El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 33

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


De nuevo, algunos libros cayeron delante de Leslie.

«¿Estaré aprendiendo todo esto hoy?»

—¿Puedes leer Gore? Seguro que la nueva palabra es básica.

Luenti vomitó con maldad a propósito. En realidad, los niños de la edad de Leslie no sabían interpretar Gore. Por no hablar de la nueva lengua.

Después de entrar en la academia, aprendió a deletrear palabras viejas y nuevas y aumentó poco a poco sus habilidades de interpretación. Eso era normal, pero sólo después de salir de la Academia consiguió interpretar de forma correcta algunas palabras antiguas y nuevas.

El “noble liberalismo” de Leyaton era imprescindible, así que, por supuesto, lo sabía.

Leslie echó un vistazo al libro verde que tenía delante.

El título de “El noble cultivo en pan de oro” sugería que era uno de los libros de etiqueta, pero era un libro de ciencias políticas.

—¿Has leído la teoría del filósofo Abendon?

De nuevo, un grueso libro llegó volando. El libro, que resumía la teoría de Abendon, era el más difícil de evitar para los estudiantes de la Academia.

—Oh, debes haber memorizado todos los libros de historia continental. Es lo básico de lo básico.

Un libro diferente de los que se lanzaron delante de Leslie antes cayó. Mientras miraba el libro, que era más grueso que su mano, parpadeó con sus ojos color lila y dijo:

—¿Puedes seguirme?

Luenti miró a Leslie con una sonrisa.

Sabía bien que el libro que le había dado ahora no era básico. Lo que le mostraba ahora era un libro difícil de ver incluso en los cursos superiores de la Academia.

—Pero tienes que hacer esto.

Su hermano se levantó las gafas y alzó las comisuras de los labios.

No sabía por qué, pero algo extraño entró en la casa mientras estaba fuera, unos días después de ir al decreto del ducado con su padre. Algo con pelo plateado y ojos parpadeantes de color lila que nunca podría salir de la duquesa Salvatore. Además, era un ser humano del marqués Sperado.

Luenti aún se estremecía al pensar en el trabajo sucio de la familia para retener a la Duquesa Salvatore. Pero todos empezaron a encantarse con la niña como si lo hubieran olvidado. Primero los sirvientes, luego el ama de llaves, Jenna. También su padre, que era fuerte como una espada. ¡Incluso su hermano había sido arrastrado!

El muchacho apretó el puño bajo la mesa. Bethraon era su objeto de admiración. Era de un campo por completo diferente al de los caballeros y magos, pero él siempre miraba a su hermano y pensaba que quería ser así. Había decidido esto desde muy joven, y ahora a los dieciocho años, su mente no había cambiado.

Personalidad fría, buena apariencia y excelentes habilidades. El hermano que Luenti había visto era un hombre perfecto. Pero, ¿qué le había parecido el desayuno? “Bonito.” Hablaba con mucha amabilidad y le acariciaba el cabello, y aplaudió a en el ambiente de la gente que le decía que era una genia en el ambiente de las galletas.

«¿Cómo podría ser un genio en la colocación de galletas? ¿Cómo podría haber un genio que no haya oído hablar de él ni lo haya visto?»

Luenti apretó los ojos con fuerza mientras su cabeza empezaba a palpitar.

«Todos deben estar locos.»

El hermano mayor se dejó llevar por el ambiente, y la causa era clara para él, esta niña que estaba sentada frente a él y miraba el libro. No sabía como hizo con su madre, su padre, su hermano y los sirvientes. No caería en la trampa con tanta facilidad. Pensando así, volvió a apretar el puño.

—Bien.

Leslie, que había estado mirando el libro durante mucho tiempo, abrió la boca con cautela.

«Va a decir que no puede.»

Luenti volvió a levantar las comisuras de los labios y se rió. Pero la respuesta que recibió no se parecía en nada a sus expectativas.

—El gore y las palabras nuevas puedo interpretarlas hasta el intermedio. La teoría del filósofo Avendon que mencionaste era tan difícil que sólo pude leerla a medias, pero leí todas las teorías del filósofo Nahirochia.

Leslie parpadeó y prosiguió con lentitud.

—La historia del continente la tengo memorizada hasta el nacimiento del cuarto imperio. Pero… He leído a conciencia la “Teoría del cultivo noble” de Leyanton.

«¿No es suficiente?»

Leslie miró a Luenti en silencio.

Él se había endurecido de nuevo, con los ojos verde oscuro visibles por encima de las gafas.

«Supongo que no es suficiente.»

Leslie apretó las manos con fuerza.

«¿Tenía razón el tutor del marqués?»

Siempre decían que no era lo suficiente buena.

♦ ♦ ♦

—Se lo he dicho muchas veces, señorita Leslie.

El tutor frunció el ceño mientras golpeaba a Leslie en la espalda con un fino bastón.

—Su ignorancia se convierte en la ignorancia de la señorita Ellie. Y es una desgracia para la familia Sperado. Su hermana pronto se casará con el príncipe Arendo y entrará en la corte imperial, cuando tendrá que servir como es debido.

De nuevo, la vara la golpeó con fuerza en la espalda, pero sin un solo gemido, ella solo sabía que si se acurrucaba, tendría que ser golpeada unas cuantas veces más.

—Y es una pena que incluso una pregunta tan fácil sea errónea. Es una clara demostración de tu ignorancia.

Por fortuna, la vara no voló esta vez. Pero cayó un castigo mayor.

—Por cierto, al final del día, escribe y memoriza todo este libro. Si no terminas de escribir al menos tres veces, no tendrás comida.

Al terminar, el tutor salió de la habitación, y ella se acordó de seguir transcribiendo el libro, llenando su estómago gruñón con agua.

♦ ♦ ♦

Leslie volvió a mirar la complexión de Luenti y sus manos.

Era una costumbre, porque el tutor que la golpeó lo hizo con lo que tenía en las manos. Podía ser un bastón, un libro e incluso una gruesa rama. El lugar donde estaba ahora ni siquiera era la mansión Sperado. Luenti no era un tutor que le pegaba. Y sin embargo, Leslie su miró el semblante. Una niña expuesta a tales circunstancias durante tanto tiempo ha hecho de forma involuntaria ese hábito.

—¿Has leído la teoría del filósofo Nahirochia? —preguntó Luenti, bastante sorprendido en voz baja.

«¿Oh?»

Apenas levantó la vista al escuchar el sonido y vio que los ojos de Luenti centelleaban.

—Sí, sí.

—¿No dijiste que tenías doce años? Por cierto, ¿de verdad leíste el libro?

Luenti la bombardeó con preguntas, Leslie asintió una y otra vez.

«¿Qué estaba sucediendo?»

—¿Puedes decirme tu frase favorita de todas?

—Eh…

Leslie parpadeó un momento y recitó la frase que más recordaba.

—Y Dios le ha dado al hombre todo. Viejo o joven, hombre o mujer, enfermo no, el ser humano tiene el potencial de ser perfecto.

—¡Los seres humanos tienen el potencial de ser perfectos!

Casi al mismo tiempo, Luenti gritó al último. Luego sonrió con alegría.

—¡De verdad lo has leído! El filósofo Nahirochia es la persona menos apreciada en comparación con otros filósofos, así que no se lee bien.

«¿Ah, sí?»

Leslie miró su memoria.

Ahora que lo pensaba, los tutores también lanzaron libros de otros filósofos en lugar de los de Nahirochia. Pero ese libro le gustaba más a ella que los demás. Así que lo escondía en secreto en el compartimiento más bajo. En la casa de la mansión Sperado nadie se fijaba en eso, porque ella era la única que lo leía.

—Pero a mí es lo que más me ha gustado. Sobre todo la consideración de la magia y la divinidad.

Los ojos del joven comenzaron a brillar más mientras ella hablaba con lentitud de la teoría de Nahirochia. Después de una larga discusión sobre el filósofo, Luenti sonrió, levantando las comisuras de la boca. Era una sonrisa por completo diferente a la de antes.

—Nunca pensé que conocería a un camarada. Estoy muy feliz.

Jugueteando con su coleta, como si se sintiera mejor, siguió hablando.

—Allí, el gore y la nueva lengua son saberes intermedios y el cuarto imperio de la historia.

—No falta, ¿verdad?

Luenti negó con la cabeza ante la pregunta apenas formulada por Leslie.

—Se puede decir que eres una genio.

—¿Genio?

—Sí, genio, también hay mucho lenguaje nuevo y novedoso en la academia. No puedo leer todos los libros que necesito y me graduaré con pocos conocimientos. Esto no importa porque son aristócratas. Mientras tanto…

«Ah, sí, el marqués Sperado también daba un paso atrás cuando tenía que interpretar las palabras antiguas y las nuevas.»

Y entonces Leslie recordó lo que siempre le decía su tutor a ella.

—Ya veo…

No era poco. No le faltaba.

Su hermano sonrió, mostrando su diente de sierra, sin saber lo que estaba pensando.

—Estoy deseando ver lo que viene.

El filosofo Nahirochia. El genio y excéntrico del siglo. El filósofo, el único plebeyo entre ellos, siempre había encabezado la lista de los filósofos más odiados por los estudiantes de la academia y los filósofos que se ríen y lo evitan por muchas razones, incluyendo comportamientos extraños, afirmaciones incomprensibles y teorías escritas sólo por genios.

Pero al mismo tiempo, era el filósofo favorito de Luenti.

—También pueden discutir al más popular, Abendon, aunque la teoría Nahirochia es buena. Nahirochia era un ser humano que estaba loco de nacimiento, pero siendo honesto, ¿podría pensar bien? Siendo sincero, creo que deberíamos excluir la palabra filósofo antes de su nombre incluso ahora.

Por lo general, cuando sacaba a relucir las palabras de Nahirokia en las mansiones de los magos, la mayoría de las respuestas eran de desconcierto o de risa. Así que siempre tenía sed de discutirlo. Estaba esperando que alguien como ella viniera a hablarle de la teoría de Nahirochia.

Luenti miró a Leslie, sentada frente a él, con ojos brillantes. Una niña que sabe tanto de gore como de zapatos.

«Sólo tiene doce años. Es una genio. Puede seguir cualquier cosa, ¿no? La teoría es bastante buena, no es perfecta. Conoce a Nahirochia. Muy bien, entonces primero, cómo controlar la fuerza…»

En un instante, después de un año de planificación, a Luenti se le ocurrió algo y sacudió la cabeza de forma violenta.

—¿En qué estoy pensando ahora?


Ichigo
Por ahora me da ternura los celos que tiene Luenti, pero espero que el autor de la novela no me haga odiarle porque le hace la vida imposible a Leslie o algo así, espero que se lleven bien, Luenti, recuerda que ya estás mayor para enojarte con una niña pequeña >_<

| Índice |

Un comentario en “El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.