Katarina – Volumen 9 – Capítulo 5: Adiós, nos veremos de nuevo (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


—¿Cómo estás, Arneau? —preguntó Sora, entrando en mi habitación del hospital.

—Bastante bien —respondí. Me había curado al punto que la mayoría de mis heridas habían desaparecido.

—Que bueno escuchar eso.

—Me trataron muy bien aquí. E incluso obtuve todas estas cosas —señalé los bocadillos, las flores y otros obsequios que me dieron deseando que me recupere pronto.

Sora los miró y se rió. 

—Probablemente sepas quién eligió la mayoría de estos. No te preocupes por eso. En todo caso, lamento si te ha estado molestando.

—Para nada. —Realmente no fue una molestia en absoluto. De hecho, lo aprecié.

Estos obsequios fueron de Katarina, quien, después de salvarme junto con esa niña María, vino a visitarme al hospital. Tan pronto como le dije que estaba bien, comenzó a describir todas las cosas que me había traído como si estuviera tratando de venderlas. Delicioso postre esto, pastelería más esponjosa aquello. Luego me dijo que comiera mucho y que mejorará, dejándome con más bocadillos de los que podría comer. ¿Quizás pensó que comer podía curar todas las heridas? Eso… casi tenía sentido, en cierto modo.

—Terminaste con las preguntas de la gente de Sorcié, ¿verdad? —preguntó Sora. Cuando me recuperé lo suficiente como para ser interrogado, uno de los funcionarios del reino entró para preguntarme detalles sobre este incidente.

—Si. Simplemente me interrogaron y eso fue todo. Los otros chicos fueron arrestados, pero me dejaron ir porque colaboré. Me dijeron que me fuera del país tan pronto como me recuperara por completo. Y todo porque traicioné a la organización y les proporcioné un poco de información.

El lobo de ojos dorados, que trabajaba para Ethenell, y yo ayudamos a Sorcié en la investigación, por lo que me dejaron en libertad. De hecho, me sentí mal por esto. Yo era un traidor a la organización y no era menos criminal que los demás que habían sido arrestados.

—Sí, claro —sonrió Sora—. ¿De verdad crees que te dejaron libre tan fácilmente solo porque hablaste?

—Por supuesto. Eso es todo lo que he hecho —repetí, y suspiró.

—La gente de Sorcié es amable, te lo concedo, pero realmente no puedes pensar que eso es todo lo que necesitan para ignorar tus crímenes.

—¿Eh? ¿Así que supongo que también me arrestarán después de todo? — pregunté, pensando que eso tendría más sentido, y Sora suspiró de nuevo.

—No te van a arrestar. Para empezar, tus crímenes no son tan malos como los de los demás.

—¿De qué estás hablando? Trabajé con esos secuestradores para atrapar y vender niños —señalé. Lo que estaba diciendo Sora no tenía sentido.

—No secuestraste a ningún niño tú mismo, y resulta que en realidad los estabas cuidando, ¿verdad? Los otros matones no tenían nada bonito que decir sobre ti. No haces nada y simplemente actúas como si estuvieras a cargo, ese tipo de cosas. Pero, por otro lado, los niños dijeron mucho sobre ti. Como “ese señor era el único amable, por favor sálvalo”.

No tenía ni idea. No supe qué decir.

—Es por eso que no te arrestaron y solo te pidieron que dejaras a Sorcié —concluyó Sora—. No has cambiado ni un poco —se rió de mí—. Eres ese dulce señor que cuida de los niños. No estás hecho para el crimen. Encuentra otra cosa que hacer.

Me quedé mirando sin comprender. 

—¿Cómo qué? Nunca he ido a la escuela, y no tengo un solo día de trabajo honesto a mi nombre… —admití, y luego se abrió la puerta y entró una persona inesperada.

—Lo siento. No estaba escuchando a escondidas ni nada, pero estaba esperando el momento para entrar y me di cuenta de lo que ustedes dos estaban hablando —anunció esa persona, mostrando sus dientes con una gran sonrisa. Era el lobo de ojos dorados, a quien no había visto desde ese día—. Estás buscando trabajo, ¿verdad? Hay un espacio abierto en Ethenell. ¿Cómo suena eso?

Había revelado que era huérfano de Ethenell cuando me interrogaron, y este mercenario probablemente lo había escuchado entonces.

—Nunca podría ser un mercenario —le dije. No era tan fuerte y las guerras no eran lo mío, incluso si alguien me contrataba para pelear en una.

—Ja, ja, ja, eso no es de lo que estoy hablando. Lo que necesitan es alguien que cuide de los niños.

—¿Qué? —dije con voz ronca, sorprendido de que un mercenario de aspecto salvaje dijera algo así.

—Sabes el estado en el que ha estado Ethenell hasta hace poco, ¿no es así? Puedes imaginar que hay muchos huérfanos allí. Ahora hay un orfanato en proceso, pero todos son mocosos alborotadores de las calles y no es fácil cuidarlos. No puedo tener suficiente gente haciéndolo, déjame decirte. Escuché que solías cuidar a los niños más pequeños en los barrios bajos. Suena como tu tipo de trabajo. ¿Entonces qué dices?

Sonaba encantador, pero…

—Pero no tengo educación y no tengo a nadie que responda por mí —objeté.

No podía enseñarles nada a los niños y, lo que es más, también era un huérfano que no tenía a nadie que confirmara mi identidad o mi confiabilidad. ¿Quién me contrataría?

—No te preocupes por la escolarización, hay un profesor contratado para eso. Lo que necesita el orfanato es alguien a quien los niños escuchen. Y responderé por ti.

—¿Tú? ¿Serás mi garante?

Es un mercenario que trabaja para Ethenell. ¿Pero quién es él? No podría ser simplemente un mercenario ordinario… Probablemente esté conectado con alguien importante, razoné, pero lo que dijo a continuación me dejó alucinado.

—Si. Yo. Cierto, nunca me presenté correctamente. Serás contratado con la buena palabra de Cezar Dahl.

—Cezar… ¿Dahl? ¡¿Espera, Dahl?! —jadeó Sora, igual de sorprendido que yo.

—¿Podría ser…? ¿Tu eres…? ¿El honorable…? —balbuceé y Cezar sonrió.

—Nada honorable en mí. Solo soy un mercenario en este momento. Pero aún quiero disculparme con ustedes dos. Fueron personas con el mismo apellido las que dejaron que Ethenell se convirtiera en un desastre, haciendo que tu infancia fuera tan difícil. Lo siento mucho —dijo con seriedad.

Dahl. Ese apellido pertenecía a la familia real. Nadie más podría soportarlo en Ethenell. Y ahora un miembro de la familia real estaba agachando la cabeza frente a nosotros, disculpándose. Me sentí mareado.

—Prometo que haré todo lo posible para convertir a Ethenell en un país mejor. Entonces, ¿no me ayudarás? —me invitó, dándome la mano.

Esta vez, la tomé por mi cuenta. Estiré mi mano hacia la de Cezar Dahl, hacia una vida adecuada y un lugar al que llamar hogar. Hacía todo lo que siempre quise.

—¿Tú qué tal? Tú también eres de Ethenell. Ahora estás viviendo aquí, pero podría dejarte volver si quisieras —Cezar miró a Sora.

—Yo… tengo algo que necesito proteger aquí, en este país —respondió Sora, mirando directamente a los ojos reales.

—Bien. Te deseo todo lo mejor —sonrió Cezar, antes de salir apresuradamente de la habitación, prometiendo que volvería con el papeleo tan pronto como estuviera listo.

Sora y yo nos quedamos solos en la habitación.

—Intenta encontrar la felicidad, ¿de acuerdo? —le murmuré.

—Tú también —sonrió.

A través de la ventana, escuché el bullicio de la gente caminando por la calle. Y por primera vez, pensé que era un sonido agradable.

♦ ♦ ♦

El incidente había terminado, pero todavía teníamos que lidiar con las secuelas, por lo que todavía no podíamos regresar al Ministerio. Para cuando terminamos de interrogar a las personas involucradas y de hacer todo el papeleo necesario, además de visitar a Arneau en el hospital cuando tuvimos la oportunidad, ya había pasado más de una semana desde que llegamos a esta ciudad. Las heridas de Arneau habían mejorado y fue dado de alta del hospital. Fui a decirle que íbamos a volver a la capital y me dijo que volvería a Ethenell.

—Así que no podremos volver a vernos —me lamenté, sintiéndome un poco sola por eso.

—Cuando Ethenell sea más seguro, ven a visitarnos —sugirió Arneau.

—Escríbenos una carta una vez que te hayas instalado, ¿de acuerdo? —le dijo Sora, dándole la dirección del Ministerio.

Me preocupaba que Sora siguiera a su amigo y volviera con Ethenell, así que le pregunté al respecto.

—Tengo que quedarme en el Ministerio. Ellos son los que me dieron esta identidad —dijo casualmente.

Sora, quien tenía Magia Oscura forzada sobre él, ahora estaba al cuidado del Ministerio. Le habían dado una nueva identidad, incluido un apellido. No se iba a quedar aquí por su propia voluntad.

—Entonces, si tuvieras la opción, volverías —razoné. Me entristeció la idea, pero después de todo, era normal que él quisiera regresar a su país de origen.

—En realidad, no… —respondió, alborotando mi cabello.

Podría haberlo hecho sin despeinarme, pero su respuesta me hizo sonreír.

Después de despedirnos de Arneau, llegó el momento de despedirnos de esta ciudad a la que nos habíamos acostumbrado tan rápido. Cuando estábamos listos para irnos, una gran multitud de personas, incluidos los clientes habituales del restaurante y algunos de los que vivían cerca, vinieron a despedirnos. Por supuesto que no sabían que trabajábamos para el Ministerio, así que les dijimos a todos que teníamos que volver a nuestras respectivas casas. Todos parecían tristes de vernos partir.

—¿Ya te vas? ¡Deberías haberte quedado un poco más! 

—¿Ya no podré comer los postres de María? Qué vergüenza…

—¡Simplemente no será lo mismo sin Katarina!

Junto a estas sentidas despedidas, nos obsequiaron muchos souvenirs, como frutas, todo tipo de botanas e incluso algunas chucherías locales.

Lahna, Sora, María y yo, ahogándonos bajo todos esos regalos, subimos al carruaje que nos llevaría a casa.

—¡Vengan de nuevo!

—¡Te estaremos esperando!

—¡Espero con ansias la próxima vez que nos visites!

Todos gritaban en nuestra dirección.

—¡Adiós, nos veremos de nuevo! —grité desde la ventana, agitando la mano, mientras nos íbamos.

Me había acostumbrado a la brisa salada que venía del mar y que me rozó la cara por última vez.

| Índice |

3 thoughts on “Katarina – Volumen 9 – Capítulo 5: Adiós, nos veremos de nuevo (1)

  1. Lili Whitethorn says:

    Me alegra que Arneau pueda volver a comenzar. Y esperaba que Cezar se despidieran de Katarina, pero me gustó el final. Gracias por el capítulo 💞

  2. Tsuki says:

    Está novela me encanta, no puedo parar de leerla.

    Muchas gracias por el capítulo realmente lo disfruté,aunque sentí, que fue corto ^^U

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *