Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 10: Sir Cain

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Caín estaba en medio de una crisis de identidad.

Era un tipo especial de soldado, parte de la Unidad “Hierba”. Bajo las órdenes del Rey, fue encargado de recopilar chismes e información importante. Dependiendo de la situación, también llevaría a cabo asesinatos o trabajos sucios similares. Sin embargo, dicho esto, el rey actual no le había encomendado ninguna de esas tareas y, además, últimamente había estado constantemente preocupado.

¿Debería decirlo…? Pero… Pero entonces… Soy un Soldado de Hierba…

Escondido en las copas de los árboles, Cain observó a su objetivo, recordando una interacción anterior que tuvo con el Rey.

Se había colado en la oficina del Rey sin ser visto por nadie e informó sobre los logros de sus compañeros Soldados de Hierba. No obstante, al terminar su informe, Cain no estaba seguro de si debía informar sobre otro asunto o no.

—Su Alteza, sobre la Princesa Fie…

—¿Qué es? ¿Tiene malas intenciones después de todo?

—No, eso no es.

—Entonces no hay necesidad de informar nada.

—Entendido…

Después de recibir la información que deseaba, el maestro de Cain comenzó a mover su bolígrafo una vez más, cortando la explicación de Cain a la mitad. Roy no se dio cuenta de que el “No, eso no es” de Cain era un poco más seco de lo habitual. De hecho, no se dio cuenta de nada en absoluto. Esto se debió en parte al hecho de que Caín había recibido entrenamiento para nunca mostrar emoción. Sin embargo…

Cain tenía muchas ganas de decirlo. Estaba a punto de decirlo.

¡La Princesa Fie está trabajando muy duro en tu pelotón privado en este momento! ¡Y tú eres quien la contrató!

Pero, entonces… no pudo decirlo… Porque había recibido una orden.

—Observa a la princesa Fii. Si muestra malas intenciones, infórmame. Más que eso, nada es necesario.

Para él, “Nada es necesario” equivale a “Cómo es innecesario, no importa.”

Para empezar, el Rey Roy fue quien hizo arreglos para que la guardia cambiara siempre en el pabellón trasero de la princesa Fie.

Sus órdenes a los guardias fueron: “No dejes que la Princesa Fie salga del pabellón trasero por la entrada”, “No importa quién venga a tocar, no los dejes entrar” y “Si tiene algún deseo, concédelo en la forma más básica posible“.

Siempre que los guardias no obtuvieran de repente una ética de trabajo increíblemente buena, cualquier intruso seguramente podría ingresar al edificio, especialmente una vez que los guardias se hubieran ido. Esa fue la configuración en la que el rey Roy había pensado.

Por otro lado, al propio Cain se le dijo específicamente que “vigile los movimientos de la princesa Fie en este entorno, y si muestra malas intenciones, infórmelo. Aparte de eso, no es necesario nada“.

Si realmente tuviera malas intenciones, las personas relacionadas con ese incidente específico seguramente aparecerían una vez que los guardias dejaran sus puestos.

Después de unos días de supervisar a la Princesa Fie, solo había sucedido una cosa notable.

El cocinero había salido del pabellón trasero. Pensando que era un agente de contacto externo, él y los otros soldados de Grass lo habían seguido. Sin embargo, el cocinero simplemente salió del castillo por sus puertas principales, sin regresar nunca al pabellón. En su lugar, aparentemente había encontrado un trabajo como conserje en una posada en ruinas en algún rincón de la capital.

El mismo día, la princesa Fie, que había salido a dar un paseo nocturno fuera de las paredes del pabellón, fue debidamente monitoreada para detectar posibles actividades ilícitas. No obstante, todo lo que hizo fue pasear tranquilamente, eventualmente pisar un trozo de papel, después de lo cual lo sostuvo contra la luz de la luna y luego dio una vuelta de alegría, antes de volver corriendo hasta el pabellón.

No importa cómo se mire, esos no eran los movimientos de una persona sospechosa, aunque eran sospechosos de otra manera.

Solo para asegurarse de que el papel no fuera un medio de contacto externo, Cain había revisado el papel desechado, pero era simplemente un anuncio de la prueba del escudero.

Al día siguiente, comenzó la experiencia de supervivencia extrema de la princesa Fie. Teniendo cuidado de no alertar a los guardias, la Princesa comenzó a escabullirse.

En ese pabellón trasero donde conseguir comida era imposible de otra manera, comenzó a racionar los ingredientes que el cocinero había dejado atrás, y no tenía nada más que una porción de eso para las comidas.

Al ver esto, gotas de sudor se formaron en la frente de Caín.

¿Por qué llegó a esto…? ¿Qué está pasando? ¿Debo informar esto a Su Majestad? No, pero él específicamente dijo que sólo le informara si ella se había involucrado en actividades ilegales… Tal vez podría darle algo de comida… No, no puedo. Después de todo, todo lo que Su Majestad me ordenó hacer, fue espiarla. Para proteger su bienestar… ¡Esa es la responsabilidad de los guardias!

Con esa expectativa en su mente, Cain lanzó una mirada a los guardias, pero parecían no haber notado nada extraño. Ni siquiera cuestionaron la ausencia del cocinero que una vez se había aventurado a salir de forma regular a comprar comida.

Cain recordó de repente el criterio que el rey Roy había establecido para la selección de estos guardias. Se suponía específicamente que eran hombres de carácter pobre, que no cuestionarían los huecos sin llenar en los turnos. Personas con una ética laboral marcadamente pobre.

Los hombres que eligió su Majestad encajaban perfectamente. Nunca cuestionaron nada y se contentaron con dejar sus puestos incluso si nadie los reemplazaba; para ellos, estaban disfrutando de una tarea increíblemente fácil y relajada.

Si… alguna vez llega el momento… Pero esa tiene que ser la última medida absoluta…

Caín había pasado de contrabando algunos alimentos ricos en nutrientes en su persona por si acaso. Sin embargo, usarlos iría en contra de sus órdenes de sólo realizar vigilancia en su objetivo.

Está bien… Sólo sostener la comida es seguro. ¡Todavía no equivale a ir en contra de las órdenes…!

Caín repitió esas palabras una y otra vez en su corazón.

Y así, la experiencia de supervivencia de la princesa Fie continuó. De hecho, había estado practicando golpes de espada fuera de la vista de los guardias, una y otra vez.

¡Hacer ejercicio mientras no tienes nada en el estómago es malo para ti…! ¡No ganarás ningún músculo de esa manera…!

El estómago de Cain había comenzado a doler con solo mirarla.

Eventualmente, los ingredientes restantes en el pabellón se agotaron… Sin embargo, la Princesa Fie continuó sus sesiones de práctica, mientras soportaba el hambre en su estómago. Además, parecía estar cuidando de conservar su fuerza.

¿Qué… qué debo hacer…?

Las órdenes de su maestro y la condición del rápido deterioro de la princesa Fie hicieron girar su cabeza en círculos. Si pudiera colocar esta comida rica en nutrientes de contrabando donde ella lo notara… No, simplemente podría comprar algo de comida y dejarla ahí. Si hacía eso, ella se salvaría.

Pero, al hacerlo, habría fallado como miembro de Hierba. La Unidad de Hierba contenía solo tipos especializados de soldados. A pesar de que provenían de familias campesinas comunes y eran sólo soldados, entraron en contacto con secretos sensibles del reino y reportaron directamente a la cima. Él era, en más de un sentido, el más cercano al lado del Rey, e incluso estaba al tanto de dominios y asuntos más privados. Si estos secretos sensibles se filtraran alguna vez, la reputación del reino podría dañarse sin remedio.

Eso lo sabía muy bien.

De esta manera, eran diferentes a los oficiales reales regulares, que llevaban el corazón en la manga. Un funcionario judicial normal ofrecería asesoramiento si el Rey alguna vez cometiera errores y sugeriría posibles soluciones y enmiendas.

Sin embargo, a los Soldados de Hierba no se les podía permitir tales caminos. Así como el acto de dar un consejo puede generar disensión, la disensión genera rebelión. Esta no es una ocurrencia infrecuente en las historias de varios reinos.

Vale la pena señalar que, si un Soldado de Hierba de repente decidiera volverse contra el reino, sería completamente posible que asesinaran al rey en funciones, dadas las amplias oportunidades que se les presentaban en su línea de trabajo.

Esta fue la razón por la que los de Hierba fueron educados para ser tan leales a su maestro como humanamente posible. Las acciones motivadas por razones personales deben, a su vez, mantenerse dentro de los límites razonables de cualquier comando dado.

Si bien era trabajo del funcionario lidiar con la locura potencial de su rey, incluso si eso significaba recurrir a medios más contundentes, Hierba era lo contrario debían obedecer las órdenes exactas de su amo, sin importar cuán tontos o extraños puedan parecer.

Soy hierba… soy hierba… soy hierba…

Cain repitió esas palabras en su cabeza al menos varios cientos de veces.

Al final, no pudo hacer nada hasta que la Princesa Fie dejó el pabellón trasero para siempre.

Luego la vio tomar la prueba de escudero, la vio luchar durante la pelea y pasarla, antes de finalmente disfrutar de su vida como escudera. Por supuesto, uno de los que la contrató fue el propio rey Roy, aunque aparentemente no había notado nada en todo el tiempo.

Para empezar, todo este asunto se debe a uno de los malos hábitos de su Majestad. Para ser específico, tenía la costumbre de tomar el asunto en sus propias manos cada vez que despertaban su interés o cuando pensaba que algo era particularmente importante.

Con ese fin, siempre estaba buscando lugares donde poder reducir el tiempo de su apretada agenda. La mayoría de las veces, el tiempo se desvió de eventos importantes hasta el último minuto.

Para los casos en los que era absolutamente necesario realizar una determinada tarea, pero por lo demás se consideraba de baja prioridad, el Rey elaboraba una especie de plan de una orden que resuelve todo, y luego utiliza a los miembros del personal adecuados para ejecutar el escenario. Particularmente, en casos como el de la princesa Fie. En tales casos, incluso los informes debían mantenerse en un mínimo absoluto.

El personal elegido para estos planes suele ser el que mejor se adapta a la tarea en cuestión. Entonces, si la operación se realizaba según lo requerido, el resultado general sería satisfactorio, además de quitarle una tarea al Rey. No obstante, para este caso específico, el resultado fue sin duda un fracaso.

La razón de eso era simple: Su Majestad aparentemente había malinterpretado y entendido completamente mal el personaje de la Princesa Fie.

Caín entendió esto ahora.

Si la Princesa Fie hubiera sido una princesa malcriada común, se habría quejado de inmediato a los guardias, y al menos habría podido mantener un nivel de vida básico, aunque estos habrían sido los estándares establecidos por el Rey Roy, no por la princesa en cuestión.

Incluso una princesa más corriente habría alcanzado su límite en unos pocos días, y al menos enviaría un mensaje o dos.

Sin embargo, la Princesa Fie fue lo contrario de todas las expectativas. Nunca presentó una sola queja, aceptó todo lo que se le dio y buscó resolver los problemas con su propia capacidad.

La información recopilada de su vigilancia, incluso después de haber sido despojada de su opinión personal, presentó a la Princesa Fie como una persona generalmente trabajadora y sana de buen carácter.

Además, fue una persona que tomó medidas. Al final, la Princesa Fie escapó del pabellón trasero, tomando la prueba de escudero con el objetivo de mejorar su vida. Luego lo pasó magníficamente y se aseguró un lugar para ella en el dormitorio norte.

De todas las personas involucradas, el único que tenía conocimiento del terrible fracaso de este plan era el mismo Caín, quien lamentablemente también era miembro de Hierba.

Hierba sabía a ciencia cierta que no eran precisamente soldados flexibles. Si se daba una orden incorrecta, los soldados entregarían obedientemente un resultado incorrecto.

Con respecto a este espectacular fracaso, la princesa Fie se quedó sola mientras pasaba sus días entrenando como escudero. A pesar de sus fracasos, Cain había decidido vigilar su progreso mientras se embarcaba en un viaje de crecimiento personal como caballero.

Desde el principio, y más ahora, había ciertas cosas que Caín anhelaba discutir. En particular, realmente quería hablar con su Majestad sobre el resultado de este problema en particular, fracasos y todo.

¡La única parte, de toda esta situación, que se ha ejecutado correctamente, es la vigilancia! ¿Qué vas a hacer con su vida y su bienestar? ¿Qué pasa con cosas como la moda o socializar? ¿No son estas cosas que ella necesita en su vida? Ella es una chica, ¿verdad?

Aunque para ser justos, Cain solo había notado las fallas y los problemas generales con este plan en particular después de participar en una vigilancia prolongada; como tal, no estaba realmente en posición de culpar a los demás.

Era un hecho conocido que el gran defecto del rey Roy era cómo trataba a las mujeres. Este era un hecho conocido entre la Unidad Hierba, los funcionarios y cualquiera que le sirviera. Caín, por supuesto, también estaba consciente de esto.

De hecho, Su Majestad básicamente se había negado a aceptar cualquier actualización de los guardias con respecto a este tema; así de desinteresado estaba en el asunto de la Princesa Fie

La razón de esto era simple: el Rey Roy había deducido varios hechos basándose en sus suposiciones iniciales sobre el asunto: si la Princesa Fie era realmente culpable de algo, o tenía la intención de participar en actividades ilícitas, la vigilancia eventualmente lo revelaría. Y luego, la información extraída de sus contactos seguramente los llevaría a la siguiente parte del rompecabezas.

Ahora sentado en su escritorio y trabajando en algunos documentos sobre las actuales medidas contra las inundaciones que se están tomando en las riberas del sur de los ríos, era razonable suponer que ni una sola letra del nombre de la princesa Fie permanecía en la mente de Su Majestad.

Su Majestad también parecía felizmente ajeno a las miradas dramáticamente más frías de Nena, que en ese momento era la única mujer miembro de la Unidad Hierba. Había sustituido a los guardias varias veces en esta misión de vigilancia.

Cuando Cain se dio cuenta de que el único que podía hacer algo sobre la situación actual, era él y solo él, decidió intentar decir algo.

Es un asunto simple… “La Princesa Fie está actualmente empleada como escudero en su pelotón personal”. Todo lo que tengo que hacer es decir que…

Inmediatamente después de que Cain separó los labios para hablar con su Majestad, que todavía estaba redactando un documento sobre el control de inundaciones, varios pensamientos llenaron su mente. Para ser precisos, eran pensamientos como “Infórmame si tiene alguna mala intención”, “No es necesario nada más”, “Es el deber de Hierba cumplir las órdenes exactas de su amo lo mejor que pueda con sus habilidades”,“Dar consejos al rey es un trabajo para los funcionarios” y “Es nuestro trabajo, Hierbas, ser las manos y los pies de Su Majestad”. Esas palabras y más, inundaron la mente de Caín.

Por qué… Por qué no puedo decir algo tan simple… Por qué…

Ese día, Caín se cuestionó a sí mismo.

¿¡Por qué soy miembro de las Hierbas!? ¿Quién soy yo?

Caín había llegado a una etapa de duda de sí mismo, que finalmente culminó en una crisis de identidad.

Army
Pobreeeee, y yo aquí sin saber cuál pijama usar para dormir.

Pero, por supuesto, Cain era un soldado hierba, al igual que sus padres antes que él. Lo habían criado para que fuera uno de los suyos. Pero, esto no se trataba de eso.

El rey Roy continuó manipulando su pluma contra los documentos que tenía ante él, ajeno a la angustia de Cain. Parecía que su Majestad había elaborado un plan para abordar el problema del control de inundaciones para este año.

Si tan solo le hubieras dado a la Princesa Fie incluso el 1% del cuidado que le das a los asuntos públicos…

Al final, la doctrina de Hierba ganó una vez más, y pasó otro día sin que Cain informara sobre la verdadera identidad de la princesa Fie al rey Roy.

Soy Hierba… Simplemente existo para seguir y ejecutar órdenes. Soy Hierba… soy hierba…

Repitiéndose esa frase para sí mismo en su corazón cientos de veces, Caín salió de las cámaras del Rey sin ser visto por nadie.

La lucha interna de Caín sólo se intensificó después de eso. Por un lado, no era demasiado tarde para decírselo al Rey; por otro, no deseaba pensar demasiado en el asunto.

Esta fue la cadena de eventos que había ocurrido la noche anterior.

Hoy, Cain estaba una vez más encaramado en un árbol, continuando su vigilancia de la Princesa Fie. Hasta ahora, había estado hablando felizmente con el rey Roy.

¡No, no! ¡No debo distraerme!

Cain se dio cuenta del hecho de que se había perdido en sus pensamientos y momentáneamente había dejado de vigilar a su objetivo. Presa del pánico, rápidamente regresó su mirada a la posición donde los había visto por última vez, pero ni la Princesa ni el Rey fueron encontrados.

Hm, ya se han ido. Debo buscar a la Princesa Fie…

Fue un fracaso considerable para un Soldado Hierba. De hecho, Cain estaba empezando a preguntarse si estaba hecho para seguir siendo miembro de Hierba.

A pesar de sus recelos, Cain estaba a punto de continuar lealmente su misión de vigilancia, solo para darse cuenta de que alguien había comenzado a trepar al árbol donde estaba encaramado. Para empeorar las cosas, ya estaba bastante cerca de su posición.

Un momento después de que Cain notó la presencia, el rostro de una niña apareció de repente detrás de unas ramas.

Era una cara linda y femenina, enmarcada con un corte de pelo corto y juvenil. En otras palabras, era el rostro de la princesa Fie.

Al ver a Cain escondido entre las ramas, la princesa esbozó una sonrisa familiar y amistosa, saludándolo de todo corazón.

—¿¡Es usted Sir Cain, por casualidad!? ¡Soy Heath! ¡Hola!

¡Me he puesto en contacto con el objetivo de la vigilancia! ¿Qué hago?

¡¡¡Majestad!!!

Caín gritó en su corazón.

[Sakuya: Enserio que es mi personaje favorito XD]

—El Capitán Yore me habló de su escondite, así que busqué por todas partes, ¡hasta que finalmente lo encontré aquí!

¡Además de eso, también le dijo al objetivo de vigilancia todos mis puntos de observación!

[Army: “Yo la verdad pienso que está muy guapo y me recuerda a una persona en particular”]

[Army: “Les presento a Jamil Viper del juego Twisted Wonderland”]

[Army: “¡Guapooooooo! (👍≖‿‿≖)👍 👍(≖‿‿≖👍)”]

—¡El Capitán dijo que podría enseñarme algunos movimientos, Sir Cain! Es por eso que vine a buscarte.

Aparentemente, la situación era tal como la había descrito la princesa Fie. Aunque era un garabato, Fie llevaba un decreto oficial con el nombre de Yore. Para un miembro de Hierba, eso era tan bueno como una orden directa del propio rey Roy.

Los dos finalmente bajaron del árbol después de que Caín le informará a la princesa que era peligroso permanecer en una posición elevada durante largos períodos de tiempo.

—¡Eso es genial! ¡Nunca me habría dado cuenta de que alguien se escondía en un lugar así! ¿Qué estabas haciendo?

Te estuve mirando todo este tiempo…

Sin embargo, Cain no podría decirle eso a la princesa Fie. Confundiendo el silencio de Cain con algo completamente diferente, Fie llegó a una especie de conclusión por su cuenta.

—Ah, lo siento. ¡Debe ser una tarea secreta!

Por alguna razón, sus ojos brillaron al pronunciar esas palabras.

—Sí…

En realidad, era un secreto, pero solo para la Princesa Fie. De hecho, probablemente no fue una tarea tan impresionante como ella podría creer.

—Entonces, ¿qué me vas a enseñar hoy?

La princesa Fie se había puesto rápidamente en un estado de ánimo de aprendizaje: el brillo de expectativa en sus ojos era evidente para todos.

Pero… ¿Esto realmente está bien…?

Caín repasó una vez más las órdenes que su maestro le había dado en la mente.

“Observa a la princesa Fie”, “Infórmame si muestra alguna mala intención” y “Enséñale a Heath (Princesa Fie) tus técnicas“.

No parecía haber ninguna contradicción significativa.

Si Cain no informaba nada a su Majestad, fácilmente podría enseñarle a la Princesa Fie las técnicas relevantes mientras la vigilaba en nombre de la vigilancia. Este era el escenario que aparentemente se estaba desarrollando ante él.

No hubo contradicciones. Ninguna en absoluto.

No importa cómo lo gires, ¡esta es una situación desordenada! ¡Desde un ángulo de sentido común es definitivamente extraño!

Cain quería sostener su cabeza entre sus manos. De hecho, ya tenía la cabeza entre las manos.

Caín golpeó el suelo con una mano y se sujetó la cabeza con la otra. Para proteger lo que significaba ser miembro de Hierba y permanecer leal a sus órdenes, los pensamientos contrastantes empujaron a Cain aún más profundamente en un laberinto de disonancia cognitiva.

—¿Sir Cain? ¿¡Sir Cain !? ¿¡Estás bien!? —La princesa Fie preguntó por él, con preocupación evidente en su voz.

Y, entonces, Caín tomó una decisión, poniéndose de pie en el proceso.

—No, estoy bien. Pido disculpas por preocuparte.

Soy Hierba… Las órdenes deben ser ejecutadas lealmente…

Aunque eso era lo que pensaba, todo lo que quedaba dentro del corazón de Caín ahora era su sentido de desesperación.

—¿Es eso así? Me alegro… Eres mi última esperanza, Sir Cain. Entonces… ¿qué me vas a enseñar?

Al escuchar eso, Cain se sintió atormentado por la preocupación una vez más.

Aunque podría enseñarle algunas técnicas, ¿no es peligroso? Estamos hablando de una princesa; de hecho, ¡es más o menos la segunda reina de este reino! Los movimientos peligrosos están fuera de discusión, entonces… sin técnicas de ataque. Los movimientos evasivos también tienen el riesgo de lesiones…

—¿Qué tal esto? Prepárate…

—Prefiero hacer algo más llamativo.

La sugerencia de Caín de una técnica relativamente más inofensiva y simple, fue interrumpida por la respuesta de la princesa Fie, esta última ahora inflando las mejillas y enfurruñada.

Oh… ella es… ¿inesperadamente malcriada?

Cain no pudo evitar sentir que, la princesa que tenía ante él, era algo diferente a la impresión que había tenido durante la vigilancia.

—¿Qué tal una técnica defensiva para liberarse del agarre de tu oponente?

—Ya lo aprendí en el entrenamiento básico de escuderos.

Después de eso, cada una de las técnicas seleccionadas de Cain fueron rechazadas una por una por su Alteza.

—Quiero algo más llamativo. Si no es algo de lo que pueda presumir a todos, no tiene sentido. ¡Creo en ti, Sir Cain!

Aunque era la primera vez que lo conocía, la princesa Fie pronunció su declaración con la máxima seguridad.

En este punto, estaba desesperada. Después de todo, Cain era su último bastión de esperanza para aprender un movimiento final.

A los ojos de Fie, Cain irradiaba una especie de aura que sugería que era capaz de todo tipo de hazañas sobrehumanas.

Esto es preocupante… ya no puedo garantizar su seguridad con estas técnicas restantes… No hay otra opción, tal vez, excepto una técnica evasiva de algún tipo…

Al final, Cain llegó a un compromiso consigo mismo, llevando a la princesa Fie a un patio en las regiones traseras del castillo. Como miembro de Hierba, generalmente no se suponía que estuviera en lugares donde otras personas pudieran verlo.

—¡Es como una especie de entrenamiento secreto! —Dijo Fie, mirando a Cain con ojos llenos de emoción y anticipación.

El lugar al que se habían mudado aparentemente albergaba una especie de muro que era más bajo que los muros internos del castillo.

Caín recuperó una cuerda con un implemento en forma de gancho en un extremo de algún lugar de su persona.

Sosteniendo el extremo en forma de gancho en su mano derecha, Caín lo arrojó con fuerza contra la pared, después de lo cual el gancho se enganchó en un borde y se estabilizó. Cain trepó por la cuerda sin hacer ruido, alcanzando la parte superior de la pared en unos segundos.

¿C-cómo tomará ella esta sugerencia…?

Los ojos de la princesa Fie, sin embargo, tenían un brillo inconfundible en ellos cuando vio a Caín escalar la pared.

—¡E-eso es increíble…!

Parecía que de alguna manera había cumplido sus expectativas. Con un suspiro de alivio, Cain descendió la pared mientras la princesa observaba.

Después de la exhibición de Cain, llegó el momento de que Fie practicara la maniobra ella misma.

—¡Hah! ¿Eh…? ¡Hng…!

No importa cuántas veces lanzó el anzuelo, no llegó ni cerca de llegar a la parte superior de la pared.

—Esto es difícil…

En realidad, esto era precisamente lo que buscaba Caín. Aunque hubo varias dificultades para esta técnica en particular, la parte más difícil fue lograr que el gancho se enganchara en una parte de la pared con éxito.

Aunque en general era una técnica relativamente peligrosa, siempre que uno no escalara a un lugar demasiado alto, era seguro hasta cierto punto.

Después de luchar durante unos 20 minutos con la cuerda, Fie finalmente le devolvió el objeto a Cain.

Uf…

Caín estaba seguro de que la princesa se había rendido. Lanzó otro suspiro de alivio: con esto, su tarea finalmente terminó. Al menos así lo pensó, por un momento.

—Por favor, tírelo, sir Cain. Yo también quiero practicar la escalada. Puedo practicar tirándolo más tarde.

Ya veo… Una evaluación justa… Pero, espera. ¿Por qué no preví esto…?

Cain colocó una mano contra su frente, pensándolo fundamentalmente, no había nada de malo en la sugerencia de la princesa Fie.

Así que arrojó el gancho sobre la parte superior de la pared interior, esforzándose por asegurarse de que el gancho estuviera más seguro de lo habitual.

La princesa, por su parte, rápidamente agarró la cuerda y comenzó su práctica de escalada. Cain la siguió nerviosamente, preparándose para atraparla si se caía.

En su primera subida, el cuerpo de Fie se balanceó violentamente de lado a lado, casi provocando que el corazón de Cain se detuviera. Sin embargo, rápidamente se recuperó y comenzó a trepar directamente por la pared.

Qué cosa tan increíble está haciendo…

Normalmente, esta técnica no era exactamente del tipo que se podía lograr en un solo intento. Varios factores, como el equilibrio al escalar, la dificultad de soportar el peso con una cuerda y el miedo a las alturas, eran factores comunes en los casos de falla.

Pero, aunque la Princesa Fie se balanceó aquí y allá varias veces durante su ascenso, llegó a salvo hasta la cima. Además, se volvió cada vez más estable a medida que continuaba escalando. Su peso corporal ligero, movilidad y, sobre todo, un corazón intrépido, fueron factores centrales en su éxito.

Cain pensó que algunas partes de su técnica aún podían mejorar, pero por lo que veía, Fie había logrado escalar la pared bajo su tutela…

Ella es un gran material para un miembro potencial de Hierba… No, ¿qué digo?¿Qué estoy pensando? Esta persona es la segunda reina de este reino…

Cain rápidamente descartó los pensamientos que pasaban por su mente.

Fue el primer intento de Fie de escalar una pared, y llegó hasta la cima.

—¡Lo hice, Sir Cain!

De pie en la parte superior de la pared, Fie saludó a Cain con energía, quizás con demasiada energía. En medio de su feliz saludo, la princesa había olvidado que estaba encima de una pared y su cuerpo comenzó a balancearse precariamente.

—¡Woah! ¿E-eh?

Ante los ojos de Caín, el cuerpo de la princesa cayó desde lo alto de la pared.

¿¡Princesa!? ¡¡Waaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh!!

Corriendo instintivamente hacia adelante, Cain la tomó en sus brazos. Luego procedió de inmediato a reprenderla, con un tono de voz tan fuerte y severo como era permisible para un miembro de Hierba.

—¡No puedes bajar la guardia sólo porque lo has logrado! ¡No pierdas la concentración hasta que te bajes de la pared!

—Lo siento.

Quizás porque la princesa Fie también sabía que ella tenía la culpa, actualmente estaba acurrucada como un gato y simplemente asintió con la cabeza ante la conferencia de Cain.

—Entonces… intentaré no estropearlo esta vez. Oh, por favor enséñame a bajar.

Aunque casi había muerto, no mostró miedo e inmediatamente comenzó a practicar movimientos una vez más.

Finalmente, Fie logró aprender a escalar y descender de una pared durante el día.

—¡Gracias por enseñarme una técnica tan increíble, Sir Cain!

Habiendo terminado su sesión de entrenamiento, se escribió una expresión de contenido sobre el rostro de Fie.

Sin embargo, ahora se mordía el pulgar y miraba con envidia la región del pecho de Caín; para ser precisos, estaba mirando el implemento de cuerda en forma de gancho que se guardaba en esa región del traje de Caín.

No me digas… ¿ella quiere esto? No, no puedo. Solo tengo uno de estos. Es una herramienta necesaria para cualquier Soldado Hierba… No puedo simplemente dárselo…

—Hmm… —Cain estaba sumido en sus pensamientos—. Por favor envíe una solicitud a Garuge… Estoy seguro de que puede hacer una para usted

—¡Sí! —La princesa Fie asintió con alegría ante las palabras de Cain.

Unos días después, Fie se paró frente a Slad y compañía, luciendo muy orgullosa de sí misma.

—¡Yo también, finalmente he aprendido a un movimiento final!

Habiendo practicado el método apropiado de lanzar y enganchar durante los últimos días, finalmente había dominado la técnica.

Primero, se lo mostraría a Slad, Gees y Remie. En cuanto a Gormus, se había vuelto apenas perceptible al escuchar las palabras “movimiento final”. Fie tomó la decisión de localizarlo y mostrárselo después de su exhibición inicial.

Entonces, sus tres amigos tuvieron el privilegio de verlo primero.

—¿Eh, en serio? ¿Qué tipo de movimiento es?

—Sin embargo, a todo el mundo se le acabaron las ideas… Realmente ya no lo están haciendo.

—Bueno, estoy deseando verlo.

Slad parecía estar genuinamente interesado, mientras Gees observaba con atención. Remie simplemente se paró frente a Fie con sus dos amigos, con una sonrisa en su rostro.

Pero, cuando Fie sacó su cuerda en forma de gancho, sus tres amigos hicieron una expresión un tanto incrédula.

—Heath, tú…

—Eso es un poco…

—Eso va en contra de las regulaciones, ya sabes…

Los tres escuderos miraron a su amigo con una mezcla de lástima y confusión.

—¿Eh?

Fie simplemente se quedó ahí, parpadeando, sin comprender realmente la situación.

Aparentemente, recientemente había surgido un conjunto de reglas entre el boom de rematadores del escudero.

Las regulaciones fueron las siguientes:

  • -Un movimiento de espada gana 1.5 veces más puntos (porque las espadas son el arma más caballeresca). Un movimiento de lanza o arco puntuará normalmente; sin embargo, todos los demás tipos de movimientos estaban prohibidos.
  • -El tiempo necesario para realizar dicho movimiento no debe exceder los 10 segundos.
  • -Si uno se mueve por más de dos metros desde el inicio de la actuación, es descalificado.
  • -El número máximo de espadas que se pueden usar es tres.

Los escuderos habían elaborado colectivamente este conjunto de normas después de que el boom de los remates hubiera provocado una expresión incontrolada de variaciones de movimiento en todo tipo de direcciones.

Sin embargo, Fie, que había pasado los últimos días practicando cómo lanzar su anzuelo, no lo sabía.

Mientras Remie le explicaba las reglas, su rostro lentamente comenzó a ponerse blanco. Al final, el supuesto finalizador que Caín le había enseñado no tenía ninguna utilidad.

—Bueno… intenta más duro la próxima vez, ¿supongo?

—¿¡Eeeeeehhhhhhhhhhhhhhhh!?

Eso fue todo lo que Remie pudo decir para consolar a su amigo mientras el lamento de tristeza resonaba por todo el campo de entrenamiento.


Diario de Sir Crow

Ugh… Eso duele. Todavía me duele el ######

Ese Heath, realmente lo hizo, ¿no? ¿Cuándo aprendió algo así…?

Y pensar que también le mostré uno de mis movimientos asesinos, ¿sabes? ¿Qué tiene de malo eso? Quiero decir, es una técnica que realmente hace que las chicas se enamoren de ti… La mayor parte del tiempo.

¿No le interesan las mujeres porque todavía es muy joven? Bueno… no es eso. Cuando tenía su altura, ¡ya estaba recogiendo chicas! (Sin mencionar que yo ya era conocido como un playboy a su edad).

Hmph. Ese Heath. Todavía es un niño.

Un día crecerá y se interesará por las mujeres, entonces tal vez vea lo genial que soy. Se quedará asombrado de lo popular que soy entre las mujeres.

¡Cómo cuando mira a Roy!

| Índice |

4 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 10: Sir Cain

  1. Roxzy says:

    Gracias por el capítulo!!!!!
    Estuvo genial con todo y el drama interno de Caín, pobre princesa no puede unirse a los demás escuderos por mucho que lo intente y Crow simplemente no da una con su [email protected] Heath.

    • Army says:

      Contradicciones que no lo dejan dormir al pobre Cain 😆
      Ventajas y desventajas de ser una escudero
      No te preocupes disfrutará su estancia 🥰

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *