Crié a un dragón negro – Capítulo 1: Una bruja recoge un dragón

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Una bruja, que deambulaba por el mercado, observó un huevo abandonado en la esquina de una calle.

Esto sería suficiente durante al menos cinco días. 

Pensó mientras recogía el huevo inusualmente grande, diez veces más grande que su tamaño original.

Entusiasmada por tanta suerte, la bruja llegó rápidamente a casa para darse un gusto con un filete.

—…

Esperando solo una gran yema amarilla y su clara, la bruja fue sorprendida con una criatura envuelta en una fina capa de fluidos. Era una criatura con piel escamosa, una cola, una mandíbula dentada con hileras de dientes y ganglios espinales en la espalda. La bestia se retorció dentro del huevo, haciendo que la cáscara se desmoronara por completo.

Incapaz de comprender la situación, la bruja simplemente lo miró fijamente.

—Eh.

Solo entonces se le ocurrió que la bestia no era otra que un dragón: una criatura legendaria que apareció brevemente durante los días de la Antigua Era de los Goblin y desapareció desde entonces. Ahora era simplemente una decoración al pie de una enciclopedia.

Existen muchas historias sobre cómo las yemas y las claras de un huevo de gallina se rompen desde adentro; también le puede pasar a las codornices. Eso es cultura general.

Pero, ¿quién creería la historia de una persona que, al romper un huevo, se encuentra con un bebé dragón en su lugar?

♦ ♦ ♦

Park Noah. ¿No es un nombre de plebeyo? Irónicamente, su vida no era tan corriente.

Había sido arrastrada a una novela, atrapada en una fantasía romántica de otro mundo. Cuando murió por exceso de trabajo, se adentró en un mundo diferente. El conocimiento del mundo y del cuerpo que ocupaba se asimilaron instantáneamente al suyo.

Se convirtió en el personaje secundario de la novela, una villana nacida únicamente para entregarse a la maldad. El nombre de la bruja es Eleonora Asil. Sin embargo, a pesar de ser lo suficientemente poderosa como para superar la posición más fuerte del mundo, su soberanía pronto se desmoronó cuando los protagonistas la derrotaron.

Eleonora, que se escondía de sus enemigos, desafortunadamente murió sin que nadie lo supiera, lo que significa que Park Noah, que reencarnó como la bruja, asumirá la responsabilidad de las acciones de Eleonora. Sin embargo, queriendo vivir como quisiera, la nueva Eleonora no tenía intención, por supuesto, de involucrarse en la trama de la novela, lo cual había logrado hacer durante los últimos dos años.

— ¿Por qué este pequeño dragón tuvo que aparecer ante mí? —murmuró.

La bestia, no apta para ser comida, fue lavada y envuelta en una manta. Angustiada, Eleonora sólo podía mirar al dragón agitando desesperadamente sus alas.

La bruja soltó un profundo suspiro. Se suponía que el dragón era la mascota de la heroína, y también la muerte de Eleonora. De acuerdo a la trama, la heroína, Lenia, debía recoger el huevo y ser marcada por el dragón que salía del huevo. En cambio, la bruja había roto el huevo primero.

[Nota: Con lo de marcar se refiere a la impronta. La impronta es cuando un animal recién nacido, o que no lleva mucho de nacido, reconoce a una persona/objeto/animal como su madre por ser lo primero que observa (grande) tras su nacimiento, y prosigue a seguirlo y aprender de éste.]

Noah chasqueó la lengua, reflexionando sobre qué debería hacer con la bestia perdida.

— ¿Por qué viniste hacia la persona equivocada, niño?

Será mejor que devuelva el dragón, ¿verdad? Qué irónico. No quería involucrarme en esto. 

Al día siguiente, Noah envió al dragón, envuelto de forma segura en una manta dentro de una jaula, a la capital mediante una entrega especial. El destinatario, la heroína, la condesa Lenia Valtalere. El remitente, por supuesto, desconocido. Pronto, le informaron a la bruja que la entrega se había completado.

Noah intentó calmarse, nerviosa porque ocurriera cualquier contratiempo.

—Todo estará bien, Noah. Las cosas serán como eran exactamente antes. ¡Mi vida pacífica permanecerá como está! —La bruja se convenció a sí misma.

O eso pensaba ella.

♦ ♦ ♦

— ¡¿Qué?!

—…

Noah se despertó al ver al bebé dragón, al que supuestamente había devuelto, agitando sus alas frente a la chimenea.

Desconcertada, con la boca abierta. ¿Estoy soñando? Se bajó el gorro de dormir y se frotó los ojos con fuerza para comprobar si la bestia no era más que una ilusión.

Cuando se quitó el gorro de dormir de los ojos, el dragón no estaba por ninguna parte.

—Oh.

Noah dejó escapar un suspiro de alivio. Se acomodó su gorro de dormir, con la intención de volver a dormir. La habitación se ha vuelto fría, pensó, así que Noah chasqueó los dedos y las llamas se hicieron más grandes.

—Está bien… Volveré a dormir —murmuró y regresó a la cama.

De repente, Noah sintió un tirón.

— ¿Eh?

¡Ahí está! El bebé dragón estaba agarrando los extremos de su camisón.

Dudando, Noah pretendió no ver al dragón y cambió de dirección. Desafortunadamente, su camisón se desgarró.

Mi camisón de lunares. Este juego fue una edición limitada del Armario de Faralá de Buenas Noches, ¡por el que pagué mucho dinero! Era mi favorito… 

Volvió a mirar a la criatura. Esta vez, había simpatía en sus ojos.

La boca del bebé dragón se relajó. Una vez que aseguró la condición de su camisón, con un movimiento de la mano, la manta que estaba colocada frente a la chimenea voló como la alfombra mágica de Aladdin. Luego, envolvió al dragón fuertemente con la manta.

El bebé dragón arrulló.

—Whoops.

Es mi victoria.

Noah sonrió satisfecha, sacudiendo las manos.

Si hay una cosa que me beneficiaba de este cuerpo, es su habilidad mágica. 

Eleonora era un bruja que poseía poderes mágicos suficientemente poderosos como para ser etiquetada como la villana más malvada. También, una infame inventora de objetos mágicos.

Actualmente, Park Noah posee el cuerpo de Eleonora. Por lo tanto, no podía realizar la magia de la difunta bruja a la perfección. Pero, su talento para inventar objetos mágicos permanecía.

Con un solo movimiento de mano, podía controlar las llamas o hacer que sus oponentes volaran y cayeran. Una bazuca automática de 100 años de antigüedad que acosa persistentemente a la heroína en una novela o un machete que corte las partes vitales del oponente, siempre que establezca un objetivo, sería fácil.

La gran bruja, Eleonora, mantenía un registro de instrucciones para todo, lo que era muy conveniente para Park Noah, que no podía memorizar todo de una vez.

En resumen, tiene el control sobre todo en su casa.

¡Es pan comido someter a un bebé dragón! 

Mientras tanto, el bebé dragón envuelto de forma segura en una manta, se tambaleó y finalmente cayó a su lado. La manta se deslizó, revelando un par de grandes ojos húmedos, llenos de lágrimas.

El dragón gimeó. La frágil humanidad debajo de la fachada apática de la bruja se conmovió, su consciencia fue atacada.

—Eh… ¿Qué voy a hacer con este pequeñín…?

Eleonora al final cedió a su ternura y se agachó frente al dragón. Cogió al dragón entre sus brazos y quitó la manta que era asfixiante.

Solo entonces se dio cuenta de cuán grande, en comparación con ayer que acababa de salir del huevo, el dragón se había vuelto. Justo el día anterior, el dragón estaba arrugado y ni siquiera podía abrir los ojos. Ahora, su piel está tensa, y sus ojos bien abiertos.

Eleonora le hizo cosquillas al dragón bajo su húmeda barbilla.

—Bebé.

El dragón arrulló.

— ¿Te enviaron a la dirección equivocada?


Den
voy a morir de la ternura con este bebé dragón, estoy segura (´▽`ʃƪ)♡. Aquí les traigo un nuevo proyecto junto con nuestra querida Nemoné. ¡Esperamos que les guste!

Nemoné
Holas~, es Nemoné. Estoy emocionada. Ya lo he dicho antes, pero amo que hayan niños en la historia. Necesito ver el lado soft de Eleonora con un bebé tan lindo *n* ¡Espero disfruten la historia, traída al español para ustedes por Den!

| Índice |

8 thoughts on “Crié a un dragón negro – Capítulo 1: Una bruja recoge un dragón

  1. MaggieGT says:

    Jajaja dentro de mi imaginación, el bebé dragón es muy pero muy lindo <3, gracias por traducir esta novela, hasta ahora me parece entretenida :3 seguiré leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *