El Perseguido – Capítulo 24: Fuera toda la noche

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan no tenía idea de lo que salió mal. Se quedó mirando la misma emisión del Canal Central 1 durante 3 horas enteras mientras se atormentaba pensando.

Un estupefacto Ye Ying Zhi le preguntó: —Ah Yan, ¿Desde cuándo te gusta la estación central? Sin mencionar, ¿el canal 1?

La voz helada de Ye Ying Zhi sobresaltó a Chi Yan. Chi Yan apagó la televisión por reflejo y lo miró con los ojos muy abiertos como un conejo asustado.

Ye Ying Zhi tomó el control remoto de Chi Yan: —Ya que está apagado, se mantendrá apagado. Ya deberíamos dormir.

Como era de esperar, Chi Yan no tuvo el coraje de sugerir algo como “dormiré en el sofá esta noche”. Como de costumbre, fue hacia la cama, se desvistió, se tapó con las sábanas y se acomodó para dormir. Se las arregló para alejar con valentía a cierta persona que quería sostenerlo. Chi Yan se aferró a las mantas con fuerza y dijo tímidamente: —Ying Zhi, todavía estoy cansado de ayer. Quiero descansar hoy.

Ahora mismo, Chi Yan temía que realmente no pudiera seguir actuando. Pronto se derrumbaría completamente, y huiría… entonces Ye Ying Zhi se daría cuenta de todo y lo capturaría de nuevo.

Chi Yan no tenía idea de lo que realmente sucedería entonces. Y como no lo sabía, sólo podía especular en secreto por sí mismo. Ahora estaba aún más aterrorizado.

Primero, actúa como de costumbre. Al menos de esa manera, estarás seguro.

Ye Ying Zhi enrolló el edredón y lo hizo una bola. Infelizmente asió la barriga de Chi Yan a través de la colcha: —Estuvimos de acuerdo en cobrar mi pago esta noche. Se ha incumplido de nuevo.

O eso dijo, pero siguió tirando de la esquina de la colcha. Apagó las luces y presionó a Chi Yan. Ye Ying Zhi no se rindió y lo abrazó con fuerza. De vez en cuando, le besaba la sien y los lóbulos de las orejas. No se detuvo por mucho tiempo.

Chi Yan cerró los ojos en silencio, dejando que Ye Ying Zhi hiciera lo que quisiera. Todavía podía escuchar las risas y jadeos de Ye Ying Zhi mientras lo besaba burlonamente. Chi Yan frunció el ceño y pensó en secreto. ¿El fantasma cobrador de deudas de qué familia realmente cobró una deuda de esta forma? Sin embargo, en realidad se sintió aliviado.

Si esto no fuera toda una mentira, Ye Ying Zhi realmente sería un amante de primera clase difícil de conseguir, de uno en un millón. Pero Chi Yan supo desde la infancia que no podía creer ni una sola palabra que saliera de la boca de un fantasma. Solo te asustarán, te amenazarán, te seducirán, te engañarán y, al final, te arrastrarán al infierno.

Una luna redonda es visible a través de los huecos de la cortina. Chi Yan arregló las sábanas y cerró los ojos.

Qué siniestra luz de luna.

Al día siguiente, Chi Yan se despertó muy temprano. En silencio se levantó de la cama para vestirse.

Ye Ying Zhi se sentó: —¿Hm? ¿Vas a trabajar horas extras?

—Sí, —Chi Yan dio una vaga respuesta, —El problema de ayer aún no se ha resuelto.

Ye Ying Zhi se inclinó: —Ah Yan, tráeme algo de ropa.

Chi Yan asintió y abrió el armario a su izquierda. Recordó que toda la ropa interior pertenecía a Ye Ying Zhi. Chi Yan incluso le ayudó a cambiar antes.

Chi Yan se sorprendió en el momento en que abrió el armario—el estante superior está lleno de sus sábanas, y el fondo estaba salpicado de basura junto con algunas de sus ropas viejas. ¿Dónde estaban las ropas de Ye Ying Zhi?

De repente se dio cuenta de algo. La ropa de Ye Ying Zhi deben ser todo ofrendas de papel. En circunstancias normales, ¿cómo podría una persona viva como él ver ofrendas de sacrificio?

Chi Yan se congeló al comprenderlo. No se atrevió a mirar al hombre detrás de él.

Sintió que Ye Yingzhi se acercaba lentamente, con una mano envuelta alrededor de su cintura, la otra le acarició el pecho antes de apoyarse en su hombro, hasta que estuvieron firmemente unidos.

Uno por uno, picoteando ni ligero ni pesado, cayó sobre la nuca de Chi Yan. Como un amante coqueteando íntimamente; como una bestia burlándose de su presa.

Lo sintió sonreír y luego escuchó la voz baja de Ye Ying Zhi.

—Cariño, te enteraste anteayer, ¿verdad?

En ese momento, Chi Yan no podía respirar.

El espejo del vestidor en el armario reflejaba claramente sus posturas. Chi Yan pudo ver claramente su cuerpo rígido y su cara pálida.

Se quedó helado por un segundo, y de repente pensó en los dos talismanes salva vidas que Tang Guangyuan le dio ayer. Rápidamente los sacó de su bolsillo y los lanzó hacia Ye Ying Zhi como si su vida dependiera de ello. Alejando a Ye Ying Zhi, Chi Yan aprovechó la oportunidad para liberarse de su abrazo.

Salió corriendo de la habitación en pánico, sus manos temblaron antes de finalmente abrir la puerta. Cuando estaba a punto de correr a través de la puerta, pensó en la botella de porcelana sobre su pecho. Se lo quitó resueltamente y lo arrojó de nuevo dentro del departamento antes de bajar las escaleras como si fuera perseguido por un demonio.

♦ ♦ ♦

Ye Ying Zhi se quitó casualmente el talismán que Chi Yan presionó sobre su cuerpo. Su expresión era tan vacía como el agua mientras caminaba hacia la sala de estar solo para ver la puerta de entrada abierta.

—¿Cuándo adquirió este tipo de mal hábito? —murmuró.

Luego de cerrar correctamente la puerta para evitar que entraran los ladrones, notó la pequeña botella de porcelana en el suelo.

La botella de porcelana era muy resistente, posiblemente debido a su energía. Estaba completamente ilesa, incluso después de haber sido tirada así.

Ye Ying Zhi se agachó inexpresivamente y lo sostuvo en su mano. Había una leve temperatura en él, aún contenía un rastro del calor de esa persona.

♦ ♦ ♦

Todavía después de salir corriendo por la puerta, Chi Yan ni siquiera se atrevió a conducir. Estaba abrumado por el pánico y el miedo. Incluso si no se topa con cosas sobrenaturales, sería demasiado inestable mentalmente y podría tener un accidente automovilístico. Corrió directamente a la calle por donde muchas personas pasaban a menudo antes de soltar un suspiro de alivio.

Ye Ying Zhi, se dio cuenta… se enteró ese día…

De repente sintió que Ye Ying Zhi daba mucho más miedo que todos los fantasmas que había encontrado en el pasado. Era diferente de los fantasmas que aparecían a su alrededor, llenos de malicia y agravios, tratando de asesinarlo para convertirlo en un sustituto. Esto fue porque todavía conservaba sus rasgos humanos. Sabiduría, astucia y calma, incluso como humano, fue sobresaliente.

El lugar donde vive Chi Yan se consideraba un distrito comercial central, donde el transporte público es muy conveniente. Recordó que hay dos autobuses que pueden ir directamente a la casa de Tang Guangyuan. Sintió su bolsillo, agradecido de que todavía tenía el cambio de los comestibles de ayer. Había suficiente para tomar el autobús. Para ser domingo, ese autobús no podía considerarse lleno, pero afortunadamente todavía tenía mucha gente, llenándolo de vitalidad humana.

La Sra. Gui de ayer todavía estaba de vacaciones. Sólo Tang Guangyuan estaba en la villa. Abrió la puerta y dejó entrar a Chi Yan. Basándose en la apariencia y expresión de Chi Yan, pudo adivinar la situación: —¿Sin éxito? ¿Sigue ahí?

Chi Yan asintió gravemente.

♦ ♦ ♦

Aunque lo esperaba después de ver a Chi Yan, la cara de Tang Guangyuan palideció después de la confirmación. A diferencia de Chi Yan, que solo podía dejar volar su imaginación, Tang Guangyuan sabía que solo podía haber una razón por la cual el Talismán que reprime el mal no funcionara: el oponente debe ser mucho más fuerte que un talismán.

Se dio cuenta de que la pequeña botella de porcelana ya no estaba en el pecho de Chi Yan. Agitó la mano, guiando a Chi Yan por las escaleras y señaló un dormitorio: —Este asunto aún necesita ser discutido. Primero descansa. Si hay algo que necesites, haré que la Sra. Gui lo traiga mañana.

Chi Yan entendió por las palabras del maestro Tang que el asunto no podía resolverse en este momento, por lo que debería quedarse ahí por ahora. Por supuesto, no se atrevía a volver a casa, y vivir en otro lugar no es sería tan seguro como estar cerca de un experto. Chi Yan se dio cuenta de que ni siquiera se lavó la cara antes de salir corriendo y se sintió un poco avergonzado mientras le daba las gracias continuamente.

Hoy en día, mantenerse vivo resultaba ser un desafío. Chi Yan decidió tomarse su licencia anual mañana y esperar hasta que todo esté resuelto antes de volver al trabajo.

♦ ♦ ♦

Chi Yan corrió sin traer nada y solo pudo pedir prestados los artículos de aseo para lavarse. Después, fue a la sala de estudio del Maestro Tang para contarle todos los detalles sobre Ye Ying Zhi antes y después de la muerte. Pero todavía estaba demasiado avergonzado para hablar de su relación íntima y privada. Chi Yan solo explicó vagamente que estaba atrapado en una ilusión cuando Ye Ying Zhi se disfrazó de amigo y vino a vivir con él, y su relación era muy estrecha.

Tang Guangyuan expresó su comprensión de la situación y dijo que necesitaba tres días de preparación. Iría a resolver el asunto con él en tres días.

Chi Yan solo pudo suprimir las preocupaciones en su corazón y permanecer ahí por ahora.

La primera noche, se movió y dio vueltas en la cama, sintió que no había logrado dormir nada. Se preocupó toda la noche, temiendo que Ye Ying Zhi apareciera de repente. No sabía si el Sr. Tang hizo una formación o algo así, pero no pasó nada en toda la noche.

El lunes por la mañana, la Sra. Gui vino para hacer el servicio de limpieza y preparó el desayuno. Se fue solo después de que terminó de preparar la cena y de limpiar. El maestro Tang estaba solo en la mesa del comedor para las tres comidas: desayuno, almuerzo y cena. Fuera de esos tiempos, se encerraba en su estudio.

Después de experimentar una noche tranquila, Chi Yan ya no estaba tan preocupado y asustado cuando cayó la noche. Observó pacíficamente las noticias en Internet en la habitación de invitados, utilizando el escritorio de ahí. No trajo su teléfono cuando se fue, incluso cuando pidió permiso para ir al trabajo, había pedido prestado un teléfono de la villa.

En ese momento, de repente escuchó un sonido extremadamente fuerte como si un objeto pesado cayera al suelo, era de la dirección del estudio de Tang Guangyuan. En este momento solo estaban los dos en la villa.

Tenía un presentimiento en su corazón. Mientras corría hacia el estudio del Maestro Tang, se consoló. El maestro Tang era bastante mayor, así que no era muy ágil. Tal vez sólo accidentalmente golpeó algo.

La sala del estudio no estaba cerrada. Chi Yan giró el picaporte y abrió la puerta de madera marrón. La escena ante él detuvo su movimiento. No se atrevió a dar un paso más mientras sus pupilas se dilataban.

Solo pudo ver que la cara de Tang Guangyuan estaba completamente roja, con los ojos desorbitados, parecía como si estuviera siendo estrangulado por una cuerda invisible. Su mano rascó en vano su cuello, era inútil. La silla de madera maciza en la que solía sentarse estaba boca arriba. Lo más probable es que el sonido anterior fuera de aquello cayendo al suelo.

Chi Yan sintió que fue empujado hacia adelante por una mano invisible. La puerta de madera marrón se cerró silenciosamente detrás de él.

Sintió una brisa fría a su lado, como si alguien estuviera de pie junto a él. Una voz profunda y poderosa habló junto a su oído: —¿Por qué no viniste a casa? Te esperé toda la noche…

Shisai
QAQ Abrazos gratis, ¿alguien quiere uno?

| Índice |

3 thoughts on “El Perseguido – Capítulo 24: Fuera toda la noche

  1. CarolinaF. o Nekoi says:

    Shisai te acepto cualquier cantidad de abrazos quedes. QwQ esta sitaución de que te encierre algo no humao ya la he vividos varias veces y no bonita. Siempre me da panico y miedo cada vez que la vivo.

    Chi tu puedes lograr salur de esto QwQ solo necesitas creerlo.

  2. CarolinaF. o Nekoi says:

    Shisai yo quiero ese abrazo. Chi Yan enteindo como te sientes. Ese miedo y pánico ya lo he experimentado cuando algo no humano te toma de presa QwQ es bien jodido salir de esas situaciones pero es posible.(Yo siempre fui de presa pero no he estado en una relación amorosa) Espero que no mate al anciano.

    QwQ necesito mas abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *