El Perseguido – Capítulo 98: Entrando en el pueblo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan pensó por un momento y asintió con la cabeza. Aunque en lugar de irse de inmediato, regresó a donde estacionaron la motocicleta, sacó un encendedor y prendió dos talismanes. Estos eran conocidos como talismanes guía. La familia de Zhu Hui y los dos policías no pudieron regresar después de caminar por esta carretera. Sospechaba que podría haber algunas cosas extrañas involucradas. Con los talismanes guía para liderar el camino no tendría miedo de que los fantasmas los guiaran en círculos u otros espíritus que los engañaran, y podrían encontrar una forma de volver.

Los dos avanzaron lentamente por la carretera, observando las condiciones a ambos lados de la carretera mientras conducían. Los surcos de las motos en el suelo poco a poco fueron pasando desapercibidos, y el camino del sendero desapareció gradualmente, frente a ellos había un denso bosque de montaña. Justo cuando los dos no estaban seguros de qué dirección tomar y dudaban si debían regresar, Chi Yan vio una tenue luz frente a ellos.

Detuvo su motocicleta y se subió a una gran roca para mirar en esa dirección. No era una pequeña luz, sino un parche que parecía ser un pequeño pueblo.

Chi Yan bajó de la piedra, le indicó a Song Jin que subiera para echar un vistazo.

—Da Song, ¿crees que hay un pueblo ahí? ¿Has oído hablar de otros pueblos y ciudades en los alrededores? —le preguntó a su amigo.

Chi Yan siguió a su madre a Ciudad R cuando estaba en la escuela secundaria y había estado viviendo en la ciudad desde entonces. Aparte de las vacaciones, rara vez viajaba a las ciudades del condado cercanas. Sabía las ubicaciones aproximadas y los nombres de los once condados de la Ciudad R, pero no conocía otros pueblos y ciudades de esos condados. Fue debido a este incidente que supo que había dos pueblos bajo el condado de Ping Gu, Feng Shui y Qing Yao.

Song Jin saltó de la piedra y asintió.

—Hay una aldea. He revisado los mapas alrededor de Feng Shui y Qing Yao muchas veces antes, no me di cuenta de que existe tal aldea, pero esta montaña es el límite entre el condado de Ping Gu y el condado de Hui Lin. Si continuamos caminando, deberíamos llegar al condado de Hui Lin, así que podría haberlo pasado por alto.

Hay casi 30 pueblos cerca de Feng Shui y Qing Yao. Si no hubiera sido por la investigación de campo, fácilmente habrían ignorado esta aldea que no pertenecía a la jurisdicción del condado de Ping Gu. Después de todo, este pueblo no estaba en la ruta normal entre estos dos pueblos.

—Chi Zi, ¿deberíamos ir a comprobar la situación en ese pueblo durante el día de mañana o simplemente ir y echar un vistazo ahora? —dudó antes de preguntar.

Ya eran las 9:45 de la noche. A juzgar por la escala de las luces que vieron hace un momento, la aldea no debería ser pequeña. Probablemente había unas pocas decenas de hogares.

Chi Yan se dio cuenta de que Song Jin aún podría querer continuar su investigación. Esta aldea, que había sido pasada por alto, podría proporcionar algunas pistas sobre las cinco personas desaparecidas.

—¿Por qué no seguimos caminando y luego descansamos en el pueblo? —propuso luego de calcular la distancia y el tiempo necesarios para regresar.

Hacía mucho frío en las montañas por la noche y llevaba ropa muy fina. Cuando conducía su motocicleta, no podía evitar temblar. Así que estaba buscando desesperadamente una habitación cálida para calentarse y lo mejor era meterse bajo una manta y descansar. Les llevaría alrededor de una hora viajar de regreso a la ciudad de Feng Shui o a la ciudad de Qing Yao, pero a juzgar por la distancia de las luces, solo necesitaban viajar otros diez minutos para llegar a este pueblo.

Song Jin asintió.

—Está bien, detengámonos en la entrada del pueblo. Entraré primero para ver la situación. Si no me ves salir después de un cuarto de hora, no lo dudes, vete rápidamente y regresa a la ciudad para buscar ayuda.

En ese momento, no les temía a los demonios ni a los monstruos, sino que le preocupaba que esta aldea, que estaba escondida en las montañas, en realidad albergue bandas criminales, como se muestra en algunos dramas de televisión. La familia Zhu Hui y los dos policías podrían haberlos descubierto a ellos y a su escondite y, como resultado, haber sido secuestrados o asesinados. No podía omitirse esta posibilidad.

Chi Yan asintió, se dio la vuelta y montó en la motocicleta. Los dos continuaron hacia el pueblo.

Efectivamente, después de conducir en dirección a la aldea durante diez minutos, la carretera de la montaña se abrió gradualmente y el camino hacia la aldea se hizo claramente visible. Aunque la señal de la red era lenta e intermitente, el celular recibió algo de señal.

Con la señal telefónica e Internet, fue mucho más tranquilizador. Abrieron el mapa en su teléfono y encontraron que esta aldea se llamaba He Jia. Song Jin se sintió muy esperanzado, por lo que encontró un lugar fuera del pueblo con una buena señal para llamar a su supervisor, reportar su paradero y las pistas relevantes encontradas. También le pidió a su supervisor que lo ayudara a verificar la situación de la aldea He Jia.

Su supervisor verificó la información y respondió que todo era normal. Lo único que fue un poco especial fue que la mayoría de los aldeanos se habían mudado aquí desde el sur hace muchos años.

Después de escucharlo, se sintió aliviado y fue directamente al pueblo con Chi Yan. La luz todavía estaba encendida en una pequeña tienda en el pueblo. Song Jin detuvo su motocicleta, compró una caja de cigarrillos, dos botellas de agua y preguntó por el pueblo.

El dueño de la tienda les indicó de una casa de huéspedes no muy lejos, aclarando que era el único restaurante y alojamiento del pueblo. Song Jin y Chi Yan decidieron descansar ahí por una noche y luego preguntar sobre noticias relevantes en la aldea al día siguiente antes de hacer otros planes.

Efectivamente, después de que los dos caminaron hacia adelante otros treinta metros, vieron un letrero rectangular con caracteres blancos sobre un fondo rojo con las palabras “Casa de Huéspedes”. La entrada no era grande y la luz incandescente pálida y tenue brillaba a través de la puerta. Dentro había un mostrador anticuado y un hombre de mediana edad sentado detrás.

Después de que los dos entraron, el hombre dejó la consola de juegos en su mano cuando escuchó el ruido, se puso de pie y preguntó: —¿Están buscando alojamiento?

Había una lámpara colgada del techo que lucía como si no se hubiera cambiado durante mucho tiempo. Los dos extremos eran negros y el medio grisáceo. La lámpara emitía un zumbido y la luz proyectada no era muy brillante.

Chi Yan miró hacia la consola de juegos. La pantalla de píxeles en blanco y negro mostraba la imagen de una batalla de tanques. Recordó que también tenía una consola de juegos de este tipo cuando tenía cinco o seis años. Su madre le compró uno de fuera. Antes de conocer a esa persona, pasó mucho tiempo jugando con esa consola de juegos. Inesperadamente, todavía había gente jugando con una consola vieja. El dueño de la tienda debe jugar con él para pasar el tiempo.

Pidieron una habitación doble. Después de pagar la cuenta, el dueño tomó la llave y los llevó a su habitación. Las puertas del lugar se abrían con una llave en lugar de una tarjeta de habitación como los sitios más modernos. Los tres charlaron casualmente a lo largo del camino. Los dos jóvenes fingieron que viajaban cerca. Como era demasiado tarde para regresar y el clima era demasiado frío, planearon pasar la noche antes de partir.

El dueño les dijo que no habían venido muchas personas para quedarse después de que pasó año nuevo, por lo que solo estarían ellos en la casa de huéspedes. No tenían empleados, por lo que él y su esposa realizaban la limpieza diaria, se ocupaban de atender el mostrador y otras cosas. Aparte de eso, les dijo que tenían una hija de ocho años.

La casa de huéspedes era pequeña y solo tenía dos pisos. El primer piso era un mostrador, un restaurante y la residencia del propietario. En el segundo piso, había siete u ocho habitaciones disponibles. El dueño les mostró la habitación y se fue después de dejar la llave.

El estado de la habitación no era bueno. Las paredes blancas se habían vuelto amarillentas. Hubo manchas dejadas por insectos u otras cosas desconocidas. No había baño, solo una mesa, una silla y dos camas en la habitación. Afortunadamente, las sábanas blancas parecían limpias.

Song Jin no le prestó mucha atención y Chi Yan no era una persona malcriada. Aunque su madre lo amaba, nunca lo consentía. La única persona que lo mimó fue esa persona. Después de regresar a la casa de su abuelo con su madre, la salud de su madre se deterioró día a día. Sus abuelos eran mayores de sesenta. Tenía que ser autosuficiente en casa. No solo no podía depender de los mayores de la familia, sino que también tenía que cuidar de estas tres personas tanto como fuera posible. En tales circunstancias, después de haber sido tan mimado por esa persona cuando era joven, ese temperamento se calmó rápidamente cuando se convirtió en un adolescente.

Por lo tanto, Chi Yan no se mostró quisquilloso con el entorno del alojamiento. Su única queja era que no había calefacción en la casa de huéspedes. Después de estar desocupada durante mucho tiempo, la habitación se sentía extremadamente fría. Incluso después de permanecer en el interior durante más de dos horas y envolverse con una colcha, todavía sentía mucho frío.

Tomó el teléfono y lo miró. Ya eran las 11:30 de la noche. Song Jin, quien estaba en la otra cama, se había quedado dormido hace mucho tiempo y roncaba suavemente. La habitación estaba a oscuras, las cortinas estaban corridas y el cielo nocturno fuera de la ventana no se podía ver. El pueblo estaba muy tranquilo, como si todos se hubieran quedado dormidos.

Se levantó silenciosamente, tomó la llave de la habitación y su celular, cerró la puerta con llave y fue al baño. Ninguna de las habitaciones de la casa de huéspedes tenía baño adjunto. Había un baño compartido al final del pasillo y era pequeño. El pasillo estaba muy oscuro. Supuso que era porque no había mucha gente viviendo aquí y las luces no estaban encendidas para ahorrar electricidad. Chi Yan usó la luz de su teléfono para ir al baño.

Después de salir, Chi Yan encendió la linterna y alumbró el pasillo. La luz blanca brillante parpadeó, iluminando una pequeña figura parada al otro lado del pasillo, mirándolo.

Esa cosa no era grande. Era como un niño, pero con la cabeza grande. En ese momento, no miró con atención, solo vio vagamente una sonrisa en ese rostro. Se quedó mirando inmóvil, notó que no había nada blanco en esos ojos.

Chi Yan recordó de repente el espíritu terrenal que conoció en la casa de baños en su tercer año de secundaria. También era pálido y delgado, como la estatua de arcilla del templo. Siempre tenía la misma sonrisa y lo miraba sin importar a dónde fuera.

—¡¿Quién eres?! —Su corazón de repente se elevó y gritó. Al mismo tiempo, encendió la linterna de su celular para que volviera a brillar.

Cuando la volvió a alumbrar, esa cosa se rió como una niña.

—¿Qué pasa? —preguntó el dueño desde el primer piso, seguido del sonido de pasos subiendo las escaleras, y luego se encendieron las luces del pasillo.

Chi Yan vio lo que era esa cosa. Era una niña de unos siete u ocho años que llevaba una gran máscara blanca, lucía como una muñeca de Año Nuevo. Las comisuras de la boca de la máscara estaban levantadas, con cejas finas y radiantes y grandes ojos blancos sin pupilas.

—Ying Ying, ¿por qué saliste corriendo y no estás durmiendo? ¿Dónde está tu madre? —susurró el dueño, tomando a la niña en sus brazos.

La niña se quitó la máscara y le hizo un puchero a su padre.

—Mamá está dormida. No logro dormir.

El dueño de la casa de huéspedes la reprendió, le arrebató la máscara y la instó a ir a dormir. Vio a su hija bajar las escaleras antes de volverse para mirar a Chi Yan, y dijo con un poco de vergüenza: —Lo siento mucho. Mi hija es bastante traviesa. Como no ha habido invitados durante algún tiempo, no pensé en dejar las luces encendidas. ¿Ella te asustó?

—No, está bien. —Chi Yan sonrió y miró la máscara en la mano del dueño—. ¿Qué es eso?

—Es una máscara Nuo. Se usa para la danza Nuo. Casi todos los hogares de nuestro pueblo tienen una, y no sé cómo la encontró —explicó—. Nuestro pueblo bailará la danza Nuo durante el Año Nuevo chino. Es una especie de ritual.

—Lo conozco. Cui Cui y Nuo Song —Chi Yan asintió y dio un paso adelante para mirar más de cerca la máscara.

La danza Nuo era más que una actividad de sacrificio tradicional. La historia se remonta a la dinastía Zhou. Al bailar la danza Nuo, los bailarines usarían esta máscara Nuo. Se mencionaba en “Border Town”, diciendo que el significado del nombre de Nuo Song fue “enviado por el dios Nuo”. Sin embargo, esta tradición y este tipo de adoración a dios prevalecían principalmente en Sichuan y Jiangxi.

Ciudad R estaba ubicada en el norte, y Chi Yan nunca había oído hablar de rituales similares. Recordó que el supervisor de Song Jin les dijo que la mayoría de las personas en la aldea de He Jia habían emigrado del sur hace muchos años, por lo que era comprensible que hubieran traído esta costumbre aquí.

Hubo muchas razones para la migración de la población. En el pasado, se debía principalmente a desastres naturales y provocados por el hombre, como sequías, inundaciones o guerras. Después de la fundación de la República Popular China, estuvo dominada principalmente por factores políticos. Pero no necesitaban investigar por qué los aldeanos de Villa He Jia se mudaron aquí. Esto no tuvo nada que ver con el paradero de la familia de Zhu Hui y los dos policías.

El hombre no entendió a lo que se refería, por lo que solo le sonrió y se fue con la máscara.

Tan pronto como Chi Yan entró en su habitación, cerró la puerta con llave y estaba a punto de volver a la cama para dormir cuando escuchó un suave golpe en la puerta. Hicieron tres golpes, pero al ver que no hubo respuesta, la persona de afuera volvió a llamar tres veces.

Sonaba un poco extraño, no fue por el golpe que sonó extraño, pero el lugar de donde venía el sonido era extraño. La mayoría de la gente toca en el medio de la puerta y el sonido proviene de ahí, pero ahora el sonido venía de la parte inferior de la puerta, como si alguien estuviera tirado en el suelo y espiando a través del espacio entre la puerta y el piso, con la otra mano estirada hacia arriba para tocar la puerta.

Chi Yan frunció el ceño. Desde el momento en que entró en esta aldea, tenía una sensación rara que no podía describir. Pero no podía ubicar qué estaba mal.

Pensó por un momento, dibujó un encantamiento que expulsa fantasmas en su mano, quitó el seguro de la cerradura y abrió la puerta.

Esta vez el pasillo estaba iluminado y vio una pequeña figura afuera de la puerta, esa niña Ying Ying a quien conoció hace un momento. Ella era baja, no es de extrañar que la posición en la que llamó a la puerta fuera baja.

La niña sostenía dos muñecos en sus manos. Al ver que Chi Yan abrió la puerta, lo miró y dijo tímidamente—: ¿Asusté al tío hace un momento? Dejaré que mi hermano y mi hermana menores se queden contigo, ¿de acuerdo? —Con eso, entregó las dos muñecas en sus brazos.

Las muñecas eran de tamaño medio. Se notaba que eran un niño y una niña, del tamaño del antebrazo de un hombre adulto. Las dos muñecas parecían cosidas por un niño. Quizás la niña los había cosido ella misma.

Chi Yan no supo cómo lidiar con eso por un tiempo.

—Gracias, el tío no los necesita, el tío no estaba asustado —Se inclinó y dijo en voz baja.

Su negativa no funcionó, y la niña todavía insistió en entregarle las dos muñecas.

Era muy tarde en la noche que Chi Yan no tuvo más remedio que aceptarlas y le pidió a la niña que se fuera a la cama.

Ying Ying sonrió feliz cuando lo vio tomar las muñecas y bajó las escaleras de un salto.

Supuso que el padre de la niña seguiría vigilando el mostrador. Realmente no sabía cómo se escabulló escaleras arriba, pasando por alto la vista del hombre.

Chi Yan negó con la cabeza, cerró la puerta con llave y colocó las dos muñecas en la mesa vacía de la habitación. Después de que salieran al día siguiente, el dueño definitivamente se las llevaría de todos modos.

No sabía si era su ilusión o solo que tenía demasiado frío. En el momento en que le quitó las dos muñecas a la niña, sintió el cálido toque de la piel humana. El sentimiento fue fugaz. Sostuvo las muñecas en su mano y luego las colocó sobre la mesa.


Sakuya
No aprendo y sigo editándolos en la noche x_x (y soy una miedosa jajaja XD) Sean [email protected] y dejen comentarios 🙂

| Índice |

Un comentario en “El Perseguido – Capítulo 98: Entrando en el pueblo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.