Princesa Consorte Chu – Capítulo 59: Hermosas flores luchando en Fu Guo Gong Fu (2)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Los hombres, que estaban en el patio delantero se dirigieron a la puerta principal de Fu Guo Gong Fu. Las mujeres se situaron perfectamente bajo la dirección de varios Lao Tai Juns. Después de que los hombres de la puerta principal presentaran sus respetos, las mujeres también dieron la bienvenida al emperador, a la emperatriz viuda y a la emperatriz.

Hoy, el emperador ha salido de incógnito. Al ver este solemne desfile, hizo que todos se pusieran de pie. Luego, se dirigió hacia Gu Lao Tai Jun y Jiang Lao Tai Jun. Él mismo ayudó a esas dos ancianas a levantarse y sonrió: —¿Está bien el cuerpo de las dos abuelas maternas?

Gu Lao Tai Jun y Jiang Lao Tai Jun se miraron y sonrieron. Gu Lao Tai Jun dio la oportunidad de responder a Jiang Lao Tai Jun. Ella sonrió y respondió: —Gracias al emperador por sus cuidados. Estos viejos cuerpos siguen siendo buenos. Sólo que no sé cuál es la razón por la que el emperador, la emperatriz viuda y la emperatriz han llegado. La bienvenida no fue muy buena. Espero que el emperador nos perdone.

Jiang Lao Tai Jun dijo esas palabras para Gu Lao Tai Jun. La relación de las dos familias es buena. Gu Lao Tai Jun también asintió a Jiang Lao Tai Jun.

La emperatriz se acercó lentamente. Cogió un par de jades de la criada y se los entregó personalmente a Gu Lao Tai Jun: —Este es el regalo de cumpleaños que el emperador y esta nieta política habían preparado. Deseo a Lao Tai Jun lo mejor y que todos los años tenga este día.

Lao Tai Jun miró el pesado jade en sus manos. Inmediatamente quiso hacer una reverencia, pero fue detenida al mismo tiempo por el emperador y la emperatriz. La emperatriz viuda se adelantó y dijo riendo: —Madre, este es el deseo de los niños. Hoy es tu sexagésimo cumpleaños. Hemos venido de incógnito para asistir a este banquete. Le pido a la madre que no sea tan precavida.

Al escuchar a la emperatriz viuda decir eso, Gu Lao Tai Jun sólo sintió miedo. De inmediato, llevó a estas tres honorables personas directamente a su patio Rui Lin. Como el número de damas y caballeros era demasiado grande, se quedaron en el patio delantero. Después de que este trío se fuera, el ambiente se volvió más animado.

Los ojos de los caballeros, que todo el tiempo habían querido colarse en Huan Xi Yuan para ver a las damas de cada clan se iluminaron. Miraron el aspecto y la figura de las mujeres, haciendo que éstas se enfadaran y murmuraran entre ellas.

Pero, aunque las damas odiaban los ojos coquetos de los hombres, también se asomaban a ellos. Buscaban a su señor perfecto. Entre estos hombres, los dos que vinieron con el emperador, Chen Wang y el primer ministro Chu han sido seleccionados por varias. Ninguno de ellos siguió al emperador Yu Qian al patio interior, dando a las damas la oportunidad de deleitarse con sus ojos.

Chen Wang era frío e indiferente. El primer ministro Chu era refinado y apuesto. Ambos eran altos de estatura y su estatus no se perdía frente al otro. Se convirtieron en el centro de las discusiones y recibieron muchas miradas de las damas. Incluso Qu Fei Qin y las demás señoritas no pudieron evitar echar más miradas a esos dos.

También había alguien que era otra figura interesante, pero que tenía la capacidad de mantener a la gente a distancia. Era Rong Yun He.

Destacaba más entre la multitud por su cabello blanco. A su lado, junto a su sirviente, no había nadie. Incluso los hombres tenían miedo de acercarse a él, por no hablar de las damas.

Rong Yun He hacía tiempo que se había acostumbrado a todo esto. No sintió que algo estuviera mal. Se limitó a sentarse con los ojos tranquilos, haciendo que la gente no pudiera ver lo que estaba pensando.

Sin embargo, en la multitud, todavía había alguien que dejaba a las damas muy preocupadas. Era Hai Tian Junzhu[1], que venía con el emperador.

Esta junzhu se paró en el centro del patio, haciendo que todas las damas perdieran el color en sus rostros. Parecía lo suficientemente hermosa como para causar la caída de un país. Si no fuera porque su aspecto era demasiado serio, muchos caballeros habrían dado un paso adelante y se habrían acercado a ella.

En ese momento, los ojos de Hai Tian buscaban, obviamente, a alguien. Cuando vio a Yun Qian Meng, quien estaba de pie junto a Qu Fei Qing, sus ojos brillaron y caminó hacia ella.

El bullicio en el patio se calmó. Los ojos de todos miraban con curiosidad a Hai Tian y a Yun Qian Meng. Se preguntaban qué tipo de chispas saldrían de dos personas que, aunque golpearan sus ocho caracteres[2] juntos, no se juntarían. Por no hablar de que Yun Qian Meng, en este momento, también tenía la sospecha de empujar a Su Qian Yue al agua.

Yun Qian Meng miró con indiferencia a Hai Tian, que se acercaba cada vez más a ella. Hoy llevaba una túnica de palacio amarilla. Por fuera, estaba envuelta en una muselina de color dorado. El dobladillo es ancho y tiene un diseño de flores púrpura. Su cabello estaba atado en una variante suelta y única de moño feiyun[3]. En su frente había una pequeña gema roja. Estaba en su punto. En su cabeza había un buyao dorado[4]. Se agitaba con cada paso haciendo un sonido de ráfaga. Era un estilo realmente bonito y agradable, como si se hubiera vestido así especialmente para alguien.

cap_59.2 (marca).png

A diferencia de Hai Tian, Yun Qian Meng sólo llevaba un vestido de color lavanda. En él había un grupo de mariposas volando sobre un ramo de flores. Envuelta en ella había una muselina plateada, que la hacía parecer clara y animada. Alrededor de su cintura había un cinturón de brocado blanco. Tenía un aspecto fresco y elegante. Hermosas cejas curvadas. Ojos como el agua del lago, pero tranquilos y duros. Nariz pequeña y fina. Labios que no llevaban lápiz labial rojo. Piel blanca y suave como la nieve. El pelo de su cabeza era tan negro que la hacía parecer suave y elegante. Llevaba el número justo de horquillas de jade en el cabello, refinadas y decentes. Esto la hacía parecer cada vez más elegante y refinada.

Cuando los caballeros vieron a dos mujeres tan impresionantes, sus ojos se abrieron de par en par. Incluso Chen Wang y el primer ministro Chu no pudieron evitar mirar.

Hai Tian sintió la mirada de las dos personas. Un rastro de sonrisa cruzó esos ojos indiferentes. Se puso delante de Yun Qian Meng y sonrió: —Gracias a la señorita Yun por la última vez en Fu Gui Tang.

Yun Qian Meng vio la sonrisa que cruzaba los ojos de Hai Tian en ese momento. Sabía que estaba siendo utilizada por ella. Aunque estaba un poco enfadada, su cara seguía teniendo una sonrisa. Ella dijo: —Junzhu es demasiado cortés.

Los caballeros vieron a las dos impresionantes bellezas reír, y perdieron su alma de repente. Sus ojos seguían mirando a esas dos jóvenes sin pestañear.

Sin embargo, el resentimiento estaba en los ojos de las damas. Querían ir a cortar a Hai Tian y a Yun Qian Meng en pedazos. Pero en comparación con Hai Tian, las miradas malvadas que recibió Yun Qian Meng, cuyo compromiso ha sido anulado por Chen Wang, fueron considerablemente menores.

Después de todo, en el corazón de todos estaba claro que sería difícil que una mujer, cuyo matrimonio ha sido rechazado por un hombre, se casara de nuevo. Además, Yun Qian Meng ha sido rechazada por alguien tan poderoso como Chen Wang. Nadie en Jingdu se atrevería a proponerle matrimonio ahora.

Por lo tanto, aunque odiaban a Yun Qian Meng por robarle el protagonismo, seguían teniendo compasión por ella.

—¡Yi! Señorita Yun, así que estabas aquí. ¿Todavía te acuerdas de mí?

En ese momento, llegó una voz llena de sorpresa. Todos miraron hacia allí. Yuan Qing Zhou de Han Guo Gong Fu se puso de pie junto a Chen Wang y corrió hacia Yun Qian Meng.

Este atrevido comportamiento de Yuan Qing Zhou atrajo las miradas de todos. Incluso Rong Yun He, que no se había molestado en nada, miró hacia allí. Pero sólo miró una vez y apartó la vista.

En ese momento, los fríos ojos de Chen Wang brillaron de ira. Instantáneamente, tiró de la manga de Yuan Qing Zhou y susurró una advertencia: —Este es Fu Guo gong Fu no Han Guo Gong Fu. Será mejor que tengas más cuidado.

Desde joven, este Yuan Qing Zhou había tenido miedo de Chen Wang. Dejando de lado su estatus, incluso su aura fría sería capaz de congelar a Yuan Qing Zhou.

Sin duda, entre la belleza y su vida, Yuan Qing Zhou seguía eligiendo su propia vida. Sin embargo, siguió mirando a Yun Qian Meng. Intentando llamar su atención con sus ojos.

Es sólo que Yun Qian Meng vio el resentimiento en el corazón de la gente, ¿dónde tendría ella todavía el tiempo para mirarlo?

La gente vio que Yun Qian Meng ni siquiera se molestó con Yuan Qing Zhou y sabían el hecho de que le encantan las bellezas, así que concluyeron que Yuan Qing Zhou debe haber puesto sus ojos en la señorita mayor del primer ministro Yun. Por lo que, gritó deliberadamente para llamar la atención de esa persona, pero esta señorita mayor conoce el decoro e ignoró a Yuan Qing Zhou. Pensando en todo esto, en el corazón de todos, sintieron desprecio hacia Yuan Qing Zhou. Y hacia Yun Qian Meng, que fue la fantasía de Yuan Qing Zhou, sintieron lástima.

Los ojos inteligentes de Hai Tian se desviaron de Yuan Qing Zhou, Chen Wang y Rong Yun He. Sonrió: —La señorita Yun tiene muchos admiradores.

Al oír eso, Qu Fei Qing, que estaba al lado de Yun Qian Meng, miró confundida a Hai Tian.

Los ojos de todos recibieron un toque de más resentimiento. Sólo los ojos de Yun Qian Meng permanecieron igual. Especialmente al mirar a Hai Tian, su sonrisa se volvió más dulce.

Junzhu está bromeando. Para decir quién es más elegante y hermosa, en Jingdu, si Junzhu es la segunda entonces, nadie es la primera. Qian Meng es ordinaria, ¿cómo podría compararse con junzhu? En particular, las miradas de amor que los caballeros presentes están enviando a junzhu es una prueba de lo hermosa que es.

Después de escucharla, Hai Tian no sintió alegría. Si podía conseguir la admiración de esa persona, ¿por qué iba a venir a Fu Guo Gong Fu para dejar que esos lascivos la miraran? Además, junto a las palabras que dijo Yun Qian Meng, al escucharlas, uno no encontraría nada, pero parecían tener otro significado. Esto hizo que Hai Tian no pudiera encontrar ningún fallo en este momento. Sólo podía mirar con ojos sombríos a Yun Qian Meng, que seguía sonriendo en un intento de encontrar defectos en su aspecto.

Junzhu ha venido desde muy lejos, por favor entra a descansar.

Qu Fei Qing vio que este lado atraía mucha atención y que Hai Tian era la instigadora, así que se rió y abrió la boca.

Hai Tian escuchó eso y vio que su objetivo se había logrado, así que asintió a Qu Fei Qing. Ella susurró: —Gracias.

Siguió a la sirvienta hasta el patio trasero. Cuando entró en la esquina, su cabeza se giró ligeramente hacia la derecha. Ese par de ojos miraron al lado de esa persona llenos de esperanza. Pero descubrió que, esa persona seguía mirando el lugar donde ella estaba antes. En sus ojos brilló de inmediato la ira. En un instante, sus ojos se volvieron hacia Yun Qian Meng, estaban llenos de odio.

Yun Qian Meng siempre ha sido sensible. Sabía que la mirada de Chu Fei Yang estaba en su cuerpo. También había una fuerte mirada llena de ira que la fulminaba, haciéndola enfadar. De alguna manera, se convirtió en la espina en los ojos de Hai Tian. Por un momento, ella levantó la cabeza y miró al culpable, Chu Fei Yang.

Sin embargo, él no apartó la vista por su mirada.

Por el contrario, sus ojos mostraban un toque de inocencia, haciéndole parecer diferente de cuando estaba en Chi Yun Ge.

—Meng’er, ¿qué ocurre?

Cuando Qu Fei Qing vio que los ojos de Yun Qian Meng se volvían repentinamente feroces, se preocupó. Tiró de Yun Qian Meng y le preguntó.

Yun Qian Meng vio que estaba muy preocupada por ella, pero no podía explicar el fuego que había entre ellos ahora mismo, así que sólo sonrió: —Nada. Agradezco a la prima hermana que haya hablado por Meng’er hace un momento.

Qu Fei Qing comprendió que Yun Qian Meng estaba hablando de que Su Qian Yue había caído al agua, así que inmediatamente agitó las manos y se sonrojó ligeramente: —Somos una familia. Si no hablo por ti, ¿tengo que ayudar a esa Su Qian Yue que no tenía buenas intenciones? Además, la prima hermana cree en tu carácter.

Al escuchar eso, los ojos de Yun Qian Meng mostraron un poco de frialdad. Sí, hace un momento, fue ella quien empujó a Su Qian Yue al agua. Pero todo esto, ella misma se lo buscó. Si no fuera porque ella quería arrancarle el cinturón al pasar y quería que se avergonzara delante de todos, no la habría empujado al agua. Así que se aprovechó de la situación y pagó ojo por ojo y diente por diente. Arrancó suavemente el cinturón de Su Qian Yue.

La señorita Su ya debería haber despertado. Estaba segura de que, en este momento, ella estaba llorando y enfadándose por ser una desgracia delante de todos. Eso, dejó un punto infeliz en el cumpleaños de la abuela materna. Esto era, sin duda, su culpa. Sólo esperaba que Lao Tai Jun tuviera una comida feliz más tarde para compensar la culpa que sentía en su corazón.

Por este lado, Yuan Qing Zhou vio que Yun Qian Meng estaba delante de sus ojos, pero no podía tocar, sintió que su corazón se convertía en un picor intolerable. Entonces, le dijo a Chen Wang: —Primo hermano, ¿no vas a entrar a ver a la abuela? Te echa mucho de menos.

Mientras hablaba, sus ojos se desviaron hacia la espalda de Yun Qian Meng.

¿Cómo es posible que Chen Wang no entendiera su pequeña mente? En realidad, no había nada malo en que Yuan Qing Zhou quisiera perseguir a Yun Qian Meng. Pero Yun Qian Meng era la mujer que él, Chen Wang, quería. ¿Cómo podía ver a esta mujer entrar en la familia Yuan?

Además, viendo a Yun Qian Meng ahora, era generosa y sus modales eran elegantes. No vio cobardía. Parecía una persona diferente a la que quería suicidarse en el vestíbulo. Esto despertó la curiosidad de Chen Wang. Se preguntó si Yun Qian Meng actuaba así porque quería que rompiera el compromiso o si había una razón oculta.

Durante un tiempo, Yun Qian Meng despertó una fuerte curiosidad en Chen Wang. En su corazón, realmente no quería que otro hombre estuviera cerca de esta mujer que le pertenecía originalmente.

En ese momento, una hermosa mujer de mediana edad entró corriendo en el patio. Corrió directamente hacia Yun Qian Meng. Con su mano derecha levantada, todo el mundo supo inmediatamente lo que iba a pasar a continuación.

Inmediatamente, los ojos de Chen Wang y Chu Fei Yang brillaron fríamente. Sus cuerpos se movieron al mismo tiempo. Uno se detuvo frente a aquella hermosa mujer de mediana edad. El otro se detuvo frente a Yun Qian Meng.

Y Rong Yun He, debido a que estaba demasiado lejos, sólo fue capaz de ponerse de pie…

—¿No has visto que aquí está Fu Guo Gong Fu? ¿Es este un lugar donde puedes ser presuntuosa?

Chen Wang dijo fríamente esas palabras, asustando a esa hermosa mujer de mediana edad que se estremeció e Inmediatamente se arrodilló.

Chu Fei Yang vio que Chen Wang quería ser el héroe que rescatara a la belleza. Sus ojos brillaron con interés. Dijo ligeramente: —¿Por qué debería enfadarse el príncipe? Deberíamos escuchar lo que tiene que decir.

Aquella hermosa mujer de mediana edad escuchó que Chu Fei Yang la estaba ayudando, inmediatamente levantó la cabeza y dijo: —Respondiendo al príncipe y al primer ministro Chu. La hija del primer ministro Yun ha ido demasiado lejos. Llegó a empujar a mi hija al lago y además hizo que se avergonzara delante de todos. Esta madre estaba tan enojada que perdí el control.

Yuan Qing Zhou había llegado a este lado hacía mucho tiempo. Dijo con rabia: —¿Quién se cree su hija para ser digna de que la señorita Yun use sus propias manos?

Chen Wang vio que Yuan Qing Zhou estaba diciendo tonterías, inmediatamente lo miró con furia. Esto asustó a Yuan Qing Zhou haciendo que se pusiera honestamente a su lado sin hablar más.

Chu Fei Yang miró a Yun Qian Meng y le preguntó sonriendo: —¿Cuál es la explicación que tiene la señorita Yun?

Yun Qian Meng levantó los ojos y miró a Chu Fei Yang. Sintió que esta persona era demasiado misteriosa e impredecible. Ahora mismo, parecía estar ayudando a la señora Su, pero en este momento parecía estar de su lado.

Qu Fei Qing vio que Yun Qian Meng miraba a Chu Fei Yang. Estaba ansiosa de que la señora Su se diera la vuelta y los mordiera, así que tiró de la ropa de Yun Qian Meng para que aclarara el asunto lo antes posible.

Yun Qian Meng miró a Qu Fei Qing una vez para tranquilizarla. Luego, miró a Chu Fei Yang y dijo con calma: —¿La señora Su tiene pruebas? Si no las tiene, ¿no está perjudicando a Qian Meng? En ese momento, todas las señoras y señoritas estaban presentes. Todas miraban a este lado. Si la empujé, con tantos ojos mirando, ¿cómo no iba a ser descubierta? ¿O es que la señora Su está diciendo que todas las señoras y señoritas son ciegas? Además, en ese momento, fue la señorita Su la que vino a provocar. Qian Meng y las demás cedieron muchas veces, pero la señorita Su se enfadó y no quiso llegar a un acuerdo. Si decimos que la señorita Su está inculpando intencionadamente a Qian Meng, no es necesario que nadie lo crea. Es más, cuando la señorita Su cayó al agua, Qian Meng hizo todo lo posible por rescatarla. Todo el mundo vio eso. Sin embargo, la señora no tuvo ni media onza de gratitud, sino que quiere usar la violencia contra Qian Meng. Lo que era más decepcionante es, ¿cómo podría esto permitirle al señor Su asegurar su posición como ministro de justicia? La señora no es tan virtuosa, ¿cómo puede ayudar al señor Su? ¿Cómo podemos saber si el señor Su no está afectado por la señora y resolverá los casos injustamente?

Después de estas frases, el rostro de la señora Su palideció. Su frente estaba llena de sudor frío. Su cuerpo también empezó a temblar. Acababa de oír que su hija se había caído al lago y también había oído que la discusión estaba relacionada con Yun Qian Meng. Así que se apresuró a arreglar el asunto con ella. Resultó que esta Yun Qian Meng era muy dura, inteligente y elocuente. Después de haber intercambiado algunas palabras, ella ha sido empujada al asunto y también ha calumniado al señor de su familia. ¿Cómo pudo aceptar eso?

Además, esas señoras y señoritas, de las que se había dicho que eran ciegas, no eran personas para tomar a la ligera. Declararon a favor de Yun Qian Meng y acusaron a la señora Su de culpar a los inocentes.

Durante un tiempo, el patio delantero fue ruidoso. Sólo se veía diversión en los ojos de Chu Fei Yang. Rong Yun He también se sentó tranquilamente. Y en los ojos de Chen Wang se escondía la duda…

Selena
Primero: Hai Tian no busques problemas a nuestra prota, Chu Fei Yang no te pesca, él tiene un destino mucho mejor, lo presiento por el título de la novela ¡jeje! Él pronto se enamorará, pero no de ti… Segundo: Esta familia Su cuál de todos se cree mejor, y fue sólo gracias al poder de la familia materna de Yun Qiang Meng que han llegado tan lejos, pero no quieren admitirlo, son sanguijuelas, perdón por la ofensa… ¿No olviden escribir sus comentarios!


[1]Junzhu: hija (mayor) de la esposa legítima de un wangye.

[2] 八字(Bā Zì) ocho letras, personajes, caracteres:: los cuatro pilares del destino. Los cuatro pilares representan el año, el mes, el día y la hora de nacimiento. Cada pilar tiene dos letras, que formarán un total de ocho letras.

[3]moño feiyun:tipo de peinado.

[4]buyao dorado: tipo de horquilla con cascabeles.

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 59: Hermosas flores luchando en Fu Guo Gong Fu (2)

  1. PearGreen says:

    Oh bueno ella si fue xd
    Joer, y todos los weones se pusieron vivos para ir a detener a la señora Su, rapidamente paso al siguiente capitulo y averiguar que mas ocurrira.

    Gracias por su esfuerzo y tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *