Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 8 (3): Celos, odio y la salida

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El barón Armin miró a Herscherik. Sus ojos brillaban con una luz tenue pero inconfundible. Entonces, se abrió una puerta. Herscherik se volvió hacia el sonido para encontrar a una chica, Colette, asomando por ella.

—¿Señor Armin…? —El murmullo de Colette resonó en el cuadro, donde la tensión se entrecruzó.

—¡Aléjate, Colette! —Gritó el barón Armin.

Uno del trío, el que había hablado por primera vez con Armin, se había vuelto hacia Colette y comenzado a acercarse a ella. Instintivamente, Herscherik empezó a correr. Estaba más cerca de Colette que de los tres enemigos de Orán. En un momento, se interpuso entre los demonios sombríos y la niña.

—Gran error, —se burló una voz, mientras la figura se acercaba a Herscherik con deliberada lentitud, como si estuvieran jugando con él. Herscherik sabía que Orán no podría protegerlo una vez que se moviera de su posición. Sin embargo, si se hubiera quedado, estaba seguro de que Colette habría sido tomada como rehén.

¡Te daré una patada rápida en la ingle! Herscherik se preparó. Si bien no sabía si su oponente era un hombre o una mujer, sabía que una patada en la ingle era un ataque efectivo contra cualquier género. ¿Cómo? Porque Ryoko lo había aprendido de la manera más difícil.

Orán chasqueó la lengua con frustración y se movió para proteger a Herscherik. Uno de sus oponentes le bloqueó el camino.

—¡Muévete! —Orán desató un ataque impecable con su espada, pero su enemigo la desvió en el último momento.

Mientras chocaban, una mano vil se acercaba rápidamente a Herscherik. Justo cuando la mano estaba a punto de ocupar la totalidad del campo de visión de Herscherik, desapareció. Se produjo un fuerte golpe, seguido de una nube de polvo que brotó del suelo.

La sombra que de repente había entrado volando ahora estaba frente al pequeño, protegiéndolo.

—¿Estás bien, Hersche? —preguntó su mayordomo con una sonrisa, vestido con su atuendo oscuro como la noche, la luz de la luna revelando su rostro refinado.

—Sí… —Herscherik sólo pudo reunir esa breve respuesta. No sabía que la gente pudiera dejarse llevar de esa manera. Fue como un videojuego.

Herscherik se volvió hacia el montón inmóvil en el suelo; la patada voladora de Kuro había derribado por completo a la otra persona. Justo cuando su siniestro agarre estaba a punto de alcanzar a Herscherik, Kuro había entrado como una tormenta, salvando al joven príncipe justo a tiempo. Para ser específico, Kuro había entrado en escena a toda velocidad y usado el impulso para propulsarse en una patada voladora. Su pie había golpeado al enemigo en la cabeza, dejando a la figura completamente inconsciente. Incluso hizo una voltereta hacia atrás en el aire antes de aterrizar. Este ex superespía avergonzaba a los acróbatas.

¿Está muerto…? Oh, se crispó. Supongo que no. Herscherik se sintió aliviado al ver que la figura del suelo estaba viva. Los tres eran valiosas fuentes de información.

—Te dije que protegieras a Hersche, caballero delincuente.

—¡Lo siento por eso! ¡¿Qué te tomó tanto tiempo?! ¡Dame una pata aquí, perro negro! —Orán respondió, desviando un ataque de cuchillo.

—¡Idiota! ¡Regresé a la velada con pruebas importantes y no encontré a nadie más que al Príncipe Rosa! —Kuro gritó en respuesta y se abalanzó sobre el enemigo más pequeño, quien había estado arrojando dagas a Orán.

Sorprendido por la repentina adición de Kuro, lanzó una última daga, con mucha menos precisión que antes. Kuro esquivó la daga de la manera más eficiente antes de golpear con el puño el estómago de su enemigo. Cayó al suelo y gimió por unos momentos antes de quedarse ahí, inmóvil. Justo cuando el ruido sordo de su aliado al golpear el suelo distrajo al último demonio por un momento, Orán terminó la batalla con un rápido golpe de su vaina. Los sonidos de él envainando su espada y Kuro quitándose el polvo de la ropa resonaron en la noche, ahora en silencio una vez más.

—¿Ryoko…? —Colette gritó, incapaz de comprender la situación.

Herscherik se dio la vuelta y le dio una sonrisa tranquilizadora.

—Colette. ¿Te quedarías en tu habitación por mí hasta que un adulto vaya a buscarte? No vuelvas a salir, pase lo que pase. Si alguien más se despierta, dile que no salga tampoco —observó a Colette asentir y cerrar la puerta. Asegurándose de que la puerta estuviera completamente cerrada, se acercó al barón Armin, quien permaneció sentado en el suelo—. Barón Armin.

—Sabía… Sabía que estaba haciendo lo incorrecto.

Nunca tuvo la intención de permanecer involucrado en el tráfico de drogas por mucho tiempo, solo hasta que su negocio se recuperara. Armin planeaba dejar la operación tan pronto como pudiera. Sin embargo, su negocio nunca volvió a recuperarse. De hecho, solo empeoró. El tráfico de drogas se había convertido en la principal fuente de ingresos del orfanato y el barón había comenzado a utilizar a los niños para ocultarlo. Irónicamente, sólo había terminado aprovechándose de los mismos niños que quería proteger.

—¿Qué se supone que haga…?

Herscherik se arrodilló junto al barón y lo miró a los ojos.

—Barón, no creo que sea débil. Siempre has protegido a los niños aquí. Si bien todos hicieron la vista gorda hacia ellos, usted los reconoció. Fue quien extendió una mano a esos niños cuando la necesitaban. Eso te convierte en una persona fuerte y amable. —Herscherik agregó—: Todos cometemos errores y elegimos el camino equivocado en algún momento de sus vidas. Ciertamente no está solo, barón —Nadie fue perfecto. Herscherik sabía muy bien que no era una excepción—. Las cicatrices dejadas por sus crímenes permanecerán. Pero puedes compensar tus errores.

Mantuvo su mirada en Armin, mirándolo intensamente.

—Esta droga es demasiado peligrosa para no destruirla. Y es por eso que necesito que me lo digas. ¿Quién se acercó a ti con este trato? Si podemos averiguar quién está detrás de esto… Si podemos conseguir la fórmula, podemos generar antídotos para ayudar a las personas a evitar los peores efectos.

Cuanto más había descubierto sobre esta droga, más aterrorizado se sentía. No solo temía los efectos de la droga y los efectos secundarios, sino también a los villanos que harían circular una mezcla destinada a crear intrépidas máquinas de matar mucho después de que se suponía que había sido abandonada. Herscherik temía que esto fuera solo el prólogo de una catástrofe mayor.

—¡Barón Armin, por favor…! —Un escalofrío le recorrió la espalda. Tenía un mal presentimiento, un miedo indescriptible. De qué, no sabía… pero las alarmas siguen sonando en su cerebro.

Justo cuando Kuro y Orán estaban a punto de preguntarle a Herscherik por qué seguía mirando alrededor del lugar, Herscherik vio lo que le había dado esa extraña sensación. Había una figura asomada en el techo de una casa alta, lejos del orfanato.

¿Quién es ese?

Justo cuando estaba a punto de expresar su preocupación, las tres figuras en el suelo comenzaron a gemir. Todos estaban agitándose de repente, agarrándose el pecho. Pronto, todos volvieron a quedar inmóviles.

—¡¿Qué pasó?! —Orán corrió hacia ellos. Después de una breve inspección, negó con la cabeza. Ninguno respiraba.

—¿Cómo…? —Herscherik murmuró, todavía pensando en la figura en el techo. Miró la misma casa, pero la figura se había ido.

—¡Argh…! —El barón Armin gritó de repente. La mirada de Herscherik se disparó hacia el barón para verlo también acurrucado en el suelo.

—¿Barón Armin? —Herscherik se apresuró a acercarse en un intento de ayudar al barón a levantarse.

Kuro agarró a Herscherik del brazo para detenerlo.

—¿Y si es veneno, Hersche?! ¡Manténte alejado de él!

—¡No puedo simplemente verlo morir! —Herscherik se soltó del agarre de Kuro y corrió hacia el barón Armin.

—¿Hersche…? Príncipe… ¿Herscherik…? —Ahora que Armin había escuchado a Kuro y Octavian dirigirse al niño, recordó que el Séptimo Príncipe tenía el pelo rubio y ojos verdes y acababa de cumplir cinco años este año—. Su Alteza… Por favor, cuide… de los niños. Soy responsable… de todos estos crímenes…

—… Lo haré.

El barón Armin tosió violentamente y la sangre le salió por la boca. No le quedaba mucho tiempo.

—Dile a… Octavian… yo… lo siento…

A pesar de que no estaba involucrado en la muerte de la prometida de Orán, todavía había vendido la droga que le había quitado la vida. Herscherik asintió y Armin sonrió, tranquilizado por la respuesta. Luego, tiró de la manga de Herscherik para acercarlo y le susurró algo al oído. Los ojos del pequeño se agrandaron. Después de esas últimas palabras, el barón Armin lo soltó mientras caía al suelo.

Nunca más se pondría de pie.

El silencio se apoderó de los tres supervivientes.

No pude hacer nada… De nuevo. Herscherik apretó el puño. Incluso cuando sus uñas se clavaron en su palma, no sintió dolor. Golpeó el suelo con ese puño, una y otra vez, hasta que finalmente pudo sentir algo. Ese dolor, sin embargo, sólo alimentó la ira de Herscherik hacia sí mismo.

Todavía no habían llegado al fondo del caso. De hecho, la persona detrás de la operación podría conocer su investigación ahora. Si bien Herscherik no sabía cómo, estaba seguro de que el barón y sus enemigos estaban muertos debido a la figura en el techo.

Tenían a alguien más vigilando a esos tres, ¿quiénes estaban mirando al barón Armin? Eso significaba que el cerebro supremo había esperado que el barón fuera descubierto en algún momento. Y esa persona es tan hábil que ni siquiera Kuro los notó… Herscherik había visto la figura en el techo por mera coincidencia. Quien fuera capaz de acercarse tanto sin ser notado por Kuro, cuya experiencia como espía le había dado un agudo sentido de cuándo estaba siendo observado, no era un asesino ordinario.

—Hersche, tu mano está sangrando —Kuro tomó la mano de Herscherik y frotó suavemente la herida con un pañuelo blanco limpio.

—Lo siento… —se disculpó. Kuro le devolvió la sonrisa. Sabía que su maestro era el tipo de persona que siempre piensa en los demás. A su vez, Herscherik tendía a descuidarse a sí mismo, lo que significaba que quienes lo rodeaban tenían que cuidar al principito.

—¿Qué te dijo el barón Armin al final…? Ninguno de ellos tenía nada útil —dijo Orán, frustrado. Los otros tres cuerpos ya se habían reunido en un lugar, prolijamente dispuestos.

—El barón… —El sonido de la puerta al abrirse interrumpió a Herscherik. Un niño salió de ahí.

—¡Señor Armin! —El chico de cabello índigo del color del cielo nocturno, Rick, corrió hacia ellos—. Señor Armin, ¿qué pasó? ¡Señor Armin! —Rick se aferró al barón inmóvil. Cuando se dio cuenta de que el barón estaba muerto, se quedó sentado sin comprender por un momento antes de volverse hacia Herscherik, quien estaba helado de sorpresa. —¡Tú…! ¡Debes haber matado al señor Armin!

Cuando Rick levantó el puño, Orán lo detuvo. Kuro levantó al Herscherik inmovilizado del suelo, retrocediendo unos pasos.

—¡Detente, Rick! —Orán gritó, mientras Rick seguía luchando.

—¡Suéltame, Octavian! ¡¿No estás de nuestro lado?! ¿O eres como los otros nobles? ¡Me lo quitan todo! ¡¿Por qué?! ¡Ustedes nobles ya lo tienen todo en el mundo! ¡Devuélveme al señor Armin! ¡Devuélvelo!

—¡Rick! —Orán volvió a llamar al chico por su nombre. No fue culpa de Herscherik que el barón hubiera muerto. Pero explicar eso le obligaría a revelar todo sobre el tráfico de drogas. El barón no habría querido eso. Aun así, Orán no creía que fuera correcto que Rick volviera su ira contra Herscherik. Estaba perdido.

—Orán, —llamó Herscherik. Sacudió la cabeza. Los niños no necesitaban saber nada sobre la droga… de hecho, no podían saberlo.

Herscherik miró a Rick a los ojos, ardiendo de odio. Rick debe haber perdido a personas queridas por él en el pasado, y sonaba como si no fueran nobles. Herscherik ahora entendía por qué Rick lo había tratado, un niño aparentemente noble, con tanta frialdad desde el principio.

Cuanta más gente pierde, más tiene que aferrarse a algo… para seguir adelante. Así como Orán había odiado a la realeza, a los nobles e incluso a sí mismo después de la muerte de su prometida, incluso una emoción negativa podría convertirse en algo que lleve a una persona hacia adelante un día más.

Rick confiaba y respetaba al barón Armin, e incluso lo consideraba como un padre. A pesar de su estatus noble, el barón Armin se había ganado su confianza. Ahora que se lo habían quitado, parecía que Rick necesitaba un objetivo para su ira. Si eso es lo que el niño necesitaba, Herscherik se ofrecería con mucho gusto. Eso era lo único que podía pensar en hacer que pudiera ayudar a Rick.

Mientras Rick continuaba luchando y gritando, el sonido de los cascos se podía escuchar desde la distancia. La seguridad que Mark había solicitado finalmente había llegado. Herscherik dejó caer sus hombros.

—Realmente soy impotente… —murmuró Herscherik lo suficientemente fuerte para que sus dos hombres lo escucharan. Esas palabras se filtraron y se disiparon en la oscuridad de la noche.


Shisai
Y recordemos que Hersche tiene 5 años físicamente, me da pena que tenga que haber visto tantas tragedias siendo tan pequeño

| Índice |

One thought on “Herscherik – Vol. 2 – Capítulo 8 (3): Celos, odio y la salida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.