Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 98: Las compras de Tiara y Aqua

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Aquasteed decidió mimar a Tiararose cuando la situación se había calmado después del evento. Probablemente, estaba cansada debido a las molestas acciones del rey de Sandrose durante el baile.

Sin embargo, como ella era bastante tímida, no se permitiría ser mimada demasiado.

Aquasteed creía que ese lado suyo era tierno.

Además, Tiararose no era codiciosa por bienes materiales, y no pedía regalos. Bueno, los dulces eran una excepción, pero ella podía obtenerlos por su cuenta, aunque Aquasteed no se los preparara.

—Su majestad Aquasteed, ¿sucede algo malo?

—Oh, eres tú, Elliot…

Aquasteed estaba en su oficina, intentando pensar ideas, cuando su ayudante llegó.

—No, sólo estaba pensando en formas de mimar a Tiara.

—¿A la señorita Tiararose? Bueno, ¿no la ha estado mimando desde el principio?

—Eso es…

En efecto, era verdad.

—Pasaron muchas cosas en el baile de máscaras, así que pensé que la ayudaría a relajarse.

—Ah, ya veo… En verdad fue caótico —comentó Elliot con una sonrisa amarga.

Desde entonces, Elliot había estado esforzándose en el trabajo, esperando que un día pudiera ser capaz de proponerse a Philiane apropiadamente. Aquasteed sabía eso, por lo que pensaba confiarle todas las tareas importantes que se encontrara.

Elliot hizo un gesto de estar pensando profundamente, y aplaudió de repente.

—En ese caso, ¿por qué no salen de compras juntos?

—¿Compras?

—Sí, escuché de Philiane que un comerciante vendrá a visitar a la señorita Tiararose más tarde; parece que estaba planeando ir a comprar varios vestidos, así que podrías comprarle algún accesorio de regalo.

—Compras… Hmm, eso suena bien. Haré eso.

Tiararose, usualmente, no compraba muchas cosas, así que Aquasteed concordó con que esta era una buena oportunidad, y asintió.

También pensaba que, si iba a comprarle un regalo, debía hacerlo a la perfección, algo que combinara de arriba abajo. En cierto modo, parecía que la recompensa era más para él… Por supuesto, esto no era intencional.

♦ ♦ ♦

Muchos comerciantes y chefs visitaban a Tiararose a menudo.

Tiararose y Philiane pasaban un tiempo divertido comprando, y pensando en qué gastar, mientras les mostraban los productos más nuevos y dulces.

Philiane solía decidir cuando se trataba de vestidos y accesorios, a lo que Tiararose solía preguntarle si era realmente necesario.

—A penas tiene suficiente —replicaría la sirvienta, y la conversación fluiría.

Hoy, los comerciantes fueron llevados al salón de invitados donde Tiararose esperaba, pero Philiane los detuvo antes de que pudieran entrar.

—¿Qué sucede, Philiane?

—Al parecer su majestad Aquasteed quiere hacer esta parte con usted.

—¿De verdad?

La expresión de Tiararose se iluminó al escuchar a su doncella.

Aquasteed normalmente estaba ocupado con su trabajo, así que era raro que fuera de compras con ella. Emocionada, le dio la bienvenida a su esposo.

—Lamento la intromisión repentina, Tiara.

—No, estoy muy feliz con la idea de comprar juntos, rey Aqua —dijo Tiararose con una sonrisa, y Aquasteed le regresó la sonrisa gentil.

—¿De verdad?

Philiane había preparado el salón para esto, así que ambos se sentaron uno al lado del otro en el sofá.

Los comerciantes que entrarían más tarde traerían bienes de invierno.

Philiane había terminado de preparar el té negro, y sacó una lista con lo que su maestra necesitaba. Luego llamó a los comerciantes uno por uno.

En ese momento, Aquasteed la llamó.

—Philiane, ¿qué se necesita comprar?

—Hoy será, en su mayoría, vestidos y accesorios de invierno; después de eso, discutiremos los diseños para los vestidos de primavera.

—Ya veo. Gracias.

Por supuesto, además de ellos estaban los pasteleros que trajeron sus delicias.

—Tenemos muchos vestidos de invierno, pero no hay ninguno nuevo… Eso no es bueno, ¿verdad?

Tiararose sonrió con amargura ante las palabras de Philiane. Había recibido regalos de Aquasteed antes, y tenía muchos vestidos, al punto en que podían formar una montaña.

Aun así, no era apropiado que Tiararose, la reina, usara un vestido varias veces. Como la reina de Marineforest, el público esperaba que se vistiera adecuadamente, además de ser el centro de admiración de las jóvenes damas como un ícono de la moda.

—Bien, vamos a mirar los vestidos y accesorios primero.

Después de decir esto, Philiane le dio la bienvenida al primer comerciante.

Se trataba de un hombre mayor vestido con un traje refinado. Con él había varias costureras acompañándolo.

Luego de darle una reverencia, alinearon los vestidos.

—Wow, todos son encantadores.

—El que tiene piel es bueno; luce como si te fuera a quedar bien, Tiara.

—¿En serio?

Aquasteed le señaló un vestido con pelaje esponjoso, luciendo emocionado. Pensaba que era lindo que tuviera varios estilos de diferentes colores.

A su lado, Philiane observó los diseños con un brillo serio en sus ojos agudos. Luego, le hizo una pregunta a una de las diseñadoras.

—¿Es un diseño nuevo?

—Por supuesto. Lo preparamos para que la belleza de la reina Tiararose sea la más brillante. También creo que este pelaje quedará bien con el cabello de la reina Tiararose —comentó la costurera, sonriendo.

Mientras los esposos veían cómodamente los productos, Philiane decidía cuáles necesitaba y los compraba. Además de eso, compraba todos en los que Tiararose demostrara interés.

Como se esperaba, Philiane es muy confiable.

Tiararose no podía comprar con tanta decisión, por lo que sonrió con ironía.

—Bien, compraremos los cinco vestidos y accesorios.

—Ah, espera Philiane —Aquasteed la detuvo cuando iba a terminar la compra—. También quiero ese vestido y pelaje.

—Entendido.

Había elegido un vestido de exteriores encantador de un azul claro con un moño rosa, junto con un accesorio de cabello. Además, eligió una bufanda elegante que tenía la forma de un animal.

—¿Eh, rey Aqua?

Tiararose estaba sorprendida por la compra, y se giró hacia él.

—Es un regalo de mi parte; ¿deberíamos ir a una cita mientras lo usas?

—¡Cita…! ¿Qué haré? Estoy extremadamente feliz ahora mismo.

La propuesta de Aquasteed hizo que su esposa sonriera con timidez.

—Bueno, en ese caso, tendré que coordinar con la ropa del rey Aqua… ¿Estará bien?

—Por supuesto. Estaré esperándolo impaciente.

—Sí.

Los dos se miraron y sonrieron; Tiararose se inclinó contra Aquasteed dulcemente. Él estaba feliz de haber propuesto esta idea, y sonrió.

Una vez que terminaron de comprar los vestidos, llamaron al próximo comerciante… El cual hizo que la pareja real parpadeara sorprendida.

—Eh… ¿Rey Saravia?

—Hola, gatita. Finalmente, nos vemos otra vez.

Saravia, el rey de Sandrose, entró al cuarto como un invitado.

Había competido contra Aquasteed durante el baile de máscaras, terminando empatados. Por eso habían pensado que no se encontrarían de nuevo… pero, al parecer, era un pensamiento ingenuo.

Aquasteed suspiró y corrigió su postura antes de saludarlo.

—Nunca hubiera pensado que entrarías al castillo como un comerciante. Si sucede algo, podría haberme contactado directamente, ¿sabe…?

—No, no, esta no es una visita oficial sino una de incógnito. Aprecio el sentimiento de todas maneras, su majestad Aquasteed.

—¿De verdad?

Aquasteed y Saravia sonreían, pero las chispas podían verse saltar entre ambos. Tiararose estaba preocupada sobre qué debería hacer; los dos eran líderes de sus propios reinos, así que debería intervenir para evitar que se creara un gran problema.

—Bueno, esta es mi situación. Hoy he traído una joya que pensé que le quedaría bien a la gatita. Ah, no es necesario que me hable con formalidad, rey Aquasteed.

Diciendo esto, Saravia chasqueó los dedos, y un hombre de cabello plateado, que esperaba detrás, dio un paso adelante con una joya y se la presentó a la pareja.

—Esta es una joya del desierto que se adquiere en mi reino, Sandrose. ¿Ven? El hermoso color rojo definitivamente te quedará bien, gatita.

—Sir Saravia, ¿podría dejar de llamar a mi esposa “gatita”?

—Bueno, todas las damas lindas son gatitas.

A pesar del regaño de Aquasteed, Saravia expresó que no tenía intenciones de cambiar la manera en que la llamaba.

Algo molesto por esto, Aquasteed miró la joya que había traído y suspiró. En efecto, era una gema increíblemente hermosa. Tenía el tamaño de un mármol, y su color rojo profundo era cercano al negro. Una pequeña luz brillaba en el centro de la joya, y parecía tener algo de poder mágico imbuido. Lo más probable es que fuera muy valiosa.

—Es la primera vez que veo una joya tan hermosa.

—Ah, ya veo. Probablemente, es difícil mirar algo como esto en Marineforest.

Los ojos de Tiararose brillaban, y a su lado, Aquasteed concordó.

Marineforest tenía muchas minas, pero era raro ver una joya que tuviera poder mágico en ella. Además, la gema traída por Saravia era bastante grande y rara.

—¿Verdad~? ¿No es Saravia un país maravilloso? Gatita, ¿no estás interesada en venir?

—¡No! ¡¿Por qué lo dices de esa manera?!

—Sé mi reina —sonrió Saravia. Por supuesto, fue rechazado de inmediato.

—No. Sólo existe el rey Aqua para mí.

—Eres difícil de conseguir… Bueno, esa parte de ti también es linda.

Viendo a Saravia, que le guiñó el ojo, Tiararose agarró la manga de Aquasteed y sacudió su cabeza sin decir nada más.

—Bueno, estoy preparado para ir a una batalla larga. Me retiraré por el día de hoy.

—Eh…

—¿Hmm? ¿Te sientes sola?

—¡No! ¿No es esta joya bastante rara…?

A Tiararose no le preocupaba que Saravia se fuera, sino que la gema parecía ser bastante cara. No podía aceptarla sin más. Sin embargo, tampoco era bueno rechazar el regalo del rey de Sandrose si pensaba en sus vínculos diplomáticos.

Podía lucir como si Marineforest rechazara a Sandrose.

—Bueno, no te preocupes por ello —rió Saravia al verla tan preocupada—. Es algo que traje porque quería regalártelo, gatita.

—Sí… —asintió Tiararose, y aceptó la joya roja.

Viendo esto, Aquasteed envolvió su brazo alrededor de su cintura y expresó su opinión.

—Es hermoso, ¿verdad? —Dijo, mirando a Saravia—. Gracias por el regalo a mi reina, representante del reino de Sandrose; también prepararé un regalo para el rey Saravia y sus damas. Por favor, espérelo con ansias.

—Sí, estaré esperando, rey Aquasteed.

Tiararose se sintió aliviada al escuchar la respuesta de su esposo.

Se estaba preguntando qué debería hacer después de recibir el regalo, por lo que Aquasteed respondió de su parte. Al mismo tiempo, Tiararose pensó que sería bueno enviarle algunos dulces deliciosos a las mujeres de Saravia.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *