El caos de la belleza – Capítulo 6: Las lágrimas de la Emperatriz

Traducido por Ichigo

Editado por Yusuke


El bosque [después de la lluvia y la nieve] desvela un cielo azul brillante, llega la tarde y la ciudad se vuelve cada vez más fría[1].

En un abrir y cerrar de ojos ya era el registro del cielo del segundo año. Este año cae sobre la capital una nevada abundante pocas veces vista, mostrando un raro buen augurio, respondiendo de manera correcta a la frase “una nieve oportuna promete una buena cosecha”, lo lamentable es que, al comienzo del nuevo año, ha ocurrido un asunto sensacional en la capital. Cuando el emperador estaba rezando por la buena fortuna para este año venidero, dentro del templo Hu Guo[2], un monje dijo de repente, que la actual consorte Ying era “la fuente de la desgracia del país”, en un momento de rabia, el emperador decapitó al monje, sólo después se enteró, que este monje era en extremo famoso entre la gente común. El maestro Zhi Kong que había sido apodado “Monje Buda”, en un momento, la capital había pasado por un constante cambio de eventos[3], todos estaban todo el tiempo charlando sobre el asunto entre ellos.

Este acontecimiento parecía no haber afectado en lo más mínimo a la finca del primer ministro, debido a que hacía poco se había producido la llegada adicional de una señora a esta finca, el lugar parecía estar animado. La fuerte nevada cubría el suelo, cubriéndolo de blanco. La finca del primer ministro estaba decorada con farolillos y serpentinas de seda, tal animación era extraordinaria. Dentro del patio de la finca, una anciana vestida de ama de llaves, avanzaba con paso firme, marchando hacia la habitación del ala oeste, se encontró, de manera inesperada, con las puertas cerradas, por lo que se adelantó para llamar.

—Caballero Guan, caballero Guan…

Las puertas se abrieron en respuesta al ruido, un joven caballero salió de la habitación, con una túnica de seda azul oscuro, con las cejas largas y los ojos brillantes, de aspecto refinado y guapo, llevando una sonrisa amistosa, que exudaba una sensación inconcebible de lujo refrescante, incluso el ama de llaves que había visto a un sin número de personas estaba llena de elogios sin fin para él, saludándolo con respeto con una reverencia, habló:

—Caballero Guan, el vino de ciruela se está hirviendo en el patio delantero hoy, nuestro primer ministro y la señora le han invitado al patio delantero.

Guan Xiu Wen había estado en la finca del primer ministro durante dos meses enteros y pensando en todo el tiempo transcurrido, se sentía como un sueño, por lo que asintiendo con suavidad hacia el ama de llaves, dijo:

—¿Puedo molestar al ama de llaves, entonces?

Cerrando la puerta, siguió al ama de llaves hacia el patio delantero.

Se encontraron con sirvientas y niñeras en el camino, y no había nadie que no lo saludara con respeto, y Guan Xiu Wen siempre respondía con una sonrisa. El ama de llaves estaba llena de sincero agradecimiento, toda la finca sabía que la señora había traído de vuelta a un caballero de unos veinte años del palacio, nadie sabía de qué procedencia era, la señora decía que era un diamante en bruto, no mucho después, incluso el señor primer ministro alabó sus talentos, aceptándolo como su alumno, e incluso predijo que, en la primavera de este año, aprobará los exámenes con gran éxito. Habiendo sido ama de casa durante muchos años, sabía que las palabras del primer ministro nunca se habían equivocado.

Este hombre sería el futuro erudito de primer rango[4], levantó los ojos para mirar a la persona que estaba a su lado, lo que era aún más raro es que nunca era arrogante, siempre era amable y respetuoso con los demás.

Las dos personas acababan de caminar hasta la entrada del patio delantero, cuando vieron a Lou Che caminar hacia ellos, ambos se detuvieron en su camino, Lou Che los llamó, su rostro llevaba una sonrisa como la de la brisa de primavera.

Guan Xiu Wen ya se había inclinado para hacer una respetuosa reverencia, su boca respondió:

—Maestro.

Al ver la mirada apresurada de Lou Che, ya podía adivinar que debía entrar en el palacio, en su interior, no pudo evitar que surgiera un sentimiento de repulsión, utilizando la acción de inclinar la cabeza, entrecerró los ojos con lentitud, camuflando el rastro de disgusto que se reveló en sus ojos.

Lou Che acababa de recibir un informe urgente de palacio, el emperador le había citado en el palacio, ardiendo de impaciencia, parecía que era por este asunto de la “desgracia del país”. Su corazón ya estaba cansado de ese asunto, pero debido a las órdenes de su monarca imperial, como súbdito, ¿cómo podía desafiarlo?

Mirando a los jóvenes frente a él, siempre recordaba a su yo pasado, el talento de Guan Xiu Wen era, de hecho, preservado para alguien que fuera capaz de ser el primer rango escolar, pero por alguna razón desconocida, no parecía ser capaz de calentar a este joven refrescante, a pesar de que ya eran un mentor y estudiante en el nombre, él solo se siente como si existiera un muro entre los dos, en su interior, se ríe de sí mismo por pensar demasiado, este joven podría más tarde convertirse en un ayudante eficaz. Lu Che asintió a Guan Xiu Wen, y luego continuó corriendo sin parar.

El ama de llaves no levantó la cabeza hasta que se marchó, miró al joven que estaba a su lado y se sorprendió de inmediato, pero al mirarlo de cerca, seguía siendo ese joven fresco y sonriente… Sólo que ahora sus ojos debían estar borrosos, ¿cómo podría haber visto a este joven con un rostro tan inexpresivo?

Junto a la ama de llaves, caminó hacia el patio delantero, el patio en el ala este era diferente al patio a del ala oeste, con el estanque de lotos, aquí había un jardín de ciruelos, mientras caminaba en el jardín de ciruelos, sólo podía suspirar ante las grandes creaciones del cielo y la tierra.

Dentro de este mundo blanco, los llamativos puntos rojos captaron toda su atención, en la nieve, en las ramas, en las manos de las doncellas, pequeños puntos de flores de ciruelo, encima de las ramas había a menudo una acumulación de nieve, formando un fondo contra los pequeños puntos de flores de ciruelo, era de verdad un rojo penetrante dentro del blanco, una belleza inconcebible, entre el cielo y la tierra, esta combinación de blanco y rojo creaba una escena de esplendor poético y pictórico. La flor de ciruelo también llevaba un olor fresco, unido al aroma flotante del vino, dos fragancias que se mezclaban, muy afectado, se acercó al olor, empapándolo en su corazón.

Las sirvientas se movieron entre los árboles de flor de ciruelo, sus manos llevaban podadoras, y risas alegres resonaban aquí y allá, Gui Xiu Wen casi pensó que había vagado en el país de las hadas.

Una sonrisa de manera inconsciente afloró en su rostro, caminó hacia el centro del bosque de ciruelos, y su respiración se ahogó de repente.

Una túnica blanca como la nieve con solapas rojas, el pelo negro como la seda, las cejas como las colinas lejanas, los ojos como las estrellas, la blancura de su piel superior a la nieve, su apariencia le ganaba a la de los ciruelos en la flor. Sonrió con ligereza, con un aspecto en verdad fascinante y encantador.

No pudo evitar detenerse, observando con atención esta escena, hasta que vio que aquella mujer le sonreía mientras saludaba, sólo entonces, despertó de su trance, apartando los ojos, se acercó con lentitud, deteniéndose frente a la mesa, saludándola con respeto:

—Señora.

Al mirar al joven, Gui Wan se sorprendió un poco, este joven en verdad vestía un estilo tan refinado de traje, igual que un joven noble, ella se rió con suavidad en respuesta a él.

—Xiu Wen, siéntate.

Aunque este joven no está relacionado con ella biológicamente de ninguna manera, ella sólo se siente como si él tuviera una vibración muy familiar con ella.

Guan Xiu Wen se sentó, una copa de vino de flor de ciruelo ya había sido servida para él por la criada, así que se extendió para tomar la copa de vino, oliendola notó que tenía una fragancia ligera, una copa que era capaz de tocar los corazones de la gente. Al ver una expresión tan encantadora en su rostro, Gui Wan dejó escapar una pequeña risa y bromeó:

—¿Cómo está? ¿Está a la altura del viaje aquí, verdad?

Respondiendo con una sonrisa, Guan Xiu Wen no habló, tomó con ligereza un sorbo del vino, el sabor del alcohol era limpio pero no débil, el sabor fragante duró mucho tiempo en su boca, incapaz de contenerse, afirmó:

—De verdad es de la mejor calidad.

—Eso es, por supuesto.

Gui Wan cogió el vino recién elaborador, dando un pequeño trago de él, explicó:

—Este es regalado por su alteza la emperatriz, al principio había pensado que el sabor del vino era demasiado débil, no pensaba que al ser elaborado con flores de ciruelo se convertiría en realidad en un vino tan hermoso.

Justo al pronunciar estas palabras, su sonrisa se desvaneció con ligereza, al pensar en la emperatriz en lo más profundo del palacio, Gui Wan se sentía un poco arrepentida por ella. Tres días después del banquete en el palacio, la emperatriz la había invitado a entrar en el palacio, al principio había pensado que la emperatriz le pondría las cosas difíciles de manera deliberada, quién iba a pensar que la emperatriz era de verdad gentil y elegante, cortés y considerada, su corazón no pudo evitar que esta emperatriz le gustara un poco, una cosa llevó a la otra, y las dos se hicieron amigas.

Esa emperatriz que tenía tranquilidad entre su belleza, era como una flor de ciruelo, un adorno de puntitos rojos, resistente a la mirada, resistente al olor, resistente a las apreciaciones, pero debido a su mala suerte, dentro de los ojos del emperador, sólo estaba esa peonía seductora…

Al ver a Gui Wan revelar una mirada de soledad en sus ojos, Guan Xiu Wen también fruncía el ceño, dentro de ese momento, el mundo alrededor de ellos se quedó en silencio, sólo la risa débil en el bosque se puede escuchar, una fragancia ligera persistente en la nariz.

Gui Wan era libre por naturaleza, al notar que la atmósfera se volvía fría, dejó escapar una risa relajante.

—Señor erudito de primer rango, ¿por qué no hablas? ¿Es el vino de ciruela demasiado fragante, haciendo que tu alma abandone tu cuerpo?

Desde que Lou Che había dicho que con seguridad iba a pasar el examen, cada vez que Gui Wan quería burlarse de él , ella se dirigía a él como señor erudito de primer rango.

Al escuchar este direccionamiento, Guan Xiu Wen reveló una expresión de vergüenza, cuando vio que Gui Wan lo miró fijamente, reveló un encanto juguetón, su corazón palpitó de manera repentina mientras reprendía:

—Eso…

Al ver su timidez que se revelaba cada vez que escuchaba este discurso del “erudito de primer rango”, Gui Wan volvió a soltar una carcajada… el aire dentro del jardín de ciruelos se llenó de celebración, una escena de alegría y armonía.

Justo cuando estaban riendo con alegría, el ama de llaves entró corriendo desde el exterior, al ver el pánico en su expresión, Gui Wan recompuso su cara recta, observando como se acercaba corriendo.

El ama de llaves se inclinó, con las manos extendiendo un poste amarillo, mientras decía sin aliento:

—La emperatriz tiene una llamada urgente.

Frunciendo el ceño, aceptó el correo, observó que las palabras habían sido garabateadas, parecía que había sido escrito de manera apresurada, Gui Wan se sorprendió en secreto, la Emperatriz siempre había sido cautelosa, su escritura era recta y hermosa, al igual que su carácter, pero esta escritura estaba toda garabateada.

No ha ocurrido nada alarmante, ¿verdad?

De repente, se levantó y ordenó de inmediato:

—Preparen el carruaje, al palacio trasero.

Volviéndose para lanzar una mirada de disculpa al joven, se dio la vuelta y salió.

El joven sostenía su copa de vino, observando con preocupación su espalda, alejándose cada vez más…

♦ ♦ ♦

Al palacio de la emperatriz, había venido en numerosas ocasiones en los últimos dos meses, y nunca se había encontrado con la situación de ser detenida en las puertas, hoy, el palacio de la emperatriz parecía estar vigilado más fuerte que de costumbre, no importa lo mucho que la criada personal de la emperatriz tratara de explicar, los guardias no estaban dispuestos a permitirle con facilidad la entrada.

Gui Wan se enfadó en secreto, sacando el colgante de oro que tenía a su lado, el colgante de oro brillaba bajo la luz, en él sólo había una palabra: “Lou”. Los guardias vieron este colgante de oro, que hizo desaparecer su arrogancia por completo, retirándose a un lado, no podían creer que el colgante de Lou Che sea de verdad mucho más factible que las órdenes de la propia emperatriz. Gui Wan se quedó por un momento sin palabras, este era un mundo en principio absurdo, sólo aquellos que pudieran de verdad agarrar el poder pueden ser los poderosos.

Cuando pasaba por los salones delanteros, su corazón se volvió cada vez más inquieto, Gui Wan siguió a la doncella de palacio hasta el salón.

La emperatriz estaba apoyada en el sofá real, pareciendo estar sumisa en sus pensamientos, sin darse cuenta de que Gui Wan había llegado, la doncella de palacio subió al frente para informar, y la emperatriz abrió sus ojos de fénix, sus ojos llevaban unas cuantas lágrimas, al ver a Gui Wan, reveló una sonrisa de alivio.

—Gui Wan.

Gui Wan no podía saber qué tipo de emociones contenía esta llamada, pero sólo con oírla, hizo que el corazón de Gui Wan se estremeciera.

—Su Alteza.

Gui Wan se acercó con lentitud, caminando hacia el frente del sofá real, su voz llevaba un tono relajante mientras decía.

—¿No se siente bien?

Sacudiendo un poco la cabeza un par de veces, la emperatriz se sentó recta, mirando a Gui Wan, preguntó:

—Gui Wan, ¿qué debo hacer?

Sus palabras llevaban impotencia, prisa, pánico.

Al ver que la mano de la emperatriz temblaba con ligereza, Gui Wan extendió su mano para cogerla, diciendo:

—No te precipites, ¿qué ha pasado con exactitud?

Ráfagas de energía emitían de su palma, y la emperatriz por fin reveló una sonrisa.

—Gui Wan, ¿sabes del asunto del templo Hu Guo?

Dentro de su voz había una ligera filtración de la inquietud de la emperatriz.

—¿Es el asunto del asesinato de Zhi Kong por su majestad?

—Su Majestad quiere investigar a fondo el asunto, mi padre y yo hemos sido incluidos en esto.

Mientras la emperatriz hablaba, la expresión de su rostro se volvía cada vez más miserable.

—El emperador ha cambiado, ha cambiado… ni siquiera escucha mi explicación, no soy yo, no fui yo quien lo hizo…

La emperatriz que siempre había sido tan elegante, rompió a llorar, su orientación se perdió por completo.

Gui Wan se sobresaltó, esto era política, sin el más mínimo rastro de amistad y lealtad, con tranquilidad le dio un apretón a la mano de la emperatriz, mientras preguntó de manera suave:

—¿Este asunto no fue hecho por usted y el anciano estadista[5]?

La emperatriz se sobresaltó de repente, llorando mientras respondía.

—¿Ni siquiera tú me crees? No fui yo, ni mi padre, nosotros no lo hicimos. ¿Cómo es posible…? ¿Cómo es posible que ni siquiera tú me creas?

Apresurandose a indicarlo, Gui Wan habló con tranquilidad.

—No es eso, sólo quiero averiguar la situación, sólo entonces podré evaluarla, no te asustes.

Al escuchar la voz suave de Gui Wan, las emociones exaltadas de la emperatriz se calmaron con lentitud, al darse cuenta de su propia pérdida de compostura, sonrió de manera tímida a Gui Wan.

Al fin viendo que la emperatriz recuperaba su habitual gracia y calma, Gui Wan dejó escapar un suspiro de alivio, la emperatriz se levantó, dando unos pasos dentro de la habitación, parecía que había pensado en algo, volviendo a pensar en el asunto de principio a fin. Sólo después de que el monje fuera asesinado por el emperador supieron que era el maestro Zhi Kong, el emperador estaba furioso, enviando gente a investigar, al final, todo se había hecho para ir contra la emperatriz. Esta mañana el emperador por alguna razón desconocida, había mandado a rodear el palacio de la emperatriz, y sólo entonces la emperatriz se dio cuenta de que la situación era de máxima gravedad.

La emperatriz estaba de pie frente a la ventana, mirando la nieve blanca sin límites, y habló con pena.

—Cuando era el príncipe heredero, juró creerme siempre, nosotros de entonces, lo felices que éramos, ¡ah!

Su rostro mostraba un rastro de sonrisa por su recuerdo, la emperatriz murmuró:

—Él ha cambiado, prometimos que juntos protegeríamos este hermoso país…

Gui Wan no sabía qué decir para consolarla.

En todo este país ahora mismo, ¿quién no sabía que la persona que ama el emperador es la consorte Ying? Abrió la boca para decir algo, sólo para encontrarse perpleja.

La emperatriz se dio la vuelta, con el rostro aún brillante por los claros rastros de lágrimas, y miró a Gui Wan.

—Gui Wan, ¿sabes lo que se siente al querer proteger algo?

Sin esperar la respuesta de Gui Wan, la emperatriz continuó hablando.

—Quiero protegerlo, incluso si a quien quiere es a la consorte Ying, aún así quiero protegerlo, debes encontrarlo irrisorio, en realidad quiero proteger al monarca del país, quiero proteger esta tierra, este es su mundo y el mío, necesito protegerlo.

La resolución en sus ojos se volvía de a poco firme, revelando una determinación bajo la luz.

Sintiendo que algo andaba mal, Gui Wan se levantó, caminando al lado de la emperatriz con pasos rápidos, ella preguntó:

—Su Alteza, ¿qué está planeando hacer?

—Tengo que matar a la consorte Ying.

La emperatriz soltó una carcajada que llevaba consigo la ruptura y la tristeza.

—No lo hago por celos. Acompañaré a la consorte Ying en este engaño, sólo quiero que el emperador despierte, y cuide bien del país.

Al escuchar esto, Gui Wan estaba demasiado sorprendida para decir una palabra, de repente, pensando en algo, gritó:

—No, no eres rival para ellos.

La emperatriz se volvió hacia su lado y miró a Gui Wan, obteniendo una mirada minuciosa, esta mirada vio a través del pánico de Gui Wan, la emperatriz sonrió con frialdad.

—¿Estás hablando del ministro Lou?

Gui Wan estaba aturdida por completo, sin saber cómo debía responder, la emperatriz continuó preguntando.

—¿Crees que no lo sabía? Desde el primer día que vi a la consorte Ying lo entendí, ella no ama al emperador. Soy una mujer, tengo esta intuición, no puedo seguir tolerando esto, necesito proteger al emperador.

Gui Wan frunció las cejas, quería persuadirla, pero no sabía cómo hacerlo, la emperatriz tenía una gran resolución, sin espacio para ninguna negociación.

¿Es así cuando una mujer se vuelve loca? Ni siquiera la madre de la patria es una excepción.

Al notar el desacuerdo en los ojos de Gui Wan, la emperatriz la miró, llevando una mirada suplicante, se arrodilló ante Gui Wan. Gui Wan, que acababa de recibir un susto de muerte, estaba a punto de ayudarla a levantarse, cuando la emperatriz habló.

—Gui Wan, tu marido y el mío se han enamorado de la misma mujer, entiende mis sentimientos, por favor… Te ruego que me ayudes con una cosa, mi hijo sólo tiene dos años, te lo ruego, si me pasa algo, por favor, conviértete en su fuerza de apoyo, mi padre, está avanzado en años, por favor, protégelo, te lo ruego… te lo ruego…

La emperatriz se golpeó fuerte la cabeza contra el suelo tres veces.

Gui Wan se congeló en su lugar, su cara se calentó, levantó una mano para tocar su cara y descubrió lágrimas. Las lágrimas habían rodado por su rostro sin saberlo, ella ayudó a la emperatriz a levantarse, preguntándole con suavidad:

—¿Vale la pena?

La emperatriz sonrió, sin contestar, esa sonrisa tan desolada, portadora de tan bella desesperación, hacía insoportable negarse a su petición.

♦ ♦ ♦

Gui Wan salió del cuarto de la emperatriz, una multitud de sentimientos surgieron, sintiendo como si su razonamiento ya no saliera de su cabeza, esa sonrisa de la emperatriz persistía en su corazón. Al salir del palacio de la emperatriz, se sorprendió al ver al emperador esperando afuera, las cejas del emperador estaban fruncidas, caminando de un lado a otro indeciso.

Deteniéndose en su camino, dio unos pasos atrás, Gui Wan se apoyó en la entrada del salón, observando con cuidado los movimientos del emperador, el cual parecía estar en una posición difícil, nubes oscuras cubrían su rostro de bella elegancia.

El emperador se mostraba muy indeciso en el exterior del salón, observando cómo caminaba, persistente, de un lado a otro, Gui Wan también se sentía un poco tensa, deseando que al menos entrara en el gran salón, y consolara a la emperatriz por una vez, entonces la emperatriz no estaría tan desesperada.

Dentro de este pacífico patio del palacio, el tiempo pasaba poco a poco, al final el emperador no puso un pie en el palacio de la emperatriz. Gui Wan se puso ansiosa mientras esperaba, pensando que la emperatriz también estaría esperando dentro de esa gran y solitaria sala, las llamas de la agitación crecieron en su corazón.

El emperador por fin puso el pie en la escalinata, subiendo, el corazón de Gui Wan se tranquilizó.

Quizás se haya ahorrado un destino trágico, justo cuando se regocijaba secreto, un eunuco entró corriendo, llamándolo:

—Su Majestad, Su Majestad…

El emperador miró hacia atrás, sus pasos se detuvieron, el eunuco se acercó, susurrando al oído del emperador, el rostro del emperador mostró de inmediato una expresión de asombro, con un giro de su cuerpo, bajó los escalones, marchándose sin siquiera mirar atrás.

Al verlo alejarse con tanta velocidad, Gui Wan se sintió en extremo decepcionada, salió de la sala y bajó con lentitud los escalones, extendiendo su mano para hacer una seña al guardia cercano, preguntó con frialdad:

—¿A dónde va el emperador con tanta prisa?

El guardia se quedó helado, incapaz de entender por qué la señora primera ministra preguntaba esto, pero de todas formas respondió de manera respetuosa.

—Se dice que ha surgido algo al lado de la dama consorte Ying, por eso…

Gui Wan cortó sus palabras con un gesto de la mano, su rostro revelaba una mirada de resentimiento.

Mirando hacia atrás, los aposentos de la emperatriz eran tan desolados y fríos, aparte de los siemrpe silenciosos guardias, no había más gente aquí, la habitual escena de visitantes pululando por el lugar parecía falsa, dejando escapar un suspiro, Gui Wan caminó por el gran vestíbulo.

Este palacio imperial le había dado demasiados lamentos, la profunda nostalgia de las mujeres que estaban confinadas en este lugar, a través de las capas y capas de azulejos dorados y paredes rojas, llenaban el palacio imperial, ella escuchaba con atención, el viento que pasaba rozando sus oídos también sonaba como el de un suspiro resentido, así como las luchas que se hundían ante la desesperación.

Sentada en el coche de caballos, salió a toda velocidad del palacio, con un ligero levantamiento de las cortinas, una ráfaga de viento entró en el carruaje, y de repente oyó un crujido de frío en el interior, sintiendo el frío, Gui Wan se quedó boquiabierta con un sentimiento filosófico, reflexionó un poco, ordenó al cochero.

—No causes conmoción, da la vuelta, hacia el mercado.

El coche de caballos dio media vuelta, girando hacia el mercado.

A esta hora, cuando los faroles acababan de encenderse, no había mucha gente en las calles, el carruaje frenó al entrar en la calle del mercado, levantando una esquina de las cortinas, echó un vistazo a la situación de fuera, gente corriente, rostros mundanos, sonrisas sin pretensiones, sus pensamientos se pusieron a girar junto con las ruedas del carruaje.

¿Podría ser esto lo que la emperatriz quiere proteger? Evocando un toque de sonrisa cómplice, ahora había llegado a comprender la obsesión de la emperatriz.

Las palabras de la emperatriz volvieron a resonar en su cabeza: “Quiero proteger esta pintoresca[6] tierra…”.

El coche de caballos se detuvo de repente, desprevenida, el cuerpo de Gui Wan se lanzó hacia adelante, su mano se apretó contra la pared del carruaje, una voz grave preguntó:

—¿Qué ha pasado?

La voz del cochero atravesó las cortinas.

—Señora, hay gente luchando delante, así que el camino se ha bloqueado, no podemos pasar.

Con sincera ansiedad y sincero temor, su voz estaba llena de frustración.

Causar problemas en el centro de la capital, ¿quién podría ser tan audaz?

Extendiendo una mano para levantar la cortina, miró al exterior, los peatones de la carretera se habían detenido todos para mirar, apiñándose en un círculo justo en medio de la carretera, bloqueando por completo el camino, viendo tal situación, Gui Wan tampoco podía hacer nada, sólo ordenar al cochero:

—Aparca a un lado, saldremos de nuevo cuando se dispersen.

Medio tumbada en el interior del carruaje, con los ojos cerrados, Gui Wan se sumió en un ligero sueño, bajo tal nebulosa, la mención del nombre de la consorte Ying volvió a llegar a su oído, sus cejas se fruncieron.

Habiendo dejado ya el palacio imperial, ¿cómo puedo seguir escuchando ese nombre? 

De a poco abrió los ojos, el jadeo fuera del carruaje se hacía cada vez más fuerte, hasta el punto de que ni siquiera las pesadas cortinas del carruaje eran capaces de bloquearlo, el nombre de la consorte Ying se podía escuchar con debilidad desde la disputa, Gui Wan, estaba intrigada.

Levantando de nuevo las cortinas, preguntó:

—¿Quiénes son los que discuten delante?

El cochero se colocó con respeto a un lado, al oír esta pregunta, respondió de inmediato:

—Parece que ha surgido un conflicto entre la gente de la finca Shu Zhang y la finca Yao mientras se encontraban en el camino, lo que ha provocado una escena aquí.

¿No hay suficientes disputas dentro del palacio como para que incluso sus parientes tengan que luchar afuera? Gui Wan miró con frialdad hacia delante, ese tipo de sentimiento de disgusto, pesado pero impotente, volvió a aflorar en su corazón.

—Señora.

El cochero estaba un poco preocupado al ver a Gui Wan con una expresión tan inquieta, nunca había visto a la señora estar así.

—¿Quiere pedirles que se aparten para que pasemos primero?

—No hace falta.

Un rastro de sonris borrosa flotó en la superficie de su rostro, Gui Wan dijo con tristeza:

—Quiero seguir mirando.

El cochero no dijo nada y se retiró a un lado, cuánto más lo pensaba, más inadecuado le parecía, por lo que corrió hasta una tienda que había a un lado, se hizo con un recadero, le entregó algo de dinero, le susurró unas palabras al oído, el recadero se apresuró a asentir con la cabeza antes de salir corriendo en volandas, en dirección a donde había venido el carruaje.

La discusión no parecía tener la menor intención de detenerse, incluso tendía a seguir intensificándose, sin que ninguna de las partes esté dispuesta a ceder, observando, estaba a punto de hacer un movimiento, cuando de repente sonaron cascos apresurados. Gui Wan giró la cabeza para mirar hacia atrás, un pequeño escuadrón de guardias imperiales se acercó con velocidad a sus caballos, el líder de ellos era en realidad… Lou Che.

Una tez clara como el jade[7], un calor suave como el de la brisa primaveral, conteniendo un prestigio no expuesto, con una apariencia indescriptible de magnificencia que barría a la gente de sus pies, los retenedores discutidores de los dos estados, abrían un camino.

Gui Wan observó que su marido tenía algunos trucos astutos, medio misericordiosos, medio intimidatorios, asustando al mismo tiempo a los criados de las dos casas. Sin ningún drama que observar, la multitud se dispersó con velocidad, la gente fluía como una corriente interminable, y, de inmediato la mitad de la multitud ya había desaparecido.

Al acercarse al carruaje, los ojos de Lou Che llevaban una matiz de ansiedad, preguntó con suavidad:

—¿Qué pasa? ¿Por qué no vuelves a casa?

Gui Wan levantó la cabeza, revelando su sonrisa.

—Quería tomar un poco de aire fresco, ¿qué hizo que el señor esposo viniera?

Al ver el desasosiego que llevaba bajo su sonrisa, una mirada de despiste, Lou Che se lamentó con profundidaden su interior, se desmontó de carruaje, caminando hacia el carruaje, vio que mechones de su cabello negro como el carbón se levantaron con el viento, entrelazándose con la cinta, Lou Che alargó la mano para alisar su pelo suelto, y de manera conveniente bajó las cortinas y ordenó:

—Vuelve a la finca.

Dicho esto, subió también al coche de caballos.

El aire frío envolvió el interior del carruaje, la expresión de Gui Wan mostraba cansancio, cerró los ojos, sin saber por qué, no quería enfrentarse a Lou Che en ese momento.

Lou Che observó con atención a Gui Wan, al ver su cansancio, su corazón le dolía, a esta chica la había cuidado mucho, la había adorado y la había atesorado, sin darse cuenta, se había acostumbrado a su sonrisa despreocupada, justo ahora, al recibir de repente la noticia de que estaba bloqueada en el camino, de inmediato se apresuró a  venir, al verla con una mirada tan preocupada, no pudo evitar alargar la mano para acariciar su ceja, sólo para sentir que Gui Wan se estremecía, su cabeza se apartaba con suavidad, y sus dedos se encontraron con nada más que aire, Lou Che recuperó su mano, algo sobresaltado.

—Gui Wan.

La suave voz de Lou Che llamó con ligereza.

—¿Qué ha pasado?

Todavía con los ojos cerrados, la voz de Gui Wan era clara y dulce:

—Señor esposo, no ha pasado nada en absoluto, sólo me siento un poco cansada hoy.

De repente, sintiendo que este discurso de “señor esposo” estaba lleno de medias tintas y sarcasmo, el corazón de Lou Che se congeló, no se había dado cuenta de lo que había hecho, de haber provocado ya que Gui Wan le eche en cara algo, Gui Wan se sobresaltó, abriendo mucho los ojos, miró a los ojos de Lou Che en estado de shock.

Lou Che rodeó con sus manos las de Gui Wan, más bien heladas, sonriendo como un tonto.

—Hace tanto frío, y aún así mantienes las cortinas abiertas, ¿no está bien que se abran paso?

Su voz llevaba una fina capa de reproche.

Retirando su propia mano, Gui Wan se rió con frialdad.

—Un lado es de la familia de la emperatriz, el otro lado es de los parientes de la consorte Ying, ¿cómo podría atreverme a… o cómo podría ser capaz?

Lou Che no la encontraba incómoda, y le echó el pelo hacia atrás a Gui Wan, su voz seguía siendo muy suave:

—¿Por qué no podrías ser capaz?

Al ver que Gui Wan llevaba un traje de palacio, sus cejas se arrugaron.

—En un día tan helado, ¿no tienes frío?

Gui Wan se alejó con ligereza, inclinándose hacia el interior del carruaje, no respondió.

Después de un momento de silencio, Lou Che habló de repente:

—Desde el sur acabamos de recibir el tributo de dos raras pieles de lobo de las nieves, es de lo más cálido para el invierno, ¿qué tal si consigo que alguien te haga un traje?

Gui Wan sonrió.

—¿No debería ser para la emperatriz y la consorte Ying?

La expresión de Lou Che permaneció serena, su sonrisa no se vio afectada.

—El traje de la emperatriz ya no es necesario.

Gui Wan miró a Lou Che, igual que como lo había visto antes, la apariencia externa de su marido era tan cálida como el jade, pero por dentro era en realidad tan frío como la escarcha, pensando en la escena luctuosa de la emperatriz en el palacio, su corazón se agrió, preguntando.

—El asunto de la emperatriz, ¿fue obra tuya?

Lou Che se congeló, no pensó que esta pregunta fuera a ser formulada sin rodeos por Gui Wan, muchos pensaban en secreto esto, pero atreverse a preguntar sobre ello, no había nadie, pensando en que Gui Wan se había acercado a la emperatriz en el último tiempo, de repente entendió por qué había actuado hoy de forma tan inusual.

—Gui Wan, no te metas en política, esto implica muchas relaciones internas.

—Sabes que la emperatriz es inocente… —dijo Gui Wan—. Lo sabes. Para la consorte Ying, ¿quieres aprovechar esta oportunidad para deshacerte de la emperatriz? ¿Cómo has podido hacer esto? Por una mujer, ¿quieres arruinar el palacio?

Sus palabras hacían que su pecho suba y baje, pareciendo un poco inestable emocionalmente.

—Gui Wan…

Lou Che la agarró del brazo.

—Escúchame…

Gui Wan no dijo nada, esperando indiferente su explicación, Lou Che se rió sin poder evitarlo, diciendo con lentitud.

—Este asunto no es tan simple como crees, este asunto está de manera indirecta relacionado con la emperatriz. Detrás de todo esto, también está involucrada la distribución de los problemas familiares y las fuerzas de poder dentro de la corte imperial. No puedes escuchar las palabras de la emperatriz.

Al escuchar sus palabras, la expresión de Gui Wan era mucho más tranquila, preguntó con ligereza:

—Si la emperatriz se involucrara en este asunto, ¿qué pasaría?

Sin esperar la respuesta de Lou Che, volvió a hablar.

—¿No puedes hacer daño a la emperatriz? Déjala con una salida, después de todo es una madre, es la madre del actual príncipe heredero.

Nunca había visto las emociones de Gui Wan elevarse tanto, esta chica siempre había sido tan indiferente, para en realidad revelar esta amable entrega de ternura ahora mismo, se encontró incapaz de soportar no estar de acuerdo con su petición. Lou Che no pudo evitar dejar escapar un suspiro, asintiendo con la cabeza, en promesa a ella.

El corazón de Gui Wan se relajó.

Mientras Lou Che lo prometiera, el problema no debería ser demasiado grave, ella reveló una sonrisa brillante.

—Señor esposo, gracias.

Al ver esta sonrisa de nuevo, Lou Che también sonrió, una sonrisa como la de la brisa de primavera en marzo.

[1] El capítulo se abre con los dos últimos versos del poema Vista de las cumbres nevadas del monte Zhong Nan, de Zu Yong…

[2] Hù significa proteger, mientras que guó significa país o nación, por lo que el nombre del templo hù guó sì se traduce literalmente como templo de la protección de la nación / país. Nota adicional: el templo Hu Guo existió realmente, pero en la actualidad sólo existe una calle tradicional con su nombre, la calle Hu Guo Si, además de un restaurante de aperitivos muy conocido allí, llamado Huo Guo Si Xiao Chi.

[3] El proverbio real utilizado para un cambio constante de los acontecimientos es fēng yún biàn huàn que se traduce como en medio de los cambios de los vientos y las nubes.

[4] Erudito de Primer Rango o zhuàng yuan, significa el erudito que pasa el examen imperial en primer lugar, por supuesto, el término es similar a cómo la gente se referiría a valedictorians en Estados Unidos, etc. excepto que no hay discurso de valedictorio por lo que realmente no puedo aplicar esto como la traducción. Nota adicional: Hoy en día el término zhuàng yuan se utiliza para referirse a los que sobresalen en ciertas áreas.

[5] Anciano Estadista es la traducción aproximada de guó zhàng que es un apelativo para el suegro del emperador, el padre de la emperatriz. Su posición como suegro del emperador lo convierte también en un gran anciano del estado.

[6] Pintoresco, en chino se dice como rú shī rú huà, que literalmente significa, como el de los poemas y las pinturas.

[7] Una tez tan clara como el jade o miàn rú guān yù, una expresión que se refiere a un hombre guapo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.