El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 34

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Sí, era la última persona que podía defender a su familia. Si además le dejaran ir, no podría llevar el apellido Salvatore, al que reconocían como un pavo real monstruoso. No puedes cruzar a través de mí.

El intelecto de los Salvatore, no era lo que solía ser. Y ahora, él era el último bastión.

Si pasa sobre ti, sería como si toda la familia Salvatore hubiera sido superada por esa niña.

Luenti miró a Leslie con una mirada indiferente mientras volvía a escribir y sus ojos bajaban con un violento movimiento de cabeza.

—Bodong estudiaría la teoría de Abedon, pero es inusual.

Era tarde, pero Luenti lanzó de manera deliberada las palabras como si no le interesaran. Ante esto, Leslie se sonrojó y sonrió con suavidad.

—Pero me gustaba más la teoría de Nahirokia. Era un poco difícil de entender al principio, pero una vez que la entendí, es mejor que cualquier otra filosofía…

—¡Claro!

Luenti reaccionó con violencia y volvió a sacudir la cabeza. ¡No, no, no! ¡No bajes la guardia! 

Leslie, que lo miraba, siguió con disimulo.

—También me entristece que Nahirokia haya sido infravalorado por su condición de plebeyo. Si fuera noble, hubieran dicho que su filosofía era tan importante como la de Abedon.

—¡Eso es lo que estoy diciendo!

¡Aleluya!

Después de asentir una y otra vez de nuevo, el joven se golpeó la cabeza contra el escritorio. Sentía un cosquilleo en la frente, pero no podía soportar levantar la cabeza. Entonces, una pequeña voz llegó hasta sus oídos, haciendo que inclinara un poco la cabeza.

—Me sentía sola porque no tenía a nadie con quien hablar de Nahirokia, y estoy muy contenta de conocer a Luenti.

Como poseído por las palabras, levantó la vista. La niña sonreía frente a él.

—Espero su amable colaboración, incluida la de enseñarme, señor Luenti.

Y estiró su pequeña mano, mientras el muchacho la miraba.

—Voy a enseñarte con dureza…

Él agarró su mano, y giró la cabeza para ocultar su cara roja. Sin embargo, las orejas que quedaban al descubierto a través del pelo largo estaban más rojas que las mejillas de ella.

—Sí, espero su amable colaboración.

Cuando volvió a sonreír y a hablar, el muchacho tosió varias veces y continuó hablando.

—Creo que es suficiente teoría por ahora. Hagamos algo real.

Algo real. Leslie parpadeó ante eso.

—Algo real, ¿te refieres a usar la oscuridad?

—Sí, en primer lugar, tengo que averiguar qué tipo de poder es.

Entonces él se inclinó y sacó la caja preparada bajo la mesa y la puso sobre el escritorio, mirándola con ojos serios.

—Lo he oído de mi madre. Le mostraste toda la oscuridad a la duquesa al hacer un trato. Juegas un papel.

Era así. Hizo que la duquesa Salvatore se interesara por ella, lo que le permitió estar aquí ahora.

—¿Puedes usarlo? Sumerge esta habitación en la oscuridad.

Tan pronto como las palabras salieron, el estudio se llenó con velocidad de oscuridad. No había pasado mucho tiempo desde el desayuno, por lo que la luz entraba por la gran ventana, pero desapareció en un instante. Oscuridad sin sonido, sin luz.

Luenti se endureció. Sólo se veía a sí mismo y a la niña que tenía delante. El cabello plateado de la niña parecía heterogéneo en la oscuridad, indistinguible.

—Vaya.

En cuanto la oscuridad se despejó, él exhaló con una cara sonriente. Estaba distraído por la oscuridad y parecía haber olvidado cómo respirar allí.

—He oído hablar de ello, pero vaya…

¿Es este el poder que la familia Sperado fue capaz de mantener durante más de mil años?

Él estaba de verdad sediento de ver qué clase de poder tenía la Oscuridad de la que presumían esos idiotas, tan poderosa que incluso el poder Oscuro no había salido durante unos cien años. Y el poder frente a él llenó con velocidad su sed.

—Con esta clase de fuerza, sí, mi madre no podría resistirlo.

Entonces, una vez más, Luenti, que había recuperado el aliento, sonrió con alegría.

—Increíble —dijo, acariciando la cabeza de Leslie con la misma ligereza que Bethraon.

Tras un breve parpadeo ante el contacto, la niña sonrió.

Me alegro. Los elogios siempre tenían el poder de hacer cosquillas en su corazón.

—Por cierto, ¿has hecho alguna vez algo que no sea así de grande?

—¿Un pequeño movimiento? ¿Qué significa eso?

Su cabeza se inclinó hacia un lado.

—Prefiero mostrártelo en persona.

Él, que así lo dijo, abrió antes la tapa de la caja y sacó un trozo de madera redondo. Luego apartó los libros que había sobre el escritorio y los dejó caer al suelo y empezó a alinear los trozos de madera de uno en uno. Ella se quedó quieta y lo miró ante el misterioso acto.

—Por muy ignorante que sea de la oscuridad, he podido ver lo fuerte que es tu poder. por eso deberías saber cómo manejar el poder aún más.

—Cómo manejar el poder…

—Sí, cualquier fuerza tiene un retroceso.

Luenti, que había hablado hasta ahora, señaló un trozo de madera en la fila.

—Bien. ¿Puedes probar este en la oscuridad?

Dio un golpecito y tocó la tercera pieza de madera con el dedo. En cuanto Leslie asintió, la oscuridad a sus pies se movió, y seis piezas de madera, incluida la tercera, se hicieron añicos con velocidad. Al ver eso, parpadeó avergonzada.

—Bueno, sólo iba por la tercera pieza. En serio.

—Sí, lo sé.

Él volvió a acariciar su cabeza, como para calmar a la niña que estaba atónita.

No puedo controlar mi poder…

—Cuánto más fuerte eres, más difícil es atacar las cosas más pequeñas.

—Así…

Ella sacudió la cabeza ante las palabras. ¿No había atacado alguna vez al marqués y a Ellie? Los ojos del marqués se cubrieron por un momento, y la mano de Ellie también. Lo hice, pero ¿por qué ahora…?

—Todo hombre tiene un poder extraordinario en circunstancias inesperadas.

Su hermano continuó, manteniendo sus manos en la cabeza de Leslie.

—Pero es sólo un milagro que ocurrió por accidente. No deberías volver a hacerlo. No es tu habilidad.

Ella se mordió el labio y asintió con la cabeza, como si estuviera visualizando lo que había hecho antes.

—Bien, hagámoslo de nuevo.

Falló, al contrario de su respuesta llena de determinación para lograrlo. Por muy concentrada que estuviera, pieza por pieza, los trozos de madera que la rodeaban seguían rompiéndose juntos.

¡Estoy frustrada!

En el segundo intento, los seis trozos de madera se aplastaron. En el tercero y el cuarto también. Cuánto más lo hacía, más sentía que algo iba mal. Pero no podía parar. Estaba obsesionada con la idea de que tenía que hacerlo, al mismo tiempo que su corazón latía cada vez más rápido. Cada vez que usaba su fuerza, no podía respirar, así que cada vez comenzó a hacerlo con más fuerza, pero se concentró en el trozo de madera sin notarlo.

—Para, paremos aquí por hoy.

Luenti cubrió sus ojos con la palma de su mano.

—Has hecho un buen trabajo.

Antes de que ella pudiera decir algo, él la detuvo.

—Mira, al principio rompiste los seis, pero ahora sólo cuatro.

El joven señaló con la barbilla por encima del escritorio como si quisiera mostrarle. Al decir esto, dos de los seis trozos de madera se levantaron para que los viera.

—He roto cuatro…

—Sólo cuatro.

Luenti corrigió sus palabras. Los ojos verdes como esmeraldas detrás de las gafas negras la miraron con severidad.

—Escucha, Leslie. Ni siquiera es un buen primer o segundo año en la mansión del brujo.

La línea de salida era diferente.A los magos que acababan de entrar en la mansión, los profesores les enseñaban a reunirse y a moverse con lentitud. Luego, la magia del día era el comienzo, como traer una pequeña luz o buscar objetos ocultos. La magia de ataque se aprendía después de aprender dicha magia hasta cierto nivel. Las primeras huellas comenzaron empujando trozos de madera. Y con la excepción de algunos genios, se tardaba más de un año en salir de este tipo de ejercicio. Sin embargo, ella era capaz de mover la oscuridad de forma natural y devorar todo desde el principio. Y en un solo día, el número se redujo y se trasladó.

—¿Sí? Has hecho un gran trabajo. Eres una genio y lo garantizo.

Luenti se rió tan fuerte que dejó ver sus dientes blancos y revolvió el cabello de Leslie. Fueron estas palabras y acciones las que la animaron a su manera.

—Ahora mismo no harás nada más.

Él levantó entonces el brazo de Leslie. Al subir las mangas del vestido verde claro, quedaron al descubierto sus todavía delgados brazos.

—Todo es cuestión de resistencia. Cuando comas y duermas mejor, entonces obtendrás un resultado mucho mejor.

—¿De verdad?

—Claro —respondió entre risas—. Confía en mí, genio.

Después de eso, hubo una breve clase de teoría.De hecho, las palabras eran clase de teoría, y Luenti, que decía que ella, que entendía la filosofía de Nahirokia, no necesitaba una clase de teoría, le contaba el sentido común del mundo y los libros de historia que no conocía.

Para Leslie, a la que ni siquiera se le permitía leer novelas, la historia era un mundo diferente. La dura historia que Luenti conocía por los libros de historia se mezcló con el caballo salvaje que conocía y se convirtió en la historia más divertida del mundo.

—Por eso los magos suelen figurar en el tapiz de la mansión de los magos desde una edad temprana.

El joven tomó un pequeño bocadillo, que había recibido de las criadas, y continuó.

—No puedes llamarte mago hasta entonces. Lo mismo ocurre con el borrado del nombre en el tapiz de la mansión. Sólo puedes llamarte mago si te alojas en su mansión.

—Ya veo. ¿Así que Luenti sigue en la mansión?

—Sí, así es.

Luenti le entregó un sándwich lleno de jamón y carne en su mano, como si se apresurara a darle de comer.

—Como yo, los nobles son un poco más libres que otros hechiceros que figuran en el tapiz de la mansión. Se supone que tengo un título, ¿no? Bueno, eso no significa que un hechicero normal se quede en una mansión todo el tiempo. Es como un lugar de reunión.


Ichigo
Y en un solo capítulo Luenti olvido todo lo que detestaba a Leslie xd, ¿es que todos en la casa de la Duquesa Salvatore son adorables? Yo creo que sí.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.