Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 9: El movimiento final y el último miembro

Traducido por Army

Editado por Sakuya


El entrenamiento había terminado, al igual que los eventos programados para el día. Fue una de esas tardes.

Sentada en un montículo de tierra ligeramente elevado en el campo de entrenamiento, estaba Fii. Ella, a su vez, estaba mirando a los escuderos en el campo de entrenamiento. Actualmente estaban reunidos alrededor, aparentemente para demostrarse algo los unos a los otros.

Con grandes y elaborados movimientos, las espadas de madera se balanceaban de izquierda a derecha, los escuderos de pie con rostros llenos de expresiones satisfechas e incluso orgullosas.

—Oye. ¿Qué están haciendo?

Fii, que no tenía idea de lo que estaba pasando, le hizo la pregunta a un Gormus que pasaba.

—Ah… Eso. Algo sobre un movimiento final. —La estoica respuesta de Gormus estuvo acompañada de una expresión exasperada.

—Movimiento final…

Al escuchar eso, una vez más, comenzó a observar a los escuderos.

—No… no parece muy útil —dijo, como si no estuviera interesada.

—Por supuesto que no lo es —Gormus asintió con la cabeza de acuerdo.

Sin embargo, una semana después, Fii se encontró observando con envidia a sus compañeros escuderos en el dormitorio norte.

—¡Finalmente aprendí uno también! ¡Se llama la puñalada de los cinco conteos!

—¿De qué estás hablando? Claramente mi Horizontal-Vertical es mejor.

—¡Spinning Stab es más genial!

—¡No, ustedes no son nada comparado con el 12º Especial de Caballeros!

Aparentemente, la discusión de “movimientos finales” o “especiales” fue todo el motivo de competencia entre los escuderos del dormitorio norte. Parece que a algunos de los escuderos se les enseñaron dichos movimientos por sus superiores esta semana y, como resultado, los escuderos habían estado ocupados enfrentándose entre ellos con estos llamados movimientos finales en un intento por determinar la superioridad de uno.

Al ver los destellos y las expresiones de satisfacción en los rostros de los escuderos, los ojos de Fii también comenzaron a llenarse de un brillo de admiración propio.

—Se divierten… yo también quiero intentar practicar…

Sin embargo, Fii no pudo hacer nada más que mirar con envidia, con un deseo de tener un movimiento propio basado en sus rasgos.

Después de todo, había llegado relativamente tarde a toda la fiesta de finalistas. Ninguno de sus seniors Caballeros había decidido enseñarle algo así, como tal, era natural que los demás no pudieran discutir mucho el asunto con Fii.

Gormus, por otro lado, que había estado de pie junto a Fii observando cómo miraba con envidia, volvió su exasperación hacia ella.

—¿Entonces quieres participar después de todo? Eso no va a ser útil en un combate real. Si quieres hacerte más fuerte, practica tus golpes de espada en su lugar

Al escuchar las palabras de Gormus, se dio cuenta que tenía razón y Fii comenzó a practicar junto a su amigo. Sin embargo, no podía dejar de pensar en los movimientos finales después de todo.

—¡Gormus! ¡Voy a aprender un movimiento final para mañana!

—Oye… ¿me estás escuchando…? Eso no va a ayudar. Para empezar, tu dijiste hace una semana que no tenía sentido.

Ahora empapada en sudor por el ejercicio, Fii cerró su mano en un puño, su rostro se llenó de una determinación incomprensible. A todo eso, Gormus respondió con una expresión ligeramente irritada.

Gormus había observado que los llamados movimientos finales que se exhibieron al comienzo de este boom, eran simples, y era dudoso que tuvieran un propósito en el combate real. No obstante, la tendencia ahora se extendía a movimientos que tardaron cerca de diez segundos en ejecutarse, además de usar acciones deliberadamente largas y extravagantes.

—Si alguien intentara usar uno de esos movimientos durante una prueba de escudero o en un combate real, seguramente sería derrotado casi instantáneamente. Los que les enseñan deben ser una broma también…

Lo anterior fue, en resumen, los pensamientos de Gormus sobre el asunto. ¡Pero por eso tengo envidia! ¡Quiero hacerlo!

Fii, por otro lado, ya había tomado una decisión. Aunque había decidido que todo era relativamente inútil hace una semana.

Los escuderos que se divertían habían pillado a Fii desprevenida, moviendo su corazón en el proceso y esa fue la magia de los movimientos sociales. Fue el primer roce de Fii con tal poder.

Para ella, todos se estaban divirtiendo, y por eso, tenía envidia. Además, sintió una sensación de camaradería entre los escuderos y sus superiores mientras practicaban dichos movimientos. Ella estaba tan envidiosa.

—Lo aprenderé mañana… El movimiento especial del pelotón 18°.

—No inventes los nombres de los movimientos por tu cuenta… Ugh… Haz lo que quieras… Sin embargo, te lo digo ahora, no me involucres en eso.

Fii, que había sido envuelta por las olas de asombro, fue rápidamente arrojada a un lado por Gormus. Estaba completamente contento de abandonar a su amigo a sus propios recursos, como si no quisiera ser arrastrado a la espiral de la tontería por temor a que se contagiara.

—¡De acuerdo! ¡Entonces te mostraré el movimiento que aprendí la semana que viene, Gormus!

—¡Dije que no quiero tener nada que ver con eso! ¡Escucha lo que dice la gente, maldita sea!

Fii estaba contenta con arrastrar a Gormus con ella a las profundidades de sus delirios, pero Gormus, al no tener nada que ver en eso, alzó la voz con disgusto.

Así fue como Fii terminó de pie ante Crow al día siguiente.

Aunque era simplemente un coqueto a primera vista, Fii había presenciado personalmente su fuerza y comprendió a medida la destreza de Crow. Además, siempre la estaba cuidando y parecía mostrarle un buen grado de cuidado.

Debido a las razones anteriores, Fii pensó que Crow definitivamente le enseñaría un movimiento final de algún tipo.

—¡Sir Crow! ¡Enséñame un movimiento final!

Fii hizo su solicitud con un puño delante de su pecho. Al ver esto, Crow puso una mano en su barbilla, una expresión nostálgica cruzó su rostro.

—Ah, eso. ¿Todavía está dando vueltas? Fue popular hace unos tres años también.

—¿Es cierto?

Según el relato de Crow, el boom de los remates era algo que sucedía entre los escuderos de vez en cuando. Los caballeros superiores transmiten los movimientos que habían aprendido, además de los movimientos que ellos mismos habían pensado.

—E-Entonces…

Si Crow sabía de esto, seguramente tendría un movimiento final propio. Las expectativas de Fii comenzaron a aumentar constantemente.

—Ah… Te enseñaré mi movimiento especial. —Crow sonrió con ironía y asintió.

Según las instrucciones de Crow, Fii ahora estaba de pie con la espalda contra la pared.

Frente a ella estaba Crow.

¡Me pregunto qué es! ¡Debe ser algo para escapar cuando está acorralado contra una pared! ¿O es una técnica para derrotar a un enemigo empujándolo contra una pared?

Los latidos del corazón de Fii latían con anticipación.

—Heath, este es un movimiento especial que pensé por mi cuenta. Voy a hacer una excepción y te lo enseñaré

—¡Guau! ¡Muchas gracias!

Era bueno que hubiera hablado de esto con Crow, o eso pensaba Fii. Estaba segura de que le mostraría un movimiento asombroso.

—Bueno, entonces vamos.

—¡Sí!

Por la palabra de Fii, la expresión de Crow de repente se volvió seria.

¡Cómo era de esperar, uno necesita una cara seria al ejecutar movimientos finales!

Su tensión interna comenzó a aumentar.

Primero, Crow colocó su brazo izquierdo junto a la cara de Fii, contra la pared.

¿Está sellando una ruta de escape?

La mano derecha de Crow pronto lo siguió.

¿No es un movimiento de espada…?

Aunque Fii originalmente había querido algún tipo de movimiento de espada, actualmente se contentaba con algún otro tipo de técnica. La bonita cara de Crow, sin embargo, se fue acercando gradualmente a la de Fii.

¿Eh…? ¿Eh…?

No tenía idea de lo que estaba pasando. Pronto, la cara de Crow estuvo demasiado cerca para su comodidad.

Justo cuando Crow estaba a punto de entrar en contacto con Fii, movió su rostro hacia un lado, susurrando directamente al oído de Fii en voz baja.

—Eres el único al que amaré

—¡HYAAAAH!

En ese momento, un escalofrío recorrió la columna de Fii y de inmediato dejó escapar un grito. Al escuchar eso, Crow se tapó la boca, tratando de reprimir el temblor que atravesaba su cuerpo.

—Hu… Jaja… Ja…

Crow se reía. Para ser más precisos, estaba tratando de no reír.

Fii finalmente se había dado cuenta. Le había hecho una broma.

—¡Hah! ¡Ahahahahahahaha!

Al final, Crow no pudo aguantar su risa por más tiempo y estalló en una carcajada ruidosa y retumbante desde su estómago.

—¡Sir Crow, me mintió! ¡Dijiste que me enseñarías un movimiento final!

La cara de Fii estaba roja, una mezcla de vergüenza e ira.

—¡No, no, es verdad! Eso es lo que uso para capturar a las chicas, ¿sabes? Solo te lo estoy enseñando.

—¡No necesito algo así! ¡No lo necesito!

Fii apretó los puños y comenzó a golpear a Crow con todas sus fuerzas. Crow, sin embargo, siguió riendo: los intentos de violencia de Fii no tuvieron ningún impacto en su musculoso cuerpo.

—Jaja, funcionó, ¿verdad? ¡Dejas escapar un grito como una niña! ¡Oye! ¡Oye eso duele! ¡Espera, no me pegues ahí! ¡Para!

Al ver que su asalto no tuvo ningún efecto en Crow, Fii decidió ir por sus regiones más sensibles. Apuntó a sus músculos de la entrepierna, como le había enseñado Conrad.

—¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Estaba equivocado!

Crow rápidamente se arrepintió de ser castigado en las áreas apropiadas y se disculpó con Fii a su vez.

Con la cara roja, las palabras de Fii salieron dificultosamente, cuando finalmente detuvo su asalto.

—¡Uf! ¡Eres imposible, Sir Crow!

—Bueno, es mi culpa por jugar contigo, pero el juego con la espada es algo para lo que entrenas día tras día. Sería malo si adquirieras hábitos extraños. Deja de intentar jugar con tu técnica de espada.

Aunque Crow le había gastado una broma a Fii, parecía que también estaba tratando de ofrecerle algún consejo.

—Entonces, ¿está bien si mi remate no es una técnica de espada?

—Hmm… puede ser. En cualquier caso, pregunta al resto.

Crow asintió ante la pregunta de Fii, por lo que se dispuso a encontrar un movimiento final de algún tipo que no implique el uso de una espada.

La persona que Fii decidió visitar a continuación fue Conrad. Había oído que él era el más versado en combate sin armas.

Desde la asignación de Conrad con Fii, había estado en traje de dama cada vez que Fii lo visitaba. Hoy, estaba vestido con un lujoso vestido rojo brillante, con hilo dorado atravesando su tela. Sin embargo, nadie dijo nada sobre esto. Fii, por su parte, decidió no hacerlo tampoco.

—¡Sir Conrad! ¡Vine a aprender tus técnicas! ¡Por favor, enséñamelas!

—¡Oh, si lo que quieres son técnicas de maquillaje, te las enseñaré todas!

Al escuchar la solicitud de Fii, el maquillado y bellamente vestido Conrad apoyó la cara hacia arriba con una mano, inclinando perezosamente su cabeza hacia un lado.

Sin embargo, Fii negó con la cabeza ante la sugerencia.

—Eso no es. No quiero aprender eso. Quiero aprender sus técnicas sin armas, señor. Por favor enséñame.

Las mismas técnicas que habían derribado a esos guardias instantáneamente. Si Fii las aprendiera, sería capaz de sorprender a los demás escuderos sin lugar a dudas.

—Hmm…

Después de pensar por un momento, Conrad tomó una manzana que estaba convenientemente sobre la mesa, sosteniéndola con la mano libre que no apoyaba su rostro.

—Hacer esto.

Esta vez, fue Fii quien ladeó la cabeza hacia Conrad, aparentemente confundida.

—Esto.

En ese momento, Conrad le dio a Fii una leve sonrisa, y la manzana en sus manos explotó rápidamente.

La manzana había explotado como si estuviera cargada de pólvora. Sus pedazos rotos volaron en todas direcciones, y lo que una vez fue una manzana, yacía aplastada en la mano izquierda de Conrad, gotas de jugo goteando sobre la mesa.

Aún manteniendo su leve sonrisa, Conrad le hizo una pregunta a Fii.

—¿Te gustaría probarlo?

—Es imposible…

Ella rápidamente sacudió la cabeza de un lado a otro. Entonces, decidió preguntarle a Orbel también.

—Sir Orbel, ¿tiene un movimiento final?

Orbel sonrió levemente y le tendió un papel.

[No, realmente no.]

—Ya veo… —Fii le devolvió el gesto con una leve sonrisa.

Después de eso, los dos se ocuparon de las macetas de Orbel como de costumbre, luego Fii se fue a otra parte en su búsqueda de un movimiento final.

Esta vez, decidió visitar a Parwick, quien fue encontrado practicando tiro con arco una vez más en el campo de práctica.

—Sir Parwick, ¿podría enseñarme un poco sobre el arco?

—Oh, eres tú, Heath. Puedo enseñarte los conceptos básicos del arco, sí.

La respuesta de Parwick llegó cuando casualmente disparó una flecha directamente al objetivo, sin volverse ni una vez para mirar a Fii.

Aunque hubo algunos escuderos a los que les resultó difícil acercarse a él y, por lo tanto, lo encontraron aterrador, Fii descubrió que en realidad era una persona muy cariñosa.

Fii le explicó a Parwick las circunstancias y el motivo de su visita. Al escuchar su explicación, Parwick respondió a Fii con su voz tranquila habitual.

—En ese caso, es lo mismo que la espada. No hay movimientos finales. En cambio, te diré que entrenes de forma regular. Si adquieres hábitos extraños, no solo tendrás problemas para aprender a usar la espada, sino también otras armas —le dijo Parwick.

Fii acababa de comenzar a entrenar, por lo que realmente no debería haberse involucrado en ninguna actividad que pudiera afectar negativamente su postura, eso era un hecho.

Pero…

La flecha de Parwick volvió a dar en la diana, exactamente en la misma posición que la flecha anterior que desde entonces había sido eliminada. No había ni un milímetro de diferencia.

Esto ya es una técnica final en sí misma…

Pensó para sí misma mientras observaba la habilidad de Parwick con el arco.

A continuación, Fii visitó a Garuge, que estaba en su taller personal dentro del castillo. Aparentemente hizo herramientas y objetos simples en el banco de trabajo en la sede 18°, pero los proyectos más grandes requerían un horno real y un fuego fuerte. No habría tenido mucho sentido colocar tales instalaciones en el almacén de madera, y como tal, este taller se había hecho para ese propósito.

Además, Garuge no solo fabricó armas para el 18°, sino que también suministró varias armas a otros pelotones también.

—Un movimiento final eh… Bueno, realmente no participo en el combate, ya sabes… — Garuge escuchó la explicación de Fii mientras se frotaba la barbilla sin barba.

—Veo…

También había pensado que era un poco extraño preguntarle a Garuge entre todas las personas, pero con esto, el único miembro del 18° con el que no había hablado, era el Capitán Yore.

Sin embargo, era una persona ocupada y probablemente le daría la misma respuesta que Crow y el resto, incluso ella fue capaz de predecirlo.

Para empezar, el nivel de manejo de la espada del Capitán Yore y Crow, ya tenían sus movimientos, pero no había forma de que Fii pudiera aprender algo así tan rápido.

—Hmm, pero tengo que hacer algo como esto.

Justo cuando Fii iba a renunciar a aprender un golpe final propio, Garuge sacó una espada de las profundidades de su taller.

—¿¡Qué es!?

Los ojos de Fii se llenaron una vez más con el resplandor de la expectativa.

Con la espada en sus manos, Garuge la apuntó a un panel de madera montado dentro del taller, presionando la parte superior de su empuñadura con el pulgar.

Inmediatamente, con el sonido de maquinaria en movimiento y resortes, la hoja de la espada salió disparada, empalándose rápidamente en lo profundo del tablero.

Al ver esto, Fii no pudo evitar animar en voz alta.

—¡E-eso es increíble! —Sin embargo, rápidamente se calmó después de eso—. Pero… no creo que esto sea suficiente.

Pensó que modificar el arma de uno probablemente iba en contra de las reglas. Garuge, riendo a su pesar, respondió con un Jaja.

—Siento no poder ayudarte. Bueno, si quieres hacer algo, dímelo y te lo prepararé.

—Sí, muchas gracias.

Con eso, se separó de Garuge, preguntándose si quizás quería esa espada después de todo.

Al regresar al cuartel general, vio la silueta de un conocido caballero enmascarado.

—¡Capitán! —Fii saludó frenéticamente, acercándose rápidamente a él.

—Heath. Pareces estar bien y enérgico como siempre.

—¡Sí, estoy bien!

Fii no pudo evitar sonreír y asentir ante las palabras de Yore. Pensando que no tenía nada que perder, decidió repetir la misma pregunta como todos los demás.

—Capitán, ¿tiene un movimiento final? ¡Quiero aprender uno!

—¿Un… movimiento final?

Yore repitió en un tono que sugería que no tenía idea de lo que estaba preguntando Fii.

Al escuchar la explicación, Yore asintió con la cabeza.

—Hmm. ¿Es así como es? —Yore hizo una pausa para pensar en las palabras de Fii—. En ese caso, Caín sería adecuado. Sus habilidades incluso podrían beneficiarte en el futuro. Si estás interesado, puedes pedirle que te enseñe.

Al escuchar el nombre desconocido de “Caín”, Fii recordó el hecho de que aún no había conocido al último miembro del pelotón 18° de los caballeros.

—No he conocido a Sir Cain. ¿Puedo conocerlo?

Por la manera de hablar de Yore, había asumido que probablemente había una manera de conocer a Cain. Curiosa por este misterioso último miembro, Fii decidió preguntarle a Yore si podía conocerlo ella misma.

—Veo. No lo has conocido. Probablemente esté en algún lugar por ahí. —Yore estaba señalando un árbol dentro de los terrenos del castillo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *