El Perseguido – Capítulo 111: Venganza

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan abrió los ojos en silencio y lo miró. Lucía como si estuviera siendo intimidado.

Ye Ying Zhi recordó la lucha y los sollozos mientras dormía en ese momento, y de repente no pudo resistirse a lamer sus dientes. Pequeño travieso, esa reacción no fue una pesadilla en absoluto, e incluso sintió lástima por él por un momento.

—¿Eh? ¿Me lo vas a decir o no? ¿A qué te refieres con muy lleno? —Apretó a Chi Yan en sus brazos, su tono era un poco más convincente, sus ojos estaban oscuros mientras lo miraba de cerca, luciendo un poco intimidante.

—Solo, hermano mayor Ying Zhi… —el más joven volvió la cabeza lejos de él, su rostro se puso más rojo y una luz tenue reflejada en el agua en sus ojos—, … está muy lleno.

Ye Ying Zhi lo tomó en sus brazos y lo besó, cerró los ojos y los abrió de nuevo y susurró en un tono tranquilo—: Um… Entonces deja que el hermano mayor haga que Ah Yan esté mucho más lleno, ¿de acuerdo?

Chi Yan no dijo nada, pero usó su voz nasal para dejar escapar un pequeño sonido. Luego cerró los ojos en silencio y envolvió sus brazos alrededor del cuello del mayor. Bajo la cálida luz amarilla, sus pestañas negras temblaron suavemente, como una pequeña mariposa obediente.

En ese momento, Ye Ying Zhi realmente se dio cuenta de lo que significaba no poder controlar sus emociones. Chi Yan se arrepintió un poco.

Admitió que a veces se burlaba deliberadamente del mayor, ya que quería tener más intimidad con él, pero una vez que Ye Ying Zhi respondió a sus burlas y lo presionó, comenzó a arrepentirse de nuevo. No era que no estuviera dispuesto a hacer este tipo de cosas con la otra persona, pero recordó que el médico le había aconsejado a Ye Ying Zhi que no hiciera ejercicios extenuantes y vigorosos, tenía que descansar y recuperarse. Tenía miedo de que no pudiera soportarlo. Estaría bien si fuera solo por un tiempo, como la primera vez, pero tenía mucho miedo de que Ye Ying Zhi sufriera una recaída y no pudiera recuperarse.

Así que cuando volvió a jugar con él, no pudo evitar empujarlo y susurrar—: Hermano mayor Ying Zhi.

El otro se detuvo un poco de juguetear con su amante, lo besó en la mejilla e hizo un sonido nasal.

—Mi pequeño bebé, ¿qué te pasa?

—… Desacelera un poco… más suave. —Sólo decir esas pocas palabras lo hizo sonrojar.

Ye Ying Zhi sintió pena por él, pensando que no podía soportarlo más y le estaba pidiendo misericordia. Justo cuando volvió a besar sus párpados y quería dejarlo ir, Chi Yan lo presionó suavemente y dijo—: El cuerpo de mi hermano mayor no está sano y no debería estar demasiado ansioso. Si no puedes, deberías descansar un rato, podemos ir lento.

—Pequeño bastardo… —Ye Ying Zhi apretó unas pocas palabras con los dientes.

También se podría considerar que el joven se volvió más sabio después de aprender de sus errores. Luego de esta experiencia, Chi Yan supo que a Ye Ying Zhi no le gustó lo que dijo, así que no siguió con el tema. No temía que usará todo tipo de métodos audaces para “cuidarlo” en la cama después de escucharlo así en ese momento, sino que le preocupaba que estuviera demasiado agotado y su cuerpo no lo soporte. Para decirlo sin rodeos, todavía estaba preocupado por la enfermedad de Ye Ying Zhi.

Recordó que sus órganos internos estaban muy débiles, especialmente su corazón. En el pasado, el médico había dicho que no era “apto para el matrimonio”, por lo que no era de extrañar que estuviera solo todos estos años. Pero, aparentemente, Ye Ying Zhi hacía el papel de novio con él todas las noches. No estaba dispuesto ni era capaz de rechazarlo, por lo que no pudo evitar preocuparse, temiendo que solo quería demostrar que era fuerte. Quizás era así como esas personas saben que fumar es perjudicial para su salud, sin embargo, no podían dejar de hacerlo.

No se atrevió a pedirle que descansara más, sino que en secreto echó a perder el estado de ánimo, o fingió ser coqueto y quiso tomar la iniciativa para servirlo. Su objetivo final era ayudarle a ahorrar algo de esfuerzo y no dejar que se cansara demasiado. También quería asegurarse de que Ye Ying Zhi tomara su medicación y se dedicara más a cuidarse, temiendo que algo saliera mal después de haber trabajado demasiado en la cama estos días.

Ye Ying Zhi no podía ver a través de los pensamientos de Chi Yan. Simplemente apretó los dientes pensando que su pequeño bastardo se estaba volviendo cada vez más agotador, incluso los muertos serían seducidos para que cobraran vida por él, ¡pero no podía controlarlo! Quería disfrutar aún más de él. Le daban ganas de intimidarlo y mimarlo a cada rato. Chi Yan era como un trozo de carne en su corazón, sin él no podría vivir.

Los dos permanecieron juntos en este pequeño edificio, aislado del resto del mundo durante unos días. El ritual de oración celestial estaba a punto de comenzar pronto.

La ceremonia formal duró tres días y Ye Ying Zhi dijo que solo asistirá en la mañana del primer día. Chi Yan también se mostró agradable y sintió que su hermano mayor necesitaba descansar bien y no hacer las cosas que no debería hacer.

Ye Ying Zhi todavía estaba débil y sus manos estaban frías. Cuando los dos salieron del auto, Chi Yan lo tomó del brazo y entró con él. El mayor le tomó la mano y no dijo nada.

Casi todo el mundo había llegado al lugar. Tan pronto como los dos entraron, innumerables ojos se posaron sobre ellos. Chi Yan ayudó a Ye Ying Zhi a sentarse en su asiento y luego se sentó a su lado. Los asientos para la ceremonia fueron asignados a cada familia. Estaban sentados en el área asignada a la familia Ye. Tan pronto como Chi Yan se sentó, recibió el mensaje de Xu Xin.

「Mi destino de que me arrebaten a mi pareja parece confirmado. Sra. Ye, ¿usted recuerda que habíamos dicho que era mi novio?」

Chi Yan respondió: 「No le hagas problemas. 」

En estos días, Ye Ying Zhi le había estado diciendo: “Ah Yan, no hagas problemas” o “pequeño chico malo”. Aprendió con el ejemplo y lo usó inconscientemente sin darse cuenta de la intimidad y cercanía en estas palabras.

Ye Ying Zhi se inclinó, miró su teléfono móvil y sonrió.

—¿No le hagas problemas? ¿Su relación es tan buena? —Antes de que Chi Yan pudiera hablar, vio el último mensaje de Xu Xin y se rió—: ¿Sra. Ye? Eso no suena mal. —Esta vez su sonrisa fue más real y sincera.

—Hermano mayor Ying Zhi… —susurró, de repente se sintió un poco abrumado.

—¿Eh? ¿Aún me llamas hermano? Hicimos todo lo que debería hacerse y no debería hacerse ya. Me llamabas de otra forma anoche, ¿ya no me vas a llamar así? —le dijo sonriente el mayor.

Chi Yan abrió mucho los ojos y lo miró fijamente. Sintió que todo su cuerpo ardía de la cara a los pies y luego dijo apresuradamente—: Voy al baño —y huyó. Tenía la urgente necesidad de lavarse la cara.

El mayordomo miró a Chi Yan huyendo vacilante, se acercó con cuidado y le hizo una reverencia.

—Tercer Maestro, ¿está bien el joven maestro Chi? ¿Le gustaría que alguien le echara un vistazo?

Ye Ying Zhi agitó la mano y sonrió. Una luz suave brilló en sus ojos negros.

—Está bien. Se sintió incómodo, volverá más tarde.

El baño estaba en la parte trasera del lugar. Había que atravesar un pequeño jardín en el medio para llegar. Cuando Chi Yan salió del baño, vio una figura familiar parada sola junto al macizo de flores en el medio del jardín. Solo estaban ellos dos ahí y Chi Yan tuvo que pasar junto a él para poder regresar.

Se acercó con intención de alejarse rápidamente, pero Chi Rong tomó la iniciativa de detenerlo.

—Chi Yan.

El llamado se detuvo y se dio la vuelta para mirarlo, pero no habló.

—Ya que te echaron, ¿por qué te molestas en volver? ¿Tú crees que vendiendo tu cuerpo a Ye Ying Zhi puedes volver para convertirte en el nieto mayor y heredero de la familia Chi?

Seguía siendo tan mezquino como siempre cuando hablaba. Chi Yan ignoró la dura segunda mitad de su oración, levantó los ojos y miró fijamente a Chi Rong.

—Si no fuera porque estás intentando matarme, ¿crees que hubiese querido volver?

—¿Estás diciendo que te hice daño? —Chi Rong se burló—. Perdedor, ¿crees que todavía me preocupo por tu vida y tu muerte?

Chi Yan siguió mirándolo a los ojos. Su mirada se desvió hacia la derecha y parpadeó levemente. Él estaba mintiendo.

Antes de esto, no estaba muy seguro de si Chi Rong era responsable de ese incidente, pero ahora, estaba seguro de que estaba involucrado en el. Lo conocía lo suficiente como para saber cuándo estaba mintiendo.

Cuando era niño, no entendía la relación entre Chi Rong, su madre y su padre. La madre de Chi Yan tenía miedo de hacerle daño, por lo que nunca le explicó esto claramente de pequeño.

Como tenían la misma edad, Chi Rong a veces encontraba a Chi Yan para jugar con él. Y dado que Chi Yan también carecía de un compañero de juegos, felizmente jugaría con él. A través de su observación, se dio cuenta débilmente de que a su madre no le gustaba Chi Rong y la madre de éste. Su padre parecía preferir a Chi Rong.

No entendía en ese momento por qué su padre lo castigaba cuando era inocente y era Chi Rong quien mentía. No entendía por qué su padre siempre estaba cegado por las mentiras de Chi Rong. Fue solo hasta que creció que comprendió que Chi Yuan Shan había sido parcial todo el tiempo. Fue a través de este proceso de “reconocer el verdadero rostro de Chi Rong” que supo exactamente cómo era al mentir. Mientras Chi Rong abriera la boca para hablar, Chi Yan sabría de inmediato si estaba diciendo la verdad. Después de tantos años, no había hecho ningún progreso en este sentido.

Chi Yan no quería perder demasiado tiempo con Chi Rong y se fue después de decirle—: Debes saber si lo has hecho o no, así que ahora sabes porqué volví. Realmente no me importan las cosas que a ti te importan.

—Chi Yan, te aconsejo que te vayas temprano —Chi Rong dio un paso adelante para bloquearle el paso.

Lo ignoró, apartó la mano sin decir una palabra y siguió caminando. Frunció el ceño cuando tocó la mano de Chi Rong, se sentía fría y húmeda, como la mano de un cadáver que acababa de salir de un agujero, agarrando el tobillo de alguien y no soltándolo.

Después de que regresó a su asiento, estuvo un poco distraído. Ye Ying Zhi vio que estaba perdido en sus pensamientos y ya no se burló de él. Luego de un rato, se fue con Chi Yan con la excusa de su mala salud.

—¿Con quién te encontraste? ¿Por qué te veías diferente cuando regresaste? —Ye Ying Zhi preguntó una vez que estuvieron en el auto.

—Chi Rong —Chi Yan no lo ocultó—. Creo que está buscando una oportunidad para hacerme daño. —De repente pensó en algo y le preguntó a Ye Ying Zhi—: Por cierto, hermano mayor Ying Zhi, ¿puedes enseñarme algunas formas de protegerme? Por si Chi Rong es inflexible en hacerme daño.

—Ahora es el heredero de la familia Chi, y tú eres la Sra. Ye, ¿por qué querría hacerte daño? —Ye Ying Zhi apoyó su barbilla y lo miró con calma.

Chi Yan estaba un poco indefenso, suspiró y dijo—: Hermano mayor Ying Zhi…

El otro mantuvo esa postura sin moverse.

—Todavía puedo enseñarte algunos métodos para proteger tu vida. Pero ahora ya no me satisface oírte llamarme hermano mayor Ying Zhi. Llámame de otra manera y luego este hermano mayor te enseñará.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *