Escapó otra vez – Capítulo 110: ¡En verdad corteja el desastre a gran velocidad!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Pase lo que pase, las cosas eran una conclusión inevitable. Todos simpatizaron un poco con Huo Feiyan, luego comenzaron a tomar medidas de protección sin escrúpulos.

No hay nada que se pueda hacer. Como dice el refrán, es mejor que mueras tú que yo. Dado que alguien tomó la iniciativa de bloquear las armas por ellos, entonces, no pueden culparlos, ¿verdad?

En el momento en que Huo Feiyan subió a la plataforma, todos básicamente lo estaban esperando.

La diferencia era que los demás esperaban con ansias cómo se abusaría de Huo Feiyan, mientras que Lord Lu esperaba con ansias cómo Huo Feiyan sorprendería a la audiencia y dominaría a Xia Yuqing. Esta vez, estaba destinado a decepcionarse.

En la plataforma, de un pie cuadrado, una mujer noble y digna estaba sentada, brillando intensamente. Detrás de la mujer había dos hermosas jovenes. Mirando desde la distancia, debería ser una imagen hermosa. Sin embargo, debido a que había una mujer de pie a su lado con un maquillaje parecido a un fantasma, se veía un poco… ejem, como el anillo[1].

Huo Feiyan levantó la cabeza en alto y miró a la chica que había puesto sus manos en las cuerdas con una cara desdeñosa. Había una sonrisa burlona en sus labios, pero, pronto, no sería capaz de reír.

Deng… El viento y la arena se levantaron. Un sonido áspero que no debería haber sido producido por un Guqin cortó repentinamente el cielo nocturno, suprimiendo abruptamente el sonido de la garganta de Huo Feiyan.

—Tos, tos, tos… —Huo Feiyan murió antes de que saliera un sonido, casi tosió una bocanada de sangre. Ella miró a Xia Yuqing con los ojos muy abiertos.

Lu Rui y Cui Er, que estaban en el escenario, desviaron la mirada en silencio cuando vieron eso. Era como si no hubieran visto el pánico en los ojos de alguien y la más mínima reticencia a pedir ayuda.

Antes de que Huo Feiyan volviera la cabeza para pedir ayuda a la audiencia, la siguiente ola de sonido de guqin se había vertido en sus oídos. Rápidamente, petrificó a Huo Feiyan en su lugar.

Quería detener a Xia Yuqing en voz alta, pero descubrió que no podía emitir ningún sonido. Su cuerpo parecía estar restringido por algo, no podía moverse. Solo podía ver a Xia Yuqing jugar embelesada con las cuerdas.

Una vez que Xia Yuqing comenzó a tocar, no notaba nada sobre lo que estaba pasando y no experimentaría la situación circundante a menos que hubiera circunstancias especiales. Entonces, después de que se recuperó de su enamoramiento, Huo Feiyan en el escenario, Lord Lu y los demás ya estaban muriendo. Fuera del palacio, la gente del palacio que había anticipado este desarrollo anteriormente se sacó las bolas de algodón de sus orejas con calma y comenzó a limpiar todos los pájaros con espuma en el pico del suelo.

—Gorriones, palomas, cuervos, oh, hay varios búhos. ¡Sería mejor guardarlos para hacer una sopa nutritiva para Niang Niang!

Un grupo de personas del palacio que contaron los trofeos murmuró en voz baja. Parece que Niang Niang tocando el guqin no es completamente un desperdicio, al menos no había necesidad de preocuparse de que Niang Niang se comiera todo el palacio hasta dejarlo vacío.

Mientras la gente del palacio arrojaba esos pájaros que fueron horriblemente asesinados por la música y no podían escapar de la pequeña canasta, estaban pensando en la gran y suntuosa comida que tendrían y cómo podrían engañar a Consorte Qing para que volviera a tocar el guqin para ellos. ¡Ah, el mundo es hermoso!

Había una escena próspera y alegre fuera del salón, pero dentro, no era tan optimista.

Xia Yuqing retrajo la mano y abrió lentamente los ojos. Vio a Huo Feiyan colapsar en el suelo con el rostro pálido como el papel. Sus ojos miraban al frente sin comprender, como si hubiera perdido el alma.

Xia Yuqing se sorprendió y se quedó sin aliento: —¿Qué le pasó?

Cui Er y Lu Rui rápidamente escondieron algo cuando Xia Yuqing se detuvo. Ahora que Xia Yuqing preguntó, las dos tosieron levemente y rápidamente dieron un paso adelante y respondieron: —No se preocupe por la dama. El maquillaje de Lady Huo era demasiado horrible, puede haber atraído algunas cosas desafortunadas. Pero dado que Lady Huo aún está viva, debería estar bien.

Como si estuviera tratando de verificar la declaración de Lu Rui, los labios de Huo Feiyan temblaron y soltó una risa horrible: —Todavía estoy viva, todavía estoy viva. Eso… gracias a Dios… todavía estoy viva, estoy viva…

—…

 ¡¿Actuó como si viera un fantasma y aun así dijo que estaba bien?! 

Antes de que Xia Yuqing tuviera tiempo de darle una mirada comprensiva a Huo Feiyan, de repente, escuchó un estallido de cálidos aplausos detrás de ella.

Algunas personas volvieron la cabeza sorprendidas y vieron a los Darens aplaudir con sinceridad. Feng Tingye dio un paso adelante y la elogió calurosamente: —No lo he escuchado en unos días, pero el arte del guqin de Ai Fei se está volviendo cada vez más refinado.

Tan pronto como salieron estas palabras, Huo Feiyan y Lord Lu dejaron de preocuparse por superar la calamidad. Volvieron la cabeza para mirar a Feng Tingye con incredulidad, sus ojos eran tan grandes como una moneda de cobre. Además, con el maquillaje de Huo Feiyan y la cara del viejo general Lord Lu, era una vista bastante horrible.

Xia Yuqing no prestó atención a esto. Bajó la cabeza con una expresión tímida, acariciando su vientre fingiendo modestia: —Su Majestad está exagerando. Al poder ganar los elogios del emperador, la práctica de Chenqie no fue en vano.

Lu Rui, que estaba detrás de Xia Yuqing, escuchó sus palabras y miró al cielo en silencio. Sí, para que Niang Niang brille hoy, recientemente, el Palacio Xiefang ha perdido varios pinos y cipreses, un pabellón y algunas aves que han criado. Si esto continúa, sospecha que los pájaros de todo el palacio tendrán que sufrir un genocidio. Esta es una tragedia indescriptible…

Xia Yuqing hizo una pausa, luego volvió su atención a Zhang Sunshi y preguntó con cautela: —Madre Real, ¿estás satisfecha con la canción de Chenqie?

Zhang Sunshi se sorprendió. Miró a Huo Feiyan, que todavía estaba tirada en el suelo, y a Lord Lu, de rostro pálido, y sonrió: —Satisfecha. Las habilidades de guqin de Qing Er son sobresalientes, ¿cómo podría estar insatisfecha la madre real? Hace frío allá arriba, vuelve aquí rápido.

—Tos, tos… —Antes de que las palabras de Zhang Sunshi cayeran, Lord Lu no pudo evitar toser levemente.

Al ver esto, Feng Tingye preguntó hipócritamente: —¿Qué le pasa a Lord Lu? ¿Su cuerpo no se siente bien?

Lord Lu trató de soportar la dulzura a pescado en su boca. Por primera vez en su vida, se dio cuenta de lo que era sufrir en silencio y tener un sufrimiento amargo indescriptible. Apenas separó los labios y dijo: —Gracias por la preocupación de Su Majestad. Quizás, el hecho de estar desgastado por el viaje, además de no estar aclimatado a la capital me ha causado un resfriado.

—¿Resfriado, dice? No es demasiado serio, pero tampoco es pequeño. ¿Zhen debería pedirle a un médico imperial que trate a Lord?

—Gracias por el cuidado de Su Majestad, pero realmente no es necesario. —La sonrisa en el rostro de Lord Lu se volvió más reacia.

Feng Tingye levantó las cejas y dejó de burlarse de él. Extendió su mano para tomar la mano de Xia Yuqing, luego tiró de ella hacia atrás para sentarse a su lado.

En cuanto a Huo Feiyan, fue ayudada por algunas damas del palacio. Las jóvenes cercanas que trajo, básicamente murieron en la batalla, mientras que las pocas con una vitalidad tenaz estaban sólo medio vivas. Parecía haber perdido.

Después de este episodio, la atmósfera del banquete se volvió un poco más sutil. Lord Lu y Huo Feiyan miraron a Xia Yuqing con obvio miedo y precaución, mientras que Xia Yuqing estaba confundida por ellos.

Oye, al principio no me lo esperaba, pero ahora de repente lo entiendo. Se preguntaba por qué las chicas alrededor de Huo Feiyan tenían un aspecto tan torcido, todo resultó ser que la maestra se había convertido en esta gran virtud. Tenía que encontrar algo más feo para sacar a relucir su propia singularidad.

¡Realmente puedes destacar cuando hay un contraste! Conocer a este tipo de maestra, ¡sería un pecado nacer guapo!

Xia Yuqing estaba ocupada llorando por las sirvientas de Huo Feiyan, pero algunas personas no estaban listas para simplemente darse por vencidas.

Después de tres rondas de bebida, la pareja de abuelo y nieta se calmaron. Lord Lu levantó la cabeza y preguntó con una sonrisa: —De camino a la capital, escuché que Niang Niang fue secuestrada recientemente por unos gánsteres. Cuando estaba cerca de la capital, escuché que el emperador en realidad fue personalmente y se mezcló con la gente de incógnito para recoger a Niang Niang. ¿Es cierto este asunto?

Los ojos de Feng Tingye estaban ligeramente fríos. Obviamente, no esperaba que Lord Lu mencionara este asunto. Su tez cambió por un momento, luego sonrió de nuevo: —Este asunto es una larga historia. Algunos fugitivos notaron que Zhen apreciaba a Ai Fei y que Ai Fei llevaba al descendiente del dragón, por lo que decidieron secuestrar a Ai Fei para amenazar a Zhen. Afortunadamente, el cielo ayuda a los dignos, por lo que Ai Fei y Zhen escaparon de la catástrofe. De lo contrario, Zhen realmente…

Feng Tingye hizo una expresión asustada. Esto prendió fuego a Huo Feiyan y, en secreto, lamentó el hecho de que la vida de Xia Yuqing no se perdió en el secuestro.

Lord Lu entrecerró los ojos y continuó: —este ministro también escuchó que el emperador finalmente encontró a Niang Niang en una guarida de bandidos.

Los ojos de Feng Tingye tenían una mirada asesina. Enarcó las cejas y se rió: —¿Cómo se enteró Lord de esto?

Para evitar que la familia Wu fuera atrapada y criticada después de su rehabilitación, el asunto se ocultó deliberadamente a su regreso. Solo habían dicho que se encontraron con Wu Jun en el camino por casualidad y pudieron rescatar a Xia Yuqing, ¿cómo se filtró la información?

—Fue sólo un rumor, un rumor. ¿Es posible que la verdad del asunto no sea así?

—Esto…

El rostro de Feng Tingye estaba ligeramente oscuro al ver la expresión de Lord Lu. Estaba preparado, aunque no lo admitiera, quería atacarlo.

Cuando Feng Tingye estaba indeciso, todos escucharon una tos suave al lado de Feng Tingye: —Este asunto es de hecho como dijo Lord Lu, pero hay algunos giros y vueltas.

—¿Ai Fei? —Feng Tingye no esperaba que Xia Yuqing hablara en este momento. Por temor a que ella dijera algo asombroso, la iba a interrumpir, pero vio su mirada juguetona y se detuvo.

Volvió la cabeza hacia Lord Lu con una cara seria: —Este asunto es una larga historia. Por favor, escúchame atentamente. Ese día, Bengong salía del palacio para visitar a un viejo amigo, pero no esperaba…

Entonces, bajo la mirada sorprendida de todos, Xia Yuqing explicó cómo iba a salir sola del palacio ese día para visitar a Xu Lao, pero en cambio fue secuestrada por Jiang Zhaorou y otros. Después de eso, se encontró con un bandido en el camino para escapar y fue llevada a la cabaña por el malvado bandido.

La única diferencia era que la banda de bandidos en la boca de Xia Yuqing era un loco asesino al que realmente le gustaba matar gente sin un rastro de simpatía. Los bandidos originales, es decir, Wu Jun y otros, se han convertido en un grupo de personas honestas que han sido intimidadas por los bandidos.

Xia Yuqing inventó elocuentemente el tipo de historias asombrosas que a los narradores les gusta contar acerca de los héroes que salvan a la belleza.

—Ese día, Bengong dejó la guarida de los lobos y entró en la guarida del tigre. Los bandidos los llevaron a la montaña. Estaba encarcelada en una celda estrecha, pensando que no habría más posibilidades para ella cuando, de repente, escuchó un ruido afuera. Después de un tiempo, la puerta cerrada se abrió de una patada.

Todos los de su lado cooperaron. Con una expresión de nerviosismo, Xia Yuqing continuó:

Bengong estaba asustada, solo para ver al emperador de pie cubierto de sangre en la puerta de la celda. Una cimitarra de luna redonda en su mano izquierda y una alabarda cuadrada en su mano derecha, matando a todos, era invencible. Cortando a esos ladrones sin pestañear, rescató a Bengong de la guarida del tigre.

Tan pronto como Xia Yuqing terminó de hablar, todos en el palacio centraron su mirada en el cuerpo de Feng Tingye. Sus ojos estaban llenos de admiración.

—… —Feng Tingye se encontró con la mirada de todos y, a regañadientes, levantó la comisura de la boca.

¿Una cimitarra de luna llena en su mano izquierda y una alabarda pintada de Fangtian en la derecha? Ai Fei, ¿me consideras el dios de la puerta? 

Xia Yuqing no se dio cuenta del enredo interno de Feng Tingye en absoluto. Se secó las lágrimas de las comisuras de los ojos y, con emoción, dijo: —Después, Bengong se enteró de que el emperador había escuchado la discusión de la gente en el pueblo debajo de la montaña para descubrir que Bengong fue secuestrada por ellos. Sin decir nada, los afectuosos aldeanos subieron a la montaña para rescatar a Bengong de la guarida del tigre. Sabiendo que fueron robados por bandidos y no tenían nada más, el emperador quiso agradecer a los entusiastas aldeanos por su amabilidad y los trajo de regreso a la capital. Si el Gran Lord no me cree, puede enfrentarse a ellos. Si el emperador no llegara a tiempo, me temo que Bengong y el descendiente del dragón no estarían en este mundo hace mucho tiempo.

Después de hablar, Xia Yuqing se volvió hacia Feng Tingye y gritó:

—Su Majestad.

Feng Tingye miró fijamente la alegría que no podía ocultarse en los ojos de Xia Yuqing. Las comisuras de sus labios se crisparon, cooperó incondicionalmente y dijo:

Ai Fei ha sufrido.

—No, no hubo sufrimiento. Chenqie está bien. Con la sola idea de que el emperador venga a rescatar a Chenqie, Chenqie no se siente amargada en absoluto.

Zhen es el esposo de Ai Fei, el único apoyo para Ai Fei en este mundo. ¿Quién salvará a Ai Fei, si no Zhen? Zhen no puede soportar darle a Ai Fei el más mínimo sufrimiento.

Los ojos de Xia Yuqing se llenaron de lágrimas:

—Su Majestad…

Feng Tingye fue suave y cariñoso:

Ai Fei

Los dos actuaron como si no hubiera nadie presente y estuvieran leyendo sus líneas del guión, haciendo que todos se sintieran abrumados. Corazones rosados ​​comenzaron a flotar en el aire por todos lados.

—Uh…

Era Yan Ran, quien estaba sentado más cerca de los dos, el que no podía soportarlo primero.

Xia Yuqing lo miró y preguntó con preocupación: —¿Qué sucede, magnífico gran tutor?

—Uh, no es nada. Debo haber comido algo mal antes. Continúe, por favor continúe. —Yan Ran sintió una cierta cantidad de sudor de un rayo de muerte enviado por una persona que fue interrumpida.

Era tan lamentable que no lo decía en serio. Es solo que estas dos personas ignoran demasiado el concepto de moderación. Es demasiado cursi que no pudo contenerlo…

—¿Comió algo malo? —Xia Yuqing pensó por un momento, luego sus ojos se iluminaron, —Magnífico Gran Tutor, ¿no me diga que está[2]?

—Puu… —El té en la boca de Yan Ran se distribuyó por toda la larga mesa frente a él.

Shao Zitong a su lado se escondió rápidamente. Escapó de la catástrofe, pero había un poco de insatisfacción en sus ojos. Él tomó una decisión. En el futuro, si hubiera un banquete así, ya no se sentará con Yan Ran, un grifo fuera de control.

—¿Estar qué? Niang Niang, Chen es un hombre. ¡Un hombre genuino e íntegro! —Yan Ran se sonrojó, sintiendo que la dignidad de su hombría había sido provocada.

—¿Por qué los hombres no pueden tener hijos? —La expresión de Xia Yuqing de ¡No necesitas objetar, lo entiendo!

Hizo que Yan Ran quisiera vomitar sangre.

—¿De quién sería si el magnífico Gran Tutor tuviera un hijo? —Xia Yuqing vio que Yan Ran no explicó, pero en realidad no había forma de explicarlo. Se tocó la barbilla y continuó: —Podría ser…

La mirada de Xia Yuqing se transfirió al cuerpo de Feng Tingye.

¿Cómo podría imaginarse Feng Tingye, que había estado viendo felizmente la obra, que esta puerta de la ciudad encendida en llamas lo quemaría repentinamente? Se encontró con los ojos ambiguos de Xia Yuqing. Cuando Feng Tingye quiso hacer un sonido, escuchó a Xia Yuqing susurrar: —No esperaba que el emperador tuviera el hábito de subirse al tren primero y luego hacer un boleto. Chenqie realmente te entendió mal.

Feng Tingye se atragantó de repente y su rostro se puso pesado: —Ai Fei, pensé que desde ese momento en que tú y yo hablamos en la fortaleza, Ai Fei había podido entender mis pensamientos y ya no me imaginaría con otros hombres…

—Saber es una cosa, la realidad es otra. El emperador es joven y enérgico. Está bien pensar en buscar emoción los días de semana. Pero no puedes ser así con el Magnífico Gran Tutor, ¡el niño es inocente después de todo! —Xia Yuqing agregó aceite y celos imprudentemente.

Las caras de Feng Tingye y Yan Ran estaban azules. Se volvieron para mirarse el uno al otro, luego, inmediatamente, se volvieron como si estuvieran manchados con algo sucio.

Al ver que Feng Tingye estaba realmente enojado, Xia Yuqing decidió detenerse y dijo en voz baja: —No te enojes, no te enojes. Estoy bromeando.

Yan Ran miró a Xia Yuqing con amargura: —… esta broma no es graciosa en absoluto.

Feng Tingye habló con una cara negra y dijo con frialdad: —No pienses más en estas cosas en el futuro.

Xia Yuqing se sorprendió:

—¿Por qué?

—No hay por qué, estás embarazada de un hijo. No es bueno para el niño.

—Su Majestad quiere decir que una vez que Chenqie dé a luz al niño…

La expresión de Feng Tingye cambió de nuevo. Dijo con frialdad: —¡No! Después del nacimiento todavía no está bien

—¿Por qué? ¡Eres desalmado, estás siendo deliberadamente duro conmigo!

—¿Zhen es desalmado y deliberadamente duro contigo? ¿Cómo puedes decir eso? No es no

—…

La multitud escuchó a las dos personas coqueteando y maldiciendo como niños de tres años. Miraron en silencio al cielo, ¡todos los que presumen de su amor deben morir! ¿Por qué el emperador y Niang Niang son tan infantiles y juegan a la casita? ¿No podemos jugar todos felices juntos?

La boca de Xia Yuqing se aplanó: —Solo lo pensé, realmente no hice nada. No puedes privarme de mi hobby. —Alguien obviamente ignoró el “pecado” que había cometido anteriormente.

Frente a los ojos de Xia Yuqing que mostraban: Eres una mala persona, preferiría morir antes que rendirme. 

Feng Tingye apretó los dientes en secreto: —Ai Fei, te has vuelto más valiente recientemente.

Xia Yuqing hizo una expresión angustiada, extendió las manos con impotencia: —Su Majestad, el médico imperial dijo que esto se llama fobia a la depresión durante el embarazo. Tienes que soportarlo y Chenqie seguirá trabajando duro en el futuro.

—…

Feng Tingye y Yan Ran casi vomitaban sangre debido a Xia Yuqing, pero debido a que bajaron la voz, solo las personas más cercanas sabían de lo que estaban hablando. Mientras que las pocas personas que estaban más lejos… pensaron que estaban teniendo una conversación muy feliz.

Esta escena cayó en los ojos de Huo Feiyan, que estaba más lejos. Los dos no parecían susurrarle a nadie más. Su rostro casi se torció cuando pensó en eso.

La cara de Lord Lu tampoco era muy buena. Su intención original era salpicar a Xia Yuqing con agua sucia a través de este secuestro. Estaba llevando el tema a ser más tabú, algo así como el contacto íntimo de Xia Yuqing con personas fuera del palacio.

Es lógico que las mujeres en el palacio no puedan salir del palacio casualmente. En primer lugar, por sus identidades. Una vez que están fuera del palacio, es fácil atraer la atención de la gente, al igual que el secuestro de Xia Yuqing. En segundo lugar, pertenecen al emperador. Las mujeres no pueden simplemente aparecer afuera de manera casual, y mucho menos hacer cosas íntimas con otras personas. Debido al prestigio de la familia del emperador, nunca pueden permitir que una mujer les haga llevar un sombrero verde.

Si Xia Yuqing tuvo contacto cercano con otras personas durante el proceso de secuestro, Lord Lu no lo sabía, pero este tipo de cosas siempre son las iguales. Mientras guíe bien la conversación, no temía que Feng Tingye y Zhang Sunshi dudaran. Pero no esperaba que Xia Yuqing jugara una carta tan al azar…

—Qing Er sufrió mucho por el secuestro esta vez y adelgazó mucho. El emperador debería cuidarla mejor.

Zhang Sunshi la miró con una expresión amable. El hijo y la nuera que se enamoraron no fueron provocados por las palabras del Lord Lu en absoluto, por lo que Lord Lu no tuvo la oportunidad de instigar.

—Sí, Er Chen lo entiende

Lord Lu miró a la consorte, Feng Tingye, luego a la alegre Zhang Sunshi. Finalmente, se dio cuenta de lo que significaba levantar una piedra y golpearse en el pie.

—Abuelo… —Al ver el premio dirigirse lentamente hacia Xia Yuqing, Huo Feiyan estaba ansiosa. Ella tiró de la manga de Lord Lu y susurró.

Lord Lu le dio unas palmaditas en la mano para calmarla. Respiró hondo y miró a Xia Yuqing. Luego, como si hubiera descubierto algo, sus ojos se encogieron de repente.

—Este conjunto de ropa de Niang Niang es… es…

Xia Yuqing giró la cabeza con sospecha. Vio a Lord Lu señalando su ropa con una mirada de sorpresa, y no pudo evitar estar un poco desconcertada:

—¿Qué pasa con la ropa de Chen Qie?

¿Es demasiado hermoso y cegador? 

Feng Tingye no se rió, pero, en su corazón, pensó que este anciano finalmente vio el verdadero significado del atuendo de Xia Yuqing.

Zhang Sunshi también sonrió, fingiendo estar sorprendida:

—¿Lord Lu todavía recuerda este atuendo?

Esta oración equivale a reconocer la conjetura de Lord Lu de forma indirecta. Su rostro se distorsionó por un momento. De mala gana dijo: —Por supuesto, este vestido fue hecho por el primer emperador cuando a la reina madre se le otorgó el título de concubina noble. Este es el único en el mundo.

Lord Lu tiene buena memoria.

El Lord Lu se puso de pie e hizo una reverencia a Zhang Sunshi:

—Emperatriz viuda, la consorte Qing es la primera de las cuatro concubinas, pero, después de todo, es solo una concubina. ¿Cómo puede una concubina llevar el atuendo de la concubina imperial? Esto es un crimen, ¿cómo es posible que no conozca la etiqueta?

Tan pronto como se dijo esto, todos en el banquete movieron sus ojos hacia él, como si estuvieran mirando a un increíble payaso saltarín.

Lord Lu conocía el origen de este vestido, entonces, ¿cómo no lo sabrían la emperatriz viuda y el emperador? Como ambos lo sabían bien, pero no dijeron nada, habían estado de acuerdo implícitamente. Además, el vestido fue modificado por la propia Zhang Sunshi y enviado al palacio Xiefang.

Lord Lu no pensó. ¿Cómo podría Xia Yuqing usar ropa tan preciosa si la emperatriz viuda no se la dió en persona? Con esto, si Lord Lu era realmente una persona inteligente, debería entender que Zhang Sunshi le estaba advirtiendo, con la esperanza de que se retiraran cuando vieran esto. Sin embargo, algunas personas simplemente no saben cómo interpretar la situación y chocan contra una pared sin mirar.

Xia Yuqing también se sorprendió. Ella solo pensó que este atuendo de palacio era muy digno y hermoso. Pensó que era un vestido formal que debía usar una concubina durante un festival, pero no sabía que tenía tal trasfondo, por lo que dirigió su atención a Lu Rui.

Lu Rui miró al cielo con la conciencia culpable, como si no hubiera visto la mirada de Xia Yuqing. No sabía nada, no sabía nada, tos, tos…

Los ojos de Zhang Sunshi se entrecerraron levemente, luego sonrió:

—Qing Er es una concubina. Pero ahora está embarazada de un descendiente del dragón, por lo que debería haber sido promovida como una concubina noble hace mucho tiempo. El emperador ya había dicho que después de que Qing Er diera a luz al niño, inmediatamente celebraría una ceremonia y nombraría a Qing Er como la emperatriz. En tres meses, Qing Er dará a luz. Ya que está a la vuelta de la esquina, ¿por qué preocuparse por ello?

Las palabras de Zhang Sunshi equivalían a reconocer que la posición de Emperatriz que se le otorgaba a Xia Yuqing era inamovible. La cara de Huo Feiyan se oscureció. Huo Feiyan se levantó de repente y dijo:

—Emperatriz viuda, yo…

—Cállate.

Zhang Sunshi interrumpió las palabras inconclusas de Huo Feiyan con un grito frío. Esto sorprendió a todos los que estaban acostumbrados a su dulzura y aura digna.

—Cuando los mayores hablan, ¿cómo puede hablar una joven como tú? Lord Lu, ¿cómo criaste a tu nieta?

El rostro de Lord Lu cambió ligeramente. Rápidamente, tiró a Huo Feiyan y la puso de rodillas:

—Yan Er todavía es joven, por favor perdónela.

—¿Joven? ¿Significa esto que los niños no tienen que pagar por sus vidas si matan personas?

—Esto…

La agresividad de Zhang Sunshi hizo que el corazón de Lord Lu se enfriara. Antes de que tuviera tiempo de decir algo, Huo Feiyan, quien fue apuñalada por las palabras de Zhang Sunshi, se sintió aún más estimulada.

—¿Por qué? ¿Por qué?

Susurró Huo Feiyan, sus emociones se volvieron cada vez más frenéticas. La mirada que usó en Zhang Sunshi fue un poco fría.

—Madre real…

Xia Yuqing tiró apresuradamente de Zhang Sunshi. Miró a Huo Feiyan, que obviamente estaba fuera de control, con cara de pánico. Dios mío, ¿este pequeño monstruo finalmente está a punto de convertirse en un gran monstruo? 

Feng Tingye también se paró frente a los dos. Las pocas personas sentadas, una al lado de la otra, también tenían una cara fría, y se sentaron en estado de alerta. La pandilla de sirvientas detrás de Xia Yuqing hizo sonar la alarma de primer nivel con caras sombrías.

—¿Por qué, porque todo lo que dijo es correcto, pero me regañarás si hago un sonido? No estoy convencida, obviamente… no debería ser así. No debería ser así. Al emperador, debería gustarle yo. Debería haberme sentado en el asiento de la emperatriz. ¡Debo ser yo! Debe ser este zorro. ¿Qué trucos demoníacos usó este zorro…

—¡¿Cómo te atreves?! —Antes de que Huo Feiyan terminara de hablar, Feng Tingye la interrumpió.

Bajo la mirada asombrada de Huo Feiyan, lentamente caminó desde la posición superior. Miró fríamente a Huo Feiyan como si estuviera mirando un objeto muerto:

—No sé cuándo la pequeña nieta de un Lord había entrado en mi harén y había tomado el trono de la emperatriz, pero quien quiera que le guste a Zhen no depende de ti. Zhen puede decirte claramente que no importa a quién le guste Zhen, nunca serás tú.

Con un clic, Huo Feiyan sintió, que una cierta creencia, que siempre había tenido, con un crujido… se rompió. Sus ojos se agrandaron. Miró a este hombre que una vez pensó que podría convertirla en un fénix con incredulidad. Ella gritó:

—No… ¿cómo no te agrado? Cómo podría…

Huo Feiyan gritó de dolor, pero no le trajo mucha simpatía, sólo porque los ojos de la mayoría de las personas se detuvieron en Xia Yuqing, preocupados.

Niang Niang, no escuches las tonterías de esa mujer fea. No eres un zorro, eres…

Lu Rui miró el cuerpo rígido de su maestra y las lágrimas que se acumularon gradualmente, maldiciendo a la fea mujer miles de veces en su corazón. Se devanó los sesos para consolarla,

—Sí, eres un hada del cielo. Un hada, no un demonio.

La persona a su lado dijo apresuradamente, pero Xia Yuqing no escuchó en absoluto. Encendiendo los dos tanques de solución salina, dijo lastimeramente:

—¿Cómo puede ella… cómo puede describirme como una zorra coqueta y traicionera, como algo que podría oler mal? ¡Al menos, debería mencionar que no tengo olor corporal!

—… —Niang Niang, ¿fue eso lo que entendiste de lo que dijo?

—Incluso si ella dijera que soy un demonio, debería decir que soy una encarnación de la belleza y la sabiduría, la nobleza, una elegante…

Los oídos de todos estaban erguidos, adivinando silenciosamente el último término en sus corazones: ¿Peonía? ¿Qinglian? ¿Cola de fénix?

—…Flor de colza[3]

—…

El sonido amortiguado de un grupo de personas cayendo al suelo y los corazones de innumerables personas diciendo WTF.

Las flores de colza se pueden ver en todas partes en las montañas y la naturaleza, ¿cómo es noble y elegante? ¡No traiciones así las expectativas de la gente, Niang Niang! ¡Los romperás!

Feng Tingye, que había estado prestando atención a Xia Yuqing, pero no pudo escapar, no pudo evitar levantar las comisuras de la boca cuando escuchó esto. Se sintió aliviado.

Girando la cabeza para mirar a la chica que sostenía su pierna con fuerza, un rastro de odio se deslizó por sus ojos. Sacudió la pierna sin piedad, apartando directamente a Huo Feiyan.

El maquillaje en el rostro de Huo Feiyan se había arruinado por su llanto. En ese momento, su rostro estaba lleno de resentimiento. Era espantoso, como una loca:

—¿Por qué? ¿Por qué no te gusto? ¿Cómo es que no puedo compararme con esa mujer? Puedo ayudar a que el harén prospere, y hacer un país próspero. ¿Es ella capaz de hacer eso? ¿Lo es?

Al escuchar el interrogatorio de Huo Feiyan, Yan Ran y los demás no pudieron evitar mirarla de arriba abajo y pensar: Es un tipo de coraje sentirse demasiado bien consigo misma, pero no creían que se atreviera a preguntarle a los demás cómo era en comparación a Xia Yuqing.

De hecho, desde la apariencia hasta el temperamento, realmente no pueden comparar nada. Mirando al cielo ~ hay una brecha tan grande. Si no lo comparan, realmente no lo verían, pero una comparación como esta se siente bastante impactante.

Por lo tanto, algunas personas que cortejaban el desastre ignoraron por completo la ocasión. ¡La velocidad de su muerte se acelera cada vez más!

Feng Tingye se rió airadamente:

—¿Prosperidad para el harén? Mi harén es solo para mi Ai Fei y mi madre real, ¿por qué necesitamos que ayudes a que prospere? En cuanto a la prosperidad del país, aún más. ¿Podría ser que solo pueda confiar en ti para hacer prosperar a mi reino?

—Yo…

Huo Feiyan fue bloqueada por Feng Tingye y no tuvo oportunidad de hablar. Se volvió hacia Lord Lu en busca de ayuda.

Aunque Lord Lu estaba enojado por la impulsividad de Huo Feiyan, el asunto había llegado a este punto y no había salida, por lo que hizo una apuesta desesperada y se inclinó hacia adelante:

—Emperatriz viuda, ¿todavía recuerdas ese año en que Wei Chen profetizó sobre el emperador y Yan Er?

El par de ojos de fénix de Zhang Sunshi, que eran inusualmente similares a los de Feng Tingye, se estremecieron. Sabía que el punto principal de la llegada de Lord Lu aquí, finalmente había llegado:

—Oh, lo recuerdo. ¿Lord Lu dijo que su nieta se convertiría en la futura emperatriz del Reino Ye?

Los ojos de Lord Lu y Huo Feiyan se iluminaron:

—Exactamente.

Al ver esto, Zhang Sunshi se rió lentamente:

—Oh, esa cosa. ¡Ah! Es solo un grupo de calumnias taoístas falsas. ¿Cómo puede uno tomarlo en serio?

—¿Calumnias? —La expresión del Lord Lu cambió y gritó presa del pánico: —Emperatriz viuda, incluso si no cree en este sirviente, ¡debería confiar en los Darens de Qin Tianjian!

—Es precisamente porque son miembros de Qin Tianjian. Una vez, Lord Lu también fue uno de los estimados secretarios de Qin Tian. Ya que esto le pasó a la nieta de Lord Lu, ¿cómo puede Ai Jia creerlo a voluntad? ¿No hay ninguna relación en ello?

Los ojos del Lord Lu se encogieron repentinamente y dijo con miedo: —Emperatriz Viuda, por favor compruébelo. ¡La lealtad de este ministro al reino Ye y al emperador es real!

—Si ese es el caso, bien. Ai Jia te dará una oportunidad.

Todos se sorprendieron cuando Zhang Sunshi dijo esto. Feng Tingye entrecerró los ojos peligrosamente, pero no dijo nada. Comprendió que su madre se veía amable y accesible, pero cuando realmente tenía que ser dura, sus tácticas despiadadas podían ser superiores a las de los jóvenes como ellos.

Lord Lu miró a Zhang Sunshi: —Emperatriz viuda…

Zhang Sunshi le dio una mirada oblicua, sus ojos estaban llenos de dignidad y nobleza real. Había un rastro de desdén por la persona frente a ella.

—Dado que el Lord Lu dijo que es leal al reino Ye y al emperador, Ai Jia te dará la oportunidad de mostrar tu lealtad. Ai Jia puede permitir que Ting Er ponga a tu nieta como emperatriz, pero Ai Jia está preocupada por tu familia Huo. También debe conocer el dicho de depender del éxito de otra persona. Si su nieta se convierte en emperatriz, es inevitable que algunas personas tengan algunos pensamientos que no deberían tener. Una vez que este tipo de pensamiento crezca, fácilmente pondrá en peligro a nuestro reino. Entonces, para evitar que suceda y estar en guardia, Ai Jia tendrá que apagar la chispa. Si quieres que el emperador establezca a tu nieta, eso puede suceder siempre que acepte permitir que Ai Jia emita un edicto para la familia Huo. Todos, excepto su nieta… serán ejecutados.

—!!!

Tan pronto como salió esta palabra, el salón quedó en silencio.

Feng Tingye suspiró: ¡Efectivamente, el jengibre es más picante cuando es más viejo!

Xia Yuqing miró el lado dominante de Zhang Sunshi, era una apariencia completamente diferente a la habitual. Sus ojos brillaron. ¡Realmente es digna de ser la antepasado más noble de este palacio, la gran creadora, la reina luchadora! ¡En este momento, Xia Yuqing finalmente entendió de dónde provenía la adoración y la herencia de la reina de Liu Yixiang! Su Majestad, ¡por favor déjeme abrazar sus muslos!

La sonrisa en los rostros de Lord Lu y Huo Feiyan se congelaron por completo. Miraron a Zhang Sunshi con caras pálidas y se arrodillaron en el suelo con un golpe:

—Le pido perdón a la Reina Madre. Este ministro puede garantizar con su vida que la gente de la familia Huo definitivamente no hará nada que ponga en peligro al reino Ye o al emperador.

Zhang Sunshi miró fijamente sus delgados dedos que se mantuvieron adecuadamente, un encantamiento villano perezoso similar a Feng Tingye exudaba por todo su cuerpo. Los ojos de Xia Yuqing se iluminaron de nuevo.

—¿Usarás tu propia vida como garantía? Eres un hombre de setenta u ochenta años. Solo te quedan unos pocos años de vida. El período de su garantía de vida es demasiado corto.

El rostro de Lord Lu estaba azul y abrió la boca para hablar, pero fue golpeado nuevamente por Zhang Sunshi: —Es más, solo los muertos son los más seguros en este mundo.

—… —Lord Lu se sorprendió. Su rostro se puso blanco y verde. ¡El precio de cambiar a toda la familia por un puesto de honor es demasiado alto!

Su intención original no era así. Como esperaba Zhang Sunshi, su propósito original era usar el honor de una persona de Huo Feiyan para regresar a la corte. Sin embargo, se vio a través de todo y se ha convertido en la hoja afilada que atravesó el pecho de Lord Lu, pero no pudo sacar esta hoja afilada.

—¿Lo has considerado correctamente?

Zhang Sunshi acababa de terminar de admirar la brillante expresión de Lord Lu antes de preguntar.

Chen

Lord Lu vaciló. Huo Feiyan también se recuperó del impacto inicial. De repente, se puso de pie y quiso abalanzarse sobre Zhang Sunshi, pero fue bloqueada por los guardias que lo esperaban.

—Tú… ¿cómo puedes decir algo tan cruel? ¿Cómo puedes destruir a mi clan tan casualmente, matándolos así? La posición de la emperatriz debería ser mía, mía. ¡Definitivamente serás castigada por esto!

Huo Feiyan luchó y le gritó a Zhang Sunshi.

Zhang Sunshi se burló: —Con este tipo de conducta, ¿todavía quieres ser la dueña de mi harén? ¡Solo si el alma de Ai Jia se disipa, de lo contrario, estará flotando sobre el palacio durante cien años más tarde, haciéndote sentir incómoda!

—…

Xia Yuqing estaba aturdida. ¡Joder, la reina madre estaba ennegrecida! Este asombroso comentario amenazante es realmente… ¡tan genial! Si esta imbécil no se retira rápidamente, ¡se convertirán en escoria!

Efectivamente, Huo Feiyan estaba asustada por Zhang Sunshi y la cara de Lord Lu también era muy fea.

Zhang Sunshi no parecía estar satisfecha y se burló: —Lord Lu, si la futura emperatriz calculada en ese entonces no fuera su nieta, ¿seguiría aquí, diciéndole a Ai Jia que todo lo que hace es por el reino Ye y el emperador?

—…


[1]Se refiere a la película de terror: The Ring (El anillo)

[2]la forma en que dice que parece que le preguntó si estaba embarazado

[3]La flor de colza, Brassica napus, conocida como raps​ y como canola es una especie de planta cultivada de la familia de las brasicáceas.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.