retrasó. Deberían estar aquí en otra media hora.

El ceño de la madre Yuan se profundizó. —¿Cómo sabes que llegarán tarde?

El padre Yuan se rió. —Dijo que no se atrevía a hablarte, por miedo a que te sintieras disgustada al respirar el aire de la misma ciudad que ellos y ahuyentarlos.

El rostro de la madre Yuan expresó su disgusto. —¿Parezco una persona así?

El padre Yuan discrepó en silencio: —De hecho, realmente eres…

Veinte minutos después, Yuan Yuan llegó con Chen Dong Lan.

La madre Yuan abrió la puerta y, de un vistazo, vio al alto y delgado Chen Dong Lan junto a su hijo.

Chen Dong Lan hizo una reverencia de noventa grados y ofreció los regalos que tenía en las manos. —Hola, tía.

Madre Yuan no los aceptó, pero el padre Yuan sí lo hizo, cumpliendo con cautela sus instrucciones de “policía bueno, y policía malo”.

—Hola tío. —Chen Dong Lan continuó saludándolos.

—Hola, Xiao Chen, ¿verdad? Adelante. —El padre Yuan lucía una sonrisa amable y los invitó a pasar.

Entre las cuatro personas, tres eran amistosas y se sentaron juntas en el sofá. Solo la madre Yuan se esforzó por mantener una expresión fría, sentándose deliberadamente muy lejos.

Al ver esto, Yuan Yuan quiso reír. Le preguntó al padre Yuan: —¿Mamá y tú salieron temprano del trabajo hoy? Pensé que tendríamos que esperarlos un rato al llegar a casa.

El padre Yuan dijo: —No solo llegamos a casa temprano, esta tarde, tu madre especialmente…

—Ejem… ejem ejem. —Madre Yuan lo interrumpió de forma antinatural.

El padre Yuan se adaptó bien y cambió de tema. —Xiao Chen, ¿eras tú y Yuan Yuan viejos compañeros de clase?

—Sí, estuve en la ciudad A durante la secundaria… —Chen Dong Lan se presentó en detalle, desde su nombre y edad hasta su historial educativo, luego su situación laboral y de ingresos e incluso su estado de salud.

El padre Yuan escuchó mientras terminaba y asintió. No dijo una palabra y tampoco Chen Dong Lan y Yuan Yuan. Los tres cambiaron simultáneamente sus miradas hacia la madre Yuan.

Madre Yuan sintió que se le ponía la piel de gallina. —¿Por qué me miran?

Yuan Yuan no pudo evitarlo. —Mamá, eres la única que no nos ha aprobado.

La madre Yuan miró al padre Yuan, mientras que el padre Yuan le dio una expresión inocente.

Madre Yuan suspiró. —Yuan Yuan, me has dado un problema.

Yuan Yuan frunció los labios. —Siento molestarte.

Chen Dong Lan se sintió culpable, pero se contuvo para no bajar la cabeza.

Tenía que ser resuelto, más que nadie.

Madre Yuan reflexionó un rato antes de hablar. —Hemos hablado de Xiao Chen anteriormente, y sé que es un buen chico. Han decidido estar juntos y siempre me has insistido en que hablas en serio. Creo que se aman, e incluso si los separara a la fuerza ahora, no funcionaría.

Yuan Yuan guardó silencio durante un rato.

De hecho, independientemente de lo que dijeran sus padres, la separación no era posible.

Madre Yuan juntó las manos y jugueteó con sus pulgares, lo que la ayudó a pensar. —No les recalcaré las dificultades de la homosexualidad. Solo me preocupa si seguirán teniendo la misma determinación después de mucho tiempo.

Como madre, sus temores estaban justificados. Desde que Yuan Yuan era joven, ella ha respetado sus acciones y decisiones. Ella hizo todo lo posible para dejarlo enfrentar y resolver todo de forma independiente. Esto se debió a su confianza hacia su hijo y su orgullo por él. Pero cuando la respuesta que él dio fue una gran desviación de lo que ella pensó que era correcto, ella intervendría y lo detendría.

Ahora era una situación así.

Yuan Yuan necesitaba demostrarle que sus acciones también eran correctas antes de que pudiera aceptarlas.

Yuan Yuan frunció los labios. —No tengo forma de demostrarte que no me arrepentiré ni me retiraré en el futuro, y solo puedo darte promesas vacías ahora. —Sostuvo la mano de Chen Dong Lan con fuerza. —Pero, como te dije por teléfono, la primera vez que hablo en serio también será la última vez que hablo en serio. Tengo muy claro mis propios sentimientos.

Madre Yuan miró a su hijo con seriedad.

Siempre fue así. Cuando no estaba prestando atención, ocurría un cambio y la tomaría por sorpresa.

—Detengámonos aquí primero. —La madre Yuan dijo: —Deja que tu padre prepare la cena y charlaremos sobre algo más tranquilo.

Chen Dong Lan todavía contuvo la respiración, pero Yuan Yuan ya se había relajado.

Sus padres fueron muy buenos con él. Incluso cuando se acercó y les dijo que quería estar con un hombre, no se enfurecieron y pusieron los pensamientos de su hijo en primer lugar.

Pensaron en formas de apoyarlo y animarlo.

Cuando Chen Dong Lan escuchó las palabras “preparar la cena”, reaccionó de inmediato. —Permítame preparar la cena.

El padre Yuan se rió. —No existe tal cosa como dejar que el invitado prepare la cena. Puedes permanecer sentado. —Comenzó a fabricar una mentira para ridiculizar a su hijo. —Xiao Chen, déjame decirte, estás junto con Yuan Yuan en una relación romántica, no como su ama de llaves. Es mejor que no le prepares comidas en casa y lo mimes hasta que se vuelva más quisquilloso que cuando era joven.

Yuan Yuan estaba indefenso, pero no refutó. —Padre…

La Madre Yuan miró hacia Chen Dong Lan. —Él tiene razón. No es necesario preparar la cena. Permitir que un invitado prepare la cena es realmente una falta de etiqueta.

Chen Dong Lan estaba de pie y no sabía si debía sentarse o seguir insistiendo en preparar la cena.

Yuan Yuan le dio unas palmaditas y le dijo: —Papá, deja que te ayude con los preparativos. Es bueno para él aprender de ti algunas habilidades culinarias.

El padre Yuan sabía que Yuan Yuan quería empujar a Chen Dong Lan hacia él, ya que era más amable, así podría enfrentarse al cañón que la madre Yuan estaba disparando él mismo, por lo que respondió en consecuencia: —Eso también servirá. Voy a molestar a Xiao Chen para que me ayude.

Chen Dong Lan dijo apresuradamente: —No hay problema.

Caminaron hacia la cocina y la Madre Yuan le dio una mirada desenfrenada a Yuan Yuan.

Yuan Yuan no pudo evitar reír. —Mamá, tu actuación del día de hoy de ser el policía malo no está nada mal.

Madre Yuan no reconoció sus palabras. —Seguro que sabes cómo protegerlo. ¿Soy tan aterradora?

Yuan Yuan explicó rápidamente: —No quise decir eso. Ya te lo dije por teléfono. Piensa demasiado las cosas y si no tengo cuidado, saldrá lastimado.

Al escuchar a su hijo describir a un hombre como algo más frágil que una bola de cristal, el temperamento de la madre Yuan desapareció.

La madre Yuan era típicamente fría por fuera, pero cálida por dentro. Aunque ella expresó constantemente frialdad todo el tiempo que Chen Dong Lan estuvo aquí, rara vez lo miró directamente y lo trató, principalmente, como si no estuviera allí, cuando se iban, la madre Yuan le dio a Chen Dong Lan innumerables cosas, lo que hizo que regresaran a casa con las manos ocupadas, como vendedores que acaban de reabastecer sus existencias.

♦ ♦ ♦

Lo primero que hizo Chen Dong Lan después de regresar a la ciudad T fue escribir un correo electrónico a la Madre Chen.

Después de que Madre Yuan le preguntó: —¿Cómo se sienten tus padres acerca de ustedes dos? —De repente, se dio cuenta de que había considerado todos los aspectos de estar con Yuan Yuan y su futuro, pero no había considerado las opiniones de su madre, el tío Xu y Xiao De.

Deliberó repetidamente sobre sus palabras, usando muchos marcadores del discurso para suavizar las oraciones tanto como fuera posible.

Un día después de que se envió el correo electrónico, recibió una llamada de la Madre Chen.

Los dos se saludaron dubitativos, sorprendidos por la extrañeza de las voces del otro. Chen Dong Lan dijo “mamá”, pero sintió que esta palabra era muy extraña, como si hubiera pronunciado mal este carácter chino más simple.

—Dong Lan, lo que escribiste en tu correo electrónico, ¿estás bromeando conmigo?

Chen Dong Lan agarró su teléfono con fuerza. —No. Cada frase que escribí es la verdad.

La madre Chen permaneció en silencio por un tiempo, pero Chen Dong Lan podía escuchar vagamente el sonido del temblor del flujo de aire.

—Dilo otra vez.

—Lo que escribí en el correo electrónico es la verdad. Ahora estoy junto con un hombre y lo amo mucho. —Chen Dong Lan respiró profundamente.

—¡Estás loco! —Madre Chen rugió. —¿Estás loco? ¿Qué sentido tiene usar esto para mentirme? ¿Sabes que no puedes usar este tipo de cosas como una broma…? —Al final, la voz de la madre Chen se ahogó por la emoción.

Chen Dong Lan se quedó en silencio por un tiempo.

Esta no fue la respuesta que esperaba. Pensó que la Madre Chen escucharía su historia como antes y luego la dejaría en el fondo de su mente durante su vida diaria.

—Mamá… —En realidad, quería decir “Por favor, cálmate”, pero siempre había sentido que la Madre Chen nunca perdería la calma por nada relacionado con él. Así que se corrigió a sí mismo. —Puedes leer mi correo electrónico de nuevo. No estoy bromeando en ninguna parte.

—Chen Dong Lan… ¿sabes lo que estás haciendo? —Madre Chen levantó la voz.

Chen Dong Lan sintió un dolor de cabeza. —¿Qué tal esto? Te llamaré en otro momento.

No esperó una respuesta y colgó.

La madre Chen volvió a llamar de inmediato, pero Chen Dong Lan puso su teléfono en modo silencio y la ignoró.

Madre Chen bombardeó su teléfono durante dos días. Todos los días, habría al menos diez llamadas. Algunas veces, Chen Dong Lan respondía. Otras veces, lo ignoraba. Pero cuando respondía, no había diferencia en la respuesta de la madre Chen, quien lo regañaba repetidamente por estar loco y si sabía lo que estaba haciendo.

Durante la última llamada de estos dos días, la voz temblorosa de la madre Chen le preguntó a Chen Dong Lan: —¿No te consideras mi hijo?

Chen Dong Lan lo negó repetidamente. —No hay tal cosa.

Pero la madre Chen colgó el teléfono después de un breve silencio.

Después de eso, no volvió a llamar.

Después de ese incidente, Chen Dong Lan dejó de prestar atención a este asunto y, gradualmente, se olvidó de él hasta que, de repente, recibió una llamada de un número desconocido.

Era el tío Xu.

En ese momento, era por la tarde y todavía faltaba algo de tiempo para marcar la salida. Al escuchar la voz del tío Xu, Chen Dong Lan se levantó de su silla de inmediato.

—¿Dong Lan? Lamento no haberte avisado antes de venir a verte. Ahora estoy en un taxi y llegaré a tu oficina en un rato. Hablemos.

Chen Dong Lan no dijo nada durante mucho tiempo. Miró a su alrededor y encontró al líder de su equipo, luego dijo: —¿Por qué…? Esto es demasiado repentino. Saldré de inmediato para verte.

—Perdón por molestarte. ¿Está bien salir ahora? Realmente no puedo ajustar mi tiempo. Necesito volar de regreso esta noche.

—Está bien… Está realmente bien. Tío Xu, avísame dónde estarás. Me apresuraré.

Después de colgar el teléfono, Chen Dong Lan solicitó apresuradamente el permiso de su líder. No tuvo tiempo de empacar sus cosas, solo tomó su teléfono y su billetera antes de salir corriendo.

Con un sentimiento de inquietud, esperó al tío Xu en un café cerca de su oficina.

El tío Xu prestó mucha atención a su apariencia y vestía un abrigo gris de estilo inglés. Con un poco de barba incipiente en su barbilla, era un hombre de mediana edad elegante.

Chen Dong Lan había corrido a toda prisa y su frente estaba sudando. —Tío Xu, cuando vengas, debes avisarme con anticipación. No he preparado nada en este momento.

El tío Xu se rió y agitó la mano. —No hay necesidad de eso. No tengo mucho tiempo. Vamos a sentarnos a charlar rápidamente.

—Bien, bien. —Chen Dong Lan abrió la puerta del café y dejó entrar al tío Xu primero.

Los dos se sentaron uno frente al otro. Chen Dong Lan todavía sudaba sin parar.

—Dong Lan, fue tu madre quien me dijo que viniera. —El tío Xu fue directo al grano.

—Lo supuse. —Chen Dong Lan asintió.

El tío Xu lo miró con una expresión compleja. —Puede que no lo hayas adivinado, pero estos pocos días, tu madre ha estado llorando en casa todos los días.

Chen Dong Lan estaba realmente conmocionado. Había pensado que su madre lo maldeciría e incluso arrojaría algo con ira, pero nunca pensó que lloraría durante unos días. —¿Por qué ella…?

—Hablé con ella, pero no podía dejar de llorar. De hecho, quería venir a buscarte de inmediato, pero esperé dos días más hasta que la tranquilicé, antes de venir. —El tío Xu dijo: —Tal vez, desde que eras joven, has sentido que tu madre no era buena contigo, que no se preocupaba lo suficiente y sólo sabía cómo cuidar a Xiao De. No tengo más remedio que admitir que tu madre era así, pero ¿sabes por qué?

Chen Dong Lan bajó los ojos. —No lo sé. —Él tampoco quería saberlo realmente.

El tono del tío Xu fue gentil. —Es porque tu madre no sabe cómo ser buena contigo y no sabe cómo enfrentarte. Esto puede parecer ridículo y poco convincente, pero ella realmente se sentía así. Ella quería ser buena contigo, pero sintió que fue ella quien te colocó en estas incómodas circunstancias. Se sintió culpable contigo, pero no pudo compensarlo. Poco a poco, ella no supo cómo enfrentarte.

Chen Dong Lan sintió que lo que dijo el tío Xu era realmente ridículo.

—¿No sabía cómo afrontarlo? —Esta fue realmente una buena excusa.

Pero no hubo mucha fluctuación en el corazón de Chen Dong Lan. Hacía mucho tiempo que había decidido no pensar en el pasado.

—¿Cómo podría…? —Chen Dong Lan negó con la cabeza. —Mamá sólo está enojada conmigo.

El tío Xu suspiró profundamente. —Espero que puedas ponerte en el lugar de tu madre. Ese año, cuando se volvió a casar, te cuidaba sola y solo tenía veintitantos años. Ni siquiera podía cuidar bien de sí misma, pero tenía que cuidar a un niño que dependía de ella para todo. En ese momento, no habías destetado y siempre llorabas por la noche…

Ayanami
Y es verdad, es ridículo, la verdad, tal vez yo sea una persona muy rencorosa o mala, pero me molesta la actitud de la disque familia de nuestro lindo shou, sólo dicen y ponen excusas absurdas acerca de su maltrato e indiferencia hacia él y ni siquiera se disculpan ¬.¬ al contrario se enojan y molestan con él, me caen muy mal, ojala no los perdone y siga siendo feliz con Yuan Yuan, ellos no merecen su atención

Las palabras del tío Xu habían disparado los recuerdos de Chen Dong Lan. Cuando era muy joven, antes de que Xiao De aprendiera a hablar, Chen Dong Lan tenía una imagen muy profunda en su memoria y era la de la madre Chen.

Se quedó muy lejos, en la puerta, sin decir una palabra y sin entrar. Tenía ambos brazos alrededor de sí misma y estaba mirando en silencio a Chen Dong Lan jugando solo en la habitación.

Chen Dong Lan volvió la cabeza para mirarla y dijo “Mamá”. Madre Chen no respondió. Tenía los ojos secos y pesados, como si hubiera derramado todas las lágrimas que debería o no haber derramado.

El tío Xu cerró los ojos durante unos segundos para calmarse y luego continuó diciendo: —Dong Lan, te decepcionamos en el pasado. Pero espero que no culpes a tu madre. Tu madre siente que… el que te guste un hombre es culpa suya. Que debido a que ella te descuidó desde una edad temprana y no te supervisó, caminaste por este camino tortuoso. Dong Lan, dile honestamente al tío Xu, ¿hiciste algo tan extremo porque querías tomar represalias contra tu madre?

En este momento, el corazón de Chen Dong Lan dolía fuertemente.

No creía que la madre Chen realmente se sintiera así.

De hecho, había comprendido, desde muy joven, que no podía culpar completamente a su madre por la relación distante entre ellos, ya que quien abandonó esta relación madre-hijo no fue solo una persona, sino ambos. Estos veintitantos años se debieron a que su actitud era muy pasiva, sin esforzarse por nada ni hacer ningún esfuerzo ni resistirse.

Pero Yuan Yuan…

—No, esto definitivamente no es culpa de mamá. —La voz de Chen Dong Lan era firme.

Enamorarse de Yuan Yuan y estar junto con él, definitivamente, no fue culpa de nadie.

En toda su vida, esto fue lo más correcto que jamás haya hecho.

—No tienes que preocuparte. Los asuntos de mi infancia, los he liberado desde hace mucho tiempo. —Chen Dong Lan se rió, relajado sin precedentes. —Ahora estoy con la persona que amo y, definitivamente, no me arrepentiré.

El tío Xu lo miró fijamente y no habló durante mucho tiempo.

Fue suficiente para que el café que se había servido se enfriara. El tío Xu dijo emocionado: —Has crecido.

Los ojos de Chen Dong Lan comenzaron a arder. —Gracias.

El tío Xu se rió impotente. —Cuando tengas tiempo, ve a ver a tu madre.

Chen Dong Lan asintió. —Está bien.

El horario del vuelo de regreso del tío Xu era muy ajustado. No conversaron más y Chen Dong Lan lo acompañó al aeropuerto. Cuando se estaban despidiendo, el tío Xu lo tomó de la mano y lo invitó repetidamente a que llevara a Yuan Yuan para ver a la madre Chen. Chen Dong Lan también había estado de acuerdo repetidamente.

Mientras salía del aeropuerto, Chen Dong Lan sacó su teléfono para verificar la hora y descubrió que había algunas llamadas perdidas de Yuan Yuan.

Volvió a llamar, y antes del tercer timbre, Yuan Yuan atendió la llamada. —¿Dónde estás? ¿Por qué no contestas el teléfono?

Había terminado de trabajar y regresó a casa para descubrir que Chen Dong Lan no estaba allí. Llamó, pero no hubo respuesta y estaba paseando preocupado por el pasillo.

—Lo siento… tal vez, no escuché el teléfono. —La situación fue emotiva durante sus despedidas, por lo que no pudo prestar atención a su teléfono. —Ahora estoy en el aeropuerto y ya voy.

—¿Por qué fuiste al aeropuerto?

—Te lo explicaré cuando vuelva. No quedará claro si lo digo ahora.

—Entonces, iré a buscarte.

—De acuerdo.

Chen Dong Lan no se movió de su posición y esperó.

En ese momento, todas las luces estaban encendidas. La tarde de primavera no era fría y el calor del día aún no se había desvanecido por completo. El viento era cálido y suave.

Solo había esperado un rato antes de que llegara Yuan Yuan.

Yuan Yuan corrió hacia Chen Dong Lan, el viento soplaba el dobladillo de su abrigo, como brotes de primavera que se dispersan desde un árbol.

Chen Dong Lan también corrió hacia él.

Hasta ahora, el sentimiento de soledad se había apoderado de la mayor parte de su vida.

Estar solo era la forma de vida a la que se había acostumbrado, e incluso se convirtió en su forma de pensar.

Pero ahora, ya no era así.

De ahora en adelante…

Ya no estaba solo.

| Índice |

3 comentarios en “Soledad – Capitulo 23

  1. PearGreen says:

    Siento que el tio solo esta intentando justificar a su esposa, como cubriendo el sol con un dedo, la señora obviamente pudo haberse sentido afligida sin embargo fue tan indiferente ante su hijo durante toda su vida. La niñez es un punto determinante en la vida de un niño, influyendo en su personalidad, habitos y formas de relacionarse con los demas.

    Me hubiera gustado ver una confrotacion donde a la madre de Chen Dong Lan se le dice la verdad, pero bueno, al menos este asunto es ya agua pasada para nuestro Xiao Chen.

    Gracias por la traduccion de esta bonita obra, lo he disfrutado mucho (mas de lo que esperaba xd) (人´∀`).☆.。.:*・°

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.