Herscherik – Vol. 3 – Capítulo 2: Disparar la brisa, la visita y el contacto

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El día después del baile de Año Nuevo, Herscherik estaba sentado en su sofá favorito de su habitación. Ya había desayunado y miraba por la ventana con expresión de pena. Tres personas ocupaban la habitación: Herscherik, Kuro (quien estaba preparando el té para después de la comida) y Orange, quien estaba sentado en la silla junto a la puerta limpiando su espada.

Un ambiente incómodo se había instalado en la habitación. La incomodidad, y la expresión malhumorada de Herscherik, se debía al acuerdo que el ministro Barbosse había propuesto el día anterior.

—Uf, el viejo zorro quiere enterrar el hacha de guerra… —exclamó Herscherik, en marcado contraste con su preciosa apariencia. Ninguno de sus hombres condenó su comportamiento poco principesco. En todo caso, compartían el sentimiento.

No era raro que la realeza o los nobles se comprometieran a edades tempranas. De hecho, casarse por amor era la excepción más que la regla en esta sociedad, especialmente un matrimonio como el de los padres de Herscherik. Algunos de los hermanos de Herscherik ya estaban comprometidos, o al menos habían reducido los candidatos a comprometerse. Los matrimonios reales eran una poderosa herramienta para reforzar la prosperidad de la nación, aunque el rey de turno solía dar a sus hijos la máxima autoridad para elegir a sus cónyuges.

Herscherik había reconocido la posibilidad de comprometerse algún día con la hija de un noble poderoso, o incluso de casarse con una familia real extranjera. Sin embargo, el problema de este compromiso en particular era su futura esposa. Al ser el príncipe más joven que no contaba con poderosos respaldos, casarse con la hija del marqués Barbosse sería un movimiento político impactante. El marqués Aldis, padre del caballero al servicio de Herscherik, Oran, podría haber sido considerado un mecenas de Herscherik, pero como Roland, el jefe de la casa, se había retirado de su cargo de general y sus hijos no tenían un alto rango a pesar de ser caballeros, no tenían ningún poder político en el que Herscherik pudiera confiar realmente.

Si Herscherik aceptaba casarse con la hija del ministro, el marqués Barbosse se convertiría en su principal patrocinador. Su nombre era uno de los más prestigiosos de la nación; en muchos sentidos, el ministro era el verdadero gobernante de Greysis. El estatus de Herscherik, actualmente inexistente, se dispararía si aceptara este compromiso. Si el ministro lo deseaba, bien podría convertirse en el próximo rey, a pesar de todos sus hermanos mayores. Además, aunque el padre de Herscherik solía dar a sus hijos la última palabra en lo que respecta a sus propios matrimonios, no tenía ninguna opción en el asunto si el ministro Barbosse era quien lo solicitaba.

¿Qué está planeando Barbosse…?, se preguntó Herscherik, mientras repasaba los acontecimientos de la noche anterior.

—Creo que… que no soy digno de la oferta, Ministro.

Herscherik consiguió escurrirse después de que el salón de baile se quedara en silencio. El joven príncipe había compuesto su rostro con una sonrisa ligeramente confusa y humilde mientras observaba la sala. Incluso los miembros de la familia real lo miraban con asombro. Su padre, en particular, parecía que iba a desmayarse. El Sexto Príncipe, quien estaba estudiando en el extranjero, así como el Quinto Príncipe y la Segunda Princesa no estaban presentes para ofrecer ninguna objeción.

—¡Tan humilde como siempre, Alteza! —Barbosse soltó una carcajada sincera y dramática—. La sabiduría de Su Alteza nunca deja de sorprenderme… Y tiene un carácter íntegro a la altura. Estaría tranquilo sabiendo que mi querida hija vivirá sus días con alguien como Su Alteza… ¿Qué dices?

“Sabiduría”, ¿eh? Un sarcasmo mordaz, Barbosse. ¿Crees que caería en eso?

Maldiciendo en silencio, Herscherik calculó su próximo movimiento. Supongo que así es como quiere jugar, en lugar de eliminarme… Los asesinatos puedo prevenirlos.

Herscherik había iniciado la operación “La fortuna favorece a los audaces” por esta misma razón. De hecho, ya había habido algunos asesinatos e intentos de envenenamiento dirigidos a él, pero Kuro y Oran habían hecho un trabajo preciso. Su plan había sido agotar la paciencia de Barbosse hasta que hiciera un movimiento arriesgado que pudieran atribuirle.

Por desgracia, el ministro no se lo estaba poniendo tan fácil a Herscherik. Ahora, el principito se encontraba ante un dilema. Un “no” sin tacto podría perjudicar a su padre y a sus hermanos. Por otro lado, no podía caer en la trampa de Barbosse.

—Ministro Barbosse, ¿no sería demasiado precipitado dar una respuesta aquí y ahora? —Marcus se adelantó, como para proteger a Herscherik mientras éste se esforzaba por responder. Aunque mostró al ministro su sonrisa universalmente querida, la mirada de sus ojos era fría como el hielo—. Herscherik es sabio para su edad, y ciertamente tiene un brillante futuro por delante. Pero aún es un niño. Además, este puede ser un lugar demasiado público para discutir algo tan sensible como un matrimonio. Después de todo, es una decisión que durará el resto de sus vidas. —En otras palabras, Mark le dijo al ministro que “mirara a su alrededor”, aunque con palabras más políticamente correctas.

El ministro se rio, disipando la acusación.

—Absolutamente. Parece que me estoy adelantando. Hablando de eso, príncipe Marcus, ¿tiene Su Alteza alguna noticia en ese departamento?

—Este tampoco es el lugar para discutir mi futuro.

—Ya, ya. Su Alteza dirigirá nuestro país un día. Como servidor de la nación, no puedo evitar preocuparme.

Una mirada amarga brilló en la expresión de Mark.

—Siento mucho haber preocupado a todos, —respondió con su habitual sonrisa.

Herscherik había preguntado a Marcus después de la fiesta para saber que tenía una posible prometida, pero no había llegado a comprometerse. Al parecer, Mark estaba enamorado de alguien que no le correspondía.

—¿Todavía no la has superado, Mark…? —Oran sacudió la cabeza con conocimiento de causa. Al final del día, ambas partes acordaron que Herscherik celebrará una reunión con la hija del ministro Barbosse en una fecha posterior.

—¿Qué vas a hacer, Hersche? —preguntó Oran, obviamente refiriéndose al mismo incidente que pesaba en la mente de Herscherik.

—Realmente no tengo opción… Tengo que conocerla. —En este punto, la negativa no era una opción. Herscherik sabía muy bien que, a pesar de su nacimiento real, el ministro tenía un rango superior al suyo. Y, a pesar de las siniestras intenciones que pudieran acechar, se trataba a todas luces de una propuesta bastante ordinaria.

—Podría sacarlo, —murmuró Kuro mientras colocaba el té en la mesa. Herscherik levantó la vista para ver los ojos de su mayordomo brillando como rubíes iluminados por un fuego espeluznante.

—No, Kuro —le reprendió.

—Estoy bromeando… —Kuro se dio la vuelta, medio enfadado.

No, no estabas bromeando. ¡He visto sangre en tus ojos! Herscherik miró a Kuro de reojo.

—Pero ¿qué hacemos ahora? —preguntó Oran—. No crees que sea una propuesta de matrimonio sincera, ¿verdad?

Herscherik asintió. Sospechaba que la intención del ministro era algo como traerlo a él -el mayor peligro potencial- al redil, dividiendo a la familia real como resultado. Era eficiente. ¿Pero estaba dispuesto a sacrificar a su propia hija por su plan? Era algo absolutamente despreciable para un padre, pero parecía totalmente acorde con el carácter del ministro. El hombre había asesinado al abuelo de Herscherik, a su tío y a la primera hija de su padre cuando sólo tenía un año. ¿Acaso alguien capaz de tales cosas trataría a su propia hija de manera diferente?

—Si no puedo decir que no, se lo haré decirlo. —Herscherik suspiró, incapaz de idear otra cosa—. Si hago que me odie lo suficiente, tendrán que abandonar todo el asunto. Si después de eso sigue insistiendo en el compromiso, le daré un no rotundo con la excusa de estar preocupado por su hija.

—Ese parece el camino de menor resistencia. —Oran se habría sentido culpable de forzar a una chica tan joven a una situación como esa, aunque fuera la hija del ministro.

—Si dicen que te pasa algo… —Murmuró Kuro con el mismo tono oscuro de antes.

—Oye, Kuro, ¿de qué lado estás? Y dejemos las amenazas de asesinato, por favor —intervino Herscherik, quien sólo recibió un encogimiento de hombros por parte de Kuro.

El matrimonio… A pesar de su cuerpo masculino, la mente de Herscherik siempre se había inclinado hacia una mentalidad femenina, debido a los recuerdos de Ryoko. Nunca había estado interesado en el matrimonio, o en las relaciones, para el caso. Bueno, al menos en el mundo real. En el mundo de la ficción, Ryoko había vivido innumerables relaciones. ¿Sería realmente capaz de casarse, o incluso de ver a esta chica como una pareja romántica de alguna manera? Especialmente cuando Herscherik se sentía mayormente femenina por dentro.

Una mente femenina en un cuerpo masculino… Quiero decir, he aceptado el hecho de que estoy en un cuerpo masculino ahora.

Algunas cosas eran diferentes, ciertamente, pero en general Herscherik nunca había encontrado ningún impedimento en su vida a causa de su nueva anatomía. La gente se acostumbra a las cosas.

Después de tener los ojos llenos de cuerpos de hombres todos los días, supongo que me aclimaté a ellos.

De hecho, había cosas mucho más importantes que su propia anatomía por las que Herscherik tenía que preocuparse. Se había preguntado a menudo cómo habrían sido las cosas si él también hubiera nacido mujer en este mundo. Para empezar, no estaría en esta situación. Si no hubiera nacido príncipe, tal vez ni siquiera le hubieran dado la posibilidad de elegir. Como una princesa, su padre podría haberlo mantenido completamente en la oscuridad hasta que se casara con alguna nación aliada lejana donde estaría a salvo.

Sin embargo, no creo que actuará de manera diferente si fuera una princesa, concluyó Herscherik al final.

En ese momento, miró a sus dos hombres a su servicio. Eran hombres de buen aspecto. Si hubiera nacido niña, ¿estaría enamorada de ellos? Ambos eran guapos y competentes. De hecho, eran bastante populares entre las siervas del castillo y las mujeres de la ciudad del castillo. Si esto hubiera sido ficción, Ryoko convertida en Herscherik podría haber sentido algo por ellos. Por desgracia, a pesar de vivir en un mundo de fantasía de espadas y magia, se trataba sin duda de la realidad.

Tengo como veinte años más que ellos, y trabajan para mí.

Herscherik, independientemente de su aspecto exterior, era una mujer de 34 años por dentro. Con su vida anterior y ésta combinadas, había vivido más de cuarenta años. Es más, para empezar, Ryoko nunca había estado interesada en un romance en la vida real.

—Entonces… ¿Alguno de ustedes tiene novia? —En realidad, Herscherik sólo lo había mencionado como algo de lo que hablar y que podría distraer del problema en cuestión. Sus dos hombres, sin embargo, se congelaron al escuchar la pregunta de su amo.

—Eso fue… repentino —replicó Oran.

—Sólo por curiosidad. Los dos son populares —explicó Herscherik con sinceridad—. He visto que los invitan a salir a los dos con bastante frecuencia.

De hecho, Herscherik había sido testigo de cómo ambos eran prácticamente acorralados por las chicas tanto en el castillo como cuando salían. Por otro lado, nunca había visto a ninguno de los dos pasar tiempo con ninguna de las chicas que se les acercaban.

—Las rechazo a todas… —Oran respondió con un suspiro—. Sé que tengo que seguir adelante en algún momento, pero no estoy preparado. —Aunque habían pasado más de tres años desde la muerte de su prometida, todavía no podía superarla. De hecho, ni siquiera quería hacerlo. Oran era fiel, tanto que ni siquiera las mujeres a las que había rechazado podían encontrar en su corazón la posibilidad de hablar mal de él por ello—. ¿Y tú, Perro Negro?

—¿Qué pasa conmigo?

—¡Te he visto involucrado en una o dos peleas de amantes! —declaró Oran con orgullo.

Kuro se burló.

—No tengo ninguna relación con nadie. Debes estar equivocado.

—¿Equivocado…?

—Como mayordomo de Hersche, sólo trato de mantener un ambiente de trabajo eficiente. Todos eran fuentes de información útiles.

Oran se quedó sin palabras. Kuro consideraba que todos, excepto Herscherik (y Oran, aunque nunca lo admitiera), no eran más que peones en un tablero de ajedrez del que podía aprovecharse. Tenía un punto de vista muy seco, como correspondía a su antigua profesión.

Herscherik sintió una punzada de preocupación por Kuro y por todas las mujeres que lo miraban con estrellas en los ojos.

—Los sentimientos de las chicas son delicados, Kuro. Tienes que ser amable con ellas. —Herscherik reprendió a Kuro, sin mencionar el problema fundamental de su mentalidad, por supuesto.

A partir de ese momento, Kuro empezó a tratar con más amabilidad a las mujeres que se le acercaban. Por supuesto, eso sólo hizo que aumentara su popularidad, condenando a más mujeres al rechazo.

—¿Y tú, Hersche? ¿Qué tipo de chicas te gustan? —replicó Oran.

Herscherik se llevó una mano a la barbilla y reflexionó. Alguna mayor, supongo. Me gusta mucho la voz del señor Rook. Herscherik recordó al mayordomo de servicio de su padre. Su actitud helada, su comportamiento humilde y su voz profunda que le recordaba a un actor de doblaje que le había gustado a Ryoko.

—Alguien con los pies en la tierra… definitivamente del tipo maduro, supongo. —Herscherik se abstuvo de mencionar a la persona concreta en la que estaba pensando—. Alguien sabio y amable, pero que sea firme en sus creencias.

Tendría que ser una buena persona, pensó Herscherik para sí mismo, asintiendo.

—¿Y la apariencia? —preguntó Kuro.

Este tipo de conversación era una novedad para Herscherik. No puedo creer que sea la primera vez que “tiro de la brisa” con ellos, se dio cuenta.

—Um… Realmente no importa, supongo. Una vez que te enamoras de alguien, todo parece… Oh, pero… —Herscherik dio una palmada—. ¡Me gusta el pelo rubio y los ojos claros!

Muchos de los personajes favoritos de Ryoko eran rubios y de ojos azules. Después de todo, ése era el aspecto estereotipado de un príncipe. El pelo plateado y el pelo negro también molan, y me gustan los ojos rojos de Kuro y los ojos naranjas de Oran, ¡pero no puedo dar la espalda a los clásicos! Contento con esa conclusión, Herscherik cogió la taza de té, ahora completamente fría.

—¿Calmada, sabía, amable y de firmes convicciones…?

—¿Cabello rubio y ojos claros…?

Los hombres del servicio se miraron entre sí antes de volverse al unísono hacia su amo que sorbía el té. El príncipe acababa de describirse literalmente… a sí mismo. Ninguno de los dos tenía una respuesta a eso, así que la conversación terminó ahí.

Ya había pasado una semana desde el baile de Año Nuevo. Al oír un golpe reservado en la puerta, el personaje de la habitación marcó su página en el libro que estaba leyendo.

—Pasa, Herscherik —llamó la figura a la puerta mientras dejaba el libro a un lado. Incluso sin oír la voz del visitante, sabía que nadie más que Herscherik vendría a llamar a su puerta a estas horas, y con un golpe tan silencioso.

—Gracias, hermano Eutel.

Tal y como Eutel había adivinado, su hermano menor Herscherik asomó la cabeza por la puerta. Eutel lo saludó con una sonrisa.

—Gracias por venir siempre a verme. Siento estar aquí en la cama. —Se disculpó mirando hacia abajo.

Herscherik se apresuró a negar con la cabeza.

—Por favor… Siempre soy yo el que te interrumpe.

Esta habitación pertenecía a Eutel Greysis, el Quinto Príncipe de Greysis e hijo del rey y la Segunda Reina. Tenía quince años, un pelo ondulado y lavanda que le caía hasta los hombros y unos ojos azul intenso que desprendían un aura fría e inabordable. Sin embargo, Eutel tenía una expresión suave que contrarrestaba esa mirada fría, por lo que la gente solía tener una impresión cálida de él en general.

Como miembro de la familia real, estaba dotado de una belleza pintoresca. Sin embargo, ahora sus mejillas estaban hundidas y su piel era mortalmente pálida. Tras enfermar de fiebre el verano anterior, Eutel había estado confinado en su cama junto a la ventana durante medio año.

—¿Cómo te encuentras? —preguntó Herscherik, preocupado.

—Estoy bien —contestó Eutel al recibir a su hermano—. El buen tiempo ayuda. —Sonrió débilmente, sus mejillas hundidas acentuaban su malestar.

Por supuesto, Herscherik no pudo mencionar nada de eso. Sólo sonrió amablemente.

—Me alegro. Oh, aquí hay unos dulces que hizo Schwarz. Por favor, tómalos para cuando tengas más apetito. —Le entregó una bolsa de papel con galletas que contenían unos cuantos frutos secos diferentes. Eran las mismas galletas que Herscherik había tomado para el té ese día.

—Gracias. Tu mayordomo hace unos dulces deliciosos, Herscherik. Hablando de… ¿no hay nadie contigo hoy?

—No, hoy están un poco ocupados.

Los hombres al servicio de Herscherik tenían mucho más que hacer que simplemente vigilarlo. Mientras Kuro se encargaba de la casa y de algunas tareas de oficina durante el día, realizaba varias misiones de reconocimiento por la noche. Y aunque el deber principal de Oran era, de hecho, vigilar a Herscherik, el ejército le había pedido que ayudara en el entrenamiento de caballeros y soldados ahora que había demostrado su verdadero potencial. Ahora Oran se unía a su entrenamiento unas cuantas veces a la semana. No le importaba trabajar con los soldados y los caballeros, pero no soportaba que sus hermanos insistieran en molestarle durante todo el tiempo.

Además, tengo órdenes estrictas de no salir del castillo, pensó Herscherik, sin inmutarse por el hecho de que esto hiciera parecer que Kuro era el que mandaba.

De hecho, desde el inicio de la Operación “La Fortuna Favorece a los Audaces”, su vida había estado en peligro varias veces. Había habido intentos de asesinato, algunos encubiertos y otros simplemente hechos para parecer accidentes. Después de esos incidentes, ya no podía salir fácilmente del castillo a su antojo.

No quiero morir todavía… Sería mucho más fácil si pudiera protegerme… Herscherik dejó escapar un silencioso suspiro, frustrado por sus escasas habilidades de combate. Si bien el hecho de no tener magia excluía por completo el entrenamiento de hechicería para él, se había mantenido al día con su entrenamiento de espada y equitación desde que tenía tres años.

La perseverancia es la fuerza, decían…

En lo que respecta a la espada, no tenía remedio, aunque por fin había aprendido a hacer trotar a su caballo sin ayuda.

Después de cuatro años enteros. Qué vergüenza. Herscherik lloró una sola lágrima, internamente, por supuesto.

Además de todo eso, comprendía perfectamente la precaria situación en la que se encontraba. Los rumores de su posible compromiso con la hija del ministro se habían extendido por todo el castillo y habían calado rápidamente en toda la alta sociedad. Aunque no se había decidido nada oficialmente, la mayoría de los nobles los consideraban ya como comprometidos. De hecho, algunos nobles que querían ganarse el favor de Herscherik le habían enviado regalos para felicitarle. El príncipe devolvió todos esos regalos, pero seguía siendo objeto de un intenso escrutinio.

Con todo esto, Herscherik había venido a visitar a Eutel. Su habitación también estaba en los Cuarteles Exteriores, así que podía ir ahí con seguridad sin guardaespaldas. Pero el hermano Eutel no tiene buen aspecto. Eutel nunca había sido el tipo saludable como un toro, pero por lo que Herscherik había oído, solía ser capaz de asistir a la academia sin problemas. Ahora, sin embargo, se veía sin color, y aparentemente había perdido por completo el apetito.

Cuando Herscherik oyó por primera vez que Eutel había caído enfermo, pensó inmediatamente en esa misteriosa “enfermedad” que sólo afectaba a la realeza. Esa preocupación, sin embargo, era infundada. Según el médico, el equilibrio entre su magia y su recipiente se había roto, afectando al ya frágil cuerpo de Eutel. Todos los habitantes de este mundo tenían magia en su interior, y un recipiente para mantener esa magia en sus cuerpos. Este “recipiente” no era exactamente un órgano, sino algo totalmente distinto.

Por lo general, la magia de uno nunca supera la capacidad de ese recipiente, como el máximo de MP en los videojuegos que Ryoko recordaba. Sin embargo, en raras ocasiones, la magia de uno podía desbordar ese recipiente. Cuando eso ocurría, el cuerpo se veía desbordado y la persona desafortunada quedaba postrada en la cama, como Eutel.

El médico real declaró que la condición de Eutel no era algo que la medicina pudiera arreglar. Sólo había dos curas: esperar a que su recipiente aumente de forma natural su capacidad, o intentar acelerar ese proceso mediante el entrenamiento. El problema era que no tenía sentido esperar a que aumente de tamaño si la magia que contenía crecía al mismo ritmo. Con un entrenamiento extenuante, el frágil cuerpo de Eutel podría terminar en un estado aún peor. A fin de cuentas, lo único que podía hacer Eutel era esperar la recuperación natural.

Preocupado por el estado de su hermano, Herscherik venía a visitarlo siempre que podía. Incluso hoy, Herscherik había estudiado toda la mañana, pero aun así encontró tiempo para visitar a Eutel después del almuerzo, antes de que comenzaran sus tareas de la tarde.

—Vuelves a fruncir el ceño, Herscherik. —Eutel golpeó el extremo de su dedo índice en el entrecejo de Herscherik. Riéndose, masajeó la línea del ceño que se había formado en la frente de su hermano.

—Lo siento… —Herscherik se disculpó por haber dado a su hermano más motivos de preocupación, y después de haber venido específicamente a animarlo también—. Le das demasiadas vueltas a todo, Herscherik. Estoy bien. Te lo prometo. —Eutel sonrió, y Herscherik sólo pudo asentir en respuesta—. Y además, tú estás en una situación más difícil que yo en este momento. He oído que ese cerdo del ministro está intentando tenderte una trampa.

—Cerdo… ¿Qué? —Herscherik abrió los ojos de par en par, sorprendido de que los rumores de su propuesta de compromiso hubieran llegado hasta su hermano postrado en la cama, pero aún más de que el amable Eutel utilizara ese lenguaje.

Entonces, se oyó un golpe en la puerta, mucho más fuerte que el de Herscherik. Con el permiso de Eutel, otro hermano mayor de ellos entró en la habitación.

—¿Will? ¿No se supone que estás en el trabajo?

—Necesitaba verte por algo, Eutel. ¿Cómo te va…? ¿Herscherik? ¿Otra vez aquí?

La figura que entró se dirigió a Eutel, y le dirigió a Herscherik una mirada poco entusiasta. Era William Greysis, el Segundo Príncipe. Su pelo, platino como el de su padre, estaba largo y trenzado holgadamente en la espalda. La mirada de sus ojos azules, en contraste con la dulzura de Eutel, era fría como el hielo.

—Hola, hermano William. —Herscherik se apresuró a hacer una reverencia al encontrarse con aquellos ojos helados.

William sólo miró a Herscherik un momento antes de volver a mirar a Eutel. Herscherik se preguntó si la expresión de William era mucho más cálida cuando miraba a Eutel que a él o si era sólo su imaginación. Aunque todos los hijos de la realeza compartían un padre, William y Eutel también tenían la misma madre. Tal vez eso contribuyera a lo unidos que parecían en comparación con los otros hermanos de Herscherik.

Entiendo que será un poco más distante conmigo porque tenemos madres diferentes… ¿Pero he hecho algo malo? Herscherik no pudo evitar sentirse un poco triste.

Las cosas habían cambiado. Aunque no veía a William a menudo, nunca le habían tratado con tanta frialdad. Primero los trillizos eran demasiado sensibles, y ahora William lo trataba como si no existiera. Herscherik pensó en todo lo que había hecho últimamente, pero no se le ocurrió nada que explicara este cambio de actitud. Dejó escapar un silencioso suspiro.

Al final, Herscherik decidió dejar hablar a sus dos hermanos y se dirigió hacia la puerta sin decir nada más. Una vez fuera de la habitación, lanzó un suspiro mientras se alejaba de la puerta. En ese momento, Herscherik se dio cuenta de que alguien tomaba la luz del sol que entraba por la ventana, contemplando la vista.

Lo primero que se le ocurrió a Herscherik al ver a esa persona fue “el gato Shiro”.

Un gato de llamativos ojos dorados y pelaje blanco puro había vagado por el barrio de Ryoko, y ella le había puesto el nombre de Shiro. Cuando volvía a casa, Ryoko llamaba a Shiro mientras estaba posado en un muro de hormigón junto a la acera, y el gato siempre maullaba como si le diera la bienvenida a casa.

Herscherik había establecido la conexión porque la persona que tenía delante era exactamente igual que el gato blanco.

La persona que estaba junto a la ventana era más baja que Kuro u Oran y tenía un pelo largo, liso y de un blanco intenso que le caía por debajo de la cintura. Su piel era pálida como el alabastro, y sus ojos eran de un brillante color ámbar dorado. Además, eran tan hermosos que Herscherik sólo podía imaginar que habían sido bendecidos por la propia diosa de la belleza. Estaba seguro de que esta persona podía encantar a cualquiera que quisiera con una sonrisa.

La forma en que esta hermosa persona fruncía su torneado ceño y desviaba la mirada cuando veía a Herscherik sólo terminaba recordándole aún más al gato Shiro.

Nunca pensé que hubiera nadie en este mundo más hermoso que mi padre o mis hermanos…

Habiendo estado rodeado de gente hermosa desde su reencarnación, Herscherik pensaba que se había hecho inmune a ella. Pero la belleza de la persona que tenía delante era tan perfecta que se comparaba -o incluso superaba- a la de cualquiera de su familia.

Qué mujer tan hermosa… er, ¿es una mujer? Herscherik inclinó la cabeza.

Había algo… que le faltaba a la incomparablemente bella figura que tenía delante. Uno de sus brazos, que salía de su túnica blanca como la nieve adornada con unos brazaletes, estaba un poco en el lado frágil y delicado. Y lo que es más importante, faltaba una curva importante en su silueta. ¿No tiene pechos? Incluso un busto pequeño mostraría una pequeña curva, pero la túnica de esta persona caía en línea recta sobre su pecho.

¡No puede ser…! Herscherik levantó tímidamente la vista del pecho de la persona.

—¿Qué? —Una voz ligera, pero inequívocamente masculina, surgió de aquel par de labios torneados.

¡Este mundo de fantasía desafía el género…! ¡Qué fantástico! gritó Herscherik en silencio; por alguna razón, casi se le saltaban las lágrimas.

—¿Esa es la forma de hablarle a un príncipe? —dijo una voz diferente.

Herscherik se dio la vuelta y vio a un hombre de unos cuarenta años, vestido con las elaboradas ropas de un sacerdote. Su pelo castaño moteado de blanco asomaba por debajo de su cofia, y las arrugas en las comisuras de los ojos le daban una expresión cálida. El hombre se acercó a Herscherik y se arrodilló, con lo que quedó a la altura de los ojos del principito.

—Es un honor conocerlo, príncipe Herscherik. Mi nombre es Hoenir, y soy el jefe de la Iglesia de la Luz aquí en Greysis. —El hombre sonrió.

Herscherik reconoció el nombre. Así que este es el Hoenir, arzobispo de la Iglesia de la Luz…

La Iglesia de la Luz era la religión más común en todo el continente. Esta religión honraba a numerosos dioses que gobernaban el Jardín de Arriba, con un único dios creador al frente. Sus escrituras sagradas describen la forma en que los dioses mantenían el mundo, y la mayoría de los seguidores adoraban al dios creador y a otro dios que fuera relevante para sus vidas. Por ejemplo, un agricultor podía adorar al dios creador y a la diosa de la cosecha, o un pescador podía adorar a la diosa del mar. Los caballeros solían honrar a una deidad que regía la guerra.

Herscherik y el resto de la familia real no profesaban ninguna religión. Aunque la libertad de religión era un derecho reconocido en el Reino de Greysis, se suponía que los gobernantes del país debían permanecer imparciales, sin ninguna influencia religiosa.

—Es un placer, arzobispo Hoenir. —Herscherik esbozó una encantadora sonrisa, mientras observaba todos y cada uno de los movimientos del hombre.

Incluso después de haber descubierto que la Iglesia estaba involucrada en el tráfico de drogas, ninguna investigación les había llevado a ninguna prueba concreta. Todo lo que pudieron encontrar fue conocimiento común y conjeturas.

El hecho de que no podamos encontrar nada sobre ellos sólo significa que tienen un perfecto control sobre la información que sale a la luz, —había dicho Kuro. Luego, añadió que debían desconfiar de cualquier pista demasiado obvia, ya que podría ser una trampa.

Ahora, el arzobispo se había presentado ante Herscherik en carne y hueso.

—¿Qué está haciendo en el castillo, arzobispo? —Los arzobispos estaban a cargo de su propia diócesis y rara vez se aventuraban fuera de ella. ¿Por qué estaba aquí en el barrio exterior del castillo?

—¡Herscherik! —Una voz enérgica le llamó por su nombre justo cuando Hoenir iba a responder a su pregunta. Herscherik se dio la vuelta para ver a William, con su bello rostro amargado por la frustración—. ¿Necesitas algo de mi invitado? —Sus profundos ojos azules se clavaron directamente en el alma de Herscherik.

Herscherik no entendía por qué William parecía tan infeliz. Justo cuando iba a decir algo, Hoenir se le adelantó. El arzobispo se levantó y se puso delante del principito como si lo protegiera antes de hacer una profunda reverencia.

—Alteza, fui yo quien se acercó al príncipe Herscherik. Perdonad mi intromisión —dijo Hoenir, lo que sólo hizo que William frunciera aún más el ceño. Hoenir le dedicó una sonrisa indulgente antes de volverse hacia Herscherik—. Su Alteza, estoy aquí para tratar al Príncipe Eutel.

—¿De verdad? ¿Puedo preguntar cómo? —preguntó Herscherik, mirando a William por encima del hombro de Hoenir. La imagen de esa droga, que hacía poco había erradicado, le vino a la mente.

Hoenir continuó, sonriendo como si supiera lo que el príncipe estaba pensando y quisiera aliviar sus sospechas.

—Manejo la magia de curación divina.

—Realmente…

Aunque Herscherik, quien no tenía magia interior, sólo había estudiado los fundamentos de la hechicería, sabía lo raros que eran los usuarios de la magia curativa. Sólo una pequeña fracción de la población poseía el tipo especial de magia interior que requerían los hechizos de curación; Herscherik había leído que el número era sólo uno de cada diez mil personas. Además, el uso real de esos hechizos requería una formación especializada en hechicería, conocimientos médicos equivalentes a los de un médico y -dependiendo de lo que se tratara- una enorme reserva de poder mágico.

Casi todos los usuarios de la magia curativa que existían estaban asociados a la Iglesia. La magia curativa estaba clasificada como magia divina, y la Iglesia tenía esencialmente el monopolio del conocimiento sobre ella; la gran mayoría de los usuarios avanzados de la magia curativa eran funcionarios de la Iglesia. El hecho de que Hoenir pudiera usar la magia curativa para ayudar a la complicada condición de Eutel era un testimonio de su destreza como hechicero.

—Herscherik, el Arzobispo Hoenir está aquí para tratar a Eutel. Vuelve a tu habitación.

Herscherik asintió obedientemente en respuesta a la orden de William. No tenía otra opción. La magia curativa no puede hacer ningún daño, se dijo a sí mismo y luego se dio la vuelta para marcharse.

Antes de que pudiera salir, Hoenir lo llamó.

—Príncipe. ¿Tiene Su Alteza algo de tiempo libre? —El arzobispo le sonrió.

—Creo que sí —contestó Herscherik, aunque empezó a percibir algo raro detrás de la sonrisa de Hoenir: un tipo de deshonestidad diferente a la que sentía de Barbosse.

—Ven aquí —Hoenir llamó al hermoso joven para que se alejara de la ventana. Se acercó a Hoenir con el mismo ceño fruncido, le echó una mirada momentánea a Herscherik y luego se volvió hacia Hoenir—. Alteza, éste es mi hijo adoptivo. Ha estado estudiando en la ciudadela de la Iglesia la mayor parte de su vida, pero como este año es su mayoría de edad, lo he convocado a la capital. Se ha criado dentro de la Iglesia y conoce poco del mundo. —Hoenir se rio, dando una palmadita en el hombro del joven—. Lo único que le interesa es la magia, y se mantiene al margen, así que le he hecho acompañarme hoy. Sin embargo, no puedo llevarlo a la habitación del Príncipe Eutel cuando Su Alteza no está bien —continuó Hoenir su explicación con la misma sonrisa amable. No le dio importancia al hecho de que su hijo adoptivo parecía cada vez más infeliz. De hecho, Herscherik empezaba a preocuparse por ello—. Príncipe, si tiene tiempo libre, ¿sería Su Alteza tan amable de enseñarle el castillo?

Herscherik reflexionó, examinando la sonrisa de Hoenir. La fortuna favorece a los audaces… ¿Segunda parte?

Tanto el ministro Barbosse como la Iglesia parecían hacer sus movimientos, como si estuvieran en perfecta sintonía. Herscherik se habría quejado de esto, si no pareciera que le estaban sirviendo una oportunidad en bandeja de plata.

—¡Sí, me encantaría! —Herscherik sonrió inocentemente a Hoenir. La expresión del apuesto joven se ensombreció, pero Herscherik no le hizo caso.

La expresión de William también se había vuelto más severa, pero el principito no lo notó.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.