Harem Imperial – Capítulo 68: Peligro (2)

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Los pasos coordinados desaparecieron gradualmente, pero el corazón de Qing Feng todavía no estaba tranquilo y latía con fuerza. Cuando Chen Zhen jadeó, se había asustado casi hasta la muerte. No se atrevió a mirar a la figura detrás suyo en el sedán. Ella estaba usando el atuendo de una sirvienta de palacio que ya estaba empapado por el sudor. El vestido de rojo oscuro estaba tan manchado que el color se había vuelto más profundo por la sangre. Sus nudillos aferrándose a los almohadones estaban blancos y sus ojos abiertos de par en par mirando el techo del sedán.

Fu Ling temía que ella fuera a gritar en el camino, por lo que le hizo morder una tela blanca. Qing Feng sintió durante todo el viaje que la otra mujer no podía respirar.

La esencia de la sangre le había dado náuseas, por lo que usó el collar de su atuendo para tapar su nariz y reducir el olor. Por fortuna, ya habían llegado al Salón Qing Feng. Pudo escuchar con claridad a Fu Ling corriendo en el patio y hablando con los portadores.

—Llévenla a las escaleras. —Apenas el sedán tocó el suelo, Fu Ling habló de nuevo—: Todos pueden retirarse.

Los ocho hombres se vieron entre sí, y aunque sus rostros mostraban sorpresa, no permanecieron más tiempo en el lugar.

Al ver tan gran vehículo ser llevado prácticamente hasta la puerta, los sirvientes que estaban mirando en el patio se acercaron corriendo.

—Hermana Fu Ling, ¿le sucedió algo a la Señora? —preguntó Lan mirando al vehículo con curiosidad.

—La Señora se sintió algo mal con lo ruidosa que fue la celebración de hoy. Dijo que han estado trabajando duro estos días, y ya que hay un festival, pueden ir a observarlo —dijo, dando un paso adelante para no dejar que diera un paso más.

¿Su Señora se sentía mal y ellos, meros sirvientes, se iban a disfrutar de las festividades? Lan lo encontró divertido.

—Eso… No está bien.

—No hay nada extraño. La Señora necesita paz y tranquilidad. Todos pueden irse. —Chen Zhen estaba teniendo parto difícil, el cual había empezado hace casi dos horas ya. No estaba segura de cómo se encontraría ahora. Al ver que los trabajadores todavía no se movían, comenzó a sentirse ansiosa y los regañó—. ¿Todavía siguen aquí?

Viendo que la siempre gentil Fu Ling se comportaba tan hostil, las tímidas sirvientas se asustaron y se encogieron. Lan nunca había sido regañada de esta manera por nadie, así que estaba tan enojada que bufó antes de irse. Sintiendo la mirada fría de Fu Ling, Xia Yin también se retiró de inmediato. Las otras sirvientas y eunucos se miraron entre sí, pero no se atrevieron a irse. Sin mencionar que su Señora seguía en el sedán. Sin embargo, tampoco podían desafiar a una oficial femenina de quinto rango.

Cuando todos se retiraron, Fu Ling se giró hacia Ru Yi y la urgió:

—Ve y cierra las puertas principales y secundarias.

—Oh.

Recuperándose, Ru Yi se apresuró a obedecer. En todo este tiempo no hubo ningún movimiento dentro del sedán, por lo que Fu Ling abrió las cortinas gentilmente para observar.

—¿Señora?

Cuando bajaron el vehículo, Qing Feng se había dado la vuelta para verificar la situación de Chen Zhen y descubrió que, aunque antes respiraba con dificultad, ahora ya no se estaba moviendo y sólo permanecía acostada con los ojos abiertos, sin energía. Estaba tan asustada que le sacó rápidamente la tela blanca que estaba mordiendo, pero la otra mujer no cerró su boca ni respiraba con violencia. El corazón de Qin Feng estaba en su boca, y tan nerviosa, que olvidó cómo respirar. Sus dedos temblorosos se acercaron con lentitud a la nariz de Chen Zhen, y cuando la sintió respirar, dejó escapar un largo suspiro de alivio.

En ese momento, la voz de Fu Ling sonó fuera, y Qing Feng la llamó.

—Ven y ayúdala a la cama.

Cuando Fu Ling entró al sedán, se aterrorizó al ver la condición de Chen Zhen. Después de confirmar que seguía con vida, ambas usaron toda su fuerza para mover a la semi-conciente mujer fuera del sedán. Qing Feng estaba embarazada, y Fu Ling era una mujer frágil y débil, por lo que estuvieron luchando por un rato. Se cansaron rápidamente, y sólo habían logrado arrastrarla hasta el frente del carruaje.

—¡Ru Yi!

Ella acababa de terminar de cerrar las puertas cuando escuchó el grito de Qing Feng, y se apresuró de regreso. Viendo la escena frente al sedán, se congeló. Había adivinado que sucedía algo extraño, pero nunca hubiera pensado que había otra persona dentro, mucho menos una mujer embarazada. ¡Y encima se trataba de la Concubina Imperial Hui, que fue desterrada al Palacio Frío!

¿Cómo terminó embarazada? ¿Era el hijo del emperador? ¿Por qué estaba aquí, y cuál era la relación entre ella y Qing Feng que hizo a esta última tomar un riesgo tan peligroso? Su mente era un desastre, y cuando vio la falda cubierta de sangre, Ru Yi se atragantó con el aire frío.

—Ven rápido a ayudar.

El grito de Qing Feng sacó a Ru Yi del pánico en que estaba hundida. Decidió dejar de pensar y dio un paso adelante para sostener a la temblorosa Chen Zhen. Las tres por fin se las arreglaron para moverla. Quizás por los movimientos del niño en su interior o por sus intentos por llevarla, pero Chen Zhen por fin despertó y comenzó a gritar de dolor mientras sus manos se ondeaban. Su respiración era corta y entrecortada.

Era imposible que se hubiera recuperado demasiado, por lo que Qing Feng gritó con urgencia.

—¡¿Dónde está la comadrona?!

—Hice que ella y Wu esperen en una puerta lateral —respondió Fu Ling mientras corría por el patio. Sosteniendo las manos de Chen Zhen para que no se lastimara, calmándola así un poco, Qing Feng comenzó a instruir a la aterrada Ru Yi.

—Ru Yi, traba todas las puertas y ventanas y prepara algo de agua caliente.

—Oh, sí.

La sirvienta se apresuró hacia las ventanas, cuando la persona en la cama dejó escapar otro grito.

Qing Feng no sabía qué hacer ante los gritos de dolor, y sólo pudo darle ánimos.

—¡Chen Zhen, debes soportarlo! ¡¿No dijiste que querías algo de tu sangre y la de él?! ¡Si no lo aguantas, entonces tú y tu hijo definitivamente morirán!

—Quiero este niño… —forzó Chen Zhen de repente, agarrando las muñecas de la otra Concubina—. Sálvame… Sálvame…

Su voz intermitente era como un cuchillo, clavándose dentro cada tanto. Sabiendo que podía escucharla, Qing Feng no dejó de hablarle.

—Lo sé, lo sé. El Médico Imperial está llegando, tú y tu hijo estarán bien. ¡Debes aguantar!

Su muñeca dolía con fuerza, pero el corazón de Qing Feng ya no sentía tanto pánico como dentro del sedán. Por lo menos Chen Zhen tenía la energía para agarrarla.

—Señora, la comadrona ha llegado. También el Médico Imperial Lin. —Las puertas se abrieron, y Fu Ling entró rápidamente junto con los demás. La primera que llegó al borde de la cama fue Wu.

—¿Señora? ¿Cómo se encuentra? ¡No asuste a Wu! —La mujer estaba tan aterrada que sus rodillas temblaban. Cualquiera que viera el estado actual de Chen Zhen estaría asustado.

—Ustedes dos, ¿por qué están parados a un lado estupefactos? ¡Apresúrense a hacer lo que sea necesario! Ella… no podrá soportarlo mucho más. —Las manos de Chen Zhen ya estaban demasiado frías, y aunque Qing Feng no tenía habilidades médicas, podía sentir cómo su vida se iba lentamente.

Lin Feng se apresuró a abrir su caja médica, y sacó un fragmento de un ginseng [1] centenario que le entregó a Qing Feng.

—Pon esto bajo su lengua.

Ella tomó la herramienta y se giró hacia Qing Feng, que estaba entrando en otro trance. ¿Qué haría si se tragaba por accidente el objeto?

—Tiene tanto dolor que está respirando por la boca. ¡¿Qué haremos si lo traga?! —le preguntó ansiosa a Lin Feng. Él sacó una botella de color rojo y la puso en las manos de Fu Ling.

—Extiéndelo bajo su lengua —le dijo, y regresó a su caja en busca de algo más.

—Es ginseng en polvo —le informó la sirvienta a Qing Feng, luego de abrir la botella para oler.

¿Cómo puede estar tan tranquila?, se preguntó Qing Feng mientras sostenía la barbilla de Chen Zhen y dejaba que su sirvienta le colocara el polvo bajo la lengua.

—¡Agua caliente, el agua caliente está aquí! —gritó Ru Yi mientras llevaba un gran balde de agua, y la comadrona comenzó a darle instrucciones.

—Necesitamos algunas toallas limpias.

—Oh, oh. —Ru Yi salió corriendo una vez más. Lin Feng por fin encontró una tela larga, que al abrir descubrió varias agujas de diferentes largos y grosores. Colocándose a un lado de Chen Zhen, le habló a la comadrona.

—Haré acupuntura para inducir el parto, usted se encarga de recibirlo.

—Sí.

Un nacimiento difícil en realidad era una situación donde nueve mujeres morían y una sobrevivía. Pero ahora que contaban con un Médico Imperial, el corazón de la mujer se tranquilizó y comenzó a prepararse.

—Alguien deberá sostener sus hombros para impedir que se mueva —instruyó Lin Feng mientras sacaba sus agujas.

—Muy bien. —Qing Feng no pensó en nada, y presionó los hombros de Chen Zhen. Wu dio un paso adelante.

—Señora, deja que esta sirvienta lo haga.

Su Señora había agarrado las muñecas de Qin Feng hasta que dejó marcas profundas, y la frente de Qing Feng estaba llena de sudor sentada a un lado de la cama con su gran estómago. Estaba agradecida con ella, pero no entendía por qué llegaba a estos extremos.

Recordando que estaba embarazada, Qing Feng asintió y se paró para hacerle lugar a Wu para que pudiera sentarse cerca del cabecero. Lin Feng comenzó el tratamiento. No estaba segura de qué punto tocó, pero la débil Chen Zhen en la cama dio un salto tan repentino que Wu casi no pudo controlar.

La comadrona comenzó a sentirse más ansiosa y le dio palabras de ánimo.

—¡Usa esa fuerza, mucho más! ¡Casi terminamos!

Las cámaras espaciosas se volvieron sofocantes con las puertas y ventanas cerradas. Mientras la comadrona gritaba, y Chen Zhen pujaba, Qing Feng sintió su estómago doler. Fu Ling se dio cuenta de inmediato y se acercó.

—Señora, debería salir y esperar. Hay demasiadas personas aquí.

Qing Feng no se atrevió a quedarse, y dejó que Fu Ling la ayudara hacia las suaves almohadas fuera para sentarse.

—¿El viaje aquí fue tranquilo? —le preguntó una vez recuperó el aliento.

—Señora, no se preocupe. Cuando vinimos, no encontramos ningún guardia, e hice que los hombres llevaran el sedán al camino fuera del Palacio Frío para que no entraran. La Concubina Imperial Hui sólo entró en el sedán cuando los envié lejos. Como eran ocho personas, a pesar de que había alguien más, nadie notó nada extraño. Aunque lo hubieran notado en el camino, no sabrían lo que estaba sucediendo —le respondió Fu Ling mientras le tomaba el pulso. Aunque lo encontró algo alborotado, por fortuna no era nada serio.

Lejos, los tambores volvieron a resonar, y cada vez que retumbaban, cargaban más energía. La celebración no terminaría con rapidez, y todavía quedaba el banquete de la noche. Habría un montón de situaciones que mantendrían a Yan Hong Tian y Xin Yue Ning ocupados. Con eso, estaban mucho más a salvo que si estuvieran en el Palacio Frío. Siempre y cuando pudiera dar a luz a salvo, todo lo que viniera después sería más sencillo.

—¡Ahhh!

Otro grito de dolor llegó desde la cámara que apretó el corazón de Qing Feng.

—Ve rápido a ayudar.

Fu Ling era una ayudante con conocimientos médicos. Ella sería mucho más útil que Wu y Ru Yi.

—Pero…

—No te preocupes, estoy bien —le sonrió Qing Feng—. Sólo un poco… asustada. Desearía que ambos pudieran sobrevivir. Ve rápido.

—Sí —asintió Fu Ling, y volvió a entrar.

—¡Usa más fuerza, saldrá pronto!

—¡Señora, debe aguantar…!

—¡Más fuerza!

Qing Feng se recostó sobre los almohadones mientras veía el caos desatarse detrás de las pantallas. Al parecer, dar a luz a un niño era algo aterrador. Sus manos se estiraron hacia su estómago doliente mientras sentía sus extremidades ponerse frías.

No supo cuánto duró el tormento, y sólo vio a Ru Yi salir para rellenar el balde con agua caliente algunas veces más. Por fin, escuchó un grito de alivio:

—¡Ha nacido, ha nacido!

¿Nació?

Qing Feng se puso de pie y corrió a las cámaras interiores para encontrarse a la comadrona sosteniendo al bebé, el cual todavía tenía manchas de sangre. Su piel era púrpura y sus rasgos estaban fruncidos, sin parecerse ni a Yan Hong Tian ni a Chen Zhen para nada. ¡Este niño y el bebé blanco que Qing Feng había imaginado no se parecían en nada!

No se movía ni estaba haciendo ruido.

—Él… ¿Por qué no está llorando? —preguntó Qing Feng con voz temblorosa. No estaba muerto… ¿verdad?

La comadrona inclinó la cabeza del bebé ligeramente y golpeó su trasero dos veces. El niño finalmente lloró, y Qing Feng se llenó de alivio. Sin embargo, el llanto no era muy fuerte y no duró mucho tiempo.

Fu Ling usó el agua caliente para lavar los trazos de sangre y recogió una tela blanca para envolverlo.

—Muéstramelo —dijo Qing Feng, curiosa. Fu Ling le acercó el niño, y ella extendió una mano. Estaba impresionada y conmovida ante una criatura tan pequeña y suave. No parecía tener huesos, y su piel había perdido el tono púrpura, cambiando en su lugar a un rosado. Con su mano extendida, le tocó la mejilla, y el pequeño bebé hizo un puchero. Ella rió—. ¿Es un niño o una niña?

—Es un príncipe.

¡Eso era genial! El corazón de Qing Feng latió con felicidad, pero en ese instante, las puertas exteriores se sacudieron con golpes que le sorprendieron tanto que casi deja caer al bebé.

Además de la desmayada Chen Zhen y el niño inocente, el rostro de todas las personas palideció.


[1] Ginseng: Es una planta cuyas raíces se utilizan en la medicina china.

| Índice |

Un comentario en “Harem Imperial – Capítulo 68: Peligro (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.