Soledad – Capitulo 21

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Después de regresar del parque forestal, Chen Dong Lan y Yuan Yuan comenzaron una nueva semana de trabajo. Aunque habían confirmado su relación, sus vidas no cambiaron mucho.

Estaba tan tranquilo como antes. Todas las mañanas, esperaba en la cocina a que Yuan Yuan saliera en pijama. Le preguntaba qué quería desayunar y lo preparaba.

Después de eso, se sentarían juntos a comer y verían las noticias de la mañana. Una vez que llegara el momento, se irían juntos. Él tomaría el metro y Yuan Yuan conduciría. Cuando se despedían, decían “nos vemos esta noche”.

Cuando llegaban a casa por la noche, preparaban la cena juntos en la cocina, se sentaban uno frente al otro mientras comían y finalmente lavaban los platos juntos.

El único cambio en esta vida cotidiana llamada simple era que se mantenían juntos, se abrazaban, se besaban, realmente se metían en ello y, como en el parque forestal, usaban sus manos para aliviarse el uno al otro.

♦ ♦ ♦

El día del Festival de los Faroles, Yu Lin tomó la iniciativa de llamar a Xiao Zhou, Ou Yang, Yuan Yuan y Chen Dong Lan para una reunión para comer Hot Pot[1].

Yu Lin llegó primero, seguido por Xiao Zhou y Ou Yang. Se sorprendieron al darse cuenta de que Yu Lin había traído una compañera. Tenía un carácter dulce y, al presentarse, les dijo a todos que era la novia de Yu Lin. Su apellido era Zhang y era maestra de escuela primaria.

Ou Yang y Xiao Zhou se apresuraron a hablar. —Maestra Zhang, ¿qué ve en alguien como Yu Lin? Te lo digo, Yu Lin, él…

Yu Lin estaba algo avergonzado y ansioso por interrumpir a Ou Yang. —Shu, shu, si tienes algo que decir, ve a hablar contigo mismo.

Xiao Zhou se rió e intentó “ayudar” a Yu Lin a salir de su situación. —Maestra Zhang, Yu Lin normalmente es una persona poco confiable. Una vez que llega a una reunión, charla continuamente y pide muchas bebidas alcohólicas. Pero no lo hizo hoy y está tan callado como un anciano. Parece que es porque estás aquí y eres capaz de controlarlo.

La maestra Zhang se avergonzaba fácilmente. Estas pocas palabras sencillas de burla la habían enrojecido. —No… el señor Yu siempre ha sido muy serio.

Yu Lin se rió como un tonto.

Xiao Zhou y Ou Yang intercambiaron miradas mientras se frotaban la piel de gallina de los brazos.

Habían charlado durante unos minutos cuando llegaron Yuan Yuan y Chen Dong Lan.

—Lo siento, llegamos tarde. Las carreteras están un poco congestionadas. —Yuan Yuan sacó una silla para Chen Dong Lan y esperó a que se sentara. Luego se acercó a su oído y le preguntó: —¿Tienes calor? ¿Quieres quitarte el abrigo?

Después de que Chen Dong Lan negó con la cabeza, se sentó a su lado.

Cuatro pares de ojos los miraron.

—¿Mmm? —Yuan Yuan no entendió sus miradas. —¿Se han ordenado todos los platos? —Después de decir esto, notó que una mujer de cabello largo estaba sentada junto a Yu Lin.

La maestra Zhang los saludó y luego se presentó.

Al ver cada mechón de cabello de Yu Lin escrito con las palabras “Estoy muy satisfecho conmigo mismo”, Yuan Yuan se contuvo y no lo socavó. —Hola, soy Yuan Yuan.

Chen Dong Lan asintió con la cabeza. —Soy Chen Dong Lan.

Yu Lin se sintió renovado. Desde que la maestra Zhang accedió a salir con él, había estado pensando en este momento. La persona que le gustaba era tan buena que tuvo que anunciarlo al mundo y hacérselo saber a todos sus amigos.

—La comida ha sido ordenada. También he pedido todos tus platos favoritos. No te preocupes. —Yu Lin reveló una sonrisa de “puedes estar tranquilo cuando manejo las cosas”.

Yuan Yuan asintió con la cabeza a medias, luego llamó al camarero. Mientras sostenía el menú, cuestionó a Chen Dong Lang plato por plato. “¿Te gusta esto?” “¿Cuánto quieres?” “¿Quieres algo con un sabor más ligero o más fuerte?” Etc.

A Yu Lin no le importó, pero Ou Yang y Xiao Zhou sintieron que algo no estaba bien mientras los miraban.

Ou Yang usó su teléfono para escribir algo y luego se lo mostró a Xiao Zhou: [Yuan Lao Da parece estar malcriando a su esposa].

Xiao Zhou le respondió con una serie de emoticonos de asentimiento seguido de algunos signos de exclamación.

Ou Yang continuó: [¿Tienes el corazón roto? Una linda jovencita no podía competir con un viejo compañero de clase. Tsk tsk tsk.]

Xiao Zhou pisó el zapato de cuero de Ou Yang y lo ignoró.

Después de que se sirvieron los platos, todos conversaron mientras cocinaban en la olla. El tema principal fue la relación entre Yu Lin y la profesora Zhang. Después de todo, era inconcebible que Yu Lin, quien podría ser una mala influencia para los estudiantes de primaria en minutos, hubiera logrado capturar el corazón de una maestra de primaria.

La maestra Zhang era tímida y no podía soportar que la interrogaran. Incluso el desvergonzado Yu Lin estaba siendo tímido y dudaba en dar detalles.

—Realmente no tengo nada que agregar —suplicó la maestra Zhang por misericordia. Le habían preguntado si ella y Yu Lin se habían besado. Era demasiado tímida para hablar de ello y se devanó los sesos para cambiar de tema. —¿Qué hay del señor Yuan y el señor Chen? Viendo lo cerca que están, no pueden ser pareja, ¿verdad?

Ella era una persona sensible. Al ver la interacción entre Yuan Yuan y Chen Dong Lan, sintió que su relación no era simple. Pero ella realmente no pensaba que fueran una pareja y solo estaba bromeando. Pero como no era muy buena charlando, solía hacer bromas inapropiadas.

Cuando dijo esto, los cinco se quedaron mirando.

Yu Lin le explicó incómodamente a su novia: —No, es solo que su relación es más…

—¿Es tan fácil de ver? —Yuan Yuan miró a la profesora Zhang con sorpresa. —Como no hemos estado juntos por mucho tiempo. Pensé que no se notaría.

Chen Dong Lan se olvidó de masticar y miró a Yuan Yuan con las mejillas abultadas.

Yuan Yuan sostuvo su mano con fuerza debajo de la mesa.

Yu Lin casi se cae de su taburete. —Lao Da… no bromees. ¿Hoy es el día de los inocentes?

La maestra Zhang también se sorprendió, pero no importa qué, el Festival de los Faroles no se superpondría con el Día de los Inocentes. —Por supuesto que no lo es. ¿Por qué preguntarías eso?

Xiao Zhou se tapó la boca y dejó escapar una pequeña exclamación.

Ou Yang tuvo la reacción más tranquila. —¿Cuándo pasó?

Yuan Yuan también estaba muy tranquilo. —Hace solo unos días.

—¿La relación se estableció hace solo unos días y les dices a todos de inmediato…?

Ou Yang lo miró. —¿Vas en serio?

—Sí. —Yuan Yuan asintió. —Lo digo en serio.

Ou Yang se quedó en silencio. Él no habló, y tampoco nadie en la mesa. Cuando la maestra Zhang mostró una expresión de inquietud, Yu Lin tomó la iniciativa de comenzar otro tema y todos conversaron nuevamente. Pero la atmósfera no pudo volver a lo relajado de antes. Solo la profesora Zhang no tenía clara la situación.

Después de la cena, todos se dirigieron a casa por separado. Yu Lin detuvo a Yuan Yuan y dijo: —Yuan Lao Da, solo tengo una cosa que decir. Mientras se lo tomen en serio, sus hermanos los apoyarán.

Xiao Zhou se paró detrás de él con la cabeza inclinada, forzándose a contener sus lágrimas. Cuando levantó la cabeza, había una sonrisa en su rostro.

Yuan Yuan le dio unas palmaditas en el hombro. —Gracias.

♦ ♦ ♦

Después de despedirse de sus amigos, Yuan Yuan y Chen Dong Lan condujeron a casa. En lugar de abrocharse el cinturón de seguridad inmediatamente, Chen Dong Lan le preguntó a Yuan Yuan: —¿Por qué lo dijiste de repente?

Era como si su franqueza decidida hubiera afirmado sus intenciones y nunca se arrepentiría de ello.

Yuan Yuan le dio una mirada tranquilizadora. —Porque hablo en serio.

Chen Dong Lan se abrochó el cinturón de seguridad, usando esta acción para ocultar sus ojos rojos.

De camino a casa, pasaron por una farmacia y Chen Dong Lan le pidió detener el automóvil. Salió apresuradamente del coche. —Necesito comprar algo. Espérame un momento.

Regresó con una pequeña bolsa. Yuan Yuan temía que se sintiera mal, por lo que pasó a comprar medicamentos ahorita. Al quitárselo, vio algunas cajas de condones y una botella de lubricante dentro.

Las manos de Chen Dong Lan estaban temblando. Abrazando sus hombros y besando sus labios, dijo: —Yuan Yuan, quiero hacer el amor contigo.

Después de eso, Yuan Yuan no supo cómo condujo en absoluto, o si había excedido o no el límite de velocidad. Solo sabía que había abrazado a Chen Dong Lan en el ascensor mientras acariciaba su cabello como si esta fuera la única forma de calmar su inquietud.

Ayanami
Y Ahora si a cocer el arroz~♥ así que atentos, está por empezar una escena +18 tome sus precauciones ♥o♥

Después de entrar a su casa, acababa de cerrar la puerta cuando Chen Dong Lan se pegó a él, le apretó la cara y lo besó sin detenerse.

Yuan Yuan respiró profundamente y lo abrazó con fuerza. Enterró su rostro en su cuello y, sediento de más, buscó debajo de la ropa de Chen Dong Lan y tocó cada hueso de su columna a lo largo de su espalda.

Chen Dong Lan dejó escapar un jadeo.

No pudieron soportar separarse, por lo que se quitaron la ropa con dificultad. Pero con cada prenda que se quitaba, más estimulación recibían. A medida que avanzaban, se movían más rápido y con más urgencia.

La mano de Yuan Yuan se abrió camino por el pecho de Chen Dong Lan y encontró su pezón, que era tan duro como una piedra. Con solo frotarlo con el pulgar, Chen Dong Lan no pudo permanecer de pie. Yuan Yuan lo sostuvo en sus brazos y lo colocó en el sofá.

Todo el cuerpo de Chen Dong Lan dolía y hormigueaba. Extendió una mano hacia la bolsa que contenía el lubricante, pero, debido a que su brazo no tenía fuerza, logró agarrar el lubricante, pero las dos cajas de condones cayeron al suelo.

Estaban muy ansiosos por aprender, y después de estar indefensos una vez, rápidamente descubrieron qué hacer. En el espíritu de la investigación diligente, fueron aún más serios que cuando eran estudiantes.

Yuan Yuan sabía el por qué tomó el lubricante. Le quitó los pantalones a Chen Dong Lan, lo agarró por los tobillos y le separó las piernas.

El pálido eje entre sus piernas estaba erguido. Debido a las acciones de Yuan Yuan, Chen Dong Lan respingó ligeramente. Debajo de su saco, sus nalgas y su agujero estaban levemente rojos.

—¿Me quieres? —Chen Dong Lan preguntó con urgencia. —¿Me deseas?

La garganta de Yuan Yuan se sentía como si estuviera a punto de arder. No pudo decir una palabra completa, solo logró escupir un simple “sí” con un grito ahogado.

Apretó el lubricante en su mano y lo llevó hacia el agujero trasero de Chen Dong Lan.

La entrada era muy estrecha. A pesar de que había tanto lubricante que goteaba de la mano de Yuan Yuan, le tomó mucho tiempo penetrar con un dedo.

La respiración de Chen Dong Lan se aceleró. Sintió dolor, pero no le importó.

Solo tenía el pensamiento de “están haciendo el amor” en su mente y eso hizo que la parte inferior de su cuerpo se endureciera, como si toda su sangre se hubiera acumulado allí.

Cuando Yuan Yuan agregó un segundo dedo, el agujero trasero de Chen Dong Lan ya se había aflojado y estaba húmedo. Cada vez que los dedos de Yuan Yuan se retiraban y entraban, sus paredes internas los chupaban espontáneamente, sin permitirle retirarse.

Yuan Yuan estaba cubierto de sudor. La parte inferior de su cuerpo estaba tan dura que se había oscurecido y las venas de su miembro eran muy prominentes.

Pero se contuvo hasta que Chen Dong Lan pudo aceptar tres dedos, luego abrió un condón, se lo puso y entró lentamente en él.

Solo había entrado la cabeza, pero Chen Dong Lan dejó escapar un gemido. Hubo algo de dolor, pero debido a que se había estirado correctamente, fue más un estiramiento ardiente que un dolor real. El miembro de Yuan Yuan estaba hirviendo, por lo que Chen Dong Lan estaba al tanto de cada centímetro que avanzaba.

Era fantástico. No había nada mejor en este mundo.

Mientras Yuan Yuan lo besaba, empujó hasta el fondo lentamente.

Chen Dong Lan se sintió muy lleno. Se mordió el dorso de la mano y no pudo evitar retroceder, pero Yuan Yuan lo presionó con fuerza, sin permitirle escapar.

—¿Estás bien? —Preguntó Yuan Yuan. —¿Puedes aceptarme?

Chen Dong Lan asintió y tomó la iniciativa de envolver ambas piernas alrededor de su cintura, empujando hacia adelante y permitiendo que Yuan Yuan profundizara aún más.

La relación sexual real comenzó a partir de entonces. Yuan Yuan comenzó a empujar lentamente. No fue rápido, pero cada estocada fue profunda.

Chen Dong Lan no sintió ningún placer al principio, solo la satisfacción en su corazón. Pero cuando Yuan Yuan chocó contra cierto punto, dejó escapar un suave gemido y la esquina de sus ojos se enrojeció.

El placer se extendió como electricidad, subiendo hacia arriba desde su coxis.

Yuan Yuan aumentó la velocidad de sus embestidas, penetrándolo profundamente, logrando rozar ese punto casi todas las veces.

Los ojos de Chen Dong Lan se agrandaron y casi no pudo mantener las piernas cruzadas. —Espera, espera, Yuan Yuan. Espera un momento…

Los ojos de Yuan Yuan también estaban rojos. Lamió el labio inferior de Chen Dong Lan y preguntó: —¿Te sientes bien?

El miembro de Chen Dong Lan tembló y casi se corre.

Él le devolvió los besos y dijo repetidamente: —Bien, me siento muy bien…


[1]El hot pot, también conocido como el caldero mongol, el caldero chino o como la fondue china, se refiere a diversas variedades de comida china que en la gastronomía de Asia se denominan literalmente ‘comida de barco de vapor’.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *