Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 7: Compañeros del 18vo Pelotón

Traducido por Army

Editado por Sakuya

Había pasado un mes desde la entrada de Fii en los Caballeros Reales.

Era sábado y es el día en que los escuderos reciben instrucción individual o participan en actividades con sus pelotones asignados.

—¡Buenos días!

—Bienvenido Heathy. ¡Te prepararé un té!

El que saludó a Heath fue Conrad, de rostro sencillo, sentado en el almacén reformado que albergaba al pelotón 18° de Caballeros. Estaba preparando té como de costumbre, y el té de hoy era de canela.

Aunque Fii estaba agradecida por la cálida recepción cada vez que se presentaba, no pudo evitar preguntarse si Conrad participaba en entrenamiento o asignaciones.

Desde que fue asignada al pelotón 18°, notó que Conrad siempre estuvo ahí por una razón u otra.

—Té auténtico del Reino de Fenam. Llegó mi pedido hoy, ya ves. ¿Cómo es? ¿Está bien?

—Sí, está delicioso.

El té de canela que había preparado Conrad desprendía un aroma dulce. Su fragancia coincidía con su sabor:

El té es realmente delicioso.

Sentado frente a Fii, Conrad tenía la cara apoyada en una mano, observándola en silencio con una sonrisa obvia. En cuanto a por qué sonreía Conrad, Fii no estaba muy segura.

Realmente es una persona insondable…

Casi parecía que Conrad no tenía rasgos particulares que lo hicieran destacar. Su naturaleza amable le recordó a su amiga Remie, pero algo en Conrad era diferente.

De hecho, era muy, muy diferente.

Después de todo, Remie nunca tuvo una sonrisa enigmática en su rostro, una que impida que alguien pueda discernir cuáles son las intenciones o los sentimientos de este.

Ahora que lo pienso, ¿en qué se especializa Conrad nuevamente…?

Cuando todo el mundo se estaba presentando, excepto por Orbel. Fii había aprendido todos los campos de experiencia de sus compañeros… excepto el de Conrad.

—Oye Conrad, ¿en qué te especializas de nuevo?

—Es un secreto.

Conrad respondió la pregunta directa de Fii con un guiño, su dedo índice colocado sobre su labio como un gesto de burla.

Este tipo… Es imposible…

Y así, Fii se rindió en su línea de investigación con respecto a Conrad.

Después de que terminaron su té, el Capitán Yore y Crow hicieron su entrada desde las puertas corredizas.

—¡Buenos días, Capitán! ¡Y Sir Crow!

Fii se levantó rápidamente de su silla, asumiendo un saludo que ya se había convertido en una segunda naturaleza.

—Veo que estás bien hoy, Heath.

—¡Sí!

—¿Y yo? ¿Solo soy un complemento?

—Bueno, eso es porque me encuentro contigo muchas veces…

—Oye, oye, eres tan directo. Deberías saber que me han encomendado la tarea de cuidarte siempre, ¿sabes?

—¡Ah! ¡Muchas gracias!

—Es extraño agradecerme solo después de escuchar eso…

Aunque estaban en la misma unidad, la agenda relativamente ocupada del Capitán Yore significaba que Fii no podía reunirse con él muy a menudo. Como tal, asumió que el Capitán Yore lleva a cabo varias asignaciones y tareas incluso en sus días libres.

—Basta de bromas. Estamos esperando a Orbel.

Efectivamente, Orbel no estaba a la vista en el cuartel. Dicho esto, esto no fue tan extraño. Después de todo, entre los del pelotón 18°, muchos de ellos a menudo estaban ausentes debido a que se les asignó una tarea

Pero… ¿por qué estamos haciendo esperando a Orbel? Me pregunto qué estará haciendo…

Había pensado en preguntar, pero de repente recordó la reciente declaración del capitán Yore sobre las bromas, por lo que no pudo encontrar algo para plantear la pregunta.

Con los brazos cruzados, Yore se paró frente a Fii y ella levantó la cabeza para ver por qué.

—Heath. Por hoy, participaras en esta asignación.

—¿¡Una asignación…!?

Durante el mes en que Fii se unió a los Caballeros Reales como escudera, se había entrenado a diario, pero nunca le habían ofrecido una misión. En realidad, no tenía recuerdos reales de lo que realmente hacía todos los sábados.

Por su parte, Fii había llevado a cabo diligentemente su régimen de entrenamiento personalizado. Sin embargo, sus sábados generalmente los pasaba bebiendo té con Conrad, escuchando las historias de romance y coqueteo de Crow, clases de botánica con Orbel, mirando el entrenamiento de tiro con arco de Parwick u observando lo que Garuge hacía normalmente… Además, verificar la entrada de vez en cuando para ver si aparecía el Capitán Yore.

Cuando apareciera, Fii le daría un informe del día y esperaría poder hablar con él por un momento o dos.

Los demás escuderos participaban en las patrullas de la ciudad los sábados y en otras tareas más sencillas. Desde su perspectiva, Fii tenía un poco de envidia de sus amigos.

No obstante, ese día, finalmente se le había otorgado una misión.

♦ ♦ ♦

Yore y compañía terminaron llevando a Fii a los suburbios fuera de la capital, en específico, a una gran mansión donde parecían vivir individuos muy ricos. Hicieron el viaje a caballo, pero como Fii no tenía experiencia en montar, estaba sentada en la parte delantera de la silla de Crow. Las habilidades a caballo de Crow y Yore eran impresionantes, por decir lo menos.

Conrad estuvo notablemente ausente de la expedición. Sin embargo, cuando vio a Fii salir, la saludó y animó con su rostro siempre sonriente.

Me pregunto qué hace realmente…

Parecía que el misterio de Conrad solo se profundizaba con el tiempo. Alrededor de la mansión estaban los guardias y vigilantes a la espera de un intruso.

Con la protección del follaje, se dirigían a la parte trasera de la mansión, Orbel  se mantuvo agachado junto con su caballo para evitar ser detectado.

Habiendo escondido hábilmente su gran cuerpo en las sombras del follaje, Orbel levantó la mano para indicarles casualmente su posición con un silencioso “Hey”. Crow y Yore se movieron rápidamente llevando las riendas de sus corceles, para esconderlos en un lugar seguro.

Una vez realizada la acción, finalmente llegó el momento de que Fii recibiera su informe de asignación de Crow.

—Esta es la villa de cierto comerciante llamado Kanzarl.

—Se sabe que está involucrado en una organización de tráfico de personas en todo el continente. Esta villa se utiliza como una especie de almacén para esconder a las víctimas secuestradas…

—Al menos, esos son los rumores. Si lleváramos a cabo una investigación regular, las noticias sin duda le llegarían primero a él, y escondería todas las pruebas.

—Y si demoramos demasiado, las víctimas pueden ser vendidas como esclavas. Es por eso que vamos directamente a reunir pruebas. Tenemos que hacer esto rápidamente.

—Veo…

Sin embargo, Fii pensó que era más fácil decirlo que hacerlo. Si estas personas estuvieran realmente involucradas en la trata de personas y, por extensión, en la trata de esclavos, también habría guardias en el interior del edificio. No entendía cómo era posible que algunos caballeros se colaran sin ser detectados.

—Aquí es donde tú entras.

—¿Voy a fingir que me han secuestrado? Claro, no me importa.

Había pensado que impresionaría al Capitán Yore con su rápido pensamiento: si fingiera ser secuestrada, sería alojada con las otras víctimas y, como tal, obtendría las pruebas necesarias de inmediato.

—No.

—Eso no es… Si bien es cierto que vamos a hacer que te infiltres en el lugar, lo haremos desde arriba.

—¿Eh? —Fii ladeó la cabeza ante las palabras de Crow.

Dejando atrás al Capitán Yore y Orbel, Fii siguió a Crow a la parte trasera de la villa. Justo al lado del escondite, había tres guardias. Sin ruido en absoluto, Crow saltó de los arbustos, noqueando a los tres guardias.

Asombroso…

Crow había mostrado una fuerza inmensa en su emboscada. Aunque los escuderos habían practicado el combate sin armas como parte de su régimen de entrenamiento, Fii no había visto tal poder y velocidad ni siquiera en un instructor.

Como pensé, Sir Crow es una persona increíble…

Fii quedó deslumbrada por esta asombrosa exhibición.

Recibiendo una señal de la mano de Crow, Fii entró silenciosamente en la villa por la puerta trasera. No había ventanas y era un punto ciego en el edificio. Quizás era por eso que se habían apostado hasta tres guardias en ese lugar en particular, aunque todos habían sido eliminados por Crow.

—Veamos… Según la información que recibimos de la villa… deberían estar en algún lugar por aquí.

Murmurando para sí mismo en voz baja, Crow buscó con atención las secciones superiores de las paredes, como si buscara algo escondido.

—Ah, sí. Aquí está. Aquí mismo. —dijo Cuervo, y tiró de una sección de la pared en forma de bloque. Mientras lo hacía, esa parte específica de la pared se desprendió de su entorno, revelando un agujero cuadrado que no tenía más de 35 centímetros de ancho.

Sosteniendo a Fii por debajo de los brazos, Crow la impulsó rápidamente hacia arriba, y pronto estuvo mirando hacia el agujero en cuestión.

—¿Cómo es? ¿Puedes entrar? —preguntó.

Según Crow, se trataba de un agujero conectado a un sistema de ventilación de aire central, y desde ahí se podía acceder a cualquier techo de la villa.

Fii, por su parte, se deslizó por el agujero sin demasiado esfuerzo.

Al entrar en el agujero, se encontró en un espacio un poco más grande, pero todavía algo estrecho. Sin embargo, pudo darse la vuelta y, con una expresión algo insatisfecha, asomó la cabeza por el orificio de ventilación.

—¿No me digas que esto fue por lo que me asignaron…?

De hecho, era cierto que, aparte de Fii, ningún miembro del pelotón 18° de Caballeros podría caber en este agujero. El siguiente miembro más pequeño después de Fii era Conrad, pero incluso él era de una constitución relativamente mediana y, como tal, no habría encajado en el agujero para empezar.

—Bueno…  a decir verdad, un poco fue eso.

Crow asintió, sonriendo con su habitual sonrisa irónica.

—Bueno, eso está bien. No puedo pelear en absoluto de todos modos, así que, si me dices que me necesitan, realmente no puedo quejarme de eso —dijo Fii, aunque se enfurruñó mientras pronunciaba esa declaración en particular.

[Army: A mi niña la tratan como un conejillo de indias.]

Había esperado que, si la elegían, sería por una razón más impresionante. Estaba insatisfecha y pensó que cualquier otra persona se habría sentido de la misma manera.

—Está bien, entonces, busca a las víctimas secuestradas. Si es posible, averigua sus posiciones de alguna manera. Si podemos saber dónde están encerrados, sería de gran ayuda.

Crow le entregó lo que parecía ser un mapa y una flauta.

—Oh, y no dejes las vigas del techo. No puedes pelear, todavía es demasiado pronto para ti. Obtén la información relevante y regresa. Una vez se tiene la ubicación marcada, asaltaremos el lugar y nos ocuparemos de las cosas. Además, si cometes un error, o si te encuentras en un apuro, toca esa flauta.

—Sí, entiendo.

Después de las últimas instrucciones y advertencias de Crow, Fii desapareció en el estrecho conducto de ventilación. Se movió rápida y silenciosamente, pronto desapareció del campo de visión de Crow.

No era solo un cuerpo pequeño lo que se necesitaba para una hazaña como esta, también se requería uno flexible. Se movía como un gato. Quizás no se había dado cuenta, pero en todos los Caballeros Reales de Orstoll, sólo ella tenía este conjunto particular de habilidades. Se podría decir que ese era su talento.

—Los ojos de Roy estaban bien después de todo, eh.

Crow asintió con la cabeza mientras veía al pequeño escudero desaparecer en la oscuridad, sintiendo que estaba enviando a su hermano pequeño.

 ♦ ♦ ♦

Mientras Fii avanzaba por el conducto de ventilación, podía vislumbrar rayos de luz de abajo. Desde ahí, miró uno de los pasillos de la villa. En ese pasillo patrullaban algunos hombres armados. Tenían un aspecto decididamente mezquino sobre ellos.

No importa lo que uno dijera, esto no parecía en absoluto la villa de vacaciones de un rico comerciante.

Como dijo Crow… Este es un escondite para una organización de trata de personas… Será mejor que encuentre a las víctimas rápidamente…

Fii continuó silenciosamente a lo largo del conducto.

Para empezar, el eje no estaba hecho para que lo atravesaran los humanos. Para maniobrar con seguridad dentro de el, se requerían movimientos corporales flexibles. Sucedió que Fii tenía esta vivacidad y flexibilidad desde el nacimiento; además de eso, el entrenamiento del Capitán Yore había mejorado aún más esos rasgos, lo que le permitió deslizarse por el eje sin un sonido.

Normalmente, la gente tendría miedo de los lugares estrechos y oscuros, pero Fii había nacido a la sombra de su hermana y había vivido su vida ahí, así que no tenía miedo en absoluto. Decidió no pensar en esas cosas, eran pensamientos tristes.

Por encima de todo, quería ser útil al Capitán Yore. Esta devoción fue lo que mantuvo a Fii en marcha.

Sin que nadie lo notara, exploró la villa desde arriba, en el techo y rápidamente llegó a una conclusión.

No están en el primer piso…

Había observado habitaciones que parecían sospechosas desde el techo, pero no pudo encontrar ningún rastro de que alguien estuviera cautivo en contra de su voluntad.

Haciendo un giro de 180 grados dentro del eje, Fii se acostó sobre su espalda, mirando el mapa que se le proporcionó con la luz que fluía desde abajo. No había sótano.

Entonces… el segundo piso.

Tenía una confirmación visual de dónde podía subir al segundo piso con la ayuda del mapa. Después de planificar una ruta, rápidamente subió al segundo piso.

Sin embargo, hubo un error sin precedentes en toda esta operación: en realidad, esta asignación fue una especie de prueba para Fii.

Si no pudiera entrar en el conducto de ventilación, entonces eso habría sido todo. Si no pudiera encontrar a las víctimas en el primer piso, entonces eso habría sido todo. Eso era lo que habían pensado Yore y Crow.

Por eso le habían dicho específicamente a Fii que no abandonara la seguridad de las vigas del techo. Ni Roy ni Crow habían pensado que era posible entrar al segundo piso desde el conducto de ventilación.

No obstante, eso fue exactamente lo que hizo Fii: habiendo nacido con un cuerpo ligero, se apoyó contra el eje con sus extremidades, subiendo lentamente a pesar de que nunca le habían enseñado cómo hacerlo.

Más que cualquier otra cosa, fuertes pensamientos de devoción mantuvieron el cuerpo de Fii en movimiento.

¡Por el Capitán Yore!

Emergiendo de la oscuridad del conducto de ventilación, Fii estornudó levemente, levantando nubes de polvo a través de la entrada. Y así comenzó su búsqueda en el segundo piso.

Los encontré…

Por fin lo encontró: una habitación que albergaba a las víctimas secuestradas por la organización de trata de personas.

Al asomarse a la habitación, Fii pudo distinguir las formas de unas diez mujeres y niños con los brazos y las piernas atados. Todos iban vestidos de manera similar y tenían expresiones oscuras en sus rostros. Sus ojos estaban rojos por llorar.

Definitivamente los salvaré…

Tomando una decisión, Fii marcó la ubicación en su mapa y comenzó a caminar de regreso a la entrada.

No obstante, en ese momento, la puerta de la habitación se abrió con un clic audible y dos hombres entraron desde el pasillo.

Un hombre tenía un aire algo mercantil en él. El otro era presumiblemente su guardaespaldas, un hombre debidamente armado. A Fii se le ocurrió que quizás esto era lo que estaban buscando para empezar: el dueño de esta villa, el comerciante Kanzarl.

El hombre con aspecto de comerciante sonrió venenosamente a las víctimas secuestradas, asintiendo mientras lo hacía.

—Parece que tenemos material bastante bueno aquí. Y más de diez de ellos obtendrán un buen precio…

En ese momento, una pequeña sombra se movió desde algún lugar detrás del sonriente comerciante.

Uno de los niños secuestrados intentó escapar. Las cuerdas que sujetaban sus extremidades se habían caído solas o él las había quitado de alguna manera, no estaba seguro.

Probablemente fue porque había visto la puerta abierta y pensó en escapar ahí mismo.

¡No…!

Gritó Fii en su corazón.

El hombre armado tuvo al niño en la mira todo el tiempo, y pronto, el niño fue atrapado fácilmente. El hombre levantó violentamente al niño del suelo tomándolo del brazo.

—¡Uwaaaaaaaaahh!

El dolor hizo que el niño llorara fuerte.

—Tonto. ¿De verdad pensaste que podrías escapar? Maestro Kanzarl, ¿qué debemos hacer con este?

Kanzarl miró al niño durante unos tres segundos, antes de responder con un tono marcadamente desinteresado.

—Haz de él un ejemplo. Hiérelo. No me importa si muere. Es un niño, y tampoco es muy bueno en cuanto a materiales. No se venderá por mucho.

—Entendido. Je je. No me culpes si mueres, chico. Esto es tu culpa.

El hombre armado levantó un puño, preparándose para golpear al niño todavía suspendido.

¡No te atrevas!

Un calor repentino se apoderó del cuerpo de Fii. Reaccionando antes de darse cuenta, había localizado un lugar donde podía bajar.

Bajó de las vigas del techo con rapidez y se lanzó hacia el hombre armado.

—¿¡Q-Qué!?

—¿Hnn…?

Kanzarl alzó la voz, alarmado, en respuesta al objeto no identificado que descendía del techo.

Fii bajó justo encima del punto ciego del hombre, y este había reaccionado demasiado lento.

Empuñando la espada que le había regalado Garuge, Fii la bajó sobre la cabeza del hombre, con la vaina y todo. Aunque tembló, el hombre no se cayó.

¡Está bien, es como lo planeé!

Fii se había preparado rápidamente para un segundo golpe.

En su pelea con Gormus, había llegado a comprender su propia debilidad cuando se trataba de fuerza. Y así, para complementar eso, se había involucrado en un entrenamiento con espada.

—¡AGGGHHHH!

Al segundo golpe, el hombre cayó, después de haber sido noqueado limpiamente.

—¿Qu-quién diablos eres…? Ugh.

Y entonces Fii golpeó a Kanzarl con su funda de espada antes de que este último pudiera terminar su oración.

Esta vez, solo tomó un golpe.

Aunque los había derrotado a ambos, se podían escuchar sonidos fuertes desde fuera de la habitación.

—¡Escuché algo extraño!

—¡Viene de la habitación donde se guardan las mercancías!

El sonido de pasos que se acercaban constantemente venía del exterior de la habitación.

Esto es malo…

Rápidamente cortó las cuerdas de algunas de las víctimas, tranquilizándolos en el proceso.

—¡Vine a salvarte! ¡Por favor, debes ayudarme!

Con la fuerza combinada de las víctimas secuestradas y Fii, movieron un estante cercano para actuar como una barricada contra la puerta.

—Hey, ¿¡qué es esto!?

—¡Mierda, no se abre! ¿¡Maestro Kanzarl!?

Los hombres que estaban afuera comenzaron a golpear la puerta con todas sus fuerzas.

—¡Algo lo bloquea desde el interior!

—¡Destrócenlo!

Kuh… ¿Es esto?

Como se trataba de una habitación que normalmente no se utilizaba, el estante era relativamente ligero; para empezar, no tenía mucha estabilidad. Aquellos a quienes les cortó las cuerdas estaban ejerciendo toda la fuerza que pudieron en el estante, pero Fii era liviano y las mujeres eran de complexión similar, además de estar privadas de su fuerza por estar encerradas durante un período prolongado de tiempo.

La fuerza del otro lado de la puerta comenzó a aumentar. Parecía que los matones armados de la villa habían recibido refuerzos.

En ese momento, la luz se reflejó en la flauta que Crow le había dado a Fii.

¡Lo siento, Capitán Yore, Sir Crow! ¡Por favor, sálvanos!

Fii se llevó la flauta a los labios y sopló con todas sus fuerzas.

♦ ♦ ♦

Después de esconder a los guardias inconscientes, Crow había estado monitoreando los alrededores, mientras esperaba que Heath regresara.

Aunque Crow estaba normalmente muy relajado en las asignaciones, no podía evitar ponerse nervioso: Heath todavía no había regresado.

—¿Él va a estar bien…? Era solo un piso, así que ya debería haber regresado. —Crow finalmente se preocupó

Tal vez fue su imaginación, pero la constante serie de pasos se podía escuchar desde el interior de la villa. Justo cuando Crow estaba a punto de intervenir. Un sonido agudo surgió de la villa: una nota de flauta alta y larga.

¡La flauta que le di!

Crow inmediatamente se dispuso a encontrar la fuente del sonido; no le tomó mucho tiempo darse cuenta de que provenía del segundo piso, de todos los lugares.

¡Ese idiota…! ¡Por qué diablos está ahí arriba…!

Roy y Orbel salieron corriendo del bosque, y el primero rápidamente planteó una pregunta propia.

—¿Dónde está Heath?

—¡Probablemente ahí!

El dedo de Crow señaló una habitación en el segundo piso desde donde se había originado la nota.

—El segundo piso… —Incluso Roy hizo una mueca ante esta revelación.

En este punto, incluso los guardias y vigías de fuera de la villa habían comenzado a entrar. Si esto continuaba, Heath estaría en un peligro considerable, por lo que Roy tomó una decisión rápida.

—Orbel. Lánzame hasta el segundo piso.

Al escuchar las palabras de Roy, Orbel asintió, entendió completamente su intención.

Mientras Orbel se colocaba cerca de la habitación en la que se pensaba que estaba Heath, Roy echó a correr, saltando rápidamente en dirección a Orbel con todas sus fuerzas, saltando de los gruesos brazos de Orbel y elevándose por el aire.

[Army: Patita de gallo para subir.]

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, Fii sostenía la barricada lo mejor que podía. Sin embargo, estaba llegando a su límite.

La fuerza del otro lado estaba aumentando lentamente. Parecían tener un martillo pesado de algún tipo: tanto la puerta como el estante estaban hechos jirones, habiendo absorbido un golpe de más.

¡Se va a romper…!

Con algunos golpes más, la puerta que Fii y las mujeres habían luchado por mantener cerrada ahora se abrió.

Aunque Fii fue impulsada hacia atrás, estaba lista para ello, volviendo a ponerse de pie una vez más. Al evaluar la situación, se dio cuenta de que ahora había unos cinco hombres en la habitación. Era un número que Fii no tenía esperanzas de manejar por su cuenta.

¡Pero… tengo que hacer esto!

En la habitación, no había nadie que pudiera pelear más que Fii. Entonces apretó los dientes, y colocó su espada en mano.

Sin embargo, para lo que Fii no estaba preparada era para el repentino sonido de un cristal romperse desde una ventana detrás de ella.

Un hombre alto de alguna manera había entrado en la habitación. Un solo instante fue todo lo que Fii necesitó para reconocerlo.

—¡Capitán Yore!

—Heath. Retrocede.

Al tocar tierra y dar sus órdenes a Fii, Yore bajó su cuerpo como el de una pantera, golpeando inmediatamente a los cinco hombres sorprendidos con un solo movimiento de su espada. Los hombres, tomados desprevenidos, fueron derribados rápidamente. Juego de espadas del que alguien podría enamorarse en un instante, incluso en esta situación precaria.

Segundos después, Crow también voló a la habitación por el mismo método.

—¡Oye, oye! ¡Maldita sea, seguro que nos haces hacer cosas locas, Heath! ¡Idiota! ¿Qué hacemos? ¿Corremos?

—No. Heath, junto con las mujeres y niños. No podremos deshacernos de ellos. Simplemente los derribaremos aquí mismo.

—¡Ahh, pensé que dirías eso!

—Vámonos.

Aunque estaba un poco conmovido por el aterrizaje brusco, Yore hizo una figura intimidante con su espada desenvainada y su expresión inquebrantable. Crow y Yore estaban a una corta distancia en diagonal de la puerta, derribando a los enemigos en el momento en que entraron en la habitación en una emboscada calculada.

Su juego de espadas era materia de leyenda. Increíble… debería hacer algo para ayudar…

Mientras ese pensamiento cruzaba por su mente, Fii trató de ocupar un puesto junto a sus superiores.

—¡Heath! ¡¡Quédate donde estás!!

Sin siquiera mirar en su dirección, los dos caballeros gritaron sus direcciones simultáneas a Heath. Y así, Fii obedeció sus órdenes, ocupándose de cortar las cuerdas de los que todavía estaban atados por ellas.

Aunque los matones contratados por Kanzarl hicieron todo lo posible para derrotar a Crow y Yore, su gran número en los estrechos alrededores les perjudicó. Algunos de los hombres armados habían intentado romper las defensas de Yore y Crow, pero ni siquiera dos de ellos pudieron derrotar a ninguno de los caballeros.

—¡Kuh, es imposible! ¡No podemos romper su formación!

En ese momento, un fuerte boom resonó en todo el edificio.

—¿E-es un cañón? ¿¡Vienen otros soldados!?

Los matones armados que no habían sido derrotados por Yore y Crow comenzaron a correr al escuchar el sonido. Aprovechando su oportunidad, Crow y Yore dieron un gran paso hacia adelante.

Al salir por la puerta, los dos derribaron a una docena de hombres simultáneamente con sus espadas.

—¡Agh! ¡C-corran!

—¡Estos tipos son unos malditos monstruos!

El primer matón que se dio la vuelta y se escapó, apenas había llegado hasta la primera esquina cuando fue arrojado rápidamente hacia la pared, por lo que parecía ser un trozo de acero.

Lenta, pero constantemente, Orbel emergió de las sombras del pasillo… y en sus grandes brazos había un cañón de un tamaño deslumbrante.

Aunque algunos de ellos se habían escapado, los tres caballeros habían eliminado a casi todos los matones contratados por la villa. Avanzando en la dirección general de Heath, Orbel sonrió levemente, levantando el pulgar mientras lo hacía.

Una vez que habían derrotado a todos los enemigos en su cercanía inmediata, Crow y Yore se volvieron hacia Heath.

—Capitán… Sir Crow…

Fii se acercó a ellos dos en agradecimiento. Sin embargo, en el momento siguiente, los nudillos de Crow golpearon su cabeza.

—¡Heath! ¡Te dije que no te apartes de las vigas del techo! —Crow estaba realmente enojado.

Ver a alguien, tan frívolo y guapo como Crow, tan enojado, era realmente un espectáculo aterrador.

—Yo, lo siento… Pero un niño estaba en peligro y tenía que hacer algo al respecto…

—¡No lo intimides! ¡Él me salvó!

Los niños rescatados formaron un pequeño círculo alrededor de Fii, como para protegerla.

Sin embargo, la ira de Crow no disminuyó.

—¡Lo que hiciste fue ir EN CONTRA DE LOS PEDIDOS! ¿Sabes en qué tipo de situación te encuentras? ¡Obedecer las órdenes de tu superior es un DEBER BÁSICO para estar en un pelotón! ¡Seguramente tus instructores te enseñaron eso!

—Sí…

Lo que dijo Crow era cierto. La voz de Fii era suave. Ahora que se había calmado, Fii se dio cuenta de que no solo había puesto en peligro su propia vida, sino también las vidas de Yore y los demás que habían acudido en su ayuda. Al darse cuenta, su cuerpo se congeló.

No obstante, al mismo tiempo, no podía dejar que el niño muriera… ¿Qué debería haber hecho? Las dudas y preguntas surgieron del interior de su pecho.

Orbel se dirigió al lado del enojado Crow, colocando una mano sobre el hombro de este último y sacudiendo la cabeza.

El papel que sostenía decía:

[No es raro que los novatos se adelanten a sí mismos. Estás siendo un poco duro. Heath también tiene razón.]

Sin embargo, la ira de Crow aún no disminuyó.

—¡Pero entonces lo ves! Si no lo hubiéramos hecho a tiempo, habría sido, ¡TARDE!

La ira de Crow provenía de su preocupación por Fii, eso era evidente. En realidad, fue una situación realmente peligrosa. Si Yore hubiera llegado un segundo demasiado tarde, sin duda la habrían matado.

Habiendo estado en silencio hasta ahora, Yore dio un paso adelante, atrayendo la atención y los ojos de todos los que estaban en la habitación hacia él.

—Heath.

—Sí… —Al escuchar la llamada de Yore, Fii logró responder.

—Cuando nos movemos como un pelotón, hay momentos en que el curso de acción correcto no es lo correcto. Si no tienes la fuerza suficiente, tienes que dejar de lado tu sentido de la justicia… Y para que obtengas dicha fuerza se requiere tiempo, como ya te he dicho antes.

Fii asintió con la cabeza ante las palabras de Yore.

—Estoy seguro que te preocupaba qué elección tomar en ese momento.

—Sí…

Ésa era la verdad del asunto, le gustara o no a Fii. Ella había querido ayudarlos. Eso era lo que había pensado, pero su propia fuerza apenas era suficiente para hacerlo. En cambio, había involucrado a inocentes a su alrededor, y luego se metió en una situación de la que no podía salir.

—Para que tengas una respuesta, necesitas saber la medida exacta de tu propia fuerza. Con tu habilidad como está ahora, me temo que no puedes darte el lujo de elegir salvarlos. Poner tu propia vida en peligro, permitir que tus compañeros caballeros asuman riesgos, salvar a estos niños y a estas personas secuestradas, todas estas cosas son el resultado de tus acciones hoy. No olvides nada de eso. El camino por delante todavía es largo. No tienes que darte a ti mismo, ni a nadie, una respuesta hoy. Mi objetivo es convertirte en un caballero con experiencia y habilidad; entonces puedes buscar las respuestas correctas por ti mismo. Hasta entonces, te apoyaremos y daremos seguimiento a tus acciones tanto como podamos.

—Entiendo.

La pregunta que se le había planteado a Fii era una que se le planteó a todos los caballeros del pelotón 18° presentes ese día. Crow, Yore y Orbel habían tenido pensamientos y preocupaciones similares en el pasado; fue a partir de ese momento que habían pensado y buscado el poder con su propia fuerza. Para calmar, la respuesta a esa pregunta era personal; la mayoría de las veces era la misma razón por la que eran caballeros para empezar.

Fii asintió con la cabeza ante las palabras de Yore, grabándolas en su corazón para que no las olvidara algún día.

La rabia de Crow también había disminuido finalmente, y así el evento llegó a su fin, o eso parecía. Había una cosa que el capitán Yore aún tenía que decir.

—Sin embargo… Ir en contra de las órdenes sigue siendo un delito. Tendrás que ser castigado adecuadamente.

—¿¡Ehh!?

Si bien Fii no tuvo problemas para recibir algún tipo de castigo por sus acciones, pensó que el Capitán Yore había terminado con su discurso, y la siguiente declaración la hizo emitir un gemido casi patético.

De pie junto a Yore estaba Crow con los brazos cruzados, asintiendo con la cabeza mientras escuchaba cada palabra.

—Además, el castigo será para todos los caballeros involucrados. No solo Heath.

—¿¡Ehhh!? —Esta vez, fue Crow quien tenía los ojos muy abiertos por la sorpresa—. ¿¡Por qué!?

—Eso es porque nosotros también hemos cometido un error esta vez. Subestimamos a Heath. No pudimos informar adecuadamente a Heath sobre la preparación mental que tendría que emprender para una operación de rescate como ésta. Esa es una responsabilidad compartida del pelotón, y será asumida como tal.

—Kuh…

Sin embargo, eso era cierto. No se habían tomado las debidas precauciones porque se había pensado en la operación como una prueba para su nuevo escudero.

Mirando hacia atrás, se podía ver fácilmente que el informe proporcionado a Fii era demasiado simple.

Aunque a los escuderos se les enseña en sus estudios a operar como un solo pelotón, el concepto debería haberse reforzado en esta ocasión. Se asumió que Fii se retiraría automáticamente si hubiera señales de problemas o peligro. Sin embargo, precisamente porque salió inesperadamente bien, se supuso que Fii podía manejar toda la operación de exploración por su cuenta, y este fue el resultado.

Además, lo que agravó esta serie de errores fue que Fii se había desempeñado por encima de sus expectativas.

Rascándose la cabeza, Crow ofreció una disculpa a Fii.

—Es verdad. Fuimos demasiado ingenuos con nuestras suposiciones. Me disculpo por enojarme tanto contigo, Heath.

—No claro que no. No es tu culpa. —Fii negó con la cabeza a Crow.

—Entonces, anunciaré nuestro castigo colectivo.

—¿¡EEEEEEEEHHHHHH!?

Aunque Fii se había preparado mentalmente para cualquier castigo venidero, lo que escuchó hizo que soltara un lamento verdaderamente triste.

♦ ♦ ♦

Y así sucedió que, a la hora de la cena, Fii tenía la cabeza sobre la mesa, lágrimas en los ojos.

—¿Eh? Heath, ¿no estás comiendo?

Remie, que había regresado a su asiento en la mesa después de llenar su plato, fue el primero en hacerle esta pregunta. Después de todo, era raro que Fii, que disfrutaba la comida más que nadie, no estuviera comiendo.

—Aparentemente, fue en contra de las órdenes de su pelotón, por lo que no puede cenar durante tres días como castigo… —Gees respondió por Fii, quien apenas tenía energías para hablar.

El castigo que el Capitán Yore había entregado al pelotón fue de hecho no cenar durante tres días. Y mientras se sentaba entre los escuderos del dormitorio norte, Fii, a quien más le gustaba comer, le había golpeado más fuerte.

—Durante tres días, a nadie del pelotón se le permite cenar. En compensación, comerán abundante en el desayuno. —Esas fueron las palabras del Capitán Yore.

Fii miró el guiso que Remie estaba comiendo con envidia.

—¿Quieres un…? Solo un bocado está bien, ¿verdad? Nadie lo sabrá…

Parecía que Fii podría incluso comerse a Remie entero.

Remie lentamente le ofreció una cuchara a Fii cuando las gotas de sudor comenzaron a acumularse en su mejilla.

Sin embargo, Fii negó con la cabeza.

—No, está bien. No puedo romper una promesa con el Capitán Yore.

No obstante, cuando Slad regresó a la mesa y comenzó a comerse su filete de hamburguesa, Fii mostró su expresión familiar de envidia una vez más, mirando con nostalgia mientras las lágrimas fluían libremente de sus ojos.

—Uwah… tengo tanta hambre… tengo tanta envidia…

Entonces no vengas al comedor…

Eso era lo que pensaban todos en la sala.

♦ ♦ ♦

En una de las calles de Orstoll por la noche, Crow tenía las palmas juntas, disculpándose con una hermosa mujer con un aura algo enérgica sobre ella.

—¡Lo siento, no puedo ir a cenar contigo esta noche!

—¿¡Eh!? ¿No prometiste llevarme a un restaurante para una deliciosa cena? Si estás aquí, ¿no significa eso que también tienes tiempo? ¿¡Entonces por qué!?

El rostro de la mujer se puso rojo rápidamente ante las palabras de Crow.

—Bueno, simplemente no tengo apetito en este momento… Se ha hecho la reserva, ¿tal vez podrías ir por tu cuenta…?

Un sonido de una bofetada interrumpió sus disculpas.

—¡No me jodas! ¡Nunca volveré a tener una cita contigo!

Y así, la mujer se marchó furiosa, el sonido constante de sus tacones altos se desvaneció en la distancia.

Para Crow, era testaruda y hermosa, además de una gran conversadora; era el tipo de mujer que le interesaba. Sin embargo, también tenía su orgullo. Probablemente nunca volvería a atender ninguna de las peticiones de Crow después de un incidente como este.

—Bueno, supongo que no hay nada que hacer…

Suspirando cuando la vio a lo lejos, la habitual sonrisa irónica de Crow se deslizó por sus rasgos.

♦ ♦ ♦

Orbel estaba vertiendo agua en las macetas en la sede de Caballeros. Las flores estaban floreciendo maravillosamente y hoy también parecía feliz.

♦ ♦ ♦

Esa noche, Roy todavía estaba en su escritorio, profundamente absorto en su trabajo, cuando uno de sus oficiales se le acercó.

—Su Alteza… pronto será el momento de cenar con la Reina Fielle…

Al escuchar eso, Roy respondió rápidamente.

—Ah. Disculpas, me había olvidado decírtelo. Cancela la cena de esta noche.

—¿¡Cómo!?

Incapaz de creer las palabras del Rey, el funcionario volvió a plantear su pregunta. Para ese funcionario específico, Roy pensó por un momento, entregándole la siguiente declaración:

—Puede distribuir mi porción de la comida de hoy entre el personal de la cocina. Además, envíe mis disculpas a la Reina Fielle. Y, durante los próximos dos días, dígale a la cocina que no prepare mi parte.

—S-Sí…

Aunque el funcionario estaba completamente confundido y no entendía a su rey, asintió con la cabeza.

Y así, con solo esas palabras para el funcionario, Roy tomó su bolígrafo y comenzó a escribir una vez más.


Diario de Sir Crow

Hombre, hoy me asusté muchísimo.

Ese Heath, le dije que no bajara de las vigas, pero lo hizo de todos modos…

Bueno, de acuerdo con Roy, me equivoqué demasiado eh… Fue genial que logramos salvarlo al final…

Aunque le grité un poco, comprendo las preocupaciones y los sentimientos que tendría a esa edad. Es difícil tomar una decisión como esa, simplemente dejar que alguien muera. No creo que a nadie le guste hacer eso.

Es imprudente y hace algunas locuras a veces, pero como su mayor… Supongo que debería cuidarlo…

Todavía me duele la mejilla.

Como era de esperar, esa técnica en particular probablemente no fue la mejor para usar…

| Índice |

6 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 7: Compañeros del 18vo Pelotón

  1. Fleur says:

    Aah Crow resulto más guapo de lo que pensaba😝 me gustó más que yore 🤣
    Le perdono lo mujeriego pero espero que llegue una mujer que le robe el cocoro (que no sea fii) 😅

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *