El Perseguido – Capítulo 147: Rumor

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


En el reino inferior se sabía que la Diosa de la Primavera era audaz, animada y le gustaba compartir los acontecimientos del Reino de los Dioses con sus creyentes; mientras que la Diosa del Tiempo era callada y reticente, nunca hablaba de más con sus creyentes.

Pero, de hecho, cuando se sentía sola y aburrida, esta diosa compartía tranquilamente algunos secretos con los creyentes a los que quería y en los que confiaba. En efecto, Tulong había oído antes a la diosa hablar de cómo el dios malvado mimaba a un niño humano de su templo y se sintió tan avergonzado que no podía imaginar qué clase de persona sería.

Después de decir estas tres frases, el aliento de la Diosa del Tiempo volvió a desaparecer, dejando a Tulong temblando en el sitio.

Ella envió deliberadamente este mensaje como un recordatorio, ya que no quería ver a su fiel creyente, que la había servido durante toda su vida, verse envuelto en algún desastre injustificado por la falta de información. También sabía que muchos dioses lo sabían, pero prefirieron esperar a que las cosas cambiarán. No revelaban ninguna noticia a sus seguidores porque no estaban seguros de los deseos del dios maligno, como la Diosa de la Primavera, de la que siempre se pensaba que estaba dispuesta a compartir información.

Entonces, Tulong volvió rápidamente a la sala de reuniones de la torre principal, donde tuvo lugar la escena.

En la sala de reuniones, observó a sus colegas en silencio y cerró los ojos. La situación se estaba complicando cada vez más, pero no podía decir nada. Si entendía bien lo que esto implicaba… dios, esto era demasiado aterrador.

El decano del Departamento de Combate Cuerpo a Cuerpo, que estaba a su lado, se mostró ligeramente insatisfecho.

—Pero esta vez sólo hemos detectado que el joven ha tenido una reacción al papel de prueba. Si no hubiéramos empezado con él, no habría pistas.

—Antes no aprobaba este método —Tulong abrió los ojos y respondió rotundamente—. Es un método torpe y es fácil cometer errores. Además, puede que no sea efectivo. Por el contrario, puede revelar demasiada información a la otra parte. Ya dije antes que, si esos intrusos están preparados, deben tener más de una forma de escapar de esta serie de pruebas.

El decano del Departamento de Combate Cuerpo a Cuerpo guardó silencio.

En ese momento, el decano principal miró a Tulong y le preguntó: —¿Tu Dios te ha revelado algo más sobre este incidente?

Tulong volvió a cerrar los ojos y sacudió ligeramente la cabeza.

Oyó que el decano principal murmuraba en voz baja, aparentemente sin querer.

—… Esto es realmente extraño. No dijo nada sobre los invasores que intentaron irrumpir en el altar del dios maligno, sino que deliberadamente prestó atención a este joven.

Los dioses no dirían mentiras a sus propios creyentes, pero ellos podrían no ser veraces. Tulong comprendió que no podía cerrar la brecha y todos los presentes tenían dudas similares. Decidían confiar en él ahora sólo por la reputación que había acumulado a lo largo de los años. Él sabía la razón, pero no podía explicarla.

El viejo decano tenía un ligero sabor amargo en la boca. Se sentía como si se hubiera echado al hombro una carga extremadamente pesada.

♦ ♦ ♦

En los días siguientes, Chi Yan descubrió que, fuera donde fuera, alguien le miraba en secreto. Tampoco le importaba demasiado, ya que pensaba que era sólo porque lo habían elegido durante la prueba del nuevo elemento. Esa prueba no tuvo ningún efecto posterior, excepto que el viejo decano Tulong lo llamaba de vez en cuando para que le ayudara con algunos experimentos. Para empezar, no había mucho trabajo que hacer, pero había mucho té y frutas cada vez que iba.

Pronto llegó el día de la prueba de la luz divina. Chi Yan y Andy fueron citados para ir juntos al lugar.

Chi Yan sintió que algo estaba mal con su compañero. Seguramente, después de un rato, el joven no pudo evitarlo, dudó y le preguntó: —Chi Yan, ¿has escuchado el rumor sobre la prueba de luz divina en la academia recientemente?

—¿Qué rumor?

—Dijeron, que hay un estudiante que se coló en la zona prohibida en la parte posterior de las montañas y besó el ídolo del dios maligno con el fin de ganar su favor.

—¡¿Qué?! —Chi Yan casi saltó.

Andy lo miró, sintiéndose desconcertado de por qué su amigo tuvo tal reacción.

Continuó tímidamente.

—También dijeron que la prueba elemental de hace dos días era sólo una excusa para averiguar quién entró en la zona prohibida y contactó con el ídolo del dios maligno… —En este punto, volvió a mirarlo con cautela—… Entonces, Chi Yan, ¿realmente besaste al ídolo del dios maligno?

—¡Por supuesto que no! —negó inmediatamente, tratando de disimular su pánico tras escuchar este rumor— ¿Cómo podría hacer tal cosa? Además, si este rumor fuera cierto, la señora Fufu y los otros decanos no me dejarían volver.

No había besado la estatua del dios maligno. Después de todo, ese ídolo era sólo una piedra y no se parecía a Ye Ying Zhi.

Prefería besar el verdadero cuerpo del dios maligno.

Aunque el rumor era muy poco fiable, el protagonista del rumor seguía apuntando hacia él. Aparte de sentirse preocupado, Chi Yan seguía teniendo una indescriptible sensación de confort: aunque fuera sólo un rumor, aunque fuera sólo un ídolo, el sospechoso de haber besado a Ye Ying Zhi seguía siendo él mismo.

Andy dejó escapar un suspiro de alivio.

—Yo también lo creo. Este rumor no tiene sentido.

Chi Yan no pudo evitar recordar las preguntas que el señor Hodge le hizo en la sala de reuniones de la torre principal ese día. Lo que dijo Andy le recordó que tenía que averiguar que buscaban ese día. Aunque este rumor era falso, la prueba probablemente no era tan simple como probar la afinidad del nuevo elemento.

En el lugar de la prueba de la luz divina, el Sr. Hodge y los demás oyeron naturalmente este rumor.

El rumor era medio cierto y medio falso, se extendió rápidamente entre los estudiantes que tenían que pasar la próxima prueba de luz divina. Casi todos habían oído hablar de ello y tenían vagas impresiones de que había un ídolo del dios maligno que tenía el poder de los dioses, y esto había llamado secretamente la atención de algunos estudiantes.

—Ya dije antes que la última prueba no era segura. —Tulong reiteró su punto—. Esas personas deben haber conocido el verdadero propósito y la intención de la prueba, y al hacerlo, expusieron directamente a Chi Yan. Ahora están utilizando a ese niño para desviar la atención.

Pero ya no se podía hacer nada para mejorar la situación. Tulong tenía un muy mal presentimiento en su corazón debido a los resultados de la última prueba, ese grupo de personas había estado observando a Chi Yan en secreto. No tenían miedo, pero no sabían que este joven aparentemente ordinario tenía un respaldo muy poderoso. Pero si realmente enfurecen al dios maligno debido a esto, entonces no sería una cuestión de unas pocas personas o un grupo.

♦ ♦ ♦

El lugar de la prueba de la luz divina estaba dividido en dos pisos. Los que estaban en el segundo piso podían ver la situación en el primero. El viejo decano Tulong y el señor Hodge estaban sentados en el segundo piso, observando la situación de la prueba de luz para los nuevos estudiantes de abajo.

En el primer piso, había un pasillo al este y otro al oeste. Bajo la organización del profesor de asuntos académicos de la escuela, los alumnos de primer año entraban uno a uno en la zona de la prueba de luz divina para ser inspeccionados. Los que no cumplían las condiciones salían directamente por el pasillo oeste. Los estudiantes que cumplían las condiciones se quedaban atrás, mientras que algunos de ellos eran tomados como discípulos por los favorecidos de Dios que estaban sentados en el segundo piso.

Como la mayoría de la gente no podía soportar la luz divina, especialmente la presión de los dioses presentes, el tiempo de detección real era muy corto y muy sencillo. La prueba sólo requería que los estudiantes se acercaran a la zona de luz divina. A la mayoría le resultaba instintivamente difícil acercarse y cuanto más se acercaban, mayor era su afinidad por la luz.

La situación era casi la misma que en años anteriores, y había muy pocos estudiantes nuevos que tuvieran el potencial de convertirse en los favorecidos.

Pronto, una figura familiar apareció en la visión de Tulong. Vio a Chi Yan acercándose a la zona de luz divina sin ninguna dificultad. Bañado en luz divina como un verdadero dios, la expresión de Chi Yan era tranquila e indiferente, y la luz divina caía sobre él suavemente, formando un tenue halo.

No había duda de que, como esperaba, este joven tenía una extraordinaria afinidad con la luz de Dios. Después de todo, esta persona creció siendo mimada por el dios de alto rango.

Tulong sabía que Chi Yan no demostraba completamente sus habilidades. Debería ser capaz de moverse libremente en la luz divina, pero no caminó hacia el centro de la zona, sino que se detuvo en el borde. Incluso entonces, una actuación así ya era rara.

Los estudiantes que vieron esta escena no pudieron evitar susurrar: —Mira, está realmente cerca de la luz divina…

—¿De verdad se coló en el terreno prohibido y besó el ídolo del dios malvado? No puede ser cierto. Si esto es cierto, ¿cómo pudieron el decano principal y los demás dejarlo pasar?

—Tal vez no tenían pruebas…

Incluso la Sra. Fufu y los demás, que estaban a un lado, se sorprendieron y exclamaron: —La afinidad de tal ajuste… esto es como vivir en el Reino de los Dioses…

Tulong era la única persona presente que sabía la verdad. Pero todavía no podía decir nada al respecto. No sólo eso, de acuerdo con los deseos de la Diosa del Tiempo, también podría tener que ayudar al joven a hacer algunos encubrimientos para evitar que se meta en más problemas.

Pensando en esto, el viejo decano habló con rotundidad y dijo: —No me extraña, mi dios estaba muy preocupado por él antes. Que me siga en el futuro.

Los que tenían el potencial de convertirse en los favorecidos de los dioses practicaban con los favorecidos hasta que se convierten realmente en favorecidos reconocidos por los dioses.

La Sra. Fufu y los demás sabían que la Diosa del Tiempo rescató deliberadamente a este joven la última vez, y no se sintieron sorprendidos cuando escucharon a Tulong decir esto. Todos los estudiantes de abajo envidiaban en secreto la buena suerte de Chi Yan. Después de todo, el viejo decano Tulong era una persona favorecida por los dioses muy famosa, e incluso un raro profeta. Su reputación supera incluso a la del decano principal de la Academia Qin Shang.

A Chi Yan también le gustaba el anciano que siempre le preparaba té y frutas, así que aceptó con gusto el acuerdo.

El propósito de su deseo de ser el favorecido era muy simple. Sólo quería aprender más formas y hechizos para que los humanos del reino inferior pudieran invocar a los dioses. Sería demasiado embarazoso si tuviera que invocar a Ye Ying Zhi usando el método que conocía. Pero había pocos registros relevantes en este sentido. Más tarde se enteró de que lo relacionado con los dioses era transmitido de boca en boca por los bendecidos.

Pero también había mucha gente que recordaba el rumor. Miraron a Chi Yan con duda e incertidumbre: besar al ídolo del dios maligno o algo así sonaba un poco irreal y mucha gente no lo tomó en serio al principio. Pero al ver este raro resultado, comenzaron a preguntarse si este nuevo estudiante realmente se había colado en la zona prohibida para acercarse al ídolo…

Tulong no esperaba que después de regresar del lugar de la prueba, fuera llamado por su Dios de nuevo.

La voz de la Diosa del Tiempo era tan suave como siempre, salvo que esta vez tenía un toque de tristeza.

—Tulong, no deberías haber dicho eso en ese momento… Sabes, ahora todos los dioses lo saben. Hablaron de mí a mis espaldas, y dijeron que estoy cegada por un fantasma, que soy muy atrevida, una vaca vieja comiendo hierba tierna, y que de repente quise arrebatar la persona del dios malvado.


Shisai
¡Oh, no! Pobre Diosa, solo quería ayudar

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.