Harem Imperial – Capítulo 75: Nacimiento prematuro (1)

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


El silencio desolado del otoño hacía que el calor del verano se apagara poco a poco. Ante la llegada de los vientos fríos, este pequeño inicio del invierno se veía como la temporada más hermosa.

Caminando en frente había una figura vestida en túnicas negras con una expresión similar a la de los vientos invernales. Detrás de él había una mujer en ropas floreadas con dos mujeres acompañándola. Varios guardias altos y fuertes las seguían caminando. Con tal ambiente, uno pensaría que se trataba de un maestro rico y su señora que salieron a divertirse. Desafortunadamente, la mujer estaba embarazada y caminaba con una expresión sombría que no pertenecía a alguien que se estuviera divirtiendo.

El día anterior la habían apresurado para llegar a esta residencia, y después había jugado durante toda la tarde al ajedrez. Por la noche se había emocionado tanto al ver el bosque de ciruelos que sólo había dormido pasada la media noche. Al principio había pensado que, como Yan Hong Tian no necesitaba estar en la corte matutina, nadie los levantaría, por lo que podría dormir hasta el mediodía.

No había pensado que, al amanecer, Xiao Yu golpearía la puerta.

Viendo que Yan Hong Tian estaba conciente de esto, ya que se levantó con calma, se molestó. Si le hubiera informado que necesitaba levantarse temprano, habría dormido más temprano la noche anterior y no estaría en tal condición ahora, siendo apoyada por Ru Yi y Xiao Yu mientras caminaba.

A pesar del paisaje, Qing Feng no estaba de humor para apreciarlo mientras le gritaba a Yan Hong Tian en su corazón sin contenerse. Antes de que pudiera ventilar su ira, se giró y observó a Xiao Yu. Era cierto que los sirvientes reflejaban a sus maestros.

Xiao Yu sonrió, sin molestarse por sus miradas agudas.

Impresionante, todavía me puede sonreír. Cuando regresemos, le haré entregarme el Ji Pin Liu Yue. ¡Veremos si puede sonreír entonces!

En realidad, las personas rodeándola no estaban caminando muy rápido, y Qing Feng no estaba tan cansada. Simplemente no había dormido la noche anterior y se había levantado muy temprano, por lo que estaba cansada. Cuando Yan Hong tian se detuvo, ella levantó la mirada y se encontró con las montañas.

Resultaba que había una montaña tan grande detrás de la residencia. La noche anterior ella había pensado que sólo había un patio, parecía que había subestimado la Residencia Imperial.

Soltándose del agarre de las sirvientas con gentileza, tomó una respiración profunda y sintió el aire frío entrando en su corazón. Se sintió refrescada de inmediato, y observó las puntas en lo alto.

—Deberíamos haber venido más temprano para observar el amanecer —suspiró.

Si comenzaban a escalar ahora, sería por la tarde cuando alcanzaran la cima. Entonces podrían observar el atardecer.

—¿Todavía quieres ver el amanecer en esta condición? —rió Yan Hong Tian ante la audacia de esa mujer.

—¿No puedo? —Sabía que en su situación actual, le sería imposible escalar hasta la cima para observar el amanecer, pero Qing Feng se rehusaba a retractarse—. Sólo caminaré lento. ¡Sería lindo ver el amanecer mañana.

¿Mañana? Todavía puede decir algo como eso…

—Olvídate del amanecer —le susurró el emperador, acercándose a su oído—. Hay algo más especial para ver.

Si no iban a escalar la montaña ni ver el amanecer, ¿qué más había para hacer? Viendo que él no tenía intenciones de continuar hablando, Qing Feng levantó una ceja pero no le preguntó. De cualquier forma iba a mostrárselo, así que dejó que mantuviera la atmósfera misteriosa por ahora.

El grupo subió por el camino montañoso, pero como era estrecho, sólo dos personas podían subir lado a lado. Ru Yi y Xiao Yu ya no podían ir a sus lados, pero la panza de Qing Feng era tan grande que se movía con más torpeza de lo usual, por lo que sería peligroso que sólo una persona la ayudara.

A Qing Feng no le importó y dejó que Ru Yi la ayudara, tomando su mano, mientras que la otra agarraba la piedra del acantilado como ayuda. La sirvienta entró en pánico; quería usar sus dos manos para ayudar a su terca y valiente señora, cuando al siguiente momento, una figura alta tomó su posición y ubicó a la intranquila embarazada entre sus brazos. Ru Yi dio un suspiro en silencio, aliviada, y dio unos pasos atrás. Con la protección del emperador, su Señora no estaría en peligro.

Qing Feng tuvo que admitir que, con la protección de Yan Hong Tian, ya no necesitaba preocuparse por tropezar y caer. Su par de brazos fuertes la apoyaron con firmeza, y cuando se inclinó contra él, no necesitó usar mucha fuerza para escalar. Aun así, después de caminar por una hora, estaba tan cansada que jadeaba por aire. Cuando miró a la persona a su lado y vio que ni estaba rojo ni le faltaba el aire, sintió que era muy injusto.

Por otro lado, su rostro mirando hacia el frente… Es apuesto.

Como si hubiera leído sus pensamientos, Yan Hong Tian bajó la cabeza y se encontró con sus ojos negros. En ese momento, el rostro de Qing Feng se sonrojó. Los labios del emperador se elevaron en las puntas, y el brazo rodeando su cintura la apretó un poco.

—Si la amada Concubina quiere mirar, te dejaré hacerlo cuando regresemos. Ahora lo mejor sería que mires a tus pies.

¡¿Quién quiere mirarte?!

Estaba burlándose de ella. No habló con suavidad, por lo que todos los artistas marciales habilidosos lo escucharon, al igual que las dos chicas que los seguían, que sonrieron y rieron. Mientras más lo pensaba, más se molestaba. Dejó de caminar y se quedó entre sus brazos, levantando sus piernas sin hacer ningún tipo de esfuerzo.

Estando embarazada, ella no era para nada ligera, pero Yan Hong Tian la sostuvo sin decir nada. Después de caminar media hora más, finalmente la llevó hacia un área rocosa y la colocó en una plataforma.

Su frente suave tenía una capa de sudor, y su respiración había comenzado a desordenarse. Esto hizo que Qing Feng se sintiera un poco mejor, así que levantó la mirada para explorar el lugar en el que se encontraban.

La plataforma de piedra no era muy grande, pero era suficiente para que diez personas pudieran sentarse en ella. Podía ver con claridad los Jardines Imperiales al pie de la montaña desde la plataforma donde sólo estaba ella, Yan Hong Tian, Xiao Yu y Ru Yi.

Su posición actual ni siquiera estaba a medio camino de la montaña, pero no era baja tampoco. Qing Feng miró hacia el camino por el que subieron, y a duras penas pudo ver el patio de la residencia, por lo que se dio cuenta que aunque les tomó mucho tiempo llegar, no estaban tan lejos como pensaba.

—El paisaje verdaderamente bello está de este lado —dijo con una sonrisa la voz del otro lado de la plataforma. Qing Feng se giró y descubrió un descanso.

Curiosa por lo que Yan Hong Tian clamaba ser el paisaje hermoso, pasó el descanso de piedra y llegó a su lado. Al ver la escena desde allí, todo su cuerpo se congeló.

—Dioses… ¡Es tan… hermoso!

No importa hacia donde veía, un extenso campo verde con olas, como si se tratara de un océano, le daba la bienvenida. Nunca había visto un bosque de bambú tan denso o vasto. Los árboles se ondeaban con el viento, tan encantador como el agua, pero no tan frágil. Los bambús altos eran viejos y habían sufrido vientos violentos, tormentas y nieve; eran como guerreros acostumbrados a la guerra envueltos en armaduras dañadas, de pie sin importar el enemigo. Esa fuerza y suavidad ilustraba una fuerza resiliente que calentó la sangre de Qing Feng mientras más miraba.

—No culpes a la nieve por golpear las ramas, porque cuando el Sol se eleva, estas se extenderán hacia los Cielos. No culpes a la tierra por enterrar los ligamentos débiles, pues cuando los brotes surjan, perforarán la bóveda de los cielos. [1]

Estar de pie en la plataforma la hacía sentir como si estuviera de pie sobre un mar de bambús, como si estos la estuvieran urgiendo a saltar a su abrazo. Estaba tan encantada, que casi da un paso adelante, pero la mano en su cintura la detuvo.

—Si saltas, terminarás en un estado terrible —sonó la voz de Yan Hong Tian en su oreja.

—Tú… ¿saltaste antes? —le preguntó, sintiendo una sonrisa y un tono despreciativo en su voz. Yan Hong Tian levantó la ceja, asombrado de que lo hubiera adivinado.

Usualmente, mujeres como ella querrán saltar, ¿por qué es extraño que yo también lo haya hecho?, pensó. Mirando los ojos curiosos de la mujer, él sonrió y asintió.

¡¿En verdad saltó?! ¡Está loco!

Qing Feng agarró su túnica, emocionada, y le urgió a hablar.

—¿Cuándo fue? ¿Cómo se sintió?

Viendo a la mujer en su abrazo mirarlo con admiración y adoración, Yan Hong Tian no pudo contener su risa. Incluso cuando estaba en ese trono dorado, adorado por seis naciones, no había visto ni un rastro de ese sentimiento en ella. En este momento, sin embargo, ella no ocultó su deseo y admiración. Pensando en todas las frivolidades que cometió en su juventud, sonrió.

—Hace diez años. ¡El sentimiento fue “dolorosamente” feliz! Ese salto me hizo quedar en la cama por un mes.

Escucharlo describir cómo se sintió mientras apretaba los dientes, Qing Feng no pudo evitar reír. ¿Cómo era el Yan Hong Tian de hace diez años? ¿Era frívolo pero genial y brillante, con una sonrisa radiante? Se giró una vez más hacia el bosque y su corazón se sintió algo desolado.

—¿Quieres pintarlo? —le preguntó, sintiendo el cambio de su humor.

—¡Sí! —asintió Qing Feng con fuerza. Había sentido una llama en su pecho, y terminaría enloqueciendo si no lograba pintar ese escenario.

Yan Hong Tian bajó hacia las piedras cóncavas y le dio una mirada a Xiao Yu. Ella asintió y sacó cuatro tesoros de caligrafía y arte de su bolso, colocándolos en una mesa de piedra pequeña.

Viendo las diferentes herramientas de pintura, Ru Yi se asombró en silencio. Para ser la primera mujer oficial en Qiong Yue, no era de extrañar que tuviera habilidades tan excepcionales. Era muy consciente de los diferentes intereses e ideas que su maestro tenía.

—Señora, las herramientas están listas —declaró Xiao Yu, después de asegurarse que no hubiera errores.

¿Xiao Yu trajo herramientas?

Qing Feng se giró, confundida, y vio el papel, tinta y pinceles. Ninguno de ellos eran de baja calidad, por lo que Qing Feng suspiró.

—Xiao Yu, Xiao Yu, ¿cómo podría no amarte cuando eres tan considerada? Me pregunto si el emperador podrá partir con su oficial favorita.

—Imposible —sonrió Yan Hong Tian, poniendo una expresión incrédula—. Sin ella, el Palacio Zhen Yang sería un desastre.

¡Estos dos maestros no tienen nada mejor que hacer que usarme para pasar el tiempo!, pensó. No se molestó en responder y simplemente se dio la vuelta. La última vez que vinieron a la residencia, fue Gao Jing quien lo acompañó, por lo que debía aprovechar la oportunidad y observar el raro paisaje.

—Emperador, el temperamento de tu oficial no es tranquilo, pero eso hace que me guste más.

—Esto no es nada. Hay momentos en que su furia es mayor a esta.

Mientras más hablaban, más felices estaban. En secreto, Xiao Yu apretó los dientes y se giró con una reverencia.

—Maestros, ¿no ven que están avergonzando a Xiao Yu? ¡De otra forma, la próxima vez Xiao Yu no se molestará en ser tan “entrometida” otra vez!

Yan Hong Tian y Qing Feng se miraron y se rieron. Sentían que era muy interesante molestar a otros. Era afortunado que ambos supieran cuándo detenerse, por lo que Yan Hong Tian siguió inclinándose contra el acantilado de piedra para apreciar el paisaje, y Qing Feng fue a la mesa para levantar el pincel y mojarlo en la tinta. Antes de que el pincel pudiera aterrizar en la hoja, su corazón se sintió vacío y la imagen de las olas azules y verdes se apagó.

Los bambúes no tenían corazón. ¿Era por eso que no tenía pensamientos que la distrajeran? Cientos de años habían pasado, pero seguían de pie en las montañas. ¿Por ello se convirtieron en un bosque? ¿Qué pasaría… con esa persona? Si no tenía un corazón, ¿eso significaba que no había más que deseara?

Después de tomar el pincel varias veces, lo bajó de nuevo. Era la primera vez que su mente estaba llena de un paisaje tan hermoso pero no tenía idea de cómo comenzar a trazarlo.

—¡Señora, cuidado!

Cuando despertó del ensueño en el que estaba, escuchó la voz de Ming Jian, que estaba de pie en el camino montañoso. Grandes piedras de roca rodaban hacia ella; sin tiempo para pensar, dio un paso atrás rápidamente. Sin embargo, no se había dado cuenta que la mesa de madera estaba demasiado a la izquierda, y detrás suyo sólo estaban los escalones. Al dar un paso atrás, su pie resbaló.

—Ah…

Un grito agudo atravesó la montaña. Los siguientes acontecimientos se dieron a máxima velocidad.

Los Guardias Imperiales estaban en la base de la montaña, por lo que no tuvieron tiempo de reaccionar. Ru Yi y Xiao Yu resultaron heridas por las rocas, y terminaron cayendo sobre la plataforma. Cuando Yan Hong Tian, que estaba de pie en el valle de piedras ,se dio la vuelta, sólo pudo ver la figura de Qing Feng rodar por los escalones.

—¡Qing Feng!

Él se apresuró a su rescate, pero estaba demasiado lejos. Qing Feng rodó abajo con rapidez.

En este momento, una sombra rápida llegó a Qing Feng y cubrió la mitad de su cuerpo. La protegió, y bajó unos escalones más antes de detener su caída por completo.

Ming Ze soltó la mano alrededor de su cintura para mirar a la persona en sus brazos.

—¡¿Estás bien?! —le preguntó con urgencia.

—Yo… Duele… Duele mucho… —Recuperándose, Qing Feng sólo sintió un dolor agudo en su cuerpo. Quería abrir los ojos al sentir una calidez extenderse por su frente y ojos, pero sólo pudo ver algo rojo. De alguna manera pudo reconocer que el dueño de la voz era Ming Ze.

En el momento en que recuperó el sentido de su cuerpo, se dio cuenta que todo le dolía, pero la parte más dolorosa era su estómago. Un líquido caliente fluía de su cuerpo, y en su estado medio consciente se congeló con una mano tomando su panza y la otra el brazo de la persona a su lado, como si eso pudiera calmar el miedo en su corazón.

—Niño… Mi hijo…

La persona en sus brazos seguía gimiendo, y sus largas uñas perforaron la piel en sus brazos. Viendo su rostro frágil sangrando, el corazón de Ming Ze comenzó a latir con fuerza. Si no hubiera protegido su estómago, no habría resultado tan herida.

—¡Qing Feng!

Ming Ze sintió el peso desaparecer, y otro par de brazos fuertes llevarse a Qing Feng.

Yan Hong Tian la tomó y les ordenó a los guardias que los seguían que llamaran al Médico Imperial mientras corría colina abajo.

Ming Jian vio a Yan Hong Tian correr, pero no estaba apresurado en seguirlos. Caminó hacia la plataforma y ayudó a Xiao Yu a levantarse.

—¿Te encuentras bien?

—Sólo un tobillo esguinzado —le respondió ella, moviendo su pie ligeramente.

—Ustedes dos, ayúdenla a bajar —les ordenó a dos guardias. Una vez se aseguró que estuvieran bien, su expresión se volvió fría mientras subía el camino montañoso. Xiao Yu miró la dirección en la que estaba yendo.

No había grava en las paredes de roca lisas, y los últimos días no había llovido, ¿entonces cómo fue que cayeron esas rocas?

En alguna parte de su corazón, Xiao Yu lo entendió.

Qing Feng no podía ver nada. Lo único que sentía era que la persona que la llevaba y corría como un loco era un hombre familiar. A pesar del dolor que debilitaba su cuerpo, rodeó sus brazos alrededor del cuello de Yan Hong Tian y siguió repitiendo una oración:

—Niño… Yan Hong Tian, ayúdame… Ayúdame a salvarlo…

—No permitiré que te pase nada, ni a ti ni al niño.

Yan Hong Tian no podía diferenciar la sangre de las lágrimas en su cuello, pero las dos eran suficientes para quemarse en su piel.

♦ ♦ ♦

Los caminos de Palacio siempre se enfriaban durante la mañana, y uno podía escuchar con claridad las pisadas caóticas. Hombres a mediados de los cuarenta caminaban frente a él. A pesar de que lucían dignos, sus pies se movían a la velocidad del viento mientras se dirigían hacia las puertas del Palacio. Los dos ayudantes médicos siguiéndolos llevaban dos cofres de medicinas largos, y no se atrevían a rezagarse.

El hombre estaba demasiado atrapado en su cabeza, que cuando giró la esquina, casi se golpeó con una mujer llegando.

—¿Por qué caminas sin mirar? —le preguntó una mujer, infeliz. Él levantó la mirada y, cuando la vio, se apresuró a arrojarse sobre sus rodillas.

—Este oficial saluda a la emperatriz. Que tenga innumerable fortuna y seguridad.

Xin Yue Ning miró al hombre y descubrió que era un Médico Imperial. Viendo su expresión apresurada, sintió curiosidad.

—¿Por qué estás tan apurado?

—Respondiéndole a la Señora, la Concubina Imperial Qing cayó por las escaleras en el Patio Shu Chuan, y el emperador convocó a los Médicos Imperiales por tratamiento.

Su corazón estaba extremadamente ansioso, pero no se atrevía a ofender a la dueña del Palacio Interno. Por eso respondió con cuidado, esperando que le dejara ir pronto.

¿Qing Feng cayó por las escaleras?

—Además de ti, ¿quién más fue convocado? —preguntó con urgencia mientras su corazón latía con fuerza.

—Fueron convocados el Médico Imperial Wang, el Médico Imperial Li, y el Médico Imperial Lin.

¿El emperador convocó a cuatro Médicos Imperiales? Parece ser que la caída de Qing Feng no fue ligera… En secreto, Xin Yue Ning estaba extasiada.

—Si ese es el caso, deberías irte rápido.

—Sí, sí. Este bajo oficial se retira.

El hombre se levantó y comenzó a caminar más rápido que antes, casi corriendo.

Xin Yue ning miró a Shui Xin, que estaba en silencio a un lado, y cuando quiso preguntarle, recordó algo.

—Todos pueden retirarse. Shui Xin, ayúdame a caminar —le dijo.

—Sí.

—¿Eso es obra tuya? —le preguntó emocionada una vez que el resto de las sirvientas se retiraron. Shui Xin no respondió, pero en su lugar asintió ligeramente. El humor de la emperatriz mejoró al instante—. ¡Lo hiciste bien! Ahora iré al Patio Shu Chuan para ver hasta cuándo fingirá Qing Feng.

—Lo mejor sería que no se apresure, señora —dijo en voz gentil. Xin Yue Ning sintió que le habían tirado un balde de agua fría.

—¿Por qué? Si no voy, ¿qué haremos si Qing Feng se las arregla para escapar de la situación?

Esa Qing Feng era muy astuta, y el emperador era vulnerable a su tentación. Si no tomaba esta oportunidad, no sabía cuándo tendría otra.

—Señora, debemos mantener la calma y no emocionarnos. Ahora que los cuatro Médicos Imperiales están atendiendo, uno de los cuales es el Médico Imperial Wang, que trata especialmente al emperador, la Concubina Imperial Qing no podrá ocultar que no lleva a un niño en su estómago. Por el contrario, si se apresura a preguntarle con emoción, hará que el emperador sospeche. Lo mejor sería reportarle a la emperatriz viuda en persona…

Xin Yue Ning no era tonta. Después de pensarlo por un momento, comprendió lo que Shui Xin le decía y se rió.

—¡Buena idea! Si voy con la emperatriz viuda, aunque el emperador esté furioso, no podrá hacer nada. Si el embarazo de Qing Feng es falso, entonces sin que haga algo, la emperatriz viuda no lo dejará pasar. ¡En ese momento, aunque el emperador ruegue por ella, será inútil! Vayamos al Palacio Dong Cheng.

Xin Yue Ning estaba determinada a exponer a Qing Feng, y no podía esperar por ese momento, por lo que empujó a Shui Xin para que se apurara. Estaba convencida de que el bebé en el abdomen de Qing Feng no existía, pero Shui Xin sentía que no era el caso. Le preocupaba más si el niño se salvaría o no.

Si no se salva, la persona que la está protegiendo en las sombras estará angustiado, ¿verdad?


[1] Traducción del poema: Básicamente significa que el sufrimiento que uno atraviesa puede ser difícil de tolerar, pero cuando la oportunidad llega, tendrá la oportunidad de ir más allá de las expectativas y asombrar a los demás. Tengan en cuenta que tanto el traductor en inglés como yo al traducir al español matamos la rima y la métrica, y sólo quedó la traducción literal.

| Índice |

2 thoughts on “Harem Imperial – Capítulo 75: Nacimiento prematuro (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *