El Perseguido – Capítulo 75: Amigos inocentes

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Si solo fueran sueños ordinarios… pero no lo eran.

Durante cinco días consecutivos, en sus sueños, los dos eran muy íntimos y el contenido de los sueños se hacía cada vez más profundo… Incluso cada detalle y movimiento eran vívidos y reales.

Chi Yan exhaló un suspiro de alivio en secreto por no haber vuelto a ver a Ye Ying Zhi después de ese día. Eran como antes, comunicándose entre sí a través de llamadas o mensajes. Pero solo escuchar su voz lo haría sentir incómodo. La otra parte estaba hablando de asuntos serios, sobre el clan de sangre o los hombres lobo, sobre querer que él estuviera atento a su propia seguridad, pero la mente de Chi Yan no pudo evitar divagar.

Al volver a prestar atención a su conversación, de repente se dio cuenta de que había estado pensando en otra cosa mientras escuchaba la voz de la otra parte. Sus mejillas se calentaron de repente y sintió punzadas de culpa en su corazón.

—Sí… Sí… Um… Um… —Había estado respondiendo a la otra parte de forma inconsciente y sin poder decir nada más.

Sintió que se estaba volviendo loco.

♦ ♦ ♦

El día en que Emily regresó fue sábado. Todos los estudiantes que vivían en el cuarto piso organizaron una pequeña fiesta para celebrar su recuperación. Para ser honesto, anteriormente, cuando Emily estaba muy enferma, su apariencia los había sorprendido. Aquellos que la vieron ese día todavía tenían miedos persistentes.

El modo de la fiesta era que todos contribuyan con uno o dos de sus mejores platos caseros. Alguien hizo pizzas y brownies horneados. Además, hubo estudiantes de India y Malasia que cocinaron platos típicos de sus países.

Cuando Chi Yan recibió la noticia, se sintió un poco presionado. No es que no quisiera darle la bienvenida a Emily. Fue porque no podía cocinar un plato decente por sí solo. Al final, decidió pedirle ayuda a Jiang Tian. Compro alitas de pollo y cebollas en el supermercado y luego adquirió panceta de cerdo de un carnicero chino. Le pidió a Jiang Tian que cocinara alitas de pollo con salsa y panceta de cerdo estofada para compartir con los demás.

La cena fue muy agradable y los dos platos cocinados por Jiang Tian recibieron elogios unánimes. La amiga de Emily, Caroline, y la señorita Julia de la recepción también se unieron a la cena. Una de ellas incluso trajo un plato grande de galletas de mantequilla, las cuales recibieron palabras de bendición de todos.

En medio del encuentro, Caroline decidió decir algunas palabras.

—Esa noche, Emily tuvo fiebre al principio. Dijo que no se sentía bien, así que la acompañé a su habitación. De repente se desmayó y cuando volvió a despertar perdió la cabeza y hasta quiso morderme —Deliberadamente miró a Emily con una expresión exagerada cuando dijo esto, haciendo reír a todos—. Afortunadamente, todos ayudaron y llamaron a la ambulancia. Quiero agradecer a la señorita Julia, quien acompañó a Emily al hospital. Yo estaba tan aterrorizada en ese momento… Y también quiero agradecer a Jerry por acompañarme de regreso a mi habitación.

Emily también expresó su gratitud a todos después de que Caroline pronunció su discurso.

Todos, incluida la propia niña, pensaron que solo estaba sufriendo una extraña enfermedad debido a la fiebre. El diagnóstico del hospital fue “trastorno electrolítico por temperatura alta”. Nadie hubiera pensado que este incidente tuviera que ver con ese grupo de vampiros; y nadie sabría la verdadera razón de su supervivencia.

Después de la cena, todos limpiaron la vajilla, tiraron la basura y se dispersaron para hacer sus propias cosas. Jiang Tian estaba de muy buen humor y no quería volver solo. Llevó a Chi Yan a su habitación para jugar el nuevo juego que acababa de comprar.

Sin saberlo, los dos jugaron hasta las once y pasaron dos niveles.

—Oye, Chi Zi, ya no puedo. Me siento un poco mareado. Voy a descansar un rato, puedes seguir jugando —Jiang Tian de repente le dijo a Chi Yan con voz apagada.

Chi Yan volvió la cabeza y vio que las mejillas de su amigo estaban rojas. Notó que su cara estaba sonrojada cuando comenzó a jugar hace un rato, pero en ese momento no se había molestado. Pensó que Jiang Tian estaba demasiado emocionado por jugar. Ahora que lo miró más de cerca, la cara de su amigo estaba tan roja que parecía anormal.

—¿Qué te pasa, Da Jiang? ¿Por qué tienes la cara tan roja? —preguntó.

—No lo sé, ¿será que comí demasiado? Hace un poco de calor —Jiang Tian se tocó la cara con el dorso de la mano y frunció el ceño.

Chi Yan sintió la temperatura en la habitación y luego miró la camiseta de manga corta en el cuerpo de Jiang Tian.

—Da Jiang, usa más ropa. Quizás tengas fiebre. ¿Tienes termómetro?

Era casi mediados de abril. Aunque todavía no era la temporada más fría en Sophus, era la época más fría en su dormitorio. La temperatura había bajado, pero el sistema de calefacción no funcionaba. Ambos se quedaron en el lado más oscuro del dormitorio, por lo que se sintieron muy bien en la habitación durante el verano. Ahora, se sintieron particularmente fríos, especialmente después de que lloviera. Jiang Tian, ​​al ser fuerte y joven, disfrutaba usar camisas de manga corta en la habitación todos los días. Era fácil enfermarse así.

El chico ya se había acostado en la cama y se cubrió con una colcha. Realmente volvió a sentirse muy incómodo durante este corto período de tiempo.

—El segundo cajón debajo de la mesa, hay una pila de cajas de medicamentos, el termómetro está a la derecha —murmuró débilmente.

Chi Yan abrió el cajón y buscó, el termómetro estaba ahí. Lo sacó y se lo entregó a Jiang Tian para que tomara su propia temperatura corporal, mientras salía a buscar agua caliente con su taza.

Cuando regresó, Jiang Tian ya estaba dormido con un termómetro en la mano.

No lo despertó. Después de dejar el vaso de agua a un lado, extendió la mano y tomó el termómetro. Lo colocó frente a él y miró: 38 grados centígrados. Obviamente tenía fiebre, pero no era tan grave como para enviarlo al hospital de inmediato. Por lo general, cuando Chi Yan tenía una fiebre como esta, primero tomaba un medicamento para tratar de bajarla. Pero si la temperatura no cedía, entonces consideraría ir al hospital.

Las cosas de Jiang Tian se arreglaron muy bien. Chi Yan encontró el medicamento contra la fiebre en la caja de medicamentos. Lo ayudó a sentarse, le dio la medicina con el agua caliente que acababa de traer y luego lo volvió a acostar. Después de hacer todo esto, no se atrevió a irse, sino que se sentó en una silla y esperó. Si la fiebre no desaparecía después de un tiempo, tendría que llevarlo al hospital.

Sostuvo el teléfono y miró las noticias durante veinte minutos. Sintió que Jiang Tian se movía y murmuró vagamente una palabra o dos en su boca. Inmediatamente se puso de pie y caminó hacia la cama de la otra parte.

—¿Qué pasa? ¿Te sientes mejor? ¿Quieres algo de agua? ¿Quieres volver a tomarte la temperatura?

Pero Jiang Tian se sentó derecho en un instante, rápidamente extendió su mano y agarró con fuerza el brazo derecho de Chi Yan. Bajó la cabeza y abrió la boca, con ganas de morder su muñeca.

Se volvió muy fuerte de repente, Chi Yan no pudo liberarse. Lo llamó por su nombre, pero tampoco respondió. Sus ojos negros ya no eran tan claros como solían ser, y estaban tan turbios como una persona moribunda.

A toda prisa, Chi Yan tomó una camisa de manga corta que Jiang Tian había colocado al lado de la cama con su mano izquierda y se la metió en la boca a la otra parte. De todos modos, era su propia ropa, por lo que no debería importarle. Jiang Tian mordió la ropa y se sorprendió por un momento.

A estas alturas, Chi Yan descubrió intuitivamente que algo andaba mal. Rápidamente aprovechó esta oportunidad para liberarse de Jiang Tian, ​​salió corriendo de la habitación y cerró la puerta firmemente. Rápidamente se comunicó con la señorita Julia con el teléfono de emergencia a lo largo del pasillo, le pidió a ella y al resto del personal del dormitorio que lo ayuden a cuidar de Jiang Tian y que contactaran a la ambulancia.

Chi Yan no podía controlarlo solo ahora. Lucía claramente como si hubiese perdido la cabeza. Incluso podía oír el golpe de la puerta de su habitación. Si no se apresuraban a buscar ayuda profesional, Jiang Tian podría lastimarse.

En ese momento, los estudiantes del segundo piso escucharon la conmoción y salieron uno tras otro.

—No te acerques —Chi Yan detuvo a un compañero de clase que trató de acercarse—. Kevin acaba de tener fiebre y no tiene la mente clara. Está desorientado y me temo que podría lastimar a todos o a sí mismo. Deberíamos esperar a que vengan los profesionales.

—Ay, dios mío. —Una compañera de clase susurró—. Es realmente como Emily la última vez. No esperaba que Emily acabara de regresar y le pasara algo a Kevin.

Chi Yan sintió que su corazón se hundía pesadamente y dio un profundo suspiro. Las palabras de Caroline durante la cena resonaron en sus oídos una vez más. Tuvo una corazonada cuando vio por primera vez el comportamiento de Jiang Tian, ​​y ahora es solo que alguien más lo había mencionado, esa apariencia era muy similar a la de Emily en ese entonces.

Y nadie sabía mejor que él que Jiang Tian había sido mordido por un vampiro.

Esa noche había llevado estúpidamente a su amigo al banquete de vampiros y Jiang Tian fue mordido por un vampiro en el pasillo. Según la explicación de Ye Ying Zhi, la posibilidad de ser infectado por un miembro del clan de sangre de bajo nivel que lo había mordido, era muy alta.

¿Quién sabe cuánto duró el período de incubación de la infección?

Se tocó la frente con amargura. Pensó que había llegado a ese acuerdo con el príncipe Eymer y que podía llevarse a su amigo sin peligro. Creyó que el asunto terminaría por completo, y solo tenía que cumplir el maldito acuerdo por sí mismo. Sin embargo, ¿quién hubiera pensado que esos demonios ya habían plantado las semillas del mal y no permitirían escapar a estos incompetentes mortales?

Pronto llegaron la señorita Julia y el personal médico profesional. Ataron a Jiang Tian en una camilla como le habían hecho antes a Emily y subieron a la ambulancia. Como Jiang Tian no tenía otros parientes aquí, Chi Yan y la señorita Julia lo siguieron al hospital.

—Está bien. Aunque parece un poco aterrador, Kevin definitivamente mejorará pronto, al igual que Emily —La señorita Julia lo consoló suavemente.

Chi Yan ni siquiera podía sonreír. Simplemente sintió que su corazón se volvió extremadamente pesado.

Sabía muy bien que Emily no había mejorado fácilmente. El líder del clan de hombres lobo de Sophus gastó mucho dinero y esfuerzo para invitar a un príncipe del clan de sangre a salvar su vida.

No creía tener el mismo poder y la misma red para invitar al príncipe Pedro; tampoco creía que Jiang Tian hubiera salvado alguna vez al líder del clan de las poderosas criaturas oscuras, de modo que la otra parte todavía esté pensando en pagarle. Además, Ye Ying Zhi mencionó que el Príncipe Pedro originalmente estaba de camino a Nueva Zelanda para pasar unas vacaciones, pero se detuvo en Sophus después de recibir la solicitud del clan de hombres lobo. Ya debería haberse ido.

Todavía había otro príncipe del clan de sangre aquí en Sophus, y resultó que lo conocía. Pero Ye Ying Zhi mencionó antes que era extremadamente difícil conseguir que el Príncipe Eymer ayude. De hecho, mirando lo que hizo el clan de los hombres lobo, preferirían ir más lejos para preguntarle al príncipe Pedro que estaba de paso en lugar de intentar preguntarle al príncipe Eymer, quien estaba residiendo en Sophus.

Esto fue lo suficientemente claro como para mostrar lo difícil que era tratar con Su Alteza Real. Hasta hoy, ni siquiera había vislumbrado a ese príncipe vampiro.

A pesar de que el Príncipe había chupado su sangre tres veces, Chi Yan todavía no podía comprender su temperamento, y mucho menos sus preferencias e intenciones.

Julia fue a ayudar con los diversos procedimientos cuando llevaron a Jiang Tian a realizar varios exámenes. Chi Yan aprovechó la oportunidad para ir a una esquina del hospital e hizo clic en la información de contacto de Ye Ying Zhi. Sus manos temblaron un poco, había un indicio secreto de esperanza inexplicable en su corazón: Ye Ying Zhi podría tener una solución o una salida.

No importa qué, quería escuchar las opiniones de su amigo cazador de vampiros ahora mismo. ¿Quizás Ye Ying Zhi podría tener algunas buenas ideas? Después de todo, sabía mucho más sobre estas cosas que él mismo.

Ya eran las 12, así que Chi Yan primero intentó enviarle un mensaje a Ye Ying Zhi:

«¿Estás durmiendo? Quiero hablar contigo».

Ye Ying Zhi no respondió, pero la llamada llegó de inmediato.

Chi Yan hizo todo lo posible por mantener un tono tranquilo y contó todo lo que sucedió repentinamente esa noche. La otra parte se quedó en silencio durante mucho tiempo después de escuchar.

—Lo siento, Ah Yan, como te he dicho antes, no hay nada que pueda hacer. También sabes quién es el único que tiene la solución.

Chi Yan estaba atónito. Se deslizó por el suelo sosteniendo su celular, mirando fijamente la maceta de bonsai verde en la esquina. La esperanza que tenía inicialmente se desvaneció. Aunque supo durante mucho tiempo que no había esperanza, los humanos siempre esperarán inevitablemente los milagros, esperando ser los afortunados, hasta que se den cuenta de que la realidad es la realidad.

—¿Quieres que le pregunte al príncipe Eymer? ¿Qué debo hacer si se niega a salvar a Jiang Tian? ¿Quieres que… lo vea convertirse en ese tipo de muerto viviente? —Había tristeza y ansiedad en su voz. El último resultado de estar infectado lo hizo temblar mientras sostenía su teléfono—. Ye Ying Zhi… —Susurró, diciendo su nombre con seriedad y súplica.

—Pruébalo primero —la voz de Ye Ying Zhi era muy suave, como el susurro de un amante—. Inténtalo, el príncipe Eymer… puede que sea bondadoso contigo.

No estés triste. Estoy al borde de querer comprometerme por completo contigo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *