Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 8: Conrad

Traducido por Army

Editado por Sakuya

Una semana después, el castigo de no tener cenas terminó y Fii visitó una vez más la sede de los Caballeros. Al entrar en el almacén, Conrad ya estaba ahí, como se esperaba.

Una vez más, Conrad dio su saludo habitual y empezó a preparar una nueva taza de té. La infusión tenía un aroma dulce pero relajante.

Fue en ese momento que Conrad, sentado frente a Fii, decidió hablar.

—Estamos juntos en una tarea. ¡Espero que hagamos un buen equipo, Heathy!

Esta declaración fue seguida por uno de los guiños de marca registrada de Conrad.

—¿Eh…? —Fii respondió sin comprender.

Al presenciar la reacción de Fii, la expresión enigmática de Conrad apareció en sus rasgos una vez más. Fingiendo sorpresa, se movió para apoyar su rostro con un brazo, mirando hacia arriba a la aún confundida Fii.

—Eres terrible, Heathy. Estás haciendo eso, ‘¡Oh, pensé que esta persona nunca hizo asignaciones!’ se ve en tu cara. Es como si pensaras que soy un holgazán, ¿sabes?

¿¡L-leyó mi mente!?

El pelo de la nuca de Fii inevitablemente se erizó mientras se preguntaba si de hecho, Conrad podía leer mentes.

—L-lo siento. Pero… siempre estás aquí cuando te visito, así que…

—Es porque quería tomar el té contigo, Heathy.

Conrad sonrió cuando pronunció esas palabras, y Fii pensó que tal vez no se había equivocado demasiado después de todo, tal vez Conrad realmente se relajó. A diferencia de Crow, que siempre la estaba cuidando, o de los otros miembros del pelotón que a veces estaban ausentes de la sede, Conrad solo había logrado una especie de récord de asistencia perfecto por estar ahí sin falta.

—Entonces… ¿Cuál es la asignación?

—Oh, solo vamos a ir a la ciudad. Todavía queda té en la tetera, así que tómate tu tiempo y bébetelo todo antes de que nos vayamos.

La atmósfera actual era demasiado relajada y sin tensión para que Fii pensara en ella como un momento antes de una tarea.

¿Solo… vamos de compras o algo así?

Aunque Fii pensó que esto no podía ser cierto, no pudo evitar considerar la posibilidad.

Así que los dos, habiendo terminado su té tranquilamente, partieron hacia la ciudad desde las puertas del castillo.

Aunque el corazón de la capital estaba lleno de edificios de piedra cuidadosamente dispuestos, el lugar al que Conrad llevó a Fii estaba un poco lejos de eso, un lugar donde las estructuras de madera estaban dispuestas al azar. Este lugar era diferente del centro de la ciudad donde había ido de compras con Slad y el resto. Exudaba un aura visiblemente peligrosa.

Al ver a Fii inquieta, quien se había preocupado por mirar a su alrededor, Conrad sonrió.

—No mires tanto. Eso no es bueno, ¿sabes? Vas a atraer a gente peligrosa.

Haciendo caso de la advertencia de Conrad, Fii decidió dejar de mirar a su alrededor por completo. Realmente parecía un lugar peligroso.

La casa a la que la había llevado Conrad estaba sucia en el mejor de los casos. Era una estructura de madera de dos pisos, y algunas manchas aquí y allá en las paredes habían cambiado de color. De hecho, era un naufragio abandonado. Como sugiere su apariencia, no parecía haber mucho tráfico en el camino de los habitantes.

Al abrir la puerta y entrar, se vio a un anciano sentado en lo que parecía ser un mostrador de recepción.

Una mirada a sus ojos reveló que el anciano era, de hecho, ciego. Sin decir una palabra ni un saludo, Conrad dejó algo de dinero en el mostrador y se dirigió a las profundidades del edificio.

¡Wah!

Para una estancia de una sola noche en un lugar tan deteriorado, era una suma de dinero inimaginablemente enorme. De hecho, quizás era una suma incluso mayor que la asignación de escudero de Fii para tres meses.

El viejo recepcionista, por su parte, tomó el dinero rápidamente y de una manera igualmente muda.

Influenciado por esta atmósfera de silencio mortal, Fii decidió seguir a Conrad sin hacer una sola pregunta.

En la parte superior de las escaleras fueron recibidos con un pasillo bordeado de habitaciones a ambos lados. Había alrededor de seis habitaciones en total, y ni una sola de ellas parecía tener habitantes.

Fue aquí donde Conrad le entregó algo de ropa a Fii, para ser precisos, lo que parecía ser un traje de mayordomo, adaptado al tamaño de un joven. Una camisa blanca pequeña, un chaleco y una corbata negra con un par de pantalones negros que lo acompañaban; el atuendo no tenía chaqueta.

—Cambiate en esta habitación. Yo también iré a cambiarme.

Señalando una habitación a Fii, Conrad entró rápidamente en la habitación contigua.

¿De qué se trata todo esto…?

Sin comprender mucho de la situación, Fii entró en la habitación y se puso el atuendo según las instrucciones: el tamaño le quedaba perfecto.

No pudo evitar preguntarse, “¿por qué?” Pero era inútil pensar en ello, no podía entenderlo de ninguna manera. Al salir de la habitación descubrió que Conrad todavía no estaba por ningún lado.

Después de esperar lo que pareció ser bastante tiempo, la puerta de la habitación en la que había entrado Conrad se abrió y ahí estaba una joven increíblemente hermosa.

Su largo cabello rojo parecía irradiar la fragancia de la pasión misma: sus ojos grandes y almendrados se complementaban con pestañas largas y suaves. Su piel blanca, como la porcelana, contrastaba fuertemente con su cabello, como una sola gota de rojo en un océano blanco, muy parecido a una obra de arte. Su atrevido vestido expuso parte de su pecho, aparentemente envolviendo su cuerpo delgado y bien equilibrado. Por encima de todo, el encanto que emanaba de ella hizo que incluso el corazón de Fii se agitara, a pesar de ser una niña.

Sin embargo, lo más importante es que olía increíblemente bien. Sin pensarlo, Fii comenzó a oler la fragancia que en ese momento llenaba el aire.

Al contemplar el lamentable estado de Fii, una encantadora, pero hermosa sonrisa, cruzó el rostro de la joven. Con una floritura, se llevó un lujoso abanico de plumas a los labios, y finalmente los separó para pronunciar unas palabras a la cautivada Fii.

—Te hice esperar, ¿eh? Heathy —Era… la voz de Conrad…

—¡¿E-eras una mujer todo el tiempo, Conrad?!

Frente a la increíblemente hermosa joven en la que Conrad aparentemente se había transformado, Fii no pudo evitar levantar la voz. Con su habitual sonrisa enigmática y tono relajado, Conrad respondió.

—Oh tú. No seas así. Soy un hombre, un hombre. Puedes decirlo por mi voz, ¿no?

Fue como dijo Conrad: una voz de hombre. Sin embargo, más que cualquier otra cosa, la voz de Conrad era una cosa: ambigua. No tenía muchos rasgos de identificación, como lo masculino que era o lo “parecido a Conrad” que sonaba. En ese aspecto específico, su ambigüedad era quizás su único rasgo notable, y eso en particular lo hacía difícil de discernir. Esa era la única forma en que Fii podía pensar para describirlo.

Si Conrad hablara vestido así, sería fácil para la mente engañarse a sí misma y escuchar a una mujer real hablar.

Sin embargo…

Como si fuera una señal, Fii fijó su mirada en una parte específica del atuendo de Conrad.

El pecho, que actualmente se asomaba muy atrevidamente del vestido de Conrad, parecía ser real. Lo que seduce no solo a los hombres, sino que atrae igualmente las miradas de las mujeres: el hechizante valle de Conrad.

Tiene un escote gigante.

¿Cómo… cómo hizo eso…?

Conrad, por otro lado, miró la mirada fija de Fii con diversión.

—¿Podría enseñarte si quisieras probarlo?

—No, está bien —Fii negó con la cabeza.

Conrad, mirando la apariencia de Fii de pies a cabeza, asintió, como para dar su aprobación.

—Si esto está bien. Es muy mono. Ahora todo lo que queda son algunos retoques…  —Conrad sacó un kit de maquillaje aparentemente de la nada y comenzó a trabajar en la cara y el cabello de Fii.

—Bueno, ¿cómo está?

Mirándose en el espejo de mano que Conrad le había dado, Fii no pudo evitar sorprenderse. Después de todo, Conrad solo había realizado algunas pequeñas acciones aquí y allá, pero el rostro de Fii parecía ser el de otra persona.

Aunque su rostro solía ser brillante, ahora tenía la apariencia de un joven tranquilo y de aspecto frágil. Su cabello estaba peinado para lucir más seco y fino, como para reforzar cierta imagen. El tono de su cabello también era diferente. Aunque Fii solía ser rubia, ahora estaba teñido de rojo.

—Si la base es de un color más claro, es más fácil trabajar con ella. No te preocupes, se desprende de inmediato si te duchas, así que ten cuidado de que no entre en contacto con el agua durante la tarea.

Y así, de la mano de Conrad, Fii experimentó una transformación completa.

—Con esto, los preparativos están completos —dijo Conrad, mientras se ponía un sombrero de aspecto caro con un velo que ocultaba parte de su rostro.

Uno pensaría que Conrad era una dama noble ansiosa por ocultar su identidad, aunque con sospecha. Para colmo, la delicada línea de la mandíbula y el lápiz labial rojo fugazmente visibles, emitían fuertes indicios de belleza oculta debajo del velo.

Con todos los preparativos aparentemente completos, Conrad desplegó el abanico de plumas una vez más, llevándoselo coquetamente a los labios.

—Bueno, ¿nos vamos?

La voz que Fii escuchó era real, una voz que aparentemente pertenecía a una mujer hermosa y seductora.

Al salir del edificio, siguió a Conrad a lo que parecía ser un establecimiento aún más extraño que el primero. Se destacó claramente de sus compañeros en el vecindario: para empezar, estaba construido con solidez y sus ventanas estaban todas bloqueadas para evitar que el mundo conociera su contenido. Varios hombres de aspecto rudo montaban guardia afuera del edificio. No importa cómo lo vieras, este era otro lugar con un aroma marcadamente peligroso.

Sin embargo, era este mismo edificio hacia el que Conrad había avanzado, sin la más mínima vacilación.

Al ver a Conrad, quien actualmente vestía como miembro de la aristocracia, sonrisas inapropiadas cruzaron los rostros intimidantes de los guardias.

—Bien, bien. Si no es la señorita Meynue. ¿Tiene negocios con el Maestro Ruboella?

—Sí, he venido a ver la mercancía nuevamente. ¿Nos dejaría entrar?

—Sí, el Maestro Ruboella ha dicho que la Señorita Meynue siempre es bienvenida. Por favor, entre.

Inclinó la cabeza en señal de deferencia y acompañó a Conrad al interior del edificio. En ese momento, el hombre finalmente notó que Fii seguía a Conrad, vestida con su atuendo de mayordomo.

—Señorita Meynue, ¿este niño es…?

Al ver a Fii, el hombre adoptó una posición corporal ligeramente defensiva. Bajó un poco su postura y movió su mano derecha a la parte posterior de su cintura, teniendo cuidado de no mostrar la palma de su mano. A juzgar por sus acciones, probablemente era algún tipo de arma escondida detrás de su espalda.

No obstante, como si no hubiera notado ninguna de estas acciones, Conrad le habló al hombre con un acento marcadamente lento.

—Oh, él es solo mi mayordomo. ¿No es así, Sorshia?

Sorshia. Ese era el nombre falso que Conrad le había dado durante la sesión informativa de la asignación.

Al escuchar ese nombre, Fii bajó la cabeza ligeramente, como si quisiera retratar una imagen de timidez e introversión, antes de asentir con firmeza. El personaje de “Sorshia” aparentemente era mudo.

—Oh, lo siento. Este chico no puede hablar.

—Tu… mayordomo.

—Sí. Es un chico muy bueno, ¿sabes?

—Oh sí. Tiene buen gusto, señora.

El hombre adoptó una sonrisa poco sincera después de escuchar las palabras de la señorita Meynue. Después de todo, no había forma de que un joven así pudiera realizar los deberes requeridos de un mayordomo; ni siquiera podía hablar. Aunque el hombre había leído las circunstancias y, como resultado, estaba sonriendo para sí mismo, Conrad continuó actuando como Meynue, fingiendo no notar los desaires del hombre en absoluto.

—Jejeje, está bien si traigo a este chico, ¿verdad? Será muy triste si lo dejo afuera, el pobrecito.

—Sí, por supuesto.

Habiendo recibido permiso del vigía, Conrad entró en la tienda, con Fii detrás no muy lejos.

El primer piso del edificio era lo que parecía ser una especie de bar. En la habitación oscura, las cortinas tapaban la luz del sol; en su lugar, lámparas rojas y azules iluminaban débilmente la oscuridad. Había invitados presentes incluso a esta hora del día, esparcidos y sentados en las mesas, bebiendo hasta saciarse.

Pero, a los ojos de los clientes habituales del establecimiento, Fii y compañía definitivamente no eran huéspedes normales; en todo caso, probablemente eran personas relacionadas con la operación, de alguna manera.

Fiii y Conrad, sin embargo, no se dirigían al pub.

Como si recibiera algún tipo de dirección de los guardias de afuera, un guía apareció rápidamente ante Conrad y Fii, inclinándose en señal de respeto.

—Bienvenida a nuestro humilde establecimiento, señorita Meynue. Te guiaré al Maestro Ruboella de inmediato.

El lugar al que fueron conducidos fue hacia la parte trasera de la tienda. Pasaron por un corredor sin decoración. Aunque había cuadros escasamente colgados y floreros expuestos aquí y allá, no se puede decir de buena fe que se hayan exhibido con buen gusto. Los jarrones también se colocaron en lugares precarios, tanto que incluso el propio guía casi derriba uno.

Finalmente, el grupo llegó a su destino: un par de puertas al final de un largo pasillo. Ante esas puertas había dos hombres fornidos. Según sus apariencias, probablemente era aquí donde residía el maestro de este establecimiento en particular.

Conduciendo a Fii y Conrad hasta la puerta, el guía la abrió, ofreciendo cortésmente la entrada al grupo.

Al entrar en la habitación, los dos vigías los siguieron de cerca, entrando con ellos, y pronto, la puerta se cerró con un ruido sordo.

—¡Bienvenida, señorita Meynue! ¡Es un gran honor para ti visitar mi humilde establecimiento una vez más!

Complementando su lenguaje demasiado florido con gestos exagerados con las manos, un hombre pequeño y redondo se sentó en el medio de la habitación, luciendo un bigote igualmente pequeño. Su cabello, que se arrastraba detrás de él, apestaba a exceso de productos para el cabello. No pasó mucho tiempo para que un olor desagradable pasara por la nariz de Fii.

Parecía que este hombre, Ruboella, era el propietario.

—Jejeje. He estado en otras tiendas, pero nada me interesa realmente. Por eso he vuelto a tu tienda, Ruboella.

Como para enfatizar su atractivo sexual, Conrad se llevó el abanico de plumas cerrado a los labios y lo golpeó ligeramente contra la mejilla. La leve brisa de esa acción levantó el velo de Conrad, ofreciendo un vistazo del seductor y hermoso rostro de la joven, la mitad inferior, al menos.

Agraciado con esa vista en particular, Fii vio la mandíbula de Ruboella casi golpear el suelo mientras miraba a Conrad con lascivia.

—Estamos orgullosos de nuestra oferta y selección. Definitivamente buscaremos un esclavo que coincida con sus gustos, señora. Por favor, tome asiento.

Ruboella señaló una mesa antes de sentarse en el extremo opuesto.

Fii comenzó a comprender lentamente la situación. Este era un lugar donde se vendían esclavos, en particular, esclavos del almacén que habían asaltado hace un tiempo.

—¿Qué clase de esclava desea hoy, señorita Meynue?

—Hmm… Veamos. Tendremos un niño de pelo negro esta vez.

—Si ese es el caso, ¿qué piensas de este que lleva sangre real de la lejana tierra de Baharat?

Ruboella se ocupó de esparcir información sobre varios esclavos frente a Conrad; sin embargo, se arriesgó varias veces al hacerlo para mirar el escote abierto que mostraba el atrevido vestido de Conrad y echar un vistazo a su rostro bajo el velo. El propio Conrad, sin embargo, actuó como si no hubiera notado nada.

—Bueno… es difícil saberlo solo por los retratos, ¿sabes? ¿Podrías dejarme ver la realidad?

—El comercio ha sido… difícil recientemente. Hemos tenido algunas dificultades para mover esclavos… Era más fácil en los días del reinado del viejo rey…

—Qué terrible.

—Nuestros pensamientos son los mismos. Eres como debería ser un verdadero noble, señorita. Sin miedo a tener… buenos y malos pasatiempos. El rey actual es demasiado rígido.

—Jejeje. Es como tú dices.

—Pero tenga la seguridad, señorita. Después de todo, hemos estado vendiendo esclavos a manos de varios nobles en Orstoll durante generaciones; es una tradición para nosotros. A diferencia de Firem, que solo tiene una gran operación y un nombre, no vendemos de esa manera tan complicada. También dejamos los retratos a artistas muy hábiles, ¡lo que ves es lo que obtienes!

Al escuchar las palabras de Ruboella, Fii se enojó por la situación.

Qué tradición… Incluso secuestras gente…

Estaba lo suficientemente enojada como para patear a Ruboella y enviarlo a volar. No obstante, hacerlo pondría a Conrad en peligro, por lo que se contuvo.

Después de todo, los dos guardias bien formados que habían entrado en la habitación con ellos todavía estaban detrás de Conrad; si algo pasaba aquí, no tendrían ninguna posibilidad de ganar.

Mientras tanto, Conrad, que seguía haciendo el papel de la aristocrática señorita, fingió estar perdido en sus pensamientos y finalmente eligió a un esclavo entre los papeles que le habían dado.

—Bueno, vamos con este.

—Este, sí… Como siempre, señorita, tiene buen ojo…

—¿Cuánto es?

—Sí. Hmm. Este vale unos cinco millones de merks.

—Oh, ¿volvió a subir el precio?

—Bueno, como mencioné, señorita, el comercio ha sido difícil recientemente. Aunque no era uno de los nuestros, recientemente hubo un almacén que fue destruido… ¡Si no cobramos tanto, estaremos fuera del negocio!

Al escuchar esas palabras, Conrad permitió que un leve fruncimiento cruzara sus rasgos, tomando a propósito una pose levemente enfadada con su cuerpo.

—¿Qué voy a hacer? Después de todo, gasté algo de dinero en vestidos y gemas. Oye… ¿podrías darme un descuento?

La mandíbula de Ruboella cayó una vez más cuando la seductora voz de Conrad acarició sus oídos.

—A-Aun así, me temo…

Aprovechando la oportunidad, Conrad acercó su cuerpo al de Ruboella de una manera naturalmente atrevida. El dulce olor del perfume se apoderó rápidamente de la nariz de Ruboella.

—Bueno… ¿qué tal esto? Pagaré cuatro millones de merks. Y en cuanto al resto… puedes tener…   mí.

Conrad ahora estaba apoyado contra Ruboella, antes de levantar casualmente su velo para mostrar su hermoso rostro.

—Um… bueno, señorita… ¿no solo te interesaban… chicos jóvenes…?

—Me gustan todos los chicos lindos… Pero también me gustan los hombres mayores, más templados… como tú. ¿Es eso extraño?

—N-No… No es extraño en absoluto…

Mientras la mandíbula de Ruboella seguía golpeando el suelo a niveles continuamente acelerados, era obvio que se había enamorado del punto dulce de Conrad. Ya no se resistió a los avances de Conrad.

—Oye… ellos están mirando… es vergonzoso.

—¿Eh?

Conrad señaló a los dos guardias en la habitación, todavía de pie frente a la puerta.

—Simplemente se interpondrán en el camino. Seguro que puedes descartarlos, ¿verdad? Después de todo, será el momento solo para nosotros dos…

—Hey, ustedes dos. Ya es suficiente, déjanos.

Ruboella accedió rápidamente a la solicitud de la señorita Meynue, por lo que los dos guardias se fueron y regresaron a sus puestos fuera de la puerta. En ese momento, Ruboella finalmente notó a un niño con un traje de mayordomo parado en la habitación con ellos.

—Señorita, ¿qué hay de eso…?

Anticipándose a la pregunta, Conrad puso ambas manos sobre el rostro de Ruboella, mostrando una sonrisa seductora y hechizante a su nueva presa.

—Ese chico nos va a vigilar. Puede que te guste, ¿sabes?

El joven que estaba vestido con un traje de mayordomo, cuidando a la pareja, estaba actualmente preocupado por el intenso rubor. Sin embargo, el sonrojo de Fii no fue un acto, específicamente, se sonrojó ante la voz terriblemente seductora de Conrad, y toda la escena que se presentó ante ella.

—Sí, tienes buen gusto…

Y así, el desprevenido Ruboella aceptó de inmediato, y sus rostros se acercaron gradualmente el uno al otro.

Los ojos de Fii daban vueltas en sus órbitas.

—Bien, entonces. Hagamos que se sienta realmente, realmente bien.

La encantadora y deliciosa voz de Conrad siguió sonando en los oídos de Fii.

—¡Urgh!

Un sonido extraño escapó de los labios de Ruboella, y luego su cabeza cayó flácida hacia un lado.

Al levantar la mirada, que hasta hace un momento estaba firmemente fija en el suelo, Fii se dio cuenta de que Ruboella estaba ahora inconsciente y que los dedos de Conrad estaban en su garganta.

Colocando el cuerpo de Ruboella en el suelo y confirmando que de hecho estaba inconsciente, Conrad se puso de pie, mirando en dirección a Fii.

—Bien. Es hora de trabajar. Asegúrate de no hablar demasiado alto. —Ofreciendo su habitual guiño, Conrad se llevó un dedo a los labios.

—¿Tú… lo ahogaste?

—Sí.

Haciendo eso en un solo momento… Qué increíblemente rápido…

Mirando los delgados y ágiles dedos del Conrad travestido, Fii tuvo dificultades para creer que fueran capaces de hacer tal cosa.

Confirmando el pulso de Ruboella con sus propias manos, Fii habló en voz baja.

—Oye… ¿va a estar bien…?

—Oh, estará bien. Se atragantó lentamente al inhalar este perfume con propiedades afrodisíacas. Probablemente se sintió bien, y esté teniendo un buen sueño ahora mismo —Conrad sonrió mientras pronunció su declaración.

Efectivamente, Ruboella boca abajo que yacía en el suelo estaba haciendo una cara perversamente feliz, con gemidos ocasionales de…

—Señorita Meynue… Eheheh… —escapando de su boca entreabierta.

Después de eso, Fii y Conrad buscaron y reunieron varios documentos en la habitación de Ruboella, principalmente cartas y papeles sobre dónde se guardaba a otros esclavos y ubicaciones de otros establecimientos similares.

—Como era de esperar, es más divertido con otra persona alrededor. Sin embargo… incluso para un tonto como él, no dejaría algo así como una lista de clientes por ahí, eh… Qué lástima —dijo Conrad, cruzando las piernas mientras seguía ordenando los documentos dispersos.

Parecía que la lista de clientes era la información más deseada para esta tarea. Si bien detener la venta de esclavos no era algo demasiado difícil de hacer, el problema estaba más en los compradores en cuestión.

Muchos de los clientes de estos establecimientos procedían de familias nobles que poseían antiguos privilegios y poder en Orstoll. Sería difícil, sino imposible, para los soldados del reino, el obtener una orden de registro para sus propiedades. Los propios esclavos también se disfrazaron a menudo como sirvientes internos, o tenían diferentes nombres y orígenes.

—Pero… varias personas básicamente terminarán con esto.

Conrad retiró algunas misivas de las cartas de Ruboella mientras lo decía, agitando los papeles con una leve sonrisa.

—Bueno, tenemos lo que vinimos a buscar. Vamos a casa.

Conrad se levantó de su silla y Fii lo siguió poco después.

Los dos devolvieron las misivas y cartas a sus posiciones, mientras Conrad se colocaba el sombrero con velo, saliendo de la habitación con expresión indiferente. Sintiendo la mirada de los dos guardias sobre él, Conrad se dio la vuelta, mirando a la pareja de modo que solo pudieran ver sus labios.

—Dile a Ruboella que fue… muy bueno. Ah, y me dijo que no fueran por un tiempo.

Al mirar la sonrisa casi susurrada de Conrad, los rostros de los guardias se pusieron rojos. Luego, Conrad procedió a irse por el mismo camino por el que vinieron, con los mismos movimientos elegantes. Fii lo siguió de cerca.

En ese momento, Fii soltó algo de la tensión en su mente, tal vez fue porque pensó que ya estaban fuera de peligro. Desafortunadamente, el hombro relajado de Fii chocó contra un jarrón familiar mal colocado.

Con un giro dramático, el florero de cuello largo se inclinó hacia un lado, amenazando con caer sobre Fii. Aunque trató de atraparlo antes de que cayera, el agua de la boca del jarrón se derramó sobre la cabeza de Fii, ya que estaba inclinada en un ángulo para el que no estaba diseñado.

—¡¡Wah!!

Sin pensarlo, Fii, presa del pánico, dejó que el sonido se le escapara de la boca.

¡Se suponía que no podía hablar…!

El corazón de Fii empezó a latir con fuerza.

—¿¡Estás bien!?

Los dos guardias comenzaron a avanzar en su dirección sin una sola pizca de sospecha. Parecería que el guardia de la puerta principal no transmitió a sus compatriotas la descripción completa del transformado Fii, específicamente la parte en la que era muda. Fii dio un suspiro de alivio.

Sin embargo…

Gotas de agua comenzaron a gotear del cabello de Fii, las gotas se habían teñido visiblemente de rojo. El cabello rubio original se veía en los lugares donde se había lavado el tinte.

—Tú… ¿Por qué te teñiste el pelo…? ¿Podrías venir con nosotros un momento…?

Con esas palabras, los guardias comenzaron a avanzar hacia ella, haciéndoles un gesto para llevarla a la habitación de Ruboella.

¡Esto es malo…!

Fii, presa del pánico, evadió los brazos del guardia por instinto. Pensó en derrotar a los dos guardias sin alertar a su entorno inmediato.

No obstante, ella no tenía arma…

Como se trataba de una tarea de infiltración, había dejado su espada en el cuartel general. Sin algún tipo de arma, no había forma de que Fii pudiera enfrentarse sola a los dos hombres fornidos.

¿Qué debo hacer…?

—¡Oye! ¿Te estás resistiendo?

—¡Este es sospechoso! ¡Agarralo!

Al determinar los movimientos evasivos de Fii como sospechosos, los dos guardias avanzaron hacia Fii con la intención de matar. Presa del pánico, Fii apenas logró esquivar los cuchillos del guardia mientras giraban hacia abajo en grandes arcos.

¿¡Qué debo hacer…!?

Un solo momento de descuido había obligado a Fii a meterse en otra situación ineludible. Su mente estaba llena de ansiedad y no podía pensar en nada más. Además, su fracaso implicaría a Conrad y también lo pondría en peligro.

Tenía que pensar en alguna forma de salir de esta situación: si se hubiera quedado donde estaba y la conmoción atrajera la atención de los otros guardias, todo terminaría aquí.

De repente, Conrad, a quien Fii no había notado hasta ahora, se interpuso entre ella y los guardias con algunos movimientos elegantes. En una serie de pasos que no se correspondían con la atmósfera tensa en ese momento, la silueta de Conrad era como la de una bella en un baile, lo que inmediatamente llamó la atención de Fii y de los guardias.

Conrad se había quitado el sombrero con velo en algún momento y ahora estaba sonriendo mientras miraba a los dos guardias, una sonrisa deslumbrante y radiante, como la de un ángel. Por un momento, los ojos del guardia se fijaron en su rostro sonriente, increíblemente hermoso.

En ese momento, los brazos de Conrad, que habían subido a sus víctimas desde sus puntos ciegos, se cerraron alrededor de sus gargantas, levantando a ambos hombres del suelo. Los dos hombres, que eran más altos que Conrad para empezar, ahora estaban siendo sostenidos por esos dos delgados brazos, sus pies ya no tocaban el suelo.

Algunos sonidos contundentes resonaron en el aire.

Los dos guardias estaban ahora apropiadamente inconscientes y hacían burbujas de espuma. Solo podía balbucear ante la serie de eventos que habían sucedido en lo que pareció ser un abrir y cerrar de ojos.

—Conrad…

Dándose la vuelta para mirarla, el rostro de Conrad ahora estaba lleno de su habitual sonrisa amable, pero enigmática.

—Fue una buena experiencia, ¿no es así Heathy? En las asignaciones de infiltración… un solo momento de descuido te costará la vida.

—Lo siento…

—Todo está bien. Hay momentos en que las cosas no salen según lo planeado. En momentos como ése, es importante que ofrezcamos el apoyo que podamos. Me ocuparé de eso esta vez, así que puedes quedarte aquí y esperarme, Heathy.

Dicho esto, Conrad bajó las escaleras con otra serie de elegantes pasos. Los miembros del personal del establecimiento, que habían escuchado algo del ruido, corrieron hacia Conrad y le preguntaron si algo andaba mal.

—Señorita Meynue… ¿qué eran esos sonidos hace un momento…?

—Jejeje. No es nada. Mi tonto mayordomo acaba de tirar un poco de agua de uno de los jarrones altos.

Los sonidos contundentes de tendones y huesos tensos interrumpieron las conversaciones pacíficas de Conrad con los guardias y los miembros del personal.

Unos minutos más tarde.

—¡He terminado!

Volviendo al lado de Fii de la misma manera elegante, estaba Conrad, sin una sola gota de sudor en su frente.

—Bueno, básicamente he eliminado la mayoría de ellos. Vamos a casa.

—Um… lo siento mucho…

Esta tarea había sido un gran fracaso, muy similar a la anterior. Fii parecía decididamente deprimida.

—Oh no. Está bien. Quería jugar con ellos un poco más, pero iba a denunciarlos a las autoridades pertinentes de cualquier manera. No afectará los trabajos futuros. Más importante…

De repente, Conrad acercó su rostro al de Fii.

Aparentemente había un pequeño corte ahí, no había logrado evadir por completo los cuchillos del guardia.

—Tienes que tener cuidado con las lesiones faciales, ¿sabes? Después de todo, eres una chica.

—Oh sí…

En ese momento, Fii se dio cuenta de lo que acababa de escuchar y comenzó a negar rápidamente con la cabeza.

—No, espera, ¡no es eso! ¡Soy un chico!

La respuesta de Conrad a la nerviosa Fii fue una sonrisa traviesa.

—Soy un experto en travestismo. ¿Crees que ese disfraz de chico a medias podría engañarme? Bueno, al menos los otros tontos no se han dado cuenta.

Parece que el secreto de Fii se había descubierto hace mucho tiempo, y Fii recibió este hecho con genuina sorpresa. Sin embargo, también se sintió aliviada por el hecho de que los otros miembros no se habían dado cuenta.

—Um… ¿Está bien si lo mantienes en secreto…?

—Seguro. Es más interesante de esa manera, ¿sabes? —Conrad asintió sorprendentemente rápido.

Pero… ¿interesante? Fue una respuesta que llenó a Fii de inquietud de muchas formas.

Después de seguir a Conrad fuera de la tienda, se dio cuenta de que Conrad había dejado inconscientes a todos los miembros del personal.

¿¡Tanta gente… sin armas !?

Fue una vista increíble. Fii podía sentir una gota de sudor corriendo por su espalda.

Al salir finalmente del edificio, un solo guardia todavía estaba al acecho, aparentemente sin darse cuenta de lo que había sucedido en la tienda; de hecho, era el mismo guardia que los había saludado al entrar.

—Bueno, si no es la señorita Meynu…

En el momento en que el guardia se dio la vuelta para enfrentar a Fii y Conrad, las manos de este último ya estaban alrededor de su garganta, y en un instante, él también estaba inconsciente.

Sin pensarlo mucho, Conrad caminó junto al hombre sostenido de esa manera particular, recorriendo una corta distancia antes de arrojarlo a un callejón pequeño y oscuro.

—Bueno, todo lo que queda es enviar un mensaje a los Caballeros Reales, y luego todos estos matones serán detenidos —dijo Conrad, aplaudiendo en aparente regocijo mientras se volvía hacia Fii.

—Sí…

Fii sólo pudo forzar una sonrisa, asintiendo con la cabeza mientras el sudor frío goteaba por su rostro.

Ese día, aprendió tres cosas.

La primera era que el aparentemente inofensivo Conrad era aparentemente alguien a quien temer.

En segundo lugar, que en realidad era una persona muy ocupada. Aprendió eso de primera mano al acompañar a Conrad de regreso al castillo real, tras lo cual se entregó un informe sumariamente a los Caballeros Reales. Aparentemente, era una tarifa estándar para que Conrad se vistiera y se infiltrara en varios lugares para recopilar inteligencia sobre organizaciones criminales.

Entre los caballeros, en realidad era el que pasaba menos tiempo en el cuartel general; de hecho, había ajustado su horario para poder recibir a Fii en todas y cada una de sus visitas… Y el motivo de Conrad para hacer todo eso, supuestamente era porque disfrutaba las visitas de Fii.

La tercera cosa fue:

—Entonces, ¿cómo estuvo hoy?

—Hubo muchas sorpresas, y estoy nervioso y cansado… Además, volví a fallar…

—Jejeje. ¿Es eso así? Sin embargo, no te preocupes demasiado por los fracasos. Lo principal que quería que aprendieras de esto era cómo se sentía estar en una misión de infiltración

—Sí.

En el camino de regreso al castillo real, Fii pudo sentir una inmensa cantidad de miradas en su ser. Sin embargo, eso era un hecho. Después de todo, una joven increíblemente hermosa caminaba a su lado.

Fii se había terminado de cambiar, asumiendo una vez más su forma de joven escudero. Sin embargo, Conrad no se quitó el disfraz, sino que decidió desfilar junto a ella, vestido, escote y todo.

Con su velo quitado, los hombres de la ciudad estaban todos obsesionados con la forma hechizante de Conrad, lo suficiente como para mirar agujeros a través de él. No obstante, Conrad parecía al menos dos veces más vibrante y feliz que su yo habitual, siendo el receptor de estas miradas.

Al presenciar esto, Fii llegó a una conclusión.

A esta persona definitivamente le gusta el travestismo independientemente de si una tarea lo requiere o no…

Y así resultó que Fii aprendió mucho sobre Conrad en ese día en particular.


 Diario de Sir Crow

Parece que Heath se fue hoy a una misión con Conrad. Nunca sabes realmente lo que está pensando Conrad, así que me resulta bastante difícil lidiar con él. Ahora que lo pienso, en realidad caminó todo el camino de regreso aquí mientras todavía estaba vestido de mujer.

No tengo idea de lo que pasa por su cabeza.

Quiero decir, sé que se ve increíblemente hermoso con ese atuendo, pero hay algo desagradable en esa presencia suya, ya sabes. No tengo ningún interés en alguien así.

En realidad, ¿por qué no hacer que Heath se disfrace de niña? Eso es mucho mejor. Tal vez le compraré un vestido la próxima vez… ¿O tal vez eso es demasiado y se enojará?

Hmm.

Army
Cómpralo ¡Cómpralo! Se verá bonita con todo sus arreglos

| Índice |

6 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 8: Conrad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *