Princesa Consorte Chu – Capítulo 57: El comienzo del cumpleaños (2)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Cuando Ji Shu Yu regresó a Fu Guo Gong Fu, se dirigió inmediatamente al patio Rui Lin, donde vivía Lao Tai Jun.

Lao Tai Jun había estado esperando ansiosamente desde la noche hasta la mañana a Ji Shu Yu. Al ver que finalmente había regresado, incluso se olvidó de dejarla beber un trago de té y se apresuró a preguntarle sobre lo que había pasado la noche anterior.

Cuando Ji Shu Yu vio que Lao Tai Jun parecía muy nerviosa, supo que en el corazón de esta anciana debía estar realmente preocupada por Yun Qian Meng. Así que no dejó que Lao Tai Jun esperara más y le contó cuidadosamente lo que había pasado anoche.

La cara de Lao Tai Jun estaba roja de ira después de escucharla. La mano adornada con un brazalete de jade verde golpeó con fuerza la mesa de madera. Se oyó un fuerte golpe que hizo que todas las sirvientas de la habitación tuvieran miedo de hablar.

—¡Estos animales que no tienen corazón! Aquella vez, casé a «la perla de mi palma[1]» con la anciana señora del clan Yun, para que fuera la compañera de su hijo Yun Xuan Zhi, pero él estaba obsesionado con la joven señorita Su Qing de ese clan Su. Es más, el segundo día que Li’er había entrado en la residencia del primer ministro, ¡se llevó a Su Qing a la residencia! Todo esto, no lo mencionamos más. Li’er también murió hace tantos años. Si mencionamos todo eso, los que estarían tristes no serían ellos. Sin embargo, ¿cómo tratan a mi nieta? Desde que era pequeña, no tenía madre. El padre no es alguien decente. Esa abuela es una matona que sólo vive por los bienes económicos. En la residencia, también hay una concubina Su Qing que tiene el deseo de eliminar a Meng’er. Esta gente, es incluso tan cruel con una niña. ¡Realmente no son mejores que los animales! Es de suponer que ayer si no fuera porque Meng’er no tenía otro camino, no vendría a buscarnos. Esto puede permitirnos ver hasta qué punto esa gente está forzando a mi nieta.

Cuanto más hablaba Lao Tai Jun, más se enfadaba. Ella, que no ha llorado durante tantos años, en este momento, hablando de la vida de Yun Qian Meng, sus ojos se volvieron rojos.

Ji Shu Yu vio a Lao Tai Jun así y pensó en la noche pasada; la mirada codiciosa en el par de ojos de la vieja señora en Feng He Yuan, ella también no pudo evitar sentirse mal por Yun Qian Meng. Así que siguió a Lao Tai Jun, que estaba llorando en silencio.

—¡Todavía hay cosas que mamá no sabe! La noche pasada, esa señora mayor dijo que ya había llevado a los hijos del tío paterno de Meng’er a la residencia del primer ministro. Es de suponer que está haciendo planes para esos niños. Antes de que yo volviera, Meng’er me dijo que la anciana pretende aprovechar tu cumpleaños para ayudar a la hija de su segundo hijo a encontrar un buen matrimonio.

Lao Tai Jun rompió la taza de té que tenía en la mano. Luego maldijo: —¡Debe estar soñando! ¿Realmente se atrevió a ver a Fu Guo Gong Fu como el estribo de su familia Yun? ¿Realmente pensó que porque Yun Xuan Zhi es un primer ministro es capaz de hacer todo? ¡Ese año, si no fuera por la relación con Ruo Li, para ella confiar en que Yun Xuan Zhi, el nuevo primer clasificado en el examen imperial, quería convertirse en un funcionario en <Jingdu[2]> sería simplemente una tontería! ¡Me gustaría ver lo bien que están sus cálculos! ¡Veamos cómo arranco todas las cuentas del ábaco!

Mientras hablaba, Lao Tai Jun exudaba un aura diferente a la de su amabilidad normal. Era como si fuera otra persona. Todo su cuerpo estaba inmerso en una atmósfera solemne. El poder de una sabia señora se distribuía desde los huesos de Lao Tai Jun.

Aunque, Ji Shu Yu no quería que Lao Tai Jun se enojara, pero la familia Yun ha ido demasiado lejos. Realmente, planearon sobre la cabeza de Fu Guo Gong Fu. Incluso para gente con buen temperamento como Ji Shu Yu, tampoco podía evitar enfadarse, y mucho menos Lao Tai Jun, que era vigorosa y decidida desde muy joven. Además, quién podía controlar a esa señora mayor del clan Yun era sólo Lao Tai Jun. Por lo tanto, Ji Shu Yu no se arrepentía de haberle contado todo esto a ella. Ahora Lao Tai Jun podría darle una buena paliza a esa anciana.

Cuando Ji Shu Yu salió de la habitación de Lao Tai Jun, ya era mediodía. Originalmente, quería ir a su propio patio a descansar, pero en la puerta se encontró con dos personas muy enfadadas: Qu Zhang Qing y Qu Fei Qing. Es de suponer que el diálogo entre ella y Lao Tai Jun ha sido escuchado por estos dos niños.

Al ver que su madre había salido, se precipitaron inmediatamente hacia delante. Qu Fei Qing tenía una personalidad directa. En ese momento, sus ojos estaban enrojecidos. Agarró las mangas de Ji Shu Yu y gimió: —Madre, ¿Meng’er está viviendo sus días así en la residencia del primer ministro? La gente de allí es más feroz que los lobos de la montaña. No tienen corazón. Afortunadamente, la hermana menor Meng’er es fuerte. Si fuera yo, me temo que tendría que esconderme todos los días y llorar.

Ji Shu Yu vio que Qu Fei Qing estaba llorando hasta que su nariz estaba roja, pensó que era gracioso. Con su dedo golpeó la nariz de su hija y dijo: —Tu vida es mucho mejor que la de tu hermana menor Meng’er. A tu alrededor están Lao Tai Jun, tus padres y tu hermano que te quiere. Desde joven, has estado protegida, pero Meng’er tuvo que aprender a sobrevivir desde que era pequeña. Con el tiempo, la personalidad de esa niña fue realmente más fuerte de lo que pensábamos. Aunque, eso es algo bueno, pero hace que los demás sientan dolor en su corazón.

Al escuchar a Ji Shu Yu decir eso, Qu Fei Qing asintió. Resopló y dijo enfadada: —¡Esa residencia del primer ministro no es realmente un lugar donde la gente deba quedarse! Madre, ¿deberíamos dejar que la hermana menor venga a Fu Guo Gong Fu? ¡No es que nuestra casa no pueda permitirse tener a Meng’er!

—¡Hermana!

En ese momento, Qu Zhang Qing, que estaba en silencio, le gritó. Asustó a Qu Fei Qing quien se escondió detrás de su madre. Mientras se palmeaba el pecho, se quejó: —Hermano mayor, ¿qué estás haciendo? ¡Me has asustado! Si tienes algo que decir, ¿no puedes sólo decirlo? ¿Por qué tienes que gritar?

Pero esta vez, Ji Shu Yu se puso del lado de su hijo. Tiró de Qu Fei Qing, que estaba detrás de ella. Golpeó ligeramente la cabeza de Qu Fei Qing. Ji Shu Yu dijo seriamente: —¡Fei’er, algunas palabras no deberían decirse! Tu hermana menor Meng’er tiene un padre y una abuela. ¿Cómo puede dejar su propia casa y buscar refugio en su familia materna? Si hace eso, por no hablar de que los de fuera especularán, ¡incluso ese tío tuyo Yun Xuan Zhi no estará de acuerdo con ello! Sabes, para nosotros parece un asunto trivial, pero para los de afuera e incluso para la corte, puede convertirse en un asunto de los tribunales. ¡En ese momento, atraerá muchas sospechas a nuestro Fu Guo Gong Fu!

Qu Fei Qing que creció en un ambiente lleno de amor, ¿dónde iba a experimentar cosas tan siniestras? Al escuchar a Ji Shu Yu analizar la situación de esta forma, sintió que la puerta era realmente profunda y que su manera de pensar era realmente demasiado simple. Ahora se sentía un poco avergonzada. Agachó la cabeza y tragó saliva. Se puso a un lado y no abrió más la boca.

Esta vez, fue el momento de Qu Zhang Qing de abrir la boca. Sus ojos eran profundos y tranquilos. Sólo que en esos ojos brillaba la preocupación por Yun Qian Meng.

—¿No hay otra manera?

Ji Shu Yu miró al hijo que era su orgullo. No pudo evitar suspirar. Aunque, Zhang Qing era estable, tenía talento y lo necesario para estar en el ejército, sin embargo, debido a que creció en los cuarteles desde que era un niño, no estaba familiarizado con las batallas interiores en las casas. Hacer esta pregunta era como exponer su debilidad.

—Si es para vivir permanentemente es imposible. Sin embargo, visitar a los familiares todavía es posible. Dejar que Meng’er viva aquí durante medio mes no es un problema. Pero la residencia del primer ministro es un caso especial. Si Meng’er se va, me temo que esa gente aprovechará la oportunidad para crearle problemas.

Ji Shu Yu habló con seriedad y vio que su hijo e hija fruncían el ceño. No pudo evitar reírse y los consoló: —Estamos Lao Tai Jun y yo. Creo que no se atreverán a hacer nada muy grande. Ustedes dos tampoco se preocupen tanto. Creo que con la inteligencia de Meng’er, seguro puede ocuparse de estas cosas.

Tras decir esto, Ji Shu Yu cambió de tema. Tiró de Qu Fei Qing y le preguntó si su trabajo femenino “bordado, pintura, poemas, etc.” había mejorado. Qu Fei Qing supo qué decir y abrazó a su madre como una niña mimada. Madre e hija se marcharon sonriendo juntas. Y Qu Zhang Qing, que seguía de pie en el mismo lugar, tenía una expresión seria. Mirando la buena relación entre su madre y su hermana, y pensando en Yun Qian Meng que desde pequeña no tenía madre, se compadeció de la prima que sólo tenía todo en la superficie. Qu Zhang Qing también sabía algunas cosas que su hermana menor desconocía. Es de suponer que la residencia del primer ministro era más difícil de lo que su madre acababa de decir, de lo contrario Meng’er no le habría pedido a su madre que le tendiera una emboscada al asesino en el camino[3].

Si no fuera porque había oído a su madre hablar de este asunto, temía que Meng’er hubiera sido asesinada hace mucho tiempo por Su Qing. ¿Desde cuándo su gente de Fu Guo Gong Fu ha recibido tales quejas? (Ellos ven a Yun Qiang Meng como su hija no como la hija del primer ministro).

Los ojos de Qu Zhang Qing se estrecharon ligeramente. Se podía ver un indicio de peligro. Ni siquiera sabía que sus manos bajo las mangas largas se habían convertido en puños… 

⧫ ⧫ ⧫

En ese momento, un grito estridente salió del patio Feng He Yuan. Ambas manos de Yun Ruo Xue se agarraban al reposabrazos de la silla. Dos sirvientas presionaban su cuerpo hacia abajo. El médico Wei sostenía una cuchilla y cortaba con cuidado la herida con costra y liberaba el pus amarillo de su interior.

El país de Xi Chu tenía anestesia, pero la herida de Yun Ruo Xue parecía una herida exterior y resultó estar en la frente. Esto hace que el doctor Wei no se atreva a utilizar el anestésico que podría hacerla perder la conciencia. Así, Yun Ruo Xue sólo podía sufrir este dolor.

Su Qing estaba de pie al lado del doctor Wei y le dijo que sacara cuidadosamente el pus amarillo. Hasta que la sangre roja volvió a fluir, se sintió aliviada. Pero en ese momento, Yun Ruo Xue no pudo soportar más el dolor y se desmayó.

El doctor Wei le puso cuidadosamente una nueva medicina en la herida y guió a la mama para que la envolviera con la gasa. Después, Su Qing dejó que algunas sirvientas llevaran a Yun Ruo Xue a la cama para que descansara.

Una vez hecho esto, Su Qing guió al doctor Wei a una habitación lateral. Preguntó en voz baja: —¿Cómo está? ¿Cuántos días tardará en curarse la herida de la frente de mi hija?

El doctor Wei miró con ansiedad a Su Qing. En su corazón, sopesó qué decir. Después contestó respetuosamente: —Respondiendo a la concubina Su, la lesión de la señorita no puede ser tratada descuidadamente de nuevo, de lo contrario, la cicatriz empeorará.

Al escuchar al doctor Wei decir eso, el rostro de Su Qing palideció. Su cuerpo se apoyó en la mesita. Débilmente, preguntó: —¿A qué le llama empeorar? ¿Puede ser que la cicatriz no desaparezca?

Viéndola así, el doctor Wei sabía que Su Qing no podía aceptar esta realidad. Sin embargo, tampoco podía mentirle a Su Qing. De lo contrario, si en el futuro la cicatriz no desaparecía, temía que el primer ministro le quitara su insignificante vida. Por lo tanto, sólo podía caminar por el peligroso camino y decir: —Concubina Su, originalmente, si la señorita escuchaba las palabras de este anciano, quitar la cicatriz no habría sido difícil. Pero, ¿por qué la señorita no utilizó la medicina de este anciano? No sé qué otra medicina ha utilizado y ha acelerado la curación de la herida. Pero la sangre que estaba en el interior no se ha eliminado y poco a poco se convirtió en pus amarillo. Ahora, cortar la herida para liberar el pus amarillo es lo mismo que sufrir una segunda herida. Me temo que, en el futuro, dejará una débil cicatriz.

Al escuchar eso, el corazón de Su Qing se hundió. Le pasó la crema Ningzhi que tenía en la manga a Wang mama para que se la pasara al médico Wei y comprobara si era esta crema Ningzhi la que tenía un problema.

El médico Wei recibió la crema, la abrió y olió su fragancia. Luego sacó un poco en un papel y lo probó durante mucho tiempo. A continuación, respondió con cautela: —¡Es una medicina realmente buena! Pero, esta medicina sólo puede usarse después de que la costra haya desaparecido. Si se utiliza de forma atrevida, me temo que tendrá el efecto contrario. Viendo lo que queda en el frasco, es de suponer que la cantidad que la segunda señorita untaba diariamente no era pequeña. Me temo que, debido a eso, la herida perdió el mejor momento para sanar.

Su Qing escuchó atentamente la explicación del doctor Wei. La mano que apoyaba en la mesa ya estaba roja de ira. Le dijo débilmente al doctor Wei: —La lesión de la señorita dependerá de usted. Utilice su mejor habilidad para curarla; de lo contrario, será difícil explicárselo al primer ministro. Además, aparte de nosotros tres, ¡no quiero que una cuarta persona se entere de esto!

Por supuesto, el doctor Wei sabía que esto estaba relacionado con el honor de una dama. Aunque fuera valiente, no le diría a nadie que el rostro de la hija del primer ministro había sido dañado. Así que asintió inmediatamente.

Wang mama vio que, en los últimos días, Su Qing se ha enfadado, vomitado sangre, desmayado y también ha hecho locuras con Yun Xuan Zhi, tenía cierta preocupación por el cuerpo de Su Qing. Aprovechando que el doctor Wei no se ha ido todavía, le dejó comprobar el pulso de Su Qing. Como resultado, este pulso terminó en problema. En ese momento, la frente del doctor Wei estaba llena de sudor. Incluso su tono era algo inestable: —Concubina Su, ¡no puedes permitirte volver a enfadarte! De lo contrario, ¡este niño ya no podría salvarse!

Su Qing no sabía que el doctor Wei llegaría a tal conclusión. Todo su cuerpo se paralizó en la silla. Durante mucho tiempo, no pudo hablar.

Wang mama estaba más calmada en ese momento. Rápidamente, tiró del doctor Wei y le preguntó: —¿Qué ha ido mal? Tienes que proteger al niño de nuestra señora, si no, ¡dejaré que el primer ministro te rompa la farmacia!

El médico Wei se sintió intimidado por las palabras de Wang mama. Tragó y luego respondió con cautela: —Antes, la concubina Su se enfadó mucho y… y además tuvo relaciones sexuales. ¡Esto es un tabú para el primer trimestre del embarazo! Si en el próximo mes, ella no lleva correctamente el feto, aunque sea el Gran Dios Luo, ¡tampoco podrá salvarlo! Además, concubina Su, por favor, usa el medicamento según lo que diga este anciano. ¡No debe descuidarse por un momento de codicia y no proteger al niño!

Después de decir eso, el doctor Wei abrió rápidamente su botiquín. Sacó personalmente un pincel, papel y tinta y empezó a escribir la receta de Yun Ruo Xue y Su Qing.

Al ver que su hijo podía ser mantenido, obedeció dócilmente las palabras del doctor. Asintió con la cabeza y le pidió a Wang mama que entrara en su habitación para recoger veinte taels para pagarle al doctor Wei.

Después de despedir al doctor Wei, Wang mama volvió a la habitación lateral. Al ver que Su Qing seguía sentada allí, se acercó a ella: —¡Señora, este mes que viene tiene que tener mucho cuidado con su cuerpo! Por el momento, no se preocupe por esas pequeñas zorras. Cuando su embarazo se estabilice, no será demasiado tarde para ocuparse de ellas, ¡ah! ¡No deberías destruir a tres mil enemigos y perder a diez mil!

Su Qing también sabía lo que estaba en juego. Estos últimos días, ha estado pensando en cómo tratar con Yun Qian Meng. Además, el asunto de que Lui Han Yu estuviera a cargo de la casa también la preocupaba. Con el paso del tiempo, ha dañado su cuerpo.

Al escuchar la seria advertencia del doctor Wei hoy, ella también conocía los pros y los contras. Ahora aguantaría la rabia. En el futuro, después de dar a luz al hijo de Yun Xuan Zhi, toda la residencia del primer ministro estaría en sus manos. ¡¿Por qué iba a luchar por un momento de ira y sería tonta?!

Pensando de esta manera, Su Qing asintió. Dejó que Wang mama la acompañara de vuelta a la cámara interior. Al ver a Yun Ruo Xue durmiendo en la cama, no pudo evitar sentir dolor de cabeza. Originalmente, quería tomar la cicatriz de Yun Ruo Xue como un motivo para hacer caer a Yun Qian Meng. Quería que Yun Xuan Zhi pensara que Yun Qian Meng había manipulado la crema Ningzhi. Pero pensándolo bien; ya que ella tiene las agallas de darle esa cosa a Yun Ruo Xue, significa que ella estaba preparada. Para entonces, el médico imperial haría un diagnóstico. Tal vez, incluso obtendría el pecado de desafiar la benevolencia de la emperatriz viuda. Para entonces, ella teme que incluso el clan Su se involucre.

La crema Ningzi es algo que la emperatriz viuda regaló a Qu Ruo Li. Así que, si Su Qing sospecha de la crema será lo mismo que sospechar de la emperatriz viuda.

Por lo tanto, aunque Su Qing no quisiera tragarse esta amargura, sólo podía romperse los dientes y tragarla.

Mama, el asunto de que Xue’er cambie su medicina te será entregado. Nada debe salir mal otra vez.

Su Qing se sentó en la cama y acarició el suave rostro de su hija. Al ver que el aspecto de Yun Ruo Xue era el mismo que el suyo y al mirar la gasa que le envolvía la frente, Su Qing sintió un gran dolor en su corazón. Sólo pudo ordenar a Wang mama en voz baja.

Wang mama también aceptó cuidadosamente. Pensando en el banquete de cumpleaños que sería dentro de unos días, preguntó: —¿Qué hacemos el día del banquete de cumpleaños? ¿Es posible que dejemos que la segunda señorita vaya a Fu Guo gong Fu con una gasa alrededor de la cabeza? Es una gran falta de respeto. Entonces, la señorita mayor hará algo al respecto. 

Su Qing también estaba preocupada por esto. Sus ojos estaban llenos de impaciencia y se quejó: —¡Si para entonces todavía no está bien, sólo podemos dejar que Xue’er se corte el pelo en flequillo para cubrir la herida!

Al oír eso, Wang mama ahogó un suspiro. Como no había otra manera, sólo podía bajar a hervir las hierbas para Su Qing y Yun Ruo Xue.

⧫ ⧫ ⧫

En el calendario Lunar, el 26 de marzo era el cumpleaños número sesenta de Lao Tai Jun de Fu Guo Gong Fu. Incluso antes del amanecer, las damas de los clanes empezaron a vestirse con la intención de participar en el cumpleaños de Lao Tai Jun en su mejor estado.

En la residencia del primer ministro, la anciana señora dejó que Yun Qian Meng y sus hermanas volvieran a sus patios a primera hora de la noche. Les pidió que descansaran bien y que estuvieran en su mejor estado al día siguiente para pasar el cumpleaños con Lao Tai Jun. La anciana señora le daba mucha importancia a este cumpleaños. Al fin y al cabo, era la primera vez desde que volvió a Jingdu que podía asistir a un banquete tan importante. Además, también era su primer paso para entrar en la alta sociedad. Por lo tanto, el día 26 recién llegado, dejó que Rui mama fuera a los patios de cada señorita y las invitara personalmente a Bai Shun Tang.

Yun Qian Meng miró a las hermanas que la rodeaban. Todas llevaban vestidos nuevos. Todas parecían más flores que personas. También era obvio que le daban mucha importancia a este banquete de cumpleaños.

Sin embargo, en comparación con Yun Yi Yi, que estaba respaldada por la señora mayor, y Yun Ruo Xue, que estaba respaldada por Su Qing, aunque su madre estaba a cargo de la residencia del primer ministro, el vestido de Yun Yan todavía era un poco más sencillo.

Era evidente que la concubina Liu sabía que hoy no podía dejar que su hija le robara el protagonismo a la hija de Fu Guo Gong Fu y además tampoco podía eclipsar a Yun Qian Meng. Todo esto era para evitar que saliera ahora y fuera reprimida por la gente después.

Siendo tan cuidadosa para complacerla, Yun Qian Meng se sintió un poco agraviada por Yun Yan. Si no fuera porque su estatus era un poco más bajo, en talento o apariencia, Yun Yan no perdería ante Yun Ruo Xue y Yun Yi Yi.

En ese momento, toda la atención de la anciana señora estaba en Yun Yi Yi. Viendo que la niña aún tenía sueño, pellizcó la pequeña mejilla de Yun Yi Yi. Esto hizo que ella, que aún estaba un poco adormilada, casi diera un salto. Ordenó la ropa de Yun Yi Yi mientras la regañaba ligeramente: —¡Ten más ánimo! Hoy es una ocasión importante. No puedes dejarme perder la cara.

Después de decir eso, Yun Ruo Xue hizo una mueca en su corazón. En el corazón de su abuela sólo había una nieta, Yun Yi Yi.

Y la sonrisa en la cara de Yun Qian Meng permaneció sin cambios. Aunque no tenía buenos sentimientos hacia esta abuela, no dejaría que quedara mal delante de la gente.

Aunque la anciana vio que Yun Qian Meng no expresaba nada después de escuchar esas palabras, aun así, les dió algunas advertencias a las tres. Luego dejó que Rui mama le alisara el pelo y le arreglara las joyas.

Hasta la hora chen[4] llegaron estas cinco personas a la puerta del primer ministro en sillas de manos. Para entonces, el carruaje enviado por Fu Guo Gong Fu ya había esperado media hora completa.

La señora mayor subió el carruaje como la jefa de la residencia del primer ministro. Después de expresarse y asentir delante de las sirvientas de Fu Guo Gong Fu entró en el carruaje contenta.

Al verla comportarse como una persona desagradable, Yun Qian Meng sacudió la cabeza en su corazón. Era como si exclamara que era la oponente de Lao Tai Jun. Yun Qian Meng temía que hoy la anciana tuviera buena fruta para comer[5].

Yun Yi Yi sentía curiosidad por todo y no paraba de hacerle preguntas a Yun Qian Meng sobre esto y aquello. Cuando el carruaje llegó a Fu Guo Gong Fu, esa boquita aún no había dejado de parlotear.

Después de que el carruaje se detuviera y todos se bajaran, descubrieron que hoy, la puerta de Fu Guo Gong Fu no era la misma de siempre. Los carruajes de diferentes clanes bloquearon las amplias calles originales; estaba realmente ocupado. Esto mostraba la importancia de Fu Guo Gong Fu en el país de Xi Chu y también mostraba el peso que tenía en el corazón del emperador Yu Qian.

Selena
Qué difícil es lidiar con la situación de nuestra protagonista, por más apoyo que reciba aún es insuficiente o es mal visto lo que conllevaría a un problema más grave… Al final, la única solución es casarse con un hombre con poder para que la protejan… ¡Ojalá el hijo de Su Qin sea mujer, jaja, sería gracioso, adiós planes malvados...! Este fue un capítulo muy emocional y al mismo tiempo da rabia como se aprovechan de nuestra protagonista, que por suerte es fuerte… No olviden dejar sus comentarios del capítulo.


[1]La perla de mi palma: la niña de mis ojos.

[2]Jingdu: es el nombre de la capital.

[3]Cuando Yun Qian Meng fue a buscar a su abuela paterna en su pueblo natal, Su Qing preparó a este asesino para ella. La joven adivinó que algo pasaría en el camino, así que le pidió a su tía que le enviara algunas personas. Pero nunca imaginó que su tío enviaría a su heredero, su primo Qu Zhang Qing.

[4]Hora de chen: (7am-9am).

[5]Tener buena fruta para comer: no tendrá un buen día.

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 57: El comienzo del cumpleaños (2)

  1. PearGreen says:

    Yo esperaba que lo perdiera y fuera niño xd, para darle un poco de esperanza y luego quitársela. Aunque aún así me daría penita el niño, que su mamá sea un gran perr4, el no tiene la culpa de eso.

    Además sería bien bonito que le pasará justo lo que le hizo a la mamá de Yun Qian Meng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *