Consorte experta en venenos – Capítulo 143: Un encuentro fortuito, rozando el pasado

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


La princesa Changping estaba secretamente encantada con la expresión enigmática del eunuco Xue. —¿Hay esperanza?

El eunuco Xue sonrió sin decir nada, convenciendo aún más a la princesa Changping, quien se alegró por dentro. En comparación con la apuesta de Mu Liuyue, ella estaba mucho más interesada en este asunto. Por supuesto, todavía tenía que ayudar a su mejor amiga, ya que se enfrentaba a un desastre inminente. Después de todo, esta amiga no era otra que la hermana menor del hombre que ama.

—Eunuco Xue, tengo que ver al Padre Imperial hoy. ¿Puedes ayudarme a pensar en una manera? —La princesa Changping le preguntó con urgencia. Tanto si Mu Liuyue rechazaba la apuesta como si salía corriendo medio vestida, todo acabaría después de hoy. El nombre de Mu Liuyue quedaría definitivamente arruinado. Justo cuando el eunuco Xue se encontraba en una posición difícil, Shuang Hong se acercó a toda prisa y susurró algo al oído de la princesa Changping. Sorprendida, la expresión de la Princesa cambió por completo. Lanzó un grito de alarma antes de echarse a correr.

¡Shuang Hong había dicho que las puertas del general se habían abierto! 

♦ ♦ ♦

Alguien había salido, pero no era otro que el hermano mayor de Mu Liuyue, ¡el joven general Mu Qingwu!

Para cuando la princesa Changping volvió corriendo, la finca del general estaba rodeada por una multitud que se amontonaba de forma hermética alrededor de Mu Qingwu, quien estaba de pie ante las puertas. Acababa de explicar a todo el mundo que Mu Liuyue había caído enferma desde hacía tres días, por lo que no podía cumplir la apuesta. En su lugar, ocuparía su lugar para quitarse la túnica exterior y correr por las calles.

Aunque fuera un hombre, enfrentarse delante de todos para quitarse la ropa seguía siendo humillante. Toda la multitud estalló en comentarios, levantando la voz para protestar.

—¡Mu Liuyue, sal! ¡Fuera! ¡No estás cumpliendo tu palabra! ¿Qué derecho tienes a ser la hija del general?

—Mu Liuyue tiene que estar fingiendo estar enferma. ¿Por qué deja que otra persona ocupe su lugar? ¡Esto no cuenta!

—Gran General, no hay lugar para la frivolidad en el ejército. ¿Realmente va a dejar que su hija se convierta en una tramposa? ¡Demasiado falso!

—¡Si no puedes mantener tu palabra, entonces no apuestes en primer lugar!

Poco a poco, el tema se desplazó hacia Mu Qingwu.

—¡Joven General, no necesita hacer esto! ¡No contaría incluso si lo hicieras!

—Jejeje, Joven General, usted tampoco necesita desnudarse. Si lo hicieras… ¡nadie miraría!

—Joven General, no vale la pena hacer esto por una persona como tu hermana menor. ¡Debería despertar!

La princesa Changping escuchó todas estas palabras mientras miraba al hermano mayor Qingwu en la distancia, con el corazón tan angustiado que le costaba respirar. Se quedó muy lejos, con lágrimas en la cara, mientras odiaba amargamente a Han Yunxi. Todo se debía a ella. Si no fuera por Han Yunxi, esta apuesta nunca habría ocurrido, y Qingwu-gege no habría caído hasta ese punto.

Las habladurías llegaron a un punto de frenesí. En ese momento, Han Yunxi también estaba entre la multitud, con las cejas fruncidas. De alguna manera, había empezado a morderse el labio. Esperaba que Mu Liuyue siguiera fingiendo una enfermedad, pero nunca pensó que Mu Qingwu saldría en su lugar para terminar la apuesta. Ignorando los hechos de la disposición natural de Mu Liuyue, el hecho era que su reputación se arruinaría, independientemente de que huyera o no. La muestra de integridad y valor moral del joven general debería ser suficiente para concluir las cosas.

Han Yunxi estaba a punto de avanzar cuando la princesa Changping irrumpió entre la multitud y agarró el brazo de Mu Qingwu.

—¡Qingwu-gege, no permitiré que hagas esto! ¡No lo haré, no lo haré!

¿Changping había vuelto?

Sorprendida, Han Yunxi retrocedió unos pasos. Mu Qingwu también se sorprendió, pero rápidamente apartó el brazo de la princesa Changping para hablar en voz baja. —Princesa, los hombres y las mujeres no deberían ser tan íntimos entre sí. Por favor, compórtese con dignidad.

La Princesa Changping no temía a nada bajo el Cielo excepto a Mu Qingwu. Aunque no escuchara a nadie más, sólo lo escucharía a él. No se atrevió a tocarlo más, pero lo miró con la cara llena de lágrimas. —¡No te dejaré hacer esto, no lo haré!

La aparición de la princesa Changping había silenciado a toda la multitud. La mirada de Mu Qingwu se volvió complicada mientras reprimía aún más su voz. —Princesa, todo el mundo está mirando. No hagas un escándalo.

—No estoy haciendo un escándalo. La Señora Li es de la Familia Han, así que Han Yunxi probablemente…

Antes de que la princesa Changping pudiera terminar de hablar, la mirada de Mu Qingwu se volvió aterradoramente fría, asustándola para que no siguiera hablando. Nunca había visto a Qingwu-gege tan feroz, como si hubiera cometido un error imperdonable.

Una apuesta era sólo una apuesta, pero si empezaba a enredar los asuntos de los espías ocultos, los efectos serían de gran alcance. El Duque de Qin y el emperador tendrían aún más dificultades a su favor. Ante las miradas de la multitud, Mu Qingwu no tuvo más remedio que ponerse serio. Al ver que la princesa Changping había cerrado la boca, levantó la cabeza para mirar a los reunidos. Sus ojos brillaron con una luz magnánima. —Señoras y señores, todos han visto con sus propios ojos. La hacienda de mi general cumple su palabra.

Después de hablar, se desabrochó los botones y el cinturón sin la menor duda para quitarse la túnica exterior.

Su túnica interior blanca y sus botas negras, combinadas con su alta y delgada figura y su vigoroso porte militar, daban una impresión de franqueza y honestidad a sus espectadores. En un momento, todas las mofas, burlas y los cuestionamientos, se convirtieron en respeto.

Mu Qingwu era un hombre de verdad.

La princesa Changping se tapó la boca, mirando aturdida el espectáculo. En ese momento, sintió como si un cuchillo le hubiera atravesado el corazón. Pero a pesar de su angustia, había un cierto sentimiento de orgullo. Estaba más decidida que nunca a casarse con Mu Qingwu y con nadie más en esta vida. Han Yunxi observaba en silencio. Sabía que ya no era necesario que hiciera acto de presencia. Nadie podría convencerlo de lo contrario.

Mu Qingwu bajó los escalones de uno en uno mientras la multitud hacía un camino para él. Después de bajar el último escalón, empezó a correr entre la gente hacia la calle Xuanwu. A lo largo del camino, innumerables espectadores se detuvieron para observar su progreso. Algunos trotaron tras él hasta que las calles de la capital de Tianning se quedaron vacías.

A partir de ese día, Mu Qingwu se convirtió en un hombre venerado por la población. También fue a partir de este día que el nombre de Mu Liuyue cayó en picado mil zhang[1]. Muchas hijas de funcionarios influyentes cortaron el contacto con ella. Por supuesto, estos fueron acontecimientos que sucedieron más tarde…

Han Yunxi se mezcló con la multitud que perseguía a Mu Qingwu, pero, de repente, se detuvo en medio de la carrera. Vio claramente una figura familiar a través de las ventanas de un salón privado de una casa de té local… ¡Long Feiye! Aunque iba vestido de forma discreta, Han Yunxi pudo reconocerlo de un vistazo. Sin duda, ¡era él! 

Así que ese tipo estaba aquí precisamente. 

Ella había supuesto tontamente que él estaría en el Recinto Solitario o en el palacio para ocuparse del asunto del espía enemigo. Quién iba a saber que tenía tiempo libre para tomar té en una casa de té. En realidad, los asuntos relacionados con esos espías no tenían ninguna relación con ella. No le importaba que Long Feiye nunca investigara el misterio del enmascarado, ya que estaba más preocupada por el destino de la Familia Han. Este tipo aún no le daría una respuesta satisfactoria, pero ¿tenía tiempo para despreocuparse y relajarse? ¿No era eso un poco excesivo?

Cuando Han Yunxi miró más de cerca, se dio cuenta de que Long Feiye parecía estar hablando. ¿Era posible que estuviera sentado frente a otra persona?

Las ventanas del salón privado estaban en el segundo piso, mientras que Han Yunxi estaba de pie junto al primer piso de un establecimiento opuesto. Sólo podía ver a Long Feiye con dificultad, así que subió rápidamente al segundo piso de la casa de té contraria para confirmar que estaba sentado frente a alguien. Desgraciadamente, seguía sin poder saber quién era la otra persona después de cambiar de ventana.

¿Quién podría ser?

Tenía que ser alguien extraordinario si podía beber té con Long Feiye. Tal vez, había llegado algún invitado de honor… pero, aun así, no beberían en una casa de té en la calle, ¿verdad? Las dudas de Han Yunxi aumentaron hasta que decidió echar un vistazo por sí misma a la casa de té. Pero justo cuando estaba a punto de acercarse, vio a Long Feiye levantarse para marcharse. Ansiosa, se encaramó a la cornisa sin moverse hasta que Long Feiye desapareció de su ventana. Su línea de visión cambió inmediatamente a la salida de la casa de té de enfrente, mientras contenía la respiración y esperaba.

Poco después, Long Feiye salió, seguido nada menos que por…

Los ojos de Han Yunxi se abrieron de par en par y levantó bruscamente la mano para taparse la boca. Estaba demasiado sorprendida por lo insondable del espectáculo. La <invitada de honor> de Long Feiye era en realidad ella… ¡Duanmu Yao! 

La Princesa Rongle del País Zhou Occidental[2], ¡Duanmu Yao!

Así que, ¿Long Feiye estaba pasando su tiempo con una belleza bebiendo té y mirando escaparates? Entonces, ¿esta era la razón por la que era incapaz de ocuparse de los asuntos de la Familia Han o de darle una respuesta directa? Entonces, ¿esta era la razón por la que Chu Xifeng se mostró tan confuso esta mañana cuando lo interrogó, porque no se atrevía a decir la verdad? 

Una vez que salieron de la casa de té, Long Feiye y Duanmu Yao comenzaron a caminar hombro con hombro. Se notaba que Duanmu Yao se había arreglado muy meticulosamente. Su expresión era tan fresca como una brisa primaveral mientras hablaba y bromeaba, como si estuviera discutiendo con Long Feiye el asunto de Mu Qingwu corriendo por las calles. Long Feiye tampoco parecía tan frío como de costumbre, sino que le respondía obedientemente cada vez.

Los dos siguieron el flujo del tráfico mientras caminaban por la calle.

Asombrada y sorprendida, Han Yunxi se indignaba cada vez más cuanto más los miraba. No se lo pensó dos veces antes de bajar corriendo las escaleras, apartando a un buen número de personas para perseguirlos. Pero, por alguna razón, se detuvo de repente. No estaba claro en qué pensaba en ese momento, pero se apresuró a entrar en un callejón lateral antes de salir de nuevo por un callejón que la situaba en la calle Xuanwu, directamente frente al camino de Long Feiye.

Aceleró sus pasos, respiró hondo y esperó a que llegaran. En realidad, si alguien le preguntara qué quería hacer, no podría responder. Simplemente, decidió hacerlo sin pensar.

Aunque Mu Qingwu acababa de pasar corriendo, todavía había gente en esta calle. De vez en cuando, chocaban con ella, pero Han Yunxi los ignoraba y seguía en su sitio. Finalmente, vio a Long Feiye y a Duanmu Yao caminar hacia ella, acercándose cada vez más…

Cuando estaban a un paso de distancia y frente a frente, Long Feiye y Duanmu Yao también la vieron. Pero los ojos de Long Feiye sólo se detuvieron un segundo en su rostro antes de retirar su mirada. Luego pasó junto a ella sin expresión alguna, como si fuera una persona más en la calle. En ese momento, Han Yunxi sintió como si algo hubiera golpeado su corazón. La sensación la pilló desprevenida, tanto que no estaba segura de lo que le ocurría.

Duanmu Yao se sorprendió al ver a Han Yunxi, pero la falta de respuesta de Long Feiye no hizo más que volverla petulante. Levantó la barbilla y miró provocadoramente a Han Yunxi antes de dar largas zancadas hacia delante, chocando a propósito con ella al pasar. Duanmu Yao era una artista marcial, por lo que cabía imaginar la fuerza que empleaba. Han Yunxi no pudo quedarse quieta y retrocedió un paso antes de caer al suelo, sobresaltando a la gente que la rodeaba.

—Señorita, ¿está usted bien?

—Señorita, dese prisa y levántese. No es grave, ¿verdad?

Long Feiye se detuvo un instante al ver la conmoción detrás de él, pero se recuperó rápidamente para seguir caminando. Duanmu Yao se apresuró a alcanzarlo, quejándose mientras lo hacía. —Hermano mayor, camina un poco más despacio. Hay demasiada gente y me perderás así.

Long Feiye no respondió ni redujo sus pasos, pero Duanmu Yao seguía sonriendo como una flor, con un humor excelente. Hizo todo lo posible por alcanzarlo. El hermano mayor había prometido pasar todo el día con ella como anfitrión, así que no se atrevía a pedir nada más.

Han Yunxi fue ayudada a levantarse por algunas personas de buen corazón, mientras miraba la silueta que se retiraba. Su corazón se sentía muy incómodo, mientras agarraba sus manos con tanta fuerza que le dolían.

Long Feiye, ¿cuál es la relación entre tú y Duanmu Yao?

Selena
Eso mismo me pregunto yo… ¿cuál es su relación? ¡¡Pobre Mu Qingwu, todo por ser el hermano mayor, le tocó proteger a una hermana tan tonta!!


[1]zhang (丈): unidad de medida de unos 3,3 metros[2]Princesa Rongle, Duanmu Yao (荣乐公主, 端木瑶) – de nuevo, se trata de la misma Duanmu Yao que apareció en el Valle de las Píldoras como Princesa Changle en el capítulo 60. El autor no explica

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *