Mi prometido ama a mi hermana – Arco 7 – Capítulo 13

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Después de esto, de inmediato me fui al otro mundo. El cuadrado mágico con sus misteriosos patrones comenzó a brillar antes de estallar con la luz y desaparecer. Dentro de la oscuridad, esta escena era en especial distinta. Era tan clara a pesar de que mis ojos estaban cerca. Qué misterio. Mientras pensaba en ello, algo cayó a mis pies.

De a poco, abrí los ojos y descubrí que mis pies estaban parados en un charco. Incontables gotas de agua caían desde arriba de mi cabeza y se estrellaban en la superficie del agua antes de desaparecer. ¿Estaba lloviendo? Al darme cuenta de que me había desanimado por dentro sin darme cuenta, un suspiro se escapó de mis labios.

No era “el día” en que conocí a Ilya. Si hubiera sido ese día, habría estado en mi forma de pájaro, volando desde el cielo. Y habría escuchado una voz cantante que venía de lejos. Pero ni un solo detalle se correspondía. Este lugar parecía ser un callejón, un lugar que veía por primera vez. Cerca había una tienda donde se podía comer, pero los restos de comida estaban dispersos, emitiendo un olor ofensivo. Mientras llovía no había perros ni gatos callejeros, pero algunos insectos extraños sin pies ni brazos se arrastraban por el suelo.

¿Era otra vez un mundo donde Ilya no existía? Cuando ese pensamiento cruzó de repente por mi mente, me volví incapaz de dar un paso adelante. Incapaz de mover mi cuerpo, un sentimiento de impotencia me invadió y me burlé de mí mismo.

A pesar de que quería buscar a Ilya por todos los medios. El miedo que se anidaba en el fondo de mi pecho me estaba convirtiendo en un cobarde. ¿Qué debo hacer si no vuelve a existir? ¿Qué debo hacer si la pierdo de nuevo? ¿Qué debo hacer si me quedo solo una vez más…? Era ridículo retroceder sólo porque estaba pensando en cosas que aún no habían sucedido, pero no era imposible que sucedieran. Por eso, respire hondo varias veces, tratando de fingir que estaba tranquilo. Seguro estará bien. Esta vez, estará bien.Todo va a estar bien. Perfecto.

Yo estaba bien. 

Exhortando a mis temblorosas piernas, al final di un paso adelante. En el momento en que lo hice, una curiosa visión apareció en la esquina de mi campo de visión.

Era una masa negra.

Al final, ¿me encontré con algo que no pertenecía a este mundo? En lugar de sentirme asombrado, había algo que de forma extraña me convenció de que no podía quitarle los ojos de encima. Cuando lo miré, un extraño sonido vino de la masa negra.

—A….

De inmediato me di cuenta de que era un gemido. Era una pequeña voz que no podía ser escuchada si no me esforzaba en mis oídos al intensificarse las rayas de la lluvia, pero era obvio que pertenecía a un humano. Al acercarme, vi dos brazos extendidos. Miré con cuidado a nuestro alrededor, pero no había nadie a la vista. En primer lugar, ¿qué hora era ahora? A causa de la lluvia, estaba oscuro. Pero no estaba por completo oscuro, así que podría no ser de noche todavía. De todos modos, aunque estábamos en un callejón trasero, mirando el silencio que reinaba en este lugar, pude ver que no era un período de tiempo en el que la gente estuviera activa.

—Ay….

Una persona que estaba acostada aquí en un lugar así en un momento así no era normal. Viendo su estado, esta persona no pudo haber llegado aquí por sí misma, así que debe haber sido abandonada por alguien. Supongo que deben haber tenido sus propias circunstancias. Continué acercándome, preguntándome qué demonios le había pasado. Sus gemidos se convirtieron en palabras claras y resonaron en mis oídos.

—Ay… ud… a.

En pocas palabras, era una voz que conocía. Ni siquiera necesité confirmar la cara. Una sola palabra era suficiente para mover mi corazón. Como si fuera golpeado por un martillo. De inmediato, mis labios masticaron el aire y mi lengua se enredó. Las palabras no salían bien. El sonido de la lluvia pareció abrirse paso a través de un hueco en el silencio e hizo temblar mi tímpano. No sabía cuánto tiempo tardaría, pero pronunciar esa única palabra era demasiado difícil.

—De acuerdo…

La palabra que, por fin, pasó por mis labios temblorosos fue demasiado breve. Sentí como si mi voz saliera antes de que mi corazón pudiera alcanzarla. Sin embargo, mis piernas, mis pies, mis manos se movieron por sí solas y la sostuvieron con fuerza en su espalda rizada. Había echado de menos estos hombros oscilantes. Al ver los moretones en su delgado cuello, me costaba respirar mientras me preguntaba qué había pasado. Su mandíbula delgada y demacrada y sus labios agrietados. ¿Qué miraban sus ojos desanimados? Se paseaban por ahí como si su visión estuviera vacilando. Sentí una sensación de dejá-vu, seguro porque se parecía mucho a la chica con la que pasé un tiempo en el burdel. Pero “esa chica” ya no era una persona de este mundo. Para empezar, “esa chica” no existía en “este mundo”.

¿Estaba triste, o estaba bien que mi corazón se estremeciera por este encuentro con “otra chica que tenía la misma cara que ella?

—¿Cr… ow…?

Por un segundo, escuché una voz tan silenciosa que pensé que la había oído mal. Una voz tan fugaz, que volcó por completo mi mundo. Encendió una luz solitaria en esta interminable y profunda oscuridad. Era una luz pequeña, tan pequeña que podría perderla de vista aunque la mirara, pero estaba acompañada de un poder lo bastante fuerte como para brillar en todo el mundo. Mi nombre acababa de ser pronunciado. Era solo eso, y sin embargo…

—Crow.

La primera vez pensé que había escuchado mal, pero esta vez, escuché con claridad mi nombre. Sus ojos llenos de una misteriosa emoción me miraron directo a la cara. Parecía como si supiera en realidad quién era la persona que la abrazaba.

—Al final te encontré…

Me preguntaba quién de nosotros terminó por susurrar esto. ¿Yo lo dije? ¿Ella lo dijo? ¿Quién era el buscador y quién era el descubridor? Abracé con fuerza su cuerpo que parecía probable que se rompiera incluso ahora.. Aunque tenía la intención de tener cuidado de no aplastarla, Ilya soltó una voz que parecía dolorida, junto con un suspiro de interrogación.

—Tú… ¿me estabas buscando…?

Solo asentí y la observé. Los bordes de sus ojos hundidos estaban ennegrecidos con anormalidad. Sabía lo que eso significaba.

¿Por qué…? Porque era el color distintivo que mostraban los humanos al borde de la muerte. La llamada sombra de la muerte.

Ilya ya estaba entre sus garras. Aunque no podía hacer un diagnóstico de lo que estaba mal, mi nariz era muy sensible al hedor de la muerte, y sus ojos reflejaban el vívido color de la muerte.

—Yo, te he estado buscando…

Tal vez se impacientó porque no le respondía, pero compartió sus pensamientos con seriedad.

—Miré y miré, pero fue inútil… Siempre, no estabas en ninguna parte… Entonces, dejé de buscar… Porque, estaba sola, asustada y triste… No podía evitarlo.

Su voz sibilante jadeando por la respiración mezclada con ruidos extraños me hizo saber que me estaba regañando. Comprendí muy bien sus sentimientos. Porque yo había sido el mismo. Aunque en realidad ella no existía allí, busqué por los mundos, persiguiendo los fantasmas de Ilya. Ese dolor, esa tristeza, ¿quién más podía entenderlo?

¿Qué tan bueno hubiera sido, si ya hubiera dejado de buscarla?

—Pero, lo hiciste bien… Me encontraste.

Asentí antes sus palabras. Cuando intenté hablar, no salieron palabras, sino sollozos. Aunque no estaba llorando, así es como sonaba, por alguna razón.

—Oye, Crow… ¿Lo sabías? —preguntó cerca de mis oídos.

Aunque estaba a punto de morir, jadeando por respirar, sus dedos se agarraron con fuerza a mi bata. Estaba rezumando sangre. Sus largas uñas estaban rotas, diciéndome que no había estado viviendo en un ambiente donde pudiera arreglarlas.

—Había un significado. Había… una razón… por la que no era amada.

No entendí lo que quería decir. Se metió de repente en esta historia sin ningún contexto lógico. Pero habló como si de hecho hubiéramos estado hablando de amor hasta ahora.

—Por lo tanto, nunca he sido amada por nadie… No fui amada… porque… había una razón… A partir de ahora, seguro, quedaría así… era lo que pensabas…

Te equivocas. Abrí mi boca en un intento de negarlo, pero ella entrecerró los ojos para detenerme. Aunque el sol no se veía, su rostro seguía siendo deslumbrante mientras continuaba.

—Pero ahora está bien.

Lo dijo con un largo aliento, y luego me miró directo al rostro. Las gotas de lluvias cayeron en sus grandes ojos y proyectaron una suave luz en ellos, como si fueran dos joyas sumergidas que brillan en el fondo de un río.

—Porque, tú… me… amas, ¿verdad?

La lluvia se hizo más fuerte y el sonido del agua golpeando el suelo se intensificó. El cielo estaba más oscuro que antes y proyectó una profunda sombra entre nosotros. A menos que nos miráramos a la cara desde una distancia muy, muy cercana, no podíamos leer la expresión del otro. Cuando intenté acercar mi rostro al suyo, su aliento me golpeó en la mejilla. Aunque Ilya estaba tan hueca que su apariencia había cambiado, para mí seguía pareciendo la misma. A pesar de que su dignidad había sido pisoteada, sobre todo conservaba una belleza que nadie podía robar.

—Espera, Ilya…

Si es ahora, sí sucede en este instante, no importa si sus ojos se conviertan en dos cuencas de cristal otra vez. Aunque pierdan toda su luz, podré reírme. No quiero recordar nada más, así que, por favor, que la cara de Ilya sea lo único que se me quede grabado en la mente. Para que de ahora en adelante, sea lo único que recuerde.

De esta manera, siempre podré soñar mientras me pierdo en el tiempo infinito que se prolonga para siempre.

Porque te veré en mi sueño incluso durante el día. Ya no tendré que buscarte.

—Espera… espera, por favor espera…

—Cr… ow…

—Todavía no, no, espera… espera… Ilya… Ilya…

Solo unos pocos minutos más, no, incluso unos pocos segundos están bien. Un poco más, por favor, quédate conmigo un poco más.

A pesar de este deseo, se estaba muriendo.

—Lo siento, Crow…

Su aliento llegó a lo más profundo de mi oído. Sabía que su final se acercaba. Sin embargo, continué repitiendo “espera” como un idiota. A pesar de que sabía que era un deseo que ya no podía ser concedido.

—La droga… aunque… llevaste el dolor… me trajo algo… Yo… parece que ya es… demasiado tarde para mí…

—¿Qu-qué…?

—Pero, yo… estaré bien mientras… mientras estés aquí… es verdad… Cr… ow….

Gota a gota, las lágrimas rodaron y cayeron de mis ojos. Incapaces de luchar contra la gravedad, cayeron una tras otra. O tal vez. Tal vez, fueron solo las gotas de lluvia que se deslizaron por mis mejillas. En el momento exacto en que Ilya perdió la vida, la lluvia pareció intensificarse. Después de un destello de luz que dividió el mundo, un trueno sonó en la distancia.

—Ilya…

Pensé que la había escuchado mal. Así que, mientras lloraba, hice una expresión de asombro y esperé sus próximas palabras.

¿Qué, dijiste? Justo ahora, ¿qué…?

Su boca se abrió como si estuviera a punto de darme una información preciosa. Pero, ella había dejado de respirar en algún momento. Sus ojos, que me miraban, parecían como si incluso ahora quisieran decirme algo. Las pupilas que habían perdido su luz, reflejaban una profunda oscuridad.

—Ilya, ahora mismo, ¿qué has dicho?

¿Drogas…? Droga, quieres decir…

—¿Te acuerdas?

¿De ese pequeño mundo cerrado? ¿Sobre el tiempo demasiado corto que pasamos juntos en ese burdel? Recuerdo haberle dado medicina varias veces a esa chica que estaba tan débil que no se podía salvar. Esta droga tan cara era difícil de conseguir. Aunque no podía prolongar su vida, esperaba que permitiera a Ilya dormir bien por un tiempo.

La mujer de entonces debería haber sido una Ilya diferente. ¿Soñaba despierta con sus últimos momentos? Pero sea como sea…

—Cruel.

Tan cruel. Decirlo a esta hora tan tardía. Morir sin darme una respuesta. Dejándome atrás una vez más. 

—Mátame…

Alguien, por favor, termine conmigo. Retuerce mi cuello, apuñala mi corazón con un cuchillo, cualquier medio está bien. Si me haces este favor, todo será más fácil. Pero… 

—No quiero morir…

Los sollozos que con torpeza escaparon de mi boca fueron ahogados por los truenos que de manera conveniente acarician en este momento. No quería morir, porque si de verdad lo hacía, nunca más encontraré a Ilya. Por lo tanto, no podía permitirme morir. Porque no podía morir, tenía que vivir.

Sin embargo, vivir daba miedo.

Una vez más abracé a Ilya que había perdido toda su fuerza. Solo podía mirar como el calor se escapaba de sus flacas extremidades. Aunque al final la encontré. Sin embargo… Ella murió.

—¿Qué debo hacer, para salvarte…? ¿Qué debo hacer, para dejarte vivir…?

Me di cuenta de que estaba llorando en voz alta, sollozando con convulsiones como un niño. Puse la mano de Ilya, que se había vuelto fría por completo, en mi mejilla. Aunque yo era el que abrazaba su cuerpo, por alguna razón, se sentía como si yo fuera el que estaba siendo abrazado.

Tú me amas… ¿verdad?

Ilya que había anhelado el amor, que había anhelado ser amada por alguien hasta tal punto. Esa chica, que no podía creer en nadie, que estaba llena de sospecha y recelo. Cuando dijo esas palabras, estaba convencida de que era amada. Sin embargo, sabía que los sentimientos que albergaba por Ilya no podían resumirse en un término tan simple y hermoso. Este apego era seguro algo muy desagradable y feo hasta el punto de que nadie querría mirarlo; era una loca obsesión que no tenía nada que ver con la calma y la racionalidad. Aunque dije que la salvaría, en realidad no había nada que pudiera darle. Al contrario, yo era el que necesitaba ser salvado. Más bien, seguía deseando más cosas.

No te mueras. Vive. Quédate a mi lado. No me dejes.

No llores, sonríe, sé feliz.

Sigo deseando más, pero no me pides nada.

 

| Índice |

16 comentarios en “Mi prometido ama a mi hermana – Arco 7 – Capítulo 13

  1. MariAnne says:

    Me duele, me quema me arde… Es totalmente diferente a todo lo que antes he leído. Pero que jooooyaaaaa de novela!!! Que joooyaaa!!!! Muchas gracias por su trabajo, gracias por dedicarle tiempo y compartirlo. Al igual que muchos lo leí en 3 días, era imposible no dejarlo. Gracias!!!

  2. María Peñaloza says:

    Muchas gracias por traducir esta novela, me tiene totalmente pactada con tristeza; pero, con la esperanza de por fin ellos se están dando cuenta de sus sentimientos de que ellos se están amando sin Darse cuenta.

  3. Soobin says:

    Hace meses que no derramaba una sola y misera lágrima, y ahora mis ojos están tan inflamados como la vez que me dieron una golpiza.
    Santo cielo, no puedo parar de sentir un vacío, ahora no quiero recordar esto.
    Los 10 años en los que más te amé, y Penitential Tears no me hicieron llorar tanto como esta novela.
    Gracias por mover mis sentimientos.

  4. yeyix says:

    gracias <3 en serio estaba esperando esta historia <3 me hace llorar pero es tan genial y hermosa-…además su trabajo es preciosisimo, mil gracias <3 ahora me iré a hacer un trabajo respecto a esta novela,este capitulo era justo lo que me faltaba, gracias por todo <3

    Duda, el autor ya volvió de su hiatus qwq?

  5. Aris says:

    Está historia me ha enganchado, me ha hecho llorar. Es doloroso solo recordar lo triste y amargo que ha sido la vida dela protagonista y de Cuervo. En serio es una historia bastante fuerte. Gracias, muchas gracias por traernos está historia.

  6. Lacye says:

    No puedo evitar llorar cada que leo esto.
    Siento que se me desgarra el corazón.
    Yo solo deseo que sean felices. Ojalá y así sea…

    Ilya es ella en todos los mundos, es solo que no recuerda muchas cosas, ¿por qué? —Ni idea. Pienso que su mente guarda los recuerdos, tipo: los bloquea. Y estos se desbloquean en puntos críticos.
    Eso o las cosas que no recuerda aún no suceden en otros mundos, cuando suceden, esos recuerdos se van a Ilya y se hacen parte de ella. Tipo: Muchas Ilyas pero al final todas son ella. Son muchas y la misma. Pero hay cosas que no encajarían, como el recuerdo del amigo que fue a visitarla en su primera vida. Bueno, ni idea, me confundo más en cuanto trato de analizar.

    Gracias por su trabajo. Es hermoso, siempre he querido elogiar la buena traducción y más que nada: la edición y corrección. La lectura siempre es muy fluida. Gracias🎩

  7. Seven says:

    Estoy llorando por todo lo que cuervo esta pasando.
    Puedo decir con toda la seguridad que mis personajes favoritos son Ilya y Cuervo, mis niños han sufrido mucho.
    Muchas gracias por la traer este proyecto que nos hace sufrir, lo amo.

Responder a Teff Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.