Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 11: La incursión de Lynette

Traducido por Army

Editado por Sakuya


En uno de sus días de descanso, Fii había decidido dar un paseo por el castillo real. Su paseo, sin embargo, pronto fue interrumpido por lo que parecían ser voces que discutían en la distancia.

Para ser precisos, dichas voces provenían del pabellón trasero donde Fii solía vivir.

—¿¡Por qué no me dejas ver a la señora Fii!?

—Como dije… es porque el Rey Roy lo ordenó…

—¡¡Por qué se emitiría una orden así!!

—Tendrías que pedirle al Rey Roy que te lo diga…

De repente, reconociendo una voz familiar, Fii se escondió detrás de unos árboles, asomándose detrás de ellos. Lo que parecía ser una sirvienta con un distintivo corte de pelo bob estaba mirando fijamente a los guardias.

¿¡L-Lynette…!?

La sorpresa de ver a alguien familiar para ella, casi hizo que Fii saliera disparada de su escondite.

Lynette era la sirvienta que siempre había servido a Fii; también era su amiga. Supuestamente estaba ocupada atendiendo las necesidades de la reina Fielle y, por lo tanto, ya no tenía tiempo para Fii. Sin embargo, por razones desconocidas, dicha sirvienta ahora se encontraba de pie frente al pabellón donde se suponía que estaba Fii, y actualmente estaba enfrascada en un enfrentamiento con los guardias.

Tras una inspección más cercana, Fii se sorprendió al descubrir que era Lynette quien intimidaba unilateralmente a los guardias. De alguna manera, estaban intimidados por su presencia.

—B-Bueno… no podemos dejarte pasar…

¡Esto es malo… esto es malo…!

Fii no pudo evitar entrar en pánico, reprimiendo sus jadeos con una mano sobre su boca.

Si Lynette entraba ahora en el pabellón trasero, la fuga de Fii y la posterior desaparición, serían evidentes para todos. No estaba interesada en perder la vida del escudero que se había labrado ella misma durante los últimos meses.

¡Esto es malo… esto es tan, tan malo…!

Los guardias, aunque visiblemente incómodos, estaban admirablemente en su lugar. Después de mantener la mirada fija durante un tiempo indeterminado, Lynette suspiró, como para ceder.

—Entiendo…

¡Crisis evitada…!

Al escuchar esas palabras, tanto los guardias como Fii sintieron que un gran peso se levantaba de sus pechos. No obstante, apenas se relajaron, Lynette volvió a mirar directamente a los guardias, hablando mientras lo hacía.

—¡Entonces obtendré el permiso de Su Majestad mañana! ¡Me aseguraré de que me permita pasar!

Con eso, y un giro brusco del talón, Lynette comenzó rápidamente a volver sobre sus pasos hacia el castillo real.

A la sombra de algunos árboles cercanos, Fii se sentó, abrazándose las rodillas con desesperación.

¿¡Lynette volverá mañana!? ¿Qué hago? ¡Si se enteran de que escapé, seguro que se enfadarán mucho! ¡Tal vez incluso me expulsen de los Caballeros Reales! ¡Tengo que hacer algo!

La repentina visita de Lynette hizo que Fii se estremeciera involuntariamente mientras continuaba abrazando sus rodillas.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Fii se quedó en la cama.

—¿Estás bien? ¿Cómo está tu fiebre?

—No… me siento bien… Pero debería mejorar…

Remie estaba preguntando por su amigo con un tono de voz preocupado, ya que Fii estaba tosiendo algo violentamente. Un pequeño lavabo lleno de agua estaba junto a una pila de toallas, cuidadosamente colocadas junto a la cama de Fii.

Lo estoy fingiendo… lo siento…

Haciendo lo que pudo para hacer que su rostro pareciera rojo y actuar completamente miserable, Fii se disculpó de todo corazón con el preocupado Remie en su mente.

—Se lo haremos saber al instructor… así que descanse un poco. Supongo que será mejor que me vaya a entrenar ahora.

—Sí. Gracias, Remie.

Para Remie, que había preparado una serie de medicamentos para el resfriado y toallas para Fii a primera hora de la mañana, se disculpó internamente una vez más y se despidió con la mano mientras el escudero se dirigía a sus rutinas de entrenamiento matutinas.

Una vez que ya no pudo sentir la presencia de nadie más en el dormitorio norte, Fii salió volando de su cama.

—Tengo que darme prisa… ¡antes de que Lynette llegue al pabellón!

Las habitaciones de los escuderos estaban ubicadas en el segundo piso del dormitorio. Entonces, sacando su fiel cuerda en forma de gancho de su habitación, Fii ató el extremo en forma de gancho a su ventana. Luego se lanzó hacia afuera y hacia abajo con una respiración, sosteniendo la cuerda para ajustar su velocidad de descenso, finalmente adoptando una posición de balanceo para cancelar su impulso. Después de lo cual, Fii se esforzó por moverse bajo las sombras del follaje, para que nadie del castillo la viera.

Aunque estaba empleando métodos de movimiento secreto que había aprendido de Caín, dentro del castillo era un poco excesivo. Cain le había enseñado específicamente métodos de movimiento que no alertarían a enemigos potenciales en situaciones peligrosas, pero en el castillo real, donde los escuderos eran algo común, los movimientos encubiertos de Fii irónicamente la hacían destacar más de lo habitual.

Moviéndose a una velocidad relativamente rápida, y sin emitir ningún sonido, Fii dio la vuelta a las áreas del castillo donde no había personas antes de acercarse finalmente al pabellón.

Los guardias ya estaban frente al edificio, por lo que Fii concluyó que no podría entrar desde esa dirección. Sin embargo, los guardias desmotivados solo se molestaron en mirar al frente.

Teniendo cuidado de borrar su presencia, Fii se arrastró silenciosamente hasta la parte trasera del palacio, arrojando su cuerda enganchada hacia arriba en una de las paredes del pabellón y luego subió, superó la barrera. Aunque había hecho cierto ruido durante su ascenso, parecía que los guardias no habían notado nada en absoluto.

Supongo que realmente no les importa su trabajo, eh…

No pudo evitar sentirse disgustada por lo que vio, deteniéndose ocasionalmente durante su ascenso para mirar a los guardias.

Después de subir, utilizó los mismos medios de descenso que había usado mientras escapaba de su dormitorio, y pronto, se había infiltrado con éxito en el pabellón trasero.

Entró rápidamente en el edificio y en la habitación donde había dejado su vestido. Fii se quitó el vestido frenéticamente y se lo puso sin demasiados problemas.

Lynette apareció aproximadamente dos horas después de que Fii se hubiera cambiado, le tomó ese tiempo a Fii finalmente sentir otra presencia humana en el pabellón.

—Señora Fii, ¿estás dentro? Es Lynette.

La voz de Lynette sonó claramente en todo el edificio.

—Hola Lynette. Me alegro de que hayas venido. Ha pasado un tiempo.

Fii asomó la cabeza por la puerta de su habitación y saludó a Lynette con una expresión inocente.

—¡Señora Fii!

Al ver la cara de Fii, los ojos de Lynette se llenaron de lágrimas, y rápidamente corrió a su lado, pero entonces los ojos de la sirvienta se abrieron de par en par en aparente conmoción.

—Señora Fii… tu cabello…

—Ah, sí. El cabello largo es problemático después de todo, ¡así que lo corte! Ah, ja, ja.

El corazón de Fii comenzó a latir un poco más fuerte de lo que debería después de decirlo.

Cabello corto, señalado inmediatamente por su visitante.

Ella no cree que sea sospechoso, ¿verdad…?

Por su parte, Fii no tenía la intención de mantener sus actividades recientes en secreto para Lynette para siempre. Había pensado en explicarle su situación algún día, ya que siempre había sido amable con ella durante su tiempo en Daeman. No obstante, tenía la intención de hacer esto después de que hubiera pasado más tiempo.

Lynette probablemente plantearía algunas objeciones con respecto a que ella fuera un caballero, diciendo que era peligroso. Actualmente, la carrera de Fii estaba plagada de lo que ella pensaba que eran fracasos, y no podía afirmar de buena fe que era una escudera modelo. Con este pensamiento en mente, tenía la intención de explicar sus circunstancias sólo después de haber crecido hasta cierto punto. En cuyo caso, incluso si Lynette tuviera objeciones, los logros de Fii la convencerían.

También vale la pena señalar que se suponía que Lynette ahora estaba sirviendo a la reina Fielle, y debía haber estado ocupada. Así que Fii no quería preocupar a su amiga con pensamientos innecesarios.

Lynette frunció el ceño ligeramente y la miró fijamente durante mucho tiempo.

¿Está… sospechando de mí?

Gotas de sudor frío comenzaron a formarse en su frente.

Después de mirar la cara de Fii durante un período prolongado de tiempo, el ceño fruncido en la frente de Lynette se profundizó, después de lo cual preguntó de inmediato por las circunstancias recientes de Fii.

—¿Alguna vez has sentido que vivir aquí es restrictivo? ¿Te han estado maltratando?

—Oh, no, nada de eso. Todos los días son realmente divertidos… quiero decir, ¡vivir aquí está bien! —Adoptó una pose entusiasta, intentando convencer a su amiga.

Se había dado cuenta de que sonaría extraño, para su vida diaria en un lugar tan confinado, ser “realmente divertido” todos los días en el último minuto, cambiando su declaración mientras lo hacía.

Sin embargo, en realidad, Fii estaba muy complacida y satisfecha con su vida actual en Orstoll, aunque esa era su vida como escudera, no como princesa.

Se había encontrado con personas que la necesitaban y había llegado a gustarle todo el mundo, inclusive en el pelotón 18. Además de todo eso, Fii incluso se había hecho amiga de sus compañeros escuderos en los dormitorios y estaba viviendo su vida al máximo. Sus sesiones de entrenamiento y otras experiencias nuevas le dieron una extraña sensación de satisfacción.

Pensó que venir a Orstoll era una de las mejores cosas que le había pasado.

—¿Es eso realmente cierto…? Si hay algo con lo que no estás satisfecha, presentaré una queja formal ante su Majestad el Rey Roy…

—¡No, no! ¡Estoy bien! ¡Estoy realmente bien!

Al escuchar que Lynette tenía la intención de quejarse con el rey Roy, Fii comenzó a entrar en pánico una vez más. Después de todo, si Lynette realmente hizo tal cosa, su nueva vida como escudera, por la que había trabajado tan duro, podría desaparecer en una nube de humo.

Además, no quería poner en peligro la posición social de Lynette: finalmente se había convertido en una de las sirvientas personales de la reina Fielle, y Fii no quería que de alguna manera provocara la ira de su esposo, el rey.

—Ahh, no te preocupes, por el viejo Heath, puedo cuidarme.

—¿Heath…?

¡¡Eek!!

Usando accidentalmente su nombre falso, Fii casi salta fuera de su piel.

—Eh… Eheheh. Quiero decir. Estoy absolutamente bien. No te preocupes.

Tenía la esperanza desde el fondo de su corazón que Lynette no vería su comportamiento como sospechoso.

Lynette se inclinó para inspeccionar el rostro de Fii y no parecía convencida, tocó su rostro y la observó de cerca.

—Parece, que… has estado comiendo, como deberías…

Eso era cierto, ya que Fii tuvo una buena comida ayer, aunque fue en la cantina del dormitorio.

—Parece haber… un buen color en tus mejillas…

Eso también sería cierto ya que Fii había estado decididamente saludable desde la última vez que colapsó por sobreesfuerzo.

Lynette frunció el ceño una vez más, moviendo su mirada del rostro de Fii a su ropa.

—Hay un pliegue en la manga de tu vestido. He mencionado varias veces que no debe apresurarse al ponerse la ropa, señora Fii… —Lynette tomó la manga arrugada del vestido de Fii y se movió para arreglarlo con sus manos.

Al ver esto, Fii no pudo evitar sonreír para sí misma.

—Esto me hace recordar… Realmente te preocupabas por cosas como esta, incluso en Daeman.

Lynette, sin embargo, hizo un leve puchero al escuchar la declaración de Fii.

—Lo haces sonar como si siempre te estuviera molestando y regañando, señorita Fii.

—Jaja. Lo siento, perdón.

Sin embargo, era consciente de que Lynette siempre la había cuidado de varias maneras, incluso si en ocasiones se molestaba y regañaba.

—Estoy muy agradecida contigo, Lynette. Después de todo, nadie más se preocupaba por mí.

De vuelta en Daeman, Fii recibió el mínimo respeto en términos de los sirvientes, y ellos, por su parte, le dieron el mínimo respeto a su señora. Es decir, básicamente no le enseñaron ni una sola cosa. De hecho, Fii se dio cuenta de que quizás fue Lynette quien le enseñó todo lo que sabía, desde la forma correcta de llevar un vestido, hasta sus modales en la mesa.

—Gracias por todo.

Fii sonrió con seriedad y sinceridad, agradeciendo a la sirvienta que había hecho una gran diferencia en su vida. Lynette, no obstante, rápidamente se puso roja al recibir este elogio.

—Es… No es nada por lo que hacer tanto alboroto. Voy a hacer un té. No tardaré.

—No tienes que esforzarte demasiado si estás ocupada con otras cosas…

—¡No me estoy esforzando demasiado! —dijo Lynette.

Ella rápidamente se abrió camino al área de preparación de alimentos, tratando de ocultar su vergüenza.

Dando un suspiro de alivio por haber logrado ocultar la verdad de alguna manera, Fii se encontró esperando el té. En el pasado, le había preparado té cuando estaba con su hermana, Fielle, o cuando Lynette tenía tiempo en su agenda. Aunque era una sirvienta experta en muchos campos y, por lo tanto, servía bien a la familia real, el té de Lynette era una especialidad incluso entre sus muchas habilidades.

Después de sus preparativos, las dos se sentaron a beber té. Lynette inicialmente se había negado a sentarse frente a Fii, pero finalmente cedió después de que Fii le dijo que se sentiría sola sentada.

—Las sirvientas no pueden sentarse en la misma mesa que sus superiores, ya sabes.

Lynette se sentó a regañadientes frente a Fii. El olor nostálgico y familiar del té que Lynette preparó, pasó por la nariz de Fii, recordándole lo mucho que le había gustado en el pasado.

—¿Cómo está Fielle…?

Por una razón u otra, Fii decidió preguntar por su hermana.

—S-sí. ¡Ha mencionado que quiere venir a verla, señorita Fii!

—Ya veo… pero supongo que está ocupada, así que nunca viene después de todo.

—Sí…

Los ojos de Lynette tomaron una mirada triste ante las palabras de Fii.

Supuso que su hermana estaba ocupada después de asumir los deberes formales y nombramientos de la Reina de Orstoll. Ella pensó que era razonable suponer que Fielle estaría ocupada durante al menos un año después de convertirse en reina, y ni siquiera tendría tiempo para ella, y mucho menos para visitar a su hermana.

De hecho, Fii fue quizás la más sorprendida de cómo la sirvienta más cercana de Fielle, Lynette, se había tomado el tiempo de viajar hasta donde ella estaba. Sin embargo, por encima de todo, notó que el comportamiento de Lynette parecía cambiar, volviéndose más hosca al hablar de Fielle.

—¿Paso algo? Siempre puedes hablar conmigo. No puedo hacer mucho, pero puedo escuchar, ¿sabes?

Lynette, sin embargo, negó con la cabeza.

—No, estoy bien. Usted también, señorita Fii. Si hay algo que te moleste, no dudes en hablar conmigo.

Lynette estaba preocupada por Fii, incluso ahora.

Para Fii, ella era una gran persona y amiga. Incluso cuando estaban juntas en Daeman, Lynette a menudo se preocupaba por Fii de una forma u otra.

Esta era exactamente la razón por la que Fii no tenía intención de contarle a Lynette o Fielle sobre su situación en este momento. Ni siquiera habría dicho nada incluso si se hubiera quedado encerrada en el pabellón trasero. Después de todo, Fielle era la amante y compañera del rey Roy, y Lynette era su sirvienta y dama de honor más cercana. No quería arrastrar a su hermana ni a su amiga hablándoles de sus circunstancias. De hecho, hacerlo solo la haría sentir mal…

Fii se había convertido en escudera y estaba trabajando para mejorar varias facetas de su vida y su persona con la esperanza de convertirse algún día en un caballero modelo, y luego, cuando la situación de Fielle y Lynette se estabilizara, les diría a ambas.

Fii y Lynette tuvieron una sesión de té tranquila y agradable. No obstante, como era de esperar, Lynette estaba realmente ocupada y después de tomar el té juntas, ya estaba haciendo los preparativos para regresar.

—Originalmente había querido quedarme por mucho más tiempo que esto…

—No, está bien. No te preocupes por mí, por favor cuídate y también cuida a Fielle.

—Sí, señorita… —Lynette solo pudo asentir ante las palabras de Fii—. Vendré de nuevo cuando pueda encontrar el tiempo…

El sudor comenzó a formarse en la frente de Fii una vez más.

S-Si es posible… no deberías visitar con demasiada frecuencia…

Lynette no le desagrada. De hecho, estaba feliz de que Lynette se preocupara por su bienestar. Sin embargo, para ser absolutamente franca, la visita de Lynette planteó un problema real, ya que actualmente vivía como escudero.

—En ese caso… ¿Podrías hacer esto por mí, Lynette? La tarde del día anterior a su visita, cuelgue una bufanda en el balcón del castillo, una que sea visible desde donde estoy.

—¿Una bufanda? ¿Por qué tal cosa…?

Había esperado que Lynette encontrara extraña tal solicitud.

—Bueno, piénsalo de esta manera… Es divertido si me visitas, pero si me lo dices el día anterior, puedo pasar más tiempo anticipándome a tu visita, ¿verdad…?

—… Entiendo.

La propia Fii pensó que su solicitud era demasiado extravagante, pero Lynette simplemente aceptó con un asentimiento, sin preguntarle más.

Me alegro de que haya funcionado… Ocultar mi situación real a Lynette no fue fácil, pero lo hice…

Ahora armada con un medio de entrada al pabellón trasero, Fii pensó que de alguna manera podría hacer que las cosas funcionen si supiera cuándo aparecería Lynette. Además de eso, Lynette parecía ocupada, por lo que probablemente no la visitaría con demasiada frecuencia.

Al igual que la estrategia que había empleado hoy, Fii pensó que los futuros resfriados sin precedentes deberían ayudarla a mantener la farsa de manera adecuada.

—Bueno, señorita Fii… debo irme, pero definitivamente volveré a verte de nuevo.

—Está bien, Lynette. ¡Nos vemos!

Con una mirada de nostalgia, Lynette se dio la vuelta y saludó por última vez a Fii. Parecería que Lynette estaba, de hecho, muy ocupada, ya que rápidamente se marchó por las puertas después de decir adiós. Era obvio que Lynette había hecho mucho incluso para hacer tiempo para visitar en primer lugar.

Fii exhaló un último suspiro de alivio tras haber logrado rechazar la curiosidad de Lynette en su primera visita. Pero, también se sintió agradecida de que Lynette hubiera hecho tiempo para ella con una agenda tan ocupada.

Al salir del palacio, Lynette aceleró el paso y se dirigió hacia su ama, Fielle.

Sin embargo, su corazón estaba lleno de pensamientos sobre su señorita Fii.

Ella finge que está bien… Pero el asunto de esa bufanda… ¡Debe estar terriblemente sola…!

Aunque había sido alimentada adecuadamente, no había criados ni decoración en el pabellón trasero, y estaba polvoriento y descuidado. La habitación de Fii en sí parecía no haber sido limpiada, y los guardias realmente no parecían preocuparse por el único habitante del edificio que estaban custodiando. Lynette llegó a la conclusión de que, en todo caso, Fii había sido tratada con frialdad.

Era obvio que Fii había fingido estar bien para no preocuparla; Lynette se dio cuenta de eso.

Al menos… si esas chicas fueran enviadas al lado de la señorita Fii… podrían brindarle un nivel muy básico de apoyo…

Lynette se mordió la uña del pulgar con frustración. Imágenes de las numerosas sirvientas que se habían negado rotundamente a servir a Fii llenaron su mente. Aunque no había trabajo que hacer hoy, esas sirvientas inútiles harían cualquier cosa más que servir a Fii, incluso si eso significaba esconderse en una habitación del castillo real o en otra, fingiendo que estaban trabajando para pasar el tiempo.

Pero… No… no puedo dejar el cuidado de la señorita Fii a ese tipo de personas…

Además, las sirvientas de este país, a pesar de no saber nada sobre los antecedentes de Fii, habían visto adecuado hablar mal de ella. Si estuviera al lado de Fii, nunca habría dejado que experimentara esas cosas y, para empezar, había querido trabajar para la señorita Fii en primer lugar.

Lynette se quedó quieta y se rió de sí misma, en medio de sus propios pensamientos sobre la situación.

Pero, entonces… para la señorita Fii, probablemente no soy diferente a las otras sirvientas… Al final, no podría estar a su lado…

Lynette, después de todo, había optado por seguir a Fielle.

El rostro del rey Roy flotó en la mente de Lynette. Se habían extendido rumores por todo el reino de que al rey Roy no le gustaba mucho, y de hecho le había dado la espalda a su segunda reina. Lynette, sin embargo, entendió por qué esto era un hecho.

El Rey de Orstoll desea proteger a la Señora Fielle. Y por eso, estoy agradecida… Pero… la forma en que trata a la Señorita Fii no es algo que pueda aceptar.

El rey había entendido mal la verdadera naturaleza de Fii. Si tan solo lo hicieran reunirse una vez, lo entendería. No obstante, no intentó hacerlo, ni siquiera una vez. De hecho, la gente de Orstoll tampoco se había molestado nunca en averiguar más sobre Fii.

Lynette finalmente se encontró sacudiendo la cabeza ante sus propios pensamientos.

No… Aunque no puedo aceptar esto, estamos en deuda con Su Majestad con respecto al asunto de la señora Fielle. No podemos desear o pedir más. Al menos, no del Rey. Tengo que hacer algo al respecto, para que todos vean lo maravillosa que es la señorita Fii, sin todas estas nociones y puntos de vista preconcebidos

Pero… actualmente no tengo tiempo para moverme libremente… Sin embargo… De alguna manera, encontraré el tiempo y le mostraré a la gente de este país lo maravillosa y amable que es la señorita Fii. Si hago eso… Ya no la tratarán de esa manera tan terrible.

Con esos pensamientos ardiendo en su corazón, Lynette finalmente salió del pabellón trasero.


Diario de Sir Crow

Parece que Heath cogió un resfriado… así que fui a verlo.

El clima ni siquiera ha sido tan frío recientemente. ¿Ha estado exagerando de nuevo? Le traje algunas medicinas y hierbas para lidiar con su resfriado, pero terminó luciendo muy arrepentido.

Quiero decir, él es mi menor, no debería tener que reprimirse para aceptar cosas como esta. De todos modos, volví antes de infectarlo con alguna nueva enfermedad o algo así. Espero que mejore pronto.

Army
Bonita la iniciativa

| Índice |

2 comentarios en “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 11: La incursión de Lynette

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.