Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 6: Comienza el entrenamiento

Traducido por Army

Editado por Sakuya

Así fue como comenzó el régimen de entrenamiento de los escuderos.

Al igual que en una escuela normal, los escuderos se sentaron durante la primera mitad del día en un aula, aprendiendo sobre varias materias como historia, matemáticas e idiomas.

Los principios y la dirección general de los Caballeros Reales de Orstoll, era no solo entrenar el cuerpo, sino también perfeccionar la mente, además de entrenar a sus escuderos en la etiqueta social y los modales.

Actualmente, el instructor de anteojos estaba enseñando a los escuderos sobre la historia de Orstoll y cómo llegó a ser un Gran Reino.

—Gormus… ¡No debes dormir!

Lanzó miradas a su amigo, finalmente pellizcando a Gormus en la mejilla en un inútil intento de despertarlo. Habían pasado apenas diez minutos desde el comienzo de la lección, y Gormus ya estaba tirado en el escritorio ante ella.

—No me despiertes… Heath… no me importan cosas como esta… Es aburrido y sin sentido y no lo entiendo… Me voy a volver a dormir…

—¡No puedes! ¡El Capitán Yore dijo que para ser un buen caballero de Orstoll, debes familiarizarte con su historia!

—Eso es todo lo que sigues diciendo… Yore, Yore, Capitán Yore, Capitán, ¿nunca te cansas de eso?

—¡Lo que dice el Capitán es verdad!

—Oye… ¡Tu voz es demasiado fuerte…!

—¡Heath, Gormus, silencio!

—Lo siento.

—Perdón…

Al final, los dos fueron reprendidos rotundamente por el instructor.

—Todo es tu culpa, Gormus…

—Más bien es porque no te callaste…

Fii y Gormus estaban, una vez más, teniendo una conversación en susurros a través del espacio entre sus asientos.

Para el período anterior al mediodía, Fii y Gormus fueron asignados a asientos adyacentes. El pequeño cuerpo de Fii hizo un vivo contraste contra la gran estatura de Gormus, y parecía que de alguna manera tenía sentido colocar a los dos de esa manera.

Los dos no lo sabían, pero Fii era en realidad uno de los pocos escuderos que no temía hablar con Gormus a diario. Con ese rostro fuerte y estatura grande, Gormus tenía una figura intimidante, y quizás era de esperar que algunos escuderos le temieran.

—Muéstrame tus notas más tarde, Heath.

—Usa las tuyas…

Slad y sus compatriotas sólo podían vigilar a Fii tensamente mientras ella intercambiaba comentarios despreocupados con Gormus.

—Pellizcó la mejilla de Gormus… Él es bastante valiente, ese Heath.

—Sí… Heath es bastante impresionante…

Inevitablemente, tomando conciencia de los susurros que la rodeaban, Fii pensó para sí misma:

Si bien es cierto que tiene mala boca y puede parecer un poco rudo… Realmente no da tanto miedo. Supongo que realmente no puedo tomar el terreno moral superior aquí… Después de todo, cuando lo conocí, pensé que era terriblemente malhumorado…

Se había dado cuenta de que Gormus había vivido en medio de los malentendidos y conceptos erróneos de los demás, incluido el suyo.

 ♦ ♦ ♦

El entrenamiento para los escuderos comenzó al mediodía.

—¡AAALLLLLLLRIGHT! ¡Es hora de entrenar!

Gormus estaba feliz por el giro de los acontecimientos, pero Fii estaba en llamas.

¡Muy bien, hagamos esto! ¡Me pondré al día con todos a la vez!

Y pronto comenzó el entrenamiento.

—Soy el que está a cargo de entrenarlos a ustedes. Mi nombre es Heslow. Los voy a entrenar muy bien, así que prepárense.

Con los brazos cruzados, Heslow parecía estricto y algo rígido, mirando a los escuderos reunidos frente al dormitorio norte.

—Uf, nuestro instructor es Heslow, eh…

—Él tomará el dormitorio norte este año… Tuvimos mucha mala suerte…

Una ola de susurros se extendió entre los escuderos reunidos. Parecía que tenía una gran reputación como instructor. Entre los que habían aspirado a convertirse en caballeros, parecía ser una práctica común recopilar información sobre los Caballeros Reales como organización.

 ♦ ♦ ♦

En la semana anterior al inicio formal del entrenamiento, muchos escuderos hablaron con sus mayores y, como resultado, recibieron información privilegiada. Como tal, alguien como Fii, que no tenía ni idea de en qué se estaba metiendo, era relativamente raro.

Fii, a su vez, había pasado la semana hablando con las diversas personas del 18. En particular, buscó al Capitán Caballero Yore en varias ocasiones, pasando un tiempo valioso hablando con él sobre varios asuntos.

Debido al hecho de que el pelotón 18° estaba compuesto por miembros específicamente seleccionados por Yore, no había otros escuderos además de Fii, y como tal, no tuvo la oportunidad de pedirle a un escudero más veterano una variedad de consejos y trucos. Por otro lado, Crow no perdió el tiempo en obsequiar a Fii las historias de la cantidad de lindas sirvientas con las que había salido como escudero, así como en un romance con la hija mayor de una familia noble.

Sus hábitos con las mujeres son realmente terribles… si no fuera por eso, sería un buen tipo…

Mirando lo que parecía ser un Crow verdaderamente extasiado, relataba sus recuerdos de juventud y las mujeres con las que había estado, Fii decidió dejarlo pasar, sin retener gran parte de la información en absoluto.

También vale la pena señalar que Crow mencionó algo como:

—Todos los instructores enseñan a los escuderos teniendo en cuenta sus mejores intereses. Solo escucha lo que dicen y funcionará.

Yore, a su vez, le había aconsejado a Fii que aprendiera todo lo que pudiera de los escuderos que la rodeaban.

 ♦ ♦ ♦

—¡Dejen de susurrar entre ustedes! A partir de este momento, se les enseñará los caminos de la espada, se perfeccionará su cuerpo y ¡emprenderá varios regímenes de entrenamiento! Pero todo eso no significa nada si no tienes resistencia. Es por eso que todos ustedes van a estar acumulando resistencia a partir de ahora, durante un mes completo. ¡Empiecen a correr!

Ante la mención de la palabra “correr”, los escuderos expresaron colectivamente un suspiro de disgusto. Después de todo, los jóvenes se apresuraron a entrenar con la espada y otros regímenes más llamativos, pero se resistieron a la idea de correr sin rumbo fijo.

Slad, así como los escuderos que lo rodeaban, compartieron una expresión de incredulidad.

Inesperadamente, Remie disfrutó corriendo, aunque esto quizás podría atribuirse a su naturaleza tolerante.

La expresión de Gees, por otro lado, no cambió mucho en absoluto.

—¡Seré el primero!

Fue lo que Gormus dijo mientras realizaba con entusiasmo sus ejercicios de calentamiento.

—¡Voy a hacer todo lo que pueda para alcanzarte, Gormus!

Junto a él, Fii estaba haciendo los mismos ejercicios.

Gormus golpeó a Fii en la frente.

—¿Eres un tonto? No tienes ninguna resistencia, hasta el punto de que es un poco triste. Lo sabes por la prueba. ¡Corre a tu propio ritmo!

Después de todo, Gormus se había dado cuenta de la falta de resistencia de Fii después de presenciar su calambre muscular durante la prueba.

Era cierto que Gormus la había atacado salvajemente y que ella, a su vez, había realizado una serie de acciones imprudentes. Hablando honestamente, sin embargo, la resistencia de Fii era realmente problemática para un escudero. Su cuerpo en mal estado y su desproporcionadamente grande coraje (para su pequeño cuerpo) hizo una combinación particularmente mala.

—Ugh…

Fii no pudo evitar reconocer las palabras de Gormus. Después de todo, él tenía razón, así que dejó de seguir el paso de Gormus. No obstante, todavía había querido hacer todo lo posible por Yore, y su fuego interior ardía, por lo que rápidamente olvidó su resolución de contenerse.

El único consejo que tanto Yore como Crow le habían dado:

—No exageres.

Quizás valía la pena mencionar que Fii tenía la menor cantidad de resistencia entre todos los escuderos. Sin embargo, esto era de esperarse. En comparación con los jóvenes que habían aspirado a ser caballeros desde pequeños y entrenados en los caminos de la espada, además de las artes marciales; Fii, que había vivido como una princesa y hasta hace poco había estado tomando clases de modales sociales, no podía esperar compararse con ninguno de sus compañeros escuderos en este momento.

El régimen de carrera del escudero estaba destinado a aumentar su resistencia física y tolerancia; era una actividad exigente incluso para aquellos que estaban acostumbrados a tales esfuerzos.

Liderando el grupo estaba Gormus. Siguiéndolo de cerca, inesperadamente, estaba Remie. Además de que no odiaba correr, Remie también parecía ser particularmente bueno cubriendo largas distancias. Se mantuvo cerca de Gormus, aferrado a su sombra y fácilmente igualando su paso.

Gormus, por otro lado, no era muy bueno en las carreras de larga distancia. Esto era de esperar, sin embargo, dado el tamaño de su cuerpo, se requirió una entrada considerable para mover su volumen.

Gormus pensó para sí mismo:

Si la memoria no me falla… este tipo anda con Heath. Tiene cara de oveja, sin ninguna preocupación en el mundo. Su velocidad de carrera es realmente otra cosa. ¡Pero no perderé!

Apretando los dientes, Gormus mantuvo la delantera.

Slad, Gees y los otros escuderos se quedaron en el medio del grupo, Slad parecía no estarse divirtiendo exactamente. Gees, al contrario, tenía su expresión estoica habitual.

El último en llegar fue Fii.

Jadeando y afirmando que se recuperaría entre respiraciones, Fii siguió yendo tan lejos como sus piernas le permitían. Alrededor del punto medio, su rostro se había vuelto de un desagradable tono azul; pero, ni una sola queja surgió de sus labios.

—Hey, Heath, ¿estás bien?

Incluso, el conocido coloquialmente como el “entrenador de demonios” para los otros escuderos, preguntaba continuamente a Fii, con un matiz de preocupación evidente en su voz.

Para empezar, Heslow solo les gritaba a los escuderos que evidentemente podían hacer más, pero estaban holgazaneando por pereza. Quizás fue una fase, pero los escuderos perezosos eran algo común en los Caballeros Reales. Sin embargo, el estudiante escudero ante sus ojos había alcanzado su límite durante mucho tiempo, y aun así insistía en moverse.

—Heath, si no te sientes bien, puedes parar.

—Estoy… bien… Lo siento… no puedo… respirar… no puedo… hablar mucho…

En otras palabras, Fii se había esforzado hasta el punto en que incluso hablar se estaba volviendo imposible. No obstante, no mostró signos de querer detenerse.

Heslow no sabía si debía detener a este escudero en particular o no. Si bien era cierto que era un instructor entusiasta y apasionado, pero era joven y no tenía mucha experiencia.

Finalmente, todos los escuderos, menos Fii, comenzaron a acercarse a su objetivo.

—Oye… ¿Estás bien?

Gormus miró a Fii, que seguía corriendo a pesar de que su cuerpo se balanceaba de un lado a otro. Gormus fue el primero en alcanzar la meta en el dormitorio norte. Remie, que había estado siguiendo a Gormus todo este tiempo, era el siguiente: Gormus lo había sacudido en los momentos finales del curso.

—Es un poco preocupante… Remie, quien cruzó la línea poco después.

Gormus hizo una observación preocupada.

Cuando los otros escuderos llegaron a su objetivo, solo Fii permaneció luchando.

—No te esfuerces.

—Yo… puedo hacerlo… —Fii dio una respuesta definitiva a la voz de Heslow.

Empapada en sudor, siguió corriendo.

Sin embargo, había agotado toda su fuerza en sus músculos y cuerpo, sus piernas ya no podían moverse. Pero sintió una brecha claramente observada entre ella y los otros escuderos, por lo que pensó que al menos debería ver a través del entrenamiento que se le brindó.

—Si… estoy tomando su tiempo… por favor siga adelante con el resto, instructor… yo… terminaré por mi cuenta… —Fii jadeó entre respiraciones dolorosas.

—Heath… Haz tu mejor esfuerzo.

Al presenciar la lucha de su amigo, Remie juntó las manos, como si estuviera rezando.

—Ahaha, te lo dije. Ese pequeño enano no puede convertirse en caballero.

—¡Sí es cierto! ¡Eso es lo que les pasa a los campesinos que intentan convertirse en caballeros!

Los jóvenes de anoche, al ver los problemas de Fii, no perdieron tiempo en ridiculizar sus esfuerzos.

—Cállate, imbécil. Si no te callas, te mataré.

—No dejaré que te salgas con la tuya insultando a Heath.

—Puedes contar conmigo en eso.

—Yo también…

No era solo Gormus, las miradas combinadas de Slad, Remie y Gees silenciaron rápidamente a los jóvenes disidentes.

Aunque Fii estaba empezando a perder el conocimiento, sus piernas seguían moviéndose. Tenía que ponerse al día con todos los demás. Las primeras personas que necesitaron y valoraron su existencia desde su nacimiento. Convertirse en un caballero útil para el Capitán Yore.

Los otros escuderos no podían esperar a Heath todo el día, por lo que pasaron a su régimen de entrenamiento de fuerza. Sin embargo, Gormus y el resto se quedaron atrás, vigilando a Fii que aún corría.

Y finalmente, Fii alcanzó la meta, habiendo tomado más del doble de tiempo que el escudero más lento en el dormitorio del norte. Cubierta de sudor, ella parecía que estaba en mal estado.

—Lo hiciste, Heath…

Remie, en particular, parecía estar listo para llorar al ver su mal estado.

Los otros tres también eran muy conscientes de su palidez y tenían expresiones de aprehensión en sus rostros. Desafortunadamente, fue como habían esperado: unos segundos después de llegar a la meta, Fii se derrumbó, como una marioneta con los hilos cortados.

—¡Heath!

Heslow, Gormus y los demás corrieron al lado de Fii en pánico.

 ♦ ♦ ♦

Roy, el rey de Orstoll, estaba hablando con sus oficiales. Crow eligió ese momento en particular para aparecer.

—¡Oye, Roy!

—¿Qué es?

Aunque estaban frente a los funcionarios, la actitud de Crow apenas cambió.

—Oh, si no es el marqués Harbald.

Los funcionarios que habían estado hablando con Roy saludaron a Crow de manera reverente.

—Jaja, deja eso. Si bien es cierto que mi padre es algo extraordinario, yo soy un caballero ordinario.

—Oh no, no, eso no serviría en absoluto…

Probablemente se necesitaría mucho más para enojar a estos tipos de magistrados. Bueno, no es como si fuera a cambiar repentinamente mi forma de actuar.

Crow provenía de una familia noble que ejercía un poder considerable en el Reino de Orstoll, y también era amigo de la infancia de Roy. Nunca se acostumbró del todo a las formalidades que le derramaron los funcionarios de Roy; después de todo, a sus propios ojos, era solo un caballero.

Sin embargo, Crow era consciente de que tenía un tono informal con casi todo el mundo. Evitó las formalidades, incluso hablando con el Rey de esta manera, debido a que eran amigos de la infancia. Como tal, nadie podía realmente quejarse de esa parte de él.

—¿Entonces? ¿Pasó algo?

—Bueno… me dijiste que cuidara de Heath. Ese chico… inmediatamente se excedió en el entrenamiento y se derrumbó.

Rascándose la cabeza, Crow le transmitió la noticia a Roy, suspirando todo el tiempo.

—Veo.

Roy asintió una vez, antes de volverse hacia sus oficiales sin vacilación.

—Surgió algo. Me iré ahora.

—¿S-Su Alteza? Hay una reunión en cinco minutos.

—Sí. Acerca de esa reunión, más o menos lo he asignado e instruido sobre la dirección que tomará. Ahora dejaré el resto en sus hábiles manos.

Con eso, Roy dejó atrás a sus oficiales y se dirigió al dormitorio norte. Lo seguía Crow, con su habitual sonrisa irónica.

—¿Dónde está Heath?

—Actualmente está descansando en una cama en la enfermería.

 ♦ ♦ ♦

Qué patético… tengo que hacerlo mucho mejor la próxima vez…

Eso fue lo que pensó Fii mientras yacía en una cama en la enfermería, mirando al techo.

—Ahh. Mira a este tipo. Tienes la cara de alguien que ha hecho demasiado de nuevo.

De la nada, Crow se había acercado a la cama de Fii.

—¿Eh? Sir Crow. ¡Wah! ¡¿Qué estás haciendo?!

Crow se acercó a Fii y rápidamente la arrastró en un abrazo de princesa. Al ver la expresión avergonzada de Fii, Crow no pudo evitar reír.

—He venido a llevarte a una conferencia para miembros tontos del pelotón que se esfuerzan demasiado. El Capitán Yore te va a regañar mucho, solo espera.

—¿El Capitán…?

Una conferencia… Fii se preguntó si hizo algo malo. Oh, debe haber sido porque algo tan simple como correr la había hecho caer. Después de todo, era cierto que su desempeño en el entrenamiento había sido patético. Quizás era un hecho que el Capitán estaría enojado.

Ese mismo Fii que estaba lleno de preocupación, había sido recogido por Crow con un solo brazo, después de lo cual Crow procedió a golpear a Fii en la nariz con un dedo libre.

—¡Ay!

—Idiota. No es eso.

—Pero ni siquiera he dicho nada todavía…

—Puedo adivinarlo por tu cara. Eres muy fácil de leer, ¿lo sabías?

 Así que parecía que Fii estaba equivocada en sus suposiciones sobre algo.

—Entonces, ¿por qué está molesto el Capitán? —Fii inclinó la cabeza hacia un lado.

—Eres liviano, lo sabes. Como una niña.

—De-Déjame en paz…

Escoltada en brazos de Crow, Fii fue entregada a un pequeño y tranquilo patio en la parte trasera del castillo. Nadie más se encontraba ahí o alrededor, excepto Yore.

—Así que viniste… —observó Yore, en su forma típicamente tranquila.

Después de observar la llegada de Fii. Crow le indicó que se sentara en una silla que había sido preparada para ella de antemano. Sin decir una palabra, Yore puso una mano en la empuñadura de una espada envainada en su cintura.

¿Eh…? ¿Él… me va a cortar por la mitad? ¿¡Está tan enojado…!?

Ante la expresión seria de Yore, Fii se dio cuenta de que estaba siendo un poco tonta. Después de todo, no había ningún precedente o razón para que Yore la cortara por la mitad en el acto. Eso era obvio, pero…

Alrededor de Yore había unos cinco maniquíes de madera.

—Observa, Heath.

Yore desenvainó su espada.

En un destello de plata, los maniquíes de madera alrededor de Yore fueron derribados, los cinco fueron cortados por el mismo golpe.

A los ojos de Fii, los movimientos de Yore eran casi invisibles.

—¿Qué piensas, Heath?

—E-Eso es asombroso, Capitán.

Realmente fue asombroso. La velocidad era una cosa, pero el nivel de manejo de la espada era notable por derecho propio. Aunque los maniquíes estaban esparcidos en posiciones extrañas, todos estaban cortados en los lugares correctos.

Esta asombrosa técnica… Tal cosa sería impensable en Daeman…

Fii fue silenciado por la pura demostración de fuerza y habilidad en el manejo de la espada de Yore.

—Heath… ¿Crees que podrías copiar lo que acabo de hacer en, digamos, una semana…?

—N-No. Es imposible…

No había forma de que pudiera hacer algo así. Incluso si hubiera entrenado durante toda su vida, no estaba segura de si alguna vez podría hacer algo así.

—Así es. Después de todo, me he entrenado en los caminos de la espada durante dieciocho años

—Dieciocho años…

Incluso para alguien tan hábil como el Capitán Yore, tomó tanto tiempo…

Fii tragó saliva involuntariamente, todavía paralizada de asombro por lo que acababa de ver.

—Esto se aplica no solo a ti, sino a todos los escuderos que te rodean. Pasaron de cinco o diez años hasta ahora, han estado entrenando para acondicionar sus cuerpos.

Así es… Entonces tengo que trabajar aún más duro…

—Te equivocas.

Justo cuando Fii estaba a punto de responder, Yore la interrumpió, sacudiendo la cabeza mientras lo hacía.

—Escucha lo que dije. Esto tomó dieciocho años. Imagínese esto: si pudieras simplemente despertarte una mañana y tener un cuerpo fuerte y conocimiento de la técnica, nadie entrenaría durante cinco a diez años. De hecho, si uno cree que puede ponerse al día con tanta facilidad, está tomando a la ligera los esfuerzos de quienes lo rodean.

»¿No te acuerdas? Te dije que aprendieras de quienes te rodean. Y eso significa tener en alta estima a quienes te rodean, al mismo tiempo que se respeta su fuerza.

Con eso, Fii de repente se dio cuenta.

—Déjame expresarlo de esta manera, Heath. No pienses en ponerte al día con quienes te rodean. Tendrías que entrenar durante cinco años para ponerte al día; diez años para rebasarlos.

»Ese es el tiempo, la sangre y el esfuerzo que han puesto en esto. Y en cuanto a ti, no estás haciendo lo mismo con el objetivo de ser un caballero con el entrenamiento y el proceso adecuados, ¿a partir de este momento?

—¡S-Sí…!

Eso era cierto. Fii iba a seguir entrenando. Incluso si no pudiera alcanzar a sus compañeros, con el tiempo, seguramente seguiría sus pasos en el transcurso de su propio viaje.

—Si continúas esforzándote demasiado y te lesionas en el proceso, los días en los que puedes trabajar para mejorar, se reducirán considerablemente. ¿Te parece aceptable?

—¡N-No, no lo es! ¡No es aceptable, Capitán!

—Sí. Si te esfuerzas demasiado y te excedes, el tiempo real que puedes dedicar al entrenamiento se reduce. Eso no es nada bueno. ¿Entiendes, Heath?

—¡Sí, capitán! ¡No me excederé nunca más!

Aún sentada, Fii hizo un saludo que recordaba de sus lecciones de etiqueta. Crow observó su diminuta forma con su habitual sonrisa.

Aparentemente satisfecho, Yore asintió.

—Entonces, me iré. Tengo asuntos que atender

—¡Sí! ¡Muchas gracias!

Cuando Yore se volvió para irse, Fii se enderezó y se inclinó profundamente.

Grabó esas palabras en su pecho. Dejando a un lado el asombroso manejo de la espada, esas fueron las palabras de orientación que Fii realmente necesitaba.

—¡Es como pensaba! ¡El Capitán realmente es una persona increíble!

Fii estaba realmente agradecida por haber sido asignada al pelotón 18° y por convertirse en la subordinada del Caballero Capitán Yore.

A partir de entonces, Fii ya no se esforzó demasiado. Al día siguiente de colapsar, asistió a sus estudios como de costumbre.

—Parece que Yore ha preparado un plan de entrenamiento especial para ti, Heath.

—¿El Capitán lo hizo…?

Sin decir mucho más, el plan de entrenamiento que Crow le había entregado se implementó silenciosamente al día siguiente. La implementación en sí se dejó en manos de Heslow y, como tal, Fii no tuvo que hacer mucho más que seguir las instrucciones.

Fii se destacó, por supuesto, ahora que estaba separada del resto. Si bien hubo personas como los dos matones que se burlaron de ella, la propia Fii no le presto mucha atención, y finalmente fueron silenciados por las miradas de los compañeros de Gormus y Fii.

El plan estaba lleno de notas e instrucciones especiales, pero se centró principalmente en estiramientos y otros ejercicios de flexibilidad.

Se organizó en fases, con el objetivo de igualar la resistencia corporal de Fii. Para aumentar la resistencia, se le asignaron ciertos regímenes, que incluían correr, fuerza, diversas acrobacias y cómo protegerse adecuadamente al caer. Solo los estiramientos y las acrobacias ocuparon la mitad de las actividades.

Sin embargo, Fii pudo ejecutar dichos estiramientos y acrobacias con facilidad, saltando directamente al nivel más alto.

—Ese tipo seguro que es algo… Que, ¿es un invertebrado?

—En realidad, eso es un poco repugnante…

Los otros escuderos que corrían consideraban a la extrañamente vestida Fii, que estaba rodando por un rincón de los campos deportivos, como una extraña forma de vida, e incluso los compañeros de Gormus y Fii miraron su entrenamiento con expresiones desconcertadas mientras pasaban corriendo.

Al verlo realizar estas hazañas que ellos mismos nunca podrían hacer, sin presentar una sola queja, los escuderos que ridiculizaron y menospreciaron a Fii se debilitaron y finalmente desaparecieron por completo.

 Siempre comía mucho a la hora de la cena.

—¡Es delicioso! ¡Tan delicioso!

—¿Es tan bueno, hasta el punto de tener que anunciarlo cada vez? Es decir, no está mal, pero…

—¡Sí! ¡Es delicioso!

Cuando Fii había vivido su vida como princesa, apenas había expresado mucho interés en comer, pero hoy en día había desarrollado bastante el apetito. Su experiencia de supervivencia casi muerta de hambre en el pabellón trasero, contrastaba mucho con su vida actual como escudera, y tal vez eso le había enseñado el placer de comer.

Dejando a un lado los oscuros recuerdos y las circunstancias desafortunadas, era cierto que, honestamente, Fii encontraba deliciosa su comida. Sin embargo, hoy solo tenía el valor de un plato de comida, y luego se detuvo inesperadamente.

—¿Eh? ¿Es eso suficiente para ti? —Preguntó Remie.

Por lo general, Fii estaría suspirando por más después del primer tazón.

—Sí, es porque Sir Crow dijo que debería mantener la forma de mi cuerpo tanto como sea posible.

Aunque quería comer mucho más, estaba dispuesta a someterse a esta prueba por el bien de Yore y los demás.

—Veo.

—Parece que te están entrenando de manera muy diferente.

Después de todo, a los escuderos se les animaba a comer generosamente y construir musculatura ellos mismos. Aunque hubo algunas excepciones, la dirección básica promovió una construcción centrada en el poder, por lo que cuanto más grande era mejor. Gormus fue un buen ejemplo de esto.

—Bastante estrictos, ¿no?

—Sí… —respondió Fii.

Slad asintió con la cabeza, fingiendo que no había visto a Fii mirando su guiso con envidia.


Diario de Sir Crow

Heath es muy entusiasta e hizo de algún modo su entrenamiento. Cuando escuché que se había caído durante el entrenamiento, estaba muy preocupado, pero también un poco aturdido junto con la pérdida de palabras.

Bueno, lo importante es que no sufrió heridas graves. Parece que se da cuenta de que también se equivocó.

Sin embargo… parece que realmente está pegado a Roy. Como su mayor, estoy un poco celoso de eso. Quiero decir, también lo cuido muy bien, ya sabes. Pero todo lo que dice es:

—¿Es esa charla tuya de perseguir mujeres otra vez?

Y luego me mira con esos ojos fríos.

Por qué…

Para empezar, si tiene esa edad, ¿no debería estar más interesado en hablar de chicas? ¿Cierto?


Army
No cariño, la niña travesti puede diferenciar un buen líder y un Don Juan( ˘︹˘ ) Estas guapo pero nada más-tos tos-Mujeriego- tos tos (≖᷆︵︣≖) Bajaste de mi ranking de tus 100 puntos ahora tienes 47 ᕙ( ︡\'︡益\'︠)ง

| Índice |

4 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 6: Comienza el entrenamiento

  1. Rozz says:

    😂😂😂😂 Este Crow, ahora una duda me ha asaltado 🤔, cuando notarán que es chica? Digo Crow incluso la cargo y sabe de mujeres….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *