¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 71: Ella y la etiqueta

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


—Oye, Lidi. ¿Cómo volviste aquel día?

Han pasado unos pocos días desde que me escapé de Freed.

Después de la cena, mi Hermano hizo una visita a mi habitación y me preguntó eso.

Por cierto, esta vez, me ocupe de informar de este asunto a mis padres.

Obtuve el consentimiento de Freed. Como informé de que había enviado una carta debidamente, en la que le decía que había vuelto a casa, me liberaron con sorprendente facilidad.

Pensé que me dirían más, así que fue bastante anticlimático.

Parece que he sido absuelta de volver.

Teniendo en cuenta el incidente anterior, me sentí aliviada.

—¿Cómo, preguntas…? Bueno, ¿normalmente?

Cuando por fin pensé en relajarme, mi Hermano me visitó.

En el fondo, estaba nerviosa por lo que me diría.

Si no me diera vergüenza, podría afrontar la investigación con tranquilidad, pero en mi caso es demasiado embarazoso.

Mientras no podía responder con sinceridad y trataba de ser ambigua, mi Hermano me vigilaba.

—Hmph. Había una red de seguridad. Nadie te vio salir de la habitación, ¿qué significa eso?

—Secreto comercial… ¿No se filtraría a Freed si se lo digo a mi hermano mayor? No diré cosas que me afecten negativamente en el futuro.

Cuando dije eso, mi cabeza se golpeó.

Duele…

—No se lo diré. Más bien, me sorprendió mucho. Ese tipo fue a por todas, colocando la red de seguridad. Nunca esperaría que te escaparas.

—Sí, fue increíble…

Apretando mi cabeza golpeada asentí.

Mientras Caín me sacaba, eché un vistazo fugaz a la estricta seguridad y comencé a sudar frío.

Cuando asentí, mi hermano mayor suspiró asombrado, pero el poder en sus ojos no cambió.

 —Lo sé. ¿No te apetece contarme cómo escapaste?

—Como he dicho, es un secreto comercial. No lo revelaré. Sin embargo, realmente, no utilicé a nuestra agencia.

Previendo las preocupaciones de mi hermano, dije eso, sólo para estar segura.

Si usara la agencia ducal, probablemente, podría escapar.

Pensé que mi hermano estaba ansioso de que tomara este enfoque, así que lo negué.

Sin tratar de ocultar su aspecto asombrado, mi hermano me miró a la cara.

—Idiota. Eso no me preocupa. En primer lugar, no puedes mover a nuestra agencia. Sólo escuchan mis órdenes y las del viejo.

—Ah, sí, tienes razón. Lo siento.

Mi hermano se fue un año por esa razón.

El control directo sobre la agencia de inteligencia ducal. No hay manera de que la gente de la agencia, que ha estado con la casa ducal desde los viejos tiempos, acepte órdenes de alguien que no sea su amo.

—Es exactamente por eso que la forma en que te escapaste está en mi mente… No usaste a nuestra agencia. Pero nadie vio la puerta abierta. La puerta tenía seguridad las veinticuatro horas del día. No podías pasar sin ser vista accidentalmente.

Así que llegó hasta ahí. Entonces, creo que escapar a través de la puerta era imposible sin importar qué.

Cuando se trata de mi propia fuerza, sólo podría escapar a través de una ventana, pero la habitación de Freed está en el tercer piso. Sólo puedo decir que sería difícil con mis habilidades.

Después de todo, parece que me sería imposible ganar sin la ayuda de Caín.

Cuando me hundí en silencio, mi hermano entrecerró suavemente los ojos.

Ese gesto es igual al de mi Padre, así que, me congelé, por reflejo.

—Tú… No estás involucrada en cosas extrañas, ¿verdad?

—¿Eh? No lo estoy, no lo estoy. No hay manera.

Mientras mi hermano preguntaba seriamente, negué con la cabeza.

Sólo hice que mi ninja, Caín, me sacara.

No he hecho nada extraño.

Después de negar con la cabeza, mi hermano mayor me miró fijamente a la cara y, diciéndome que no lo preocupara demasiado, me golpeó de nuevo la cabeza.

El aura nerviosa de hace un momento se dispersó en un instante.

—Bueno, creo que es bastante sorprendente que hayas escapado de ese Freed. Es la prueba de que tienes el poder de escapar cuando llega la hora de la verdad. Si te conviertes en la Princesa de la Corona, quién sabe quién podría tenerte como objetivo. Creo que es bueno que tengas, aunque sea, un medio para resistir. Como se espera de mi hermana menor.

—Hermano mayor.

Así, mi cabello se alborotó.

Cuando miré la cara de mi hermano, se rió con interés.

—Freed también se sorprendió. No esperaba que te escaparas. Parece que se quedará tranquilo hasta la próxima fiesta nocturna, así que tómatelo con calma.

—Después de todo, será hasta la fiesta nocturna. Sí, lo entiendo.

El período era lo que esperaba, así que asentí.

A pesar de su obsesión por mí, Freed cumplió su promesa y me dejó ir como es debido.

Y, cuando aparezca allí, bueno, no se puede evitar que me contenga un poco, tenía pensamientos tan extraños.

—Oye, ¿cómo estaba Freed?

El cómo se sentía estaba en mi mente, así que traté de preguntarle a mi hermano mayor.

Él se giró a lo lejos y dejó escapar vagamente un “Ah”.

—Bueno… Veamos, si tuviera que decir que te enamoraste de un hombre problemático.

—¿Eh? ¿Qué quieres decir?

—Ser burlado y que te escaparas hizo que se enamorara de nuevo. Estaba sonriendo con una expresión increíble.

—Ya veo…

Me pregunto por qué, es extremadamente molesto comentar esa historia. Y esa cara sonriente, estoy segura de que sonreía con una sonrisa de un corazón oscuro. Un escalofrío recorrió mi espina dorsal, y abracé mi cuerpo.

Por alguna razón, mi hermano me miraba con una leve sonrisa.

—¿Quizás, si te atrapan la próxima vez, no volverás a casa? Bueno, buena suerte.

La tibia alegría, que no provenía del corazón, me irritó.

—Kh… Actuando como si fuera un problema de otros.

—Bueno, en realidad, es el problema de otra persona. ¿Perdón por interferir en el amor de otras personas?

—Hermano de mierda. Si tienes tiempo libre para reírte de los demás, trae a tu propia novia.

Mientras le fruncía el ceño, mi hermano se encogió de hombros con una sonrisa.

—Uy, llegó mi turno. No puedo ganar contigo en ese tema. Bueno, en resumen, lo que quería decir, es que es increíble que hayas ganado la apuesta contra Freed.

—Teniendo en cuenta eso… ¿No es la conversación demasiado excesiva?

Absolutamente, sólo quiere burlarse de mí. Apelé en silencio, para que lo entendiera, pero a mi hermano no le importó en absoluto.

Realmente, tiene el valor de ser tan descarado.

—Es una conversación conmovedora entre hermanos. Serás de la realeza dentro de poco, creo que tendremos pocas oportunidades de hablar así más tarde, así que piensa en comunicarte con tu hermano, aunque sea un poco.

—Sospechoso. Tu cara es sonriente.

Puedo afirmar. Es imposible que mi hermano tenga pensamientos tan admirables.

—Ja, ja, me expusiste. Solo vine a burlarme de ti.

—Hermano de mierda… Vete al infierno.

—Ouch…

Al escuchar las palabras esperadas, clavé mi codo en el plexo solar de mi hermano mayor con toda mi fuerza.

♦️ ♦️ ♦️

Después de alejar a mi hermano, fui llamada por mi padre. Por orden, me había dirigido a su estudio, pero ahora que la charla terminó y volví a mi habitación, me encontraba en un estado de completo shock.

Aunque hice que mi criada me trajera té, no me atreví a beberlo.

La razón de mi shock:

Es muy simple. Mi padre me acababa de enseñar la “Etiqueta entre los hombres y las mujeres”.

La “Etiqueta entre los hombres y mujeres” que prevalece entre la clase alta de este país.

Fue una sorpresa para mí.

La “Etiqueta entre los hombres y las mujeres”, de la que ya había oído hablar en alguna parte, parece ser el sentido común de la socialización y las relaciones sexuales que se ha transmitido a los hijos e hijas de la clase alta durante generaciones.

Es la primera vez que lo oigo, pero lo que me sorprendió fue su contenido.

Me impactó bastante, el sentido común de la socialización, pero al final, el sexo fue lo más chocante.

Las mujeres dejan todo en manos de los hombres y no hacen cosas innecesarias. Un polvo muerto es como se le podría llamar.

Me sorprende que se exija a las mujeres nobles “elegancia” y “timidez”. Parece que mostrar asertividad y cosas por el estilo se considera muy inmodesto.

Oye, oye, esto es real. ¿Qué debo hacer?

Yo tampoco podía creer lo que oía cuando oí hablar del método de inserción.

Es natural que me sorprenda que me digan que la única opción es la posición del misionero.

A duras penas logré fingir calma frente a mi padre, pero en mi mente se desató una violenta tormenta.

Claro que sí.

En este mundo, naturalmente, sólo lo experimenté con Freed, pero… No recuerdo haber tenido ese tipo de sexo ni siquiera una vez.

Mientras me quedaba semi desorientada al ser informada de todo por mi padre, concluyó la historia diciendo “supongo que es innecesario a estas alturas”.

No es, en absoluto, de su incumbencia.

Entonces, me di cuenta.

Mi padre guardó silencio, absolutamente, a propósito.

Ocultó la información que, en circunstancias normales, probablemente, debería haber aprendido mucho antes.

Consideremos la verdadera intención para ocultar el conocimiento que, al menos, debería tener en el momento de mi debut en la alta sociedad.

—Era una precaución para evitar que me asociara con hombres…

En otras palabras, es así…

Padre comprendió que, desde el principio, existía la posibilidad de que tomará medidas radicales al no querer casarme con Freed, así que no me lo enseñó a propósito.

Ciertamente, por muy perfecta que sea la etiqueta, no tiene sentido si falta la parte esencial.

A nadie se le ocurriría ir detrás de una mujer sin sentido común.

Mi padre me llevaba ventaja.

—Me engañaron…

Mientras rechinaba los dientes en mi habitación, finalmente, levanté la taza de té.

Se puso un poco tibio, pero no se puede evitar.

Bebí mi té favorito para calmar mi corazón.

Últimamente, soy adicta al té de jazmín. El sabor se extendió suavemente en mi endurecido corazón.

—Uf…

Dejé la taza y exhalé.

Parece que he conseguido recomponerme considerablemente.

Me sorprendió la charla con mi padre, pero después de todo, lo que más me preocupa es el comportamiento de Freed hasta ahora.

A la luz de la “Etiqueta entre hombres y mujeres” de la que he oído hablar, mi comportamiento en el baile de máscaras fue considerablemente extraño.

Y, sin embargo, por qué él, que podía escoger a cualquier mujer, se acostó expresamente con una mujer sin sentido común, es lo que me ronda la cabeza.

No le presté mucha atención, ya que me permitió tener la noche de una vez fácilmente, pero creo que sería imposible normalmente.

Además, los actos con él…

Desde la época del baile de máscaras, las posiciones de perrito y vaquera son la norma.

Incluso nuestra última noche juntos, hubo cosas como la posición sentada cara a cara… Bueno, hubo todo tipo de posiciones.

Por supuesto, Freed no debe desconocer la “Etiqueta entre hombres y mujeres”.

Pensando en ello, ciertamente, sus palabras y acciones lo reflejaban en todo momento. Cada vez que le preguntaba sobre algo, lo evadía diciendo que estaba bien si no lo sabía.

—Estaba en silencio, sin saber nada…

Así es. Me dijo que mis reacciones eran inusuales.

Lo recordé sonriendo felizmente cada vez que reaccionaba.

No puedo evitar sentir que su obsesión por mí fue en parte causada por eso.

La próxima vez que nos encontremos lo interrogaré sin piedad.

Pero…

—Por otro lado, cambiar a un sexo tan aburrido es un poco…

Me da rabia que, aprovechándose de mi desconocimiento, haya hecho lo que le ha dado la gana, pero eso no significa que el sexo con él sea desagradable.

Por eso no puedo culparlo de que el sexo vaya en contra del sentido común. Al igual que él, en mi opinión, esta forma es mejor.

Sólo tengo una queja sobre el sexo con él.

El número de veces es alto. Así es como lo resumiría.

Un número de dos dígitos en una noche es lo habitual. Y me corro aún más.

Creo que lo acompañaría con gusto, como máximo, tres veces, pero, desgraciadamente, no hay esperanza de que eso se haga realidad.

Lo que me asusta es que nunca he visto su cosa marchitarse.

No quiero ni imaginarme lo que haría falta para que estuviera seriamente satisfecho.

Sí, el número de veces, después de todo, me gusta el sexo con él ahora.

Sólo quiero quejarme un poco.

Dicho esto, me gusta el sexo actual con Freed y no quiero cambiarlo, pero, definitivamente, es demasiado embarazoso decirlo.

—Me pregunto si debería callar mis circunstancias…

No puedo negar que me irrita que no me digan nada, pero así puedo escapar de la vergüenza de tener que decirle, expresamente, que me gusta el sexo que se desvía del sentido común.

Siento que, obviamente, hay un beneficio para él en ello, pero, por mi bien, decidí callar y mantener las cosas como están.

| Índice |

One thought on “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 71: Ella y la etiqueta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *