Escapó otra vez – Capítulo 93: ¿¡¿Secuestrada?!?

Traducido por Army

Editado por Ayanami


El tenue incienso que flotaba en el aire se difundió por todos los rincones del salón del palacio. La gente acostada en la cama todavía dormía. Una cara blanca sonrojada de un rosa pálido tenía la boca ligeramente abierta y respiraba aire fresco dentro y fuera. Su mano derecha estaba sostenida con fuerza por otra mano.

Feng Tingye apartó suavemente el largo cabello que colgaba del rostro de Xia Yuqing y dejó al descubierto todo su rostro. Cuando su mano entró en contacto con la otra, pudo sentir su calidez transferirse a él. Mirando a Xia Yuqing, parecía un poco distraído.

De repente, Xia Yuqing pareció estar perturbada por algo. Moviéndose como si estuviera incómoda, soltó la mano que, originalmente, la unía a Feng Tingye. Al ver esto, Feng Tingye agarró inmediatamente una manta suave del costado para que ella la sostuviera. Xia Yuqing agarró el artículo, sus cejas se relajaron gradualmente, una vez más, cayó en un sueño profundo.

Feng Tingye dejó escapar un suspiro. Su línea de visión se trasladó gradualmente a la caja bordada no muy lejos que, en realidad, era el pequeño tesoro de Xia Yuqing. Entrecerró los ojos y luego sonrió lentamente.

En realidad, no codiciaba el dinero de Xia Yuqing. En realidad, no prestó atención al dinero en absoluto. Solo estaba en guardia… en guardia ante cualquier posibilidad de que Xia Yuqing lo deje.

—Su Majestad, es hora de ir a la corte —El eunuco de fuera le recordó.

Feng Tingye le echó otro vistazo a Xia Yuqing, que estaba dormida. Se inclinó y la besó en la mejilla, luego se levantó, tomó la caja y salió.

Desde que Liu Yixiang se había ido, Xia Yuqing solo se quedó con Li Yuan para jugar. Pero esta hermana[1] ha sido bastante extraña recientemente. Ella entraría al azar en un aturdimiento mental, como ahora…

—Xiao Yuan, Xiao Yuan…

—Ah, Qing Jie, ¿qué pasa?

—¿Qué pasa? ¿Te pasa algo? En estos días parece que tu alma no está apegada a tu cuerpo o algo así. ¿Te preocupa algo?

—¿De qué puedo estar preocupada? Puede ser solo una enfermedad o agotamiento.

Xia Yuqing miró sospechosamente a Li Yuan:

—¿En serio?

—¡De Verdad!

—Oh.

Xia Yuqing asintió, un poco abatida.

—Es aburrido, pronto voy a sacar hongos de mi cabeza. Me pregunto qué estará tramando Xiang Er. ¡Bien, Xiao Yuan, salgamos del palacio!

—¿Dejar el palacio?

Tan pronto como entró en la habitación, Lu Rui escuchó palabras increíbles de Xia Yuqing. Dio un grito rápido de sorpresa y rápidamente dejó el artículo en su mano:

—¿Niang Niang quiere salir?

—Sí, el Maestro se mudó fuera del palacio. Ben Gong quiere salir del palacio y visitar al Maestro para que esta discípula pueda ser filial.

—…

Niang Niang, ¿estás segura de que realmente quieres ser filial y no solo salir a jugar? Niang Niang, estás embarazada ahora mismo. No es apropiado correr.

Lu Rui susurró palabras discrecionales.

—Está bien, solo han pasado cuatro meses. No es demasiado grande para moverse. Si no salgo del palacio ahora, realmente no podré hacerlo más adelante. Lu Rui, solo ayúdanos. Juguemos fuera del palacio un rato.

—…

Lu Rui miró a Xia Yuqing sosteniendo su propio brazo y actuando malcriada. Al final, no pudo seguir con el acto y suspiró.

—Si Niang Niang quiere salir, debe obtener una nota de Su Majestad o de la Emperatriz Viuda y llevar guardias para proteger a Niang Niang. Solo entonces, Niang Niang podría salir del palacio.

—¿Su Majestad o la Emperatriz Viuda?

El Ultra Seme no estaría dispuesto a permitirme salir del palacio, pero la Madre Real…

Después de decidirse, Xia Yuqing asintió y llevó a Li Yuan al Palacio Ci Ning. Después de que Zhang Sunshi escuchó la excusa de Xia Yuqing y también sabiendo que esta Ya Tou estaba aburrida de estar en el palacio durante tanto tiempo, le dijo a Xia Yuqing que tomara más guardias y aceptó su solicitud.

♦ ♦ ♦

El caro carruaje conducía lentamente por las ruidosas calles. Las fuertes conversaciones y los gritos fueron muy animados. Xia Yuqing, que estaba fuera del palacio, era como un pájaro en una jaula. Tenía curiosidad por todo. Cualquiera que fuera el lugar que estuviera lleno de ruido y emoción era el lugar al que acudiría.

Esta fue la tercera vez que Xia Yuqing salió del palacio. Las dos primeras veces fueron con Feng Tingye. Con ceremonias de apertura en todo lo alto, las calles estaban cerradas y no había escenas tan bulliciosas.

Xia Yuqing se asomó lentamente por la ventana, mirando a los pequeños comerciantes que vendían su mercancía no muy lejos y gritó alegremente:

—Lu Rui, hay espinos confitados allí y pasteles de nube. Ve a comprarlos rápidamente.

—Maestra…

¿No dijiste que ibas a visitar a Xu Lao? ¿No dijiste que desempeñarás tu papel y mantendrás tu deber en mente? 

—Ya has comprado más de diez cosas desde que saliste del palacio. La comida de la calle no está muy limpia. ¿Qué tal cuando regresemos, Nu Bi se lo hará personalmente? Es cien veces mejor que esto.

Cuando terminó de hablar, vio a Xia Yuqing con un par de ojos húmedos y lastimosos:

—Lu Rui…

—…

¡Muy bien, tú ganas!

La boca de Lu Rui se torció y se resignó a ayudar a Xia Yuqing a comprar cosas.

Los ojos de Xia Yuqing no estaban inactivos. En un abrir y cerrar de ojos, encontró algunas cosas nuevas en las calles y pidió a Cui Er y Li Yuan para que la ayudaran a comprarlas. Ninguna de las dos logró persuadirla, por lo que no tuvieron más remedio que separarse para ir a comprar para Xia Yuqing.

Después de barrer el mercado, Xia Yuqing también estaba un poco cansada. Por lo tanto, regresó al carruaje y esperó a que regresaran las pocas personas. Estaba tan emocionada de que finalmente dejó el palacio, que ni siquiera notó que el carruaje que se había detenido comenzó a moverse nuevamente.

El carruaje avanzó lentamente. Estable y sin perder velocidad. El ligero temblor hizo que Xia Yuqing se sintiera un poco somnolienta.

Después de esperar mucho tiempo y aún no ver a las pocas personas regresar, Xia Yuqing no pudo evitar sentirse un poco extraña. Sólo entonces, descubrió que el carruaje se movía lentamente y los ruidos a su alrededor habían desaparecido.

Este lugar… no es el centro de la ciudad. ¿A dónde fueron Lu Rui y los otros Ya Tous? Xia Yuqing tuvo una mala corazonada y sus cejas se juntaron. Poniéndose de pie para echar un vistazo, había un leve olor a incienso que le llegaba a la nariz. Su cerebro se sentía atontado y perdió el control de su cuerpo mientras se ablandaba.

Afortunadamente, el carruaje estaba cubierto con gruesas mantas. Cuando se cayó, no fue demasiado doloroso, por lo que el adulto y el niño no resultaron heridos.

A medida que su conciencia se volvió borrosa gradualmente, Xia Yuqing escuchó algunas voces conversando. Una de las voces sonaba muy familiar. Posteriormente, en su corazón, solo hubo un último pensamiento: este mundo y yo realmente no somos compatibles. Ni siquiera he dado muchos pasos fuera del palacio y esto sucedió. Pasando por la deidad, ¡te odio!

♦ ♦ ♦

Crash… Un sonido estremecedor vino de la sala de estudio, haciendo que todos los presentes colgaran la cabeza en el suelo y temblaran.

Por lo general, cuando Su Majestad estaba enojado, todavía había alguien que podía calmar su enojo. Esta persona era la Consorte Qing. Sin embargo, el problema esta vez fue que la Consorte Qing no estaba en el palacio. De hecho, esta vez, estaba relacionado con la seguridad de Consorte Qing. Todos sintieron, claramente… las nubes de tormenta acercándose.

—Ahora, le estás diciendo a Zhen que sacaste a Ai Fei del palacio y regresaste con las manos vacías. ¿Por qué no la trajiste intacta a Zhen? —Feng Tingye tenía una sonrisa inusual. Era hermoso y atractivo, pero también cruel y asesino.

Los dragones tienen una escama débil. Antes de Xia Yuqing, Feng Tingye siempre había pensado que nadie, excepto Zhang Sunshi, podía ser su debilidad. Sin embargo, después de conocer a Xia Yuqing, descubrió que estaba equivocado. No había una escama débil antes porque no conocía a la persona adecuada. Pero ahora, esa niña y su hijo se han convertido en su escama débil y hoy algunas personas se habían atrevido a tocarla.

La ira del Hijo del Cielo provocará millones de cadáveres; la sangre fluirá de la ciudad. Feng Tingye generalmente no se enojaba, e incluso cuando se enojaba, no sería como hoy. Solo una simple frase suya envió una poderosa presión que barrió a todos en el pasillo, dejando a todos en la habitación inclinando inconscientemente la cabeza y dejando caer gotas de sudor frío.

Incluso Yan Ran y los otros Da Ren que fueron llamados urgentemente al palacio estaban luchando. Esta es la primera vez que vieron a Feng Tingye tan enfurecido. No tenían ninguna duda de que, si Xia Yuqing tenía algún accidente, el hombre frente a ellos no dudaría en… ¡matar!

—Nu Bi merece morir, Nu Bi merece morir. Fue la negligencia de Nu Bi. Pensando que había mucha gente protegiendo a Niang Niang, Nu Bi pensó que estaría bien. Nu Bi no esperaba…

Lu Rui se estremeció levemente y las lágrimas continuaron resbalando por sus mejillas. En comparación con la ira de Feng Tingye, se culpaba a sí misma por perder a Xia Yuqing.

Niang Niang siempre se había alojado en el Palacio del reino Xia, por lo que no entiende el mundo en absoluto. Tenía un temperamento puro e inocente. Si está vagando sola, definitivamente será intimidada… De hecho, si se alejara inocentemente, eso sería bueno. Sin embargo, si algunas personas tenían malas intenciones… Además, Niang Niang está embarazada. Si Niang Niang y el principito tienen algún accidente, pensando en esto, Lu Rui no pudo evitar derramar más lágrimas.

Al ver a Lu Rui asumir toda la responsabilidad, Li Yuan se apresuró a dar un paso adelante: —Lu Rui no sabe artes marciales. Incluso si estuviera presente, habría sido una víctima adicional. En cambio, soy yo… Nu Bi ha sido demasiado negligente. Solo debido a esto, el criminal pudo aprovechar esta oportunidad y llevarse a Niang Niang. Si quiere castigar a alguien, castigue solo a Nu Bi.

—Ustedes “hermanas” realmente tienen una relación profunda.

Los ojos de Feng Tingye parecían peligrosos

—Si ese es el caso…

—Tos, tos…

Yan Ran tosió en voz alta cuando vio que Feng Tingye parecía tener la intención de desquitarse con las dos Ya Tou.

—Su Majestad, la tarea más urgente en este momento es encontrar el paradero de Consorte Qing. Puedes castigar a estas Ya Tou después de haber encontrado a Consorte Qing. Además, estas Ya Tou son las Ya Tou personales de Consorte Qing. Niang Niang suele tener una relación profunda con sus sirvientas. Con Niang Niang siendo tan pura y bondadosa, si regresa y descubría que estas Ya Tou fueron castigadas por su culpa, podría enojarse con Su Majestad. La auto-culpa es segura.

Aunque Yan Ran solía provocar a la gente, todavía era una persona inteligente. Sabiendo que Feng Tingye se preocupaba por Xia Yuqing, la usó específicamente como escudo. De hecho, funcionó bastante bien.

Feng Tingye enarcó las cejas y miró a las sirvientas que estaban arrodilladas en el suelo. Gritó fríamente:

—Levántense. Solo han pasado una o dos horas desde la desaparición de Ai Fei. Las personas que se llevaron Ai Fei no pueden estar muy lejos. Ordena el cierre de la ciudad. Ni siquiera una mosca puede salir. Busquen para Zhen. Busquen con cuidado cada rincón y grieta, incluso una telaraña no puede perderse. En cuanto a ustedes… para compensar errores anteriores o aumentar sus delitos y castigos, ustedes mismos deciden

Feng Tingye levantó la cabeza y miró a la multitud, luego lanzó otra frase:

—Este asunto debe mantenerse en secreto. No se lo digas a la emperatriz viuda. Si Zhen descubre quién filtró la información, no se le perdonará.

—Sí…

Al ver a Feng Tingye irse, todos dejaron escapar un suspiro de alivio solo sintiéndose más valientes después de la calamidad.

Shao Zitong dio unos pasos hacia adelante. Sus ojos se quedaron en Lu Rui y Li Yuan, que se ayudaban mutuamente. De repente, volvió la cabeza y le sonrió a Yan Ran:

—Quién iba a saber que, repentinamente, el Gran Tutor ha desarrollado sentimientos protectores por el sexo opuesto.

—Tsk, pequeño asesino, cierta persona fue generosa. No solo no les importó que las humillaras dos veces, sino que también arriesgó su vida para salvar la tuya. Este tipo de bondad es tan grande como el cielo. ¿Cómo está planeando esta dama pagarle a este salvador? Según el conocimiento de este funcionario, ¿qué tal si se entrega?

Cuando salieron las palabras, los rostros de ambas cambiaron. Li Yuan estaba un poco abrumada y se volvió para mirar a Yan Ran, pero no esperaba que Yan Ran también la estuviera mirando. Los ojos que entraron en contacto, alguien que tenía la conciencia culpable, apartó la mirada.

El corazón de Li Yuan tembló, un rastro de dolor y complejidad en sus ojos.

Shao Zitong tomó una vista panorámica de los cambios de las dos personas y se sorprendió. Sus ojos se entrecerraron levemente:

—¿Podrían ser ustedes dos…?

—¿Por qué estás perdiendo el tiempo? Su Majestad ya se ha ido desde hace mucho tiempo. Si seguimos inactivos y nos quedamos aquí, definitivamente sufriremos una calamidad. Vamos, vamos…

Al ver a Shao Zitong lucir como si estuviera a punto de decir algo, Yan Ran se apresuró a dar un paso adelante y lo arrastró lejos.

—Hey —Shao Zitong se burló en voz alta.

—Esto es interesante. ¿La persona que suele ser la más ruidosa en realidad no quiere que otros hablen? ¿Podría ser que tienes… una conciencia culpable?

—¿Quién tiene la conciencia culpable? ¿No me calumnias? Este tipo de cosas no se pueden decir casualmente, ¡la reputación de una chica está en juego!

—¿La reputación de una chica? Creo que estás preocupado por tu propia reputación.

—Tú…

El ruido de las dos personas se alejaba cada vez más, pero Li Yuan aún no había regresado. Fue solo cuando Lu Rui la llamó preocupada:

—Señorita Li Yuan, señorita Li Yuan, ¿está bien?

—Ah, estoy bien.

Al ver la cara de Li Yuan un poco complicada, Lu Rui lo consoló:

—Shang Shu[2] siempre es tan irracional como esto. Su boca es como un cuchillo, pero en realidad no hay nada malicioso. No te lo tomes en serio, Li Yuan.

—Lo sé. Regresemos primero. Quedarse aquí no ayudará, solo seremos un obstáculo. Es mejor volver atrás y esperar noticias.

Lu Rui se quedó en silencio y asintió. Entonces, de repente, pareció pensar en algo y miró a su alrededor.

—Oh, extraño, ¿dónde está Cui Er Jiejie?

Cuando Lu Rui lo mencionó, fue solo entonces que Li Yuan descubrió que Cui Er no estaba en la habitación. En ese momento, la situación era demasiado caótica. Las tres estaban ansiosas por encontrar el paradero de Xia Yuqing y se mudaron por separado.

—Bueno, volvamos primero. Regresaremos y miraremos. Espero que Qing Jiejie y el bebé estén sanos y salvos…

♦ ♦ ♦

Debido a la desaparición de Xia Yuqing, el palacio se había convertido en una olla de gachas. Mientras estaba en un pequeño bosque en las afueras de la ciudad capital, había una sombra oscura que saltaba rápidamente de los troncos de los árboles corriendo por el denso bosque como un animal salvaje.

De repente, la sombra negra pareció escuchar movimientos no muy lejos. Con un giro tan elegante como un cisne, aterrizó firmemente en una rama. Por encima de ella, ni siquiera las hojas temblaron un poco.

Los cascos se acercaron gradualmente, acompañados de algunas conversaciones felices. La sombra apartó lentamente, a un lado, las densas ramas que obstruían su vista. Siguiendo la brecha, logró ver al líder del equipo de caballos y los números del equipo de caballos. Finalmente, su atención se centró en el carruaje del establo, un rayo de luz brilló a través de sus ojos marrones.

Evaluando a todos, la persona bajó la mirada. Pero reprimió su inquietud. Decidiendo esperar y ver por el momento.

Poniendo las ramas hacia atrás, bloqueó la visión de la línea de vista del grupo. Cuando el equipo se fue alejando gradualmente, una pequeña paloma blanca salió volando de la manga de la mano derecha de la sombra.

La sombra negra sacó una pequeña nota de su cintura y un carboncillo corto. Se escribieron unas pocas palabras en la tira de papel. Atándolo a las patas de la paloma, el pájaro fue lanzado hacia arriba y se apresuró hacia la capital.

Cuando Xia Yuqing se despertó de nuevo, su cabeza estaba tapada y parecía un montón de pasta. Extendió la mano y se masajeó la sien. Con la otra mano, se tocó el estómago de inmediato.

El niño dentro del estómago parecía sentir la tensión de su madre. Se movió ligeramente, como para hacerle saber que estaba bien. Xia Yuqing exhaló un suspiro de alivio, afortunadamente, el niño estaba a salvo.

No parecía haber otras molestias en su cuerpo además de su cabeza. Parece que el secuestrador no quiso hacerle daño. Eso es… ¿qué querían de ella?

Al encontrarse con un evento imprevisto, la cabeza de semillas de melón largamente olvidada de Xia Yuqing comenzó a correr a gran velocidad.

El colchón que sintió debajo de ella era un poco áspero y los muebles circundantes eran simples. Es un poco simplista. Este no era el patio de alguien, es como una… posada.

La cara de Xia Yuqing cambió, ¿estas personas se la iban a llevar? ¿Podría ser que estuviera fuera de la capital? Pero… ¿quién querría secuestrarla?

Xia Yuqing, por la seguridad de su propia vida y la de su hijo, comenzó a analizar la situación con su puñado de células cerebrales muertas. Su pequeño rostro se arrugó como un melón amargo.

Probablemente, debido a que la Deidad Throguh[3] que pasa no pudo soportar verla sufrir con adivinanzas, muy pronto, ¡Xia Yuqing conocerá el verdadero rostro de sus secuestradores!

Con un golpe, una figura salió de la puerta y Xia Yuqing miró hacia arriba. Las dos estaban una frente a la otra, mirándose a los ojos.

Después de un tiempo, Xia Yuqing respiró hondo, señaló a la persona y exclamó:

—¡Jiang Feizao![4]

Alguien vino, es ese Jiang Zhaorou que siguió al Príncipe Rui antes, pero escapó primero. Al escuchar a Xia Yuqing, la sonrisa en su rostro tenía algunas grietas.

—… Jajaja…

Algunas personas que la siguieron se quedaron atónitas por un momento. Luego, después de reaccionar, no pudieron evitar burlarse.

La cara de Jiang Zhaorou se volvió negra de repente. Giró la cabeza con frialdad y miró a las pocas personas. Ella detuvo con éxito la risa, pero el cuerpo ligeramente tembloroso demostró claramente que estaban teniendo dificultades para contenerlo.

Jiang Zhaorou respiró hondo y trató de resistir la ira que estaba atrapada en su pecho. Giró la cabeza y se burló de Xia Yuqing.

—Te despertaste muy temprano, antes de lo que pensábamos. Parece que te ha ido bien recientemente. No nos hemos visto en mucho tiempo, Consorte Qing.

Al ver a Jiang Zhaorou acercándose cada vez más, la reacción de Xia Yuqing fue agarrar algo cercano y usarlo como arma de defensa. Como resultado, cuando lo abrazó contra su pecho, descubrió que… ¡Era una almohada!

El pie de Jiang Zhaorou se detuvo. Sus ojos se abrieron con Xia Yuqing sosteniendo una almohada, levantó las cejas y sonrió.

—¿Crees que una almohada me detendrá?

—Tos… no entendiste, solo sentí un poco de frío. Quería agarrar algo para calentarme los brazos.

—¿Sosteniendo una almohada de bambú fría para calentarse?

Está bien, no me extraña que le doliera tanto el cuello, la almohada estaba dura. ¡Fue firme!

Jiang Zhaorou vio que Xia Yuqing parecía estar soñando despierta, quién sabía lo que estaba pensando. Ella estaba impaciente y frunció el ceño:

—¿Cuánto tiempo vas a sostener esa cosa?

—Ah… —Xia Yuqing se sorprendió y tiró la almohada de bambú de su mano.

La almohada voló hacia la cabeza de Jiang Zhaorou. Con un sonido metálico acompañado de un grito, un hombre fuerte fuera de la puerta cayó al suelo.

Quién diría que esa pequeña almohada de bambú era tan feroz, pero, desafortunadamente, golpeó… ¡a la persona equivocada!

Xia Yuqing se arrepintió, el rostro de Jiang Zhaorou estaba sombrío. Al ver al hombre fuerte que cayó al suelo fuera de la puerta, ella dijo fríamente:

—Basura, ¿por qué no se lo han llevado?

Xia Yuqing vio a algunas personas vestidas de negro arrastrar al hombre fuerte. Sorprendida, efectivamente, cada chica linda tiene un Godzilla viviendo dentro de ellas, ¡tan feroz!

Xia Yuqing no tuvo tiempo de retirarse a la cama. Al siguiente segundo, la cara de Jiang Zhaorou estaba cerca. Su mano derecha estaba pellizcando su barbilla, por lo que no podía moverse.

Xia Yuqing protegió por reflejo su estómago, evitando que Jiang Zhaorou se moviera demasiado y lastimara al niño. Jiang Zhaorou pudo ver su preocupación y sus labios se abrieron con una sonrisa maliciosa:

—Relájate, temporalmente, no te lastimaré y no lastimaré al niño en tu estómago. Eres mi mayor moneda de cambio en este momento. Antes de presentarte a mi Rey, no te haré daño

—¿Mi rey? —Xia Yuqing estaba aturdida y miró asombrada el rostro de Jiang Zhaorou.

—Lo sabrás cuando lo veas. Ahora solo necesitas saber que ya no estás en la capital del país. Sin el respaldo del emperador de este país, solo puedes seguirme y estarás a salvo en el camino. No quiero lastimarte, pero si actúas precipitadamente y tratas de escapar, no me importa no lastimar a tu hijo. En cambio, digamos que solo… te romperé los tendones.

—No, definitivamente no, no huiré. Seré buena, seré muy obediente y escucharé a Jiang Feizao… las palabras de la señorita Jiang.

Xia Yuqing negó con la cabeza convirtiéndose en un sonajero. En su corazón, las lágrimas fluían como un río. ¡Mamá! ¡Esta hermana está tan ennegrecida, sangrienta y feroz! ¿Dónde está el Ultra Seme Lord? ¡Ven y acaba con esta criatura malvada! Si no apareces pronto, seré saqueada vivo, Wahh ~

—¡Feizao tu hermana, tú eres Feizao, toda tu familia es Feizao!

—¿Ah? ¿No es Feizao?

—Escucha con atención. Esta dama no cambiará su nombre. Mi nombre es Jiang Zhaorou. Si vuelvo a escuchar la palabra Feizao de tu boca, te sacaré la lengua.

Xia Yuqing cerró apresuradamente la boca. Después de un tiempo, se sintió algo agraviada. —Obviamente, es porque tu nombre es extraño. ¿Cómo puedes culparme?

—¿Estás diciendo que debería culpar a mi padre por no darme un buen nombre?

Al escuchar el tono peligroso en la voz de Jiang Zhaorou, Xia Yuqing extendió la mano y se tapó la boca, bloqueando la fuente del problema. Ella le dio una sonrisa incómoda.

—Tsk…

Jiang Zhaorou, al verla así, hizo que sus ojos se volvieran severos. Agarró la barbilla de Xia Yuqing. Con las yemas de los dedos, talló las mejillas de Xia Yuqing. El fondo de sus ojos mostraba un amargo resentimiento.

—¿Realmente, no puedo entender por qué al Emperador Ye le gustaría este tipo de cosa? ¿Es por esta cara?

Las frías yemas de los dedos acariciando sus mejillas evocaron la piel de gallina de Xia Yuqing. ¡Hermana, por favor, no bromees!

Esta hermana sabe que eres una belleza natural. Sé que es difícil darse por vencida y tu autoestima debe estar herida, ¡pero no puedes simplemente dibujar en mi cara! ¡Sé una buena persona o serás recompensada en el futuro!

Afortunadamente, Jiang Zhaorou no podía leer la mente y no podía escuchar el asado de Xia Yuqing. De lo contrario, se daría cuenta de que la predicación repentina de esta persona se haría realidad.

Jiang Zhaorou resopló y soltó la barbilla de Xia Yuqing:

—Ya que estás despierta, saldremos después del almuerzo. Pero… ya que has lastimado a mi subordinado, no tendrás un almuerzo para comer hoy, jeje.

¡Después de hablar, levantó la barbilla, miró la expresión de Xia Yuqing y se fue feliz! Esto dejó a Xia Yuqing petrificada y volviéndose furiosa. Ella lloró en silencio. Incluso si soy una cautiva, ¡no puedes dejar de alimentarme! ¡Los cautivos también tienen derechos humanos y tienen que comer! ¡Oye, mi barriga tiene mucha hambre!


[1] Novia cercana

[2] Ministro

[3] Suponemos que se trata de una deidad ficticia pues no sabemos si es un nombre a que, si alguien lo sabe por favor comparta la información son sus servidoras, gracias.

[4] Jiang Feizao, también significa jabón

| Índice |

2 comentarios en “Escapó otra vez – Capítulo 93: ¿¡¿Secuestrada?!?

Responder a Army Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.