El fuerte caballero negro – Capítulo 24: Clasificatorias, Día 3, Cuerpo de Luchadores

Traducido por Naiarah

Editado por Haru


Asientos de la familia real – Chie

—¡Caballero negro!

—¡¿Whoa?!

En cuanto entré, la princesa corrió hacia mí y me abrazó. Me tomó por sorpresa y casi pierdo el equilibrio, así que ajusté mi postura. Por orden de Su Alteza, hoy estaré mirando los combates con él.

La razón de Su Alteza fue que el Príncipe Heredero y la princesa lo habían pedido.

Cuando la orden me fue dada, sus Altezas habían estado radiantes, y cuando pregunté el motivo, parecía que ambos príncipes habían suplicado por ello y la pareja finalmente aceptó su petición. Oficialmente, era un deber de guardia pero en realidad, fue más bien conversar con los hermanos.

El príncipe vino después de la princesa, pero él no actuó tan infantil, más bien se veía nervioso. Honestamente, no pensé que una persona ordinaria como yo fuese interesante del todo.

—Caballero negro, estaré hoy a tu cuidado.

Me saludó el príncipe, al principio usó honoríficos para referirse a mí, pero dado que era una subordinada de la familia real, le dije que no eran necesarios así que finalmente se detuvo.

Mi estómago me dolía, principalmente debido a la mirada del Primer Ministro. Había llegado con la pareja real, y ya que me había estado observando insistentemente no se podía evitar que mi estómago doliera.

—Raiz… ¿serás razonable y reconocerás a Caballero Negro?

Su Alteza habló al primer ministro con asombro, a su lado la reina también asintió. Me arrodillé inmediatamente.

—Su Alteza, Reina-sama. Estoy honrado de servirles hoy de todo corazón.

El Rey y la Reina asintieron a mis palabras.

—Te lo dejo a tí, Caballero Negro.

—Bueno, por favor levanta. Nosotros también hemos estado esperando para ver los combates contigo hoy.

En respuesta me levanté y me giré para saludar al estimado primer ministro.

—Su Excelencia, por favor trateme bien.

—¡Hmph!

Como esperaba, él todavía estaba disgustado por el hecho que me convertí repentinamente en Duque y en el líder del Cuerpo de Caballería, ¿no? Desde que me había acostumbrado a ser odiada, no estaba ofendida, pero todavía no se siente bien.

Cuando miré a la pareja real, ambos mostraban sonrisas sinceras, como Su Alteza dijo, parece que el primer ministro todavía no quería aceptarme. Supongo que el camino para ser aceptada será largo.

—¡Caballero Negro~! Por favor siéntate ¡rápido!

Estaba empezando a sentirme deprimida cuando la princesa se aferró a mi brazo derecho, parece que se estaba aburriendo. El príncipe, suspiró sorprendido ante su hermana pequeña.

Las caras de los dos reyes se relajaron ante las lindas acciones de su hija.

—Eso no pasará.

—Caballero Negro, por favor escolta a Elene.

—Como desee.

Respondí y me giré para hacer que la princesa dejase ir mi mano por un momento.

—Princesa-sama, si te complace, seré tu escolta.

Puse mi mano derecha sobre mi pecho y le ofrecí mi mano izquierda, ella se rió, hizo una elegante reverencia y tomó mi mano.

Por algún motivo, había ganado el conocimiento de cómo actuar como escolta de Amaterasu-sama, aunque era trabajo de hombres, por favor vamos princesa.

 ♦ ♦ ♦

Su Alteza el Rey

Después de que me aseguré de que Chie había escoltado a Elena a los asientos, me giré para encarar a Raiz.

—Raiz, ¿eres cabezota, no?

—Por favor tenga más cuidado, Su Alteza.

Raiz se resintió por mis palabras.

—Pobre de mí, siempre has sido tozudo desde que eras niño, pero ya ha pasado medio año. Basado en los reportes de Conrad, no debería haber ningún problema. ¿Con qué no estás satisfecho?

—Esto es así. Él fue capaz de conseguir la confianza del pueblo. ¿Hay algo que no te satisfaga?

Le preguntamos Claire y yo.

Podía ser mi imaginación, pero podía ver un aura oscura saliendo de Claire.

—Reconoceré su fuerza. Sin embargo, todavía es una persona dudosa, así que no puedo confiarte este plan a él. Blande una espada distinta a nada que hayamos visto antes: un arma que eliminó al Dragón Maldito Fafnir. Podría ser una espada diabólica y maldita.

Escuché las razones de Raiz.

Su espada Sakuya ciertamente se ve siniestra, pero era lo opuesto. Era una espada milagrosa sagrada. Los sacerdotes dijeron que sentían una esencia pura de Sakuya, no era, sin lugar a dudas, una espada maldita, pero Raiz todavía albergaba dudas.

—¿No te lo dijimos? Sakuya es perfectamente segura. También lo escuchaste de los sacerdotes.

—No, los sacerdotes podían haber sido engañados con magia.

Este chico era…

Estaba bien para él que fuese cauteloso como primer ministro, pero su cautela estaba dirigida hacia la persona equivocada. Estaba empezando a tener dolor de cabeza.

—Raiz.

Claire, quien había estado en silencio hasta ahora, habló en una calmada voz. No es bueno. Cuando ella estaba así, era malo acercarse.

Discretamente me alejé de Claire y Raiz, y recordé un dicho que escuché de Chie.

Nunca molestes a un dragón dormido.

—¿S-Su Alteza?

Raiz miró a Claire con una cara que decía, ¡Oh, no!

—¿Qué has estado diciendo hasta ahora? Estás diciendo que la persona que fue nombrada por su Alteza es sospechosa. Conrad, tu hijo y yo estamos todos de su lado. Nadie se opone a él. Deberías haber llegado a conocer al Caballero negro en este medio año. Deberías haber notado su excelencia, tanto como cuánto piensa en este país y su gente. Es cierto que sus orígenes son inciertos, pero no es ¡una persona dudosa! También es la persona elegida por el unicornio negro.

Mientras Raiz escuchaba a Claire su cara palideció, el Caballero Negro definitivamente no era una persona dudosa, la deidad guardiana de nuestro imperio también había sido elegida por un unicornio. Entonces el discurso de Claire llegó a su fin.

—Raiz, por favor vete a casa por hoy. Quiero disfrutar los combates con el Caballero Negro y mi familia. Si vas a estar de morros y deprimido a mi lado, arruinaras el humor. Hablando claro, eres una molestia.

Con esto, Claire les dijo a sus ayudantes que echaran fuera a Raiz.

—¡Vosotros! ¡Soltadme! ¡Su Alteza!

—Ríndete, Raiz. Es tu culpa por enfadar a Claire.

Raiz siguió gritando después de que la puerta se cerrara, pero decidí ignorarlo hoy. Francamente yo también quería que se fuera.

—Ahora, vamonos también, Su Alteza.

—Es verdad, los niños están esperando.

Con esto, imité a Chie y escolté a mi mujer a los asientos.

 ♦ ♦ ♦

Chie

—Caballero Negro, ¿qué arma es esa?

—¿Cuál?

Le expliqué sobre armas a la princesa mientras mirábamos los combates, aunque para una chica tener interés en las armas… Pero, no es algo que una otaku de las espadas como yo pudiera decir.

—Caballero negro conoce diferentes tipos de armas, huh.

—Me halaga, Su Alteza.

Agradecí al príncipe por sus palabras de admiración, me he acostumbrado a este tipo de comportamiento. Bueno, he atendido a fiestas de nobles y banquetes durante este último medio año, así que me acostumbré a su forma de hablar.

Haciendo este tipo de cosas realmente me estresó, ahora entendía lo que mi padre decía sobre socializar en la compañía. En mi caso, si no hubiera imitado a las esposas de los nobles se habría convertido en un problema mayor.

—Chris, Elene, ahora, todos lo que estamos aquí sabemos sobre Chie. Así que no hay problema en llamarla por su nombre —dijo Su Alteza sonriendo.

Ahora que me fijaba, los asistentes a mi alrededor eran los que sabían mi nombre y mi aspecto. Eran las personas que habían sido atacadas por los ogros. ¿A dónde fue el primer ministro?

—Raiz se está tomando el día libre. Así, puedes estar tranquila mientras hablas —dijo Su Alteza con una sonrisa.

Ah, así que fue eso, el primer ministro enfadó a la Reina. Aunque ella estaba actuando normal, podía decirlo por la forma en la que el Rey y los sirvientes apartaban la mirada. Parece que el príncipe también lo imaginó, su cara se había tensado un poco.

—Así que ¿está bien llamarnos por el nombre hoy?

Sólo la princesa habló con un tono feliz.

Aunque las reacciones a nuestro alrededor eran fáciles de leer, ella no se había dado cuenta. Esta princesa-sama se convertiría en una persona importante en el futuro.

—Sí, no hay problema con eso.

Cuando encontré mi voz de nuevo, respondí a la princesa. Ella no había notado nada. La zona de los asientos estaba rodeada por una barrera, así que nuestras voces no eran audibles, había sido desplegada por mis subordinados, que estaban fuera en la entrada. No podía quitarme la armadura, pero que me llamaran por mi nombre estaba bien.

—Entonces, yo también te llamaré Chie —dijo el príncipe con deleite.

¿Estaba tan entusiasmado por llamarme por mi nombre?

—Chie, ¿por qué hay personas que usan armas y otras que no en el cuerpo de combate? —preguntó la princesa ladeando su cabeza.

La pregunta debe de haberla estado molestando, los luchadores desarmados deben de haberla intrigado sin fin.

—Eso es porque el cuerpo de combate está repartido en dos divisiones —le expliqué a la princesa.

—Una de ellas está formada por gente que usa armas de contacto: mazas, hachas de combate, mayales de jinete y armas similares que tienen poder destructivo. La otra división usa guantes y botas reforzados con magia, pero ellos aún pueden usar armas.

Por alguna razón los ojos de la princesa brillaban mientras le contaba todo esto. Aunque no era bueno para ella estar interesada en este tipo de cosas. Me arrepentí de explicarle esto.

—Princesa-sama, ¿no deberías estar más interesada en la moda o el baile, más que en armas y batallas?

Decidí empezar por aconsejarla. Todos los asistentes asintieron.

—Muu, ¿qué hay sobre tí, Chie? Como chica, ¡también deberías estar a la moda!

La princesa infló sus mejillas para quejarse. Sheesh, así que ha llegado a esto. Sin embargo, la princesa y yo somos diferentes.

—Yo soy un caballero, pero tu eres la princesa del imperio. Ambas somos chicas, pero tenemos diferentes estatus. Por supuesto, como caballero exclusivo de la familia real, debo tener en cuenta mis modales. Como princesa, debes mirar tu comportamiento más que yo. ¿Lo entiendes?

Intenté ser tan gentil como fue posible. Ella estaba desanimada, pero ha tenido que entenderlo ahora. Ya tenía 14 años; sólo quedaban unos pocos meses para que se volviera adulta.

Por supuesto no le dije que dejara de disfrutar, pero la princesa tenía que volverse una fina dama para el país. Era la primera princesa del imperio.

—Eso es cierto, Elene. Nosotros somos los que apoyan el país. No puedes mostrar un aspecto poco exigente, ¿no lo crees?

Su Alteza amablemente la instruyó.

Sí, por lo que les había regañado antes había sido resuelto. Parece que se habían dado cuenta que dar amables instrucciones era mucho más efectivo que gritar a la princesa marimacho.

—Lo entiendo. Prestaré atención —dijo la princesa, parecía ligeramente alicaída.

Fue bueno que entendió.

Bueno, ya que era originalmente una chica obediente, cumpliría si se le proveía una buena razón. Sin embargo, parecía un poco triste. La princesa tenía que ser sociable, pero sería una lástima si no pudiera aprender sobre las cosas que le interesaban.

… No había elección.

—Habiendo dicho esto… Como princesa del país, también es importante que entiendas a los soldados. Si ves algo más que llame tu atención, te lo explicaré tan bien como pueda.

—¡Gracias!

Encantada, la princesa me abrazó. Acabé diciendo esto, pero realmente era blanda con ella. Con este pensamiento pasé el tiempo mirando los combates mientras explicaba cosas a la familia real.

 ♦ ♦ ♦

Asientos para el personal militar / Conrad

—Haah…

—Conrad, te ves apagado. ¿Aceptó tu disculpa esta mañana?

Cuando suspiré, Adolf, que estaba sentado a mi derecha me puso la mano en mi hombro izquierdo. Accidentalmente enfadé a la Comandante ayer, y después de que terminaron los combates del cuerpo de lanceros, ella inmediatamente regresó a su habitación.

No sabía porqué estaba enfadada, y cuando regresé a casa, le expliqué la situación a mi hermana Alice.

—Hermano… es natural que ella se enfade por esto.

Atónito, ella me dió un largo sermón.

De acuerdo con Alice, todavía no entendía el corazón de una mujer, y cuando me explicó el motivo por el que la Comandante estaba enfadada, sentí remordimientos. ¿Qué he hecho? Yo, quien apoya a la Comandante, ¡herí sus sentimientos! ¿Qué debería hacer?

—De cualquier forma, ese chico tiene un lado infantil, huh.

—No, es normal enfadarse, ¿verdad? Creo que es porque él no tiene amigos, y pensamos que no sentía estrés por ser el representante del país en este gran escenario.

—¿Eh? ¿Es eso así, Celes?

—Adel aparte, no hay forma que un oficial del ejército imperial fuera tan insensible.

Después de escuchar la conversación de Adolf y Adelbert, Celestia se llevó una mano a la cara.

Así que fue eso. Fuimos todos groseros con ella entonces.

—Si esa persona es una mujer, puedo entender porque no podría ignorar esto.

Cuando Celestia dijo la palabra mujer, mi corazón saltó. No, esto sólo fue una especulación de Celes, el secreto no ha sido expuesto.

—No hay forma, ¡ese chico no puede ser una mujer!

—Ese Caballero negro, que no es femenino en ninguna forma, ¡no puede ser una mujer!

Adolf se rió mientras Adelbert sonreía. Incluso yo puedo decir que esas palabras fueron muy groseras.

—Si le dices eso a una chica normal, sería grosero.

Reaccioné a esas palabras. ¡¿No fue lo mismo que la declaración de ahora?! ¡Fue definitivamente maleducado! Así que fue por esto que Alice dijo eso ayer.

—Con esto dicho, una chica quiere ser despreocupadamente protegida, ¿sabes?

Ella dijo eso mientras suspiraba, así que fue eso…

Si pienso sobre eso, mi trato con las mujeres siempre había sido el peor. Muchas mujeres me echaron después de la primera cita, algunas se volvían temporalmente mis amantes pero no duraba más de tres meses como mucho.

Yo no lo acababa, más bien, ellas acababan conmigo eligiendo a una persona mejor porque estaban cansadas de mí. Por supuesto, era porque no pensé en la otra persona.

… ¡¿No soy lo peor?!

—Yo… me abstendré de ir de mujer en mujer…

—¡Qué–! ¡¿Por qué te ves como si hubieras tenido una revelación?!

No sé qué tipo de expresión estoy haciendo, pero a pesar de mi bullicioso entorno, de alguna forma llegué a una resolución.

Entenderé los sentimientos de una doncella.

 ♦ ♦ ♦

Terrenos del torneo, Finales del cuerpo de combate / Brandon

—Ah, así que el Comandante está escoltando a la familia real hoy —dijo el vice-capitán del cuerpo de combate Peter Anchorson mirando a los asientos de la realeza. El Caballero negro estaba respondiendo algunas preguntas que el príncipe y la princesa tenían, pero ¿qué tipo de preguntas podían tener?

—Bueno, él es el caballero exclusivo de la familia real. También es su trabajo acompañarles.

—Bueno, parece un Comandante así.

Justo como Peter dijo, sin el Comandante, que era el caballero exclusivo de la realeza, siempre había trabajo de escolta por hacer. Ahora que él está aquí, ese trabajo descendió.

—Ahh, bueno, es casi la hora de empezar.

—Sí.

Con esto, tomamos cierta distancia el uno del otro y nos preparamos. Yo estaba empuñando un hacha de guerra, por supuesto, era un arma de madera. Por otro lado, Peter no llevaba nada.

Él era un artista marcial que peleaba desarmado. Si había que señalar algo, las botas y guanteletes que llevaba y estaban reforzados con magia eran sus armas. Ahora, los ítems que Petes había reforzado con magia no eran los que normalmente usaba en las misiones, si lo hiciera, incluso si estaban reforzados serían destruidos.

Vestía una armadura de piel azul oscura, unos pantalones también de cuero marrón, guanteletes marrones y botas del mismo color. Su cabello negro hacía juego con sus ojos y era tan grande como yo, aunque tenía tres años menos.

Nosotros en el cuerpo de combate nos hemos acostumbrado a su cara sombría, pero los niños, sin excepción, llorarían al verle. Aunque a él le gustan los niños y era descorazonador, pero nosotros simpatizamos con él. La única cosa sombría de él era su cara.

Mientras el pensamiento cruzaba mi mente, cambié mi expresión y esperé a la señal del árbitro. Éste se aseguró de que estábamos preparados.

—Listos, ¡Empezad!

El árbitro dio la señal y saltamos hacia delante a la vez.

Hice un movimiento vertical descendente con mi hacha y Peter lo bloqueó cruzando sus manos. Los vice-capitanes eran diestros, eso incluía a Peter.

Él acostumbraba a centrarse en el poder, pero ahora, su velocidad también ha mejorado.

—Eres más rápido que antes, huh.

—Ya ves, Capitán, es porque jugaste al juego del Oni con nosotros, el juego que el Capitán de caballería jugaba con los magos.

Me empujó hacia atrás con sus brazos y me golpeó mientras mi equilibrio estaba perdido. Fui capaz de alguna forma de resistir apenas bloqueando el golpe con el mando de mi hacha. Eso estuvo realmente cerca.

Tomamos cierta distancia antes de cargar de nuevo, e intercambiamos violentos envites. Planee esquivarle cuando Peter me golpeara, haciendo una finta con mi hacha y golpearle cuando intentara esquivar mi finta. Mientras el combate continuaba, mi hacha se rompió.

Viendo una oportunidad, Peter intentó golpearme con un gran movimiento. La mayoría de la audiencia probablemente pensó que el combate estaba decidido.

¡Sin embargo!

Dejé de lado el hacha rota y detuve el golpe con ambas manos. El impacto me desplazó hacia atrás, pero no fue un problema.

—Como siempre, bloqueando los guanteletes con las manos desnudas. ¿De qué está hecho tu cuerpo de todas formas?

—Sólo entreno normalmente.

—¿Qué estás diciendo? Usas armas para ir fácil con nosotros. ¡Todos en el ejército saben eso!

Retrocedemos y nos miramos.

—¿Es por eso que rompiste mi arma?

—Por supuesto. No tiene sentido luchar con un capitán que no es serio.

—¡Haha! Eso es verdad. Pero…

Después de una breve risa, recompuse mi expresión.

Me acerqué a él en un instante.

—Todavía soy más rápido que tu.

Apunté al sorprendido Peter.

Mi mano se clavó en su estómago.

—¡Gah!

Ese único golpe envió a Peter a volar atrás, y aterrizó de espaldas en el suelo.

—¡Ganador, Brandon Adams! ¡El campeón del cuerpo de combate es Brandon Adams!

—¡Whoooooooooooooooooo!

Mientras la multitud aclamaba, me giré hacia Peter.

—Ouch… eso fue un poco excesivo.

—Por supuesto, ya que estaba con las manos descubiertas, todavía estaba yendo fácil.

—Whoa, ¿cómo de peor podría haber sido?

Peter sonrió con una expresión resignada.

Realmente no lo tenía, pero ahora, los actuales vice-capitanes, excluyendo a Conrad, no podían vencer a ningún capitán. Podía decir esto por seguro.

—Bueno, incluso ahora, tus habilidades han mejorado. Esto confirma lo increíble que el Caballero negro es.

—Sin embargo, la persona en cuestión dice que sólo hace lo que es natural.

Ayudé a Peter a levantarse, y caminamos hacia la salidas mientras hablábamos. Justo como Peter dijo, el Caballero Negro era inconsciente de lo increíble que era. Antes, él sólo había dicho:

—¿Eh? Sólo estoy enseñando lo básico. Sólo soy una persona normal con algunos conocimientos, ¿no?

Y se llamó a sí mismo normal. Realmente no podía vencerle.

—No podía aceptarle al principio, pero podía decir que no era una persona egoísta.

—Esa es una de las razones por la que esa persona se adaptó al ejército. Es algo bueno, ¿no?

Seguimos hablando sobre el Caballero Negro, caminando por el pasillo, alejándonos de los terrenos del torneo hasta que nos separamos. Decidí tomar el resto del día libre después de todo esto.

Compraría comida e iría a los asientos de la audiencia general donde mi mujer y mis hijos estaban. Había confirmado su ubicación desde la arena, así que me apresure hacia allí.

 ♦ ♦ ♦

Asientos de la familia real / Chie

—¡Ei! ¡¿Cómo desapareció Brandon durante la pelea justo ahora?! —me preguntó la princesa emocionada.

Normalmente, uno no entendería lo que había pasado.

—No hizo realmente nada especial. Sólo corrió realmente rápido.

—¡¿Sólo corrió?!

La incredulidad apareció en su cara cuando escuchó mi respuesta.

—Bueno, normalmente no usa armas, pero ya que es mucho más fuerte que los otros, usa un hacha de batalla para obstaculizarse a sí mismo.

Cuando dije eso, recordé la vez que nos conocimos. En ese tiempo, simplemente me atacó con fuerza bruta, usando una simple carga. Más tarde, durante la misión de supresión de los ogros, estaba sorprendida por su velocidad.

Después de eso, entendí porque usó un arma. Había una gran diferencia cuando sostenía un arma.

Parecía que todos los vice-capitanes, a parte de Conrad, estaban por debajo de él en términos de habilidades.

Sin embargo, ya que todo el ejército estaba tan centrado en la fuerza, pensé que habría un vice-capitán que sería capaz de derrotar al Musculoso-san cuando usaba un arma.

Estaba preocupada ya que eso no había pasado. Bueno, podíamos seguir entrenando regularmente.

—¡Haha! Es hora de comer, ¿no?

—Sí, ya que las explicaciones del Caballero Negro son fáciles de entender, siempre estás animado.

El Rey y la Reina llamaron a los ayudantes para que preparasen la comida. Naturalmente, la comida fue de alta clase, así que estaba un poco tentada, normalmente pedía el mismo menú que los ayudantes cuando comía. La razón fue que la cena que tuve en mi segundo día fue demasiado de alta clase para mí.

Alguien mencionó que comería con la familia real, pero estaba preocupada. No era que no tuviera modales en la mesa, pero quería comer mi comida normalmente. Era como me sentía pero no podía escapar de la lujosa comida de hoy.

Mientras pensaba que esto es sólo parte de mi trabajo, escondí mi reticencia y charlé con la familia real mientras comía.

La comida fue deliciosa, pero una vez más, la comida normal era la mejor.

| Índice |

4 thoughts on “El fuerte caballero negro – Capítulo 24: Clasificatorias, Día 3, Cuerpo de Luchadores

  1. Isabel Cruz (Minimis) says:

    Ahí decía “Su cabello negro hacía juego a sus ojos” pero que no era que no había personas con ese color? O es que lo entendí mal?

  2. Francisco Perez says:

    Muchas gracias por el capítulo, esos combates se están desarrollando muy bien, ahora falta ver como se darán los combates entre Chie y los otros miembros. Será muy intensos.
    Saludos y gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *