Soledad – Capítulo 6

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Yuan Yuan se entendía muy bien a sí mismo. Era alguien muy tacaño con los sentimientos. Citando un ejemplo muy obvio: recibía cordialmente a un huésped que venía de lejos, lo recogía personalmente, hacía los arreglos del hotel y actuaba como guía, pero no le permitía quedarse en su casa.

Siempre trataba bien a las personas que lo rodean, mostrándoles el cuidado adecuado. Todos decían que era una persona reflexiva y, estando con él, siempre sentían que los cuidaba. Pero Yuan Yuan sabía que los sentimientos que daba se limitaban a eso, y eran solo superficiales.

Por otro lado, evitaría que los demás fueran demasiado amables con él.

Porque así eran los sentimientos, lo que se repartía se recogía algún día. Una persona que es extremadamente cordial con usted, seguramente esperará recibir lo mismo a cambio. Yuan Yuan entendió claramente que no lo daría, por lo que no estaba dispuesto a aceptarlo.

Podía aceptar que Chen Dong Lan cocinara, pero tampoco le dejaba lavar los platos. Dejaría que Chen Dong Lan lo ayudara a celebrar su cumpleaños, pero esto no sería más importante que cualquier otra cita. Dejó que Chen Dong Lan lo esperara hasta altas horas de la noche hasta su regreso a casa, pero no le permitió hacer nada más por él.

Podría permitir que Chen Dong Lan lo tratara como su mejor amigo, o incluso como su único amigo, pero de ninguna manera le permitiría invertir aún más.

Porque no podía corresponderle, ¿verdad?

Después de cuestionarse a sí mismo, Yuan Yuan se distanció de Chen Dong Lan.

Pensó que esto era algo a lo que estaba acostumbrado.

Él realmente lo pensó así.

Después de que el personal del hotel le dijo a Yuan Yuan que podía regresar dos horas más tarde para recoger la ropa, regresó a la habitación.

Cuando entró en la habitación, Chen Dong Lan se estaba poniendo un cárdigan.

Yuan Yuan observó durante unos segundos y luego se rió. Se acercó, apartó las manos de Chen Dong Lan y lo ayudó a abrocharse los botones. —¿Cuántos años tienes ya? ¿Cómo pudiste abotonarlo mal?

Chen Dong Lan colocó sus manos rígidamente a los costados. —Quizás no estoy muy familiarizado…

—¿Usar ropa tiene algo que ver con la familiaridad? —Una vez que lo abotonó, lo miró. —Es un poco grande.

Chen Dong Lan no era mucho más bajo que él, pero era más delgado. En Yuan Yuan, estaría bien. En él, estaba notablemente suelto.

Pero Chen Dong Lan no lo creía. Él dijo: —Está bien. Es perfecto. —Con eso, se puso un abrigo negro de plumas.

Yuan Yuan se retorció la punta de su cabello. —No tengas tanta prisa por ponerte el abrigo. Sécate el cabello con secador primero.

Con el toque de su mano, Chen Dong Lan se encogió ligeramente. Debido a la suavidad en su mano, Yuan Yuan lo miró como si estuviera mirando una especie de animal de peluche.

Chen Dong Lan parecía no estar dispuesto a quitarse el abrigo. —Mi cabello es muy corto y se secará muy rápido.

Yuan Yuan negó rotundamente. —Vas a coger un resfriado. Te ayudaré.

Chen Dong Lan lo detuvo. —Lo haré yo mismo. —Sin esperar la respuesta de Yuan Yuan, fue a sentarse junto al secador de cabello. El secador del hotel estaba pegado a la pared y la posición era perfecta para dos hombres, por lo que Yuan Yuan no insistió.

Se paró a un lado, mirando la nuca de Chen Dong Lan.

Era imposible para Chen Dong Lan no sentirlo. Sus movimientos eran rígidos y quería girar la cabeza para mirar. Pero cada vez que su cuello giraba un poco, se volvía hacia atrás. —Tú… estás aquí sin nada que hacer. ¿No estás aburrido? Xiao Zhou se torció el tobillo. ¿No vas a echar un vistazo?

Sus palabras fueron ilógicas. Yuan Yuan dijo: —Estoy aquí para cuidar de ti. Xiao Zhou está bien y tiene tres personas con ella. Tú solo me tienes a mí. Si voy a verla, ¿estarías bien?

Chen Dong Lan asintió. —Lo estaré.

—Tonterías —reprendió Yuan Yuan riendo. —Incluso te abrochaste mal los botones y no estabas dispuesto a secarte el cabello.

Con un golpe, el secador de cabello se cayó de la mano de Chen Dong Lan. Afortunadamente, había un alambre de resorte tirando de él y continuó emitiendo aire caliente, rebotando contra la pared antes de que Chen Dong Lan lo agarrara. Lo miró con nerviosismo. Al ver que el aire aún se emitía de manera constante y que no estaba dañado, exhaló un suspiro de alivio.

Yuan Yuan se rió. —Ves, y casi dañas las instalaciones públicas.

Chen Dong Lan no dijo nada y apagó el secador, devolviéndolo a su lugar. —He terminado. —Se dio la vuelta y su rostro estaba sonrojado, incluso más rojo que cuando sénior se estaba burlando de Xiao Zhou.

Yuan Yuan no pudo contener la risa. —¿En serio? —Se acercó y le tocó la cabeza. —Todavía está húmedo.

La respiración de Chen Dong Lan se hizo más pesada y retrocedió un paso. —Tú… de todos modos, he terminado.

En realidad, estaba casi medio seco y Yuan Yuan solo dijo eso porque estaba de humor para burlarse de un niño. La verdad es que no le gustaba burlarse de los niños, ya que anteriormente, cuando regresaba a casa para celebrar el Año Nuevo chino, le molestaba el ruido de la generación más joven en casa. Pensando en ello ahora, si esos niños fueran como Chen Dong Lan, probablemente jugaría con ellos todo el tiempo.

—Está bien entonces. —Finalmente decidió dejarlo ir.

♦ ♦ ♦

Chen Dong Lan y Xiao Zhou ayudaron a la policía en su investigación y el parque revisó sus videos de vigilancia. Todos los vieron juntos y vieron que la situación había sido peligrosa. Los esfuerzos de Xiao Zhou y Chen Dong Lan para aferrarse al hombre fueron muy torpes. Afortunadamente, su oponente no llevaba ningún cuchillo.

Cuando Chen Dong Lan fue empujado hacia abajo, se resistió. Pero la pendiente era demasiado pronunciada, repentina e inesperada, y él no estaba familiarizado con el terreno como el hombre. Habiendo detenido un poco el impulso descendente, pero se había caído debido a que sus pies se habían resbalado.

Yuan Yuan sabía que estaba perfectamente bien, pero su corazón aún se apretó.

La investigación no duró mucho porque la situación estaba muy clara. El autor lo había confesado todo y no era un delincuente por primera vez. Chen Dong Lan y Xiao Zhou estaban bien, y Amy sólo había recibido un susto. El resto podría tratarse en la ciudad.

El parque les dijo que cubriría todos los gastos del hotel e incluso dejaría que el restaurante se encargara de la cena. Pero, después de una pequeña discusión, nadie estaba de humor. Originalmente, habían reservado habitaciones para otra noche, pero ya no tenían la intención de quedarse.

Xiao Zhou se sintió tan culpable que lloró hasta que sus ojos se hincharon. Siguió diciendo que esto sucedió porque no cuidó a Amy adecuadamente. Sénior no pensaba de esta manera en absoluto, consolándola con tranquilidad y diciéndole que debería culparse a la falta de seguridad y la falta de conciencia del tiempo de Amy. No debería haber insistido en ir a un lugar desolado y peligroso, por lo que terminó siendo un objetivo.

En este punto, Yu Lin interrumpió: —En realidad, es porque Amy es demasiado bonita y linda.

Al principio, Amy todavía estaba inactiva y no se había recuperado, pero al escuchar un elogio tan descarado de él, enterró su rostro rojo en los brazos de su madre.

Chen Dong Lan no pudo levantar la cabeza frente a Sénior, diciendo que no debería haber caminado tan lejos. Sénior le golpeó la nuca. —No puedo agradecerte lo suficiente, y todavía estás diciendo algo como esto. ¡Estás pidiendo una paliza!

Finalmente, mientras se dirigían de regreso a la ciudad, todos habían barrido la neblina en sus corazones, hablando y riendo.

En el camino hacia aquí, Amy se había sentado en el auto de Yu Lin. Al regresar, se acercó al oído de Sénior y dijo que quería sentarse con Xiao Zhou y Chen Dong Lan. Cuando Sénior transmitió su mensaje, enmascaró su timidez con una sonrisa.

Al final, Yu Lin se deprimió al descubrir que solo había un viejo, Ou Yang en su auto.

Ou Yang lo agarró. —Vamos. Te mostraré una foto de mi novia en el auto.

El corazón de Yu Lin se hizo añicos.

En el auto de Yuan Yuan, todos cumplieron con el pedido de Amy. Sénior se sentó en el asiento del pasajero delantero y Amy se sentó detrás, entre Xiao Zhou y Chen Dong Lan.

Amy estaba muy satisfecha y siguió tarareando una canción.

Ahora, Xiao Zhou y Amy estaban muy familiarizadas entre sí. Jugaron un juego de adivinanzas que era muy sencillo. Amy se lo pasó tan bien que no podía dejar de reír, lo que hizo que Sénior y Yuan Yuan se preocuparan porque casi no podía respirar.

Sénior miró preocupada a Amy y le preguntó a Yuan Yuan: —¿Tengo que dar a luz a otro para que tenga a alguien con quien jugar?

Yuan Yuan se rió torpemente. Era inútil discutir esto con él. Debería preguntarle al extranjero caucásico con quien tuvo a Amy.

Después de que Xiao Zhou hubiera jugado con Amy durante aproximadamente una hora, estaba cansada y sus acciones disminuyeron gradualmente. Poco tiempo después, su cabeza cayó hacia un lado y se quedó dormida. Amy la sacudió, pero no pudo despertarla.

Sénior lo sintió y se dio la vuelta. —Shhh, Xiao Zhou Jiejie está demasiado cansada.

Amy copió su silencio y se sentó obedientemente.

Esto no duró mucho. Pronto, se estaba moviendo, aburrida y observando a Chen Dong Lan por el rabillo del ojo.

Pero, ella no estaba muy familiarizada con él y no se atrevió a apresurarse a “entablar una conversación”.

Desde el espejo retrovisor, Yuan Yuan vio que Amy estaba pasando por un momento difícil y estaba a punto de ayudarla. En ese momento, vio a Chen Dong Lan sacar dos monedas de su bolsillo y las sostuvo por separado en su mano izquierda y derecha, y le preguntó a Amy en voz baja: —¿Adivina de qué lado está la moneda?

Los ojos de Amy estaban brillantes y gritó en voz alta: —¡Lado derecho!

Chen Dong Lan abrió su mano izquierda. —En realidad, estaba en el lado derecho. Pero, la voz de Amy era demasiado fuerte y la moneda se escapó después de escucharla. Para la siguiente ronda, Amy tiene que adivinar suavemente, ¿de acuerdo?

Amy le creyó sinceramente y asintió. —Ok~…

Los dos continuaron jugando en silencio.

Sénior se rió y le dijo a Yuan Yuan: —No esperaba que fuera tan bueno con los niños.

Yuan Yuan también se sorprendió un poco por esto.

Todo el tiempo, Chen Dong Lan había reaccionado con frialdad hacia Amy. Sénior le había preguntado preocupada si no le gustaban los niños y estaba molesto por el ruido. Pero mirándolo ahora, probablemente no era que no le gustaran los niños. No importa si fueran adultos o niños, él escondería sus sentimientos de todos modos. Si no hubiera habido una oportunidad, no lo habrían vislumbrado.

Pero, cuando Yuan Yuan lo pensaba detenidamente, Chen Dong Lan le exponía sus sentimientos a menudo. Si le decía a Yu Lin que Chen Dong Lan estaba encantado con la televisión de pantalla grande y que las series de televisión melodramáticas lo conmovían, seguramente no lo creería.

Debería haberse concentrado en conducir, pero Yuan Yuan estaba distraído con pensamientos sobre Chen Dong Lan.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.