¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 77: Ella y el país desierto

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


—¿Y? ¿De qué querías hablar, Freed?

Me arreglé la ropa e invité a Freed a sentarse en el sofá. No entiendo muy bien por qué venía a perder el tiempo, pero ciertamente Freed debería tener algo de lo que hablar conmigo. Pensando así, llamé a una sirvienta para que preparara el té y abordé el tema.

—Ah, sí… —Pareció dudar al decirlo. Con una expresión de desgana, suspiró.

Freed, que se sentó a mi lado en lugar de enfrente, tomó su taza y la bebió. Con un solo sorbo, su boca se aflojó con un oh.

—Me pregunto si esto es té de manzana. Tiene un aroma agradable.

—¿Se nota? Es un té nuevo que me dio la hija del conde Lambert en la fiesta de té del otro día. Su plantación de té es maravillosa.

Contenta de ser comprendida, sonreí alegremente. Freed entrecerró los ojos y habló como si recordara algo.

—Eso me recuerda lo que llegó al castillo… Lidi es cercana a las hijas del conde Lambert.

—Las conocí por casualidad. ¿O qué, acaso pensabas que no tenía amigos del mismo sexo?

Cuando le dirigí una mirada, me devolvió una ligera sonrisa.

—De ninguna manera. He oído hablar de ello recientemente, sin embargo, la fiesta de té de Lidi parece famosa. Allí se sirven muchas confiterías de té novedosas, para esas personas. Por tal motivo…

Ciertamente, utilizo las fiestas del té para dar a conocer mis novedades, pero nunca hubiera pensado que recibirían tal reconocimiento.

—El número de los que desean participar en la fiesta del té de la hija del duque Vivoir parece aumentar. ¿No vienen directamente a Lidi?

—Cuando asistía ocasionalmente a las fiestas nocturnas, estaba rodeada de jóvenes desconocidas… —Tenía la impresión de que pululaban debido a mi posición como “hija del duque Vivoir”. —Nunca hubiera esperado que estuvieran detrás de las meriendas…

Tal vez, sea obvio considerando que son jóvenes en edad de casarse. Al ser informada de lo que no había considerado hasta ahora, parpadeé sorprendida.

—Freed, ¿dónde escuchaste esta historia?

—Esta vez fue Clara. Siempre que ella oye rumores sobre Lidi, me los dice, así que creo que estoy bastante bien informado…

—¿Clara dijo…?

Me pareció sorprendente que se lo informara esta seria dama de la Corte Principal Grimm.

No parecía de ese tipo.

—Ella dijo que no se debe jugar con las damas de la corte cuando se trata de rumores, sólo puedo estar de acuerdo.

—Ah, puedo entender.

Rumores de las damas de la corte. Es muy probable.

Muy convencida, insté a Freed a continuar la charla.

Después de dudar un poco, comenzó a hablar con resignación.

—De hecho… el príncipe heredero de Sahaja viene.

—¿Él? —Ante algo inesperado, le pregunté. —¿De Sahaja…? Hay una tregua, así que no es que sean un país hostil. Aun así, ¿está bien que venga el príncipe heredero de dicho país?

—Según el sentido común es impensable, pero diplomáticamente hablando no hay problema.

Freed frunció el ceño. Por su forma de hablar puedo entender, al menos, que no lo ve con buenos ojos.

Naturalmente, la visita del príncipe heredero del país con el que tenemos tregua es el colmo de los problemas.

—¿Por qué viene?

Cuando me volví hacia él para escuchar, su expresión se volvió aún más sombría.

Mantuvo su mirada fija en mí.

—Es con el pretexto de felicitarme por mi compromiso… No sé hasta qué punto es cierto.

—Hmm.

Mientras lanzaba una interjección, recordé lo que sé sobre Sahaja.

Es un país del que, últimamente, he escuchado con frecuencia. Es de donde vino Caín. Un país militar, medio cubierto de desierto.

El país donde se desarrollaron los gremios de asesinos… El país cuyas condiciones internas siguen produciendo oscuros rumores.

Ciertamente, han pasado dos años desde que la guerra con ellos terminó. Desde entonces, ha habido una tregua.

—Tienen cuatro príncipes y dos princesas. El príncipe heredero no aparece mucho, sin embargo, es objeto de conversaciones.

Murmuró Freed, mientras buscaba en su memoria, luego con un no sacudió la cabeza.

—El Cuarto Príncipe fue ejecutado hace unos días. Se le consideró responsable del fracaso de la campaña del norte.

—Ya veo…

Es raro que ese país no esté en guerra.

El rey que reina en la cima de ese país es, después de todo, famoso por ser muy belicista.

También hay muchas peleas causadas por algunas tribus a lo largo de la frontera nacional.

Existen diversas restricciones en cuanto a la información sobre sus asuntos militares. Lo mismo ocurre con los miembros de la realeza.

Padre y mi hermano enviaron a muchos miembros de la agencia allí, aunque recuerdo que se quejaban de que la información que podían obtener era limitada.

—El príncipe heredero tiene… veintiocho años… si no me equivoco. Todavía no tiene una princesa consorte, ¿verdad? ¿O esa información está desactualizada?

—No, es correcto. Tampoco he recibido información sobre que haya tomado una princesa consorte como esposa. Pero el número de concubinas parece haber aumentado. He oído que ahora hay siete.

—Siete…

Ha cambiado a una semana… Por favor, perdóname por hacer una mueca reflexiva.

Ya que él es de la realeza y no está relacionado conmigo, está bien si hace lo que quiere, pero, aun así, sus concubinas son un plato de acompañamiento, no puedo tener una buena impresión de un hombre que mantiene siete Concubinas.

Al verme fruncir el ceño, Freed sonrió con ironía.

—No pongas esa cara de asco. No todos los miembros de la realeza son así, sobre todo yo, solo soy devoto a Lidi…

—Lo sé. Si no, no me casaría contigo.

Asintió con una mirada seria.

Que Freed prometiera no tomar otras esposas fue decisivo para que yo aceptara el matrimonio. De lo contrario, incluso con el asunto de la “Flor Real” no creo que lo aceptara fácilmente.

El matrimonio es uno a uno. No cederé en eso, pase lo que pase.

Por eso, para conceder mi deseo, tengo la intención fundamental de satisfacer sus peticiones, creo que es natural ya que no le permití tener concubinas.

Sólo deseo realmente, que el número de veces sea un poco menor…

—¿Y? ¿El hecho de que ese Príncipe Heredero viene, de alguna manera está relacionado conmigo?

Vino específicamente a hablar conmigo. Supongo que hay algo.

Cuando le pregunté pensando así, Freed puso una cara de desánimo y dijo sin querer:

—Solicitó la presencia de Lidi…

—¿Eh?

No lo entiendo.

Aunque soy una prometida, sólo soy la hija de un duque y no pertenezco a la realeza en lo más mínimo, ¿por qué se supone que debo estar presente en la audiencia del príncipe heredero del país con el que tenemos una tregua?

—No, no hay manera…

—Viene a felicitarme por mi compromiso, así que la persona en cuestión debe estar presente, es su excusa.

—Eso es irrazonable…

—Irrazonable o lo que sea, ya que es una petición oficial que no puedo rechazar… Por eso, lo siento, pero me pregunto si Lidi podría venir a la audiencia del príncipe heredero.

—Por supuesto… Si me dicen que vaya lo haré.

Si en lugar de pedirlo de manera informal pasó por los procedimientos adecuados no tengo derecho a negarme.

No quiero pasar por semejante problema, pero entiendo que no será permitido.

—¿Puedo pedir el horario…?

—Siento que sea algo repentino, pero es el día de la fiesta nocturna organizada por el Palacio Real. Parece que el Príncipe Heredero asistirá a ella.

—Vaya, qué poco tiempo. Otro problema…

Inconscientemente, se filtró mi verdadera opinión, pero Freed asintió de buen grado.

—No entiendo en qué está pensando la otra parte. “Vengo a felicitarte por el compromiso, así que déjame ver a Lidi”. Si se trata de una petición es sencillo, pero no creo que ese hombre sea una persona tranquila.

Por su forma de hablar predije que se habían conocido, así que pregunté con valentía.

—Oye, ¿has conocido al Príncipe Heredero de Sahaja?

—Un par de veces hasta ahora. Como Lidi sabe, ese hombre no se deja ver mucho.

—El príncipe heredero era… Maximiliano…

Mientras pedía confirmación, Freed afirmó diciendo que así era.

Con ello, aproveché para enumerar lo que he sabido de él.

—Err, según la información oficial, tiene el cabello plateado y los ojos grises oscuros. Sobresale en el manejo de la espada y fue declarado Príncipe Heredero hace diez años, no tiene mayores logros. El Príncipe Heredero de Sahaja es promedio… Esa es la evaluación de un gran número de personas… ¿Cómo lo ves realmente, Freed?

—Detallado…

Como dije a grandes rasgos, Freed abrió mucho los ojos como si estuviera asombrado.

—Esto es de conocimiento común. Podría obtenerlo de mi entorno. Pero después de todo no sé nada más allá de lo que está escrito en los documentos oficiales. Podrían haber sido manipulados a conveniencia y yo no me enteraría. En la práctica, según mi información tenía seis, no siete, concubinas.

—Aun así, es suficiente. Veamos, hablando de mi impresión, es un hombre con el que no te puedes descuidar, algo así. Es un tipo que prioriza la razón por encima de todo. Parece actuar discretamente frente al Rey de su país, pero creo que será peor para nuestro país cuando se convierta en el Rey.

—Hmm…

El Rey actual es una persona que ejerce su poder para la guerra.

Parece del tipo que incluso si necesita un sucesor, encontraría un excelente hombre innecesario y lo alejaría.

Así que está actuando discretamente frente a ese Rey.

—¿Significa esto que el Príncipe Heredero Maximiliano oculta su habilidad a propósito para no ser borrado por su propio padre?

—Correcto.

Me convence la afirmación de Freed.

Es común en países militares como Sahaja. Si el heredero es demasiado excelente, será rechazado por su padre el Rey. Dicho esto, la incompetencia está fuera de toda duda.

A juzgar por la historia de Freed, el príncipe heredero Maximiliano parece un personaje excelente. Para no ser rechazado o descartado por incompetente, se está controlando, esperando el momento adecuado.

—Qué país tan frío…

No podía soportar en absoluto ese lugar.

Me alegro de verdad de haber renacido en este país. Verdaderamente, Freed estuvo de acuerdo, exasperado.

—Por eso, Lidi, por favor, ten mucho cuidado. Es un hombre de un país que realmente podría usar cualquier truco.

—Sí, entendido.

Deseo evitar verme envuelta en problemas, así que asentí obedientemente. Incluso si digo eso, supongo que habrá muy pocas oportunidades de hablar. Me comportaré tan discretamente como sea posible.

—La fiesta nocturna será en tres días, si la memoria no me falla.

—Así es. Entonces, por favor. Ya que viene el príncipe heredero Maximiliano, ¿podrías, quizás, volver al castillo conmigo hoy? Hay cosas que quiero que recuerdes, y habrá coordinación de vestuario el mismo día.

—Ya veo…

Recordé que Freed había dicho antes que venía a recogerme.

No era una broma o lo que sea, realmente vino a recogerme.

—Entiendo, me prepararé.

Como era de esperar, con el Príncipe Heredero de un país extranjero viniendo, no podemos encontrarnos el mismo día.

Especialmente, ya que tengo que participar, es natural entrar en el castillo con unos días de antelación. Puedo entender eso muy bien, además del mismo día de la fiesta de la noche, sólo hay dos días.

Incluso ahora es demasiado tarde para prepararse.

Cuando acepté fácilmente, Freed mostró una cara de sorpresa.

—Pensé que te resistirías más, pero eres sorprendentemente obediente.

—No me negaría conociendo la situación… Por eso Freed, ¿podrías habérmelo explicado antes?

—Supongo que sí, había pensado que ese método sería más efectivo con Lidi.

Su juicio es correcto. Mientras me convenza, no tengo inconveniente en ir al castillo.

Sé que volvería al castillo en tres días de todos modos. Ir allí unos días antes no es un problema.

—¿Podrías esperar abajo…? Me prepararé rápidamente y bajaré.

—De acuerdo. Estoy feliz de que vengas… ¿Dormimos juntos desde esta noche?

Como la continuación de antes, tiró de mi cintura hacia él y me susurró dulcemente al oído.

—Deseo otro dormitorio…

Habrá muchos preparativos.

Pensé que no tendría sentido ir al castillo temprano si no podía dormir, así que insistí en que una habitación de invitados es suficiente, pero Freed rechazó mi petición con una sonrisa.

—¿Creías que te iba a conceder ese deseo?

—No es cierto…

Cabizbaja, agaché la cabeza, sobre la que Freed dejó caer un beso, y diciendo un “hasta luego”, salió de la habitación.

Maldita sea. Sabía que la resistencia sería inútil.

Me entró la ansiedad de saber si podría dormir lo suficiente en los próximos tres días.

♦️ ♦️ ♦️

—Princesa.

Un rato después de que Freed se fuera, Caín saltó desde lo alto del techo.

Aunque era una acción que encajaba con un efecto de sonido, no hizo ningún ruido.

Se quedó en silencio, poniendo una cara extremadamente estricta.

—¿Qué pasa, Caín?

—Viene el príncipe heredero de Sahaja.

Con esas palabras me di cuenta de que había escuchado la historia de Freed.

En el mismo momento recordé que lo había hecho con Freed. Mi cara se tiñó de rojo en un abrir y cerrar de ojos.

—Ca… Caín… ¿Tal vez, lo has visto?

Mientras me ponía roja y preguntaba eso, en un abrir y cerrar de ojos, la expresión de Caín se rompió en una incomodidad fácil de entender.

—¡Yo… yo no lo he hecho! Entiendo que el Príncipe Heredero es irrazonablemente fuerte, así que me escapé cuando el ambiente se puso así… ¡No tengo esas manías!

—Yo, ya veo… Entonces, está bien.

—¡Eso no!

Así dijo Caín para reconducir la charla que se descarrilaba.

—¡Estamos hablando del príncipe heredero de Sahaja!

—Ah… Aah.

Mientras yo asentía, Caín comenzó a pasearse por la habitación con aspecto irritado.

Sentí que se mordía las uñas reforzando la impresión. Entonces, murmuró rápidamente un monólogo para sí mismo.

—¿Por qué viene ese príncipe heredero encerrado? No tenía esos planes, ¿verdad? ¿Cuál es su intención…? ¡Maldita sea, no lo entiendo…! Oye Princesa, por favor, ten cuidado con ese hombre. Honestamente hablando, ¡no quiero que vayas!

—No ir es imposible… ¿Lo conoces?

De repente, se volvió hacia mí y me advirtió con una voz fuerte.

Cuando le hice esa pregunta a Caín, cuyo comportamiento era inusual, dejó de caminar de repente.

—Nunca le he conocido… Pero he oído hablar de él.  En el país se le llama el Príncipe Heredero Silencioso. Apenas aparece ante los ciudadanos, muchos dicen que se ha encerrado en el Palacio Real.

—Freed, sin embargo, dice que es un excelente príncipe.

Mientras decía eso volví al sofá. Le dije a Caín, que estaba hablando de pie, que se sentara, pero se negó amablemente.

—La impresión del esposo de la princesa no está mal. Pretende ser ordinario ante su padre, pero entre bastidores acorrala a la gente una por una para su beneficio. Ahora bajo ese Príncipe Heredero se reúnen personas con talento de su país. No me sorprendería escuchar que su Rey fuera derrocado en cualquier momento.

—¿Eso significa que, después de todo, el Príncipe Heredero Maximiliano es como su padre?

Al entender lo que Caín estaba tratando de decir, asintió gravemente.

—No se ensuciará las manos directamente. La historia de que está esperando una oportunidad es famosa en la clandestinidad, de hecho la vez que fue a hacer una petición a un gremio se ha convertido en todo un rumor. En ese sentido, el padre y el hijo son similares. Desde el lado del padre también, si el hijo mostrará incluso un pequeño comportamiento extraño sería derribado sin piedad.

—Vaya…

Es como lo escuché de Freed. O, tal vez, la situación real es aún peor.

Mientras miraba el techo, Caín me dijo como si lo recordara.

—Pero no creo que haya habido una historia de él viniendo a mi gremio. Porque nuestro maestro de gremio pertenecía a la facción del Rey.

—Esas historias no suelen filtrarse fuera del país, ¿verdad?

—Así es el control de la información para nosotros. Además, sólo conozco esta historia porque estuve inmerso en los bajos fondos.

Ciertamente, él obtendría tal información perteneciendo a un gremio de asesinos.

Tal vez, su trabajo giraba en torno a eso. No sería ajeno a ello.

Mientras observaba atentamente a Caín, quien exponía con calma las circunstancias internas de Sahaja que habían sido cubiertas con un velo, pensé.

Puede que pronto tenga que confesar la existencia de Caín.

Puede que, por ahora, esté bien, pero si obtuviera información que fuera una carta de triunfo en la guerra o la diplomacia, tendría que decírselo a mi padre.

Cuando eso ocurra, no podré permanecer en silencio sobre Caín.

Si puedo salvar vidas informando sobre ello a mi padre, no debería dudar.

—Sea como sea, creo que WiIlhelm hizo un buen trabajo de investigación. En particular, la impresión del Príncipe Heredero es acertada. Ese hombre mira a la gente con ojos duros. Naturalmente, tengo la intención de vigilarte el mismo día, pero princesa, cuídate de verdad.

—Sí.

Mientras Caín me advertía con una cara seria, yo también asentí con seriedad.

Para no crear una oportunidad, tenemos que terminar pacíficamente y sin problemas.

Mientras me convencía una vez más, Caín continuó hablando, y…

Como si pensara que era una información importante, Caín levantó la cara y sonrió significativamente.

—Una corrección. El número de concubinas no es siete, sino ocho. Recientemente, he oído que ha elevado a la hija de una tribu a concubina, ¿sabes?

—Aah, ya veo…

Qué información tan intrascendente…


Lucy
Ya quiero que aparezca Maximiliano y ver cómo se desenvuelven. Y ojalá ya suceda algo fuerte que obligue a Lidi a ver que realmente está enamorada de nuestro precioso Freed♥

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.