El Perseguido – Capítulo 145: Altar

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan se sintió un poco agraviado. Sentía que estaba siendo zarandeado por el pájaro negro, pero no podía saber dónde estaba siendo zarandeado. Había abandonado el templo y huido porque Ye Ying Zhi no dejaba de intimidarlo. ¿Por qué tenía que ofrecerse como un sacrificio ahora para encontrarse con él?

Esto está muy mal. Se sentó en el borde del altar, perdido en sus pensamientos.

En ese momento, estaba en el sótano bajo la torre negra, tocando una fría y dura pizarra azul grisácea. La única luz provenía de la llama mágica azul débilmente encendida sobre el altar central. Toda la sala parecía fría y oscura, reflejando el tótem mágico del altar de piedra redondo que se elevaba dos metros sobre el suelo, manifestando trazos de color negro.

La sala estaba sellada. Detrás del altar había una pared de piedra vacía pintada con murales poco claros y en el frente había dos gruesas puertas negras. Estas estaban bien cerradas, pero Chi Yan sabía que había una oscuridad infinita detrás, porque venía de ahí.

Estas dos puertas mágicas negras con un débil poder divino podían bloquear a la mayoría de los intrusos con malas intenciones, pero no bloquearían a Chi Yan y al ave. El mirlo era un pájaro divino el cual creció en el templo del dios maligno, mientras que Chi Yan tenía la pesada aura del dios en su cuerpo. De hecho, si las puertas negras tuvieran conciencia, podrían incluso confundirlo con el dios maligno e inclinarse inmediatamente para saludarlo.

Chi Yan y el pájaro negro fueron directamente al altar detrás de las puertas. El mirlo señaló con sus alas la estatua sentada en el asiento de oro negro detrás del altar: —Mira, esa es la estatua de Lord Eymer.

Chi Yan utilizó una técnica de iluminación, se acercó para echar un vistazo, frunció el ceño y dijo: —Tonterías, eso ni siquiera se parece a Ying Zhi. Ni siquiera tiene cara, es sólo una piedra. —Incluso pensó que, si la estatua sagrada realmente se pareciera a Ye Ying Zhi, entonces la llevaría a su habitación para decorarla, pero se decepcionó.

—Porque Lord Eymer nunca ha aparecido en el reino inferior en su verdadera forma. —comentó el ave—. Los ídolos son sólo el sustento de la fe, y no pueden ser muy parecidos por respeto a los dioses.

Chi Yan perdió el interés por la estatua y comenzó a ocuparse del altar según las instrucciones del mirlo, pero después de un tiempo sólo consiguió encender dos racimos de fuego en el altar y nada más.

—Shhh, no hagas ruido. Puedo sentir que hay otras personas afuera y que se acercan cada vez más a nosotros. —El pájaro negro levantó las alas e hizo un gesto de silencio.

—De acuerdo, susurraré. —Chi Yan bajó la voz—: Pero ¿cómo puedo convocar a Ye Ying Zhi? He seguido tu método a fondo.

Aunque no puedo sentir el más mínimo aliento, supongo que Lord Eymer ya está a nuestro lado, observando todo esto. En cuanto a por qué no ha aparecido, supongo… El pájaro negro agitó ligeramente sus alas.

—Supongo que aún necesitamos un sacrificio.

Chi Yan lo miró con desconfianza.

—Dijiste que no necesitábamos un sacrificio antes.

—Sí, me falta experiencia. —admitió su error—. Escúchame, estoy pensando, si quieres completar la invocación, entonces tienes que ponerte como sacrificio a Lord Eymer. Y no debe haber un tercero alrededor, así que saldré de aquí inmediatamente, ¡cuídate!

»Por cierto, hay una cosa más. Este es el mantra del sacrificio que encontré especialmente en la biblioteca de tu escuela. Puedes tumbarte en el altar un rato y recitarlo. Yo me iré primero.

Una larga nota salió flotando de las plumas bajo las alas del pájaro negro. Después de dejar caer la nota, salió volando rápidamente de las puertas y desapareció sin esperar a que Chi Yan volviera a protestar.

Como pájaro divino, no tenía problemas para ocultarse.

Chi Yan se quedó sentado en el borde del altar, sintiéndose confundido y agraviado. Recogió la nota que el pájaro negro dejó caer y sintió que, efectivamente, estaba siendo engañado.

Se apoyó en el altar y miró la nota con la luz que se encendía. Después de leer lo escrito en ella, sus ojos se abrieron de par en par y arrugó la nota en una bola en su mano.

No se sintió reconciliado sólo después de frotarla. Después de pensar un rato, volvió a aplastar la nota en la palma de su mano, frunciendo el ceño y mirándola.

¿Qué es esto? En el templo, ni siquiera Ye Ying Zhi en su momento más bravucón le había hecho decir palabras románticas tan espeluznantes. Los humanos del reino inferior son terribles. ¿Dicen esto cada vez que invocan a Dios?

Chi Yan no podía imaginarse a su profesor de historia teológica, el señor Hodge, tumbado en el altar y cantando tal mantra para invocar a la Diosa de la Primavera. ¿No espantaría a la Diosa de la Primavera?

Sin embargo, la interacción entre el Reino Mortal y el Reino de los Dioses era originalmente muy extraña. Cuando estaba leyendo el libro de texto de historia teológica, también leyó un montón de falacias ridículas. ¿Tal vez la gente del reino inferior quería utilizar este método para convocar a los dioses y comunicarse con ellos?

Aunque se había dado cuenta vagamente de que había sido engañado por el pájaro negro, Chi Yan todavía no estaba seguro de que la nota que le entregó fuera falsa. Después de todo, en vista de la situación actual, si no seguía las palabras de la nota, no sería capaz de convocar a Ye Ying Zhi, y todo el trabajo duro de preparación sería desperdiciado.

Mientras dudaba, Chi Yan oyó unos pasos y unas conversaciones suaves que venían del exterior de las puertas negras. A juzgar por el sonido, había más de una persona. El mirlo tenía razón, después de todo, algunas personas venían. Podría ser porque habían llegado a la parte más profunda del lugar, por lo que esas personas tenían menos escrúpulos y ya no ocultaban deliberadamente sus movimientos y sonidos. Chi Yan podía oírlos claramente.

Los pasos se acercaban cada vez más a la puerta negra. No estaba seguro de que pudieran o quisieran entrar. Su corazón entró en pánico y estaba muy nervioso. Inmediatamente se acostó en el centro del altar. Si salía en ese momento, definitivamente se encontraría con esa gente de frente y causaría problemas. El mirlo no estaba ahí, y nadie más aquí podía darle una idea. Pero si podía convocar a Ye Ying Zhi, entonces no habría ningún problema. No importaba cuál fuera la situación, él definitivamente sería capaz de resolverla.

Se tumbó en el altar, cerró los ojos lentamente, su expresión facial se volvió tranquila y leyó las palabras de sacrificio escritas en la nota suavemente.

—… Mi querido Dios, por favor, ven. Acércate y disfruta de mi belleza. Estoy dispuesto a ofrecerme a mí mismo y todo lo que tengo a ti. Estoy dispuesto a estar contigo para siempre. Soy tu sacrificio y siempre te perteneceré…

Incontables puntos de luz azul fluorescente surgieron gradualmente alrededor del altar y cubrieron a Chi Yan por completo. Luego los puntos de luz se dispersaron gradualmente, flotando e inundando toda la sala de piedra.

En el altar, otra figura apareció gradualmente. Al principio, era sólo un fantasma nebuloso, luego se fue condensando más y más, hasta que finalmente se formó en la apariencia familiar del Dios con el que Chi Yan estaba familiarizado.

El verdadero cuerpo del dios malvado había aparecido. Si el dios no hubiera suprimido su poder, la poderosa presión divina destruiría instantáneamente todo el Lago Sagrado. Pero bajo la supresión deliberada de Ye Ying Zhi, toda la academia no sabía nada al respecto, excepto Chi Yan. Incluso las pocas personas que estaban fuera de la puerta no se dieron cuenta de que el dios maligno estaba tan cerca.

El viejo decano del seminario abrió de repente los ojos de su sueño. Esos ojos lucían despiertos, tranquilos y sin sueño, llevando un rastro de duda. Sintió un poco de inquietud en su corazón, como si algo estuviera sucediendo, mientras que la mayoría de la gente se mantenía en la oscuridad y no sabía nada.

El viejo decano se levantó inmediatamente y pidió a su ayudante que informara al señor Hodge y a otras personas importantes de la academia.

—Diles a los demás que los estaré esperando en la torre negra.

Chi Yan vio la figura de su amante, a quien no había visto en el último mes. El movimiento de su cuerpo fue más rápido que sus pensamientos, mientras lanzaba sus brazos alrededor del cuello del hombre.

—Ye Ying Zhi. —Para ser honesto, en su memoria, nunca se había separado del hombre durante tanto tiempo.

—Mi pequeño bebé. —El hombre le besó la frente y las cejas, suspiró y le ayudó a sentarse de nuevo en el altar—. ¿Cómo puedes ser tan cruel, tirarme a un lado y salir corriendo? ¿Eh? ¿Sabes cuánto te echo de menos? —susurró suavemente.

Entonces, ¿por qué no viniste a verme? Chi Yan quiso preguntar, pero sintió que esta frase era demasiado débil y remilgada, así que no la dijo en voz alta. En ese momento, se volvió más racional. Aunque seguía abrazando a su amante, deliberadamente puso cara de desánimo, giró la cabeza y alejó su mirada de Ye Ying Zhi.

—Te he estado mirando. —Ye Ying Zhi sonrió y le besó la oreja—. Viendo que estás haciendo un buen trabajo manejando las cosas por ti mismo aquí, no puedo soportar arrebatarte. Ah Yan, si no tomabas la iniciativa de encontrarme pronto, probablemente no tendría más remedio que arrebatarte.

Chi Yan se volvió para mirarlo, sus ojos negros se ensancharon ligeramente.

—Ying Zhi… ¿quieres decir que me apoyas para que me desarrolle libremente en el reino inferior?

—Por supuesto, naciste en el reino inferior. Una parte de tu vida debe pertenecer aquí. Nunca he intentado encadenarte en el Reino de los Dioses, encadenarte en mis brazos y limitar el espacio para tu crecimiento. —Ye Ying Zhi le miró con sinceridad. De repente, pareció haber pensado en algo y tosió un poco tímidamente—: Por supuesto, cuando estás a mi lado, a veces no puedo contener mis acciones y siempre quiero tenerte entre mis palmas. —Abrazó a su amante con suavidad y se recostó en el altar lentamente—. Ah Yan, te mimo porque te quiero; te protejo sólo porque todavía eres demasiado inmaduro, demasiado joven, y no has crecido del todo. Aunque te ofreciste a mí inicialmente como un sacrificio, nunca te he considerado como mi posesión. Si nos pertenecemos mutuamente, entonces nos tenemos el uno al otro. Todo lo que te he quitado, obtenido o pedido, también te daré mi todo; te he quitado el corazón y a cambio te daré el mío.

Dejó caer otro beso en la oreja de Chi Yan.

—Eres lo mismo que la mitad de mi existencia.

Si Ye Ying Zhi se ponía duro con él, y no podía salirse con la suya, se pelearía con él, haciendo que el mayor se rindiera al final. Pero Chi Yan estaba actualmente en la edad de ser joven y rebelde, apenas podía resistir la ternura de su amante.

De repente, había olvidado el hecho de que había huido en un ataque de ira de la habitación del templo de los dioses porque Ye Ying Zhi lo había atrapado y le había hecho perder su libertad personal.

Tras escuchar estas palabras, su cuerpo se ablandó y se convirtió en un charco de agua. Apoyándose en los brazos de Ye Ying Zhi, le devolvió el beso suavemente y respondió en voz baja: —Ummm….

Frotó su cabeza en el pecho de Ye Ying Zhi en el pecho.

—Entonces estudiaré aquí primero, y vendré al altar a convocarte cuando tenga tiempo.

Se decía que el reino inferior no estaba tan desarrollado como en los primeros años. Normalmente era el marido el que salía a estudiar mientras la mujer esperaba en casa, y la pareja sólo llegaba a encontrarse después de mucho tiempo. Chi Yan sintió que Ye Ying Zhi era ahora su esposa que se quedaba en casa y su corazón se llenó de repente de ternura y afecto por el otro, aunque también tuvo un rastro de culpa.

Ye Ying Zhi sonrió y asintió. Sus cejas parecían suaves y le dijo a Chi Yan que estaba bien, que podía verlo cuando quisiera.

El joven se sintió aún más culpable. Levantó la cabeza y miró a Ye Ying Zhi, dejó al descubierto su suave cuello, se arrodilló en el altar, cerró los ojos lentamente, posó como un sacrificio y susurró el nombre de su amante.

—Ying Zhi…

El llamado entrecerró los ojos, miró la deliciosa mirada de su amante y no pudo evitar sonreír.

Justo cuando el dios malvado estaba disfrutando sin escrúpulos de su sacrificio, de repente se produjo una conmoción fuera de la puerta negra. Hubo sonidos de hechizos cantados y golpes en la pared de piedra. Estas voces le recordaron a Chi Yan que había gente al otro lado de la puerta.

Inmediatamente apartó a Ye Ying Zhi.

—Hay gente fuera.

—Está bien, no te preocupes por ellos. No pueden entrar y no nos oirán. Trátalos como si no existieran —susurró el dios, acariciando la espalda de su amante lentamente, de forma reconfortante.

Chi Yan aún no podía tratar a esas personas como si no existieran, pero pensando que sólo podía acompañar a Ye Ying Zhi esta noche, lo soportó en silencio. Incluso así, estuvo muy nervioso durante todo el rato.

Finalmente, después de un periodo de tiempo desconocido, esas personas se alejaron. Chi Yan se tumbó en el altar mareado, dejó escapar un suspiro de alivio y relajó su cuerpo.

Pero los buenos momentos no duraron mucho, y no mucho después sonaron unos pasos.

—Sí, algunas personas estuvieron aquí hace un momento. Parece que se han ido justo después de descubrir que algo iba mal —Una voz dijo.

—Parece que no pudieron entrar en la Puerta del Caos —Otra voz añadió.

Eran las voces del señor Hodge y de la señora Fufu, la profesora que enseñaba a los alumnos los principios de la magia.

Al oír las voces de las personas que conocía, Chi Yan gritó avergonzado y se esforzó por bajar del altar.

Ye Ying Zhi le cogió del tobillo y le sujetó. Al mismo tiempo, una corriente de brillantes maldiciones amarillas apareció alrededor del tenue altar formando un escudo para impedir que Chi Yan bajase.

Atrajo al joven hacia sus brazos y le besó el rabillo del ojo. Volvió sus ojos hacia el escudo protector de maldiciones amarillas brillantes y murmuró: —Mira, la maldición que acabas de lanzar es la barrera de contención formada por nuestro contrato de sacrificio. Dijiste que te sacrificarías a Dios, no puedes escapar hasta que se cumpla nuestro contrato de sacrificio.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *