El emperador y la mujer caballero – Capítulo 34

Traducido por Maru

Editado por Michi


—Este río es realmente enorme —murmuró Donau.

—Es el más grande de la región norte, pero aparentemente hay uno aún más grande en la parte sur del continente.

—Maldita sea. Si ni siquiera podemos cruzar este, ¿cómo vamos a cruzar ESO?

—Se supone que es un río muy tranquilo, fácil de cruzar con un barco. Incluso hay un rumor de que la gente tiene competencias de natación —explicó Pollyanna, y Donau negó con la cabeza con incredulidad.

Decidieron hacer más investigaciones en el pueblo. En su camino, hicieron las mismas preguntas a todos los que vieron, que eran en su mayoría agricultores. Recibieron las mismas respuestas en todo momento.

Pollyanna vio a algunos granjeros escardando un terreno empinado, lo que le pareció extraño ya que había muchas tierras planas cerca. Luego preguntó:

—Esa tierra plana de allí, ¿no es nuestra tierra? ¿Por qué no se utiliza para la agricultura?

—Oh, mi buen señor, esa tierra está llena de rocas—. El granjero agitó las manos—. Toda la zona de allí está formada por rocas. Es un terreno inútil.

El granjero señaló la tierra hasta el río. Pollyanna siguió pensativa su mano. ¿Había una respuesta aquí en alguna parte? No quería volver a decepcionarse, así que se detuvo para no tener esperanzas. Todo lo que pudo hacer fue continuar su búsqueda.

Pollyanna llamó a Donau. Cuando empezaron a ir hacia el río, el granjero gritó:

—¡Por favor, no vayan al río! ¡Hay muchos que se ahogaron en esa zona!

Al escuchar esto, Pollyanna comenzó a sentirse aún más segura. Se subió al caballo y Donau la siguió por detrás, refunfuñando por el camino. Pronto llegaron al río. La corriente era fuerte, pero no tan fuerte como para derribar rocas y ramas como antes. El agua también estaba más clara.

Pollyanna revisó la zona poco profunda apuñalándola con su daga. Escuchó un ruido sordo, señalando que había golpeado algo duro.

—Tiene que estar en algún lugar cerca de aquí —murmuró.

—¿Dónde se cruzó con el kelpie? Pero si intentamos cruzarlo ahora mismo a caballo, ambos moriremos.

Donau no parecía convencido. Luego lo señaló al fondo del río y explicó:

—Esta área de aquí, el suelo se siente diferente. Básicamente es un trozo de roca gigante, pero ¿ves esa área donde está el remolino? Allí el suelo debe ser más blando. Apuesto a que las personas que murieron aquí se ahogaron en esa zona. La corriente es demasiado fuerte en ese lugar.

—Entonces significa que no podemos cruzarlo a caballo.

Pollyanna asintió y respondió:

—Porque todavía es verano.

—Entonces, ¿qué propones?

—Antes de comenzar a hacer planes, es mejor que nos aseguremos.

Luego comenzó a desvestirse, lo que hizo que Donau abriera los ojos en shock. Gritó y se tapó los ojos como una colegiala sonrojada.

—¡Qué demonios! ¡Eres una desvergonzada, perra!

—No es nada que no hayas visto antes, entonces, ¿cuál es el problema?

—¡¿Cuándo te vi así?!

—Oh, ¿no estabas allí cuando sucedió?

Pollyanna supuso que todos los hombres de su campamento la habían visto el día en que luchó para salir del cautiverio. Ella pensó que todos la vieron desnuda ese día.

Pollyanna se quitó la armadura y la ropa, y se quedó solo con su blusa sin mangas y pantalones delgados. Donau miró mientras se quitaba las botas militares de cuero. Parecía avergonzado al principio, pero ahora, sus ojos nunca la dejaron.

Pollyanna consideró quitarse la camiseta también, pero decidió no hacerlo.

—Entonces, ¿por qué te estás quitando la ropa de repente? —preguntó Donau.

—Obviamente necesito entrar.

—¿Sabes siquiera nadar?

—Vosotros, los acreianos… Creéis que todos en el mundo son como vosotros.

Donau finalmente asintió y tomó su ropa. Vio que la piel de Pollyanna estaba cubierta de viejas cicatrices y decoloraciones de sus diversas heridas. Escuchar sobre su servicio militar de seis años podría ignorarse, pero ver la prueba en su piel fue diferente. Cuando Pollyanna comenzó a caminar hacia el río, Donau se sobresaltó.

—¿Vas a entrar así? ¿No deberías atarte a algo por si acaso?

—Mmmmmm… Tienes razón. La corriente es bastante fuerte.

Sacaron la cuerda que traían y la ataron a la cintura de Pollyanna. El otro extremo estaba atado a un caballo, no a Donau, que no sabía nadar en absoluto.

Mientras ataba la cuerda al caballo, Donau apretó los dientes. Se juró a sí mismo:

Me aseguraré de aprender a nadar.

No le gustaba nada Pollyanna, pero que una mujer se quitara la ropa para nadar porque él no podía… Fue un momento tan vergonzoso y embarazoso para él.

Ignorante de lo que pensaba Donau, Pollyanna metió los pies en el río. No hacía demasiado frío, pero la corriente era muy fuerte. Después de comprobar una vez más que la cuerda estaba bien atada a su alrededor, comenzó a caminar hacia el medio del río.

El agua solo le llegaba a las rodillas, pero ya le dificultaba caminar. En un momento, casi se cae, haciendo que frunciera el ceño. A medida que se acercaba al medio, se volvió más y más difícil, y casi se cayó unas cuantas veces. Mientras tanto, Donau se aseguró de que ningún soldado Bebero fuera visto del otro lado. Afortunadamente, esta no era un área muy poblada a ambos lados del río.

Cuando el agua se hizo lo suficientemente profunda, Pollyanna se zambulló para comprobar el fondo del río. Después, salió sana y salva con la ayuda del caballo.

Estaba jadeando pesadamente cuando llegó a tierra. Donau le tiró una toalla seca encima. Ella se secó lentamente. Solo tenían una toalla y no era suficiente, pero tenía que arreglárselas. Mientras Donau la veía limpiarse la cabeza rapada, le preguntó:

—¿Por qué te cortas el pelo tan corto?

—Mi cabello crece demasiado rápido y odio lavarme el cabello. Cuando es tan corto como este, es muy fácil limpiarlo. Solo tengo que lavarlo cuando me lavo la cara.

—Dios mío, eres tan vaga. Definitivamente no eres una mujer.

Pollyanna se rio del tono exasperado de Donau. Cuando terminó de secarse, Donau se acercó a ella y tomó la toalla mojada por ella. Ella lo miró confundida. ¿Por qué estaba siendo tan útil?

Donau, actuando como un adulto, respondió:

—Sir Pollyanna, me disculpo por actuar de manera irrespetuosa hacia usted.

—Mmmmm… Estás siendo demasiado amable… Podría ser… ¿Que me ibas a matar cortando la cuerda cuando estaba en el río, pero salí demasiado rápido? ¿Y ahora te sientes culpable?

—¡Dios mío! Estoy intentando disculparme contigo. ¡Dije que lo siento! Estaba equivocado, ¿de acuerdo? ¡Lo admito!

—Mmm… No suenas demasiado arrepentido o respetuoso en este momento.

—Lo… siento.

Donau colgó la toalla mojada en la rama de un árbol cercano. Algún día, muy pronto, Pollyanna sabía que Donau podría golpearla, y algún tiempo después de eso, él podría golpearla sin siquiera intentarlo. Pero para convertirse en un verdadero caballero, ganar solo no era suficiente.

Por el emperador y por el reino, Pollyanna estaba haciendo todo lo que podía pensar para ayudar, y Donau se estaba dando cuenta lentamente de su verdadero valor. Después de ver su cuerpo, ya no podía faltarle el respeto, al menos no como soldado.

Cuando la vio sin ropa, lo que más sintió fue tristeza, simpatía y respeto. Tantas cicatrices cubrían su cuerpo, y Donau podía decir qué tipo de vida debió haber llevado como caballero durante los últimos seis años. Si fuera él… Donau no estaba seguro de haber sobrevivido esos seis años.

Definitivamente no era una mujer. Donau pensó esto, pero no era una crítica. Él le anunció:

—Su alteza se convertirá en el verdadero emperador del mundo entero.

—Estoy de acuerdo.

—Eso significa que estará rodeado de muchos tipos diferentes de personas.

—Por supuesto.

—Así que tener el culo de una mujer caballero probablemente no hará ninguna diferencia.

Parece que Donau había estado pensando en esto durante mucho tiempo. Estaba creciendo rápido. De repente, Pollyanna se dio cuenta de que era mucho más alto que cuando lo conoció. Era mucho más pequeño que ella, pero ahora tenía aproximadamente la misma altura que ella. Pronto, él iba a ser más alto e iría a lugares, dejándola atrás. De alguna manera, Pollyanna se sintió enojada, envidiosa y un poco orgullosa al mismo tiempo.


Maru
Bien, Donau, por fin estás madurando. Así sí 🙂

| Índice |

3 thoughts on “El emperador y la mujer caballero – Capítulo 34

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *