Katarina – Volumen 10 – Capítulo 3: Entrega de Vegetales (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Yo, Alan Stuart, corría lo más rápido que podía. Necesitaba hacer eso para dejar de pensar en lo que acababa de suceder. Quiero decir, el hecho de que tuviera que jugar con niños ya era una sorpresa suficiente. Pensé que los ayudaría con la tarea, aunque no era tan bueno en ese tipo de cosas, pero Katarina me arrastró a esto.

La situación en sí era molesta, pero me alegré de poder pasar tiempo con la chica por la que tenía sentimientos. Por supuesto, ella no lo sabía. Nadie lo sabía. Ella era la prometida de mi hermano, así que tenía que mantenerlo en secreto. No es que esperaba que sucediera algo entre nosotros, ya sea hoy o en el futuro. Pero aún así, solo estar aquí, mirando a Katarina, era suficiente para poner una sonrisa en mi rostro. Mientras perseguía a esos niños, sin aliento, era tan hermosa como siempre lo había sido desde que la conocí cuando éramos niños. Mirando a Katarina, sí, eso habría sido suficiente. Pero me esperaba otra sorpresa…

Iba detrás de un niño particularmente rápido, cuando de repente Katarina saltó frente a mí desde detrás de un árbol. Chocamos el uno contra el otro, e hice todo lo posible para no lastimarla, pero para hacer eso tuve que sacrificar mi equilibrio y caer hacia atrás, dejándola caer encima de mí. Como estábamos frente a frente, terminamos como… abrazados. Como si eso no fuera suficiente, sus labios incluso chocaron contra mi mejilla. No pude decir si ella no se dio cuenta o simplemente estaba fingiendo no hacerlo, pero en lo que a mí respecta, fue una gran conmoción. Sentí que la sangre se me subía a la cabeza.

Quiero decir… ¡Sus labios! ¡En mi mejilla! ¡Es como recibir un beso! Son tan, bueno, suaves. Y su cuerpo empujó contra mí… ¡No! ¡Cuanto más pienso en esto, peor va a ser!

Negué con la cabeza como si quisiera hacer que mis pensamientos se olvidaran y volví a jugar a la mancha con los niños. Tenía que concentrarme en correr. Para cuando los atrapé a todos, me había calmado un poco.

La chica que me había hecho sentir tan raro en primer lugar tuvo el descaro de venir y decirme:

—Eres muy bueno jugando con niños, Alan. Estoy segura de que algún día serás un gran padre.

Sus palabras y la forma casual en que las dijo me dejaron tan consternado que la golpeé en la cabeza.

—¡Ouch! ¡Alan! ¡¿Qué estás haciendo?!

Incluso la forma en que se veía enojada después de eso, con las mejillas hinchadas, era linda. Recordé la sensación de sus labios en mi cara y me puse nervioso de nuevo.

Calmarme por completo me va a llevar algo de tiempo…

♦ ♦ ♦

—¡Escóndanse! Uno, dos…

Uno de los niños mayores cerró los ojos y comenzó a contar. Después de la etiqueta y las carreras, llegó el momento de las escondidas.

Estábamos jugando en parejas, y los niños más pequeños se habían emparejado inmediatamente con los mayores, como si estuvieran acostumbrados a hacerlo. Una de las chicas, que parecía demasiado atrevida para su edad, eligió a Alan para que se uniera a ella.

Ese es uno de los personajes masculinos de Amante Afortunado para ti. Incluso a las niñas pequeñas les gusta.

En cuanto a mí, nadie me había pedido que me uniera a ellos. No es que no les agradara a los niños, solo me dijeron que me vieron tropezar durante las atrapadas y arrastrar los pies durante la carrera, y que no querían perder. El mundo de los niños era duro.

Como estaba totalmente agotada, esto me dio la oportunidad perfecta para descansar. Encontraría un buen escondite, lejos del niño que cuenta, y tomaría un respiro allí. Durante mi búsqueda del escondite perfecto, vi a un niño caminar solo por el jardín. Este niño parecía mayor que aquellos con los que estábamos jugando, definitivamente en edad escolar, al menos. Eso era extraño, ya que se suponía que los niños mayores estaban dentro del orfanato, estudiando.

Quizás también envían a los niños a hacer recados a veces, pensé para mí misma mientras el niño se alejaba.

Después de dar la vuelta a la esquina del edificio, encontré a otra persona que no esperaba ver en el jardín.

—¿Nicol? —lo llamé y él miró hacia mí, abatido.

—Oh, Katarina…

Su expresión era tan neutral como siempre, pero me di cuenta de que se sentía deprimido.

—¿Por qué estás aquí? ¿No estabas ayudando a los niños con la tarea? —pregunté, recordando que él personalmente se había ofrecido a hacer eso.

—Me dijeron que me fuera… Dijeron que los niños no pueden concentrarse si estoy cerca —informó con tristeza.

Siempre lo olvidaba, habiéndolo conocido durante tantos años, pero Nicol estaba maldito por ser tan atractivo que terminaba encantando a todos, incluso si no era su intención. Definitivamente vi por qué sería demasiado para esos niños puros e inocentes.

Lo entendí, pero no era culpa suya. No fue culpa de nadie. Si quieres culpar a alguien, tendría que ser a los Cielos quienes le obsequiaron con ese encanto perverso. Sabía que no podía evitarlo, pero no quería verlo tan triste. Según Sophia, tenía tantas ganas de venir aquí con nosotros que se había quedado despierto hasta tarde cocinando, y ahora estaba aquí, solo y sin poder ayudar.

Tal vez fue porque había estado jugando con niños durante tanto tiempo, pero en ese momento, para mí, parecía un niño pequeño y triste. Caminé hacia él y abracé su cabeza, acariciando suavemente su cabello.

—No te preocupes, Nicol. Encontraremos algo en lo que puedas ayudar. Juntos.

Podía sentirlo moverse entre mis brazos, pero luego dejó de moverse y me dejó acariciar su cabeza. Nicol había crecido tanto… Ahora era mucho más alto que yo. Pero de alguna manera, recordé al joven Nicol de mi infancia.

♦ ♦ ♦

Yo, Nicol Ascart, he pecado: dejé que Katarina Claes, la prometida de mi amigo, abrazara mi cabeza, sin pedirle que se detuviera ni se alejara. Aún peor, lo disfruté.

No tenía ninguna duda de que el gesto de Katarina no tenía ningún significado romántico en lo que a ella respectaba. Simplemente me vio triste y me consoló de la misma manera que lo habría hecho con uno de los niños más pequeños con los que había estado jugando. Podría haber insistido que estaba bien, y eso hubiera sido suficiente para que ella me liberara de ese cálido y dulce abrazo.

Sin embargo, sean cuales sean sus intenciones, eso no era algo que una mujer de su edad debería hacerle a un hombre en un lugar así, sin nadie alrededor. Si Jared, o cualquier otra persona, nos hubiera visto, nos habría causado problemas increíbles. La parte racional de mí sabía que tenía que decirle que se alejara.

La parte de mí que había ocultado mis sentimientos por ella durante tantos años, sin embargo, me prohibió pronunciar esas palabras. Estaba revolcándose, deleitándose con la calidez de Katarina. Aunque todo este incidente había comenzado por causas ajenas a mí, me di cuenta de que era mi responsabilidad actuar antes de perder los últimos restos de esa compostura que el toque de Katarina ya había debilitado. Lo peor de todo es que podía sentir que anhelaba más. Sabía que estar allí, siendo tocado por ella, era malo y no quería empeorar las cosas.

—¡Ah! ¡Te encontré!

Una joven salió de la nada y le gritó a Katarina, momento en el que me escapé apresuradamente de su abrazo.

—¡Aw! ¡Me encontraste! —concedió Katarina, indiferente hasta un grado con el que solo podía soñar, dirigiéndose hacia la chica.

—Sin embargo, no puedo encontrar al otro gran señor… —observó la niña.

—El gran señor es muy inteligente, por lo que probablemente se esté escondiendo donde es difícil encontrarlo. ¡Te ayudaré a buscarlo!

—¡Gracias! —la niña le respondió a Katarina antes de señalarme—. ¿Qué pasa con ese señor de allí? —preguntó.

—¿Él también puede jugar? —Katarina preguntó de vuelta.

—¡Seguro! —la chica asintió felizmente.

—¿No sería eso un problema, Katarina?

—Oh, no te preocupes, estos niños son demasiado pequeños. ¡Vamos! —Katarina respondió con una sonrisa, extendiendo su mano. Antes de que pudiera pensar en qué hacer, mi mano ya se había movido para encontrarse con la de ella.

♦ ♦ ♦

Conseguí que el pobre Nicol jugara con nosotros, esperando que eso lo hiciera sentir mejor. Pensé que los niños eran demasiado pequeños para sentirse atraídos por él, pero todos lo miraron con los ojos muy abiertos y dijeron:

—¡Ese señor es muy guapo!

Afortunadamente, dado que no estábamos estudiando, no poder concentrarnos no era realmente un problema y, una vez que comenzó el juego, todos se concentraron en correr de todos modos.

Esta incorporación al equipo de adultos me había hecho perder una posición más en el ranking de popularidad. No podía culpar a los niños por preferir el señor inteligente, guapo y rápido en lugar de la señorita torpe y lenta… pero me puso un poco triste.

Justo cuando comenzaba a sentirme un poco triste, uno de los empleados del orfanato salió al jardín para decirles a todos que era la hora del refrigerio. Yo no era un niño y ciertamente tampoco un huérfano, pero pensé que entraría a escondidas y tomaría parte de los bocadillos. Todos fuimos al comedor, donde los niños se sentaron a comer. La merienda de hoy parecía ser unas simples galletas. Comí uno y una dulzura suave y agradable se extendió de inmediato en mi boca.

—¿Hm? Conozco este sabor… —murmuré para mí misma.

—Me impresiona que lo reconozcas —comentó el empleado—. Los horneó esa chica de tu grupo, María.

Eso explicaba por qué la galleta tenía un sabor familiar: tomé uno de los dulces de María apenas unas horas antes en el carruaje.

Ella es una buena cocinera. Es una galleta tan simple y sin pretensiones, pero sabe muy bien. Todos los niños también se están llenando la cara. ¿No es asombrosa?, pensé con orgullo, a pesar de no haber hecho nada de lo que estar orgullosa. Justo en ese momento, María entró al comedor, acompañada por un grupo de niños que parecían un poco mayores que con los que había estado jugando.

—Hicimos estas galletas juntos —les dijo María a todos, presentando a los niños uno por uno y elogiándolos por lo hábiles que eran, por lo buenos que eran para mezclar harina, etc.

Definitivamente parecían orgullosos de sí mismos cuando escucharon los cumplidos de María, y los niños más pequeños también los miraban con ojos brillantes. Solo alguien como María podría hacerlos lucir así.

—María —hablé, acercándome a ella después de que terminó con las presentaciones—. Eres realmente increíble. ¡Las galletas estaban deliciosas, y mira las caras de estos niños!

Ella sacudió su cabeza.

—Los niños fueran increíbles. Todos dieron lo mejor de sí mismos —desvió humildemente, y luego nos contamos en detalle lo que habíamos estado haciendo. María contó su clase de cocina y yo conté el tiempo de juego.

—Después de que terminamos de hornear, los niños dijeron que también querían intentar hacer algo sabroso. Obtuvimos permiso, así que también cocinaremos algo para la cena. Solo tenemos que ir a comprar algunos ingredientes.

—¿Tú y los niños?

—No, eso sería peligroso. Seremos yo y algunos de los empleados.

—Ya veo. ¡Oh…! ¡Ya sé! María, hay alguien mucho mejor que los empleados del orfanato para ayudarte con las compras —le dije.

Esta vez voy a hacer que cuente. ¡Es hora de pagarle todo lo que ha hecho por mí!

| Índice |

3 comentarios en “Katarina – Volumen 10 – Capítulo 3: Entrega de Vegetales (3)

  1. Andy King's says:

    ¿Cómo es que Nicol puede ser tan perfecto? Que ternura me dio en la escena donde está triste por qué lo sacaron. ;0
    Puedo morir feliz por hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.