Princesa Consorte Chu – Capítulo 57: El comienzo del cumpleaños (1)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Aunque las sirvientas de Fu Guo Gong Fu trabajaron bastante rápido, la dote de Qu Ruo Li era realmente muy grande, todos estuvieron ocupados durante toda la noche antes de que todo estuviera despejado en la cámara de Su Qing.

A medianoche, la vieja señora acompañó a Ji Shu Yu y le aconsejó a Yun Qian Meng que volviera a descansar. Ji Shu Yu estaba vigilando a las sirvientas que llevaban la contabilidad y supervisó personalmente a la mama para mover todos los objetos al patio Qi Luo Yuan de Yun Qian Meng. Sólo después de eso se sintió aliviada.

A Yun Qian Meng le dolió la cabeza al ver todas las cosas en su patio. Por un segundo, realmente admiró a Su Qing. Para conseguir la dote de Qu Ruo Li, esa mujer realmente hizo una cámara secreta que podía contener toda la dote y muchos otros tesoros.

Por supuesto, Mi mama y Mu Chun estaban ayudando a las criadas de Fu Guo Gong Fu a trasladar algunas de las cosas más valiosas a la cámara interior.

Yun Qian Meng vio que Ji Shu Yu había estado ocupada toda la noche por su culpa, se sintió culpable. Tomó la mano de Ji Shu Yu y le dijo con dolor de corazón: —Si a la tía no le importa, la tía puede descansar aquí antes de volver.

Ji Shu Yu vio que realmente se preocupaba por ella, pero Lao Tai Jun seguía esperando las noticias. Así que sonrió y tocó el rostro ligeramente pálido de Yun Qian Meng por permanecer despierta y respondió con una pequeña sonrisa: —No, todavía tengo que volver e informar a Lao Tai Jun, pero tú puedes volver y descansar bien.

Mientras hablaba, le entregó los libros a Yun Qian Meng y le dijo con cuidado: —Compara con cuidado si es igual que el anterior. Aunque falte una cosa, la tía te la devolverá sin duda.

Al ver que Ji Shu Yu seguía pensando en sus asuntos hasta ese momento, Yun Qian Meng se sintió algo conmovida. Tomó los libros con ambas manos. Con muchas emociones, dijo: —Es una lástima lo de los dos corales. La benevolencia que Fu Guo gong Fu tiene con Meng’er será difícil de devolver en esta vida.

Ji Shu Yu, al ver que cuando Yun Qian Meng dijo esas palabras, era realmente seria, se sintió un poco sorprendida. Después de un rato, abrazó suavemente a Yun Qian Meng quien todavía era muy joven, pero que dejaba que el corazón de la gente doliera por ella. Dijo: —Eres la sobrina de la tía y también la hija de la tía. Además, eres la hija de Fu Guo Gong Fu. ¿No trataría una madre a un hijo así? Tú, esta niña, no seas tan distante. Ten cuidado de que la tía no te ayudará más en el futuro. Además, ¡cambiar dos corales por la dote de Ruo Li no es un trato de pérdida!

Yun Qian Meng se quedó tranquilamente en el abrazo de Ji Shu Yu, sintiendo el amor de madre que no tuvo en las dos vidas. Este suave y gentil abrazo tenía un poder inconmensurable e hizo que el impetuoso corazón de Yun Qian Meng se calmara.

Las sirvientas que estaban al lado, al ver que el cielo se iluminaba, le recordaron amablemente a Ji Shu Yu que debía volver a Fu Guo Gong Fu, pues de lo contrario Lao Tai Jun se pondría nerviosa.

Ji Shu Yu, al ver que había pasado toda la noche en la residencia del primer ministro, supo que no podía demorarse más en quedarse aquí. Soltó suavemente a Yun Qian Meng y, con preocupación, dijo: —En los próximos días, debes tener cuidado al tratar con todos. Si no puedes aguantar más, puedes nombrar a Fu Guo Gong Fu y a la emperatriz viuda.

Al escuchar eso, Yun Qian Meng no pudo evitar reírse con ella. ¡Era como si fuera poco razonable e insistiera en usar el poder para reprimir a los demás! Sin embargo, en el corazón de Yun Qian Meng, obviamente, había un cuchillo. Si no fuera por el estatus de Ji Shu Yu anoche, ¡probablemente, no podría haber suprimido a la anciana!

Su Qing vomitó sangre y se desmayó porque su estado era demasiado bajo. Esta fue también la razón más importante por la que Su Qing perdería desde el principio.

Originalmente, quería llevar a Ji Shu Yu hasta la puerta de la residencia del primer ministro, pero Ji Shu Yu la detuvo en la puerta del patio Qi Luo Yuan. Al mismo tiempo, Ji Shu Yu se acercó a Yun Qian Meng. Ligeramente preocupada, susurró: —He oído que los hijos de tu tío han sido traídos a la residencia del primer ministro por la vieja señora. ¿Es eso cierto?

Como Ji Shu Yu preguntó, naturalmente sabía que era cierto. Yun Qian Meng tampoco se lo ocultó y asintió con una ligera sonrisa. Le contó a Ji Shu Yu sobre el plan de la anciana.

Ji Shu Yu frunció el ceño. Yun Qian Meng rió como el viento claro y dijo suavemente: —La tía no necesita preocuparse demasiado. Por muy buenos que sean, no son los hijos de padre. Meng’er tiene una buena idea de lo que está pasando.

Ji Shu Yu vio su apariencia indiferente y tranquila, el corazón que estaba originalmente inquieto, se calmó lentamente. Dejó que Yun Qian Meng volviera rápidamente al interior para descansar. Ella misma volvió apresuradamente a Fu Guo Gong Fu con las criadas.

♦ ♦ ♦

Yun Qian Meng volvió a entrar. Mi mama y Mu Chun seguían moviendo las cosas. Al verla regresar, Mi mama dejó las cosas en su mano y dijo: —Señorita, esta vieja sirvienta le servirá para descansar.

Yun Qian Meng negó con la cabeza: —No es necesario. El cielo ya está iluminado. Ayúdame a refrescarme. Tengo que ir a casa de la abuela a presentar mis respetos. Shui er y Bing er se ocuparán de estas cosas. Cuando volvamos podemos ordenarlos.

Originalmente, Mi mama quería persuadir a Yun Qian Meng para que descansara bien hoy, pero recordó que la vieja señora debe estar infeliz después de que la señorita consiguiera una dote tan grande. Si la señorita no va a presentar sus respetos porque tiene el respaldo de Fu Guo Gong Fu, la anciana seguramente le hará las cosas difíciles. Así que ella y Mu Chun ayudaron a Yun Qian Meng. Una fue a coger agua; la otra sacó ropa limpia. Ayudaron a Yun Qian Meng a limpiarse la cara y vestirse. Luego fueron al patio Bai Shun Tang de la vieja señora.

Pero la anciana no había descansado, sólo durmió una hora, así que naturalmente no se levantó. Yun Qian Meng esperó fuera durante mucho tiempo. Luego siguieron a Rui mama a la cámara interior. Presentaron sus respetos hacia la cama de la anciana y salieron en silencio de Bai Shun Tang.

♦ ♦ ♦

En ese momento se oyó un llanto proveniente del patio Feng He Yuan. Cuando Su Qing se despertó, vio que su cámara secreta había sido vaciada en dos tercios. Durante algún tiempo, se dejó caer frente a la puerta de la cámara. Rompió a llorar mientras sus manos golpeaban la alfombra.

—Señora, señora, no puede estar demasiado triste, ¡ah! No olvide que en su vientre aún está el pequeño maestro.

El corazón de Wang mama también sintió dolor. Se arrodilló junto a Su Qing. Una mano sostenía a Su Qing, la otra le daba palmaditas en el pecho para ayudarla a respirar.

Pero, ¿cómo pudo entrar esto en los oídos de Su Qing? Ella nunca pensó que esta pequeña zorra Yun Qian Meng sería tan despiadada hasta este punto. Ella casi vació todo su patio Feng He Yuan. Sólo con pensar que la riqueza que ha estado escondiendo durante más de diez años ha sido tomada por otros, Su Qing sintió que la sangre de su cuerpo había sido drenada haciendo difícil poder respirar.

Yun Ruo Xue, que llegó en ese momento, se escondió en la cámara y miró la imagen de su madre llorando. Se sintió realmente arrepentida. Originalmente, ella pensaba que la dote de Qi Ruo Li no era diferente a la de la gente común. Pero ayer, cuando vio el patio lleno de tesoros, deseó que la mataran golpeándola contra una columna. Esos tesoros de valor incalculable, originalmente, eran suyos, pero ahora han sido tomados por esa zorra de Yun Qian Meng con trucos traicioneros. Yun Ruo Xue estaba tan enfadada que quería correr de inmediato al patio Qi Luo Yuan para morir junto a Yun Qian Meng y enmendar su error. Sin embargo, Yun Ruo Xue también pensó que ya había perdido una cantidad tan importante de riqueza; definitivamente no debía ofender a Yun Qian Meng por esto. De lo contrario, la oportunidad que había conseguido de asistir al cumpleaños a cambio de la dote se desperdiciaría.

Yun Ruo Xue se encogió en la puerta y juntó todas las cosas. Aunque sintió mucho pesar, pero las cosas estaban como están ahora. Recuperar la dote de Yun Qian Meng será imposible. Sería mejor poner toda la atención en el cumpleaños y encontrar al joven correcto al que todos envidiarían. Para entonces, verá cómo se enfrentaría a Yun Qian Meng.

Pensando de esta manera, en los ojos de Yun Ruo Xue no pudo evitar mostrar un rastro de orgullo. Pero fue vista por Su Qing que, en ese momento, miró hacia atrás. Su Qing se levantó del suelo y antes de que Yun Ruo Xue pudiera reaccionar, ya estaba frente a su hija. Su mano derecha voló hacia la cara de Yun Ruo Xue. Un fuerte sonido golpeó su cara, dejándola sin sentido y también le sacó lágrimas a Su Qing. Ella señaló la puerta y gritó: —¡Piérdete! ¡Piérdete!

La mente de Yun Ruo Xue se quedó en blanco y miró la expresión sombría de Su Qing. De repente, sintió miedo. No era querida por la gente de la residencia del primer ministro. Si Su Qing tampoco la quería, su situación ya se podía imaginar.

Yun Ruo Xue no pensó más en ello. Se arrodilló reflexivamente. Sujetó las piernas de Su Qing y se lamentó en voz alta: —Madre, ¿qué te pasa? Todo esto ha sido una trampa tendida por Yun Qian Meng para tentarme a que salte sobre ella. ¿Cómo puedes echarme la culpa? Sólo quería encontrar un buen hogar para mí y que también pueda ayudar al hermano menor en el futuro. Madre, ah, no puedes alejarme. Soy tu hija biológica, ah. Si haces esto, ¿no te hace daño? ¿Serás feliz así? Si Yun Qian Meng sabe que nuestra relación madre-hija está rota, ¿no se reirá de nosotras en secreto?

Pero la Su Qing de hoy ha tomado una decisión. No importa cuánto llorara Yun Ruo Xue pidiendo clemencia, la mirada firme de sus ojos nunca cambió.

A los ojos de Su Qing, ella consideraba a Yun Qian Meng como su enemiga incluso antes de nacer. Su Qing nunca ha sido indulgente con esta enemiga. Unas cuantas veces, incluso quiso matarla. Por lo tanto, Yun Qian Meng, haciendo esto, sólo podía culparse a sí misma por no ser tan buena como los demás. Aparte de sentir dolor por la dote, su corazón no sintió un gran cambio.

Pero Yun Ruo Xue era diferente. Cuando Su Qing estaba embarazada de Yun Ruo Xue, puso toda su esperanza en el niño que llevaba en su vientre. Aunque más tarde, ella nació como una niña, después de todo era el primer hijo de Su Qing y estaba naturalmente encariñada con esta pequeña niña. Por eso, el amor maternal que le dio a Yun Ruo Xue fue más de lo que otros podían imaginar. Pero ahora, la que le hizo perder la dote frente a otros, no era otra persona, sino su propia hija mayor, la niña de sus ojos. ¿Cómo podría su corazón no ser frío? ¿Cómo podría no odiarla?

Yun Ruo Xue ha sido explotada por Yun Qian Meng para su propio beneficio. No tuvo en cuenta la crianza de tantos años. ¡Esto era una verdadera traición! Golpeó a Su Qing más que el hecho de perder la dote.

Ahora, Su Qing no quiere ver a Yun Ruo Xue. Sólo quería que su hija se mantuviera lejos de ella y esperaba que no apareciera ante su presencia. También esperaba que la estupidez de Yun Ruo Xue no entorpeciera el futuro del niño que llevaba en su vientre.

Pero Yun Ruo Xue no estaba dispuesta a dejarla ir. No importa la mirada de Su Qing, ni su frialdad con la que la miraba, ella sabe que, si la deja ir, se convertirá en una Yun Qian Meng infantil que no tiene una madre que la cuide. Ella no quiere que sea así. Antes, todo había sido planeado por Su Qing para ella. Si en el futuro se queda sola, realmente no sabe cómo seguir viviendo. Por no hablar de que ahora en el fu, está la anciana mayor que no la quiere. Por lo tanto, sabe que, si pierde la protección de su madre, no sabe si la vieja señora encontraría una familia ordinaria y la casaría apresuradamente.

Pensando en eso, Yun Ruo Xue rompió a llorar. No le importó su imagen y pegó su cara a las piernas de su madre. Lloró mientras sacudía la cabeza y no la soltó. Esto enfureció a Su Qing hasta que frunció el ceño. Le echó una mirada a Wang mama para que arrastrara a Yun Ruo Xue fuera de su patio.

Pero después de todo, Wang mama ha visto crecer a Yun Ruo Xue. Aunque, la segunda señorita no era razonable, en el corazón de Wang mama, ella todavía amaba a Yun Ruo Xue. Ahora, Wang mama veía como la relación entre madre e hija estaba rota. El corazón de Wang mama no estaba dispuesto a aceptarlo. Así que intentó ayudar a Yun Ruo Xue: —Señora, ah, la señorita todavía es demasiado joven y desde pequeña ha crecido bajo su cuidado. Naturalmente, no tendrá mucha experiencia en los esquemas. Pero esa Yun Qian Meng no es la misma que antes. Para sobrevivir en la residencia del primer ministro, se escondió demasiado bien todos estos años y realmente engañó a todos. Hasta hoy ha revelado su cola de zorro. Comparando la simplicidad de la segunda señorita y los cálculos de la señorita mayor, por supuesto que va a perder. Es simple y fácil para la señorita mayor utilizar a la segunda señorita. Hoy en día, si se rompió la relación de madre e hija, ¿crees que la señorita mayor todavía será indulgente con la segunda señorita? Me temo que si la segunda señorita experimenta dificultades, la que sufrirá seguirá siendo la señora, ¡ah!

A causa del discurso de Wang mama, el corazón originalmente inquebrantable de Su Qing se estremeció un poco. Y entonces, vio la gasa que envolvía la cabeza de Yun Ruo Xue, las lágrimas cayeron sobre su cara. Sus ojos se hincharon y su corazón tuvo algo de desánimo. Pero el corazón de Su Qing aún tenía algo de ira. Dejarla perdonar inmediatamente a Yun Ruo Xue sería algo difícil. Cerró los ojos, se mordió los labios y pensó en las palabras que acababa de decir Wang mama.

Yun Ruo Xue vio que alguien hablaba por ella e inmediatamente soltó a Su Qing y corrió hacia Wang mama. Llena de lágrimas y mocos, dijo: —Mama, mama, sabes que normalmente madre es la que más quiere a Xue’er. Ayúdame a pedir perdón. Esta vez, ¡no ha sido intencional! La abuela y Yun Qian Meng se unieron para conspirar contra mí. ¡¿Cómo iba a saber que era una trampa?! ¡Realmente arrastré a madre, ah! Si supiera que Yun Qian Meng no tenía buenas intenciones, aunque me cortara el pelo y me convirtiera en monja, ¡definitivamente no molestaría a madre para que le entregue la dote! Mama, sé que estoy equivocada. Te ruego que convenzas a madre. Madre también está embarazada. No puede enfadarse. Mama, Xue’er te ruega…

Hasta el final de su discurso, las lágrimas que había estado conteniendo Yun Ruo Xue finalmente cayeron. Sus manos sujetaron con fuerza la cintura de Wang mama. Al mismo tiempo, se dejó abrazar por ella y deseó poder pegarse a su cuerpo.

Cuando Wang mama la vio llorar con tanta tristeza, su corazón se ablandó aún más. Continuó persuadiendo a Su Qing: —Señora, la segunda señorita es un trozo de su carne, ah. ¿Realmente tiene el corazón para no preocuparse más por ella? Vea lo lamentable que es la señorita. La gasa todavía está en su cabeza y ella está llorando de esta manera. En el futuro, si deja una huella por la enfermedad, ¿qué se puede hacer, ah?

Mientras hablaba, Wang mama desató cuidadosamente la gasa de la cabeza de Yun Ruo Xue. Descubrió que la cicatriz parecía haberse curado, pero en el interior de la herida aún había pus amarillo. Wang mama se asustó de repente. La mano que sostenía la gasa temblaba. Asustada, miró a Su Qing.

El corazón de Su Qing ya se había ablandado debido a la persuasión de Wang mama. Ahora, viendo el extraño movimiento de la sirvienta, también siguió la mirada de Wang mama y observó la frente de Yun Ruo Xue. Inmediatamente, su cabeza se sintió ligera. Casi se cae, rápidamente ayudó a Yun Ruo Xue a levantarse y dijo con dolor en su corazón: —Xue’er, hace un momento mamá se equivocó. Madre no debería haberse enfadado contigo, pero en el futuro, tampoco puedes seguir siendo así. Si no, esta residencia del primer ministro ya no tendrá lugar para nosotras.

Yun Ruo Xue vio que Su Qing finalmente la había perdonado, sonrió entre lágrimas. Se agarró a la cintura de Su Qing y no la soltó. Pero Su Qing miraba preocupada la cabeza de su hija. Apartó a Yun Ruo Xue y le preguntó: —¿No te pusiste a tiempo la medicina en la cicatriz de la frente? ¿Por qué se ha vuelto tan espantosa?

Hablando de eso, Yun Ruo Xue también tiene muchas dudas en su corazón. Había dejado que el médico revisara la crema Ningzhi y confirmara que no estaba envenenada antes de aplicarla. La cicatriz de su frente parecía haber sanado, pero el pus dentro de la herida aumentaba cada vez más. Estos últimos días, incluso desprendía un mal olor. La asustó tanto, que sólo pudo seguir envolviendose la herida con una gruesa gasa para evitar que la gente se riera de ella.

Su Qing escuchó a Yun Ruo Xue, su corazón también estaba lleno de dudas. Cogió la crema Ningzhi de Yun Ruo Xue y la examinó cuidadosamente. No encontró ninguna anomalía, pero la herida de Xue’er empeoró, haciendo que la gente no pudiera evitar sospechar que Yun Qian Meng había hecho algo.

—¡Wang mama, date prisa y pídele al doctor Wei que venga!

Viendo que la lesión de Yun Ruo Xue no podía retrasarse más, Su Qing dejó que Wang mama invitara al médico que se encargaba específicamente de su embarazo.

Al escuchar la orden y sabiendo que era importante, Wang mama, inmediatamente dejó el patio Feng He Yuan para buscar al doctor Wei.

Selena
A esto se le llama karma… por todas las maldades que hizo este par de desvergonzadas madre e hija contra nuestra protagonista… ojalá que la herida no sea fácil de sanar, necesitan aprender la lección… Además, juran que la dote de la madre de Yun Qian Meng es de ellas y se enojan porque la verdadera dueña la reclama, ¡Qué chiste! ¿Qué opinas de este par Ayanami?”

Ayanami
Yo solo quiero ver el mundo arder y que nuestra Meng\'er tenga la vida que se merece~♥

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 57: El comienzo del cumpleaños (1)

  1. PearGreen says:

    Que espanto, re me da miedo eso de una herida con pus. Una vez se me chingo una pata y si tenía un poco de eso.

    Esto de la herida de Rou Xue no es más que su culpa por no saber cuidar de la herida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *