Herscherik – Vol. 2 – Intervalo (2): El rey, el ex general y la bruja

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Soleil visitó los aposentos exteriores en silencio. La medianoche había llegado y se había ido cuando Roland dejó su oficina, pero Soleil sintió la necesidad de ir a ver a Herscherik antes de regresar a los aposentos reales. Si bien esperaba que su hijo pequeño ya estuviera dormido, se habría alegrado de verle la cara. Cuando subió las escaleras de los silenciosos cuartos exteriores hasta el tercer piso, no había ni rastro de luz. En ese momento, vio una sombra que se agitaba en la oscuridad.

—¿Quién está ahí? —llamó a la sombra, invocando su Magia Interior para que pudiera lanzar un hechizo en cualquier momento. Estos cuartos solo eran accesibles para la realeza y las personas que la realeza permitía entrar, pero eso no significaba que estuviera libre de invitados no deseados.

—¡Perdóneme, Su Majestad! —Respondió la voz de un joven. Encendió una linterna que debía tener preparada y la luz iluminó el rostro del hombre.

—Eres Octavian, ¿verdad? —Preguntó Soleil, mientras el caballero de servicio de Herscherik estaba de pie bajo el tenue resplandor de la linterna. Soleil disipó la magia que había preparado en su interior.

Por lo que podía recordar, Octavian trabajaba solo durante el día y no de noche. Sin embargo, Soleil decidió no interrogar al caballero en sus horarios inusuales, sino que declaró sus intenciones de visitar los aposentos exteriores.

—Vine a ver a Hersche. Estoy seguro de que ya está dormido, pero solo quería ver su cara —Soleil sonrió—. Siento sorprenderte así.

Por el contrario, Orán parecía inquieto.

—El príncipe, eh, erm… —Evitó la mirada del rey.

—¿Ha pasado algo…? —La expresión y el tono de Soleil cambiaron inmediatamente de amable a inquisitivo.

Orán negó con la cabeza con resignación.

—¿Qué opción tengo…? —murmuró para sí mismo—. Por favor, Su Majestad. —Comenzó a guiar al rey por el pasillo. Pronto, llegaron frente a otro joven que los esperaba.

—… Caballero idiota. ¿Escoltar a Su Majestad aquí, en contra de los deseos de Hersche? ¿Qué tan estúpido eres? —El mayordomo de servicio de Herscherik comentó. Incluso el rey, quien no había pasado mucho tiempo con Kuro, podía ver claramente que su sonrisa era falsa. Soleil supuso que el mayordomo solo empleaba una apariencia de formalidad debido a su presencia.

—¿Caballero idiota …? ¿Es eso lo que piensas de mí?

—Bueno, también eres un imbécil.

—¡Tienes tantos músculos como yo! —Orán gritó, pero luego rápidamente se tapó la boca. Kuro le dio una mirada helada—. El príncipe todavía es un niño… Sería mejor tener a su padre cerca —agregó Oran.

—Hersche no quiere eso.

El caballero suspiró ante la declaración. Este perro negro es tan terco como una bolsa de ladrillos cuando se trata del príncipe.

—Creo que ya es hora de que me den una explicación, —interrumpió Soleil. A este paso, nunca podría ver a Herscherik.

—Escucha, Perro Negro. El príncipe está durmiendo, ¿no? Creo que mantener esto oculto por más tiempo solo lastimará al príncipe al final.

Kuro frunció el ceño y contempló durante unos segundos antes de ceder con un encogimiento de hombros. Luego, se volvió hacia Soleil.

—Mil perdones, Su Majestad. El príncipe Hersche está descansando en este momento.

—Es pasada la medianoche. ¿Y…? —Instó Soleil. Si el príncipe simplemente estuviera durmiendo, ninguno de ellos habría dudado en mostrarle el interior.

—El príncipe Hersche ha estado en estricto reposo en cama durante los últimos días. No se ha sentido bien.

—Reposo en cama… —La extraña enfermedad, exclusiva de la familia real, que se había llevado a su primera hija, pasó por la mente de Soleil. Casi podía sentir el color desaparecer de su rostro, aunque no estaba seguro de si alguien se daría cuenta en la tenue luz de la linterna—. ¿Cómo está…? —Finalmente se las arregló para decir.

Kuro respondió—: Se está recuperando gradualmente. El médico nos dijo que lo más probable es que solo se tratara de un agotamiento acumulado, agravado por el cambio de humedad durante esta época del año.

—El Príncipe nos había pedido que no informemos a Su Majestad del asunto. Me disculpo por no hacerlo —agregó Orán, realizando una profunda reverencia.

Soleil adivinó fácilmente por qué Herscherik no quería que él supiera sobre esto. Herscherik sabía que podría ser un punto de ruptura para su padre. El rey estaba seguro de que las intenciones de su hijo eran evitar que se preocupara demasiado y, por lo tanto, agregar más peso sobre sus hombros.

—Ustedes dos son la mano derecha de Herscherik. Tienen mi permiso para servir siempre a sus mejores intereses por encima de los míos —A los de servicio se les permitió obedecer a su amo por encima incluso del rey. De hecho, Soleil no los culpó en absoluto por cumplir con la solicitud de Herscherik. Esto sólo aumentó su confianza en ellos—. ¿Puedo ir a ver a Hersche…?

Kuro silenciosamente se apartó del camino y se inclinó. Orán hizo lo mismo. Soleil pasó junto a los dos hombres para ver a su hijo.

Después de ver a Soleil irse, Kuro dejó escapar un largo suspiro y miró a Orán.

Orán se encogió de hombros en respuesta.

—¿Qué se suponía que debía hacer? ¿Echar al rey?

—¿Por qué estás aquí, caballero delincuente?

—Para proteger al príncipe. Enviar a su padre lejos no es parte de la descripción de mi trabajo —respondió Oran, poniendo una mano sobre su espada.

De hecho, trabajar de noche tampoco formaba parte de la descripción de su trabajo. Incluso Herscherik le había sugerido que regresara a casa al atardecer, pero Orán decidió quedarse por su propia voluntad por dos razones. La primera era que la habitación de Herscherik estaba menos vigilada y solo Kuro lo atendía; incluso las viviendas de la realeza no eran del todo seguras. La segunda era la posibilidad real de que quienquiera que viera Herscherik en el orfanato regresará para atacar.

El mismo Kuro podía infiltrarse en los aposentos reales sin ser detectado, y el mayordomo había dicho que cualquiera con habilidades de infiltración al menos a la par de él podrían infiltrarse en los aposentos, por lo que era una posibilidad real. Entonces, Orán se había ofrecido como voluntario para la guardia nocturna. Al menos hasta que Herscherik se recuperara por completo, planeaba permanecer a su lado día y noche.

—Eres alguien para hablar. No le has dicho a Su Majestad que esta no es la primera vez que el príncipe ha estado en reposo en cama.

—Él nunca preguntó, —dijo Kuro con una cara seria.

De hecho, esta no era la primera vez que Herscherik se había visto obligado a tomar un descanso prolongado como este. De vez en cuando, como una cuerda tensa que finalmente se rompe, Herscherik se enfermaba, después de haber agotado hasta la última gota de su fuerza. Siempre se recuperaba después de unos días, y su apetito seguía siendo tan fuerte como siempre, por lo que Kuro estuvo de acuerdo con el médico en que era simplemente agotamiento… Aun así, no pudo evitar sentirse inquieto al ver a Herscherik así.

Kuro negó con la cabeza como para ahuyentar esos pensamientos y se enfrentó a Oran.

—Hablando de eso, señor delincuente… Necesito hablar con usted.

—¿Eh? ¿Qué? Y toma una decisión, Perro Negro. ¿Soy un idiota o un delincuente?

—¿Prefieres Sir Cabeza de Chorlito? —Kuro bromeó y luego pasó a regañar a Orán por todo lo que podía pensar, bajo el disfraz de conversación.

♦ ♦ ♦

Soleil entró en el dormitorio de Herscherik, con cuidado de ser lo más silencioso posible. La respiración superficial de Herscherik era el único sonido en la oscuridad. Se acercó con cuidado a la cama para encontrar al pequeño dormido con una expresión de dolor en el rostro. Soleil vio mucho a la madre del niño en Herscherik y se estremeció al recordar la pérdida de su amada. Puso su mano temblorosa sobre la frente de Herscherik. Parecía tener un poco de fiebre, su cuello estaba húmedo de sudor. Por otro lado, pudo reafirmar que estaba vivo por el calor que calentó su palma.

El toque frío de la mano de su padre pareció aliviar un poco a Herscherik. Su respiración se hizo más lenta y su expresión se relajó. Una sonrisa floreció en el rostro de Soleil.

Pongo tanto sobre tus hombros, ¿no es así, Hersche…?

Los niños nobles de la edad de Herscherik eran mimados por quienes los rodeaban, sin una sola preocupación en su mente. Pero Herscherik, en cambio, había optado por proteger a su país y a su familia, a cambio de renunciar a cualquier posibilidad de una infancia normal. Por supuesto, el principito se estaba poniendo enfermo. Soleil lamentó el hecho de que había jurado proteger a Herscherik, pero ahora él era el que estaba siendo protegido.

—…siento, —llamó una voz débil.

—¿Hersche?

—Lo… lo siento… —Herscherik murmuró una disculpa, pero no dio señales de despertarse. Continuó hablando en sueños—. No pude… proteger… de nuevo… lo siento…

Soleil sabía a quién quería proteger Herscherik. Primero, había sido el Conde Ruseria. Y después de eso, el barón Armin, junto con los huérfanos, todas las víctimas de la adicción a las drogas y todos los que podrían terminar sufriendo en el futuro porque no pudo cerrar el caso.

—Lo siento… —Herscherik se disculpó una y otra vez.

Soleil también sabía que Herscherik no tenía la culpa y no tenía motivos para disculparse. De hecho, se consideraba el más culpable de todos.

—No tienes nada de qué disculparte, Hersche. Estás haciendo tanto. Soy yo quien tiene la culpa… Lo siento, Herscherik. Lo siento mucho —Aunque sabía que Herscherik no estaba despierto, Soleil no pudo evitar disculparse con él.

Continuó acariciando el cabello de Herscherik, una y otra vez. Se quedó en la habitación hasta que la fiebre de Herscherik se calmó y su respiración se estabilizó aún más. Cuando Soleil finalmente salió de la habitación, el sol de la mañana había comenzado a iluminar el cielo.


Sakuya
T_T

| Índice |

2 thoughts on “Herscherik – Vol. 2 – Intervalo (2): El rey, el ex general y la bruja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *