Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 22: Emperador

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Tras el anuncio del árbitro, el primero que comenzó a moverse no fue otro que Queen.

Sin hacer ruido, Queen se lanzó hacia su oponente, sus pies parecían rozar ligeramente el suelo mientras se impulsaba hacia adelante. Lo que parecía ser un pequeño movimiento, sin embargo, aceleró rápidamente todo su cuerpo.

—¡¿Haaaaa?!

—¡¿Qué demonios es eso?!

Los caballeros espectadores solo podían quedarse boquiabiertos y mirar con asombro.

Aunque el ataque de Luka fue rápido, los movimientos de Queen eran únicos. Como tal, mientras los caballeros estaban sorprendidos por la velocidad de los escuderos que habían participado en los partidos hasta el momento, los movimientos de Queen los sorprendieron en otro nivel, específicamente, el de lo que era humanamente posible.

Aún más sorprendente fue que la cantidad de distancia que recorrió Queen no fue pequeña.

En un torneo normal de esgrima, los participantes suelen cerrar la distancia entre ellos con unos pocos pasos antes de comenzar su ataque.

Queen, que había hecho el primer movimiento, ahora corría hacia Persil con una velocidad y una fuerza casi horribles.

Persil, sin embargo, esquivó a un lado, evitando el asalto de Queen.

Si hubiera recibido el golpe de frente, la fuerza y el impulso bien podrían haberlo enviado volando al otro lado de la arena. El ataque de Queen se habría conectado sin esfuerzo con la mayoría de los escuderos presentes.

Pero estaba lejos de terminar.

Hablando hipotéticamente, los escuderos más famosos, como Luka y Gormus, probablemente no habrían muerto con un solo golpe.

Aunque su primer ataque no conectó, Queen inmediatamente pateó el suelo con su pie izquierdo, girando hacia la derecha a esa misma velocidad monstruosa. Sin embargo, al momento siguiente, golpeó con el pie derecho hacia abajo, cancelando repentinamente su inercia hacia la derecha. Girando en el aire, aceleró sin esfuerzo en una dirección completamente opuesta a su orientación anterior hace unos momentos.

Como un relámpago, se abalanzó sobre Persil desde su flanco.

Para empezar, el flanco del oponente normalmente no estaría expuesto en un duelo uno a uno. Después de todo, ambos concursantes estarían uno frente al otro en todo momento. Queen, sin embargo, no estaba sujeto a esta regla: había flanqueado con éxito a su oponente, principalmente debido a su velocidad y poder explosivos.

Con otra maniobra aparentemente imposible, Queen balanceó su espada hacia su objetivo, el instrumento moviéndose con increíble velocidad y poder.

Los espectadores solo podían seguir mirando y jadeando, observando los movimientos de Queen con nada menos que incredulidad.

Persil, sin embargo, mantuvo la calma, sus ojos fríos miraban a Queen desde detrás de los cristales de sus gafas. Con un movimiento tranquilo, Persil una vez más esquivó el ataque.

Sin embargo, Queen continuó presionando el ataque. Con un solo paso, aceleró y golpeó desde otra dirección. No mostró signos de detenerse o reducir la velocidad.

Sus movimientos eran como los de un animal: fuertes, rápidos e impredecibles hasta el punto en que cada embestida y golpe parecían cortar la percepción que el oponente tenía de él. Luego colocaría todo su impulso en su espada, antes de darle a su oponente un golpe fatal que fue demasiado rápido para defenderse.

Esta serie de maniobras era la verdadera naturaleza de los ataques de Queen, la velocidad y el poder de sus movimientos la convertían en una técnica verdaderamente aterradora.

Aunque algo como esto normalmente habría sido un golpe final de algún tipo, los golpes de Queen eran como la lluvia, continuos e implacables. Para empeorar las cosas, no lanzó sus ataques desde una dirección estacionaria, sino desde una multitud de ángulos y direcciones mientras continuaba su asalto. Todo lo que se necesitó fue un solo error o un error de cálculo: eso fue suficiente para darle a Queen la oportunidad de golpear la espalda de su oponente. Normalmente, esta no era una técnica contra la que pudiera protegerse trivialmente.

Esta fue la razón por la que incluso los escuderos famosos como Gormus y Luka fueron fácilmente derrotados.

La demostración de poder de Queen, el día que se transfirió al dormitorio norte, había sido nada menos que una demostración unilateral.

Quizás era justo decir que ninguno de los caballeros reales pudo emular los movimientos y ataques de Queen; al menos, ni un solo escudero pudo hacerlo.

Queen era, a todos los efectos, el escudero más fuerte en lo que respecta a la capacidad de ataque. De hecho, si uno tuviera en cuenta también a los caballeros del reino, los únicos que tenían más poder de ataque que Queen eran aquellos que estaban muy por encima del promedio.

—C-Como era de esperar, Queen es realmente otra cosa…

Los escuderos solo podían mirar con asombro mientras recordaban una vez más la fuerza de Queen. Los escuderos del dormitorio norte, en particular, parecían tragar saliva colectivamente a medida que avanzaba el partido.

—Pero Persil también es muy fuerte. ¿Lo viste bloquear ese ataque hace un momento…?

Fue como dijo el escudero: en los últimos momentos, Persil había pasado de esquivar a bloquear los golpes de Queen.

Con un hábil movimiento de su espada, Persil desvió los golpes de Queen hacia la izquierda y luego hacia la derecha, mientras movía su cuerpo para contrarrestar la ventaja direccional de Queen.

A medida que continuaron los ataques de Queen, también lo hizo la defensa de Persil.

El escudero de anteojos bloqueó perfectamente los golpes del primero, que parecían golpear desde todas las direcciones a la vez.

Persil era, por su parte, aparentemente famoso por sus técnicas defensivas desde su primer torneo de esgrima.

El mismo hecho de que pudiera mantenerse al día y defenderse de Queen como un rayo, era un testimonio de su poder.

—¡Eso no es nada! SÍ lo aguantó, ¡pero apenas! No podrá protegerse contra el próximo golpe de Queen… ¡Ni siquiera si es el Persil del que estamos hablando! ¡Si sigue defendiéndose, recibirá una advertencia y eventualmente ganaremos!

Los rostros del escudero estaban llenos de esperanza.

Los escuderos, sin embargo, estaban profundamente sorprendidos de que Persil pudiera defenderse de Queen; no tenían más remedio que aceptar que las técnicas defensivas de Persil eran reales.

Sin embargo, mientras Queen mantuviera su asalto, no podría perder.

Además, si el partido continuaba de esta manera, Queen eventualmente ganaría si su oponente recibiera advertencias. Para evitar esto, Persil tuvo que atacar de una forma u otra, y Queen seguramente aprovecharía esta oportunidad para golpear, sellando así la victoria.

Persil, centrándose en bloquear los ataques de Queen, apenas los desvió con cada golpe. No obstante, esta era la escena exacta que los espectadores seguían mirando, incluso mientras pasaba el tiempo.

Aunque el árbitro decidió las advertencias basadas en el tiempo, el intercambio entre Queen y Persil había continuado durante mucho más de un minuto: ahora se podía dar una advertencia en cualquier momento.

Las expresiones de los escuderos del dormitorio norte eran alegres, ya que estaban convencidos de su inminente victoria.

Sin embargo, entre ellos, un solo escudero no tenía esa expresión.

—Esto es malo…

Persil recibió una advertencia poco después de que comenzara el partido.

La justificación de esto era simple: no había podido atacar durante toda la duración de los ataques de Queen.

—¡Sí! ¡Ve a buscarlo Queen!

—¡Seguid así!

Los escuderos del dormitorio norte vitorearon en voz alta, convencidos de que la victoria estaba firmemente al alcance de sus manos.

Para ganar, Persil no podía depender sólo de la defensa: tenía que atacar a Queen o sufrir las consecuencias.

Si se emitieran más advertencias, Persil perdería, además de cualquier empate o pérdida, que ahora se convierta en una pérdida debido a dicha advertencia. En todo caso, la situación parecía estar fuertemente a favor de Queen, o eso pensaban los escuderos.

Con el siguiente anuncio del árbitro, el partido comenzó de nuevo.

Queen aceleró una vez más, lanzándose hacia su oponente mientras desataba una serie de golpes rápidos e intensos. Sin embargo, hubo una sola diferencia en la forma en que respondió Persil: para ser precisos, ahora estaba balanceando su espada contra Queen después de desviar sus golpes.

—¡Está atacando porque recibió una advertencia!

—¡Si sigue así, seguramente habrá una vacante! ¡Queen va a lograrlo!

Para los escuderos del dormitorio norte, esto fue nada menos que un buen giro de acontecimientos.

No obstante, la situación era, de hecho, muy diferente. La razón por la que Persil pudo comenzar a atacar no fue porque hubiera decidido pasar a la ofensiva, sino porque Queen estaba comenzando a disminuir la velocidad.

Los únicos escuderos que notaron esto fueron aquellos que eran particularmente hábiles, en particular, Gormus y otros como él.

De hecho, Queen había comenzado a disminuir la velocidad. A medida que pasaba el tiempo, la cantidad de golpes que Persil logró encajar en la brecha entre la defensa contra los ataques de Queen aumentó: primero un golpe, luego dos, antes de que su postura cambiara por completo a una ofensiva. Al ver esto, Queen se retiró de inmediato, colocando una distancia considerable entre los dos.

Persil, sin embargo, no lo persiguió, sino que optó por hablar, su voz tranquila y suave.

—Es como lo sospechaba…

La mirada tranquila de Persil contrastaba fuertemente con la expresión casi retorcida de Queen: este último estaba cubierto de sudor, su respiración se interrumpía con jadeos irregulares.

Al ver esto, Persil simplemente continuó hablando con su voz tranquila y sin emociones.

—He estado pensando en ello durante algún tiempo. En partidos contra ti, cualquier oponente caería en un minuto o menos. La razón es simple: nadie puede resistir tus ataques durante tanto tiempo. Sin embargo, ¿era eso realmente cierto?

»Por supuesto, eso es innegablemente parte de la razón. Al final, llegué a la conclusión de que tenías una razón para terminar tus partidas en un minuto… Esa fue mi deducción.

Los ojos negros como el carbón de Persil continuaron examinando a Queen detrás de sus lentes.

—Alrededor de un minuto en el partido, tu velocidad había caído a aproximadamente el 95% de lo que había sido. En el momento en que se emitió la advertencia, había caído alrededor del 90%… Y luego al 80% cuando se reanudó el partido. En otras palabras, esa velocidad tuya, similar a la de un arma, solo se debilitará con el paso del tiempo, tal vez debido a que empleas una técnica y un poder tan explosivos con una constitución promedio. Desafortunadamente, parece que la resistencia es tu mayor debilidad: no puedes sostener tu ataque y asaltos en una batalla prolongada

Como para confirmar el análisis de Persil, la única respuesta de Queen fue continuar jadeando donde estaba.

Con eso, sin embargo, Persil dio un pequeño paso adelante.

—¡Kuh…!

Acelerando una vez más, Queen se lanzó hacia su oponente. Su golpe, sin embargo, fue rápidamente bloqueado por Persil, quien no pareció emplear tanta fuerza cuando las dos espadas chocaron.

—Ha caído otro 2%. Al parecer, tu resistencia no se recupera muy rápido. No, ¿quizás tienes que gastar un poco más de energía incluso para moverte…?

Quien se retractó de su enfrentamiento fue Queen.

Bajando su postura mientras ampliaba la distancia entre ellos, Queen solo podía mirar a Persil. No pudo ocultar el pánico y la duda en su mirada.

Incluso los escuderos ruidosos del dormitorio norte habían notado las irregularidades en este punto, deteniendo lentamente sus vítores.

Gormus, que se había dado cuenta de esto desde el principio, observaba con una expresión amarga. En realidad, él y algunos otros escuderos expertos se dieron cuenta de que la resistencia era la mayor debilidad de Queen.

El rango de Queen y los resultados en carrera fueron notablemente bajos. Aunque poseía tal poder explosivo, tampoco le fue bien en otros regímenes de entrenamiento.

Además, el poder casi irrazonable que había mostrado mientras entrenaba, convenció a la mayoría de los escuderos de que Queen era bueno en lo que hacía.

Sin embargo, para unos pocos elegidos, incluidos Gormus y Heslow, la debilidad de Queen era evidente, es decir, que su cuerpo no sería capaz de mantenerse al día con las técnicas y el poder que empleaba.

Habiendo dicho eso, no fue exactamente fácil explotar esta debilidad. Después de todo, su oponente tendría que defenderse de los ataques de Queen durante un minuto completo.

Aunque Gormus y los demás habían intentado hacer esto, los rápidos ataques de Queen, que desafían el sentido común, eran aparentemente imposibles de defender.

—Hmph. Ha aparecido otro loco…

Persil, sin embargo, lo había logrado; para ser precisos, había defendido contra la ráfaga de ataques de Queen, que había derribado a muchos oponentes menores.

Gormus, al darse cuenta de que Persil era incluso más fuerte de lo que decían los rumores, se quedó sin palabras.

Las advertencias y cosas por el estilo ya no importaban: quién estaba en problemas ahora era Queen. Persil, que había desviado y defendido un minuto de los golpes de Queen, era un oponente formidable. Para empeorar las cosas, Queen ahora tenía que luchar contra él durante otros veinte minutos, suponiendo que tuviera la resistencia para hacerlo.

Con una expresión de dolor en su rostro, Queen bajó dramáticamente su postura, empujando su espada hacia Persil. En comparación con sus ataques habituales, era una estocada decididamente con menos poder, pero que tenía como objetivo golpear el punto ciego del oponente, una técnica que Queen emplea ocasionalmente.

Con una postura más baja, casi como la de una bestia, Queen aceleró una vez más, maniobrando hacia la espalda de Persil antes de balancear su espada hacia arriba, un ataque furtivo perfecto.

No obstante, como si lo hubiera esperado, Persil se giró bruscamente, esquivando por poco el golpe de Queen, levantando su propia espada en un contraataque mientras lo hacía.

Rodando hacia atrás en un repentino movimiento brusco, Queen evitó por poco el golpe de Persil.

—No tiene sentido. He memorizado tus patrones de ataque.

—¿Memorizado…?

Terminando su rollo de retirada como un animal, Queen se puso de pie rápidamente y le respondió a Persil con una pregunta.

—Es como dije. Cuando vi por primera vez tus ataques con toda su potencia, me di cuenta de que era estadísticamente imposible defenderse de ellos.

»Independientemente del área en la que había centrado mi defensa, había un 40 % de posibilidades de que no hubiera podido defenderme de ese golpe en particular.

»Como tal, había memorizado 78 de tus patrones de ataque en preparación para el partido. Tus movimientos antes de tu ataque, como la postura de tu primer golpe, el movimiento de tus hombros, la dirección de tu mirada… Todos estos factores me permiten predecir perfectamente tu próximo ataque. Solo con esto, el factor de riesgo del 40 % se ha reducido con éxito al 10 %, cómo has visto.

Las palabras de Persil fueron poco menos que increíbles. Para empezar, incluso el propio Queen nunca había pensado en sus patrones de ataque como algo que pudiera cuantificarse con números.

Persil, sin embargo, simplemente continuó su análisis tranquilo con sus ojos oscuros fijos en Queen.

—Tus amigos y compatriotas no fueron los únicos que realizaron vigilancia y exploración. Durante los cinco meses que pasé contigo en el dormitorio este y las tres semanas antes del torneo, te he estado observando y analizando. De hecho, eres fuerte: tuve que hacer preparativos para asegurar una victoria.

Persil se había preparado para este momento, para el día en que se enfrentaría a Queen, mucho antes de que se anunciara el torneo.

Queen continuó atacando desesperadamente. Sin embargo, ninguno de sus golpes alcanzó a Persil. Incluso sus ataques a toda potencia, desde el comienzo del partido, habían sido bloqueados con éxito.

Queen, que había gastado la mayor parte de su energía, no podía aspirar a perforar las defensas de Persil.

Incluso los espectadores sintieron que una sensación de desesperación impregnaba su ser.

—Emperador…

Una voz solitaria se elevó desde las gradas de los escuderos del dormitorio norte.

—¿Emperador…?

Otra voz se elevó en respuesta.

—Es su apodo… Ese tipo… además de ser increíblemente bueno en defensa, también es fuerte por derecho propio… Se rumorea que nadie ha logrado vencerlo en ninguna batalla simulada. Pero, luego… En los torneos, todo esto cambia.

»Formula perfectamente una estrategia contra su oponente, la ejecuta perfectamente y luego gana sin compromiso. Incluso Rigel y Luka no pudieron hacer nada contra él en los partidos finales del año pasado. Desde su debut hace tres años, nadie ha derrotado a Persil en un duelo… Por eso se llama así. Persil, el Emperador…

En el otro extremo de las miradas, estaba Queen, de pie en medio de la arena, con la respiración entrecortada. No importa cómo atacó a Persil, sus ataques fueron defendidos. Sin embargo, su expresión no era la de alguien que se había rendido.

A partir de esto, un punto fue evidente: aunque Queen todavía estaba en la pelea, no pudo encontrar la manera de ganar contra su oponente.

Persil simplemente comenzó a avanzar hacia Queen, su expresión estoica no cambió.

—Han pasado tres minutos desde el inicio del partido. Tus habilidades son el 70 % de lo que eran en tu punto máximo. Todo está dentro de los parámetros de datos. En esta situación, la posibilidad de que tus ataques rompan mi porcentaje es del 0 %. En otras palabras, Queen, no tienes ninguna posibilidad de asegurar una victoria en este partido. —dijo el “emperador” de ojos oscuros, ajustándose las gafas mientras anunciaba sus deducciones.

Para los espectadores, la vista que tenían ante ellos era equivalente a la desesperación misma.

Queen, que había estado jadeando y sin aliento desde que se reanudó el partido; Persil, que no parecía cansado en lo más mínimo.

Con su rostro sin traicionar una sola pizca de emoción, Persil golpeó a Queen, lloviendo golpe tras golpe sobre su oponente mientras luchaba por bloquear cada uno. En un corto lapso de tiempo, sus roles se habían invertido.

Grandes gotas de sudor se formaron en la piel oscura de Queen. No obstante, se negó a rendirse y continuó atacando donde pudo, mientras mostraba una expresión de dolor en su rostro.

Sin embargo, los escuderos del dormitorio norte ya habían comenzado a desesperarse; después de todo, no parecía haber ninguna forma en que Queen pudiera ganar.

El arma de Queen, es decir, su poder explosivo y sus ataques, ahora no se veían por ninguna parte. A medida que avanzaba el partido, su velocidad siguió cayendo, ahora igualando la de Persil.

Su fuerza restante ahora estaba dirigida a maniobras evasivas: Queen de alguna manera se las arreglaba para aguantar.

La técnica de Persil, que había logrado defenderse de los ataques de Queen por un minuto, ahora formaba un escudo que Queen no tenía esperanzas de perforar.

Pero, incluso en esta situación, Queen siguió mirando fijamente a su oponente, sin vacilar. Ya estaba sin energía. El mismo acto de respirar le dolía. Su cuerpo ya no se movía como él había querido, y sin embargo—

No perderé… No quiero perder… ¡Todos trabajaron tan duro para pasarme la antorcha…!

Ningún sonido salió de la garganta de Queen. Sólo respiraciones ásperas. Aun así, continuó repitiendo esas palabras una y otra vez en su corazón.

Queen originalmente se había trasladado al dormitorio norte con la esperanza de ganar un duelo con Heath, quien era el escudero del 18º escuadrón de caballeros.

Ese sueño, eventualmente, desapareció de una manera relativamente extraña.

Aun así, Queen no se arrepintió de haberse trasladado: los recuerdos de sus días en el dormitorio norte estaban llenos de alegría.

Sus padres, que fallecieron en un desafortunado accidente cuando él tenía solo diez años, hicieron que heredara su posición social a una edad increíblemente joven. Sin embargo, Queen era demasiado joven para cuidar de sí mismo.

Como resultado, el Maestro Zeiness, que resultó ser un pariente lejano de Queen, lo acogió y lo entrenó en varias artes marciales en el proceso.

Aunque el tiempo que pasó con el Maestro Zeiness y sus compañeros discípulos estuvo lleno de cálidos recuerdos, todos los presentes eran mayores que él, por lo que Queen no tenía experiencia con otros de su edad.

Incluso después de haber entrado en el dormitorio este, se dio cuenta de que cada escudero tenía su propia agenda personal. Esto se vio agravado aún más por el hecho de que existía una especie de muro entre los miembros seleccionados del torneo y los otros escuderos: Queen no hizo amigos ahí.

Sin embargo, los escuderos del dormitorio norte lo habían aceptado como uno de los suyos, a menudo saliendo de excursión juntos, además de quedar atrapados en una tontería u otra.

Esos días estuvieron llenos de felicidad.

Por un momento, la imagen de una chica de cabello rubio apareció lentamente en su mente.

La situación era desesperada. Incluso el propio Queen lo sabía.

Si de alguna manera ganaba este partido, todos en el dormitorio norte estarían felices, y por eso Queen continuó defendiéndose de los ataques de Persil. Incluso si sus posibilidades de victoria fueran casi nulas, no se rendiría.

Persil, por su parte, mantuvo una defensa perfecta mientras continuaba atacando a Queen.

Aunque era famoso como competidor defensivo, los ataques de Persil no eran de ninguna manera débiles: sus golpes podían derrotar fácilmente a Rigel y Luka.

Queen, que continuó defendiéndose contra la espada de Persil, en realidad poseía una técnica defensiva impresionante. Después de todo, el espadachín más fuerte de Orstoll le había enseñado desde que tenía diez años; su técnica tampoco debía tomarse a la ligera.

Si bien Queen había usado gran parte de su resistencia en sus ataques de máxima potencia, era más que capaz de resistir a Persil mientras mantenía cierta apariencia de ofensa.

Al mismo tiempo, sin embargo, las enseñanzas del Maestro Zeiness resurgieron en la mente de Queen. En un momento, el Maestro Zeiness había observado que Queen tendría muchas posibilidades de perder contra un oponente en su estado actual si no pudiera derrotarlo en un minuto o menos, y que no debería darse por vencido incluso si ese fuera el caso.

Tal como el Maestro Zeiness le había enseñado, Queen continuó aguantando. Aguantaría todo el tiempo que pudiera.

En ese momento, Persil hizo algo que no había hecho hasta ese momento, pasando de un simple ataque a un avance ofensivo. Hasta ahora, Persil había mantenido a Queen a distancia incluso mientras atacaba, aunque solo fuera para asegurar una victoria segura y perfecta, manteniéndose a una distancia donde la espada de Queen no pudiera alcanzarlo.

—Es hora de terminar con esto

Diciendo eso, Persil dio otro paso adelante, cerrando la distancia entre ellos. Tenía la intención de terminar el partido en ese momento.

Queen, sin embargo, tenía algo más en mente, pateando el suelo y acelerando, su velocidad cercana a la que había tenido cuando estaba en su mejor momento.

Incluso los espectadores abrieron los ojos de par en par.

—¡Qué…!

—¡¿Todavía le queda algo de energía…?!

Hablando francamente, Queen estaba en su límite. Más que esto, y se derrumbaría: había estado guardando su fuerza para este momento, con la esperanza de desatar un último ataque en el momento adecuado.

Justo cuando su oponente cambia a la defensa, utilizará sus últimos fragmentos de energía para lanzar un ataque de alta velocidad, tomándolo desprevenido.

Esta era la técnica final que su maestro le había enseñado, la técnica final para usar en caso de que no pudiera derrotar a su oponente en un minuto.

No obstante, el ataque final de Queen barrió el aire, fallando su objetivo.

Persil, que evitó el ataque sin perder el equilibrio, no pareció sorprendido en lo más mínimo mientras observaba, casi como si hubiera predicho lo que haría Queen.

—Como sospechaba. Intentarías atraerme haciéndote pasar por más cansado de lo que realmente estabas… y conservarías fuerzas para un ataque final. Es como lo predije.

Persil adoptó una postura de ataque, sacando su espada de madera de su cintura en un fuerte arco lateral.

—¡Guh!

Aprovechando los últimos vestigios de su resistencia, Queen alargó su propia espada para bloquear el golpe.

Con un ruido sordo, el cuerpo de Queen salió volando, golpeando el suelo rodando a cierta distancia. Sin embargo, se puso de pie una vez más, preparando su espada.

—No esperaba que siguieras luchando. Dime, Queen, ¿por qué sigues peleando?

Queen no respondió. Su aliento era más pesado que nunca, y había usado su táctica final. Aunque de alguna manera había logrado bloquear el golpe de Persil, ya no tenía otros trucos bajo la manga.

Los espectadores en las gradas parecían compartir el dolor de Queen: sus corazones se hundieron colectivamente en las profundidades de la desesperación.

¿No se rendirá…? ¿Por qué…?

Entre sus músculos doloridos y su mente nublada, Queen no logró encontrar una respuesta. Parecía que podía perder el partido en cualquier momento.

Incluso si es así… ¡No perderé aquí…!

Queen, alistando su espada, bajó y estabilizó su postura una vez más.

Esto fue realmente lo último de su fuerza: no le quedaba nada para esquivar o defenderse. Sin embargo, la distancia entre ellos era demasiado grande, insuficiente para un ataque repentino y rápido. La postura de Queen fue de desesperación, su última posición.

No obstante, para Queen, esta era una alternativa mucho mejor que defenderse sin cesar y eventualmente perder.

En este punto, tanto Persil como Queen sabían que el próximo ataque era realmente el último del partido. Persil se preparó, adoptando una postura contraria.

La distancia entre ellos era de cinco metros.

Queen, preparando su ataque final, comenzó a acelerar, corriendo esos cinco metros. Sin embargo, no pudo reunir la velocidad para hacer lo que necesitaba hacer. Ya estaba en sus límites físicos y mentales.

—¡N-No…! ¡Queen…!

Los escuderos del dormitorio norte solo podían mirar, sus jadeos y palabras teñidas de desesperación y derrota.

Si Queen continuaba avanzando, Persil lo atraparía con un simple contraataque y todo terminaría.

En ese momento, una voz sonó:

—¡Queen! ¡Haz tu mejor esfuerzo!

La fuente de la voz era un escudero de cabello rubio y complexión algo pequeña, que parecía estar animando a Queen.

Fie, habiendo finalmente sentado las últimas partes de la conferencia de Heslow, finalmente había regresado a la arena.

Como si no pudiera creer lo que veía, Queen se giró para mirar en la dirección de la voz, pero solo por un momento.

—¡¡No pierdas contra él, Queen!!

Cuando Queen volvió a mirar a su oponente, su cuerpo una vez más comenzó a acelerar.

Persil, por su parte, estaba un poco sorprendido. Con la resistencia de Queen al límite, su carga final no debería haber alcanzado más del 50 % de su velocidad inicial. Como tal, asumió que sería fácil defenderse de tal golpe. El partido habría terminado en ese momento.

Sin embargo, el cuerpo de Queen parecía seguir acelerando mientras se dirigía a Persil.

Esto… Es equivalente a la velocidad con la que comenzó el partido… Entonces es simple. Me defenderé como lo hice al principio…

Persil, quien se había sorprendido por un segundo, inmediatamente comenzó sus cálculos mentales una vez más.

No era irrazonable que Persil se sorprendiera; después de todo, Queen de alguna manera había logrado alcanzar su velocidad inicial después de todo este tiempo. Sin embargo, incluso si no pudiera contrarrestar un ataque a esa velocidad, podría defenderse de él.

Queen, habiendo usado lo último de su resistencia, seguramente sería incapaz de protegerse contra cualquier ataque posterior. Fue un cálculo perfecto.

No había lugar para errores o sobreestimaciones.

Persil recordó los patrones de ataque de su oponente una vez más, adoptando una postura defensiva.

En ese momento, sin embargo, Queen desapareció.

… ¡¿Qué?!

La sorpresa de Persil ante esto fue muy real. Sus ojos sin emociones, que generalmente miraban a su oponente con calma detrás de sus gafas, ahora se abrieron de par en par con incredulidad.

Persil había perdido completamente el rastro de Queen. Inmediatamente se dio la vuelta, fue algo poco característico en él, un movimiento causado por puro instinto.

Él estaba ahí… Queen estaba ahí.

Persil, que había perdido todo rastro de su postura defensiva, se dio cuenta de la mirada de Queen, ahora aparentemente recuperada y muy viva.

Sus pies, golpeando el suelo, lo hicieron acelerar a una velocidad aún más rápida; a Persil, le parecía que Queen desaparecería si se frotaba los ojos.

¡Es más rápido de lo que era antes de que comenzara el partido…! ¡No tengo… datos en esta…!!

Antes de que Persil pudiera levantar su espada y completar su postura defensiva, la hoja de Queen ya había pasado ese punto. Empujó el cuerpo de Persil con la fuerza de un ciclón.

Durante un rato, los dos se quedaron de pie, con la espalda una contra la otra, inmóviles. Los espectadores se congelaron, y toda la arena quedó en silencio.

Unos segundos más tarde, el cuerpo de Persil se derrumbó y golpeó el suelo.

—El ganador de este encuentro es… ¡¡Queen!!

El anuncio del árbitro fue ahogado por los vítores de la multitud.

En medio de todo, Queen se puso de pie, incapaz de procesar lo que acababa de suceder.

No pensé que podría ganar…

Persil era fuerte. Poseía un alto nivel de técnicas defensivas y apenas tenía lagunas en su defensa. Además, había obtenido información sobre Queen y formuló varias estrategias para ganar.

Girando su cuerpo exhausto, Queen se encontró cara a cara con Persil, quien se sostenía su costado mientras se ponía de pie. Había sido golpeado por el ataque de Queen de frente y se tambaleaba donde estaba.

Presa del pánico, Queen hizo un movimiento para que se apoyara, pero Persil lo detuvo, haciendo un gesto con una mano levantada.

—No, estoy bien. Puedo caminar por mi cuenta. ¿No estás cansado también?

Aunque había recibido un ataque tan feroz, Persil mantuvo la calma y en su lugar cuestionó a Queen.

—Más importante aún… permíteme hacerte una pregunta. En ese momento, estabas física y mentalmente exhausto. Estabas en tu límite. ¿Por qué, entonces, pudiste moverte de esa manera?

La última respuesta de Queen fue más rápida que cualquier serie de acciones que haya tomado en este partido.

Con tal pregunta planteada para él, Queen no pudo evitar pensar. Y luego…

El rostro de Queen rápidamente se puso rojo y comenzó a moverse inquieto, actuando de una manera cada vez más sospechosa.

—¿Eh…? Uh… no… bueno… eso es… es… algo…

Persil solo podía mirar a su compañero escudero con una mirada curiosa, sin entender el comportamiento de Queen.

—¡Queeeeeeeen!

Alguien había entrado en la arena: era un rostro que incluso Persil conocía.

Para ser precisos, era el rostro de la vanguardia que había liderado el lado del dormitorio norte: un joven escudero llamado Heath.

Habiendo bajado de alguna manera de las gradas de los espectadores una vez más, Fie había volado hacia Queen, abrazándolo fuerte mientras vitoreaba.

—¡Queen! ¡Eso fue genial! ¡¡Lo hiciste muy bien!!

—¡¿H-Heath…?!

Sus pequeñas manos acariciaron el cabello empapado de sudor de Queen. Aunque el rostro de Queen comenzó a ponerse aún más rojo, Fie, quien estaba conmovida y abrumada por su victoria, no pareció darse cuenta.

¡S-Suave…! ¡Además, huele bien…!

Asediado por sus acciones, Queen estaba tratando desesperadamente de no caerse, balanceándose de un lado a otro por varias razones. Fie, sin embargo, no se dio cuenta de esto y continuó alborotando el cabello de Queen.

Los otros escuderos del dormitorio norte no tardaron mucho en bajar corriendo de las gradas, rodeando a la pareja.

—¡Queen! ¡Estuviste increíble!

—¡Lo hiciste tan bien hombre! ¡¡¡Queeeen!!!

—¡Eres el héroe del día, Queen!

Uno por uno, los compañeros escuderos de Queen se amontonaron sobre él, y su peso se sumó a su carga.

Queen, incapaz de soportar el peso por más tiempo, se cayó rápidamente con los otros escuderos amontonándose sobre él. Sin embargo, valía la pena señalar que Fie había hecho una retirada apresurada, escapando por poco del montón de escuderos en los terrenos de la arena.

Los escuderos, emocionalmente agotados por presenciar el partido, lo abrazaron, estrecharon su mano y le dieron palmadas en la espalda, pero durante todo esto, Queen parecía muy contento y feliz.

Observando desde un costado, Persil se ajustó las gafas como siempre.

—Veo. La fuerza del vínculo entre tú y tus camaradas… De hecho, no calculé ni planifiqué eso

Mientras hablaba, Persil, anteriormente sin emociones, permitió que la comisura de sus labios se curvara, sonriendo en voz baja mientras abandonaba la arena.

De vuelta en las gradas de espectadores del dormitorio este, sin embargo, Carnegis solo podía quedarse boquiabierto, mirando los resultados del partido con incredulidad.

—¡No…! Esto es imposible… ¡Cómo puede ser esto…!

Debido al hecho de que un partido anterior había terminado en empate, la victoria de Queen se tradujo en la victoria del dormitorio norte.

Al final, el dormitorio este había perdido… Incluso con los miembros de élite a su disposición. Incluso con el régimen de entrenamiento duro y específicamente diseñado para derrotar a los concursantes del dormitorio norte.

Carnegis solo podía mirar aturdido, sus ojos moviéndose de los alegres escuderos del dormitorio norte a la silueta de Persil que regresaba.

—Iba a ganar aquí… ¡Ganar tres veces seguidas y recuperar mi juventud…!

—¿De verdad pensaste que tales pensamientos y acciones egoístas harían realidad tu sueño? Nunca hubo ninguna oportunidad de que pudiera haber funcionado. En realidad, incluso si funcionara, quedaría mucho que desear.

La voz que escuchó Carnegis, mientras sostenía su cabeza con desesperación, parecía ser la de una mujer mayor, pero extrañamente familiar.

Dándose la vuelta sorprendido, Carnegis solo pudo mirar fijamente a Trokko y la mujer que estaba frente a él. Sin embargo, al reconocerla, Carnegis exclamó en voz alta una vez más, incapaz de contener su desconcierto.

—¡¡E-Elizabetta!!

La mujer en cuestión parecía tener treinta y tantos años, con la cabeza llena de pelo largo y rubio. Aunque la edad de Elizabetta se notaba en sus facciones, seguía siendo una mujer hermosa y sin duda deslumbrante en su juventud. Estaba vestida con ropa completamente blanca, un estilo raro para una mujer.

De pie, absolutamente inmóvil, miró a Carnegis, su mirada fría con un ligero tinte de ira.

—¿Q-Qué estás haciendo aquí? ¡¿Por qué estás aquí?!

—Me divorcié de mi esposo el año pasado y regresé a Orstoll hace aproximadamente medio año. Ahora trabajo para Su Majestad el Rey como miembro de la institución médica de Orstoll, habiendo recibido una invitación personal

Carnegis, al presenciar la declaración informal de Elizabetta, inmediatamente se volvió hacia Trokko.

—¡Trokko! ¡¿Lo sabías?! ¡¿Por qué no me dijiste nada?!

—Oh, pero lo hice. Lo intenté unas cuantas veces. Pero luego, este año, todo lo que me dijiste fue: ‘No hablaré con ningún miembro del dormitorio norte, ¡hasta que termine el duelo!’ ¿No te acuerdas?

Carnegis solo podía quedarse quieto, clavado en el lugar. De hecho, había dicho esas palabras. Esas palabras exactas.

Abruptamente volviéndose hacia Carnegis, Elizabetta habló, su voz alta y clara.

—Después de que regresé, no me dijiste nada, ni siquiera te molestaste en contactarme. En todo caso, pensé que te habías olvidado de mí. Y sin embargo, aquí estoy, descubriendo que todavía guardas tanto rencor por lo que sucedió hace décadas, y ahora estás involucrando a niños en tus planes…

—¡N-No! ¡No es así, Elizabetta!

—¿Qué quieres decir con ‘no’? ¡Eso es exactamente lo que es!

—Es… es verdad…

Elizabetta no estaba equivocada. De hecho, era exactamente como ella lo describió.

El rostro de Carnegis comenzó a palidecer lentamente cuando la mirada exasperada de Elizabetta lo perforó, gotas de sudor comenzaron a fluir por su espalda. Lentamente, los hombros de Carnegis se hundieron.

Trokko, que había estado en silencio todo este tiempo, continuó su explicación, su voz con un ligero toque de lástima.

—El problema comenzó cuando te separaste de Elizabetta, ¿no? Fue desde entonces que comenzaste a emprender acciones claramente impulsadas por el odio hacia el dormitorio norte. Pensé que eventualmente te recuperarías, pero año tras año, parecías empeorar. Aunque los que te rodeaban, e incluso yo mismo, te advertimos del error de tus caminos, encontraste alguna manera de justificar tus acciones. Lo siento, pero Elizabetta no fue la única a la que le informé esto. Los capitanes de caballería también han sido informados.

—E-Es eso tan…

Aunque Carnegis se había puesto aún más pálido por las revelaciones, asintió lentamente.

Como para dar el golpe final, Elizabetta habló una vez más.

—Sir Carnegis. Parece que te has convertido en un patético caballero, después de todo este tiempo. Lo que sucedió esta vez fue realmente decepcionante. Parece que te he juzgado mal. Espero que te encuentres en ti mismo para disculparte con todos aquellos a los que has molestado. En cuanto a mí, ni siquiera deseo ver tu rostro, me iré.

Con eso, Elizabetta se giró, indicando que se fuera.

Carnegis, presa del pánico, trató de detenerla.

—¡E-Espera! ¡Elizabeta!

Como si se hubiera olvidado de algo, Elizabetta se giró y miró a Carnegis una vez más.

—Lo que me recuerda… Hay algo que tenía la intención de decir después de regresar a Orstoll. Hace diecisiete años, sufriste tres derrotas consecutivas. Sin embargo, tu espíritu y esfuerzo fueron admirables. Yo era una tonta en ese entonces, joven e infantil. Te reprendí por perder, y me disculpo por eso.

—E-Elizabetta…

Los ojos de Carnegis se abrieron de par en par, la incredulidad escrita en todo su rostro.

Sin embargo, los ojos de Elizabetta estaban fríos.

—Pero mírate ahora. ¿Qué has estado haciendo? Tus acciones son patéticas. Verdaderamente. Adiós.

Y con eso, Elizabetta se giró, alejándose de las gradas rápidamente.

—¡E-ELIZABETTAAAAAAAAAAA!

El gemido de Carnegis resonó por todo el campo del torneo, su mano extendida agarraba nada más que aire.

—Por modificar injustamente las asignaciones de dormitorios por rencores personales… Por manipular y crear un escenario en el que el dormitorio este, estaría en ventaja durante el duelo entre dormitorios… Les he causado mucho sufrimiento a todos. ¡Me disculpo con todo mi ser!

Carnegis hizo una reverencia frente a Fie y los demás, que se habían estado preparando para irse después del torneo. Su cabello muy gelificado tocó el suelo cuando bajó la cabeza. Aunque se había aplicado una buena cantidad de gel en su cabello, ahora estaba algo desordenado.

—Tengo que disculparme también. No me tomé la situación en serio porque Carnegis era un amigo. Soy responsable de lo que condujo a esta irrazonable escalada y estado de cosas. Carnegis y yo les hemos causado muchos problemas. Pedimos disculpas.

Trokko se unió a su amigo, adoptando una pose similar con la cabeza tocando el suelo.

Fie y los otros escuderos no pudieron evitar entrar en pánico al ver esto.

—¡N-No estamos en problemas en absoluto! ¡Correcto! ¡¿Correcto?!

—¡S-Sí! Quiero decir, esos chicos del dormitorio este, seguro que nos enojaron cuando vinieron y dijeron todo eso, ¡pero fue solo una disputa!

—Es bastante común, ¿no? Hablando basura a tu oponente y todo eso.

—Estoy completamente satisfecho con mi asignación de dormitorio.

Para ser honestos, a los escuderos no les gustaban en absoluto Rigel o Luka, pero no se atrevieron a decir nada al ver a Carnegis y Trokko disculpándose. Se guardaron sus quejas para ellos mismos.

—Lo siento… todos ustedes… Lo siento mucho, mucho…

Al escuchar las palabras amables de los escuderos, Carnegis, incapaz de controlar sus sentimientos por más tiempo, comenzó a llorar con la frente aún en los terrenos de la arena.

Desde la distancia parecía que el grupo se estaba divirtiendo y celebrando, pero el estado de ánimo actual era pesado: lo que sea que había poseído e impulsado a Carnegis en sus planes, claramente lo había abandonado.

Aunque Carnegis fue responsable de toda la cadena de eventos, Fie y el resto no sintieron que fuera lo suficientemente grave como para disculparse de esta manera.

Sakuya
Yo pienso que si fue grave, y merecía disculparse -_-

Se divirtieron en el evento y realmente no sabían cómo responder a la escena presente ante ellos.

En su confusión, los escuderos del dormitorio norte se miraron entre sí y finalmente asintieron colectivamente.

—Por favor, levante la cabeza, Sir Carnegis.

—¡Realmente disfrutamos nuestro tiempo en el dormitorio norte!

—¡He hecho amigos y disfruto cada día!

—Es por eso que estamos agradecidos con Sir Trokko por reclutarnos… y tampoco le guardamos rencor a usted, Sir Carnegis

—Entonces… realmente no has hecho nada malo en absoluto.

Sakuya
Estoy en desacuerdo con eso ¬_¬

Ante esas palabras, Carnegis finalmente levantó la cabeza.

Su rostro, surcado por lágrimas, parecía complementar su cabello ahora intensamente desordenado.

—Ustedes…

Carnegis, aparentemente demasiado conmovido para decir algo más, solo pudo escuchar mientras Trokko hablaba con calma en su lugar.

—Aunque no muestro mi rostro a menudo debido a mi carga de trabajo, estoy muy contento de que todos ustedes hayan decidido unirse a los Caballeros Reales y, posteriormente, al dormitorio norte. Gracias.

»En cuanto a Carnegis y a mí… seremos castigados por nuestras acciones e inacciones. Si bien sé lo que será de nosotros, esperamos que algún día podamos acompañarlos y enriquecer sus vidas como escuderos una vez más.

»Bueno, pues, vamos, Carnegis.

—Sí… Vamos.

Con esas palabras, Trokko y Carnegis se fueron, desvaneciéndose en la multitud.

Cuando Fie y su grupo abandonaron los terrenos de la arena, se enfrentaron a los escuderos del dormitorio este, aunque sin Carnegis a cuestas. Todos tenían expresiones algo relajadas y afables; tal vez así habían sido originalmente, sin las incitaciones y las direcciones equivocadas de Sir Carnegis.

Pasando una mano por su cabello, Luka adoptó otra pose condescendiente.

—No voy a negar que perdimos contra ustedes todo este tiempo. Pero ¿quién lo hubiera sabido? Fue una gran experiencia de aprendizaje para mí. Me alegro de que peleáramos. Sin embargo, volveré para nuestro partido de venganza el próximo año

Aunque el tono de voz condescendiente y algo molesto de Luka seguía presente, ya no invadía los espacios personales de aquellos con los que hablaba, ni ponía sus manos en la barbilla de nadie.

En particular, Luka parecía evitar a Fie, aparentemente traumatizado por su experiencia.

—Bueno, soy un genio de cualquier manera. Pero supongo que he estado trabajando en la dirección equivocada. Regresaré el próximo año después de mucho trabajo… ¡Y les mostraré el verdadero poder de un genio! —Rigel estaba confiado, como de costumbre, y aún se promocionaba a sí mismo como un genio.

Sin embargo, ninguno de ellos ridiculizó sus palabras, un marcado contraste con sus actitudes anteriores.

Los escuderos de ambos dormitorios, que ya no sentían la rivalidad que sentían durante el torneo, comenzaron a mezclarse, hablando entre ellos sobre varios temas.

Aunque fueron rivales en el transcurso del torneo, muchos de ellos procedían de los mismos dojos, o eran de niveles similares de aristocracia.

Fie, que no tenía ninguna conexión con los escuderos nacidos en Orstoll, decidió acercarse a su oponente anterior.

—¡E-Espera! T-Tú ahí… ¿Podrías p-por favor mantener tu distancia…? —Luka agitó los brazos cómicamente, tratando de ilustrar una distancia de dos metros entre él y Fie.

Fie, sin embargo, hizo caso omiso de sus gestos, acercándose a cada paso.

Aunque Luka intentó intimidar a Fie con su risa condescendiente como de costumbre, el sudor le goteaba por la nuca.

Fie, persiguiendo a Luka en círculos, eventualmente se convertiría en un punto culminante del día.

Kerio y Remie, de pie a una distancia considerable de la multitud, se miraron mientras hablaban.

—Has ganado esta vez. Si me seleccionan como miembro del duelo el próximo año, arreglaremos nuestra pelea en ese momento.

—¡Sí! ¡Entrenaré duro para enfrentarte el próximo año!

Los dos escuderos asintieron.

En otro rincón estaban Persil y Queen.

—Queen has mostrado tu fuerza y el poder de los lazos entre tú y tus amigos. Daré cuenta de esto con estrategias revisadas y un nuevo régimen de entrenamiento. Luchemos de nuevo en algún momento en el futuro.

—S-Sí…

Al escuchar a Persil hablar del futuro, Queen se sonrojó una vez más y asintió mientras reconocía las palabras de Persil.

Durante un rato, los escuderos de ambos dormitorios hablaron, excepto dos, que parecían estar corriendo en círculos. Eventualmente, los dos grupos se fueron por caminos separados, y Fie y sus amigos regresaron a su dormitorio.

Estaban muy animados: se ganó el torneo y parecía que los escuderos del dormitorio este no eran tan malos después de todo. Aunque Fie estaba llena de satisfacción, pareció darse cuenta de un detalle particularmente insatisfactorio al recordar los eventos del día.

—Ahora que lo pienso… ¡Realmente no vi sus partidos! Quería ver los partidos de todos…

Fie, después de todo, había estado escuchando otra conferencia de Heslow, y cuando ella regresó, Queen y Persil ya estaban en su partido. Había decidido animar desde donde estaba y estaba decepcionada de que el partido terminara inmediatamente después de eso.

—¡Escuché que las peleas de Gormus y Remie fueron geniales! Si tan solo los hubiera visto…

—Bueno, mi partido fue demasiado sencillo. No había necesidad de mirar.

—¡Estoy feliz de que digas eso a pesar de que mi partido fue un empate!

Gormus habló con confianza evidente en sus rasgos duros, mientras que Remie simplemente sonrió.

—¡Oh, pero también vi el ataque final de Queen! ¡Eso fue genial, Queen! ¿Escuchaste mis vítores? —preguntó Fie, levantando la cabeza para mirar a Queen, que había estado caminando a su lado todo este tiempo.

—Ah… eh… bueno… sí.

Fie, sin embargo, no pareció molestarse.

—¡Está bien si no lo escuchaste! Todos los demás también te estaban animando.

—No… ¡Lo escuché! ¡Definitivamente lo escuché!

—¿En realidad?

—Sí…

Fie no pudo evitar sonreír ante el furioso asentimiento de Queen.

—Bien. ¡Eso es bueno, entonces!

Aunque Fie no pudo presenciar la mayoría de los partidos de sus amigos, se las arregló para animar a uno de ellos, y eso fue suficiente para ella.

Sin embargo, Fie no pudo evitar notar cuán fácilmente se avergonzaba Queen. Después de todo, se había desempeñado muy bien; Fie sintió que Queen debería estar orgulloso de ese hecho.

Con ese pensamiento en mente, Fie siguió caminando, solo para ver una figura familiar en la distancia. No perdió el tiempo corriendo hacia la figura.

—¡Capitán Yore! ¿Viste mi partido?

Aunque Yore había estado en las gradas todo este tiempo, Fie no pensó mucho en su pregunta y corrió hacia su capitán de pelotón con alegría.

—Sí, por supuesto. Aunque perdiste en un escenario de duelo, fue un esfuerzo admirable romper las defensas de tu oponente. Sin embargo, sería prudente comprender completamente las reglas antes de idear una estrategia la próxima vez. —Yore dijo mientras colocaba una mano sobre la cabeza de Fie, alborotando su cabello en alabanza.

Sorprendida, Fie abrió mucho los ojos, pero rápidamente permitió que los elogios inundaran su ser.

—¡Je je!

Al anunciar que todavía tenía trabajo que hacer, Fie se separó de Yore y regresó a su grupo con un ligero trote.

—Ah. ¡Deberías haber conocido al Capitán Yore también, Queen! Lo siento, no pensé en eso…

—No, está bien. —Queen negó con la cabeza ante las palabras de Fie.

Aunque Queen había estado obsesionada con conocer a Yore hace algún tiempo, este ya no parecía ser el caso. Aun así, Fie hizo una nota mental para organizar una reunión entre los dos.

Fie no entendió la atmósfera bulliciosa que se sentía actualmente en el aire, aunque estaban felices de ganar el torneo, esto parecía ser algo completamente diferente.

Aparentemente, Sir Trokko le había dado a Gormus una pequeña suma de dinero para que todos los escuderos pudieran celebrar.

—¡Guau! ¡Estoy deseando que llegue! Queen, tú también vienes, ¿verdad?

—Sí.

Había pasado más de medio año desde que Queen se había transferido: ya era más o menos un miembro irremplazable del dormitorio norte.

Aparentemente, el personal de la cantina del dormitorio había sido informado de que los escuderos iban a salir, por lo que no hubo problemas con los arreglos culinarios de esa noche. Y así, Fie y los escuderos del dormitorio norte disfrutaron de una noche llena de diversión en el distrito del centro.

Carnegis y Trokko, para su castigo, fueron asignados a una expedición de seis meses, además de que se les redujo el salario. Sin embargo, a petición y opinión general de los otros caballeros y escuderos, su castigo se redujo a una expedición de cuatro meses.

Entre los miembros que organizaron la petición, también estaban aquellos que se habían graduado en el dormitorio norte en el pasado. Parecería que los dos eran muy respetados entre los escuderos, ahora caballeros, que se habían graduado de sus dormitorios.

Quizás valía la pena señalar que entre los otros nombres en la petición había algunas entradas familiares, específicamente, los nombres de Fie y el resto de sus amigos.


Army
Ya estamos terminando el VOL ✍(◔◡◔) Lo curioso es que mientras estoy traduciendo ya debore la temporada 1 y 2 de MLP (❛‿❛✿̶̥̥)

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.