Herscherik – Vol. 2 – Intervalo (1): El rey, el ex general y la bruja

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Era el final del verano, cuando el otoño comenzó a asomar la cabeza por la puerta y se escuchaban insectos musicales a través de una ventana abierta. Soleil, el rey de Greysis, se ocupaba silenciosamente de sus tareas solo en su oficina a altas horas de la noche. Terminó de leer el informe que tenía en la mano y lo colocó sobre el escritorio mientras se pellizcaba el entrecejo con la otra mano.

Debo estar envejeciendo… Soleil refunfuñó en voz baja.

Últimamente, su carga de trabajo habitual había comenzado a pesarle. A muchas personas les habría parecido ridículo si Soleil, quien todavía parecía tener veinte años, hubiera expresado este sentimiento en público. Inhalando profundamente, dejó escapar un largo suspiro, y no solo por su agotamiento. El contenido del informe por sí solo fue suficiente para darle dolor de cabeza.

El informe que acababa de terminar de leer describía la totalidad de los problemas relacionados con las drogas que habían ocurrido ese verano, con gran detalle, escrito por el Primer Príncipe Mark, de todas las personas. Incluía la historia completa del incidente desde su historia hasta el resultado final; cualquier persona arrestada en el proceso, traficante o de otro tipo; una lista de las víctimas; y sugerencias de soluciones para el futuro, acompañadas de las firmas de los jefes de Defensa Nacional, Policía e Investigación.

En particular, el documento también incluía nombres de algunos nobles poderosos que habían estado involucrados. Se las había arreglado para permanecer intacto, sin ser cepillado bajo ninguna alfombra ni sufrir censura, porque Mark había acompañado personalmente el informe mientras lo pasaba de un departamento a otro. Si hubiera pasado por la cadena de mando en circunstancias normales, Soleil sospechaba que este documento nunca le habría llegado.

—Hablé yo mismo con cada jefe de departamento y les expliqué la situación en detalle. Todos estaban felices de firmar el informe —Mark había sonreído, como si le hubieran quitado un peso de encima.

Soleil volvió a mirar el informe. Explicó cómo el barón Armin, propietario de un orfanato en las afueras de la capital, había estado pasando las drogas a varios traficantes. Ignatz Navy, quien había sido arrestado en esa velada en particular, confesó que había estado comprando drogas con el pretexto de apoyar caritativamente al orfanato.

Les preguntaron a los huérfanos a quién vendieron los dulces, lo que les permitió rastrear a los comerciantes, así como a varios nobles y negocios que estaban involucrados en la circulación. Esto resultó en varios arrestos. Por supuesto, habían tenido cuidado de mantener ocultos a los niños los detalles de los crímenes. Con la única excepción de los huérfanos, que se habían aprovechado de ellos sin que ellos lo supieran, todos los involucrados en la circulación ahora enfrentan el pleno juicio de la ley.

Dicho eso… Soleil dejó escapar otro suspiro. La mayoría de ellos, incluido el hijo del barón Navy, eran nobles o tenían el respaldo de poderosos aristócratas, lo que dificulta dictarles sentencias severas. Además, simplemente estaban vendiendo una droga peligrosa; no eran los que habían robado información clasificada, ni siquiera los que habían fabricado las drogas en primer lugar. Además, Soleil asumió que ninguna de las familias de las víctimas presentaría cargos, sino que optarán por mantener en secreto el uso de drogas de las víctimas a cambio. Al final del día, los arrestados por cargos de tráfico de drogas se saldrían con la suya con unos años de encarcelamiento como máximo, especialmente si pagaban una gran suma como fianza.

Quien esté detrás de esto, realmente sabe lo que está haciendo.

Soleil dejó escapar otro suspiro. En cuanto a cuántos cabos sueltos había, había perdido la cuenta. El barón Armin solo había sido reclutado para distribuir las drogas con el fin de mantener a flote su negocio y su orfanato, mientras que los otros comerciantes simplemente compraban al barón y las vendían a clientes individuales. El orfanato solo se había utilizado como centro de distribución, por lo que en realidad no se había descubierto ninguna parte de la fórmula de la droga ni ningún equipo para su elaboración. Los tres cuerpos no identificados de los ataques tampoco produjeron nada útil.

Si el barón Armin hubiera sobrevivido, podrían tener una pista sobre su origen. Ahora que estaba muerto, sin embargo, esa puerta estaba cerrada para siempre. Lo que es peor, el informe indicó que un antídoto tardaría muchísimo en desarrollarse.

Toda esta evidencia circunstancial, y todavía no podemos precisar quién está detrás de ella… Y está la situación con el barón Armin.

Al investigar al barón Armin, quedó claro que su negocio solo había empeorado de una manera que sugería una influencia maliciosa detrás del cambio. Cuando su negocio comenzó a hundirse y no parecía recibir ayuda del gobierno, la oferta de distribuir drogas llegó justo a tiempo, como una mano amiga.

Es demasiada coincidencia… ¿Fue orquestado?

Eso significaba que incluso el barón Armin y su orfanato habían sido aprovechados, y los responsables de ello todavía acechaban en las sombras, su agenda desconocida.

Hersche… Soleil luego pensó en su hijo menor. Pensó que Herscherik también había reconstruido todo esto. Debe haber planeado sacar a la mente maestra detrás de todo, arrestar a todos los bribones involucrados en el tráfico de drogas pasado y actual y, en última instancia, eliminar la amenaza por completo. Además, el joven príncipe debe haber estado luchando contra las fuerzas corrosivas que acechaban dentro del propio castillo.

Al final, el barón Armin fue eliminado como un lagarto dejando caer su cola. No habían obtenido información útil de los compradores ni habían descubierto quién estaba detrás. Ni siquiera pudieron establecer una conexión significativa entre lo que acaba de suceder y la serie de incidentes que ocurrieron hace dos años, sin evidencia.

Soleil ojeó las páginas del informe. El nombre de Herscherik no aparecía en ninguna parte, una decisión que Mark había tomado para proteger a su hermano. Mark estaba lo suficientemente entrenado en espada y magia para protegerse a sí mismo, y además ocupaba la posición vital de Primer Príncipe. Además de eso, su madre era la Reina y princesa del Principado de Parche, una nación marinera vecina que era un aliado e importante socio comercial de Greysis. Antagonizar a Mark sería un gran riesgo para cualquiera. Mark había calculado tanto y, como resultado, eligió ser el rostro de esta investigación.

Soleil sintió que Mark finalmente había endurecido su resolución.

Me alegro de que Mark haya crecido, pero…

Frunció el ceño. A través de Rook, Soleil había estado al tanto de la mayor parte de lo que Herscherik estuvo haciendo este verano. Solo pudo hacerlo porque había estado vigilando de cerca desde que el principito tenía tres años. Con todo lo que había sucedido, existía la posibilidad de que la tapadera de Herscherik hubiera sido descubierta. Y Soleil supuso que el pequeño lo sabía. Dejó escapar otro suspiro de sufrimiento.

La puerta de la oficina del rey se abrió sin llamar.

—Disculpe, Su Majestad.

Soleil se rió entre dientes ante lo que hubiera sido una entrada irrespetuosa de cualquier otra persona. El caballero que acababa de entrar en la habitación era el único que podía entrar a la oficina del rey a estas horas de la noche, sin la más mínima concesión a la etiqueta. Era el General Ardiente, el ex general del ejército real, el propio Marqués Aldis. Realizaba visitas sin previo aviso de vez en cuando, a menudo bastante tarde. Esto no se debió a que estuviera siendo desconsiderado, simplemente no podía visitar durante el día. Ciertamente causaría una escena y, por lo tanto, alertaría a la facción del ministro.

—Ha pasado demasiado tiempo, Maestro. —Soleil se puso de pie y le dio la bienvenida a Roland a la oficina. Resultó ser el maestro de espada de Soleil, a pesar de que el rey sólo había recibido lecciones mientras Roland enseñaba al segundo hermano mayor del rey cuando todavía estaba vivo.

—Ya no eres mi alumno… —Roland se rió entre dientes antes de colocar su mano sobre su pecho en una muestra de lealtad—. No puedo agradecerle lo suficiente por cuidar de ese hijo mío, Su Majestad.

—No hay necesidad de todo eso. No hay nadie más aquí… Además, no he hecho nada en absoluto —Soleil se rió de nuevo—. Solo abrí una puerta. La decisión de atravesarla fue solo suya.

Todo había comenzado con una solicitud de Roland para que le diera a su hijo, quien había perdido por completo el impulso y ni siquiera había intentado probarse para la Orden de los Caballeros, algún tipo de oportunidad antes de que se marchitara por completo. Por eso Soleil había creado una oportunidad: seleccionar al caballero de servicio de Herscherik. Mientras dejaba a su pequeño para elegir su propio caballero, había esperado que fuera Octavian. Al final, ese resultó ser el caso.

—El príncipe Herscherik tiene buen ojo para el carácter y cierta calidad que atrae a la gente, —comentó Roland—. Si puedo presumir de él por un momento, Octavian es el chico más talentoso que tengo. Tampoco rehuye el trabajo duro.

Roland había entrenado a numerosos caballeros y soldados a lo largo de su servicio; por supuesto, también había entrenado a sus propios hijos e hijas. Al final, resultó que el talento de Octavian eclipsó al resto de ellos. Roland estaba seguro de que, si podía desarrollar sus habilidades y ganar algo de experiencia, Octavian llegaría a superarlo incluso a él, el mismo General Ardiente.

—Aun así, tiene una gran deficiencia. —Roland suspiró.

A diferencia de su padre y hermanos, Octavian tenía un corazón puro y parecía haber nacido para ser un caballero. Un caballero no era un caballero sin un maestro al que servir. De hecho, un caballero ni siquiera podría alcanzar su máximo potencial en combate sin uno. Después de la muerte de su prometida hace dos años, se había distanciado de la familia real, a la que se suponía que debía jurar lealtad. Aun así, Octavian mantuvo su régimen diario, tal vez porque en el fondo, todavía estaba buscando un maestro digno.

Y ahora, había encontrado uno.

—El príncipe Herscherik me recuerda a tu padre —comentó Roland con nostalgia. Mientras se desempeñaba como general, Roland también había sido el caballero al servicio del rey anterior—. El último rey y yo a menudo también nos escapábamos a la ciudad del castillo.

Incluso antes de que el rey anterior tomará el trono, a menudo habían salido del castillo para explorar.

—Ro, —solía decir siempre el rey anterior—. Solo creo lo que veo con mis propios ojos. Estos informes de segunda mano se emiten detrás de máscaras de lealtad, llenos de mentiras que los hacen lucir mejor.

Roland ahora creía que todo eso podría haber sido simplemente una excusa para salir del castillo, pero no podía negar que su experiencia había sido muy útil. Al igual que el rey anterior, Herscherik se esforzaba por actuar por su cuenta, tomando sus propias decisiones sobre lo que era justo o moral, así como sobre las acciones que realmente ayudarían a su país.

El rey anterior, famoso por su aguda percepción del estado de la nación, a quien Roland había jurado lealtad, se había ido. En la batalla que condujo a la muerte de su rey, Roland había protegido a la nación de una amenaza externa como general del ejército.

—Ro… Mi caballero y querido amigo… Protege nuestro… país por mí.

El rey le había pedido a Roland que protegiera a todo su país, no solo a la familia real, en sus últimos momentos. Si le hubiera pedido a Roland que protegiera a la familia real, que buscará venganza por el rey, lo habría hecho. Sin dudarlo ni preocuparse por manchar su propio nombre, se habría convertido en un monstruo, haciendo llover fuego del infierno sobre aquellos que habían herido a su amo. Roland habría pagado cualquier costo, ya sea empapando el castillo en la sangre de los nobles que le habían dado la espalda al rey para llenarse los bolsillos o, en última instancia, enfrentando el juicio de un verdugo por sus crímenes. Con su hacha en mano, habría masacrado a todo el clan del hombre que había matado a su maestro.

El sabio rey había sabido todo esto y contuvo a Roland con su último aliento. Ni el rey, el Primer Príncipe, ni siquiera el Segundo Príncipe que había estado ayudando al rey, tenían ninguna posibilidad de sobrevivir. El único miembro de la realeza que había vivido era Soleil. Si Roland hubiera masacrado a todos los nobles responsables, la nación habría perdido cualquier apariencia de estabilidad, lo que habría sido una excelente oportunidad para que los enemigos extranjeros invadieran y pisotearan Greysis. Entonces, el rey sabio había pedido a Roland que protegiera a su nación.

Roland había cumplido el deseo de su amo y protegido al reino sin gobernantes de todos los invasores. Incluso sabiendo que los enemigos acechaban dentro de sus fronteras, continuó luchando en defensa de la nación. Pero incluso él no pudo superar el paso del tiempo. Permanecer en la cima durante demasiado tiempo evitaría que surjan nuevos talentos. Finalmente, Roland entrenó a algunos generales para que ocuparan su lugar y luego renunció a su puesto. Dejó el futuro del país en manos de sus jóvenes sucesores.

Ahora, como si siempre hubiera estado destinado a ser, Octavian se había encontrado con Herscherik al borde de un cambio significativo. Si ese cambio sería para bien o para mal, Roland no lo sabía.

—Realmente no puedo agradecerle lo suficiente, Su Majestad —Roland volvió a inclinarse.

—No, si pudiera manejar más yo mismo… —Soleil sintió que Herscherik estaba asumiendo más y más de lo que el propio rey debería haber estado abordando. Aun así, Soleil no podía permitirse el lujo de salirse de la línea. Si lo hacía, todo lo que había soportado para proteger a sus seres queridos sería en vano. Por otro lado, Soleil sabía muy bien que también le faltaba el poder y la determinación necesarios para cruzar esa línea. El enemigo que habitaba dentro de los muros del castillo era desgarrador.

—¿Cuánto tiempo vas a quedarte ahí? —Roland llamó, no a Soleil sino a la figura que había estado escondida en la habitación por un tiempo.

—¡Oh, Roland! ¿Por qué no me hablaste antes si lo sabías? Intenté ‘leer la habitación’ por una vez, como lo hacen los humanos.

La voz de una mujer, teñida de emoción, sonó por toda la habitación. Al igual que lo hizo, una mujer se reveló ante ellos. El primer rasgo que llamó la atención fue su cabello color amatista. Entonces, uno podría notar su revelador atuendo de bailarina que cubría tan poco de su piel bien bronceada, invitando a la lujuriosa mirada masculina. Su ojo derecho era de color rojo escarlata y estaba adornado con una marca de belleza justo debajo, y su ojo izquierdo era dorado. Ambos estaban iluminados por un destello intrépido.

—¿Qué está haciendo la Bruja aquí? —preguntó Roland.

—No me llames así. Ahora solo soy el Oráculo. Tengo que hablar con Soleil sobre algo —Los labios de la Bruja se curvaron en una sonrisa—. ¡Tu hijo es gracioso, Soleil! ¡Me gusta él! —Ella se rió, a lo que Soleil solo pudo responder con una risita.

Si bien, ahora parecía ser una mujer humana joven, esta mujer era un ser que vivió inimaginablemente más que los humanos, alguien dijo que vivió en los tiempos antiguos. Poseyendo más magia interior que cualquier ser humano, ella era una entidad conocida como Djinn, que vivía más allá de los confines del envejecimiento y la muerte. Los pocos que sabían de su existencia la llamaban la Bruja Eterna.

Había usado una fracción de su vasta magia para atravesar la barrera del castillo e infiltrarse en la oficina del rey, la habitación más vigilada del castillo, con facilidad. Incluso el sonido de los grillos fuera de la ventana había cesado y no había ni rastro de la guardia real. Estos hechos indicaron que la Bruja había colocado una barrera alrededor de la oficina, separándolos por completo del resto del mundo.

Los Djinns eran seres que podían lanzar magia de flexión espacial extremadamente difícil sin siquiera un encantamiento. La Bruja Eterna, en particular, podría incluso escudriñar las posibilidades del futuro, en un grado limitado, con su abrumadora Magia Interior. Si bien esto le sirvió como fuente de información como el Oráculo, se le prohibió hablar de eventos que pudieran afectar drásticamente al mundo. Ni siquiera a un Djinn se le permitió manipular el destino a propósito. Por lo tanto, siempre planteaba cierta pregunta cuando conocía a uno de los pocos humanos selectos que tenían la oportunidad de elegir su propio destino.

—¿Cómo crees que respondió a mi pregunta? —preguntó a Soleil.

Les había hecho a muchas personas una pregunta similar a la que le había hecho a Herscherik, a lo largo de muchos años. La pregunta siempre era si estaban dispuestos a elegir cierto camino, incluso después de saber que era empinado y peligroso. La mayoría de las personas no creyeron en la Bruja o se rindieron en su camino después de verla en acción y escuchar sus consejos. Herscherik, sin embargo, tuvo una respuesta diferente.

—Decidí proteger a mis seres queridos, —había dicho Herscherik. En un tono determinado, para nada sonaba como alguien que se doblega bajo el peso de sus responsabilidades—. Conseguiré todo lo que me propuse. Haré de todo esto una realidad. No me detendré hasta que se hagan realidad. Eso es lo que decidí… en ese entonces. —Herscherik esbozó una sonrisa demasiado madura para su edad. Parecía que estaba respondiendo a la pregunta de la Bruja y renovando su resolución en voz alta. No se tomó las palabras de la Bruja a la ligera, ni las descartó por completo. Aceptó lo que había dicho y aún se mantuvo fiel a sí mismo, declarando que haría realidad todo lo que luchaba por lograr.

—¡Es la segunda persona en responder así!

El descaradamente ambicioso Herscherik le recordó a la Bruja a alguien. En el pasado distante, hubo una sola persona que eligió luchar contra su destino, tal como lo había hecho Herscherik. La historia lo recordó como un héroe. Ahora veamos cómo le va… La Bruja había encontrado un buen sujeto de observación. Había estado considerando dejar esta nación en decadencia, pero ahora parecía tener algún mérito en quedarse.

—Así que Soleil, creo que te haré ese favor después de todo.

—¿En serio?

—Sí. Prometo que nunca venderé información sobre Colmillo de la Sombra a nadie, sin importar el precio.

Soleil le había hecho un favor a la Bruja años atrás. Fue una pequeña acción por parte de Soleil, pero aparentemente fue una promesa bastante importante para la Bruja. Ella le había prometido devolverle el favor en el futuro, de cualquier forma que pudiera coincidir con el que le había hecho. Schwarz, el mayordomo de servicio de Herscherik, era un ex espía del gremio clandestino. Muchos le guardaban rencor, a pesar de que Kuro les decía que, en cambio, culparan a sus clientes; después de todo, solo se estaba ganando la vida. Había pocos espías más hábiles que Kuro y muchos aún deseaban sus servicios.

Cuando Soleil se dio cuenta de que Kuro estaba trabajando para cubrir sus huellas, pero no podía encontrar una manera de silenciar al Oráculo, hizo su movimiento. Cualquier debilidad en su mayordomo de servicio era también la debilidad de Herscherik. Soleil había decidido pedirle a la Bruja que le devolviera el favor, utilizando a Rook como mensajero. La Bruja debe haber venido a responder a su solicitud en persona.

—Tienes mi palabra. Incluso si alguien me ofreciera el equivalente al presupuesto anual de este país en efectivo. Además… —Ella se rió. Ni Soleil ni Roland habían visto nunca a la Bruja tan emocionalmente expresiva. Mientras los dos miraban con incredulidad, la Bruja agregó felizmente—: Realmente me gusta tu hijo.

Con un último adiós y el sonido de una campana, literalmente desapareció de la habitación, como si nunca hubiera estado ahí para empezar.

—El príncipe Herscherik tiene mis simpatías… —murmuró Roland. El principito pareció ganarse el afecto de personajes peculiares: Colmillo de la Sombra, el propio hijo de Roland, y ahora la Bruja Eterna…

—Él es nuestro hijo, después de todo —Soleil parecía haber renunciado al asunto. Herscherik ya estaba más allá de su protección. Todo lo que Soleil pudo hacer fue respaldar a su hijo, tanto como pudo.

—Oh, sí —dijo Roland, recordando el propósito inicial de su visita—. El príncipe Herscherik me había pedido algo. —Continuó describiendo los detalles de dicha solicitud.

♦ ♦ ♦

Habiendo regresado a los confines familiares de su guarida, la Bruja Eterna se reclinó en su sofá favorito. Usar magia después de pasar un tiempo sin ella era bastante agotador. Mientras se relajaba, pensó en Herscherik.

No esperaba ver un alma de otro mundo. Además de ver premoniciones, tenía la capacidad de visualizar almas. Las almas recorrieron sus propios mundos predeterminados. El número puede ser mayor o menor dependiendo del mundo, pero un alma atada a un mundo nunca habitaría una vida en otro, según el Camino de los Mundos. Pero la Bruja había visto que el alma de Herscherik era inconfundiblemente diferente de las almas de este mundo.

Como una mancha de tinta negra sobre un paño blanco puro, el alma de Herscherik se destacó para aquellos que podían verlo. Era una mancha en este mundo y debería haber sido devuelto a sus orígenes por la fuerza mediante el proceso de purificación del universo. A pesar de eso, el alma de Ryoko existía aquí. No solo seguía impidiendo que el Camino de los Mundos lo expulsara, el alma estaba comenzando a echar raíces en este plano de existencia. Según todas las cuentas, esto no debería estar sucediendo. Fue un verdadero milagro.

—¿Milagro? Imposible —susurró el Oráculo para sí misma. Alguien había interferido con el Camino de los Mundos, convocando el alma de Ryoko a este mundo. La Bruja solo conocía a unas pocas personas que podían hacer tal cosa—. En cuanto a quién y por qué…

La Bruja solo dejó escapar un suspiro, renunciando a deducir al culpable. A pesar de que desafiaba el Camino de los Mundos, el alma de Ryoko estaba siendo aceptada por el mundo que habitaba ahora. Entonces, por definición, su alma debe estar de alguna manera de acuerdo con el Camino de los Mundos.

—Me sentaré y disfrutaré del espectáculo, como siempre.

Habían pasado más de 5,000 años desde que la Bruja nació en este mundo y se le dio un propósito… De todos modos, había dejado de contar después de los 5,000. Había vivido una era tras otra, viendo cómo se desarrollaban todo tipo de historias y destinos. Observó a los humanos, que disfrutaban de su (en comparación con la de ella) trágicamente cortas vidas. La Bruja veía a los seres humanos como algo a lo que vigilar y una cura para su aburrimiento. Adoraba a esas estúpidas criaturas y también era muy consciente de que su percepción de la humanidad estaba muy influenciada por su encuentro con el primer ser humano que había conocido que desafiaba su destino.

Los bien formados labios de la Bruja Eterna se torcieron en una sonrisa. Había una cosa más sobre Herscherik que le llamó la atención. Por lo general, cuando un alma deja un cuerpo, circula de regreso al mundo para reencarnarse. Sin embargo, había espiado un alma en particular que permaneció cerrada a Herscherik, incluso después de su muerte. En su forma más pura, derivada del Camino de los Mundos, esa alma le habló. La Bruja, sin examinar el asunto demasiado de cerca, no sabía que el alma pertenecía al Conde Ruseria. Aun así, fue la súplica desesperada de esa alma la que la impulsó a aconsejar más al joven príncipe, como por capricho.

—Ahora… ¿Qué sigue? —El susurro de la Bruja Eterna, el Oráculo, se derritió en el aire, sin que nadie lo oyera.

| Índice |

Un comentario en “Herscherik – Vol. 2 – Intervalo (1): El rey, el ex general y la bruja

  1. Roxzy says:

    Que buen hombre fue el Conde Ruseria, aún después de muerto se preocupa por los buenos, ojalá que reciba más apoyo nuestro querido Herscherik en su lucha contra el mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.