Soledad – Capítulo 7

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


El cielo ya estaba oscuro cuando llegaron a la ciudad, y Amy se había quedado dormida apoyada en Xiao Zhou. Chen Dong Lan, obviamente, también estaba cansado, pero se apoyó contra la ventana del auto mirando hacia afuera.

Yuan Yuan primero dejó a Sénior y Amy de regreso al hotel en el que se alojaban en la ciudad. El esposo caucásico de Sénior los estaba esperando en el estacionamiento. Sénior le había contado brevemente sobre lo que sucedió hoy por teléfono, y estaba muy preocupado.

Este caucásico era muy alto y robusto. En un día de invierno, solo llevaba una camisa delgada de manga larga. Fue un contraste cuando cargó a Amy, haciéndola lucir especialmente pequeña.

Murmuró una larga serie de palabras en un inglés con un ligero acento. Yuan Yuan estaba en el coche y no podía oír con mucha claridad. Parecía que quería invitarlos a comer la próxima vez.

Luego, fue el turno de Xiao Zhou. Hoy, había experimentado muchos altibajos, sufriendo bastante. Se torció el tobillo y se lastimó los codos cuando el hombre la arrojó al suelo. Aunque no era un problema importante, sería difícil para ella, ya que vivía sola.

La familia de Xiao Zhou le había comprado un lugar en la ciudad T en el piso dieciséis. Yuan Yuan salió del coche, queriendo acompañarla.

Xiao Zhou se tocó el cabello. —No hay necesidad de molestarte, Yuan Lao Da. Puedo apoyarme contra la pared y subir lentamente. Una vez que entre al edificio, tomaré el ascensor. No es problemático.

—Contigo caminando tan lentamente, te tomará la mitad de la noche llegar a casa. —Yuan Yuan abrió la puerta trasera del coche. —Siéntate un poco más lejos. Te llevaré a cuestas.

Xiao Zhou quería negarse, pero Yuan Yuan ya se había agachado a medias frente a ella.

De manera oportuna, Chen Dong Lan dijo: —La llevaré a cuestas.

Xiao Zhou asintió frenéticamente.

Yuan Yuan tomó la iniciativa de llevar a cuestas a Xiao Zhou porque su intención original era que Chen Dong Lan no desperdiciara su energía en esto y descansase en el coche. —No debería tomarme más de diez minutos llevar a cuestas a Xiao Zhou.

Chen Dong Lan no dijo nada y soltó la manija de la puerta del auto.

El tono de Yuan Yuan era tan firme que Xiao Zhou no se atrevió a ser tímida. Pero, estaba claro por su acción de subirse a su espalda que estaba nerviosa. Yuan Yuan no tenía prisa y esperó hasta que se acomodó correctamente, antes de sacarla del coche.

Cerrando la puerta con un revés, Yuan Yuan subió a cuestas a Xiao Zhou hasta el ascensor antes de bajarla.

Xiao Zhou se apoyó en el pasamanos del ascensor y elogió a Yuan Yuan con exageración. —Yuan Lao Da, eres más estable que Chen Dong Lan cuando me llevas a cuestas.

Yuan Yuan se rió. —¿Cómo se compara?

Xiao Zhou lo analizó cuidadosamente por él. —Sus físicos son casi iguales. Es un poco más delgado, pero no es una gran diferencia. El punto principal es que, cuando me llevaba a cuestas anteriormente, nunca miraba hacia dónde iba y casi choca con la persona que estaba enfrente unas cuantas veces. —Ella se rió. —Ahora que lo pienso, fue extraño. Claramente, estaba mirando al frente, pero ¿cómo podía caminar así? No sé a quién estaba mirando.

Yuan Yuan escuchó con interés dividido. —Quizás el paisaje era demasiado agradable.

Xiao Zhou agitó su mano. —Él no estaba mirando a un lado. Creo que te estaba mirando. ¿No estabas caminando frente a nosotros en ese momento? —Dijo bromeando.

Yuan Yuan le dio a Xiao Zhou una sonrisa indiferente, pero dentro del bolsillo de su abrigo, sus dedos se apretaron inconscientemente.

Al llegar a su piso, Yuan Yuan no volvió a llevar a Xiao Zhou a cuestas, sino que la apoyó mientras caminaba lentamente. Cuando llegó a su puerta, Xiao Zhou no la abrió de inmediato.

Al despedirse, la gente siempre parecía reunir un valor que normalmente no tendría.

—Yuan Lao Da… gracias. —Xiao Zhou inclinó la cabeza y amasó la llave en su palma. —¿Quieres entrar y sentarte, beber una taza de té o algo…?

Yuan Yuan negó con la cabeza. —No, Chen Dong Lan todavía está esperando en el auto. La próxima vez podemos comer juntos cuando haya tiempo.

—Ok. —Xiao Zhou asintió con algo de esfuerzo. —Yuan Lao Da, te preguntaré algo. No te enojes conmigo. Anteriormente, cuando Sénior te preguntó si tenías novia, dijiste que no. ¿Es eso cierto?

Yuan Yuan respondió afirmativamente: —Es cierto.

Xiao Zhou se apresuró a seguir. —¿No tienes a nadie de tu agrado, o ya tienes a alguien, pero aún no se ha desarrollado una relación romántica?

Yuan Yuan exhaló un suspiro en su corazón.

Efectivamente, un sentimiento más allá de su línea estándar era una carga para él.

Él dijo. —En este momento, no estoy considerando tener una relación.

Xiao Zhou se rió. En ese momento, su rostro mostró soledad y alivio. —Sí, Yuan Lao Da es una persona orientada a su carrera. Este asunto no es urgente. —Ella se rió y se rascó la cabeza. —Es mi forma de pensar la que es anticuada, hacer estas preguntas como una anciana. Yuan Lao Da, ve rápido y gracias por hoy.

Yuan Yuan dijo: —No hay necesidad de agradecerme. Descansa bien.

Después de ver a Xiao Zhou entrar a su casa, Yuan Yuan se dio la vuelta para irse. Cuando tomó el ascensor hasta el aparcamiento, ya habían pasado más de diez minutos. Al abrir la puerta del auto, se dio cuenta de que Chen Dong Lan se había quedado dormido mientras esperaba. Se despertó con el sonido de la puerta del coche abriéndose y se estremeció.

Es probable que la sombra dejada por el evento anterior aún no se haya disipado.

—¿Cansado? Puedes seguir durmiendo. Necesitaremos otra media hora para llegar a tu casa desde aquí. —Yuan Yuan se abrochó el cinturón de seguridad mientras lo observaba desde el espejo retrovisor. La cara de Chen Dong Lan estaba un poco roja, al igual que sus ojos, que tenían un brillo brumoso en ellos. Yuan Yuan lo vio levantar la mano para frotarse los ojos y dijo apresuradamente: —No te frotes. ¿Qué sucedió? ¿Tus ojos se sienten incómodos?

La voz de Chen Dong Lan era apagada. —Me pica un poco.

Yuan Yuan frunció los labios, luego se desabrochó el cinturón de seguridad y se apoyó contra su asiento, inclinándose hacia Chen Dong Lan.

Chen Dong Lan abrió los ojos con sorpresa. —¿Qué…?

Yuan Yuan no dijo una palabra, extendiendo una mano para cubrirle la frente.

Se sentía caliente al tacto.

Yuan Yuan frunció el ceño. —¿Cuándo empezaste a sentirte mal? Tu frente está muy caliente. ¿No sentiste nada en absoluto?

Chen Dong Lan miró con aire ausente, su tono era estricto. —Coger un resfriado… no es una enfermedad muy grave. Una vez que llegue a casa y después de tomar un medicamento, estaré bien.

Yuan Yuan se reclinó en su asiento y se abrochó el cinturón de seguridad. —Vamos al hospital.

—No es tan malo para que tenga que ir a un hospital. Estaré bien después de irme a casa y descansar una noche.

Yuan Yuan salió del estacionamiento y se dirigió directamente al hospital más cercano. Esa dirección, obviamente, no era hacia la casa de Chen Dong Lan.

—Yuan Yuan, no necesito ir al hospital…

Yuan Yuan lo ignoró y, amasando el volante, aceleró.

—No quiero molestarte. Yuan Yuan, si todavía no me siento bien después de descansar una noche, iré al hospital mañana mismo. Yuan Yuan…

Al escuchar a Chen Dong Lan rechazar sus buenas intenciones sin detenerse, Yuan Yuan se sintió irritado. Sin saber qué músculo estaba conectado incorrectamente, sintió que tenía que llevar a Chen Dong Lan al hospital hoy, incluso si eso significaba atarlo.

—Solo déjame aquí. —La espalda de Chen Dong Lan se inclinó. —Tomaré un taxi a casa.

A Yuan Yuan le dolían las sienes. Redujo la velocidad y se detuvo en una sección de estacionamiento más adelante.

—Entonces, lárgate.

Nunca antes había usado un tono tan frío con Chen Dong Lan. Desde que era joven, por lo general, había sido gentil. Era raro para él hablar así.

Chen Dong Lan estaba obviamente aturdido y, después de dos segundos, abrió la puerta y salió del auto sin decir una palabra.

Yuan Yuan le miró la espalda por el espejo retrovisor. El invierno es una temporada maravillosa. Desató un contraste, haciendo que Chen Dong Lan, muy abrigado, pareciera tan frágil como un pedazo de papel, tembloroso e inestable.

Después de un segundo, lo persiguió y tiró de él, preguntándole en voz alta: —¿Sales solo porque yo te lo dije?

¿Por qué siempre elegía el peor momento para escuchar?

Chen Dong Lan tropezó con su tirón y volvió la cabeza. Tenía los ojos enrojecidos y no sabía si era por la incomodidad del resfriado o…

La voz de Yuan Yuan se suavizó inconscientemente. —¿Qué tiene de malo visitar el hospital cuando estás enfermo?

Como en cámara lenta, Chen Dong Lan levantó la mano y se frotó los ojos. —No hay nada de malo, solo que no estamos viviendo juntos ahora. Llevas varias horas conduciendo sin descansar y enviarme a casa ya es muy problemático para ti. Ahora que tengo que ir al hospital, no sé cuánto tiempo más me llevará, y realmente no quiero.

Chen Dong Lan rara vez hablaba tanto de una vez.

Yuan Yuan se sintió culpable.

Esto fue como decir: “Fuiste tú quien me echó a un lado primero”.

Como ya lo habían dejado a un lado, ¿qué era esto?

Quería que Chen Dong Lan levantara la cabeza y mirar cuidadosamente el tipo de expresión que tenía, pero no dijo nada. Después de algunas rondas de respiración, no tuvo otra opción. —Entonces, no vayamos al hospital. Te llevaré a casa. ¿Está bien?

Chen Dong Lan no dijo una palabra.

—¿Está bien? —Yuan Yuan preguntó de nuevo.

Chen Dong Lan asintió.

Los dos regresaron al automóvil y se dirigieron directamente al lugar recién alquilado de Chen Dong Lan. Chen Dong Lan se sentó en su asiento anterior sin decir una palabra. Yuan Yuan sintió que la atmósfera no era la adecuada. Se sentía como un caramelo duro que se había derretido y, cuando abría el envoltorio, estaba pegajoso y sus implicaciones no estaban claras.

Entonces, dejó que el silencio continuara.

Esta fue la primera vez que Yuan Yuan había ido al nuevo hogar de Chen Dong Lan. El lugar era bastante remoto y en un barrio antiguo. El edificio no tenía más de seis pisos de altura, con paredes exteriores moteadas y pintura descascarada.

Yuan Yuan buscó durante mucho tiempo antes de encontrar un estacionamiento al aire libre. Había jaulas para pollos en el cinturón de vegetación al lado, y varios pollos de corral ocupaban algunos espacios de estacionamiento.

Salieron del auto y Chen Dong Lan caminó al frente, liderando el camino.

Al entrar en la escalera, no había luces. Chen Dong Lan no pensó en usar el teléfono para iluminar el camino y solo se apoyó contra la pared mientras subía las escaleras. Yuan Yuan hizo lo mismo y su mano se puso gris.

Al llegar al sexto piso, Chen Dong Lan abrió la puerta de hierro oxidado.

Cuando se encendieron las luces, la habitación de cuarenta metros cuadrados se pudo ver de un vistazo.

El sofá estaba a la derecha y, en un día de invierno, había una manta de verano encima. Yuan Yuan conocía esa manta. Hace tres años, en el verano en el que acababan de comenzar a vivir juntos, Chen Dong Lan había traído esa manta.

Dormir en el sofá en lugar de la cama que tenía, era en realidad algo que Chen Dong Lan haría.

Chen Dong Lan no pudo apoyarse nuevamente en la pared y estaba un poco indefenso. —¿Quieres algo de agua?

Yuan Yuan no respondió y entró. La cocina tenía una estufa de gas, pero no había tanque de gas debajo. Los utensilios de cocina traídos de la casa de alquiler compartida estaban ordenados en un estante al lado, pero no había señales de uso.

Yuan Yuan respiró hondo.

Incluso si tuviera una mascota y la dejara, su vida no sería tan desordenada como la de Chen Dong Lan.

Yuan Yuan dijo: —Este pésimo lugar tiene muy malas condiciones. ¿Qué molestia de amigo te lo alquiló?

Chen Dong Lan se sintió un poco avergonzado. —En realidad, no es un amigo, sino un colega. Normalmente no interactuamos.

Lo sabía.

Según los ingresos de Chen Dong Lan, no necesitaba alquilar un lugar como este. Debe haber sido debido a la urgencia, por lo que buscó a alguien al azar para ayudarlo a buscar y, finalmente, terminó en un lugar pésimo.

¿Cómo pudo suceder algo así en este mundo?

Sin él, Chen Dong Lan no comería adecuadamente ni dormiría bien. Sin él, perdería su vitalidad y motivación.

Yuan Yuan pensó un rato y luego dijo: —Pasará aproximadamente un mes antes de que mi nueva casa esté lista.

Chen Dong Lan asintió con rigidez, como si realmente no hubiera escuchado.

Yuan Yuan suspiró. —En ese momento, puedes pegarme el alquiler. No te cobraría ninguna tarifa de alquiler. Solo necesitas cocinar para mí todos los días.

Mientras hablaba, miró a Chen Dong Lan mirando tontamente y completamente perdido.

—¿Por qué estás mirando al espacio? ¿Quieres alquilarme o no?

Chen Dong Lan no había respondido.

—Si sigues callado, lo tomaré como si nunca te lo hubiera pedido.

—Quiero. Pero, ¿puedo pagar la mitad del alquiler como antes?

—Como quieras.

De hecho, antes no era la mitad. Con el ánimo de cuidar a su compañero, había pagado un poco más.

—Aunque estoy pagando el alquiler, déjame cocinar.

—Eso también depende de ti.

—Yo… voy a aprender a cocinar aún más platillos.

—Esto… —Yuan Yuan se rió. —No nos preocupemos por eso ahora, ¿de acuerdo?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.