El fuerte caballero negro – Capítulo 12: Bebiendo e información

Traducido por Naiarah

Editado por Haru


Noche, De camino a la taberna “Wild Breath”

—Comandante, ¿estás bien?

Mientras estaba angustiada después de leer la carta de Byron, rápidamente se hizo de noche.

Por primera vez en mi vida, sentí desespero, algo que nunca había experimentado antes en ninguna de mis crisis. Chie Saitou con 17 años de experiencia, ha sentido finalmente desesperación por primera vez.

Y así, con la cooperación de las personas alrededor del distrito comercial, fue descubierto que un hombre llamado Aaron tenía la información que necesitaba. Dado que no podíamos pensar en otra forma de obtener información, Conrad y yo llegamos a la entrada de la taverna.

Ya que está relacionado con el trabajo, Conrad viste su armadura de plata. Aparentemente estaba preocupado porque yo estaba angustiada.

—Sí, he tomado mi decisión después de llegar tan lejos. Aunque, no hay problema con la ley aquí… Si me desmayo ebria, lo siento.

Me disculpé con Conrad en voz baja. Los únicos problemas estaban en mi hígado y espíritu. En el peor escenario, me desmayaré. Vale, ¡tiempo de animarse!

♦ ♦ ♦

Conrad y yo entramos a la taberna.

Una campana sonó cuando la puerta se abrió.

Habiendo terminado un día de trabajo, muchos hombres estaban allí bebiendo felizmente con amigos y compañeros.

Las mesas y sillas estaban todas ocupadas y el único asiento disponible estaba en la barra.

Noté a un hombre con el cabello verde oscuro como un lobo mirándonos desde la barra. ¿Era él Aaron, el informador? Dimos un paso hacia él.

—¡Ei! ¿Sois vosotros Conrad y Sir Caballero?

Un cliente elevó su voz cuando nos notó. En ese momento todos los hombres se giraron para mirar de quién hablaba el cliente. Y entonces…

—¡Ei~! ¡Sir Caballero, vamos a beber juntos!

—¿Eh? Oh, no, nosotros…

—¡Conrad! ¿Vienes a beber con tu jefe?

—¡Ei chicos! Buenas noches.

Estábamos rodeados por ellos e invitados a beber. Estaba preocupada y completamente perdida. Conrad les saludó como si fuera familiar con ellos, pero yo no podía moverme.

—¡Ei vosotros chicos! Conrad a parte, ¡Sir Caballero vino aquí por negocios! ¡No le distraigan!

Cuando estaba pensando sobre qué hacer, una voz familiar se escuchó dentro de la taverna. Mirando al dueño de la voz, vi a un hombre enorme con el cabello rojo desgreñado sentado en una mesa en la esquina; era Byron. Tres hombres estaban sentados en los otros asientos.

—¡Byron!

—Ei~ Jefe. Has venido aquí rápido.

Byron sonrió y me estrechó la mano.

—¡Oye viejo! ¿¡Qué hay sobre mí!?

Conrad, todavía rodeado de gente, intentó replicar a las palabras de Byron. ¿Está actuando un poco infantil, o era sólo mi imaginación?

—¡Gahahahaha! Qué Conrad, ¿intentando verte bien delante de tu jefe?

—¡Eso, eso, eso no es lo que piensas! ¡Sólo estoy escoltando al Comandante!

Byron se rió de corazón viendo a Conrad actuar tan infantil. Conrad actuó completamente diferente de cuando nos conocimos o incluso cuando hablamos con los hombres y los otros capitanes. Se vió como un chico común que podías encontrar en cualquier parte. El hecho de que un hombre de 24 años como él pudiera hacer una cara tan divertida era algo espléndido para ver. Mientras le miraba y pensaba eso, Conrad de repente me miró.

Dándose cuenta de que había sido visto, su cara inmediatamente se volvió roja.

—Oh, no. Comandante, eso era…

Conrad apresuradamente habló. Esto era completamente diferente del calmado y serio Conrad que conocía. En las últimas dos semanas he visto la cara de Conrad sorprendida, enfadada o divertida, pero esta era la primera.

—¡Pffff!

Con una visión tan divertida, no se podía hacer nada más que reír voluntariamente.

—Ah, ¡Comandante!

Gritando con una pequeña, enfadada y roja cara, estallé en carcajadas. Era incluso más divertido.

—¡Ahahahahahaha!

No lo podía soportar y reí tan fuerte que me dió dolor de estómago. Después de eso, Byron y los otros clientes que nos rodeaban se echaron a reír y pronto la taberna entera estalló en risas divertidas.

—Lo siento Conrad. Tu reacción era sólo demasiado divertida.

—Ya está bien.

Después de reír tanto, me sentí horrible, así que me incliné sobre mi cintura. El hecho de que pensé que su lado infantil era lindo es un secreto. Cuando Conrad recuperó el buen humor, un hombre me llamó desde atrás.

—De verdad te ves como un Caballero Negro.

Girándome, ahí estaba el hombre con el cabello verde oscuro de la barra. Tenía una cara cincelada y ojos verdes afilados. Se veía como un hombre alrededor de los 30 con un buen físico, mediría alrededor de 175-180 cm. Vestía unos pantalones marrones con una camiseta marrón pálida sin mangas, y botas de piel negras con correas abajo.

—¿Eres el informador?

—Es Aaron.

Replicó el hombre francamente. El sentimiento de que estaba siendo observada no había sido mi imaginación. Respondí y le acerqué mi mano para saludarle, pero era dudoso que el gesto fuera compartido.

—Encantado de conocerte Aaron-dono, soy Caballero Negro.

Hablé con él mientras mantenía el modo trabajo.

—¡Hmph! Pensar que el Caballero negro que fue elegido por el legendario unicornio sería este pequeño chico —dijo el informador con resentimiento después de dar un bufido. ¿He hecho algo para disgustarle?

—¡Por qué tú! Al Comandante tu…

—¡Está bien Conrad!

—¡Pero!

—Déjame manejarlo a mí.

Detuve a Conrad que estaba enfadado por los comentarios descorteses. Me miró silenciosamente antes de a regañadientes apartarse. He notado recientemente que cuando alguien habla mal de mí, Conrad y Alice se disparan como balas.

Al principio había muchas calumnias tras mi espalda dentro del castillo, pero recientemente no era el caso. No estoy segura de si era a causa de esos dos, pero ellos probablemente tenían algo que ver. Bueno, las cosas han estado bastante bien ahora. Me puse atrás también y continué hablando.

—Discúlpame, por favor perdona a mi subordinado.

—Teniendo a un gran noble delante de mi cara cuando estaba de buen humor, esto es lo peor.

Es lo que dijo. Así que esa era la razón por la que me estaba mirando. Esta persona odia a la nobleza. Eso podría ser que algo había ocurrido en el pasado.

—Incluso si dices noble, nací en una familia común. Sólo tuve suerte suficiente para ganar mi estatus ayudando a la familia real.

No había razón para esconder eso. La única cosa que quería esconder era mi edad, género y cara. Incluso si lo investigan, no encontrarán nada útil. El hecho de que soy una humana de un mundo diferente no sería descubierto tan fácilmente.

—Oh~ Si quieres probar que eres diferente de los demás nobles de mierda entonces ten un partido conmigo, sólo si estás listo para eso.

—¿Partido?

Entendí, pero ladeé mi cabeza y pregunté de todas formas.

—Desafíame a un juego de beber. SI ganas, te daré la información que has venido a buscar. Si pierdes, pagarás por todas las bebidas.

Finalmente vino. Aunque nunca he bebido alcohol antes, para avanzar al siguiente paso para resolver el caso tengo que ganar aquí. Por su forma de hablar, este hombre definitivamente sabía algo. No puedo permitirme retirarme.

—Entendido, te desafío.

Cuando lancé el desafío, ruidosos ánimos estallaron a nuestro alrededor. Los clientes que nos escucharon armaron un alboroto. Se movieron al unísono pusieron una mesa en el centro de la taberna y dos sillas encaradas. El dueño de la tienda sacó dos copas y dos botellas de vino.

El informador y yo nos sentamos en las sillas, con la mesa entre nosotros. Quité la parte de la mandíbula de mi casco y se la entregué a Conrad. El dueño descorchó las botellas y puso una al lado de cada copa.

—Todo listo.

El dueño puso su mano derecha en el centro de la mesa y entonces elevó su voz.

—¡Empezad!

Levantó su mano en señal de que empezaba el partido. Vertí el vino rojo en la copa y rápidamente bebí. Amargo….. Ese fue el sabor de mi primer bebida alcohólica.

♦ ♦ ♦

Punto de vista de Conrad

El Comandante ha estado jugando el juego durante 10 minutos ahora.

—….. (Aaron y Chie)

Han estado bebiendo en silencio. Estaban ambos en su quinta botella de vino. Normalmente es malo para el cuerpo beber a tal ritmo. Para el Comandante, era su primera vez bebiendo. Me estaba empezando a preocupar.

—¿Cuál es el problema? ¿Por qué están tus mejillas rojas?

El informador provocó al Comandante. Como dijo el Comandante se volvió rojo.

Ignorando las palabras, el Comandante continuó bebiendo. La rojez había empezado a aparecer en la piel del Comandante alrededor de la tercera copa. El color de la piel era normal con las primeras dos copas, pero con la tercera había empezado a volverse tan rojo como el vino. Ahora, todo lo que se vé desde la nariz hacia abajo es rojo profundo.

Quizás, ella no era tan fuerte contra el alcohol. No, ella era definitivamente débil al alcohol. Podías decir que estaba respirando pesadamente si mirabas con cuidado sus hombros.

—Ah, oye Conrad. (Byron)

El viejo que estaba de pie a mi lado me habló.

—No creo que Sir Caballero sea demasiado bueno con el alcohol.

Con una mirada preocupada, el viejo parecía haber notado también el estado del Comandante. Los de alrededor estaban todos ruidosos mientras veían la condición del Comandante.

—Más que no ser fuerte, es la primera vez bebiendo para el Comandante.

—¡¿Qué has dicho?!

Todos en la taberna estaban sorprendidos por mis palabras. El informador también tenía una cara sorprendida y dejó de beber.

—Hasta ahora, nunca había una oportunidad para beber o simplemente no quería.

Basándome en la historia que oí esta tarde, respondí así para que la edad del Comandante se mantuviera en secreto.

Todo el tiempo el Comandante continuó bebiendo. Ella estaba actuando extraño.

—¿Comandante?

Llamé al Comandante pero no hubo reacción.

—¡Comandante!

Me apresuré al lado del Comandante mientras estaba llenando otra copa de vino. Le quité el guantelete y toqué su piel. Estaba ridículamente caliente.

—¡Oye! ¡¿Qué va mal?!

El viejo también corrió hacia aquí. El Comandante dejó de beber y quedó floja, apoyada contra la silla.

—Ei ahora~ Vamos a tumbarle para que descanse. Jefe, nos gustaría hacer un sitio para este chico para descansar, ¿está bien?

El viejo miró el estado del Comandante y entonces le preguntó al dueño de la taberna. Éste asintió y se fue a la parte de atrás de la taberna para buscar algunas mantas.

—¡Oye Conrad! ¡Ayúdame a quitar la armadura de Sir Caballero!

—¡Espera!

Escuchando las palabras del viejo, me coloqué entre él y el Comandante. El Comandante quería ocultar su género y aspecto. Cuando la conocí dijo que era un tema complicado. Aunque no lo dijo directamente, se podía entender. El color de su pelo, ojos y piel y sus rasgos diferentes. Para ocultarlo el Comandante siempre lleva armadura.

Probablemente haya otras muchas razones también. Por eso no podemos permitir que le quiten la armadura delante de toda esta gente.

—¡No puedes quitarle la armadura al Comandante! La verdadera cara de este hombre es un secreto del Imperio.

—Entendido. SI lo dices así, entonces no le quitaremos la armadura.

Parecía que mis palabras convencieron al viejo. Estaba aliviado.

—¿Pero por qué?

—¿Eh?

Cuando miré en la dirección de la voz, ví que el informador estaba mirando directamente al Comandante.

—¿Por qué beber tanto? ¿¡Por qué ir tan lejos, sólo por la información que tengo!?

El informador le bramaba al Comandante.

—Eres un noble, ¿no? ¡¿Incluso habiendo nacido como un plebeyo como has dicho, no sería imposible para alguien más verte como un plebeyo?!

Mirando al informador, sentí como que estaba mirando a alguien que no podía creer lo que estaba delante de él.

—¡¿Eres estúpido?! ¡¡Ir tan lejos por el bien de personas que ni siquiera conoces!!

Todos estaban en silencio mientras escuchaban al informador. Estaba gritando con voz desesperada. Por qué estaba tan desesperado, nadie lo sabía excepto él mismo.

Y entonces…..

—Gen….te.

—¿Comandante?

El Comandante, que estaba flojo hasta hace un momento, corrigió su postura y miró directamente al informador.

—Gente…. Quiero ayudar a la gente. ¿Es eso….. tan malo?

—¿Eh?

Ante las palabras del Comandante, el informador se mostró sorprendido. Mirando al informador, el Comandante continuó.

—Ciertamente, lo que estoy haciendo… desde el punto de vista de los demás, quizás me vea como un tonto. ….Pero, siendo secuestrado…. tratado como un esclavo…. hacer tal cosa. …..Para discriminar a alguien está mal —dijo el Comandante mientras respiraba pesadamente. La taberna se mantuvo en silencio mientras ella habló.

—Ciertamente….. en este país, varios nobles desprecian a los plebeyos… y desde el lado de los plebeyos odian a la nobleza. Pero…. sólo una pequeña porción quienes no ven… esos creo que son los tontos.

El informador que miraba fijamente al Comandante abrió mucho sus ojos.

—Con el objetivo de abrir…. los ojos de esas personas… haa~….. no podemos permitir que esas cosas ocurran en este país. Las personas secuestradas, no sólo ellos…. las familias y amigos que sufren por esas desapariciones…. para esa gente…. para evitar más…. Debo resolver este caso…. tomé la responsabilidad de Comandante de Caballería, así que es mi responsabilidad…. res….pon…sa…bi…li…

El Comandante cayó sobre la mesa. Preocupado, chequeé su condición, pero al escuchar su suave respiración, me sentí realmente aliviado. Desde que no había movimiento a pesar de agitarla y llamarla, debe tener un sueño profundo.

—Responsabilidad…. huh.

Murmuró el informador, cuando me giré hacia la voz.

—A pesar de cómo se ve este tipo, es bastante memo.

A diferencia de su cara amargada de hace un momento, ahora muestra una sonrisa torcida.

—¡Me rindo! Es mi derrota. Nunca pensé que sería un chico como ese.

El informador dijo eso mientras palmeaba el casco del Comandante. Eso quiere decir ¡que ella ganó!

—Como prometí, te daré la información. Oye Jefe, ¡dame algo para escribir!

El informador le pidió al Jefe, quien había vuelto antes de que nadie lo notara. Dejó las mantas para el Comandante antes de asentir y volver a la parte trasera de la taberna de nuevo.

—Te lo digo ahora, sólo reconozco a este Caballero. Esta información le pertenece a él.

Asentí a sus palabras. Eso es propio, ya que el Comandante fue el único que le venció.

—Pobre chico tuvo que ir tan lejos~

El viejo dijo eso mientras se rascaba la cabeza.

—No es tu culpa viejo. Él decidió hacer esto por sí mismo.

Mientras miro al Comandante, estaba recordando de esta tarde. Cuando me ofrecí para ir en su lugar, pero ella dijo…

—No, es inútil a menos que vaya. Byron fue el único que me recomendó así que sería maleducado no ir.

Habiendo dicho eso, le fue dejado al Comandante. Este era el resultado.

—Puedes estar sorprendido por las cosas que esta persona hace, pero siempre hace lo correcto. Bueno, a veces puede ser un dolor pero…

—¡Gahahahaha! ¡Espero las cosas buenas que vendrán!

Mientras la voz del viejo sonaba por toda la taberna, los otros clientes empezaron a limpiar. Recibiendo la carta del informador, me eché al Comandante sobre el hombro y nos dirigimos de regreso al castillo.

♦ ♦ ♦

No pensé que el día que tendría que cargar así al Comandante llegaría tan pronto.

—Vuu~

—Comandante, ¿estás despierta?

—¿Conrad…?

El alcohol probablemente no ha bajado todavía. Ella no parecía muy estable.

—¡Oh! ¡La información!

El Comandante recordó justo ahora y elevó su voz. Sin embargo….

Se levantó de repente, se mareó y se apoyó de nuevo contra mí mientras soltaba un pequeño gemido. Sonreí con ironía y respondí.

—Todo está bien Comandante. Tengo la información.

—¿Eh?

El Comandante elevó su voz y me miró.

—Después de que te desmayaras, el informador se rindió. “Es mi derrota” dijo.

—¿De verdad? —dijo, sonando sorprendida cuando elevó su voz.

—Sí. Sin embargo, fue presentada como una carta que tengo para dar sólo al Comandante.

Le pasé la carta al Comandante.

—¿Qué hay sobre el dinero?

—Yo lo pagué.

—Te lo devolveré luego.

El Comandante se sintió culpable y se ofreció a pagarme de vuelta. Pero, me negué.

—Está bien. Sólo el pago por la información fue dado. Las bebidas fueron pagadas por el informador.

A juzgar por la mirada el Comandante, ella estaba sorprendida de oír eso. Pero era razonable. El Comandante ganó el juego. Es natural que el que perdió tenga que pagar. Cuando expliqué eso, el Comandante pareció feliz. CIertamente, qué atmósfera tan fácil de entender.

El Comandante abrió la carta para leerla, pero estaba demasiado oscuro ahora para leer. La luz de las calles sólo iluminaban lo suficiente para saber por dónde caminar. Sin embargo, subestimé al Comandante.

—Ya veo, así que es eso….

—¡¿Qué?! ¡¿Puedes leerlo?!

Tropecé involuntariamente. ¿Qué demonios? ¡No hay forma de que puedas leer en la oscuridad!

—Oh, no te lo dije. Puedo ver perfectamente bien en la oscuridad con este casco.

No podía responder. Si es el Comandante, está bien pensar que ella puede hacer cualquier cosa.

—Entonces, ¿qué dice?

Mientras todavía estaba impresionado por el Comandante, escuché lo que decía la carta.

—Dice…

Finalmente dejé ir al Comandante cuando escuché la información.

♦ ♦ ♦

Día siguiente, habitación de Chie

—Vuu~… Me duele la cabeza~

Gracias a la bebida de ayer. Estoy tumbada en la cama con una magnífica resaca, una toalla fría sobre mi frente.

—Mira~ Es porque hiciste algo irracional… —dijo Alice que me había estado cuidando. Aunque, esta vez era mi culpa. Pero, no pensé que sería tan débil al alcohol. Pensé que estaría bien porque este cuerpo fue hecho por Amaterasu, pero fui una tonta por bajar mi guardia.

Alrededor de las 3 copas empecé a sentirme mareada, pero seguí bebiendo hasta que Conrad me detuvo al final. Después de eso, no recuerdo mucho. Siento que dije algo importante al informador, pero no recuerdo qué.

Ahora la situación era que estaba tumbada en la cama de mal humor, incapaz ni siquiera de pensar en hacer algo. Pero no era todo malo. Después de que Conrad recibió la información que necesitábamos, me llevó de regreso al castillo. El informador Aaron había dicho…

—Especialmente desde ahora, ¡te daré información sin la bebida!

O eso me dijo Conrad. Esto me hizo realmente feliz. Más que beber de nuevo… No quiero ver el alcohol por un tiempo.

—Vuu~

En este estado, estaré en la cama todo el día…. Ahora son las 9:00. No fue hasta 7 horas más tarde que me dí cuenta de podría sólo haber sido curada por Hayate.

Naiarah
Dish!!! ^^\'’ Lo que hace el alcohol xD

Haru
Me he visto peor u.u

| Índice |

3 thoughts on “El fuerte caballero negro – Capítulo 12: Bebiendo e información

  1. Wini V. says:

    Chie es super densa ahora se porque ella y el otro denso son amigos de la infancia son prácticamente mellizos, ambos son geniales a su propio modo pero como gran defecto son super densos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *