La Princesa derriba banderas – Capítulo 125: La esperanza del príncipe terco (2)

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


El hombre se quedó quieto y guardó silencio.

Se detuvo un momento, antes de soltar un suspiro y poner su mano en su capucha, tirando de ella hacia atrás para revelar la morbosa piel blanca que brillaba intensamente bajo la llama de la antorcha. Tenía una delicada expresión facial que difería de la de su padre.

—Quería preguntarle lo mismo, ¿qué hace usted vagando por un lugar como este, Su Alteza?

Como si nos hubiéramos encontrado en el jardín de su casa, Philipp respondió con indiferencia. No había miedo ni impaciencia en su voz, sólo su habitual y simple sonrisa de siempre.

Creía que era un simplón corriente, pero he aquí que este tipo es un enigma. No es normal estar tan tranquilo en una situación como esta. Prefiero enfrentarme a los hombres que lo rodean y que me miran con ojos de puñal cualquier día de la semana. 

—Nunca pensé, por mi vida, que lo vería en un lugar como este. Y recordé haberle dicho que volviera a la capital imperial…

—Sí, lo mismo va para mí. Lo último que quería era volver a ver tu cara.

Me bajé del caballo mientras lo miraba con desprecio.

Sir Olsen hizo lo mismo, mientras estaba parado protectoramente a mi lado.

—Preguntaré de nuevo. ¿Qué estás tratando de hacer?

Hice mi pregunta, mientras lo miraba directamente a los ojos. Pero Philipp no intentó apartar su mirada en lo más mínimo.

No hubo respuesta. En su lugar, Philipp levantó lentamente su mano izquierda y la bajó, haciendo una señal. El hombre que estaba detrás de él lo reconoció y rápidamente sacó una flecha de su carcaj. Era una flecha inusual, con un trozo de tela envuelto alrededor de la punta de la flecha.

El hombre llevó la flecha a otro hombre con una antorcha. Como la tela estaba empapada hasta el borde de aceite, se incendió fácilmente.

Pretenden quemar todo el bosque, un pensamiento se deslizó por mi columna vertebral, congelándolo.

—¡No!

Me di cuenta de su plan y grité.

Pero el hombre no mostró ninguna preocupación. La flecha se soltó delante de mis ojos, como si intentara huir. Un grito silencioso escapó de mis labios.

Extendí mi mano hacia la flecha encendida que se dirigía directamente al bosque.

Pero no pude alcanzarla. Mientras volaba, su cola era como la de una estrella fugaz, y su trayectoria se reflejaba claramente en mis ojos.

La imagen de los árboles que pronto se iban a encender en llamas llenó mi cabeza.

¡Por favor, detente!

En este momento de mayor desesperación, el viento sopló. No, no fue el viento, sino alguien tan rápido como el viento.

Las chispas volaron, y algo cayó al suelo. La flecha, que fue cortada por la mitad, había huido de vuelta a la tierra. Era tan sutil que apenas se podía oír.

El lugar se volvió silencioso. Escuché que alguien jadeaba fuertemente.

Su capa bailó detrás de sus movimientos. Sus penetrantes ojos negro azabache, que miraban a través de su pelo negro a juego, reflejaban un misterioso pero hechizante encanto.

—Su Alteza Nacht.

—¿Sí…?

Después de que me llamaron, fue como si un hechizo se rompiera, y pudiera respirar una vez más.

Mientras Sir Olsen observaba al hombre con un agudo brillo en sus ojos, continuó.

—¿Qué quiere que haga?

La voz era baja y áspera. Por alguna razón, me recordó al gruñido de una bestia.

Me sentí como si estuviera sujetando la correa de un animal. A pesar de eso, después de su pregunta, sentí que yo era el que estaba siendo forzado a dar la orden en su lugar.

—Por favor… Présteme su fuerza.

En el momento en que se lo dije, Sir Olsen entrecerró los ojos.

Eso es porque las llamas en su interior eran más intensas que cualquier otra llama que haya visto. Ah, ahora lo entiendo. Está enfadado.

—Entendido.

Sir Olsen, que había estado agitando ligeramente su espada, se colocó en una posición más baja y atacó.

Era difícil seguir el ritmo de una bestia corredora una vez que empieza a moverse.

Corrió más allá de Philipp y fue directo al hombre que disparó la flecha de fuego. Las manos del aturdido hombre fueron destrozadas mientras sostenía un arco y la sangre fresca pronto bailó en el aire. El hombre gritó, antes de soltar el arco roto e intentó acunar su mano ensangrentada.

Antes de que el hombre a su lado tuviera la oportunidad de desenvainar su espada, Sir Olsen lo cortó rápidamente. Hubo un sonido sordo y el hombre cayó al suelo.

—¡¡AAAHH!!

Un grito de guerra vino detrás de Sir Olsen cuando un hombre le apuntó con su espada. Pero él se dio la vuelta, recibió la espada con su brazo de guardia y le dio una patada en el estómago. El hombre voló hacia atrás, golpeando a otro, y ambos se quedaron en el suelo.

Esquivó el siguiente golpe moviéndose ligeramente hacia un lado y contraatacó. Se produjo un sonido estridente desde donde las cuchillas hicieron contacto. Mientras cogía la espada enemiga con la guarda de su propia espada, Sir Olsen enganchó el pie del enemigo y rompió su posición. El hombre, que descuidó el proteger sus pies, cayó con facilidad. Sir Olsen pisó al enemigo con tanta fuerza que la saliva del hombre brotó mientras sus ojos se ponían blancos.

—¡Muere!

Sir Olsen derribó el cuchillo volador con su espada y dio un paso atrás para evitar un corte descendente sin rotura. La punta de la daga cortó el suelo. Rápidamente tomó el cuchillo caído y lo arrojó hacia atrás. Salió volando entre el humo y la niebla, antes de clavarse profundamente en el hombro del enemigo.

Sir Olsen detuvo otro ataque por detrás blandiendo su espada para recibirlo. Se giró dos veces, golpeó tres veces, y luego cambió el ángulo de su espada para un ataque de corte. Se levantó cuando la espada del enemigo golpeó una vez más contra su guardamanos y se clavó en su flanco. El corte no parecía muy profundo en la armadura, pero el hombre soltó su espada y cayó de rodillas.

El hombre caído tembló mientras su cara palidecía.

Sir Olsen se acercó a él con pasos lentos. Desarmó al hombre con su espada y la llevó a su cuello. Un gran cuerpo sin vida cayó al suelo.

Me quedé sin palabras.

La pelea fue tan unilateral que no duró ni un minuto.

Sir Olsen limpió su espada de sangre, antes de devolverla a su vaina.

Al mirarlo de nuevo, sus ojos no eran tan duros como hace un momento. Quería agradecerle por su trabajo, pero no pude acercarme a él durante lo que parecía ser una eternidad. En realidad, solo pasaron menos de diez segundos.

Es una muestra de por qué lo llaman “León Negro”.

Su forma de luchar se parece a la de un hombre que caza a una bestia salvaje. Este sentimiento de poder abrumador… Puede que no sea apropiado decir esto en este momento, pero creo que fue hermoso.

—Tienes un escolta muy fuerte, ¿verdad?

Philipp, quien no hizo nada en todo este tiempo, miró a sus hombres caídos y suspiró.

—No lo vi durante nuestra inspección, así que, ¿de dónde viene? Aah… al diablo, de todos modos, el plan está arruinado ahora.

—Así es. No te dejaré hacer lo que quieras. Solo ríndete pacíficamente.

—¿Está… realmente bien?

Philipp, quien había levantado la mano, me preguntó en un tono genuino.

—¿Qué cosa?

—La enfermedad de Grenze no tiene una cura definitiva. Incluso el médico de la familia Geisster estaba perplejo. Si hubiera mantenido a los infectados dentro de la ciudad, la enfermedad se habría extendido por completo.

No quise asentir con sus palabras, pero tenía razón.

Actualmente, no se conocía ninguna droga efectiva para tratarla y no había ninguna garantía de que la encontráramos a tiempo, incluso después de buscar en todo el país.

—Si la enfermedad no se detiene aquí, se extenderá por todo el país… No, quizás salte a los continentes e infecte a todo el mundo.

—Incluso si eso es cierto, ¡no significa que puedas quemar a gente inocente junto con el bosque!

—Supongo que es verdad. Sin embargo, de ahora en adelante, sus pecados están en tus manos. Le estás induciendo sufrimiento a toda la población mundial sólo por el hecho de prolongar unas pocas docenas de vidas. ¿Realmente puedes soportar ese pecado por ti mismo?

¿La vida de unas pocas docenas? ¿O la vida de todo el mundo? 

Olvidé cómo respirar por el peso que cuelga de esa balanza arbitraria.

Sólo quería salvar la vida de la gente del pueblo, eso es todo. ¿Mis acciones egoístas pusieron en peligro la vida de más inocentes?

Cuando elija una opción, descartaré la otra. ¿Eso me deja esta decisión pecaminosa?

Si así es como se decide todo y es el deber de los de mayor rango, entonces preferiría no serlo. 

No podía respirar. Mi pecho estaba a punto de ser destrozado.

En mis manos están vidas preciosas, y ahora todo iba a salir de ellas.

Alguien…

¡Cualquiera…!

Cualquiera está bien. ¡Por favor! Te lo pido. Te daré cualquier cosa a cambio. Por favor, ayuda a mi preciosa gente, mi querido tesoro…

—¡Su Alteza Nacht!

—¿Sir… Olsen?

Repentinamente, mis hombros fueron agarrados y sacudidos. Un par de ojos intensos e inyectados de sangre miraban fijamente los míos.

—Por favor, no se desvíe de su camino. Siempre hay esperanza.

—¿Dónde…? ¿Dónde podría encontrar esa esperanza que quiero? ¡Quizás no exista realmente…!

Me agarré de las manos en mis hombros.

Sir Olsen, su mirada aún penetrante, continuó.

—Lo hace. Aunque no puedas verlo ahora, estoy seguro de que existe. Aunque no sea en este país… mi rayo de esperanza nunca se perderá.

Mi rayo de esperanza. 

¿Qué significa eso, me pregunto?

Muy por encima de mi cabeza, se oyó un ruido.

Mirando hacia arriba, un pájaro negro estaba dando vueltas en el cielo.

El cielo se había iluminado antes de que me diera cuenta.

Los rayos de luz fragmentados comenzaron a atravesar las nubes desde el horizonte oriental.

El pequeño ruido de las ruedas que traqueteaban se podía escuchar mientras mis ojos se estrechaban.

Por un momento, pensé que mi oído era defectuoso, pero esas pequeñas sombras continuaron creciendo más y más. Varios carros se dirigían hacia nosotros.

Uno de los carruajes era muy grande e hizo tanto ruido como si estuviera protestando “¡No soy una ilusión!”

¿Por qué pasan carruajes por aquí?

Delante de mí, aturdido, vi como varios carros se detenían.

Sentado en el asiento del conductor había alguien con una capa negra, probablemente un joven. Se bajó y abrió la puerta del carro.

—Princesa, ¿estás viva ahí dentro?

—¡Estoy viva! De todas formas, ¿por qué demonios cambiaste de dirección de repente?

—Parece que nuestro destino ha cambiado. ¿Ves? Estamos aquí.

Cuando el joven habló despreocupadamente, oí la voz de una chica que venía de dentro de la cabina del carruaje. Era una voz angelical que no pertenecía al campo.

Tomando la mano del joven, una chica apareció desde la sombra de la puerta.

El viento del amanecer se reflejó en su brillante cabello rubio platinado. Una chica con rostro juvenil me miró y abrió bien los ojos. Sus ojos azules, que cayeron sobre mí, eran más brillantes que el cielo del amanecer y más claros que el mar en un día soleado.

Un vestido bermellón adornaba su piel blanca. Fue como si hubiera presenciado el momento en que una muñeca cobró vida.

—¿Eh? ¡¿Sir León?!

—¡Princesa…!

Sir Olsen tenía una mirada de sorpresa y alegría.

La chica dejó al joven y se dirigió rápidamente hacia Sir Olsen.

—¿Por qué Sir León está aquí…?

La tímida chica hizo la pregunta obvia, pero luego sacudió la cabeza para despejar su confusión anterior y apretó la expresión.

—No, eso no es importante ahora. Sir León, ¿llegué a tiempo?

—Sí…, princesa.

Los ojos de Sir Olsen brillaban con fuerza. La chica le envió una mirada, como pidiéndole que reprimiera un poco su entusiasmo.

—Bueno, entonces, estoy aquí para entregar la medicina.

En el momento en que terminó su frase, un sonido sin sentido salió de mi boca.

No pude seguir el desarrollo de la situación. Hace un momento, ¿dijo “medicina”?

¿Es una cura algo tan conveniente que se puede encontrar tan rápido? ¿Qué clase de milagro es ese?

La voz retorcida de mi corazón se apresuró a sofocar mi creciente esperanza, pero mi cuerpo era honesto y temblaba incontrolablemente.

—¿Medicina? ¿Acabas de decir “medicina”? —Pregunté, mi voz se arrastraba.

La chica se giró hacia mí e inclinó su cabeza a un lado. Pero tan pronto como se dio cuenta de algo en su cabeza, se puso seria rápidamente.

—¿Alguien querido para ti también está enfermo?

—Sí… mi gente más importante e inestimable.

Me vino a la mente la cara del amigo que dejé atrás.

La chica me agarró la mano con fuerza y murmuró como si se mordiera los labios. Sus ojos de joya miraban fijamente a los míos.

—Todo va a estar bien. No sólo hay medicina, también trajimos médicos muy hábiles. Definitivamente salvaré a esa persona invaluable para ti.

“Todo va a estar bien”. 

“Definitivamente los salvaré”. 

¿Cuánto tiempo he deseado escuchar esas palabras?

¿Cuánto tiempo he esperado por ellas?

—Gracias… muchas, muchas gracias…

Gotas calientes fluían por mis mejillas, mientras exprimía mi temblorosa voz.

La chica estaba en pánico, pero mis lágrimas no daban señales de detenerse.

El rayo de esperanza había aparecido de repente, en la forma de una chica adorable.

| Índice |

2 comentarios en “La Princesa derriba banderas – Capítulo 125: La esperanza del príncipe terco (2)

  1. Kathtifiz says:

    Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa 😍😘😍😘😘😘😘😍😍😘😘😍😍😍😍😍 finalmente se volvieron a ver, gracias rey tonto por enviar a León a esa misión
    Gracias por traducir 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.