Al límite – Capítulo 60: Un niño lamentable

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Hoy, hubo actividades dentro de la corporación, la mayoría del personal fue a atenderlas, la sala era diferente a la usualmente tranquila, dentro del ascensor sólo había dos personas, Han Dong y Wang Zhong Ding.

Después de quedarse quieto, Han Dong no podía esperar para abrir la lonchera.

Ya que este ascensor no funcionaría mal, eso dejó a Han Dong con sólo diez segundos. Cómo lograr el mismo efecto desagradable en un corto período de tiempo, esto, realmente, estaba probando su capacidad de actuación.

Y uno de los criterios más importantes para medir las habilidades de actuación de una persona era el contacto visual.

La atención de Han Dong siempre se centraba en el toon chino, este enfoque no era una mirada deliberada, sino que giraba de forma natural alrededor de él. La muestra más obvia: cuando Wang Zhong Ding alcanzó el botón, a pesar de que lo miró, se dispersó, y sólo cuando regresó a la lonchera su enfoque mostraría que su habilidad ya ha alcanzado su pináculo de perfección.

De la misma manera, actuar también requería pensar.

Al igual que la forma en que Han Dong usaba los palillos, obviamente, tiene huevos revueltos atrapados en ellos, pero, al mismo tiempo, quedó atrapado en su propia mente, ¡porque era demasiado terco para mantenerse lúcido! Sabiendo que el público era alguien excepcional, eligió el ángulo y la fuerza más precisa, cuando la fricción estaba al máximo, el agarre era el más rápido y mostraba el estado más voraz.

Finalmente, un buen talento puede hacer que el papel en sí mismo brille.

Han Dong mostró un conjunto de métodos de alimentación autocreados de “trabajo en cadena”: boca, dientes, lengua, la garganta trabajada cooperativamente, esto era un proceso ininterrumpido. Fue entonces cuando abrió la boca, masticó la yema de huevo con los dientes, la hoja de toon chino se enrolló con la lengua, y las migajas fueron llevadas a la garganta… una alternación de verde y amarillo, ¡qué sobresaliente, “fresco y limpio”!

Si Wang Zhong Ding no hubiera usado la rama de toon para probarlo de antemano, simplemente no habría sido obvio que Han Dong estaba actuando en este momento.

Han Dong actuaba muy feliz, pero comer era realmente doloroso, ¡no era fácil ser actor! Especialmente, cuando se trata de ser un villano, asquear a otras personas y también asquearse a uno mismo incidentalmente, ¿qué clase de plan era ese?

El cuerno de la victoria sonó por fin, con el sonido del ascensor deteniéndose.

¡Justo cuando Han Dong estaba a punto de salir, las malas noticias volvieron y la puerta del ascensor no se pudo abrir!

Es extraño, no he manipulado este ascensor, ¿por qué no puede abrirse?

Además, no se rompió ni antes ni después, sino que ¡tuvo que romperse precisamente en el piso de la oficina de Wang Zhong Ding! Es como si la última gota del desierto se te metiera en la nariz, ¡qué gracioso!

Mientras tanto, Wang Zhong Ding miraba a Han Dong una vez más.

Han Dong, de repente, se dio cuenta de algo y cambió su línea de visión a un toon chino en su tazón, parecía el cuchillo de carnicero de Hitler.

Justo antes de decidirse a mover sus palillos, Wang Zhong Ding inesperadamente abrió su lonchera en el ascensor lleno de toon chino por primera vez, revelando un pan plano[1] grande, chamuscado y crujiente, y una pequeña caja llena de carne de soja enlatada. Luego, como cuando Han Dong era sonámbulo, envolvió la carne y la pasta de soja en el pan plano y se lo comió como si nadie estuviera mirando.

Han Dong miraba ansiosamente al lado, su saliva podría regar acres de tierra.

Por lo tanto, digamos que sus habilidades de actuación son bajas de nuevo, sus ojos volvieron a enfocarse, los palillos eran ágiles, el trabajo de la línea de montaje es impresionante de nuevo, pero todos son inútiles, ¡alguien más de usted podría ocuparse del pan plano y dos trozos de carne!

¿Cómo puede un hombre de fuerte voluntad admitir la derrota tan pronto? Incluso cuando la comida cambiaba de sabor, tenía que comerla. Han Dong babeaba mientras miraba patéticamente a Wang Zhong Ding con esos ojos, como un insecto codicioso que había sido maltratado.

Más tarde, la puerta del ascensor se abrió, Han Dong seguía persiguiendo implacablemente detrás de Wang Zhong Ding y no estaba dispuesto a dejarlo ir, claramente, quería disgustarlo, pero fue arrastrado a la oficina de Wang Zhong Ding.

—Come, le he pedido a la cocina que lo haga todo en el acto, no huele a toon chino —dijo Wang Zhong Ding.

Mirando el gran plato y la carne enlatada en su escritorio, Han Dong sintió de repente que esta escena era muy familiar y cordial, además, no podía deshacerse de este maldito sentimiento sin importar qué.

—¿No lo estás comiendo? —Preguntó Han Dong.

—Estoy lleno —respondió Wang Zhong Ding, sin levantar la cabeza.

Han Dong no podía esperar para enrollar el pedazo de carne con el pan plano, ferozmente, lo derribó con sus dientes y se lo tragó, pero aun así tenía una apariencia generosa.

—Oye, si… me comeré tu pan plano ya que no te lo vas a comer, ¡pero eso no significa que no seguiré comiendo toon chino mañana!

—Haz como quieras —respondió Wang Zhong Ding con un tono de voz indiferente.

Cuando Han Dong vio que Wang Zhong Ding ni siquiera respondió, resopló con desaprobación en su corazón.

Mira tu apariencia indiferente, realmente hace que la gente no pueda ni soportarlo…


[1] Bing es el término en chino para describir la harina de trigo y los panes planos y panqueques elaborados con masa de harina y agua sin levadura añadida. Se suele usar por extensión para denominar a todos los panes y pastas elaborados con harina. Suele denominarse también lao bong.

Ayanami
En términos mundanos, lo que en México sería una tortilla, aunque un poco más gruesa y, a veces, rellena jajaja.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 60: Un niño lamentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *