¡Me convertiré en la villana que pasará a la historia! – Capítulo 9

Traducido por Yonile

Editado por Lugiia


Cuando miro hacia el suelo, veo las dos pequeñas, y perfectamente iguales, mitades de la manzana.

De ninguna manera… Realmente lo hice.

Vuelvo a levantar la mirada en dirección a ese anillo de chicos deslumbrantes y los encuentro a todos sorprendidos en el lugar, de pie tan rígidos como si fueran maniquíes y con sus ojos tan abiertos como platos.

Por favor, no sean así, ¿de acuerdo? ¿Qué se supone que debo hacer ahora? ¿Cómo puedo arreglar esta atmósfera incómoda?

Oh, espera… ¿Podría ser esta una buena oportunidad para plantar firmemente la semilla de mi villanía en sus mentes?

Respiro hondo, enderezo mi espalda para estar lo más alta posible y luego los miro a los ojos.

—Hermano, creo haberte dicho que me tomes en serio. Tengo un objetivo claro en mente, así que quiero volverme más fuerte. Y si es por esa meta, entonces te mostraré que superaré las dificultades que se me presenten.

Ooh, eso suena algo que diría una villana. ¡Sí, lo hice!

Pero mis palabras también son ciertas. Si es por el bien de mi objetivo, estoy dispuesta a hacer lo que sea necesario.

En un cuento de hadas que leí no hace mucho, había una villana seductoramente atractiva que tenía a decenas de miles de hombres de todo el mundo haciendo fila para llamar su atención. Sin embargo, de todos esos chicos esperanzados, solo permitió que un puñado se quedara a su lado. Ella se reunió en persona con cada uno de ellos para decidir a quién se le permitiría quedarse.

Ni siquiera puedo imaginar cuántos días debe haberle llevado. Estoy segura de que debe haber sido una tarea extremadamente difícil. No obstante, al final pudo lograrlo a la perfección. Eso solo demuestra cuán asombrosas pueden ser las villanas cuando se proponen algo.

—Increíble —dice el príncipe Duke, levantando ligeramente las comisuras de sus labios y fijando su mirada en mí.

Fue el primero en lograr decir algo después de ver mi espectáculo un tanto impactante.

Sin embargo, desearía que no me mirara de esa manera. Si tan solo pudiera entender el poder que su belleza puede tener en las personas…

¡Es un poco vergonzoso ser observada tan de cerca…! No obstante, necesito acostumbrarme a este tipo de cosas. Este no es el momento para que actúe con timidez. ¡Me convertiré en una villana y los villanos no rehuyen situaciones como estas!

Mi hermano Albert camina hacia mí, agachándose para recoger las dos mitades de la manzana que habían caído al suelo. Su sonrisa habitual finalmente desaparece de su rostro y es reemplazada por una expresión pensativa mientras mira con detenimiento las dos piezas en sus manos. Después de un momento, se gira lentamente para mirarme.

—¿De verdad quieres aprender a manejar la espada?

¡Eso es lo que he estado diciendo todo este tiempo! Pero parece que nunca logré transmitirle mi sinceridad.

Emocionada, asiento con la cabeza.

Mi hermano reflexiona seriamente sobre mi solicitud por un momento y luego murmura su consentimiento.

¿Eh? Justo ahora… ¡¿De verdad dijo que estaba bien?!

¡¿Eso significa que finalmente puedo comenzar a aprender a usar una espada?!

—¡¿De verdad~?!

Ups…, ya que estaba muy emocionada, terminé diciendo exactamente lo que pensaba.

¡Maldita sea…! ¡Hasta ese momento, había interpretado a la perfección el papel de una villana! No puedo creer que haya arruinado esa imagen al último segundo.

Aunque es comprensible mi reacción, suspiro para mis adentros por mi error. Me sentía encantada, feliz… Si me dicen que finalmente puedo aprender a manejar la espada después de haber sido completamente subestimada, supongo que cualquiera habría cometido un desliz en esa situación.

Y dado que mi actuación de villana había sido tan increíble hasta ese momento, supongo que al final todo se iguala.

Mi hermano me sonríe ampliamente.

—De verdad —dice con cariño, acariciando mi cabeza de nuevo.

Aunque fue irritante la última vez que me tocó de esta manera, por alguna razón esta vez me hizo sentir muy feliz.

Se siente como si finalmente hubiera reconocido mi arduo trabajo y determinación, lo cual es satisfactorio. Sintiéndome feliz, lo rodeo con mis brazos.

—¡¡Gracias!! ¡¡Hermano Albert, eres el mejor!!

De alguna manera, esto se siente casi como actuaba antes de recuperar los recuerdos de mi vida pasada.

No, tal vez sea un poco diferente. Me siento mucho más libre que en ese entonces.

—¿Por qué luces tan feliz, Albert~?

—Te sientes tímido, ¿verdad?

—Qué suerte, hermano Al~

¿Oh? ¿Mi hermano Albert parece feliz en este momento? ¡Quiero verlo~!

Sin embargo, cuando levanto la cabeza para mirarlo, su habitual expresión de amabilidad aparece en su rostro… Aw, no es justo.

¡Oh, es verdad! ¡Necesito ir a la biblioteca pronto!

—Bueno, hermano, ¡te veré más tarde! —exclamo, dándome la vuelta y apresurándome hacia la casa.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.