El Perseguido – Capítulo 144: Tierra prohibida

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan no quería que el público se enterara de su relación íntima con Ye Ying Zhi, así que se escabulló para buscar su ayuda, faltando a la escuela. Estando fuera, se preguntó cuál de los tres caminos era ligeramente mejor. Por supuesto, había considerado intentar escapar de esta prueba, pero después de analizarlo, descubrió que no había forma de evitarla a menos que hiciera novillos.

Desesperado, acudió al mirlo en busca de ayuda. Después de todo, el pájaro negro había vivido en el templo del dios maligno durante tanto tiempo, por lo que podría tener alguna idea.

Tras escuchar su pregunta, el pájaro negro batió las alas y le miró con la cabeza ladeada.

—En realidad, tengo una pregunta. Quería preguntarte cuando te oí hablar con ese chico humano.

—Dime. —Chi Yan asintió. Pocas veces había visto al pájaro negro comportarse con tanta inquietud.

—Eso es… ¿Disfrutas siendo besado por Lord Eymer? No te enfades, no me pegues, lo he visto. No, no sólo yo, muchos pájaros del Reino de los Dioses lo han visto, que has sido presionado y besado por Lord Eymer en el jardín del templo. —El pájaro negro agitó las alas y esquivó—: Sólo tengo curiosidad. Tienes que ser considerado con mi estado de ánimo. Después de todo, no he besado a otros pájaros, pero siempre puedo verlos a los dos siendo muy íntimos y comprometidos. Chi Yan, tienes que entender que no todos los pájaros son como tú y tienen un amante tan pronto como crecen. La mayoría son como yo y Lord Eymer, siempre solos… Pero Lord Eymer sigue teniendo más suerte que yo, al menos ahora te tiene a ti.

Al final, el mirlo bajó la cabeza, abatido.

Chi Yan estuvo perdido por un momento. No sabía cómo consolar a su compañero, así que dudó.

—Oh, se sintió bien… Quiero decir que no lo he comparado, de todos modos, creo que Ye Ying Zhi es bastante bueno. Definitivamente puedes encontrar a tu amante en el futuro. O te llevaré conmigo la próxima vez cuando visite a otros dioses, y podrás conocer a otras aves divinas.

El ave se animó ligeramente al escuchar esta sugerencia.

Chi Yan aprovechó la oportunidad para hacer una pregunta que le interesaba.

—Has estado en el templo todo este tiempo, ¿verdad? ¿Cómo era Ye Ying Zhi antes? Quiero decir, antes de que yo llegara. ¿Qué hacía cada día? —Había pensado en esto antes, pero nunca tuvo una respuesta clara. Pensando que Ye Ying Zhi había estado solo en el templo antes, se sintió un poco angustiado.

—Bueno, déjame recordar. —El ave reflexionó durante un momento—. En realidad, al principio, Lord Eymer no tenía conciencia, ni forma específica, ni siquiera un nombre. No era más que un símbolo de la poderosa “energía” del dios maligno atrincherado en el Reino de los Dioses. No mucho antes de que tú aparecieras, Lord Eymer se transformó a partir de su propia y poderosa energía maligna.

Entonces Ye Ying Zhi no esperó demasiado tiempo. Chi Yan sintió un poco de consuelo en su corazón.

—Según mi idea, lo mejor que puedes hacer ahora es tomar la iniciativa de encontrar a Lord Eymer para que te ayude. —El mirlo miró seriamente al joven que tenía delante—: ¿Tú también le echas de menos? Escúchame, no te hagas ideas con esas escenas teatrales de huir de casa con rabia, los amantes deben seguir siendo sinceros el uno con el otro. Incluso si no quieres volver por el momento, está bien. Creo que Lord Eymer lo entenderá y lo apoyará. Después de todo, no tiene sentido que seas un joven tan grande y apasionado quedándote honestamente en el templo todos los días.

—No has besado ni un pájaro, y tus palabras no son nada convincentes.

—¡Pero mi análisis está bien documentado! Créeme, no puedo equivocarme.

Por no mencionar que sus palabras lo pincharon un poco, se limitó a escuchar en silencio y no lo refutó.

El pájaro negro continuó con sus esfuerzos.

—Además, supongo que Lord Eymer también debe echarte de menos. Pero él es un dios. Puede estar observándote en cualquier momento y en cualquier lugar cuando te echa de menos, y puede venir a ti mientras duermes por la noche. Puede abrazarte en sus brazos para dormir y ni siquiera lo notarás. Pero tú no puedes verlo ni abrazarlo, y sólo puedes pensar en él, así que ¿no crees que esta situación es injusta para ti?

Nunca admitirá que se sorprendió al ver a Lord Eymer aparecer silenciosamente en el dormitorio de Chi Yan dos noches antes. Así que no se sorprendió cuando apareció de nuevo anoche.

—Hablas mucho. Es injusto para mí. Pero no quiero volver al Reino de los Dioses para pedir clemencia. Eso me hace parecer demasiado inútil y desesperado.

—Bueno, entonces hay otra manera. —El ave inclinó la cabeza y dijo palabra por palabra como el dios quería que se comunicara—: Puedes convocar a Lord Eymer y dejar que venga a verte. Esta es una práctica común en el mundo de los mortales, —continuó el mirlo, —los favorecidos en este Reino Mortal utilizan este método para reunirse y comunicarse con los dioses a los que sirven. Si no me crees, puedes preguntarle a tu profesor de historia teológica cuando tengas la oportunidad. Si leo bien, debe ser el favorecido de la Diosa de la Primavera.

Por la conciencia del cielo y la tierra, nadie se atrevió a “convocar” a su dios para verlo en este mundo. El ave sintió dolor por la mentira y su conciencia estaba siendo borrada. La única conciencia débil que le quedaba en el corazón susurró: —Vigilaré a Chi Yan de cerca y no dejaré que tontee con otros dioses, excepto con Lord Eymer.

—Eso es bueno. —Desde su infancia y sus suaves experiencias vitales, Chi Yan había desarrollado su capacidad de decisión. Inmediatamente decidió—: Quiero intentar convocar a Ye Ying Zhi esta noche, y luego hablar con él. —Miró expectante al pájaro negro. —Conoces el método de invocación, ¿verdad?

El método de invocación varía de una persona a otra. Para otros, aunque monten un altar de miles de personas, ni siquiera llegarán a ver la sombra del dios maligno; pero probablemente sólo necesitas pronunciar su nombre y esto sea suficiente. El pájaro negro pensó en silencio en su corazón.

Pero su voz sonaba seria, como diciendo algo importante.

—Lo sé. En primer lugar, la invocación requiere un altar. Resulta que el día que vine, encontré que había un altar dedicado al dios malvado en esta academia. Podemos colarnos ahí por la noche.

La parte del altar fue pensada por el pájaro. Le preocupaba que, si el método de invocación era demasiado simple, Chi Yan podría sospechar. Y las instrucciones de Lord Eymer de la noche anterior, justo antes de que se fuera, era que tenía que “encontrar una manera de dejar que Ah Yan tomara la iniciativa de verlo, como pedirle a Ah Yan que invocara al dios”, pero no mencionó ningún método específico. ¡Así que creía firmemente que para esta parte era libre de añadir algunas condiciones!

♦ ♦ ♦

El edificio principal de la Academia Qin Shang estaba situado en la Isla de la Academia del Lago Sagrado, el mayor lago de agua dulce del Continente Alfa. También había otros edificios y lugares de la academia dispersos en otras pequeñas islas a su alrededor.

La Isla de la Academia cubría una gran superficie. El oeste era llano y extenso, en este se construyó el edificio principal para la enseñanza diaria, la asamblea, el hospedaje y el entretenimiento; el este tenía un terreno ondulado, montañas y colinas, que era un lugar natural de enseñanza y práctica de campo. También había alojamiento para los estudiantes y el personal docente. Como en las montañas había bosques profundos y peligrosos, la escuela prohibía a los alumnos entrar en el interior de las montañas sin permiso, con barreras de prohibición a cierta distancia.

El mirlo siempre había vivido en el templo del dios malvado, por lo que era muy sensible a su aura. No le mintió a Chi Yan, había sentido su aura cuando llegó el primer día, y estaba escondido en la parte trasera de las montañas. Así que después de que mencionara que quería “invocar” al dios maligno, no dudó en llevarlo a ese lugar. Como pájaro divino, no le importaban mucho los tabúes humanos, sólo tenía que tener cuidado para asegurarse de que Chi Yan no se metiera en grandes problemas.

—Esta es una zona prohibida. Seremos castigados si nos descubren —susurró Chi Yan. Realmente no quería violar las reglas de la academia.

—Nunca has sido tan obediente frente al verdadero dios malvado. ¿Recuerdas cuando tiraste de la barba del Dios de la Peste hasta que lloró cuando eras joven? —el pájaro negro refunfuñó sin poder entender cómo este pequeño rey demonio sin ley del Reino de los Dioses se convirtió en un bebé tan bueno cuando fue al Reino de los Mortales. Pero por el momento, por supuesto, era más importante dejar que el dios malvado viera a su pequeño bebé demonio lo antes posible—. Está bien si no dejamos que se enteren. No te descubrirán de todos modos.

El ave se sintió como si hubiera regresado a la época en la que estaba en el jardín de infancia para aves divinas. Era el pajarito malo que llevaba a los otros pajaritos buenos a romper las reglas.

—Oh.

A Chi Yan no le habían enseñado a socializar en la sociedad humana, por lo que su obediencia y disciplina no eran fuertes. No insistió después de escuchar esto, y continuó siguiendo al pájaro negro hacia las profundidades de las montañas y los bosques. Al pasar por la barrera, ésta se derritió sobre Chi Yan como el agua, y no fue efectiva en absoluto. El aura de Ye Ying Zhi sobre él era demasiado fuerte, y cualquier magia sería ineficaz sobre él. El personal de la escuela no lo sabía. Después de detectar que era inmune a la magia, sólo pensaron que era un raro cuerpo natural libre de magia, y esto le dio puntos extra en su solicitud de admisión.

Antes de la zona prohibida, había una formación de defensa extremadamente complicada. Si uno no conocía la manera correcta de salir de la formación, ésta atraparía al intruso durante medio año. Y como la intrusión ocurrió hace apenas medio mes, la formación aquí se reforzó. Pero todo esto no tuvo ningún efecto sobre Chi Yan que estaba siendo guiado por el pájaro negro. Una persona y un ave alcanzaron la torre negra en el área prohibida sin problemas.

El pájaro apuntó con sus alas a la torre negra envuelta en la densa niebla y las ramas de los árboles y dijo: —Aquí está. Puedo sentir que el altar del dios malvado que puede convocar a Lord Eymer está bajo esta torre.

Chi Yan presionó su mano sobre la puerta negra pura de la torre, y luego se detuvo de repente. Volvió a mirar al pájaro negro y dijo: —Por cierto, todavía no sé cómo usar el altar para convocar. Recuerdo que ofrecer sacrificios a los dioses requiere objetos de sacrificio, pero no hemos traído ninguno para Ye Ying Zhi. ¿Tenemos que volver a buscarlos?

—No importa, no se necesitan sacrificios —contestó con firmeza—, sólo tienes que seguir mis instrucciones cuando llegue el momento.

Créeme, tú eres el mejor sacrificio.

El honorable dios maligno ciertamente no se resistiría a este pequeño sacrificio ofrecido por su propia iniciativa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *